The Suicide Squad: así, sí

Publicado por
The Suicide Squad
The Suicide Squad. Imagen: Warner Bros.

Humor chorra, vísceras y personajes delirantes: esto es lo que ha hecho falta para que servidor volviese a disfrutar de una película de superhéroes desde hace, no sé, años. Contra todo pronóstico, la nueva encarnación cinematográfica del Escuadrón Suicida es un ejercicio de escapismo gamberro que podría decirse está en la línea de Deadpool o Guardianes de la Galaxia, solo que es bastante más cafre. The Suicide Squad se parece al resultado que imagino si una serie como The Boys hubiese sido retocada por el Sam Raimi de los años ochenta. Es decir, una comedia violenta y pueril, pero extrañamente entrañable. Y ya que menciono Guardianes de la Galaxia: si usted tiene hijos pequeños, no se le ocurra llevarlos a ver esta nueva The Suicide Squad ni aunque oiga por ahí es que una película cómica, porque los niveles de violencia insensata y gore gratuito son inesperadamente altos.

En otro momento quizá hubiese apreciado menos una película que, en sí misma, no es memorable. The Suicide Squad es divertida, es descarada y es simpática, pero no va a pasar a los anales del séptimo arte (aunque supera con mucho, pero con mucho, a la Suicide Squad de 2016). Sin embargo, en pleno 2021, después de que la blandísima Black Widow haya mostrado señales de agotamiento de la fórmula, y teniendo (yo al menos) la leve sensación de que el reinado de los superhéroes ya huele a naftalina, The Suicide Squad es un pequeño regalo para quienes deseamos que el género se tome menos en serio a sí mismo. Esta película es básicamente una burla del propio género de los superhéroes, aunque la burla no va todo lo lejos que podría haber ido, quizá porque se pensó que eso hubiese sido demasiado arriesgado. Al parecer, el guion se ha servido de personajes extraños que aparecieron en oscuros cómics de hace décadas; exceptuando a Harley Quinn, que ya es bastante famosa, la conjunción de «superhéroes» parece salida de una oferta descuento. Tenemos desde un tipo cuyo poder consiste en tirar confeti de colores hasta un villano con bombillas en la cabeza, pasando por un tiburón con déficits intelectuales al que pone voz Sylvester Stallone, o una comadreja psicótica cuyo curriculum vitae como «superhéroe» consiste en haber asesinado a veintisiete niños (sí, ha leído usted bien).

La película es un festival de ocurrencias deliciosamente estúpidas; baste decir que transcurre en una ficticia república bananera llamada ¡Corto Maltese! Y, como ven, hay algunas barbaridades que han sido incluidas con mucha habilidad y que, sorprendentemente, no han roto el espíritu desenfadado del film. De hecho, los únicos momentos en que la película decae son aquellos en que intenta ajustarse a la fórmula convencional de los superhéroes actuales —incluyendo unas pequeñas dosis de drama—, porque realmente son la comedia y la violencia deliberadamente descerebrada las que le confieren su encanto al film. Por fortuna, los momentos de pretender parecer una película normal son los menos. Para que se hagan una idea, The Suicide Squad termina con la típica lucha contra el «monstruo final» que solemos ver en Marvel y DC, pero aquí ese monstruo es una gigantesca estrella de mar tamaño Godzilla, capaz de controlar a la gente mediante pequeñas estrellitas de mar que, como las crías del xenomorfo de Alien, se aferran a los rostros humanos. Vamos, que el desenlace de The Suicide Squad, lejos de parecerse a los clímax típicos de DC o Marvel, parece más propio de alguna delirante película de ciencia ficción de los años cincuenta. Y eso se agradece mucho, ¡menos Thanos y más estrellas de mar!

