El héroe hipersentimental

Publicado por

ATENCIÓN: este artículo contiene SPOILERS de The Dark Knight Rises

A medida que veía The Dark Knight Rises (Christopher Nolan, 2012) más evidente se me iba haciendo su semejanza con las novelas de Victor Hugo. Si han leído ustedes alguna de ellas, como El hombre que ríe o Los miserables, tal vez convengan en la semejanza entre la depravada Gotham y los ambientes en los que penan personajes como Jean Valjean, preso y prófugo de por vida por robar una barra de pan, o el mutilado Gwynplaine, abandonado por todos y obligado a vivir como monstruo de feria. Para ellos las desdichas no son situaciones circunstanciales y transitorias sino destinos implacables por los que el sufriente ha de soportar la Injusticia cebándose en él, generalmente a causa de su origen humilde, como juega el gato maula con el mísero ratón. ¿Cómo no sentir simpatía por estas almas buenas aplastadas por la bota indiferente del mundo? Hugo se vale de su amplísima gama de recursos para iluminar ese pequeño espacio de resignación y humildad que soporta los embates de una realidad mezquina y viciosa. La tenue luz de los buenos hace más ominosa la oscuridad exterior.

El mismo método de claroscuros rige las historias de Batman. Al principio de The Dark Knight Rises Bruce Wayne ha colgado el traje de Batman porque su novia murió en la lucha contra el Joker. ¿Se ha convertido entonces en un desecho de persona que no sale de su mansión y se emborracha con bricks de El Conquistador mientras ve la MTV? ¡No! Porque en realidad Wayne trabaja en secreto para crear una fuente de energía barata, no contaminante y disponible para todos. En el pozo de su infinito dolor, dedica todos sus pensamientos al progreso de esa sociedad por cuya defensa perdió a su amada. Pero Bruce Wayne está insatisfecho. Como lo oyen: a pesar de su talento incomparable, de su absurda fortuna que pone el mundo a sus pies, es desdichado porque no es capaz de ayudar lo suficiente. Siempre quedará un desgraciado que manche el minucioso balance de la miseria que Bruce Wayne se empeña en cargar sobre sí.

En The Dark Knight Rises están excluidos los pactos, las razones meditadas, el pragmatismo (salvo en los secundarios más mezquinos). Todos se juega en el ámbito de las pasiones más desmedidas: Bruce Wayne dedica su vida y su fortuna a combatir el mal por el asesinato de sus padres; Bane quiere devolver a la sociedad a un estado de naturaleza similar al que sufrió durante sus años de cautiverio; la hija de R’as al Ghul pretende vengar la muerte de su padre y llevar a término su obra. En los personajes principales el resentimiento es el motor de todas sus acciones, la necesidad de compensar un trauma trasladándolo al conjunto de la sociedad. El sentimentalismo alcanza proporciones épicas. Ontológicas. De la misma manera que Batman vencía a sus enemigos por tener una carga de resentimiento mayor de la que extraer su fuerza, Bane tumba al hombre-murciélago, no por ser más fuerte ni más inteligente, sino por haber sufrido más. El drama individual de Bruce Wayne es una opereta burguesa comparado con la epopeya de Bane, en quien parecen arremolinarse las voces de todos los desheredados de la tierra (no tengo el libro de Fanon a mano pero seguro que sin buscar mucho encontraría varias citas al pelo). A los lectores de Los miserables todo esto les sonará familiar.

Al igual que en la ciencia-ficción, en el género superheroico son habituales las convenciones de los relatos religiosos. Viendo The Dark Knight Rises a veces me entraba la risa por lo descarado de las asociaciones: Batman es odiado y temido, pese a lo cual persevera en su obra; es derribado por el mal por lo que ha de emprender un camino de perfección; se sacrifica por todos los habitantes de Gotham, justos e injustos. La hora y media inicial de la película, tan trepidante, se va desinflando a medida que el bien vence previsiblemente al mal. El cliché de la bomba con temporizador sigue resistiendo a aquel glorioso momento de Watchmen, tan ignorado como el resto de sus hallazgos:

—¿Cuándo se supone que tendrá lugar esa oscura fantasía? ¿Cuándo lo harás?

