Lo digo ya: «Chernobyl» va a ser la mejor serie del 2019

Publicado por
Chernobyl (2019). Imagen: HBO.

¿Te sabe la boca a metal?

Espero, y lo digo de verdad, que el título de este artículo termine demostrándose equivocado, porque eso significaría que en los meses venideros va a estrenarse alguna serie que sea por lo menos tan buena como Chernobyl. En el momento de escribir estas líneas, Chernobyl ni siquiera se ha terminado de emitir, pero da igual. Al igual que los contadores Geiger dan la alarma sobre la presencia de radiación, vengo aquí a dar la alarma ante la presencia de la grandeza televisiva.

Lo sé, lo sé, no es ni verano. Aún queda mucho 2019 y no conocemos ni la mitad de la cosecha que está por venir. Pero es que estamos hablando de una de esas series que aparecen no una vez al año, sino una vez cada lustro. Si está usted pensando que exagero, la verdad es que entiendo que lo piense, pero le diré una cosa: no apuesto dinero porque no soy rico, pero si tuviese millones en el banco, estaría muy dispuesto a apostar con usted la cantidad considerase oportuna a que, después de ver los dos primeros episodios de Chernobyl, se quedará usted boquiabierto por la calidad fuera de lo común de esta serie.

¿Recuerdan aquellos tiempos en que circulaba la frase «no diga televisión, diga HBO»? Hablo del periodo comprendido, más o menos, entre los años 2000 y 2006. Eran años en los que el cine en pantalla grande todavía era considerado una forma incomparablemente superior de arte audiovisual con respecto a las series de televisión, una forma de ver las cosas que había imperado durante más de medio siglo, desde el nacimiento de las series dramáticas en los años cincuenta. En esos mismos años, HBO dinamitó esa concepción. The Sopranos había revolucionado la ficción televisiva (tras el papel poco reconocido, incompleto, pero históricamente muy meritorio, de otra serie de HBO estrenada poco antes, Oz), seguida por otras grandes obras como The Wire, Deadwood o Six Feet Under. Se empezó a decir algo que muy pocos años antes, en 1995, hubiera resultado impensable: que la televisión empezaba a hacer tan buen cine como el que podía verse en pantalla grande. Por entonces, nadie en su sano juicio cuestionaba la supremacía creativa de HBO, porque era la cadena que, por sí sola, había establecido ese nuevo paradigma.

El reinado solitario de HBO terminó antes de lo previsto, aunque con la perspectiva que nos da el tiempo, era de prever. Otras cadenas, como casi siempre sucede en estos casos, terminaron poniéndose al día y la supremacía de HBO fue contestada por series cada vez mejores que provenían de la competencia. La competencia estadounidense empezó imitando como pudo el estilo HBO, aunque después surgieron estilos alternativos; en el resto del planeta se inició también un esfuerzo extensivo para producir programas que estuviesen a la altura de lo que se hacía en Estados Unidos (hoy las plataformas ya recurren a material internacional con frecuencia, pero entonces no era habitual). Para reinar siempre se necesitaba estrenar una serie como The Wire cada año y eso era imposible para HBO y para cualquiera. Hay cosas que no pueden replicarse, lo que queda demostrado porque, si se pudiera, serían replicadas una y otra vez.

