Futuro Imperfecto #41: Tensa calma, lento derrumbe y unas risas

Publicado por
Isabel Díaz Ayuso. Foto: Cordon Press.

Una sensación predomina desde septiembre al repasar la prensa, y es que no acaba de pasar nada. El mundo parece detenido por el COVID-19 y su evolución, pero en realidad son las grandes decisiones las que están aplazadas. En la Unión Europea por ver cómo se concretan las ayudas y préstamos aprobados, en Estados Unidos por la campaña electoral que se decidirá el 3 de noviembre, en España por ver si la coalición es capaz de sacar adelante unos nuevos presupuestos. Además de una espera tensa internacional, aguardando saber las cifras reales del derrumbe económico provocado por la pandemia. Pero lejos de estar detenida, la actualidad nos ha empezado a anunciar un cambio de paradigma que consolida tendencias anunciadas desde tiempo atrás.

Analizando el experimento Madrid

Ojalá sea cierto que Suecia acertó con su estrategia, muy discutida en marzo, de no hacer nada. Se negaron a confinar, tuvieron numerosos muertos y un hundimiento económico análogo al de países vecinos, pero hoy cuentan con una de las cifras de contagio menores del mundo. Digo ojalá porque la región central de España está casi a la cabeza de la infección mundial, solo superada por Estados Unidos. Hace mucho que rebasamos la zona de peligro establecida por la OMS, estos gráficos del profesor Daniel Ruiz Aguilera hablan por sí mismos.

Respecto al resto del país, Madrid está en la zona más alta de riesgo. Fuente: @druizaguilera

Y cómo están reaccionando los tres colectivos más afectados, sanitarios, profesorado y padres. Hay una huelga en marcha del profesorado, comenzó hace una semana convocada por CNT-AIT, aunque el establecimiento de servicios mínimos ha impedido seguirla al 95 % de los profesionales. Otra convocatoria, esta vez de todos los sindicatos, ha sido anunciada para los próximos 22 y 23 de septiembre. Pero de un modo otro el profesorado está al pie del cañón en los centros y sin apoyo cuando se produce un contagio, porque sanidad de la Comunidad Autónoma de Madrid está saturada. En su ausencia, miles de padres se enteran y organizan por los grupos de WhatsApp. Aquí el caso de Manuel Bartual, análogo al de tantos otros en la región. 

La atención primaria madrileña está en colapso y por tanto es incapaz de seguir los contagios y las cuarentenas como establece el protocolo de la Consejería de Sanidad. Las UCI de los hospitales avisan de que muy pronto no podrán acoger más enfermos y urgencias está al borde de las saturación. La carga de trabajo es enorme, no hay refuerzos, y la solución en los hospitales madrileños es doblar turnos, es decir, hacer dieciséis horas en lugar de ocho, lo que ya está provocando la rebelión de unos sanitarios agotados

Ante todo esto el gobierno de Madrid reacciona con pasividad o descoordinación. El consejero de sanidad anunciaba confinamientos para el fin de semana, presidencia le desmentía minutos después, y por la tarde salía en la radio pidiendo disculpas. Que no, que confinamientos voluntarios solo. Es interesante considerar qué zonas y distritos pensaban cerrarse, los del sur y el este, los más pobres. Pobreza y coronavirus van unidos, ya lo sabíamos gracias a Estados Unidos, donde negros y latinos son los colectivos más golpeados, los de menos poder económico. Y también los más necesitados de dos servicios públicos esenciales, sanidad y educación, que en Madrid llevan desde 2008 sin reforzarse, ni recibir inversiones, ni nuevas contrataciones de personal. 

Este panorama debería ser suficiente para que la oposición madrileña llamara a algún tipo de reacción, pero su principal líder, Ángel Gabilondo del PSOE, invita moderadamente a Ciudadanos a que deje su alianza con el PP de Isabel Díaz Ayuso, a lo que Inés Arrimadas ya ha contestado que no. Pero la presidenta Ayuso sí tiene un plan para la región con más densidad empresarial de nuestro país, que ya supera ligeramente en creación de riqueza a Cataluña: el novedoso ladrillo.

La sensación es estar mirando un volcán que echa humo. Nadie parece tener un plan para cuando entre en erupción, y ese es el experimento. Ver qué pasa en Madrid. Una región que no se limita a sí misma, sino que contagia zonas limítrofes y lejanas. Tenemos un problema de envergadura, la administración fracasa, y todo se sostiene sobre el esfuerzo individual y colectivo de padres, sanitarios y profesores organizados como mejor pueden.

Sobre las causas de todo ello, interesante este análisis del profesor de Harvard Miguel Hernán comparando las olas de Nueva York y Madrid y la causa del rebrote en la ciudad española, que no se ha producido en la estadounidense. Las nuevas restricciones madrileñas en las 37 zonas sanitarias (aquí todas, con mapa de delimitación, por si alguien lo necesita) con cierres de parques y jardines y restauración al 50% son lo opuesto a lo que han hecho los neoyorquinos.

