Todo sobre Rato

Publicado por
Foto: Cordon Press.
Foto: Cordon Press.

Me llama mi editor en Jot Down y se produce esta conversación (me he permitido alguna dramatización):

Tsé ¿por qué no escribes algo sobre la detención de Rato, algo que sea técnico y ameno?

Ya, que no sea como lo último que escribí, eso que no leyó casi nadie.

No quiero decir eso; al contrario, un artículo de ese tipo, pero vamos, algo que no sea solo para juristas.

Ten en cuenta que tardé cuatro meses desde que salió la noticia en poder escribir ese artículo. Sobre lo de ayer no se puede escribir más de lo que ya publiqué en mi blog, que no era gran cosa.

Ah, es que aún no lo he leído.

(PENSAMIENTO DE TSÉ): «Qué bien. Ni mi editor me lee».

Mira, no tenemos datos. Todo dios está especulando de forma salvaje, planteando hipótesis y analizando las consecuencias de las hipótesis que se plantean. No se puede escribir nada serio. Quizás dentro de una semana o en un mes sepamos algo que permita no hacer lo que hace todo el mundo.

Vale. Me parece bien. Quedamos en eso.

Luego, después de colgar, he tenido la sensación de que quizás mi puesto de trabajo peligrase y he pensado que tenía que adaptarme para sobrevivir. Si los demás pueden escribir artículos sobre el asunto, ¡yo no voy a ser menos!

Así que pienso: ¿qué sabemos? La verdad es que no sabemos prácticamente nada. Se ha detenido a Rodrigo Rato, al parecer (digo al parecer porque yo, ver, no he visto ningún documento y el mismo Rato ha dicho que a él no se le ha notificado nada) para efectuar unas diligencias de entrada y registro por delito fiscal, blanqueo de capitales y fraude. Sabemos que lo ha ordenado un juez de instrucción de Madrid. Sabemos, gracias a una periodista de Onda Cero, que esta mañana las cortinas de la casa de Rodrigo Rato no se movían. La misma periodista nos ha informado también, poco después, de que la librería Civitas, que está enfrente de la casa del señor Rato, ha abierto esta mañana (y yo añado algo que es notorio: hoy es día laborable). Estos son los hechos. Al parecer el señor Rato se acogió a la amnistía fiscal del PP, y digo al parecer porque por lo que yo sé nadie lo ha confirmado.

Con esto tengo que hacer un artículo y, como Violante, me pongo a ello con aprensión. Qué hacer, qué hacer, me pregunto, como el compositor de Les Luthiers que tenía que componer un himno; así que echo mano de los expertos. He escuchado a Ignacio Ruiz-Jarabo, antiguo jefe de la AEAT,  preguntarse por las rarezas del caso, ya que, dice, no es normal que Rato haya regularizado solo parte de su patrimonio y no todo él y además el 99,5 % (el experto siempre da porcentajes) de las actuaciones judiciales por delito fiscal se producen como consecuencia de inspecciones y después de largo plazo. Y Carlos Alsina, que le estaba entrevistando, se queda con lo copla de que lo de Rato no es normal y lo repite con tono de «lo he pillado, ajá». Pienso en robarle la idea, cuando caigo en que hasta un escolar sabe que también son raros los asesinos a los que detienen con la pistola humeante y no por eso el policía va a decirse: «uy, qué raro esto, mejor dejo en libertad al presunto asesino, que la estadística hay que tenerla en cuenta». Además, como a Rato le están pidiendo una fianza multimillonaria uno piensa si no habrá intentado regularizar parte por el qué dirán, dejando a salvo lo que él pudiera creer ilocalizable, precisamente para tener su colchoncito si vienen mal dadas con lo de Bankia. No, este experto no me vale.

Ah, escucho al señor Herzog, abogado de UPyD en varios asuntos en los que está siendo investigado el señor Rato, y pongo la oreja, a ver si me permite hacer una faena de aliño. Empieza bien, recordando que efectivamente lo del alzamiento de bienes quizás tenga que ver con que se le han embargado bienes a don Rodrigo para cubrir una fianza de tropecientos millones. La putada es que inmediatamente empieza, en plan parapsicólogo, a mencionar el gesto de Rodrigo Rato cuando le preguntaron por una transferencia en una declaración y considera que todo esto (de lo que no tiene ni idea, como ninguno de nosotros) viene de ahí, y añade que es muy «llamativo» y que «hay que investigar» por qué no es la fiscalía anticorrupción la que se ha encargado de esto. ¡Mierda! El abogado tampoco sabe nada y solo intenta llevar el ascua a la sardina de su partido, ese que planea en dirección vertical, y ve extraño que un fiscal vulgar se ocupe de un asunto que no es competencia de la Audiencia Nacional, sino de un vulgar juez de instrucción de Madrid. Y encima le parece necesario investigarlo, cuando su partido y tantos otros se han dedicado a la demagogia de los aforamientos y a contarnos lo bonito que es que ese juez de pueblo (aunque sea un poblachón manchego) empitone a los poderosos de la casta.