No coy a comparar el papel histórico de Chernobyl con ninguna serie del pasado porque hoy las circunstancias son otras, pero sí puedo decir que ha servido para que HBO haya vuelto a ponerse a la vanguardia (aunque, en justicia, es una coproducción entre HBO y la cadena británica Sky). Ahora mismo, no hay una serie comparable a Chernobyl y es posible que ni la propia HBO vaya a ser capaz de repetir la hazaña en un tiempo. De hecho, he tenido que remontarme varios años para recordar el momento en que el inicio de una serie me produjo tanto impacto, y no hablo solo del argumento, sino de la casi perfección narrativa de un episodio piloto desprovisto de ínfulas, compuesto por un acierto narrativo detrás del otro. El inicio de The Sopranos, el de The Wire. El primer episodio de la danesa Forbrydelsen, allá por 2007. El de la francesa The Revenants, del 2012. El de la británica Wolf Hall, en 2015. Incluso, por qué no, el piloto de Game of Thrones allá por 2011 (lo bajo que ha caído la calidad de esta serie, pero esto es otro tema). Y el inicio de unas pocas más, no muchas. En otras palabras, estoy comparando el inicio de Chernobyl con algunos de mis inicios favoritos en series estrenadas desde hace dos décadas hasta hoy. Esa es la extensión de la comparación, porque ese es el nivel, ni más ni menos. Desconozco la popularidad que va a terminar alcanzado Chernobyl, pero la crítica internacional está absolutamente maravillada, y con razón, ante el majestuoso despliegue de los dos primeros episodios. Tratándose de una miniserie de seis episodios, es razonable esperar que el nivel no va a decaer. Las grandes series no decaen hasta después de tres o cuatro temporada. Con seis episodios, hablamos de algo producido como un todo. La única posibilidad era que del primer episodio al segundo hubiese bajón (a veces ocurre), pero no ha sido así.

Creo que del propio título de la serie se deduce su contenido: es la crónica del accidente ocurrido en 1986, cuando una explosión dejó al descubierto el combustible atómico de la central nuclear de Chernóbil, produciendo una nube radioactiva que se extendió por media Europa, causando una ola de terror ante sus posibles consecuencias. Contado así, suena a la típica serie de dramatización de hechos históricos. Y es una dramatización, claro, pero no una de las que estamos acostumbrados a ver. No se me ocurre una forma más breve de resumirlo que esta: Chernobyl es un drama histórico, pero también es una gran serie de terror, aunque no pertenezca al género de terror. Y es una gran serie de ciencia ficción, aunque no haya ni un gramo de ciencia ficción en ella. Quizá esta definición le suene rara si aún no la ha visto, pero créame, lo entenderá en cuanto la vea. Las emociones que produce no son las que uno espera sentir en la dramatización de un suceso histórico, ni siquiera en la recreación de un desastre nuclear. Chernobyl provoca terror, asombro y escalofrío, pero de una manera muy particular, diría incluso que de una manera anómala que cuesta asociar con otro programa parecido. Lo que vemos en pantalla parece muy realista y, al mismo tiempo, como si estuviésemos contemplando la pesadilla de alguien. El tono apocalíptico, la sensación de un inminente fin del mundo, está más conseguido aquí que en muchas películas de ciencia ficción. Y eso que sabemos que no se acabó el mundo; lo que la serie nos muestra de manera sobrecogedora es que no se acabó el mundo para los que aún seguimos vivos. Los dos primeros episodios se pasan volando, se hacen muy breves porque lo tienen a uno en vilo, pero también son agotadores y lo dejan a uno exhausto. Esta serie, pese a lo oscuro del tema, es una auténtica delicia, pero olviden la idea de pegarse una sesión de varios capítulos. Hay demasiadas emociones y también demasiada información artística que procesar, porque no me sorprendería que esta serie terminase siendo mostrada en escuelas de cine.

Hay otras series y películas sobre desastres que no despiertan la misma angustia hiperrealista y eso es algo en lo que quiero insistir porque la intensidad emocional de Chernobyl no se debe solo al asunto que trata, sino también, y sobre todo, a un conjunto extraordinario de virtudes artísticas. Lo importante aquí es la manera en que la historia ha sido escrita y rodada. Es un artefacto de precisión en el que cada secuencia parece medida para obtener un efecto concreto, que termina siendo acumulativo cuando se le suman los efectos de las demás secuencias. Se recurre mucho a un arte casi olvidado: permitir que sea el espectador el que deduzca cosas antes de que haya que contárselas mediante un diálogo expositorio al estilo Christopher Nolan (yo lo llamo «diálogo supositorio»). En dos episodios de Chernobyl solo he visto un diálogo así, cuando le explican a cierto gerifalte cómo funciona un reactor nuclear; de hecho, se me hizo raro porque no pegaba nada con el estilo narrativo de la serie. Y, voilà, resultó que ese diálogo no era expositorio, sino un elemento argumental necesario para explicar y justificar ciertas acciones posteriores de los personajes.

