¿Nació Dios en el mismo Bilbao?

Publicado por
Dios o algo haciéndose pasar por Él, detalle en el Guernica de Picasso. (DP)
Dios o algo haciéndose pasar por Él, detalle en el Guernica de Picasso. (DP)

Tal vez ni la mente más extraviada o ávida de paradojas podría poner en la misma frase «País Vasco» y «lujuria». Pero las cosas acostumbran a tener una explicación o al menos una historia que puede rastrearse y este fenómeno no es la excepción. Veamos por ejemplo el siguiente fragmento del edicto que publicó el obispo de Pamplona en 1750, que haría las delicias del Estado Islámico tratando ni más ni menos que de prohibir el baile:

A Todos los Fieles de nuestro Obispado, hacemos saber, que estando alta y severamente reprehendidos los bayles publicos, y las danzas (…) aun siendo los bayles de aquellos antiguos siglos de hombres, ó de solas mugeres; ahora por la injuria de los tiempos, y por la infeliz, y comun relajacion de las personas de ambos sexos, se ha introducido esta mezcla de hombres, y mugeres, tanto mas nociva, y perjudicial a las Almas, con la libre, y desenfrenada vista de los Jovenes, proximo trato, y comunicacion de unos, y otros, con escandalo público, sones y saynetes los mas vivos, carreras, y encuentros libidinosos, y repiques, que llaman de fuga, infernales, provocativos, y llenos de mortal, y executivo veneno, en acciones, ademanes, movimientos, y tocamientos impuros, paradas, bebidas, y refrescos, y Arcos por donde passa el Demonio en las danzas . (…) y los estragos indubitados, e inevitables de la deshonestidad, y luxuria, y sacar á los Fieles de los crasos errores, en que viven ocupados en esta pesima diversion, opuesta A todas las Leyes (…) complaciendonos mas de ver a nuestros Subditos tristes, y melancolicos, por la Penitencia, y cessacion de los bayles, y danzas, que de verlos alegres, divertidos, y enredados en estos seguros lazos de Satanás.

Da que pensar la última frase, nunca un aguafiestas fue tan descarnadamente sincero… Pero en cualquier caso esta prevención contra la luxuria ni en su fondo ni en sus formas fue una excepción en los territorios forales durante un larguísimo periodo de tiempo, pues tal como se señala en Política, nacionalidad e iglesia en el País Vasco: «los informes de la nunciatura consideraban en 1890 la diócesis de Vitoria como la mejor de España por la fe y pureza de costumbres del pueblo vasco y por el tesón apostólico de su clero», con una proporción de más del doble de curas por habitante que por ejemplo la que podía encontrarse en la impía Andalucía. Mientras que Juan Aranzadi, en su clásico Milenarismo vasco, define a esta región durante los últimos siglos como «un régimen cerrado de cristiandad» en la que se vivía el catolicismo —aquí viene lo interesante— como una «religión étnica». El lema Instaurare in Christo Euskeria de Evangelista de Ibero o que el Aberri Eguna (Día de la Patria) se celebre el Domingo de Resurrección ya nos ponen sobre la pista, ¿pero qué significa exactamente esta expresión? Para encontrar la respuesta tenemos que remontarnos al pasado, a uno muy lejano, nada menos que a la época en la que Dios creó a Adán y Eva y les hablaba… ¿En qué idioma iba a ser? pues en euskera, obviamente.

Toda estructura política tiene una narración que la sustenta, siempre hay una mitología que justifica por qué las cosas son así y no pueden ser de otra manera, por qué unos deben mandar y otros obedecer. Cuando los Reyes Católicos culminaron la Reconquista y expulsaron a los judíos que se negaron a convertirse la idea que pasó a ser dominante, el valor establecido, era ser cristiano. Pero no uno recién converso, sino de toda la vida y con antepasados que también lo fueron, igual que hoy día decimos «yo ya era X antes de que X estuviera de moda». De manera que los conceptos que lo atestiguaban —«cristiano viejo» y «limpieza de sangre»— tuvieron su reflejo administrativo en diversas leyes y normas, y una de ellas resultó ser el Fuero Nuevo de Vizcaya de 1526, en cuya Ley XIII del Título I leemos:

Otrosí, dixeron: Que porquanto todos los dichos Vizcaynos son Hombres Hijos-Dalgo, y de Noble Linaje, é limpia Sangre, é tenian de sus Altezas Merced, y Pl’ovission Real, sobre, y en razon, que los nuevamente convertidos, de Judios, é Moros, ni Decendientes, ni de su Linaje, no puedan vivir, ni morar en Vizcaya .

