Deportes

Novak Djokovic, Elena Rybakina y casi todo lo que nos dejó Wimbledon 2022

Novak Djokovic en la final de Wimbledon 2022. Foto Cordon Press.
Novak Djokovic en la final de Wimbledon 2022. Foto: Cordon Press.

Con un set iguales, empate a cuatro juegos en el tercero, el australiano Nick Kyrgios se pone 40-0 con su saque. Hasta ese momento, ha sido un partido relativamente tranquilo y rápido. Van menos de dos horas y el australiano ya ha recibido un warning, ha sacado entre las piernas, se ha peleado con su box y ha llamado borracha a una espectadora. Todo según lo esperado. Por su parte, Novak Djokovic intenta estar tranquilo porque sabe que es lo que tiene que hacer, pero a veces le sale y otras veces, no tanto. Un robot sin emociones para no caer en la montaña rusa de Kyrgios, a lo Stefanos Tsitsipas en tercera ronda.

Ahí, al parecer, los miembros del entorno de Kyrgios cometen un error fatal: dejan de apoyarle lo suficiente. Dejan de levantarse y animar y aplaudir como si cada punto fuera punto de partido. Kyrgios pierde el juego y queda a un paso de perder el set. En el intercambio, se pone a gritarles como un poseso, mientras hace gestos con todo el cuerpo. Está completamente fuera de sí: «Siempre que voy 40-0 o 40-15, dejáis de animarme», como si esa, y no el hecho de estar jugando ante un tipo que ha ganado ese torneo siete veces y ha pasado trescientas setenta y siete semanas como número uno del mundo, fuera la razón de la derrota.

Es un momento difícil de ver, la verdad. Es triste. En apariencia, para los reprochados (su familia, sus amigos…), pero en realidad para el que reprocha. Kyrgios solo quiere que le animen todo el rato. Kyrgios solo quiere que le quieran. Kyrgios quiere una enorme fiesta de cumpleaños que dure siempre y que le tenga a él como continuo agasajado. Kyrgios tiene un ego que está por encima de su talento y así, incluso en un día poco destacable de su rival, Kyrgios acaba perdiendo en cuatro sets con un último tie-break penoso.

https://www.youtube.com/watch?v=Tdyt68Ysc8M

Por supuesto, siempre podrá decir que lo ha conseguido, que todas las críticas a su poca continuidad, a su poco esfuerzo, han quedado invalidadas desde el momento en el que no solo se plantó en la final de un Grand Slam sino que ganó el primer set. Siempre podrá decirlo y me da que se lo repetirá mil veces a hijos, nietos y bisnietos. Pero sigue habiendo algo que falla. Esa ira constante dentro, esa tensión, esa crispación. Kyrgios pasa por ser un jugador divertido, pero este domingo fue todo lo contrario. O al menos hasta que acabó el partido que, entonces sí, casi aliviado por la derrota, esbozó una enorme sonrisa y se fue a felicitar la victoria de Djokovic y celebrar como si fuera él.

Así acabó una nueva edición de Wimbledon, pero obviamente tenemos mucho más que comentar:

1. De entrada, habrá que decir algo del campeón, más allá de su tremenda paciencia en la final. Novak Djokovic consiguió su séptimo Wimbledon y su vigésimo primer torneo de Grand Slam justo un año después de haber levantado el anterior. Desde que Roger Federer se impusiera en el Open de Australia de 2010, el serbio y Rafa Nadal se han repartido treinta y seis de los siguientes cuarenta y nueve grandes. Es tal barbaridad que resulta imposible de analizar. Dan igual las lesiones, las ausencias, los reglamentos, las expulsiones… de cada cuatro grandes, tres se los han llevado el uno o el otro. Eso durante doce años, que es una locura.

2. Con todo, no creo que hayamos visto la mejor versión de Djokovic en este torneo. Ha sido un campeón que se ha limitado —como si eso fuera poco— a apretar en los momentos clave. Empezó el torneo dejándose un set contra el desconocido surcoreano Kwon, se dejó otro en octavos contra la gran revelación de la temporada de hierba, el holandés Tim van Rijthoven, y rizó el rizo en cuartos de final contra Jannick Sinner, que se puso dos sets a cero por delante. Ahí sí que vimos a un gran Djokovic porque a la fuerza ahorcan, pero en semifinales le costó un mundo arrancar contra un Cameron Norrie menor y en la final, lo mismo, perdió también el primer set. Según la cuenta de Twitter @eldrickISB , eso le convierte en el primer jugador desde John McEnroe (US Open, 1981) en ganar el torneo cediendo la primera manga en cuartos, semis y final… y el primero desde Ted Schroeder (1949) en hacerlo en Wimbledon.

3. Después de cada triunfo de Nadal o de Djokovic, toca hacer el recuento histórico de grandes ganados. A mí, puestos ya en estos números, me parece un dato muy poco significativo para medir la grandeza histórica de cada uno, si es que eso fuera posible. Nadal ha ganado veintidós, Djokovic ha ganado veintiuno y Federer, veinte. Hasta cierto punto, ¿qué más da? Sigue habiendo una cifra que sí me hace inclinarme por el serbio como el mejor de todos los tiempos: sus trescientas setenta y siete semanas como número uno del mundo. Eso son siete años enteritos, cincuenta y nueve semanas más que el siguiente en la lista, Roger Federer. Además, aquí no hay que hacer malabares generacionales: las trescientas setenta y siete semanas llegaron en coincidencia en el circuito con Rafael Nadal y Roger Federer.

4. Vamos con el finalista, Nick Kyrgios. La tentación de entrar en esa compleja mente es tan fuerte que nos olvidamos de su juego. En otra época, se habría llevado más de un grande, pero, en esta, el talento no basta. Decía Christian Garín, su víctima en cuartos de final, que el australiano tenía el mejor saque del circuito. Puede ser… si nos olvidamos de la regularidad. En cualquier caso, con ese saque y un mínimo —un mínimo— de constancia, porque veía que se le pasaba el arroz, Kyrgios se metió en la final de Wimbledon. No es poca cosa. Es cierto que su camino por el cuadro fue más bien plácido, pero hablamos del número 45 del mundo, es decir, en principio, cualquier rival debería entrañar un peligro considerable.

5. Lo que nos lleva a la cuestión del ranking. Si Wimbledon hubiera repartido los puntos que reparten todos los Grand Slams, Kyrgios habría saltado al número 16. Sin embargo, la ATP decidió que no, que no iba a dar puntos este año. ¿La razón? La decisión unilateral de Wimbledon de vetar la participación de jugadores rusos y bielorrusos en el cuadro masculino y el femenino. Es un tema muy complejo, por supuesto, pero estaba cantado que la ATP no iba a quedarse cruzada de brazos. La asociación pretende ser precisamente una organización supranacional y tiene que defender a sus miembros, sean de la nacionalidad que sean. Elegir un torneo dependiente de la ITF para la protesta es lo que parece un poco tramposo. 

6. Porque lo realmente inaceptable de toda esta historia es que rusos y bielorrusos también estuvieran vetados en Queen’s y en Eastbourne, pero ahí la ATP sí repartiera puntos. Es arrimar demasiado el ascua a su sardina. Un término medio que habría tenido sentido sería mantener el mejor resultado de los dos años, como se hizo durante la pandemia. No se quiso hacer así para darle en los morros a Wimbledon y Wimbledon contestó subiendo los premios y con una de las mayores afluencias de público de su historia.

7. En fin, volvamos al tenis y en concreto al hombre que debería haberse enfrentado a Kyrgios en la semifinal: Rafa Nadal. Para la historia, quedará su partido de cuartos ante Taylor Fritz. De ese partido y de la capacidad de resistencia al dolor del español se dijeron muchas tonterías. Es evidente que Nadal aguanta lo que muchos otros no podrían ni imaginarse. Eso ni es un ejemplo ni deja de serlo, es una manera de ser… y de sentir. Nadal es ambicioso y además tiene los recursos que pocos más tienen para jugar lesionado, eso es todo. ¿Por qué enfadarse con él por aguantar hasta el quinto set y encima ganarlo?

8. Porque el caso es que Nadal gana ese partido por su cabeza, claro, pero sobre todo por su juego. ¿No puedo sacar a 220 kph? No pasa nada, saco a 150, pero a las esquinitas, vete a buscar la bola. ¿No puedo hacer la derecha liftada completa? Ya me apaño yo con la colocación y me protejo con el revés. Uno cabría esperar que todo eso no bastara ante el número 14 del mundo, pero lo único que podemos decirle a ese número 14 es que espabile. Una pena en cualquier caso, porque Nadal tenía una cara de finalista que no podía con ella y viendo el nivel de Djokovic, el partido habría estado muy competido.

9. Una pena, también, por el mero hecho de privarnos de una semifinal Kyrgios-Nadal, con toda la historia que tienen entre ellos… y con los numeritos que venía montando el australiano desde tiempo atrás. Su partido contra Stefanos Tsitsipas en tercera ronda fue propio de los últimos años setenta y los primeros ochenta, cuando se te juntaban Connors, Gerulaitis, McEnroe, Lendl y compañía y se liaban a insultos, raquetazos, bolas al cuerpo y lo que hiciera falta con tal de ganar. A Tsitsipas, todo eso le pareció «propio de un bully». Tsitsipas ha visto muy poco tenis.

10. Hablaría a gusto del cuarto semifinalista, Cameron Norrie, pero solo puedo considerar su presencia en esa ronda un accidente. Por el camino, no tuvo que enfrentarse a un solo tenista entre los treinta primeros del ranking y ya las pasó canutas en segunda ronda ante Jaume Munar, que le llevó a cinco sets. En cualquier caso, nada de eso es culpa suya sino de los que cayeron y fueron abriendo el cuadro. Norrie es un buen jugador que dice ahora «soñar con ganar un Grand Slam». No lo va a tener fácil. Le ganó el primer set a Djokovic en semis y emocionó a los aficionados locales. Poco más. Inmediatamente, se borró del partido.

11. En rigor, y como decíamos antes, el único que ha puesto en apuros a Novak Djokovic ha sido Jannik Sinner. Vaya pedazo de tenista, el italiano. Parecía que se perdía un poco entre lesiones este año, pero ojalá esto indique que está de vuelta. Se puso dos sets a cero y, simplemente, a partir de ahí, Djokovic no le dio ni una oportunidad más. Sinner tiene veinte años. Djokovic, quince más. Se notaron. Sinner no solo hizo un gran torneo, sino que por el camino se cargó a su gran rival generacional: Carlos Alcaraz. Ningún deshonor para el murciano, cuyo juego, sí, se adaptará muy bien a la hierba… pero en el futuro. Llegó a Wimbledon con una victoria en hierba en toda su vida y se fue con cuatro. Poco a poco.