También se permite que el espectador se inmiscuya por sí mismo en la acción, sin arrastrarlo con técnicas habituales. Hay un principio general que consiste en presentar a los personajes antes de que sucedan cosas para que el espectador se preocupe por ellos y tenga un vínculo emocional cuando llegue la primera crisis del argumento. Ese principio es lógico, sensato y muchas películas o series fracasan cuando no consiguen aplicarlo. ¿Me siguen? Bien: Chernobyl arranca haciendo todo lo contrario. Todo sucede de repente, con una presentación de personajes liviana y circunstancial. Cuando la hay, porque es básicamente nula. Esto, que no debería funcionar, funciona. Y de maravilla. Porque se ha hecho de manera muy inteligente y con un propósito: sumir al espectador en la misma confusión repentina e inesperada que experimentan los personajes. El espectador no necesita conocer a nadie. Se lo pone en mitad de una central nuclear cuyo reactor explota y se le dice: «Amigo espectador, apáñatelas con esto». Lo mismo sucede con la música, por ejemplo; es usada de manera económica y casi ni nos damos cuenta de que está ahí (tiemblo solo de pensar lo que hubiese sucedido si esta historia la hubiesen tomado Nolan y Hans Zimmer). Hay un cuidado muy evidente por el aspecto artístico de cada secuencia, pero sin convertir al estilo en protagonista. Pese a la grandeza visual de la serie, los actores tienen un papel importantísimo en el desarrollo narrativo, son ellos —o los sucesos que perciben en su entorno— quienes acentúan la importancia de cada momento, no solo las técnicas de cámara o la música. En otra contradicción de esas que solo las grandes obras parecen ser capaces de soportar con naturalidad, una serie de enorme inspiración visual termina siendo una maquinaria pensada para la narración y no para la recreación. El reparto, por cierto, es extraordinario: Stellan Skarsgard, Jared Harris, la gran Emily Watson, etc.

Otro aspecto que llama la atención es la ambientación; yo no viví en la URSS de los ochenta, pero ya pueden encontrar por ahí muchos comentarios de ucranianos, rusos y demás exsoviéticos alucinados ante el hecho de que una serie occidental haya reproducido con tanta precisión el ambiente y el entorno de la época, tanto en lo físico —objetos, ropajes, coches, uniformes— como en lo psicológico y lo político. Los actores hablan en inglés, por supuesto, pero eso no parece importarles lo más mínimo a los antiguos ciudadanos soviéticos que afirman haber visto revivir la Ucrania de los ochenta ante sus ojos. Bien, ellos lo sabrán mejor que yo. En cualquier caso, no se necesita ser ruso o ucraniano para sentirse impactado por el hiperrealismo de la serie. Al terminar cualquiera de los dos primeros episodios uno se queda con la sensación de que necesita una ducha para quitarse la radiación de la piel. Esta serie pasará a la historia como la Threads o la The Day After de esta época. Su impacto social será mucho menor porque vivimos en tiempos donde la información está mucho más atomizada, pero a nivel individual el impacto es igual e incluso superior. De nuevo, insisto; no crean que estoy exagerando. Apaguen las luces, desconecten el móvil y vean un episodio de Chernobyl. Me lo van a agradecer… eso sí, después de haberse pegado la ducha descontaminante de rigor.

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

FOR EVER

120Para siempre
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
PARA SIEMPRE (en un solo pago)
 
 

ANUAL + REVISTA IMPRESA + FILMIN

100año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
4 Números impresos Jot Down
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

ANUAL + REVISTA IMPRESA

75año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
4 Números impresos Jot Down
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

35 comentarios

  1. Amen. Pedazo de serie, en dos capítulos ha condensado de todo. Sorprendentemente maravillosa.

  2. David B

    No puedo sino coincidir plenamente:
    Anoche me acosté 3h más tarde de lo previsto después de empezar a ver los dos episodios disponibles casi por accidente, sin verdaderas ganas, y quedar enganchado. De hecho me quedé atónito cuando vi la hora, no parecían haber pasado más de 30-40 minutos. Y eso que conozco la historia en detalle y he visto varios documentales y dramatizaciones sobre el tema.
    La narración es apasionante — y sobre todo no tuve en ningún momento esa tremenda sensación, que seguro muchos de vosotros habréis tenido durante cantidad de series o películas de desastres/ciencia ficción, de «soportar» escenas intermedias por las ganas de ver el siguiente espectáculo visual. Aquí, simplemente quieres seguir el desastre de la mano de los protagonistas.