La hidalguía universal y limpieza de sangre que se atribuía a todos los vizcaínos y guipuzcoanos les dotaba de unos privilegios que en Castilla solo correspondían a la nobleza, que permitieron a los segundones que no heredaban la propiedad iniciar una carrera en la administración (donde llegaron a copar muchos altos cargos en torno a la Corona), el ejército, el comercio y la conquista de tierras americanas al servicio del imperio. Unas atribuciones que había que estar presto a defender aun a espadazo limpio si fuera necesario, tal como ocurre cuando Don Quijote le niega su noble condición al airado vizcaíno con el que se cruza en sus aventuras: «¿Yo no caballero? Juro a Dios tan mientes como cristiano (…) Vizcaíno por tierra, hidalgo por mar, hidalgo por el diablo, y mientes que mira si otra dices cosa» para a continuación liarse a golpes con él. Otros, de espíritu más sutil, optaron por articular su defensa elaborando narraciones míticas enraizadas en la Biblia en las que la conclusión inevitable era una justificación del statu quo.

Edición de El Quijote de 1674. Imagen: DP.
Edición de El Quijote de 1674. Imagen: DP.

El primero y más conocido de estos mitos fue el de Túbal. «Dios es amor» decía el Evangelio de Juan, pero tampoco anda escaso de mala leche a la vista del Diluvio Universal, así que una vez exterminada la humanidad les tocó a los descendientes de Noé repoblar el mundo distribuyéndose cada uno por un sitio. Uno de ellos fue su nieto Túbal, que fue a parar a los Pirineos concretamente ciento cuarenta y tres años después del desastre climático. Con él trajo una lengua de la que diversos autores no se ponían de acuerdo en torno a si era previa o posterior a la confusión de la Torre de Babel, pero lo que sí se sabe es que Noé más adelante llegó de visita y ya de paso le dictó en verso los Fueros. El linaje tan noble al que dieron lugar fue el de los vascos en concreto —cómo negarles entonces su hidalguía universal— y el del conjunto de los españoles en general, incluyendo en línea directa a los Reyes Católicos. Entre las diversas atribuciones que recoge Jon Juaristi en El linaje de Aitor: la invención de la tradición vasca está la del cultivar las parras, aunque también provendría de Túbal y sus herederos vizcaínos el descubrimiento del hierro, que en consecuencia podemos añadir a las otras grandes invenciones españolas que son la fregona y el chupa-chups.

No obstante caeríamos en un error si pensáramos que el muy noble vizcaíno se limitaba a estar directamente emparentado con los grandes personajes bíblicos. No señor, la relación con la divinidad era mucho más estrecha, pues los mencionados Fueros eran jurados por los reyes bajo el árbol de Guernica, que según el himno que le dedicó Iparraguirre fue plantado por el mismísimo Dios. Quien además ideó el euskera para que los ángeles pudieran comunicarse entre ellos, si hemos de hacer caso a lo que sostenía el sacerdote e historiador nacido a finales del siglo XVII Manuel Larramendi:

Otras lenguas son formadas por el ingenio y gusto de los hombres, y por esso susceptibles de ages, yerros e inconsequencias, efectos de achacoso origen. El Bascuenze fué Lengua formada por solo el ingenio de Dios (…) Señores, si los theólogos y otros supiérades el bascuenze, concluiríades al instante que el bascuenze es la locución angélica, y que para hablar a los ángeles en su lengua es necesario hablarles en bascuenze.