12. El primer gran protagonista del torneo fue el covid, que hizo una limpia en las primeras rondas tan brutal que todo invita a pensar que, a partir de ahí, los tenistas directamente dejaron de compartir los resultados de sus tests de antígenos. Recordemos que, en principio, Wimbledon permitía jugar con covid… o, como mínimo, no te exigía un test negativo. Si te lo hacías tú, dabas positivo y decidías retirarte, era asunto tuyo. Si no, nadie iba a hacer preguntas. O al menos, no oficialmente.

13. La nómina de afectados no solo fue extensa, sino que incluyó a algunos jugadores llamados a dar mucha guerra: Marin Cilic, finalista en 2017 y reciente semifinalista en Roland Garros; Roberto Bautista, finalista en Mallorca tras derrotar al número uno del mundo, Daniil Medvedev, y, sobre todo, Matteo Berrettini, finalista el año pasado y, probablemente, el tercer máximo favorito para hacerse con el título. Una auténtica desgracia. Por estas cosas del tenis, el primer rival de Berrettini iba a ser Christian Garín. Con la reconfiguración de cuadro tras su abandono, a Garín se le alinearon los astros y acabó llegando a cuartos de final, su mejor resultado en un grande y el mejor de un chileno desde los tiempos de Fernando González.

14. De entre todas las decepciones —y no fueron pocas— ninguna como la de Felix Auger-Aliassime. El canadiense, a un paso de cumplir los veintidós años, ya lleva un tiempo instalado en la élite. El capricho de la ATP al no repartir puntos le mantendrá una semana más entre los diez primeros. Aliassime llevaba cuatro grandes seguidos llegando al menos hasta octavos de final, incluyendo las semifinales del US Open del año pasado, y si a eso le sumamos una reputación como experto en hierba y un cuadro sencillo, todo el mundo le veía al menos en cuartos de final, dándole guerra a Nadal. No pudo ser. Cayó en primera ronda ante el estadounidense Maxime Cressy, un buen sacador y poco más. 

15. De entre todas las sorpresas —y las hubo, vaya si las hubo— vamos a destacar de nuevo a Tim van Rijthoven. El holandés se plantó en esta gira de hierba, a sus veinticinco años, sin una sola victoria en un torneo ATP. Lo primero que hizo fue disputar el torneo de Hertogenbosch como invitado… y ganarlo, imponiéndose a tres top quince por el camino, entre ellos, al número uno, Daniil Medvedev, que cayó en la final en dos sencillos sets. En Wimbledon, se superó: derrotó a Reilly Opelka en segunda ronda y se citó con Djokovic en octavos. Por supuesto, perdió, pero se llevó un set. Ahí queda eso. Como tanto prestigio no le ha dado un solo punto, seguirá una semana más fuera del top 100 del ranking ATP.

16. Pasemos ya al cuadro femenino y felicitemos a Elena Rybakina por su primer grande a los veintitrés años. Poca gente podría habérselo imaginado al principio del torneo, pero ya hemos dicho que el circuito WTA es ingobernable. Rybakina es la decimotercera jugadora en tan solo siete años en estrenarse en un torneo de Grand Slam. Para hacerse una idea, en el circuito masculino, solo diez jugadores han ganado un grande desde Wimbledon 2004 y uno de ellos —Marat Safin, Australia 2005— ya había abierto antes la lata.

17. Su victoria fue una sorpresa porque el talento estaba ahí, pero la regularidad brillaba por su ausencia. Que la kazaja de origen ruso consiguiera mantener el nivel durante siete partidos consecutivos era algo que muchos daban por imposible. Que se impusiera a Simona Halep en semifinales justo cuando la rumana parecía haber recuperado el juego que la hizo campeona en 2019, y a la tunecina Ons Jabeur en la final remontando el primer set (no pasaba en Londres desde 2006, cuando Mauresmo se impuso a Henin) le da aún más valor a su gesta.

18. Muchos daban como única favorita a Iga Swiatek, pero eso era absurdo. Su racha de treinta y siete victorias consecutivas —seis torneos por el camino— terminaba en tercera ronda contra la experimentada francesa Alize Cornet. Simplemente, la hierba no es una superficie en la que Swiatek se sienta cómoda a sus veintiún años. Tiempo tendrá para acostumbrarse. En los tres partidos que jugó en Wimbledon perdió casi los mismos sets que en los treinta y siete encuentros anteriores. Eso es por algo.

19. En cualquier caso, volvió a ser un torneo horrible para las favoritas y eso no hace sino alargar el debate: ¿no puede haber un término medio entre lo de la ATP, donde dos tíos lo ganan todo y lo de la WTA, donde no se intuye una jerarquía como tal? Solo tres de las veinte mejores del mundo pasaron de la tercera ronda, lo que parece un poco exagerado. Esas tres fueron Jabeur, Badosa y Halep. Del resto, sin noticias. Raducanu cayó en segunda ronda, al igual que Kontaveit, que alegó una enfermedad. No llegaron tan lejos ni Collins ni Bencic, eliminadas a las primeras de cambio.

20. Como quedó dicho, Badosa llegó al menos a octavos de final y se mostró satisfecha en rueda de prensa, pidiendo por favor que no se ponga tanta presión sobre ella y no se espere lo mismo que se espera de un Rafa Nadal. «Estamos malacostumbrados en este país», dijo la número cinco del mundo después de ganar solo tres juegos ante Simona Halep. Las declaraciones fueron chocantes, pero, en el fondo, irrebatibles: si ella no quiere presión hace bien en no pedirla. Otra cosa es lo que piensen los aficionados, claro.

21. Quien no estuvo ahí fue Garbiñe Muguruza, otra favorita que cayó en primera ronda. No sé si tiene sentido extenderse mucho en el momento de forma de la jugadora vasca de origen venezolano. Si ella está bien así, estupendo. A Muguruza cuesta mucho pedirle más de lo que ya ha conseguido: ganar Roland Garros, ganar Wimbledon, ganar las WTA Finals y ser número uno del mundo. Todo lo que venga a partir de ahora es un regalo y así hay que considerarlo. 

22. Serena Williams volvió a las pistas tras un año de ausencia. A sus cuarenta años y con veintitrés grandes en su palmarés, el final de la pequeña de las Williams cada vez se ve más cerca. Muchos pensaron que solo con su experiencia le daría para al menos ganar en primera ronda a Harmony Tan, número 115 del mundo, pero cayó en el super tiebreak del tercer set. Luego, Tan llegaría a octavos de la final, así que, en perspectiva, la derrota no fue tan deshonrosa. ¿Será el US Open su último torneo como profesional? Ahora mismo, no parece descartable.

23. Por cierto, la progresión en el cuadro de Tan le privó de jugar los dobles con Tamara Korpasch. Vaya cabreo se pilló la alemana. No tardó en enviar un mensaje en redes sociales acusándola de haberla dejado tirada y cuestionando su preparación física. El tiempo dio la razón a la francesa: reservándose en el individual consiguió un excelente resultado. No es trago de buen gusto quedarte sin participar en Wimbledon en el último momento por motivos ajenos, pero tampoco es tan difícil entender que, tras ganar a Serena dándolo todo, igual irte a jugar un dobles no es lo que más te apetece del mundo.

24. Precisamente en el dobles, pero masculino, vimos otro hecho histórico: la pareja australiana EbdenPurcell ganaron a los vigentes campeones PavicMektic en cinco sets, con super tiebreak en el quinto. De por sí, eso ya es relevante, pero lo curioso es que, en el camino, tuvieron que salvar ocho match points en dos partidos diferentes: tres en primera ronda y cinco en las semifinales. Desde 1989 (Leach/Pugh en Australia) no se veía una pareja que ganara el torneo remontando dos sets en dos ocasiones a lo largo del torneo.

25. Cerremos con un repaso del resto del cuadro de honor. El doble femenino lo ganaron Barbora Krejcikova y Katerina Siniakova. Es el segundo Wimbledon para la pareja y el quinto slam en total. A eso hay que sumarle los tres grandes que ha ganado Krejcikova en mixtos y el Roland Garros que ganó el año pasado contra todo pronóstico en los individuales. En total, nueve. El doble mixto lo ganaron de nuevo Neal Skupski y Desirae Krawcyk, revalidando el título del año anterior. El junior masculino fue para el croata Mili Poljicak, con una interesantísima participación de los españoles Martín Landaluce y Pablo Ródenas, ambos semifinalistas en el individual… y como pareja en el doble. En cuanto al junior femenino, la ganadora fue la estadounidense de dieciséis años, Liv Hovde.

En fin, a falta del torneo de Newport, que se celebra esta semana, con Wimbledon acaba la breve pero intensa temporada de hierba. El hecho de que este año no haya habido puntos en el único torneo que muchos de los favoritos juegan hace que la superficie siga perdiendo relevancia. Es una lástima porque estéticamente es una maravilla y porque las sorpresas, en principio, abundan. Digo «en principio» porque luego uno se va al palmarés y resulta que, desde 2003, solo cuatro jugadores han ganado en Wimbledon: Roger Federer (ocho veces), Novak Djokovic (siete), Rafa Nadal (dos) y Andy Murray (dos más los Juegos Olímpicos de 2012). Vamos ahora con la tierra europea y, en breve, con la pista dura americana. ¿Podrá jugar Novak Djokovic sin haberse vacunado? En principio, no, pero nunca se sabe. ¡Hasta entonces!

SUSCRIPCIÓN MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

SUSCRIPCIÓN ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

SUSCRIPCIÓN ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

79 Comentarios

  1. Hola, Guillermo

    Como siempre, gracias por el articulo.

    A mi parecido un torneo masculino, el que he seguido mayormente, de bastante baja calidad. Las semifinales lo dicen todo… Norrie y Kirgios ni en sus mejores sueños hubieran pensado en plantarse en semis de Wimbledon. Kyrgios solo había jugado dos cuartos de final de un grande hasta este Wimbledon y ha hace varios anos. Se nota y mucho la desaparición de la clase media ya sea por Covid (Berrettini, Cilic, Bautista…), retiradas (Ferrer, Del Potro…) o declive (Wawrinka, hiem, Nishikori, Schwarzman…). No hay nadie de guerra de verdad a Nadal y Djokovic, y mas ahora que parecen vulnerables.

    Sobre Alcaraz, el chaval no esta listo todavía para los Grand Slams y empiezo a detectar un patron preocupante. Tanto en Australia con Berrettini como en Roland Garros con Zverev como en Wimbledon con Sinner perdio los dos primeros sets y ademas jugando mal. Luego, intento la remontada. Tiene que aprender que con rivales de este nivel no puedes regalar mas de medio partido.