  3. manolo elmas

    Un compañero tiene un blog ‘La pizarra de Yuri’ donde expone mejor que nadie, y con conocimiento enciclopédico y de causa, todo lo relativo a este nefasto incidente. No creo que esté propagando spoilers, el suceso ya es bien conocido a estas alturas, pero la lectura de estas dos entradas aclara mucho las posibles dudas acerca del tema.

    http://lapizarradeyuri.blogspot.com/2010/05/mitos-de-chernobyl.html

    http://lapizarradeyuri.blogspot.com/2010/04/los-tres-superheroes-de-chernobyl.html

    • Excelente recomendación. Ambos artículos son precisos, claros y no tienen desperdicio. Muy recomendados para complementar los dos primeros episodios de la serie.

    • Acabo de pinchar en ambas recomendaciones y realmente excelentes artículos, pues queda felicitar al autor de este blog

    • Roberto

      Hace años lloré al leer el segundo artículo de «Yuri». Y hace pocos días, seguramente debido a esta serie, me dio mucho gusto leer en otro sitio que esos tres hombres sí sobrevivieron después de todo y que dos de ellos todavía están con vida. El mundo no les ha agradecido lo suficiente. Saludos.

  4. Emilio de Gorgot nunca defrauda. Es un placer leerlo.

    «vean un episodio… eso sí, después de haberse pegado la ducha descontaminante de rigor.»

    ¿Duchas descontaminantes antes de entrar en la zona caliente?

  5. La ambientacion es un 10, parece que esta pasando en ese momento, como lo han hecho? ademas han puesto un filtro de grabacion que simula los años 80, se ve como antiguo, dando mas realismo aun… me esta gustando bastante, y los actores son buenos… vamos a ver como termina.

  6. Jorge

    Dios mío cómo estoy disfrutando con esta serie que llegue el martes ya!!!

  7. Pinta buenisima 2019, pero apretando otra igual de buena Catch 22

  8. Jarapa

    He visto algunas series simplemente porque las recomiendan aquí y pocas veces se equivocan…Chernobyl es de primer nivel….y creo que Catch 22 la acompaña como las dos mejores series en lo que va de año…

  9. Francisco Pérez Bulto

    «Incluso, por qué no, el piloto de Game of Thrones allá por 2011 (lo bajo que ha caído la calidad de esta serie, pero esto es otro tema)»
    No te escabullas, sabihondo y explícate aunque sea en artículo aparte.

  10. Alberto

    Gracias por la recomendación, D. Emilio.
    No he leído el artículo porque me gusta echar visuales a ciegas, más allá de lo obvio claro está. La veré cuando acaben de emitirla
    Un saludo

  11. kilgore

    He visto el primer capítulo.Te coge por las solapas y te da un meneo de los buenos. Casi he sentido las quemaduras…..

  12. Não esquecer «Roma», uma série HBO nota 10.

  13. elquecerrabalaspuertasromboides

    Ya he visto los dos primeros y estoy totalmente de acuerdo. Para mí el segundo es incluso mejor que el primero. Es brutal la escena en la que le explican a Gorbachov las posibles consecuencias, y la última escena del segundo capítulo te deja con un nudo en la garganta, puro cine de terror, qué manera de llevar la tensión

  14. Domene

    Increíble, maravillosa y fascinante serie, complicado superarla, tensión en su grado más puro, muy recomendable. Muy buen artículo por cierto!

