Futuro Imperfecto #44: ¡Shhh! Tenemos un plan

Publicado por
Foto: Cordon Press.

Ya podemos estar convencidos de que todo irá bien. Lo que no sabemos es cuándo. Esta semana la segunda ola resultó delirante, bajaron los ingresos en los hospitales y las pruebas PCR arrojaron menos positivos. Calma antes de la tempestad, mentira o respiro, entre el retraso de incorporación de datos de Sanidad y los disimulos de Madrid casi resulta imposible saberlo. La única certeza es que el ritmo de contagios sigue alto, y que lo pagaremos en muertos. Lo dice también el grupo de seguimiento sueco de la enfermedad, el dejar hacer lleva consigo muchos fallecimientos. Por tanto hemos sido pioneros en una ola que ya comienza a afectar a países de nuestro entorno, Francia registra récord de casos y Macron anuncia nuevas restricciones, Alemania se dispara, e Italia lo mismo, justo el día que hace obligatorio el uso de mascarilla. Y como nadie, en ninguna parte, parece capaz de frenar la pandemia, nuestro gobierno propone mirar hacia delante porque ¡tenemos un plan!

Un chiste histórico

Tengo que recordar un viejo chiste sobre el expresidente Felipe González y su promesa de crear ochocientos mil puestos de trabajo. Años después se corregía: «Lo que yo dije fue ochocientos o mil». Es la cifra de empleo prometida por Pedro Sánchez, sin duda un guiño a los votantes más mayores del PSOE, los nostálgicos de las cinco legislaturas felipistas. Además de una promesa para la generación de jóvenes españoles con menos futuro laboral de la historia. A los que algunos expertos recomiendan seguir estudiando en vez de buscar trabajo. 

El futuro dirá si la promesa gubernamental se cumple, pero mientras tanto es fundamental atender la letra pequeña: como la inversión irá a dependencia, cuidados, educación y sanidad, el empleo será público. La contratación de funcionarios sí puede controlarla un gobierno central, aunque es muy posible que para no hipotecar el futuro contrate interinos. Magia de las cifras, estos suman ya ochocientos mil en las administraciones públicas, sometidos al despido libre y gratuito: profesores y sanitarios de contratos diarios, mensuales o que van al paro cuando deberían tener vacaciones. 

Lo más interesante del plan presentado es su intención de cambiar nuestro cuadro macroeconómico. O lo que es lo mismo, dejar de ser una economía respaldada por el turismo, la construcción y resto del sector terciario (ocio, cultura, sanidad, educación…), 74 % de nuestro PIB, ojo. El cambio a un modelo energético verde y ecológico, —defendido por el presidente de Iberdrola como muy oportuno— y la transformación digital del país se llevarán el 70 % de la inversión total. Parece que el hidrógeno jugará además un papel fundamental como combustible. Y la inversión estará centrada en mejora educativa, modernización del tejido empresarial de las PYME, refuerzo a la investigación científica y… recuperación del turismo. Fin del chiste.

¿De qué déficit me habla?

La Unión Europea va a pagar los ciento cuarenta mil millones que cuesta hacer todo lo señalado en el plan, y el gobierno nos comunica, a nosotros y las comunidades autónomas que, a diferencia de la década anterior, no habrá recortes porque no importa aumentar el déficit. Pero al mismo tiempo Europa se reserva la amenaza de no pagar si no cumplimos con las reglas fiscales. Estamos en plena negociación, y Alemania ha esgrimido esa amenaza. Sánchez confía en convencer a todos con su plan, en medio de una lucha a tres bandas. Un conjunto de países entre los que estamos nosotros y Francia tratan de frenar a los frugales, que quieren poder quitar las ayudas en cualquier momento si el país receptor no cumple la regla de gasto.

Esta semana Bloomberg advertía que Europa vuelve a ser la de las dos velocidades, con Alemania como beneficiaria extraordinaria de esta situación, otra vez. Cierto que esta vez no exige recortes brutales como tras la crisis de 2008, pero la UE es, y debemos recordarlo, un mercado construido desde que cayó el muro de Berlín. A mayor beneficio de los alemanes, como ha explicado CTXT con un artículo dedicado a la reunificación y sus consecuencias. 

Pese a ello es posible que estemos asistiendo al nacimiento de una nueva economía en que los déficits disparados y respaldados por las máquinas de imprimir dinero de los bancos centrales sean la nueva normalidad. Estados Unidos, que para algo es líder del mundo, lleva aumentando su déficit desde hace cincuenta años, y prevé alcanzar el 200 %. Las declaraciones del pasado agosto de Jerome Powell, su secretario del Tesoro, destruyeron la ficción de que los inversores privados sostienen el gasto público, que en realidad está financiado por la emisión de deuda

Pero la pregunta acuciante y sin resolver a pie de calle es de qué viviremos hasta 2022. Es entonces cuando este plan puede empezar a tener cierto efecto en la economía y el empleo. Los fondos no llegarán antes de mediados de 2021. Y según los expertos, lo más inmediato y seguro para generar ingresos en España es… reactivar el turismo. El plan de siempre.