    Sobre Sinner, este partido contra Nole lo he visto muchas veces. Lo mismo que decía Guillermo de Tsitsipas en el articulo sobre RG del ano pasado. Si no le ganas a Nole con dos sets de ventaja, cuando le vas a ganar. Desde antes de la mitad del tercer set, se veia que aquello iba a acabar con victoria del serbio. Es que Sinner no intento nada nuevo, ni un cambio de estrategia; simplemente se resigno a perder con educación. Horchata en las venas.

    Sobre Nole, soy el único que ha visto las imágenes del partido de octavos en el que en el descanso aspira de una botella? https://twitter.com/damianreilly/status/1544363202091405319 Una cosa rarísima. Es normal que un tío de 35 anos -como Nadal en Australia- siga remontando partidos a rivales de 15 anos menos? En serio?

    Sobre Badosa, me dolió verla jugar contra Halep con su rostro martirizado, como si le arrancaran una muela. Si mi profesión me llevara a sufrir así, me plantearía otra cosa, la verdad.

  2. Como siempre, excelente análisis al que me permito añadir mis conclusiones:

    – Se preveía una final Nadal – Djokovic y la lesión del español brindó a Kyrgios su gran oportunidad de hacer algo grande. A pesar de sus soliloquios y exabruptos, mantuvo un gran nivel durante todo el partido, pero eso no es suficiente cuando te enfrentas con Rafa o Nole. En esta ocasión, el balcánico, paciente y concentrado, sin arrebatos temperamentales fruto quizá de que su hijo ya le ve por la tele, dio una lección de saque y resto inmaculada, abatiéndose sobre su presa en la “zona Cesarini” de los sets que decantaron el partido. Un año después encuentra la redención Novak en el mismo escenario, tras un curso complicado en el que fue políticamente utilizado en Australia por un cantamañanas que, justicia poética mediante, perdió las elecciones de mayo. Las llaves del jardín londinense, en posesión de Federer con sus 8 títulos, tienen en Djokovic a un serio acreedor con su séptima corona, otro registro sideral al que se une otro hito logrado durante este torneo: es el único tenista con más de 80 victorias en los 4 GS. El debate del GOAT se reabre y sigue más vivo que nunca. Esperemos que pueda competir en Nueva York por el bien del deporte

    – Sobre Nadal, yo habría intentado alargar al máximo la decisión de jugar la semifinal por si, por una carambola ciertamente improbable, Norrie hubiera dado la sorpresa ante Djokovic o este se hubiera lesionado también. Rafa quiere ganar la carrera por los GS y está en su derecho de forzar la máquina, pero hay que señalar a aquellos que sacan el condicional a paseo imaginando los GS que tendría de no mediar lesiones en su trayectoria, que estas son producto de su forma de jugar y exprimirse en pista. Esa intensidad, jugando cada punto como si fuera el último, sumado a los apoyos que implican la pisada de elefante que tiene, es virtud y defecto al mismo tiempo. Si no jugase así tampoco habría ganado 22 GS.

    – Vayamos con la Next Gen o lo que va quedando de ella: primero, destacar el ridículo de los semifinalistas del año pasado, Hurckacz y Shapovalov que cayeron en primera y segunda ronda respectivamente. Todavía me resulta un misterio cómo consiguió el polaco ganar el M1000 de Miami. Sí, no estaba ningún miembro del Big 3, pero había mejores jugadores que él en todo caso, o al menos a priori, como Sinner.

    – Dije tras RG que Sinner y Rublev son miembros fundadores y honorarios del club de los estancados. Le concedo al atípico italiano que ha experimentado una ligera mejoría en su juego en cuanto a variantes: ahora es capaz de restar, saca mejor aunque tiene mucho margen todavía e incluso ha descubierto la dejada. Pero su mentalidad sigue siendo frágil y le falta el colmillo que le sobra a Alcaraz, por algo nació en San Cándido. Ciñéndonos a su partido con Djokovic, ¿alguien imagina que con 2-0 se le hubiera escapado a Alcaraz? ¿Alguien duda de que Alcaraz hubiera ganado a Nadal según se desarrolló su partido contra Fritz? Tan solo con la derecha cruzada y el revés cortado hizo sangre en el juego del norteamericano, que especuló y se cagó en lugar de ser agresivo e ir decididamente a por el partido. Por cierto que también le pasó lo mismo en Australia 2019 contra el serbio. Tengo la sensación de que derrotas como estas, y ya van dos, son decisivas en el devenir de un tenista. Veremos si a partir de ahora no entra en barrena.

    – De Alcaraz decir únicamente que cumplió porque tuvo un cuadro durísimo desde el principio, y reprocharle (cosa que reconoció) que no puede conceder tanta ventaja de inicio como 2 sets, igual que le ocurrió en RG contra Zverev.

    – Respecto al cuadro femenino, me alegré de la victoria de la rusa convenientemente nacionalizada kazaja Rybakina por lo que supone de justicia poética tras el arbitrario, absurdo, injusto y ridículo veto a rusos y bielorrusos. Una cosa es que participe la selección rusa y otra un deporte individual donde cada jugador no se representa más que a sí mismo. Las nuestras, lo de siempre en los grandes, más decepción que buenas noticias. De Muguruza espero algún chispazo todavía, de Badosa como no se trabaje la parte física se quedará en tierra de nadie, lo cual, oídas sus declaraciones, quizá es a lo que aspira tras venirse arriba hace menos de 1 año diciendo que su objetivo era ganar algún GS.
    Volviendo al cuadro, si bien Jabeour tiene el juego más propicio para esta superficie, la ansiedad le pudo en una final nada brillante pero con algo de emoción. No me olvido de Tatjana Maria y, sin quitarle mérito a una mujer que ha sido recientemente madre de su segunda hija y cuyo juego casi exclusivamente cortado casa bien con la hierba, es inevitable pensar que su desempeño se debe más a la volatilidad del circuito femenino que a su juego.
    No me quiero olvidar de la juez de silla de la final femenina: no recuerdo una actuación tan lamentable, no acertó una bola de las dudosas y la firmeza con que las cantó hizo que las jugadoras apenas usasen el Ojo de Halcón, culpa de ellas y sus entrenadores también por no instarles a pedirlas.

    – Vayamos con lo extradeportivo: mención de honor para el tonto oficial del torneo, Matteo Berrettini. Obviamente si no estás para jugar, caso de Cilic, te retiras y punto. Pero el romano dijo que tenía síntomas leves que (esto lo añado yo) no le habrían impedido jugar, como sensatamente dijo Roberto Bautista. Declaraciones que se vieron corroboradas por lo que dijo Cornet, a saber, que en RG hubo una epidemia de Covid pero que los jugadores contagiados se callaron porque estaban para competir perfectamente. Así que enhorabuena a Matteo por ser el más gilipollas aunque, eso sí, superhéroe sin capa resaltando que quería proteger al resto etc. Bravo tonto del culo, lo único que hiciste fue devaluar tu parte del cuadro para que el tarambana de Kyrgios se plantara en la final, con la inestimable colaboración de Aliassime, que para mí ha sido la mayor decepción aunque hay que reconocer que tenía el camino más duro de todos: Cressy en primera ronda es un dolor de muelas con la hierba rápida y en su máximo esplendor y frescor.

    – Siguiendo con lo extradeportivo, no deja de ser paradójico que los ausentes #1 y #2 del mundo, sigan siéndolo a pesar del veto y la lesión. Tan imbécil es el boicot a rusos y bielorrusos como la idiotez de la ATP de no otorgar puntos como represalia, lo que produce la “lógica” situación de que el ganador caiga al #7 del ranking. De todas formas, es un hecho acorde a los tiempos de gilipollez supina que vivimos desde la eclosión de las redes sociales, que para remate ha sido refinada hasta el paroxismo gracias al sinsentido de medidas provocadas por el coronacirco.

    • Dani, muy interesante tu comentario.

      Algunas reflexiones que añadir.

      Kyrgios hizo un partido digno, salvo en los momentos clave. Esto no se trata de un concurso de regularidad o un concurso al punto mas bonito. Kyrgios juega como si lo mas importante fueran los highlights de Youtube mientras que el serbio jugaba para ganar y gana los juegos clave. Ya de paso alguien la podría decir al australiano que en el tenis no te quitan puntos por flexionar las rodillas. Kyrgios mide 1,93m, pero por lo que se ve considera indigno agacharse; cosa que bien sabia Nole. restándole constantemente a los pies.

      Dices que Nole fue políticamente utilizado en Australia y te doy toda la razón. Creo a la vez no negaras que Nole se paso de frenada yendo -ya se que invitado por el organizador- sin vacunar a un país en el que muchos ciudadanos se habían tirado dos anos sin poder volver por el cierre de fronteras. Y la provocacion le acabo estallando en la cara. Como bien dijo Carreno, o te vacunas o sino no vas a Australia.

      Mencionas ‘el sinsentido de medidas provocadas por el Conoracirco’. Me gustaría saber a cuales te refieres. No dudo que haya habido medidas excesivas (por ejemplo, no dejar salir a la gente a hacer deporte desde el principio o confinar a los niños) pero para mi es faltar al respeto llamar Coronacirco a una enfermedad que ha matado a cientos de miles de personas en Europa y mas de un millón en EEUU.

      • Hola Eneko,

        -No, para mí Nole no se pasó de frenada en Australia, le dieron el plácet desde el torneo y acudió. Si le hubieran dicho que no desde el principio no habría ido. Si hubiera sido alguien anónimo ni nos habríamos enterado y el tal Morrison no se habría dado el pisto que se dio con el serbio.

        – Hablo de Coronacirco porque es evidente que las medidas han sido contradictorias e inefectivas. A día de hoy lo jodido es darse cuenta de que nos han robado 2 años de vida. Al principio era justificado el pánico e incluso alguna de las gilipolleces decretadas porque era algo completamente nuevo. Luego se ha visto que, si se hubiera dejado libertad total, el número de muertes no habría variado significativamente, puesto que los países que estaban bien al principio luego convergieron con los que peores cifras presentaban. Obviamente la solución pasaba por un cierre total en todo el mundo, pero las soluciones intermedias lo único que han provocado es caos, agravios y lo que está empezando a aflorar en términos de crisis económicas por cierre de negocios y una afectación de la salud mental sin parangón. Insisto, esto ya se podía vislumbrar hace año y pico, pero los gobiernos, con tal de sostenella y no enmendalla y no reconocer lo ridículo de las medidas (recordemos que incluso aquí en España nuestro gran timonel decretó las pasadas navidades la reimplantación de la mascarilla al aire libre, algo que es el mejor de los casos es un placebo, y esto no es opinión, sino información) .