Otro autor, Juan de Perocheguy, se recreaba en la misma idea señalando que tal lengua es «aquella mesma que infundida por Dios a nuestro Primer Padre Adán, fue la única hasta la mezcla y confusión de la Torre de Babel». Algo en lo que volvería a insistir José Gaspar Oregui y Aramburu en un texto de entusiasta título: ¡Gloriosisimo descubrimiento reconocimiento y demostración de la lengua paradisiaca en el vascuence! Pablo Pedro de Astarloa lo repitió a finales del siglo XVIII por si aún no nos ha quedado claro:

Una lengua que hablaron los primeros hombres desde el mismo instante en que fueron criados, ¿cómo podía menos de ser perfectísima? Infundida a nuestros primeros padres por el Supremo Hacedor, o concedida por el mismo a la constitución del hombre, había de ser necesariamente la más acabada de cuantas son imaginables en la filosofía.

Y un discípulo suyo, Juan Bautista de Erro, dejó constancia de este pensamiento ya poco novedoso: «fue asimismo la lengua de Adán y sus sucesores hasta la confusión de Babel». Dado que «la sagrada escritura nos presenta a este hombre hablando con Dios pocos instantes después de su creación» ya sabemos en consecuencia qué idioma habla el Todopoderoso. Además de repetir a los anteriores, un abate llamado Dominique Lahetjuzan fue un paso más lejos aportando una idea que roza peligrosamente la blasfemia: «el vasco es una lengua original: la divinidad del Génesis lo demuestra, como viceversa: la originalidad del vasco prueba la divinidad del Génesis». Vamos, que Dios es omnipotente y digno de adoración por hablar vascuence, que si no ya veríamos… Las hinchazones étnicas casi siempre tienden a ir a peor si no se tratan adecuadamente y para rematar la faena en el siglo XIX apareció Sabino Arana. Personaje que no necesita presentación, además de fundar el PNV segregó una excesiva cantidad de cavilaciones en torno a la bondad impoluta del vasco frente a la intrínseca maldad del español, criatura esta rebosante de impiedad que con su mera proximidad impediría al primero elevar su alma a los cielos:

La sociedad euskeriana, hermanada y confundida con el pueblo español, que malea las inteligencias y los corazones de sus hijos y mata sus almas, está, pues, apartada de su fin, está perdiendo a sus hijos, está pecando contra Dios. (…) Yerran los euskerianos católicos que piensan salvar a Euskeria uniéndola a España… El carlismo, el integrismo y el moderno regionalismo católico no podrán jamás salvar a Euskeria, porque desde el momento que establecen la íntima unión social del pueblo euskeriano con el español, se oponen a que aquel cumpla su fin, sirvan sus hijos a Dios y salven sus almas.

La llegada del siglo XX nos trajo una última muestra de esto que hemos denominado como «religión étnica», una que en su momento tuvo una extraordinaria repercusión aunque hoy día ya haya caído en el olvido. Corría el 29 de junio de 1931 y en una localidad vasca de nombre Ezkioga a dos niños se les apareció la Virgen María. En los días posteriores el suceso se repitió con otras deidades del santoral y llegó a contar con hasta un centenar de testigos, lo que convirtió a la aldea en un centro de peregrinación que consiguió atraer en torno a un millón de personas. La Segunda República acababa de ser proclamada apenas dos meses antes, así que las apariciones adquirieron un claro tinte político, eran una señal de advertencia. Un ideólogo del nacionalismo, Engracio de Aranzadi, lo tuvo claro: «¿No podría ser que el Cielo quiera reconfortar el espíritu de los vascos leales a la fe de la raza?». Por cierto, el cura que estuvo implicado en todo este asunto, Antonio Amundarain, era un declarado enemigo de los trajes de baño que podían verse en la playa de San Sebastián y del «baile agarrado» (el clero vasco es de ideas fijas, como vemos). Pero el dato definitivo para los más escépticos fue que, según uno de los testigos, se aparecieron tres santos: uno vestido de verde, otro de blanco y otro de rojo. Sí, eran ni más ni menos que los colores de la ikurriña. Inquietante fenómeno que nos lleva a concluir dejando una pregunta en el aire: ¿en la próxima aparición se dejará ver la Virgen con una bufanda del Athletic?

Fieles rezando en Ezkioga. Foto: DP.
Fieles rezando en Ezkioga. Foto: DP.