  15. Emilio Rodriguez

    Trabajo como científico en la descontaminación de elementos radiactivos de aguas naturales. Conozco muy bien los problemas de Chernobyl, Fukushima y Three Mile Island entre otros y algo como esto era lo que estaba esperando que alguna vez se presentase al público. La mayor parte de los accidentes nucleares no se deben a la propia tecnología nuclear, sino a decisiones políticas mal tomadas e incluso chapuceras. Chernobyl es sin duda el peor de los accidentes y las decisiones políticas antes y después del accidente fueron nefastas. He visto los tres primeros capítulos y son excelentes. Sin duda, la maestría del cine y series estadounidenses queda fuera de toda duda viendo el trabajo de documentación y puesta en escena, algo que no es nada fácil considerando la complejidad del accidente y el secretismo de entonces en la URSS. por cierto, no quiero imaginar qué habría ocurrido si esta serie hubiese sido producida en España. En cualquier caso, como información adicional, busquen en YouTube: Chernobyl HBO podcast. Hay un podcast por cada capítulo, donde se explican detalles sobre la propia serie y el propio desastre nuclear. Muy recomendable.

    • kilgore

      La serie es británica, que son incluso mejores que las estadounidenses.

      • Emilio Rodriguez

        No es británica como tal. Según la IMDB la serie es de USA y UK. El creador y guinista, Craig Mazin, es americano. Dos de los tres productores son de USA. El director, Johan Renck, es sueco. Los actores son buena parte de UK e Irlanda y también de Suecia.

  16. Shevek

    ¿Hablan en ucraniano los protagonistas o eso es mucho pedir?

  17. Brendags

    Eres un pesado pero tienes la razón, cada episodio se vive más y se supera.

  18. navajev

    Con un entorno tan bien cuidado, mimético del supuesto entorno soviético de la época, con unos personajes que pretenden credibilidad a base de sus ropas, sus peinados, sus gestos… no puedo soportar oir la V.O. en inglés: es una traición a ese espíritu. Con lo poco que costarían actores rusos o ucranianos o estadounidenses que hablen ruso…
    Por otra parte, siendo tan supuestamente realista, la serie avanza peligrosamente hacia el victimismo de los habitantes y la paranoia delirante de los líderes del partido y otros cargos institucionales.
    Creo que no llega a captar el espíritu de la época (1986) en el que no había precedentes de algo similar, y el espírutu y sensación que transmite es una visión actual de lo que les parece a los guionistas que pudo pasar, que probablemente se aleje de esa convención de tópicos y distinciones tajantes de buenos y malos, de seres heroicos y seres abyectos…
    Está bien la serie, pero un poco más de contrastes de color no lo vendría mal.

    • Roberto

      Implicaría un guionista con dominio del ruso que acomodara el guión y que luego los subtítulos en inglés conservaran lo que quería expresar el guionista original. Lo mismo para el director, tendría que confiar en su intérprete y etc etc.

      Creo que es más fácil hacer el Cid en castellano antiguo que lo que pides.

  19. Toda una sarta de mentiras sobre uno de los sucesos más vergonzosos de la historia (en lo que se refiere a la manipulación mediática), toda una propaganda del miedo para atemorizar al resto del mundo y que por culpa de los medios de desinformación llegó a causar una psicosis injustificada. Por lo demás una serie bien producida y entretenida, pero que no tiene ninguna credibilidad puesto que no nos cuentan lo que sucedió realmente allí. Una serie altamente sobrevalorada,

    • Emilio Rodriguez

      Me parece que la única propaganda la está realizando usted.

      • Casimov

        Que siiiii, que ésto sucedió como lo cuenta la HBO, que en Irak había armas de destrucción masiva, que Vietnam era un peligro para el mundo civilizado, que Allende era un subversivo terrorista y que con los nazis terminó el soldado Ryan. No vaya usted a no creerse a pies juntillas la versión de la historia que se de desde los EEUU, ya que obviamente nunca ha tenido ningún interés que no sea la trasparencia y el esclarecimiento de la verdad.

        Por cierto, la serie buenísima, coincido con el autor del artículo casi al completo, de ahí a calificarla como «documento histórico» media un abismo.

  20. oembuchado

    La estoy siguiendo y me ha enganchado muchísimo, pero al final me acuerdo que es un docudrama y los problemas que esto tiene: que no sabes qué es verdad y qué es ficción. Que te gustaría creer que es un fiel reflejo de la realidad pero en el fondo no lo sabes aunque esté hecho con la intención de parecer súper fiel y real.
    Por eso no me acaban de gustar los docudramas.