—¿”Lo haré”? Dan, no soy un villano de opereta. ¿De verdad crees que te habría explicado mi golpe maestro si tuvieras la más remota posibilidad de impedir su ejecución? Lo he activado hace 35 minutos.

No digamos ya el retorno de la descarriada Catwoman o la revelación de la hija de R’as al Ghul, topicazos que a estas alturas de la película ya solo provocan bostezos. Y dirán ustedes: está poniendo la película a bajar de un burro, tiene que ser mala de cojones. Pues tampoco diría eso: es una película innegablemente entretenida. Pero a medida que el cine sigue y sigue perforando el filón de los superhéroes, uno se harta de la adopción acrítica del discurso superheroico, y más viniendo de un artesano con ínfulas como Nolan (compárese a este respecto la muy interesante Chronicle, de Josh Trank). Las referencias a los indignados en la toma de Wall Street por Bane (por cierto, ¿soy el único que se descojona con su voz?) son bastante negativas, con actos de terrorismo y tribunales populares. El siempre latente fascismo de Batman queda relegado por su renacer espiritual (suena muy New Age y tal vez lo sea). Y quien queda peor es, como en Shakespeare, el pueblo: voluble, ávido de guías y a la vez despectivo con la grandeza. Uno se aburre del soniquete que Gordon le suelta a todo el que quiera oírle: “La gente necesita a Batman”. Tal vez sea el aspecto más desolador de la película.

http://espitolas.blogspot.com.es/

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

17 Comentarios

  1. Lo siento, soy un amante de los cómics, de la literatura y el cine, usted y yo no hemos visto la misma películas, aparte claro esta, que nunca ha leído la obra de Frank Miller en la que se basa esta obra… Lo siento, su opinion me parece ridícula.

  2. yo creo que el problema de esta tercera entrega es la ambicion de Nolan, para diferenciarse de otras peliculas de superheroes trata temas y abre ciertas premisas bastante profundas y esta es la primera parte de la pelicula que a mi parecer es bastante brillante, el problema viene en el desenlace donde se resuelven esta problematica inicial de una manera demasiado atropellada y simplista, dicho de manera mas simple: la pelicula busca una grandiosidad que no es capaz de gestionar

  3. Excelente artículo que comparto al cien por cien. Las películas de super héroes requieren un protagonista competente pero su calidad se mide por los antagonistas (sólo hay que recordar al Joker de Ledger). En este caso al diluirse Bane en beneficio de la hija de R’as al Ghul se pierde totalmente el sentido de la trama y una oportunidad de oro de rematar la trilogía como se merecía.

    Por cierto, comparto tu admiración por Watchmen.

  4. De todos es sabido que toda historia actual bebe de precedentes literarios o teatrales. Que una película no resista un análisis tan sesudo no la convierte en una mala película.

  5. Estoy bastante de acuerdo con el artículo. Es una película que pretende ser reflexiva y no lo es. Una cosa es hacer de los superhéroes algo serio (genial la segunda parte de la trilogía, por cierto) pero no dotarle de estos pseudodiscursos moralejísticos que no van a ningún sitio. Y sí, la voz de Baine es de tombolero.

  6. Christopher Nolan es el director más sobrevalorado de los USA.
    El nuevo totem para los que se emocionaban con el «Club de la lucha», los más intelectuales del parque de caravanas.

    • que tenes en contra del club de la pelea?.ufff, los intelectuales de medio pelo me sacan de quicio. Por cierto, batman es un bodrio, tiene tantos agujeros de trama, que una vez conciente de ellos, es imposible disfrutarla

  7. Bueno… parece que el autor descubrió que una película que cuenta las peripecias de Batman es comercial y nos viene a abrir los ojos a todos los que estábamos engañados…

    Por supuesto que una película de este estilo: superhéroe hyper comercial, millones de dólares invertidos, megaproducción hollywoodense va a tener guiños comerciales.

    Pero esto no quita que TDKR sea una muy buena película y la zaga en general sea una de las mejores trilogías de la historia.