Los expertos no me valen y me voy desesperando. Si soy demagógico, por qué no consultar con los expertos en demagogia y leo que Pablo Iglesias afirma que esto ha sido gracias a que el pueblo se autoconstituyó ayer en Agencia Tributaria y con antorchas asaltó la casa del alcalde de Nottingham, tras autoconstituirse en policía judicial. Con más sutileza (añadan aquí una jetilla) veo que la señora presidenta de la Argentina dice que Rato, detenido por blanqueo, es el que acusaba a los argentinos de corrupción, ja ja, cuando todo el mundo sabe que la prueba principal de que en un país hay pocos corruptos es que no haya detenidos. Por eso Corea del Norte es número uno en transparencia internacional. Estos dos expertos no me sirven, porque, para que no cante tanto, necesito algunos meses para adaptar mi discurso al nuevo tiempo (Verstrynge necesitó décadas), así que busco a algún demagogo más moderado.

Vaya, miro a ver qué ha dicho Pedro Sánchez. Pide la dimisión de Montoro. Por esto, quiero decir. Mi lado racional nuevamente se interpone: si Montoro es culpable porque a instancia de su ministerio se detiene a alguien por delitos que se supone la amnistía fiscal cubría (ya nos dijeron los socialistas y todos los demás que esa era la finalidad de la amnistía), entonces ¿Montoro sería un ministro cojonudo si no se detiene a nadie? O, mejor ¿si la AEAT empura a los treinta mil tipos que se acogieron a la amnistía fiscal esto demostraría que Montoro hizo la amnistía para beneficiarlos a todos? Las cortinas de humo de Montoro me empiezan a parecer tremendamente extravagantes y tengo que admitir que no sé cómo encajarlas en un discurso tramposo para no parecer perfectamente imbécil.

Me desespero. ¿Quizás lo de la mano en la cabeza del guardia? Poca cosa; si todavía le hubiera dado una hostia. ¿Lo de que Rato lo haya negado todo? Para eso necesitaría al teniente Kaffee. Podría hablar de hace once años, cuando Rato dejó el Gobierno, o de Mariano Rubio, pero esto no va a enganchar al público joven de la revista (ni al viejo, para que vamos a mentir).

¿Y lo de la filtración y que hubiese este circo mediático en torno a ese juguete roto dentro de un marco incomparable? Podría ser. Lo malo es que no sabemos quién ha filtrado que Rodrigo Rato ha sido detenido. Como tampoco sabemos quién filtra los sumarios. Y no sé si decir que lo ha filtrado fijo el PP para apuntarse un tanto, o para desviar la atención, o decir que ha sido alguien que quería hacer daño al PP, que buscaba esa fotografía del insigne pepero en foto modo delincuente. Ambas opciones son legítimas en un artículo demagógico como este, pero no sé cuál conviene más. Una agrada a un público, la otra a otro diferente, y soy incapaz de hacer lo de Ónega, que lleva toda la vida diciendo cosas incompatibles entre sí sin perder el trabajo.

Podría tirar por lo grosero y decir que esto es un síntoma blablablá de que esta reforma se ha hecho para que blablablá se apunten a ella la mitad de los tíos del PP como he leído. Lo veo, pero cargando las tintas. ¿Por qué la mitad? ¡Nueve de cada diez es mejor!

Eso: el Gobierno debe dimitir porque nueve de cada diez peperos se ha acogido a la amnistía. Y, si me dicen que no, que me lo demuestren publicando los treinta mil nombres y los nombres de los afiliados al partido para contrastarlo. Venga, a ver si tienen cojones esos corruptos.

Si ha llegado aquí, puede que este artículo le sepa a poco. Mi capacidad fabuladora es limitada. Pero recuerden: ni siquiera es preciso que lo hayan empezado a leer. Basta con que hayan seguido algún enlace para que engorden los ingresos de la revista y mi trabajo no peligre. Y ese era mi objetivo. Así que, qué más da que lo que hayan leído sea una basura sin fundamento. 

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

31 comentarios

    • Pingback: Todo sobre Rato

        Comentar

        Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

        Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.