        – Ciñéndonos al tenis, insisto en lo que dijo Cornet respecto a lo que era vox populi en RG. Ante el US Open baste decir que Tennys Sandgren, norteamericano no vacunado, podrá participar y de hecho publicó un tuit recientemente denunciando lo absurdo de que pueda jugar y Djokovic no. Al final, como pasó en Australia, la triste sensación que queda es que son decisiones políticas, poco que ver con lo sanitario, puesto que estamos hablando de deportistas que lo último que hacen en un torneo así es turismo todos los días.

        – Berrettini fue muy claro en su post como bien se ha dicho, síntomas leves, lo que interpreto como que estaba para jugar.

        – Sobre Kyrgios, me parece un jugador espectacular y necesario, pero en circunstancias normales hubiera caído con el italiano en cuartos. Ver a Garín en esa ronda es como ver a Opelka o Cressy en cuartos de RG, un imposible metafísico, de ahí mi diatriba hacia Matteo. Desvirtuó el cuadro como pocas veces se ha visto.

        • Creo que llevas algo de razon en lo innecesarias de algunas medidas y el impacto en salud mental y economico, pero tambien que a toro pasado todo se ve mas facil. Por ejemplo, nos olvidamos de que la mascarilla no fue obligatoria en muchos paises durante varios meses del inicio de la pandemia e incluso las autoridades negaban su utilidad, supongo que para evitar que se agotaran para el personal sanitario (pero la gente se las podria haber hecho en casa con una maquina de coser).

          El cierre total tenia que haber ocurrido en febrero de 2020 o como muy tarde a principios de marzo; algo imposible de coordinar en todo el mundo.

          Dices ‘luego se ha visto que, si se hubiera dejado libertad total, el número de muertes no habría variado significativamente, puesto que los países que estaban bien al principio luego convergieron con los que peores cifras presentaban’. Yo ahi si que no estoy de acuerdo y creo que la perspectiva te engana. Cuando crees que hubiera sido ese momento para abrir todo?

          En Reino Unido, donde vivo, estabamos en casi 2.000 muertos al dia en enero de 2021, resultado de que no se impusieron medidas de control efectivas en Navidades. El NHS estaba colapsado y gran parte de las muertes de estos anos (por ejemplo por cancer) van a venir por gente que no tuvo acceso al tratamiento adecuado.

          Sin ir mas lejos, con la llegada de Omicron en diciembre de 2021 en enero llegamos a tocar los 400 muertos al dia y las previsiones pesimista hablaband de cifras peores. El Gobierno de Johnson se la jugo a abrir todo en cuanto pudiera y en perspectiva salio bien, pero fue mas por fortuna de tener ya a mucha poblacion vacunada y que porque la nueva variante era mas debil que las anteriores. Hay que recordar que la mayoria de la poblacion no estuvo vacunada en Europa hasta el otono de 2021 y que la retirada de restricciones ocurre solo 6-9 meses despues.

          Perdon al resto de lectores por el offtopic.

        • Blunsburibarton

          Vuelvo a mencionar un tema del pasado que se vuelve a tratar aquí. Djokovic necesitaba una exención médica para acudir a Australia. Obtuvo dicha exención basándose en que había pasado la enfermedad y en función de una serie de certificados de covid que aportó a las autoridades australianas del gobierno del estado de Victoria. Ese gobierno y la organización del torneo pusieron el máximo interés en que la solicitud de Djokovic fuera aceptada. De esa documentación se puede deducir o bien falsedad documental o bien comportamiento irresponsable del serbio. Yo creo que hay sospechas fundadas de que Djokovic no actuó de forma diligente. Por no decir otra cosa.

    • Blunsburibarton

      Acabo de leer tus comentarios que agradezco leer, y no me resisto a apuntar dos o tres cosas a salto de mata.
      Creo que te has cegado un poco con Matteo Berrettini. En su crónica de ese día Alejandro Ciriza apunta que “Berrettini y Cilic, hechos polvo, optaron por desaparecer del cuadro”. Más tarde cita a Feliciano López que señala: “Tengo entendido que se puede competir, lo he escuchado antes del partido en la sala del fisio; si coges el covid puedes competir, no te echan del torneo como pasaba antes. Se lo he escuchado a un jugador. Al parecer Berrettini y Cilic se encontraban mal y seguramente estarán jodidos. Debemos tener cuidado para que no se propague por el torneo”. Cierto es que el propio jugador italiano decía no tener síntomas graves (not severe symptoms) pero quizá esa no gravedad era aplicable a su estado de salud en general sin querer decir con ello que estos no le impidiesen jugar a un nivel alto como exige un torneo al mejor de tres sets. Francamente yo creo que borrarse del torneo más importante del año para él, así como así pensando solo en la salud pública, no parece lógico.
      Hay otro punto en relación con la prohibición de Djokovic de jugar en Australia que tú has mencionado anteriormente. Asunto este que no pude debatir en su momento en la crónica que hizo Guillermo del AO22. Creo que omites que dicha prohibición fue el resultado de una decisión judicial. En un proceso contradictorio en el que se dio audiencia a todas las partes y que acabó con una decisión fundada en derecho. Fue la misma justicia australiana la que expulsó al serbio, la que días antes le dijo al gobierno australiano que no lo podía retener indebidamente en el aeropuerto. Otra cosa es el conjunto de decisiones chapuceras del gobierno australiano totalmente descoordinadas con el gobierno estatal y la dirección del torneo. Y otro asunto es la idea que pueda tener la gente, o tú particularmente, acerca de la justicia australiana y sobre su supuesta independencia. Materia esta que no fue objeto de comentario alguno por tu parte en su día porque al parecer todo fue una decisión del poder ejecutivo.

      • Con más motivo: juegas porque son las primeras rondas y tu jerarquía y juego te da para ir avanzando. Si empeoras te retiras y, si no, sigues, que siendo deportistas y vacunados con la triple pauta lo más normal es que se te pase enseguida o ni te enteres. De lo contrario, lo que se evidencia es que las vacunas no son tan efectivas como nos quieren hacer ver. Y aclaro que yo estoy vacunado con la triple pauta porque he viajado al extranjero este año un par de veces de momento, y alguna más viajaré este verano.

        • Blunsburibarton

          Dale todas las vueltas que quieras. El primer interesado en jugar el torneo es Berrettini. Si no lo hizo lo más probable es que fuese porque no se encontraba bien. Si fuese por otro motivo su círculo cercano ya se encargaría de convencerle de lo contrario. Francamente, tenía dudas de que un comentario con insultos pasase el filtro de la censura de Jot Down.

          • Te lo planteo de esta forma: ¿tú crees que Nadal o Djokovic hubiesen hecho lo que el italiano de haberse autotestado y dar positivo, jugándose la historia y dada la ambición de ambos? Aquí todos simulamos ser prístinos y políticamente correctos, pero la realidad e intereses se imponen.

            • Blunsburibarton

              Yo te lo digo de otra. Está probado que Berrettini no es como Nadal o Djokovic (como, por otra parte, le sucede a la mayoría de los tenistas de su generación). Lo que no está probado es que sea gilipollas o tonto del culo.

              • Te he preguntado qué hora es y me has dicho que hace un día cojonudo. Eludes la pregunta por lo que entiendo que la respuesta sería negativa, como es lógico, es decir, que “ni cagando” como le soltó Nadal a su tío en Australia 2009 se retira de un GS mientras pueda jugar.

                • Blunsburibarton

                  Mira Dani. Te lo resumo.
                  Tesis: Berrettini es un gilipollas por la razón x.
                  Réplica: creo que no hay argumentos suficientes para considerar a Berrettini gilipollas.
                  Contrarréplica o tesis 2: ¿verdad que Berrettini no es como Nadal o Djokovic?
                  Contestación a la tesis 2: ¿qué tiene que ver ser o no ser como Nadal para ser gilipollas? Para entender este argumento conviene recordar las teorías de conjuntos que estudiamos en EGB en donde el universo de los que son como Nadal puede o no tener intersección con el conjunto de los gilipollas.
                  Contestación a la contestación de la tesis 2: aquí el tema fundamental sobre si hay motivos para considerar a Berrettini como gilipollas o tonto del culo ya se ha pervertido. Se introduce un tema formal como el de “no me contestas” para sacar algún tipo de conclusión que aún no logro entrever.
                  Y con esto y un bizcocho…

                  • Ok. Solo te remito a lo que dijeron Bautista y Cornet, lo que arroja dudas más que razonables sobre el estado de tenistas que se contagiaron y jugaron con normalidad. No es una cuestión de blanco y negro.

  3. Bueno, la decisión de Wimbledon de prohibir competir a tenistas rusos y bielorrusos dejó el torneo a nivel de un ATP 250 (la decisión de quitarle los puntos, si bien lógica, no impidió que la mayoría de los tenistas acudieran igualmente; que yo sepa la única que manifestó que no iba porque no otorgaba puntos es Naomi Osaka) así que no hay que sorprenderse que gente como Cameron Norrie, Nick Kyrgios o Tatjana Maria se plantasen en semifinales. En general ha sido un Wimbledon de menos nivel que otros años, en ambos circuitos, por decisión política plenamente consciente.

    En el circuito masculino, al igual que en los pasados dos Grand Slams y en el próximo, todo se reduce a la gran batalla: las lesiones de Nadal contra la cartilla de vacunación de Djokovic. En el Open de Australia la cartilla de vacunación eliminó a Djokovic, así que ganó Nadal, en Roland Garros las lesiones de Nadal aguantaron así que volvió a ganar el de Manacor, pero en Wimbledon la cartilla de vacunación recibió la bendición del gobierno de Boris Johnson y las lesiones de Nadal dijeron basta, así que el ganador fue Djokovic. Por qué algunos siguen considerando esta versión del “Sálvame naranja” un deporte, no consigo comprenderlo.