  21. antonio

    No, falso. La mejor serie de 2019 será la que HBO ya tiene terminada la produccion sobre el accidente nuclear en Three Miles Island (USA),y la mejor serie del 2020 será de la misma HBO sobre Fukushima. ¿¿?? Los dos has sido siniestros »de los nuestros». ¿Existirán esas series , y, por tanto, será cierto, que tenemos libertad de prensa, opinión , informacion y expresion en nuestras reales democracias? O será, mas bien, que la libertad de prensa e información solo lo es del dueño de la imprenta (HBO). O será que lo que no se comunica no existe..

  22. Coincido en todo, tiene una proyección increíble, cada siguiente capitulo es aún más interesante. HBO produce calidad.
    Saludos!

  23. sin ser un experto en el accidente me di el trabajo hace unos años de leer al menos dos de los informes, en ese sentido las secunecias del desastre estan bien documentadas, parte de los que muestra en cuanto a los cabildeos estan tambien tomados de anecdotas que se cuentan en cuanto al accidente, no podria corroborar la veracidad de los relatos pero existian y no son fruto de la fantasia de los productores, claramente tiene el sesgo con el que hoy se mira ese espacio tiempo del sovietismo, pero en general la serie me parece muy buena, de hecho la veo con mi hijo y me he podido adelantar a la mayoria de los acontecimientos gracias a que es bastante fiel a la version oficial, cuando sucedio el accidente tenia tiernos 10 y desde ahi se me fijo como un acontecimiento extraordinario.

  24. Reverendo

    He disfrutado mucho. Me parece absorbente y fascinante. Obviamente, algunos diálogos y discursos me parecen, dentro de la dramatización, poco realistas en tanto que contienen elementos que no suenan muy típicos de la cultura rusa (o soviética) y parecen más propios de una mentalidad o visión anglosajona. Sin embargo, hay licencias que le dan un carácter muy didáctico y muchos aspectos que le otorgan un gran realismo y te «meten» dentro del escenario y la historia.

    Es atrevido decir que es la mejor. Pero es una serie que te engancha, te hace pensar y te mantiene «atado» hasta el final.

  25. Santana

    Vistos ya los cinco capítulos he de decir que he disfrutado muchísimo. Todo, desde ambientación a guión, actores, cinematografía, funciona a la perfección. Me ha encantado como emociona y sacude sin recurrir en ningún momento al sentimentalismo fácil. Los hechos son desgarradores por sí mismos. A mí personalmente me ha quitado el mal sabor de boca de la(s) última(s) temporada(s) de Game of Thrones y me ha hecho recuperar el respeto a HBO después de las decepciones de GoT o WestWorld. Chernobyl es ya, junto a Generation Kill o Roma, una de mis series favoritas de HBO. Curiosamente (¡o no!) las tres miniseries o de pocas temporadas. Y es que lo bueno, si breve, dos veces bueno.

  26. Jesús José

    de verdad es tan buena? aburrimiento tope!! a qué viene ahora sacar este tema? subvenciona don Trump esta serie? Pensaba que el anticomunismo ya no molaba en los usa y sus satélites. qué pasó con la serie que HBO iba a hacer sobre la guerra civil española? para cuándo una serie sobre la influencia mortífera de los usa en Latinoamérica? Todo muy bien hecho, sí, perfección formal, actores fabulosos…pero el aburrimiento que produce qué? Rusos hablando inglés, patético. La han programado para que sla gente se olvide de la patética ultima temporada de GoT. O Netflix le está comiendo ella terreno?

  27. Todo está al servicio de la historia. El increíble trabajo de documentación, la asombrosa recreación del lugar y la época, el trabajo impecable de los actores, todo. Esta es una de las razones por las que Chernobyl consigue volar tan alto.

    Otra cosa que me ha encantado de la serie es su sobriedad y contención a la hora de contar la tragedia. No hay apenas concesiones al sentimentalismo. Sin embargo la serie rezuma humanidad por los 4 costados. Casi todos los personajes son gente dura, curtida, poco dada a histrionismos, pero con una humanidad sobrecogedora que queda retratada en pequeños detalles y gestos. Todo esto transmite autenticidad y veracidad a raudales.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.