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

14 comentarios

  1. francisco

    Hola, quiero preguntar sobre el Euskera:
    ¿Es el mismo idioma desde el Sur de Francia hasta el Sur de Alava?
    Quiero decir, si no hay diferencias notables como pudiera haberlas entre el castellano y el italiano o el portugués, a pesar de que cualquiera que hable despacio y usando sinónimos (ya que el 95% de casi todas las palabras tienen raíz latina) se puede comunicar perfectamente con otra persona; o al ser una lengua con pocos hablantes han decidido unificarlo para que así gane mucho mas peso.

    Pregunto esto desde la más absoluta ignorancia ya que soy de Murcia, y estoy estudiando el grado mitja de valenciano (para oposiciones), en la Comunidad Valenciana, parece ser que los valenciano parlantes si que distinguen muy bien quien habla con acento de Castellón y quien con acento de Alicante o de otras comarcas, cosa que a mi se me escapa (igual que al resto de castellano parlantes de la comunidad que tambien están aprendiendo el idioma), tambien hay polémica porque el valenciano normativo que se enseña (el que estoy aprendiendo yo) no es el que se habla en los pueblos sino uno mucho mas catalanizado.

    ¿El Euskera normativo es aceptado en todas las comarcas de Eusko parlantes? Parte de que aquí no quieran decir que valenciano y catalán sean el mismo idioma radica en que (a parte de que los verbos se conjugan diferente) se llama catalan y Cataluña quiere anexionarse en «els paisos » a Valencia pero sin los Valencianos. ¿Si el idioma se llamara Vizcaíno o Guipuzcoano habría recelos en las otras provincias a llamarlo así?

    Un saludo

  2. DeBilbao

    A santo de qué viene esta pregunta?
    Pues claro.
    Al menos el verdadero; los otros, no.

  3. Marcodidiof

    Francisco, el idioma es el mismo desde el norte de las provincias vascofrancesas al norte de Álava. Pero tiene diferencias notables según el euskalki o «dialecto» Pero la comunicación es perfectamente posible, mayor que entre castellanoparlantes e italoparlantes, por ejemplo. El euskara alavés, desgraciadamente, se ha perdido. De hecho, tan solo las zonas de Aramaio y Valle de Aiala son vascoparlantes de «base» A finales de los 60 más o menos, vino a crearse el euskara batua (unificado) por parte de Koldo Mitxelena, que como buen guipuzcoano, influyó claramente en su mayor parecido con el euskara gipuzkoana que con el bizkaino. En Iparralde, País Vasco francés o Vasconia Continental, la evolución lingüística fiue por otros derroteros, pero la comunicación es fluida. Actualmente, el número de euskaldunes crece y se puede ver en zonas que hace sesenta años ni se hablaba como está creciendo. No sé si te sirve de algo.

    • Brandel

      El numero de euskaldunes (personas que saben hablar en euskera) es cierto que crece, pero el numero de personas que lo utiliza asiduamente en su vida diaria está estancado en el 13 por ciento de la poblacion desde hace más de 30 años.
      Todo el dinero, esfuerzo, leyes restrictivas y politicas de discriminacion positiva no han servido ni para que suba un mísero medio punto porcentual: 13 por ciento de hablantes asiduos desde 1980 hasta hoy.

      Un gran logro.

  4. Isaías

    Adán y Dios, euskaldunes… Como tié que ser. Y los tontos de los judíos consignando la Biblia en hebreo, arameo, griego… Ay, Señor, cuánta ignorancia… Eso sí, cuando se juega el derbi vasco, ¿con quién irá Dios? ¿Con el Éibar? Peliaguda cuestión, a fe mía

  5. Pues no, Dios no nació en Bilbao debido a su gran humildad ya que pudiendo haberlo hecho, prefirió hacerlo en Belén.

  6. Imposible. Todo el mundo sabe que Dios era catalan.

  7. Si partimos de la base que por mucho libro escrito yo nunca vi a dios, cuando alguien me lo demuestre entonces veremos donde nació .

  8. Pingback: ¿Nació Dios en el mismísimo Bilbao?.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.