    Pasando al circuito femenino, nubes y claros. Antes ya de comenzar el torneo ya se preveía una escabechina de cabezas de serie, con Leylah Fernández lesionada, Sabalenka, Sasnovich y Azarenka sin permiso para jugar, así como Kudermetova, Kasatkina, Samsonova y Alexandrova (todas magníficas jugadoras en hierba, incluso si ninguna era clara favorita al título). ¿Qué cabezas de serie nos quedaban entonces? Pues por un lado una Iga Swiátek que tiene que aprender a jugar en hierba, Karolina Pliskova y Barbora Kréjcikova todavía cogiendo ritmo tras sus lesiones, Kontaveit que ha conseguido un éxito innegable gracias a un nuevo estilo hiperagresivo de atacar la bola, pero que por desgracia solo le funciona bien en moqueta indoor – al aire libre, y más aún en superficies naturales, esa táctica tan arriesgada la lleva a tirar demasiados errores no forzados – y una Emma Raducanu que llegaba sin haber jugado ni un solo partido en hierba debido a una lesión. Así las cosas la máxima favorita al título era Ons Jabeur, número 5 del ranking y reciente vencedora en Berlín, porque Maria Sakkari o Paula Badosa estarían más arriba pero su rendimiento en hierba no es que sea espectacular. Las americanas del top 10, Collins y Pegula, no contaban para nadie porque son americanas y por tanto nadie las espera en algo que no sea cemento. Collins cayó en primera ronda ante una Marie Bouzkova cuya progresión en los dos últimos años es espectacular y Pegula, mucho más completa aunque con menos pegada, llegó al menos a tercera ronda. La otra jugadora del top 10 es Muguruza… y bueno, ya sabemos cómo es Muguruza. De ganar el título a caer en primera ronda con cualquiera, todo es posible con ella. Salió cruz y Greet Minnen.

    ¿Sorpresas del torneo femenino? Pues la eliminación en primera ronda de Beatriz Hadad-Maia, una jugadora demoledora que venía de ganar Nottingham y Birmingham y plantarse en la semifinal de Eastbourne, donde perdió contra la eventual ganadora, Petra Kvitova. Hadad-Maia cayó ante otra de las futuras estrellas de la WTA, la eslovena (y BFF de Iga Swiátek) Kaja Juvan. También fue una sorpresa que Katerina Siniakova, una gran jugadora en hierba, se dejase sorprender en primera ronda por MajaChwalińska, una joven jugadora polaca que venía de la ronda previa. Lo de Belinda Bencic, que cayó en primera ronda también, no sé si cuenta como sorpresa, porque Bencic tiende a muguruzar bastante también. Las demás cabezas de serie en realidad lo hicieron bastante bien: Gauff avanzó hasta caer ante una Amanda Anisimova que cada vez se parece más a la de 2019, Mertens llegó a cuarta ronda hasta encontrarse con Jabeur, Bianca Andreescu le dio el partido más difícil del torneo a la eventual campeona, Elena Rybakina, cayendo 6-4 7-6 en segunda ronda, Ostapenko avanzó hasta que agotó su cupo de palazos que acaban dentro de la pista y, por supuesto, Anisimova, Halep, Kvitova y Rybakina hicieron un torneo muy digno – vamos, sobre todo la última. :D

    La cosa que más me llamó la atención del torneo fue el estado de forma de Simona Halep. Recién casada y lesionada la mayor parte de la temporada pasada, la rumana consideró dejar el tenis y retirarse, pero cambió de idea y de entrenador y ha vuelto a la brecha… pero distinta. La Halep de 30 años no es tan temperamental y ya no tiene esa tendencia a irse de los partidos cuando le va mal, pero aún así parece que la procesión va por dentro. En Roland Garros arrolló a Qinwen Zheng 6-1 en el primer set antes de tener un insólito ataque de pánico sin precedentes en su carrera y luego perder los dos siguientes sets sin presentar resistencia. A Wimbledon llegó con un saque muy mejorado con el trabajo de Patrick Moratoglou (10 km/h más rápido de media que en 2019) que le llevó a ganar un buen puñado de puntos gratis – pasó de un 22% de primeros servicios no devueltos en 2019, cuando fue campeona, a un formidable 37% este año, pero llegó a la semifinal ante Rybakina y no le entró ni un puñetero saque. Llevaba cinco dobles faltas en todo el torneo, con una media del 70% de primeros servicios; en la semifinal fue incapaz de superar el 50% de primeros y cometió 8 dobles faltas. Fue lo que la condenó, porque a pesar de la tremenda potencia física de la kazaja Halep se llevó casi todos los puntos largos.

    Porque si algo le ha dado el título a Rybakina es su saque. No solo su potencia, sacando cómodamente a 200km/h de media, sino sobre todo la fiabilidad. Aunque dijera que estaba muy nerviosa (y me lo creo) en la semifinal y en la final, el saque no se le resintió por ello. Nunca más evidentemente que en el sexto juego del segundo set de la final, cuando Jabeur se pone 3-2 y 0-40 sobre el servicio de Rybakina y la kazaja se lleva el juego con cuatro primeros servicios magníficos y un error de la rival. ¿Es una jugadora a tener en cuenta para el futuro, para construir una rivalidad con Iga Swiátek o ser al menos una presencia estable en el top 10? Bueno… es pronto para decirlo. Que era una jugadora a tener en cuenta ya estaba claro desde que se plantó en 2018 en la final de Dubái ante Halep en uno de los partidos más memorables de lo que llevamos de siglo. Pero tiene muchas cosas a mejorar.

    Rybakina es una Karolina Pliskova 2.0 y al igual que la checa posee un servicio que es un arma letal, y unos golpes tremendos, de revés y de derecha, desde el fondo de la pista. Como la checa, tiene problemas de movilidad, tanto lateral como vertical, y en la red está indefensa cual cervatillo iluminado por los faros de un coche. Además, también igual que Pliskova, tiene (o al menos hasta este Wimbledon tenía) tendencia a ponerse nerviosa en los partidos importantes y empezar a cometer errores forzados por todas partes. Su aspecto exterior imperturbable, gane o pierda, que la ha llevado a ser considerada “la reina del hielo de la WTA” es todo fachada y por dentro debe de haber un infierno de nervios. Así pues, habrá que ver si este Wimbledon es un cambio de inflexión o solo el producto de jugar “de tapada” en un torneo de exhibición sin importancia.

    • Blunsburibarton

      Gracias por tu crónica del circuito femenino. Le echaré un ojo a esa final de Dubai que mencionas.
      Tu comentario sobre el servicio de Rybakina me hizo saltar todas las alarmas. Serena Williams lanzaba de vez en cuando misiles a más de 200 km/h y dices que Rybakina “saca cómodamente a 200km/h de media”. Lo primero que pensé es cómo no me di cuenta de esto antes. Bueno, he estado viendo las estadísticas de casi todos los partidos de Rybakina en Wimbledon para ver su comportamiento con el servicio. No hizo ningún saque por encima de los 200 km/h. La velocidad media de sus primeros servicios en Wimbledon ha sido superior a 170 km/h lo que le pone a niveles muy parecidos a Serena Williams en ese aspecto. Así que tiene uno de los mejores servicios del circuito pero no saca a esa velocidad que has mencionado porque entonces casi sacaría mejor que muchos hombres. He comprobado que a lo largo del torneo ha colocado dentro entre un 50 y un 62 por ciento de sus primeros servicios lo que me indica que tiene margen de mejora. Esa fiabilidad que mencionas creo que se encuentra más bien en sus segundos saques y no tanto en los primeros. Un saludo.

      • Ah, no lo de los 200 km/h era una manera de decir que mete pedrazos al servicio con regularidad; no miré las estadísticas de velocidad reales. 170 km/h de media está muy bien para una mujer. Lo decía porque aunque la comparo con Karolina Pliskova ahí divergen bastante; Pliskova mete muchos aces, pero por colocación más que por potencia (creo que ella está de media en 160 km/h), ajustando muchísimo a las líneas. Rybakina se basa mucho más en la potencia que en la colocación.

        Los porcentajes de primeros servicios no están mal (yo habría dicho que superiores al 60, pero solo vi dos partidos de la kazaja), pero sí que es verdad que ha metido poquísimas dobles faltas, y tiene un segundo servicio mejor que el primero de muchas jugadoras, así que por ahí se escapa. En cuanto a la final de Dubai, la recuerdo como un partido de gran calidad, pero sobre todo de altísima tensión; eso, a toro pasado y sabiendo el resultado se puede perder bastante.

  4. Blunsburibarton

    Gracias a Guillermo por su crónica. Apunto lo que se me viene a la cabeza del poquito tenis que he podido ver.
    Torneo extrañísimo. Bajas por la prohibición del torneo, más las bajas por covid, más las bajas prematuras de determinados jugadores debido a los cruces del torneo.
    La yerba es torneo propicio para determinados jugadores. Muchos de ellos se toman en serio ponerse en forma para Wimbledon y con carácter previo tratan de afilar la raqueta en un torneo 250 y luego en un 500. Fue el caso de Berrettini y de Hurkazc.
    En Halle el polaco resultó ganador, batiendo de forma sucesiva a Cressy (una rara avis especialista del saque y volea), Humbert (otro especialista en hierba), Aliassime (un jugadorazo), Kyrgios y Medvedev en la final. No fue un torneo fácil y se llevó el triunfo. Así que estaba en forma. Pues eliminado en primera ronda ante Davidovich.
    Sobre el jugador español sigo esperando mejores resultados. Solo necesita no perder la concentración porque tiene muchos atributos para ganar torneos de segundo nivel y hacer mejores papeles en los GS.
    En cambio otros especialistas sí que hicieron de las suyas, Umbert cargándose a Ruud (cabeza de serie número cuatro aunque no muy apto para esta superficie), Cressy a Aliassime y Kyrgios a Tsitsipas. Este último partido creo que fue uno de los mejores del torneo.
    Soy fan del Kyrgios jugador. De la persona no, pero he creado en mi imaginación una narrativa de niño maltratado que se ha abierto paso en un clima de amigos y familia poco constructivo, a ver si será cierto, que me ayuda a disculparle su actitud en la pista. Me cae bien a pesar de ser un bocazas y un maleducado. Le gusta el baloncesto y no le gusta trabajar. Empatizo con eso. Como jugador no hay otro como él. Me parece divertidísimo verlo jugar. Solo el golpea de frente entre las piernas con esa chulería que tiene.
    En la crónica de Toni Nadal sobre el partido entre Tsitsipas y Kyrgios este le atribuía al griego una gran parte de la responsabilidad de la derrota. Al parecer lo desquiciaron varios saques por abajo. Tsitsipas se quejó de que hablaba todo el rato en la pista. Me hizo gracia su empecinamiento para que Tsitsipas fuese eliminado del torneo por lanzar la bola al público sin haber dado a nadie. En rueda de prensa dijo que, de haberlo hecho él, habría sido eliminado. Se me vino a la cabeza cuando en el AO22, jugando el torneo de dobles, él sí que golpeó a un niño del público tras dar un golpetazo a la bola cuando el punto ya se había jugado. Le regaló una raqueta y siguió jugando. Nadie le dijo que tenía que largarse.
    Lo mejor de la final fue el juego desplegado entre el 0-40 (tres oportunidades para ganar el saque del serbio) del 4-3 del segundo set y el 40-0 del 4-4 del tercero. Tras la pérdida de esas ventajas por parte de Kyrgios la cosa fue un dejarse ir como no podía ser de otra forma.
    Y hablando de jugadores que prepararon el torneo y los que no. Entre estos últimos estaba Alcaraz. Y a pesar de ir escaso de experiencia su derrota contra Sinner es justificable. A mí me quedó el sabor de un partido anterior contra un jugador alemán cuyo nombre no recuerdo ahora y la sensación de que el murciano podría habérselas contra Djokovic en un duelo igualado. A ver si en USA es donde explota Charly porque yo tengo ganas de que empiece su cuenta de GS.
    Un saludo a todos.