Esta clase de película que apuesta por un aire gamberro podría haber funcionado mucho peor de no ser porque el director James Gunn ha sabido mantener a los actores en el registro adecuado, sin histrionismos (excepto, claro, los imprescindibles de Margot Robbie cuando encarna a la locatis de Harley Quinn). Un ejemplo: Idris Elba, que en los blockbusters suele dar la impresión de estar en el plató para cobrar el cheque y poco más, aparece particularmente entregado en The Suicide Squad, y hasta tiene momentos de una vis cómica que no recuerdo haberle visto antes. Es curioso ver cómo el Idris Elba de The Suicide Squad, pese a estar en una película de claro espíritu vodevilesco, resulta mucho más convincente que el Elba de Prometheus, La torre oscura o Thor. En cuanto a Margot Robbie, está espléndida, como de costumbre en ella. Es una pena que vaya a dejar atrás el personaje de Harley Quinn —no sé quién demonios la puede sustituir—, pero ya sabemos que esta mujer seguirá regalándonos interpretaciones extraordinarias en otro tipo de películas. Y hablemos de Viola Davis: esta película no tiene suficiente Viola Davis. Nada me haría más feliz que una serie en la que, durante toda una temporada, Viola Davis encarnase al personaje de Amanda Waller tal y como la encarna en este largometraje, donde parece más hastiada del mundo que nunca. Davis no solo tiene un carisma apabullante, sino que apenas necesita mover un músculo para merendarse cada una de sus escasas secuencias. En la anterior película del escuadrón suicida, Viola Davis y Margot Robbie también eran lo mejor; la diferencia es en aquella película ellas eran prácticamente lo único bueno.

The Suicide Squad es la película de DC Films que más me ha divertido en muchísimo tiempo: quizá es que soy un poco cretino, pero si usted es también un poco cretino/a, se lo pasará muy bien con esta cinta. No voy a decir que es el humor más inteligente que he visto en mi vida, pero es un humor efectivo porque no pretende vender una imagen de falsa sofisticación, y, de manera bastante refrescante, tampoco aspira a llegar a toda la familia (insisto: mantengan a los niños alejados de esto). Por descontado, The Suicide Squad horrorizará a quienes esperen ver la enésima historia épica del bien contra el mal; aunque la estrella de mar gigante es bastante épica, recuerda más al monstruoso hombre de marshmallow de Cazafantasmas que a Thanos. Supongo que también horrorizará a quienes firmaron peticiones ante la ONU para que se estrenase el Snyder Cut de La Liga de la Justicia, porque alguien que defienda entusiásticamente el concepto de los superhéroes como ficción adulta podría soliviantarse ante una película que es básicamente una sentida oda a la inmadurez intrínseca del propio concepto de superhéroe. Para mí, sin embargo, y aunque The Suicide Squad no es perfecta ni mucho menos (de hecho, tiene partes mejorables), está en la senda de lo que considero mi ideal de película de superhéroes: una combinación de acción, comedia, y cero pretensiones. Y, qué demonios, sale Harley Quinn matando gente con una coreografía digna del Bolshói… ¡eso debería ser estímulo suficiente!

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

23 Comentarios

  1. Me sorprende muchísimo que no haya ni una sola mención a “Polka Dot Man”, toda una historia en sí mismo… 🤣

  2. Pues que el Gorgot disfrute de sus recuerdos porque no va a haber segunda parte, viendo el megaostión que se han llevado los Suicidas en su segunda semana de taquilla. Arrivederci, Squad…

    • Ya veremos. No está tan claro eso.
      DC ha reiterado que quiere seguir trabajando con James Gunn. Puede ser su mayor activo ahora mismo.
      La taquilla no ayuda pero también hay que contextualizarla con el covid y con su estreno simultáneo en HBO Max.

  3. Pues oye, para gustos los colores, pero a mí esta película me ha parecido tontísima, y no en el sentido divertido.

    Los personajes planos a más no poder, los retos para ellos a la altura de pasar un videojuego con la guía de trucos al lado (en serio, ¿cuántos malos pueden matar sin despeinarse siquiera?) y el humor puberto de “mira-qué-gracioso-he-dicho-polla-ja-ja-ja” como que no me ha llegado.