  8. Interesantes las distintas opiniones y reflexiones ofrecidas por un también interesante artículo. Al margen de opiniones a favor o en contra, lo cierto es que esta tercera entrega posiblemente tenía el listón muy alto en comparación con las anteriores. Si está a la altura o no, cada cual opinará distinto. Lo cierto es que para bien o para mal, con sus aciertos (que los tiene) y sus defectos (que también), ante todo me parece una película interesante y muy entretenida, que pulidos algunos aspectos, habría tenido todavía un mejor acabado.

    Por cierto, el trabajo de Miller con el personaje es esencial para comprender su mitología.

    Saludos.

  9. Efectivamente, el pueblo es el que queda peor… a mí me parece bien, y el mensaje es claro, contundente y además lúcido: la plebe es incapaz de conducirse por sí misma, es zafia, voluble e ignorante, y por supuesto egoísta. Bane simboliza a la chusma, Wayne al burgués ilustrado -si es que puede decirse esta pedantería de esta manera-.
    En este sentido no me parece acertada la distinción esa de que Batman es de derechas y Spiderman de izquierdas… En realidad Batman es un marxista de tomo y lomo.
    Y evidentemente Bane es el Bakunin de la película.

    • Alguien deberia hacer una revision de los huecos de esta pelicula igual que se hizo con prometheus. Quisiera aportar al menos dos: En la escena del avion, Bane le transfunde sangre a un cadaver, cuando la identificacion puede constar de otros tejidos y dentadura p.ejem. (ademas que en una explosion la sangre se evapora); Cuando Bane Quiebra a Batman…la hernia que le produce es mas bien una seccion medular, algo que dejaria paraplejico de por vida y que ademas no cura con solo «reacomodar» lo protuido.
      Otra: Batman escapa de una bomba atomica! y Ciudad Gotica no sufre los efectos de las ondas expansivas o radiacion a futuro, o no se hace mencion.
      Dialogos pretenciosos semifilosoficos, como mencionaron en los comentarios, giros de trama del tipo «un plan dentro de otro plan, dentro de otro plan» de estilo Nolan-Muñeca Matrushka. Musica de suspenso a todas horas para dar ese aire de «va a suceder algo realmente importante» o «estoy resolviendo algo realmente importante»
      Busca (e inculca a los fans) la idea de que es una pelicula seria de superheroes, cuando carece de logica y ademas escenas innecesarias. Seguirán inflando a Nolan y sus peliculas, pero hay que ser criticos ante que nada.
      De todas maneras: me divertí, pero me cayó de la patada tanta parafernalia que se hizo alrededor de esta pelicula, antes de su estreno.

  10. Recomiendo visione Robocop 3, guión e historia de Frank Miller muchos paralelísmos hay. La de Nolan con mucha más calidad claro está, e todos los aspectos. No permito que nadie llame Artesano al mejor director de s.XXI hasta la fecha. Nolan no ha tenido el tiempo suficiente para limar y hacer redonda la cinta, posiblemente la más floja de la trilogía, y la más esperada después de esa maravilla titulada El Caballero Oscuro.

  11. coincido con BTO en que alguien en esta web deberia tomarse la tarea de poner en su lugar las dos ultimas peliculas de esta saga pretenciosa de nolan

    otra cosa que me repugna de la misma es el fascismo rampante: en dos ocasiones se llevan a cabo «entregas extraordinarias» al estilo bush, la primera, batman secuestrando a un tipo en hong kong y la segunda cuando Bane esta siendo trasladado por la cia a una prision secreta; acà descaradamente nolan nos pone en las narices su vision del mundo. Batman tambien apoya las dictaduras y se toma la libertad de convertirse en gran hermano para detener al guason

  12. No coincido con el autor del artículo, en lo de que la tercera parte de la trilogía de Nolan no está a la altura. Me parece muy buena, no supera al Caballero Oscuro porque la actuación del malogrado Ledger es de matrícula, era superar lo insuperable. Aún así, de las tres, es la segunda mejor película de Nolan. Me parece entretenida, mantiene el ambiente oscuro de las anteriores y si tiene algún pero, podría ser el final, algo simple (podían haber buscado otro). La voz de Bane no me parece graciosa, creo que es la ideal porque tiene una mascarilla que le prohíbe hablar correctamente.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.