  5. granjefeindio

    Un Wimbledon tan aburrido, mediocre y triste como Roland Garros.

  6. Yo tengo la sensación de que la lesión le ha impedido a Nadal ganar este torneo. Tal y como venía, lo tenia en la mano.
    Y tengo la misma sensación que tenia después de Roland Garros. De momento, Alcaraz es hype y poco más. La prensa le está haciendo un daño tremendo comparándolo con Nadal. Inmenso.

    • Tengo esa misma sensación sobre Nadal; creo que este Wimbledon era de él y que la pérdida de potencia de Djokovic quedaría en evidencia en esa final. Total, así no fue y la pelea por el GOAT ya es entre dos (Nadal y Djokovic) y no entre tres…

    • Invierto el argumento recurrente sobre las lesiones de Nadal: si Nadal no se hubiera lesionado en su carrera como producto de la intensidad con que juega cada punto y que forma parte de la esencia de su juego (trabajar y trabajar el punto) no habría ganado 22 GS. Gracias a forzar su cuerpo al límite ha llegado a ese registro, no a pesar de su cuerpo como se intenta hacer ver, sobre todo por parte de la prensa bufandera.

      • De acuerdo, y fue impresionante que no se retirara contra Fritz y, encima, le ganara el partido. Nadal es un fenómeno…

    • Blunsburibarton

      Alcaraz con 19 años ha conseguido ganar dos torneos Master1000 en tierra y pista dura. Está por encima de la clase media del tenis que en España lideran Carreño y Bautista (y que nunca han conseguido títulos de este nivel a pesar de sus años de carrera) y opta a la élite si consigue un GS. Eliminado en RG por un gran Zverev (al que ganó en la final de Madrid con bastante suficiencia) y por Sinner en Wimbledon sin haber hecho preparación alguna en hierba, Alcaraz no es hype en absoluto. Está por ver cuándo va a ganar su primer GS hito que apenas llegan a alcanzar un puñado de tenistas de cada generación. Otra cosa distinta es que vaya a igualar los logros de Nadal al contemplar en el futuro la totalidad de su carrera, eso es prácticamente imposible, pero de momento las victorias conseguidas están en línea con las de Rafa a su edad y eso es mucho decir.

      • Estará por encima de la clase media, pero lo están vendiendo como el nuevo Nadal. Que no es cosa suya? Vale. Pero con ese pie de rey solo puedes medir a los elegidos. Y de momento le queda muy grande.

  7. Como siempre,interesante análisis y comentarios. Por aportar algo:

    – Ortiz siempre señala el número de semanas como número 1 como el dato clave para dilucidar el debate sobre quién es el Goat. Yo me pregunto alguien cree que lend era mejor tenista que borg o mcenroe habiendo estado el doble de tiempo como número 1. Al final lo que importa son los grand slam e incluso diría que el head to head entre ellos es más justo como baremo que el estar más o menos semanas de número 1.

    – Como bien dice Chan, a Federer lo podemos definitivamente sacar de la ecuación como aspirante al Goat.

    – Kyrgios sin duda tiene talento suficiente para competir con cualquiera,pero creo que se le ha pasado el arroz, son 27 años en tenis y un físico poco cuidado.

    – Alcaraz quizás no alcanzó las expectativas creadas ( entre ellas por él autoconsiderandose aspirante a ganar este año un grand slam).

    – En cuanto a los habituales exabruptos de Dani en relación al covid quizás cabría recordarle que el coronavirus nunca fue un circo. Ha muerto más gente en cada país que muchas guerras civiles como para decir que te han robado 2 años y parecer que eso es lo importante. Sobra prepotencia en sus afirmaciones. Las medidas que se establecieron no eran nada fáciles de tomar y por suerte la mayoría de la población estuvo a la altura y no hicieron….mnn como lo definiría?….el gilipollas precisamente?

    • Yo sé que cuesta plantearse las cosas de un modo realista y libre de propaganda vomitada por los medios de desinformación. Las contradicciones y absurdeces han sido la tónica respecto a la pandemia. Para muestra la mascarilla al aire libre, una medida irracional y acientífica.

      • Lo de las mascarilla te lo compro. Es más, estoy totalamente de acuerdo contigo. Lo de la defensa numatina de Nole y sus vacunas, no. Si las autoridaddes australianas o americanas dicen que para entrar allí hay que vacunarse, o te vacunas o te quedas en Belgrado. No hay más.
        Si después de la vacunacion esto se ha convertido en una gripe más o menos agresiva, el que no se vacuna o es un creyente de todas las magufadas que ciruclan por ahí, o es un jeta que se apoya en la vacunación de los demás para no hacerlo. Asi que luego no valen lamentaciones.

        • Blunsburibarton

          Comparto tu posición sobre Nole. Para que no perdamos la perspectiva vuelvo a incluir un enlace que explica la forma de ser del serbio. El titular lo dice todo: las emociones positivas pueden purificar el agua contaminada.
          https://www.eurosport.com/tennis/novak-djokovic-positive-emotions-can-purify-polluted-water_sto7744129/story.shtml

        • Djokovic no es antivacunas, eso es algo propalado por la vomitiva prensa para desacreditarlo y presentarlo como un magufo. Es cierto que ha declarado alguna chorrada relativa a alguna pseudoterapia, pero reto a cualquiera que me enlace una declaración suya afirmando que es antivacunas. No vacunarse contra el Covid no significa ser antivacunas. No estoy en su vida pero dudo de que no haya vacunado por ejemplo a sus hijos de las tradicionales enfermedades a que están expuestos cuando son bebés.

          • Orsonwelles

            “Personalmente estoy en contra de las vacunas y no me gustaría que nadie me obligara a tomar una para poder viajar. Si esto se convirtiera en una norma y una ley, ¿qué pasaría entonces?”, dijo en una charla en directo con sus compañeros de la Copa Davis. Año 2020

            • Estar en contra de las vacunas no te convierte en antivacunas igual que estar en contra del gobierno no te convierte en antigubernamental. De esas declaraciones, que se hicieron en pleno Covid por lo que habría que ver si se refería a las vacunas en general, cosa que, insisto, me parecería de juzgado de guardia por sus hijos, lo verdaderamente relevante es la reflexión sobre la obligatoriedad y vulneración de derechos que lleva aparejada una medida así. O te vacunas o eres un ciudadano de segunda. E insisto en la poca efectividad de las vacunas contra la Covid, a las pruebas me remito. Hoy día la incidencia es mayor que en Navidades donde había más pánico y había menos gente vacunada. Ha sido todo un hito de la ciencia desarrollar en poco menos de año y medio vacunas que para el resto de enfermedades, según los científicos, tardan un mínimo de 2 años. Si no hay colusión entre la política y el poderosísimo lobby sanitario, no sé qué más pruebas son necesarias para darse cuenta de lo evidente.

              • Blunsburibarton

                Dani. No estás en condiciones de aportar una opinión fundada acerca de la eficacia de las vacunas como sí lo estás a la hora de hablar de tenis.

                • Ninguno realmente estamos preparados, a tenor de la catarata de informaciones y medidas contradictorias. Pero con la información recabada y no solo de parte, cada uno se forma una opinión. Lo que no puede ser es aceptar como papilla toda la propaganda gubernamental y de los medios a sueldo.

              • Orsonwelles

                “Estar en contra de las vacunas no te convierte en antivacunas”….un poco cogido con calzador

                A lo mejor hay que recordar que djkovic fue el mismo q organizó en plenísima pandemia una campeonato de tenis en Croacia saltándose cualquier tipo de recomendaciones sanitarias y con vídeos vergonzosos bailando en discotecas hasta arriba de gente.

                Me atrevo a apostar que usted Daniel ronda los 40 años y le da exactamente igual el covid pq la probabilidad de palmarla es pequeña,pero si tuviera 80 años a lo mejor agradecería un poco menos de egoísmo y darse cuenta que las medidas q se tomaron básicamente era para ganar tiempo en el desarrollo de la vacuna y la vacunación.

                No hay q ser un genio de las matemáticas para darse cuenta que con el índice de mortalidad del covid en los no vacunados habría muerto aproximadamente 400 000/500000 personas. Hoy son más de 100000,pero pasamos de ser el segundo país con mayor porcentaje de muertos por 100000 habitantes al número 40. Algo se habrá hecho bien en este tiempo.

                A Djokovic se la jugaron en Australia y seguramente no merecía ese trato,pq al menos es un tipo coherente con sus ideas y no se vacuna,otros despotrican contra las medidas,eso sí ,sin riesgo alguno y desde su sillón con la triple dosis puesta…

                • Apuesta perdida: tengo 45 años, soy docente de secundaria y, en la medida en que he podido, he hecho la vida más normal posible que la dictadura global que hemos padecido me ha permitido. Me negué a llevar mascarilla al aire libre desde el principio, y solo me la ponía cuando veía algún policía que te podía multar por ello, porque antes que seguir leyes absurdas creo en la ciencia. No he dejado de visitar a mis padres con distinta frecuencia que antes de la pandemia. He salido de fiesta con escarceos incluidos y me vacuné porque quería viajar, de lo contrario no lo habría hecho, pero no porque esté contra las vacunas, en absoluto, sino porque tampoco me he vacunado contra la gripe por ejemplo. Tengo las vacunas típicas de la infancia. No he tenido en mi entorno ningún caso grave y, que yo sepa, no me he contagiado a no ser que haya sido asintomático. Convivo con 600 alumnos diariamente por mi trabajo y después de esta retahíla, o soy un superhéroe o, más lógico, aplico el mal llamado sentido común que mucha gente que toma medidas extremas no observa porque se han contagiado incluso encerrados en sus casas.

                  • Resumiendo, lo que yo no he tenido salvo los 3 primeros meses de incertidumbre es miedo, ese miedo cerval que se ha inoculado sobre todo desde la propaganda gubernamental y las vomitivas terminales mediáticas.

                  • Orsonwelles

                    Al contrario,si tiene 45 años entonces tal como predije RONDA los 40 años,una edad de riesgo bajo en los caso de covid.