Mientras, me vas a cerrar lo que yo te diga

La OMS advertía esta semana a los gobiernos europeos que atendieran la fatiga mental de sus ciudadanos. Esta fatiga se había acentuado en los madrileños, confinados al perímetro de su ciudad, por el que transitan diariamente millones de ciudadanos de las ciudades limítrofes, que vienen y van a trabajar. La medida parecía cosmética, especialmente porque la atención primaria en la ciudad atiende a los pacientes por teléfono, no hay ni la mitad del mínimo de rastreadores recomendados, y los médicos de los hospitales doblan turno. Pero la culpa de la epidemia es de los ciudadanos, levantiscos individuos que osan contagiarse. 

Irresponsables que además saldrán de puente este fin de semana porque el Tribunal Superior de Justicia de Madrid concluyó que la Ley 16/2003 de 28 de mayo no permite limitar un derecho fundamental como es la libre circulación por el territorio nacional. Reconocida en el artículo 19 de nuestra constitución. ¿Tenemos un plan? Qué va. 

Y el Nobel no se lo vas a dar a tu padre

No es que la ciencia española contuviera el aliento a ver si le daban el Nobel a Francis Mújica, sin el cual no existirían las tijeras genéticas del CRISPR. Quien le reconoce la paternidad es la revista Nature y todo su prestigio, aquí. Así que no es una cuestión de opiniones. Este año el Nobel de Química ha ido a las inventoras de las tijeras genéticas CRISPR, y muchos creen que Mújica debería haber estado incluido en el reconocimiento. Más allá del orgullo por la capacidad intelectual de un científico español, la falta de premio supone menos recursos y financiación futuras para la ciencia española. Para eso sirven los Nobel, y una vez más nos hemos quedado sin él porque además de capacidad hace falta apoyo institucional y relaciones públicas que eleven la figura de uno ante el jurado sueco. Aunque sea por un interés egoísta, como aprovechar el talento nacional para destacar como país. Pero ¡shhh!, a cambio tenemos un plan.

Pero ¡shhh!, tenemos un enjuague

La misma semana en que el Congreso de Estados Unidos reconocía como compañías monopolísticas que atentan contra el libre mercado a GAFA (Google, Amazon, Facebook y Apple) Google ha anunciado que pagará, por fin, a los editores de contenido por incluir sus noticias en su app. Mil millones, en vez de copiarles impune y gratuitamente. La Asociación de Medios de Información advierte de que esta medida solo beneficiará a los grandes, porque la empresa negociará con cada medio de forma individual. El objetivo final es crear una plataforma como Netflix o HBO, donde pagas una tarifa plana para acceder a la información, tratada y filtrada por un agregador. Que pronto será una inteligencia artificial. 

Detrás de este aparente paso adelante está la tasa Google española o nuevo Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales, aprobado esta semana en el Senado. Entra en vigor en enero de 2021, y gravará con un 3 % de sus ingresos la prestación de servicios de publicidad online, los servicios de intermediación en línea y la venta de datos generados a partir de información proporcionada por el usuario. Las empresas que se verán afectadas serán aquellas que ingresen más de setecientos cincuenta millones de euros al año a nivel mundial, y cuyo negocio en España genere más de tres millones en el mismo periodo. Google alcanzó en nuestro país el año pasado los novecientos cincuenta millones reales, porque en sus últimas cuentas presentadas, de 2018, declaró ciento ocho millones. Ya saben, el enjuague fiscal. 

Un marrón en la muerte de Eddie Van Halen

«No sé una mierda de escalas o teoría musical, ni quiero ser visto como el guitarrista más rápido de la ciudad, todo lo que sé es que una guitarra de rock & roll, como la del blues, debe transmitir melodía, rapidez y gusto, pero más importante, emoción. Solo quiero hacer sentir algo a la gente con mi guitarra: feliz, triste, incluso cachondo». Son las declaraciones en 1980 de Eddie Van Halen a Rolling Stone, muerto a los sesenta y cinco años de cáncer esta semana. Los entendidos dicen que el camino seguido por la música hubiera sido muy distinto sin sus aportaciones. Y los demás le tienen como referencia para jugar al Guitar Hero. Su «Eruption» sigue poniendo los pelos de punta, y él y su banda son ya un clásico más para la historia.

Rolling Stone le ha conmemorado en un interesante artículo sobre sus influencias, y cómo construyó su estilo basándose en ellas. Strambotic ha recordado el truco de la banda de exigir cuencos en el camerino llenos de M&M’s donde no hubiera un solo caramelo de color marrón. En realidad una forma de comprobar si se habían atendido las exigencias requeridas para el espectáculo leyendo el contrato. Al menos una vez les funcionó: la pista de baloncesto en que actuaban acabó hundida por el peso de los equipos. Y sí, en el camerino había M&M’s marrones. Junto a todo ese repaso no podía faltar la aportación de Emilio de Gorgot, aquí, en Jot Down. Dónde si no. 


¿Quieres recibir cada sábado un email con las novedades semanales del #FuturoImperfecto?

Acceso a los contenidos vía Telegram

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.