    ¿Y sangre? Hombre sí, había sangre, pero no es que la sangre de por sí sea divertida (ni John Rambo ni Salvar al Soldado Ryan están clasificadas como comedia en ninguna parte, creo). Deberían echar un ojo a “Juan de los Muertos”, otra bien gore que, esta sí, era divertidísima, no por la casquería, sino por la reacción surrealista de los personajes ante la misma.

  4. Es una película muy entretenida, bizarra, tiene un montón de personajes de comics que no son importantes y mueren porque sus poderes son una mierda jajaja, hay muchas críticas a los personajes pero se les olvida el contexto de la misma, es un escuadrón de villanos enviados a morir , el escuadrón suicida. Nosé que esperaban.

  5. No quiero comentar sobre el texto del señor Gorgot, me gustan mucho sus escritos y sólo por eso terminé de leerlo. Pero permitánme citar al genial Alan Moore, que expresa perfectamente lo que pienso sobre toda esa basofía de superhéroes de Marvel y DC:

    “No he visto una película de superhéroes desde la primera de ‘Batman’ de Tim Burton. Han arruinado el cine, y también la cultura hasta cierto punto. Hace unos años dije que pensaba que era una señal preocupante que cientos de miles de adultos se reuniesen para ver personajes creados hace 50 años años para entretener a niños de 12 años. Eso parecía indicar cierto anhelo por escapar de las complejidades del mundo moderno, de volver a la visión nostálgica que recordamos de la infancia. Parecía peligroso, era infantilizar a la población.

    Todos esos personajes han sido robados de sus creadores originales, todos. Hay una larga lista de fantasmas esperando detrás de ellos… no tengo ningún interés en los superhéroes, fueron una cosa inventada a finales de los años 30 para niños y son un entretenimiento perfectamente bueno para ellos. Pero si intentas llevarlos a un mundo adulto entonces creo que se convierten en algo grotesco.”

    Estoy tan cansado de la industria del cine hollywoodense. Estoy cansado del pensamiento grupal, la mentalidad de “ropa nueva del emperador” que se encuentra en las fastuosas críticas donde quiere que las leas. Estoy cansado de las incesantes y falsas reseñas de usuarios de 10 estrellas en IMDB. Y estoy cansado de la total incapacidad de Hollywood para hacer una buena película, sin importar lo buenos que sean los actores o el material original…

    Saludos!

    • No, si buscando un poco se encuentran buenas películas (no en el cine, sino en las plataformas, donde todavía se arriesga un poco por las producciones de presupuesto medio). Hablo de películas tipo “Scandal”, “Historia de un matrimonio” (sorprendente) y “El juicio a los siete de chicago”. Ese tipo de películas. Pero esas producciones sospechosamente nunca tienen tan buenas críticas ni tan abundantes como estos tostones superheroicos…

      • Claro Pablo, siempre hay accidentes y sale a la luz una buena película…Pero mira, afortunadamente nos queda HBO, Netflix, etc., esos si hacen con más frecuencia cosas extraordinarias…

  6. Buenos días. Soy un gran aficionado a gran parte de la obra de Alan Moore, y es por ello que lamento estar en desacuerdo con las declaraciones anteriores, habida cuenta que esos superhéroes, por los que no siente ahora interés, le ayudan a financiar sus actuales obras experimentales y otras excentricidades.

    Él, más que ningún otro, se ha servido de personajes creados hace más de 50 años para apuntalar sus obras más exitosas económicamente.

    ¡Y qué ironía que tache de infantil y preocupante la afición de algunos una persona que cree en la magia y se autodenomina mago!

    Saludos.

    • Luis Carlos, creo que tu error es que entiendes comic como comic de superhéroes…también creo que deberías leer o informarte sobre el pensamiento mágico…seguro tu crees en un dios y eres adulto!

    • Leah, la hija de Moore, avisó de que no eran declaraciones que nos pudiésemos tomar en serio. Algo así como “es que mi padre está cabreado con todos los cabrones que se ha encontrado en el mundo del cómic”.