                    Con todo el respeto sus afirmaciones dicen mucho de usted. No tienen desde luego desperdicio.

                    Primero se jacta de poner la mascarilla sólo cuando aparecía la policía pq cree en la ciencia. Curioso cuando la inmensa mayoría de esa ciencia dice justo lo contrario de lo que usted hizo.

                    Luego se jacta de visitar a sus padres con la misma frecuencia siendo encima docente. Es decir que las posibilidades de ser contagiado en su caso era más elevadas que una persona normal y no le importaba quedar con toda la tranquilidad con personas de 70/80 años potencialmente muy de riesgo. Muy maduro. Se ha parado a pensar que habría pasado si en ese tiempo por alguna remota casualidad llega a contagiar a sus padres y estos fallecen por ese motivo? Otros hicimos justo lo contrario precisamente por responsabilidad y cariño hacia nuestros padres, que más quisiera que verlos igual que antes,pero asumí que era una irresponsabilidad hacerlo exactamente igual.

                    Es profesor de secundaria lo que lo hace más preocupante porque esos discursos típicos de cuñados resabidos me imagino que también los trataría de inocular a sus alumnos. Aunque espero que no llegase a ese extremo.

                    Por último afirma que se vacuna hasta tres veces!!! porque quería viajar que sino no lo haria….de verdad que no merece comentario, es la incoherencia personificada que claramente sólo pensó en si mismo.

                    Djokovic al menos es coherente.

                    • Me parece que tu comprensión lectora no es del todo buena. Precisamente porque creo en la ciencia me negué a seguir una medida acientífica e irracional como llevar bozal al aire libre. Dime un solo estudio que avale su uso en exteriores que en el mejor de los casos no equivalga al efecto placebo o que tenga el mismo efecto que llevar una gorra amarilla, insisto, al aire libre. Si me la ponía cuando veía un policía lo hacía lógicamente para evitar una multa, aunque al recurrirla la hubiera ganado, como dictaminó luego el TC. Soy prágmático. Poco se ha hablado de lo dictatorial de este dizque gobierno de “izquierdas” progre. ¡Dos veces le ha tumbado el TC el Estado de Alarma, pero la “izquierda” tiene bula. Si esto pasa con un gobierno de otro signo arden las calles.

                      Por otra parte, si eres tan observador de las normas presupongo que te has cambiado el bozal en interiores cada 4h. y lo has llevado tan prieto que te ha dejado marcas en la cara cuando te lo quitabas, como lo llevan los cirujanos en los quirófanos.

                      No sé quién coño te crees para juzgarme, aunque viendo la deriva de la sociedad me hago una idea. Debes de ser un obediente espectador de La Secta y Ristos que se creen con la superioridad moral de estar en el indudable lado correcto de la historia. Supongo que apruebas declaraciones como las del ex ministro, repito, ex ministro Sebastián, que con todo su cuajo y totalitarismo además de pijiprogrez y superioridad moral dijo, literalmente, “que había que hacerle la vida imposible a los no vacunados”. Mira, yo en mi trabajo me limito a enseñar y fomentar el pensamiento crítico, no se me ocurre inocular nada más que eso en mis alumnos. Lo que sí he denunciado en claustros ante mis compañeros es la ridiculez de medidas como la obligatoriedad de aplicar gel hidroalcohólico cada vez que entramos al instituto. Huelga decir que yo era de los escasísimos miembros de mi centro que se negó a tal magufada, porque, y me remito de nuevo a la ciencia, lo del contagio por contacto y superficie es otra chorrada que se sabe desde hace 2 años que es imposible.

                      Si tú te crees tan moralmente superior como para considerarte en el lado correcto de la historia y mirar condescendientemente a quienes no comulgamos con ruedas de molino, allá tú. Los medios de propaganda han hecho su trabajo y demuestras poca personalidad. Yo, en cambio, me siento orgulloso de haber experimentado, a pesar de las circunstancias, algo que a muchos se les ha olvidado gracias al miedo: vivir.

                    • Por último, precisamente porque me encanta viajar me vacuné, no es tan difícil de entender habida cuenta de mi afición y que no soy antivacunas como pretendes hacer ver. No es incoherencia, sino pragmatismo. Así he podido continuar con una vida más o menos normal. Al menos no podré reprocharme eso como otra gente que se ha dado cuenta de que quizá le han robado 2 años de su vida. Ahora ya puedes volver a tus reducidos esquemas mentales y llamarme irresponsable, egoísta etc, mientras tú orgullosamente te sientes ese superhéroe sin capa en el que tanto cantamañanas se ha visto reflejado. Puestos a elucubrar, yo también juego: seguro que tú eras de los que salía a los balcones a aplaudir. Como genialmente ilustraron los de Pantomima Full: “Aplauso al del aplauso”.

                    • Mejor será que se mire el vídeo de pantomima Confinados (parte1) “Truquitos” parece que le va como anillo al dedo…

                    • Vamos por partes:

                      – Te juzgo pq el primero que ha juzgado con suficiencia fuiste tú diciendo sobre Berritini ,y cito textualmente:”tonto oficial del torneo”,” enhorabuena a Mateo por ser el más gilipollas” “bravo tonto del culo” y juzgar a los que si cumplimos las recomendaciones como prácticamente unos borregos.

                      – Me incomoda especialmente ese tipo de personas que van de enfant terrible o outsiders por la vida cuando en realidad son clichés. Es gracioso que menciones a Risto como ejemplo cuando tu actitud parece una copia del mismo. Más gracioso aún es que consideres a Risto o a la sexta (secta) como izquierda cuando se ha demostrado con los audios de ferreras que es justo lo contrario.

                      – Del mismo modo que no era difícil acertar tu edad aproximada, era más que previsible acertar que serías el típico docente tocapelotas en los claustros. Un estereotipo en el fondo.

                      – Lo de moralmente superior es curiosos que lo digas precisamente tú cuando todos tus escritos son desde una poltrona tratando de dar lecciones de comportamiento y tenis.

                      -Respeto que durante la pandemia salieses de fiesta,viajases y quedaras con tu padres como si nada mientras te sentías especial en tus minirevoluciones como ir sin mascarilla por la calle con la triple dosis eso sí. Sin duda un hombre con personalidad inquebrantable y digno de admiración. Necesitamos gente tan antisistema como usted sin duda.

                    • – Yo no estaba vacunado cuando al principio de la pandemia estaba prohibido ir sin bozal por la calle, entre otras cosas, porque las vacunas no se habían desarrollado.

                      – Yo no doy lecciones de comportamiento tenístico, es más, he defendido a jugadores como McEnroe y criticado el estricto código de conducta de la ATP. Sin sus temperamentos no habría jugadores geniales como Gerulaitis, McEnroe, Nastase, Safin o Kyrgios. Lo políticamente correcto me repele.

                      – No te presupongo tan corto como para pensar que soy tan temerario en mi vida privada, dando a entender que con mi comportamiento he puesto en peligro a las personas que más quiero en el mundo como son mis padres, pero allá tú con tus pajas mentales.

                      – A mí no me parece de borregos el vacunarse, no sé de dónde te sacas esa conclusión. Sí me parece que denota desconocimiento y miedo infundado el hecho de aplicarse gel continuamente y llevar el bozal al aire libre, de ahí que hablase de medidas ridículas, por no ahondar en aquellas que limitaron nuestra libertad de movimientos (te recuerdo que España ha sido el único país, repito, el único país que ha tenido un encierro de 50 días sin tan siquiera salir una hora diaria a pasear, salvo ir a la compra y actividades esenciales, lo que disparó la compraventa de perros). Sí, medidas ridículas, absurdas, dictatoriales, irracionales y acientíficas.

                    • Parafraseandote me parece que tú comprensión lectora no es del todo buena:

                      -En ningún momento he dicho que dieras lecciones de comprotamiento tenístico,sino de comportamiento y de tenis. Es de decir lecciones de cómo comportarterse y lecciones sobre tenis por separado.

                      – En ningún momento he dicho que te parezca de borregos no vacunados,sino ” juzgar a los que si cumplimos las RECOMENDACIONES, como prácticamente borregos”

                      – En relación al potencial peligro para sus padres no soy yo el que dijo q se iba de fiesta de vez en cuando en el confinamiento y que trabajaba como docente rodeado de 600 niños (2 situaciones de riesgo de contagio elevado) y seguía quedando con la misma frecuencia con sus progenitores. Me imagino que tomaría sus precaución,pero me ciño a lo que usted dijo.

                      -En relación a lo de salir a la calle sin estar vacunado durante la pandemia y presentarlo casi como algo heroico es simpatía.
                      Obviamente ir por la calle sin mascarillas era un riesgo mínimo del todo,pero no hay que ser muy perspicaz para saber que era una medida con la que se acostumbraba a la gente a llevarla para ir con ellas después en sitios cerrados. Sabe de sobra que con la picaresca de este país si hubiesen dejado al libre albedrío ir sin mascarilla por la calle, la inmensa mayoría de la gente no la llevaría ni de coña.

                      Por cierto, qué beneficio electoral cree que podría tener el gobierno con esas medidas que molestaban a los ciudadanos de a pie y cabrean a los empresarios? Yo no veo ninguna,al contrario,algo se me escapa,ilustreme por favor…

              • ¿Cómo alguien que está en contra de las vacunas no es antivacunas?

              • “Estar en contra de las vacunas no te convierte en antivacunas”. Claro, machote, y no soy racista, solo estoy en contra de los negros. No te jode.

                La vulneración de derechos que lleva aparejada una medida así es como la vulneración de derechos que supone que no se permita violar a tu hija de catorce años, con lo rica que está. Si las vacunas (cualquier vacuna) tuvieran una efectividad del 100% no habría vulneración de derechos alguno: yo decido vacunarme, y ahora soy inmune, y tú decides jugártela a ver si no te contagias. Pero por desgracia no es ese el caso, y puede ocurrir perfectamente que yo me haya vacunado pero aún así me contagie, y la única solución a eso es que haya un número suficientemente alto de personas vacunadas a las que sí les funcione la vacuna como para que no haya suficientes personas infectadas por ahí como para contagiarme a mí.

                Así que tu sacrosanto derecho a no vacunarte es como mi derecho a follarme a tu hija o a tu mujer, una intolerable restricción a mi libertad porque afecta a derechos de otros; en el caso de una enfermedad potencialmente mortal, a mi derecho a la vida, nada más y nada menos. La colusión de la política con el lobby sanitario es que ante una enfermedad que paralizó los mercados y cerró las fronteras de medio planeta, hubo dinero a espuertas para conseguir una solución. Podríamos haber encontrado una vacuna para el ébola, la malaria o el chagas en el mismo tiempo, pero como solo afectan a países pobres no pasa nada. Cuando el cambio climático nos traiga los mosquitos de la malaria a Europa verás lo poco que tardan las vacunas.

