La nueva vieja ciencia ficción

Publicado por

«La ciencia ficción mira al futuro». Cada vez que abrimos las páginas de un tebeo de ciencia ficción la idea que ronda nuestra cabeza es que estamos asomándonos a una ventana hacia el mañana. Sin embargo, siendo este un género con una historia de más de un siglo a sus espaldas, ¿y si los autores se inspiraran en el pasado para los nuevos futuros proyectados? Desde el cambio de milenio, una buena parte de la generación más reciente de autores y autoras españoles se ha servido de los temas y de las estéticas clásicos de este género para elaborar sus propias interpretaciones, sus propios relatos. Han acudido al momento seminal, la creación del ser artificial, y han retomado los testimonios de primeros contactos. Han vuelto a la aventura estridente y han practicado la sátira desenfadada. Y también han usado colores psicodélicos, trazos pincelados o líneas claras en novelas gráficas, tebeos de grapa y algunos formatos apaisados. Han entendido que la mirada hacia atrás al final también lo es hacia adelante. Porque en el espacio no hay direcciones, si bien sí hay destinos. Y aquí tienen diez de ellos.


51ryovxGBLPulse enter para continuar (Ana Galvañ) – Apa-Apa Comics

Podría ser peor o Luz verdadera. En 2018 sublima ese arte con este compendio de cinco relatos, un puente efectivo entre The Twilight Zone y Black Mirror, construido con estética ochentera. El fatalismo de mundos con normas o límites que no alcanzamos a comprender o compartir pero que se nos antojan familiares se viste con una alucinante paleta de colores hipnóticos que traicionan la tragedia infundida en las historias. Un caramelo visual inquietante.


jupiter NoticiaAmpliadaJúpiter (Daniel Torres) – Norma Editorial

Del afamado autor valenciano pocos esperábamos el regreso a uno de sus personajes más icónicos. Volver a Roco Vargas más de diez años después de su último álbum podría despertar el prejuicio de que Torres estaba recurriendo al éxito fácil del revival, de la vuelta a los «grandes éxitos» y a la nostalgia. Nada más lejos de la realidad. Júpiter tiene mucho y nada que ver con los álbumes de antaño, que también fueron muy diferentes entre sí. La historia visual del aventurero espacial es fluida y este álbum habla un poco de eso, entre otras cosas. De panorámica amplia y autoconsciente, Júpiter es un tebeo casi «mudo» repleto de pasajes bulliciosos y mucho sentido de la maravilla.


D NQ NP 637305 MLA41780393779 052020 VCosmonauta (Pep Brocal) – Astiberri Ediciones

Otro de los temas en los que el género ha abundado es el de la misión in extremis para salvar a la humanidad. Brocal convierte esa épica en un viaje al infinito, un plan absurdo con el propósito de que la humanidad se libre de su final… uno que ella misma ha provocado. Con esa catástrofe definitiva como punto de partida, Brocal nos cuenta el periplo del viajero protagonista, que lo es tanto por la vastedad del espacio como por el conjunto de sus recuerdos, la historia de lo que lo ha traído a la cápsula propulsada que debe llevarle a su destino. Cosmonauta, más allá de la improbable odisea con fin redentor, es un retrato humano dibujado con un fondo de reflexión tan descarnada como melancólica.


61p9dqgZVL. SX372 BO1204203200Nosotros llegamos primero (Furillo) – Autsaider Cómics

¿Y si la España facha hubiera puesto a un hombre en la Luna antes que los americanos? Ambientada en el albor del desarrollismo franquista, Furillo se plantea una historia alternativa de la carrera espacial entre americanos y rusos —y algunos nazis— en la que España se cuela para demostrar quién manda. Mitad intriga de espionaje, mitad aventura de ciencia ficción —todo en clave de sátira—, este tebeo nos llega como si hubiera escapado de las páginas de El Víbora. Grotesco, sórdido y con mucho humor negro, hará las delicias de los amantes del underground más desatado.


Anabel Colazo Encuentros cercanos Cubierta corregidaEncuentros cercanos (Anabel Colazo) – Ediciones La Cúpula

La temática de los avistamientos de ovnis y otras apariciones paranormales, que fue un tema clásico de la ciencia ficción cinematográfica en los setenta, encuentra un tratamiento diferente en esta novela gráfica. A Colazo no le interesa tanto hablar de si existen o no esos fenómenos o de qué hay detrás, como indagar de qué manera los seres humanos reaccionamos ante ellos. Encuentros cercanos se presenta en lo gráfico con un trazo sencillo y naíf, conservando la simplicidad del lápiz de grafito en sus páginas. Un estilo que refuerza la intención de devolverle el componente humano a este relato de corte documental que no prescinde de una cierta ingenuidad, manteniendo el escepticismo.


81 luuimMuLSaturn Babe (Josep Busquet y Ramón F. Bachs) – Planeta Cómics – Amaníaco Ediciones

En el cambio de milenio, cuando en España aún no empezaba a despuntar la novela gráfica, Busquet y Bachs se hicieron fuertes en el género y en la grapa de la línea Laberinto. Fraguaron Saturn Babe, una entretenida comedia de aventuras que bebía de muchas fuentes y que protagonizaba un veterano «hombre de frontera» —conocido simplemente como Jack— que había sembrado la galaxia con un montón de hijas, resultado de sus múltiples lides románticas. El cachondeo con el asunto era tal que si en las páginas del tebeo se presentaba un personaje femenino nuevo había muchas probabilidades de que fuera progenie de su protagonista. Han Solo meets Padres forzosos.