      En efecto, en en curriculum de Moore figuran historias para Superman, Batman, La Cosa del Pantano… No parece que entonces le importase lo más mínimo que no fueran personajes suyos, que fueran infantiles o que estuviesen cargados de fantasmas (el Supes más que ninguno, por cierto).

      Muchos años más tarde, funda su propia editorial y crea personajes como Tom Strong, superhéroe plano/canónico/infantiloide como pocos.

      Que sí, que está guay citar a Moore, sobre todo si sabemos ponerle contexto.

      • Según tú, el comentario de la hija y el curriculum de Moore, etc. desvalidan totalmente la lucidez de la reflexión que cité? es decir, como tu la contextualizas, no hay nada de verdad ahí? si su reflexión es errada, acláranos en qué, pero no cometiendo un ad hominem con él…espero por favor, que no empieces mencionando que Joker es algo digno de Shakespeare o Bergman…

        • No sé si la cita es lúcida o solo un momento de cabreo, lo que sé es que está invalidada por el grueso de la carrera de Moore (y según confirman las declaraciones de su hija).

          Sí último cómic, todavía por lanzar, creo, es otro de La Liga de los Hombres Extraordinarios: hombre lobo, hombre invisible, Mina Harker, Quatermain, etc. Todos, cómo verás, personajes nacidos estrictamente de su pluma para un público adulto y sesudo.

          Para finalizar, ¿dónde está el ad hominem? Por curiosidad sobre cómo interpretas las figuras retóricas…

          • “En lógica se conoce como argumento ad hominem (del latín ‘contra el hombre’)1​ a un tipo de falacia (argumento que, por su forma o contenido, no está capacitado para sostener una tesis) que consiste en dar por sentada la falsedad de una afirmación tomando como argumento quién es el emisor de esta.2​ Para utilizar esta falacia se intenta desacreditar a la persona que defiende una postura señalando una característica o creencia impopular de esa persona, en vez de criticar el contenido del argumento que defiende la postura contraria.”

            E insisto, díme en qué está errada la reflexión de Moore…y por favor, explícame cómo haces para meter en el mismo saco La liga, From Hell, V , etc. junto a El Hombre Araña, The Suicide, etc? explícame cómo interpretas tu los comics…

  7. Fui lector de comics de superheroes toda la vida, y digo fui porque ahora solo puedo leer algo si seobresale al resto (Tom King, Michael Bendis cuando esta inspirado…). Me enganche al genero cuando habia guionistas que tuvieron el “atrevimiento” de tratar a los chavales de esa epoca como seres inteligentes y curiosos y no como eternos infantiloides. El estimulo de esas lecturas me lllevo a profundizar en la literatura, la mitologia, la historia y a interesarme en la cultura en general. Lamentablemente las editoriales hoy en dia pertenecen a los grandes estudios y estos necesitan blockbusters, y un blockbuster debe ser entretenimiento sin mas. Mas alla de algun toston con pretensiones seudointelectuales (Superman de Snyder) estas pelis son lo que son, nunca van a ser buen cine (aunque hayan nominado al oscar a Black Panther!!!!????), ni siquiera dan para un buen comic. Estan hechas para que los chinos acudan en masa al cine…. y a mi… me aburren infinitamente…

  8. Por cierto si el autor supiera de comics conoceria al alter ego de Cuba en DC (Corto Maltese) y Starro!!!!(Primer villano de la JLA). Malditos millenials…

  9. no coincido en nada… no me pareció una buena pelicula o por lo menos no es tan buena como la pintan…

    me quedo con la del 2016

    Pero igual se nota que hay un agotamiento de los superhéroes…

  10. Escuadrón suicida ha sido la primera película de superhéroes que se ha atrevido a combatir la corrección política predominante, que tanto amordaza a estos films. Espero que marque una nueva senda y otras sigan su estela, rompiendo las cadenas que las atenazan.

    • ¿La primera? Deadpool no tiene tantos años para haberla olvidado ya, hombre. Si hasta tiene secuela. :-)

      Por cierto, aquella tampoco me gustó (mi comentario de más arriba es perfectamente aplicable). La secuela no la vi.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.