Bankia: nuestro dinero ya no volverá nunca

Para que recuperemos todo el dinero público empleado en el rescate de Bankia —y en las entidades quebradas agrupadas bajo esa denominación— el resultado de la fusión con La Caixa tendría que multiplicar su valor por once. Poco creíble en medio de una crisis que sacude con fuerza al sector bancario. El resultado será el mayor banco de España, décimo de Europa, con las dieciocho antiguas cajas de ahorro absorbidas en su interior y una representación ínfima de la titularidad pública en su accionariado, un 14 %. En Bankia era del 60 %, y por tanto accionista mayoritario, aunque desde 2012 fuimos pasando de la promesa que se nos devolviera la totalidad del rescate a una parte sustancial, y de ahí a una pequeña parte. Como la razón de unirse es prevenir quiebras de bancos como las posteriores a 2008, demos todo el dinero por perdido y agradezcamos no tener que poner más. 

Estados Unidos se retira del liderazgo

Vamos a ser claros, los países europeos han vivido al abrigo o bajo la bota de Estados Unidos por acuerdos militares, económicos y políticos. Es nuestra nación de referencia cultural y era el amo del mundo. Conocer lo que ocurría allí era una buena manera de entender hacia dónde irían las políticas locales europeas. Pero desde que Trump gobierna, y siguiendo un proceso que se inició mucho antes, el país referente de la globalización ha ido retirándose de su papel hegemónico. La firma de los acuerdos de paz esta semana en Oriente Medio entre Israel, Baréin y Emiratos Árabes Unidos es un exponente fundamental de esta tendencia. Primero, porque supone que los países musulmanes aceptan definitivamente a Israel en su territorio, abandonando las reclamaciones de Palestina, que queda a su suerte. Segundo, porque Estados Unidos no quiere más guerras en Oriente Medio, Trump ha llamado a sus generales panda de gallinas y ridiculizado los deseos del Pentágono de librar conflictos armados, según él para lucrar a las empresas fabricantes de armamento. Y tercero, porque el petróleo del golfo, razón última de las campañas militares estadounidenses, ya no interesa debido a la caída de la demanda. Para entender por dónde irá a partir de ahora el primer país del mundo recomiendo leer este artículo en español de Daniel Denvir. Para saber cómo organizará su política exterior la Unión Europea habrá que esperar a ver si gana Donald Trump o Joe Biden

Las protestas se suceden en todo el mundo

Coinciden en ser países con problemas de corrupción, crisis económica sistémica y problemas agravados por el coronavirus. Y en que una vez que dan comienzo, sus protestas no se apagan. Cada vez son más. 

En Argentina llevan desde el 26 de mayo manifestándose contra el plan de recortes gubernamental y el confinamiento. 

En la «revolución de las zapatillas» bielorrusa las cosas se ponen feas: a las desapariciones de abogados, líderes de la oposición y periodistas comienzan a sumarse centenares de detenciones indiscriminadas, como represalia de cada marcha contra el presidente Lukashenko. Fueron doscientas cincuenta en la quinta marcha, y cuatrocientas el pasado lunes

En Brasil piden la dimisión del presidente de la Cámara de Diputados Eduardo Cunha por estar implicado en el escándalo Petrobras, del que se llevó cinco millones a cuentas suizas. Uno de los mayores casos de corrupción en aquella nación, donde se perdieron dos mil millones de dólares

En Colombia, donde la violencia policial es comparable a la de Estados Unidos, y donde las masacres en el medio rural son terribles debido a los grupos que tomaron el vacío de poder dejado de las FARC, las protestas comenzaron por la muerte violenta del abogado Javier Ordóñez

Haití vive su tercera semana de manifestaciones en protesta por el asesinato del presidente del Colegio de Abogados. Ahora se ha sumado la policía, que ha paralizado de forma violenta Puerto Príncipe, en un intento de no ser responsabilizada de los asesinatos, que parecen orquestados por ellos desde dentro, con unos niveles de corrupción endémicos. El país lleva protestando desde que volvió la hambruna en noviembre pasado, a raíz de otro caso de corrupción ligado con el presidente, que aparentemente se ha embolsado varios millones procedentes de la empresa Petrocaribe y destinados a proyectos energéticos en Haití.

Pero sigue habiendo poesía, literatura y otras risas

No quiero dejarles en la amargura, para lo que recupero ese murmullo de risas, críticas y opiniones que ha sacudido internet debido al último Premio Espasa de Poesía. Los legos coinciden en que el autor no parece estar a la altura, en contra de la opinión de un jurado compuesto por Luis Alberto de Cuenca, Ana Porto, Marwan, y Alejandro Palomas. Tal fue la polémica que el autor tuvo que salir en un vídeo para desmentir que era un bot o una IA escribiendo poemas.

Todo esto ha demostrado dos cosas, que muy poca gente lee poesía —esto era sabido— y que menos aún conocen cómo funciona el negocio editorial de las grandes. Lo que ha pesado para premiar a Cabaliere es su perfil de publicitario con cerca de un millón de seguidores en las redes. Autores como él sostienen las ventas millonarias —o esa es la previsión de Espasa— y permiten que otros poetas publiquen, los menos conocidos y con más calidad en sus poemarios. La poesía es un género menor, que ha tenido en la obra premiada una de las mejores campañas de marketing viral de los últimos tiempos. El tipo se ha embolsado además veinte mil euros y tú no, y desde luego eso sí que da para unas risas.


¿Quieres recibir cada sábado un email con las novedades semanales del #FuturoImperfecto?

Acceso a los contenidos vía Telegram

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

One Comment

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.