E 19 Alvarado portadaE-19 (Mayte Alvarado) – El verano del cohete

Seguramente en esta lista ninguna otra obra corresponde tan bien a su título como esta. La de Alvarado evoca el tema original del género, el que nos contó Mary Shelley en Frankenstein, la creación de un ser artificial. Y lo cruza con un tema propio de la posmodernidad: el de la inadecuación del ser humano a la soledad, que intenta resolverse a través de la tecnología. E-19 es un cuento trágico y puro con un bitono azul y naranja que relaciona a los personajes con su entorno, sobrecargando de pureza la atmósfera simbólica del relato.


Nooption zps46c684f5… No Option! (Pep Pérez) – Entrecomics Comics

El autor de un personaje tan canalla como Raúl el Rude concluyó no hace mucho esta serie de diez tebeos de grapa que era un dechado de acción y psicodelia futurista inyectada a velocidad de hiperespacio en el cerebro del lector. Inspirándose en las revistas de cómic para adultos de los ochenta y tirando de un grafismo pop de líneas gruesas y colores vivos, daba vida a un microuniverso compartido. Porque Pep Pérez tuvo la osadía de serializar cinco cabeceras en cada ejemplar de … No option!: Mr. Electron, Kill Destroy, Wotan Tour, Miss Clone y Barnarchy. Viajes espaciales, mundos posapocalípticos, nazis del futuro… la acción transcurre ante los ojos del lector sin dejarle tiempo a respirar, con unas composiciones que hacen de cada página un póster a enmarcar.


9e3aa9c12ecf4388aa5a1e09d5922712¡Universo! (Albert Monteys) – Panel Syndicate (digital), Astiberri Ediciones (papel)

Una de las primeras incursiones de Albert Monteys —exdibujante de El Jueves y Orgullo y satisfacción— en el género de la ciencia ficción fue Carlitos Fax, un tebeo de aventuras y humor sobre un robot que quería ser periodista. Algo más de una década después se puso manos a la obra con esta serie que empezó como webcomic en Panel Syndicate. Monteys dejó embobados a todos con su valiente viaje por los temas mayores del género: el origen del universo, la evolución de las especies, la exploración espacial, el contacto con otros seres… El universo temático de ¡Universo! Parece no tener límites. Además, el autor refina su estilo gráfico en otras direcciones diferentes de aquellas a las que nos tenía acostumbrados; también su fondo humorístico, que muta con facilidad hacia la sátira o la sonrisa triste.


yunaYuna (Santiago García y Juaco Vizuete) – Astiberri Ediciones

«Para llegar a donde ningún otro hombre llegó jamás». La cita, lema de una famosa franquicia, le va como un guante a esta novela gráfica. Pero no necesariamente por la cuestión de la exploración espacial —que la hay—, sino por la de la exploración emocional, en este caso, a través de la relación entre ser humano y androide. Tan cerca de Solaris como de Her, Yuna nos manda la idea de que el espacio interior es tan vasto e insondable como el exterior. Esta odisea emocional aprovecha muy bien el formato apaisado, que sirve tanto para recrearse en ciertos recorridos y procesos como para ofrecer panorámicas que transmiten lo inmensurable a través del amplio horizonte de la doble página. Al final del viaje, Yuna deja más preguntas que respuestas, pero ¿quién puede responderlo todo?

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

3 Comentarios

  1. Es más bien al revés: en el espacio-tiempo (no tiene sentido hablar del espacio a secas) no hay destinos, aunque sí direcciones. En cualquier caso, un interesante muestrario, que me recuerda que tengo que ponerme al día. Gracias.

  2. Estimado Carlo, perdoname, pero desde no hace tanto y rememorando esa simple fórmula v=d/t he comenzando a preguntarme qué diablos hace el tiempo en ella. Cierto, entiendo que por motivos de existencia sea importante para nosotros, pero sospecho que su presencia es una gran metáfora, como una mujer maquillada que no deja de ser mujer. Tiene algo de forzado, de demasiado humano pues “v” evoca el espacio, y “d” la materia, las dos únicas realidades que nos han modelado, y es casi innatural introducir algo, digamos demasiado parecido a las emociones para medir nuestras existencias y los eventos. Aquí creo que Ciencias y Humanidades tendrían que estar separadas. Los universos nacen y mueren sin la necesidad de nuestro tiempo y creo que la humana inclinación a la trinidad le sea indiferente. Si por un encanto inexplicable hubiéramos nacido inmortales, ¿quién se hubiera preocupado por él? Y parece que vamos camino a la inmortalidad.
    Gracias por el muestrario, que me recuerda que no tendría tiempo para leer todo lo que me gusta.

  3. Además, y siempre admitiendo que “d” es una de las manifestaciones de la materia y “v” del espacio y observando la fórmula sin intenciones utilitarísticas y despojada de unidades, cuando quiero saber qué significa ”t”, me encuentro con la extrañeza de que es la substracción de espacio a la materia. Vaya. Es una de las maneras de reducir, empequeñecer, decaer de la materia. Muy parecido a las vejez de las cosas que se reducen a cenizas. Tengo que reconocer que “t” seria lo apropiado, una metáfora para explicar la transformación de la materia, pero que solo en nosotros no se cumple. Disculpá estas elucubraciones de principiante.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.