                • Blunsburibarton

                  Posiblemente una tesis acertada pero muy mal defendida. Paradójicamente el quizá mal llamado “derecho a la no vacunación” se sustenta en los mismos fundamentos por los que una persona no puede ser violada. La integridad corporal como una categorización de un tipo de libertad negativa en el sentido defendido por Berlin. Dicho en términos vulgares tengo derecho a que no me metan nada en el cuerpo ya sean agujas o penes sin mi consentimiento (salvando casos de individuos que han perdido el juicio y otros supuestos similares).
                  Lo que sucede es que, en el caso de la violación, no hay desde el otro lado un derecho, soportado en una libertad positiva, a violar a otra persona. Y sí que hay un derecho de un tercero, soportado en argumentos científicos que podemos cuestionar o no, a proteger su libertad positiva cuando su salud se ve afectada por aquellos que pudiendo vacunarse no lo hacen. A estos no se les obliga a vacunarse, porque el derecho a la integridad física del ser humano se antoja fundamental y muy difícil de quebrantar, pero a cambio se le restringe su libertad ambulatoria, entre otros derechos positivos, porque la salud de terceros es más importante que la vulneración de esos derechos positivos para quienes no quieren vacunarse.
                  El orden social es un mundo complejo que busca encontrar la mejor solución a un conflicto teniendo en cuenta los derechos, obligaciones y libertades de todos los intervinientes en cada caso.

                  • Orsonwelles

                    Totalmente de acuerdo con lo que tan bien has explicado Blunsburibarton,el ejemplo que pone es desafortunado porque no tiene nada que ver.
                    En realidad lo que hay es un conflicto de bienes jurídicos, de ahí la dificultad del tema.

                  • Totalmente de acuerdo, magnífica respuesta que me libra de no tener que contestar a semejante barbaridad.

                  • Me parece fantástico que consideréis mi argumento una salvajada, porque indica que poco a poco vamos haciendo progresos. Lo cierto es que no lo es tanto. La integridad corporal y el derecho a que no haya intrusiones no bienvenidas en el cuerpo es un derecho del que siempre hemos gozado… los hombres. Las mujeres no, históricamente y aun en el presente.

                    No he mirado los datos, pero no creo que ande muy equivocado si digo que cuando yo nací el 80% o más de los países del mundo ponía el sacrosanto derecho de los varones a obtener satisfacción sexual de sus parejas por encima del derecho de la mujer a no ser violada. La violación conyugal no era delito, y sigue sin serlo en muchos países. Si la violación de mujeres no casadas se consideraba un delito era porque era una afrenta para su padre, nada más. Por eso en muchos países sigue siendo posible violar niñas siempre que luego te ofrezcas a casarte con ella ( de hecho, solo violar vírgenes era delito; la violación de una viuda solía acabar con ella condenada por adulterio, que su padre ya no era su responsable y por tanto su honor quedaba intacto). Incluso en países supuestamente avanzados y civilizados, si la intrusión ya no es solo de un pene sino de un feto, el derecho de la mujer a disponer de su propio cuerpo también está en entredicho – y en algunos países occidentales asistimos a un notorio retroceso al respecto.

                    Pero vaya, me alegro de ver que mi comparación con la violación os parezca a muchos una barbaridad, aunque históricamente no lo haya sido en absoluto. Será que el feminismo hace lentos progresos. Igual de aquí a cincuenta años se puede manifestar la opinión de que solo porque biológicamente son menos fuertes no significa que sean peores atletas sin que nadie se rasgue las vestiduras.

                • Debido a tu desafortunada (por decirlo suavemente) comparación con las violaciones ni me molesto en contestarte.

          • Es que no hablamos de que haya vacunado a sus hijos contra la polio o la difteria. Si no fuera así te diría que es directamente subnormal.
            Hablamos de la del COVID que, con las matizaciones que quieras, nos ha permitido salir del agujero. Y si la norma dice vacuna para todo Dios si te quieres mover, es para todo Dios.

      • Bueno,es la típica respuesta en la que cogiendo la anécdota (mascarillas en el exterior) se da categoría de norma y se hace una enmienda a la totalidad de una afirmación. ( Todas las medidas tomadas fueron un sinsentido)

  8. Opiniones sobre opiniones, emitidas obviamente con todo el respeto:
    -Kyrgios no es un jugador necesario. Que tiene talento es innegable; que no pasaría nada si desapareciese del circuito para dedicarse a la lucha libre, también.
    -Federer no debería ser descartado para el calificativo de GOAT. Los números no lo son todo, aunque los suyos no son precisamente malos.

  9. Mis dos conclusiones de Wimbledon:
    1- La ATP sigue igual (siempre ganan los mismos)
    2- La WTA sigue igual (nunca ganan las mismas).

  10. El Kyrgios era ese Adriano Chelentano de casi dos metros? Yesos higos de puta que no se asentaban ni atiros to el rato de pie
    eran su familia? Y casi to lo que desproticaba era contra ellos? No quiero ni pensar los foyones y triflucas que deben de tener todos en casa, birgen santisima!!

  11. Si a Djokovic le dicen mañana de cambiar sus 7 años de n#1 por siete titulos de GS se queda con los GS. Vamos que si preferiría los GS… como cualquiera con dos dedos de frente.

    Los Gs son lo que de verdad importa, 4 torneos cada año que dan prestigio y money.

    • Son lo más importante, sin duda, pero cuando están tan igualados en ese aspecto hay que considerar otras variables, por supuesto que sí.

    • ¿Quién decide que son lo más importante? Dan más puntos y dinero, sí, pero ¿son más difíciles que el resto? Cuando vas a un torneo del Grand Slam te enfrentas a los mismos jugadores que te enfrentarías en un Master 1000, o incluso en un ATP 500. Jugar contra Nadal, o contra Medvedev, es jugar contra Nadal o Medvedev. En Dubai o en Wimbledon.

      Meryl Streep es la GOAT del cine no por sus 3 Oscar, sino por sus 21 nominaciones. ¿Por qué? Pues porque sí. Que es una actriz de talento innegable es evidente, pero cuando la gente empezó a llamarla “la mejor de todos los tiempos” miraron el número de nominaciones, porque el de Óscars ganados sigue en poder de Katherine Hepburn con 4. Pues lo mismo con el tenis. Como es imposible establecer un criterio objetivo de quién es el mejor, se ha escogido un muy arbitrario criterio numérico para que los fanboys de cada cual sigan tirándose de los pelos.

      Según la prensa inglesa, Wimbledon es muchísimo más prestigioso e importante que los otros torneos del Grand Slam, así que en realidad Federer seguiría siendo el mejor, seguido por Djokovic y a mucha distancia un Nadal que habrá ganado más torneos, sí, pero la mayoría de ellos son esa mierdecilla que dan los franceses…

      • No creo que la motivación y el nivel de stress en los jugadores sea la misma en un ATP 250 que en una final de GS.

        Kyrgios podrá ganar a Dkojo varias veces seguidas en Acapulco por ejemplo, pero cada vez que se vean en una semi o en una final de Gs Djoko vencerá; A los buenos de verdad no les tiemblan las piernas en las grandes citas.

        Igual lo he exagerado un poco, pero se entiende el concepto.

      • Te contesto ciñéndonos a lo tenístico: no es lo mismo ganar a Nadal,, Djokovic o Federer en Dubai que en un GS, fundamentalmente porque a 5 sets es donde se ve de qué pasta están hechas las nuevas generaciones. A 3 sets el margen de error es mínimo, y más en pistas rápidas donde basta con un buen servicio y poco más.

        • Estoy de acuerdo contigo, Dani, pero ¿por qué eso significa que Nadal, Djokovic y Federer son mejores? Que el juego a cinco sets les beneficia, es evidente, pero ¿por qué eso los hace mejores? Como tú bien dices, a tres sets el margen de error es mínimo, lo que significa que el Big 3 son mejores en formatos donde los errores penalizan menos – ¿eso no es un sinónimo de ser malos?

          Se ha escogido arbitrariamente el criterio de que “el jugador que gana más torneos del Grand Slam es el mejor”. No digo que sea un mal criterio, pero es absolutamente arbitrario. Otro buen medidor del nivel de un jugador es el número de veces que ha ganado la copa de maestros, donde se enfrentan los ocho mejores jugadores del año. Nadal no ha ganado ninguna.

          O el número total de torneos ganados. O el número de semanas como número 1. O el H2H. Hay demasiados criterios, todos absolutamente irrelevantes, la verdad, tan absurdo como intentar determinar “mi religión es mejor que la tuya” poniéndole valores numéricos a Yahveh, Jesucristo, Alá y Buda a ver qué número da más alto. Pero bueno, algo tenéis que hacer para entreteneros los que aún seguís el tenis masculino… porque tenis, no es que se pueda ver mucho, hoy en día.

          • No hombre no.
            Le das la vuelta al argumento pero dices un sinsentido.
            No es que a 5 sets el error se penalice menos. Es que hay que jugar bien durante más tiempo para ganar. A tu rival le has de ganar 3 sets. Por eso ellos son más difíciles de batir.
            Aún así, de todos los títulos que ostentan (los 3 están por los 100), si les quitas los GS aún están por los 70-80, con lo que a 3 sets aún son los mejores de la historia.

  12. A mí me sorprende que cuando se habla de semanas como nº1 nadie comente que el calendario es asimétrico, es decir, hay muchos más meses entre unos torneos concretos que entre otros. Nadal llevaría muchas más semanas en ese ranking si el orden de los Grand Slam fuera distinto, en la primera parte del año se juegan muchos más puntos.

  13. Conste que el tipo de juego de Nadal nunca me ha fascinado estilísticamente, aunque en ocasiones sea espectacular. Ni siquiera me cae especialmente “bien” el tipo. Peor me cae Djoko, que quizás juega más con más recursos. Fed sí que me cae simpático. Y nadie juega más bonito que el suizo.

    Pero lo del mallorquín es de traca; 17 años ganado Gran Slams. Eso son prácticamente 2 ciclos en un tenista de élite. Dominando una superficie (tierra batida) como nadie ha dominado NINGUNA superficie… el otro día leí que se ha perdido 16 GS por lesión/retirada. 16! Vale que por su estilo quizás ese es el “precio a pagar” … pero menudo ratio de victorias en GS debe ser eso.

  14. Bruno Cortona

    Parece mentira el gusto que le encuentran algunos de los que opinan por aquí a empecinarse y escribir parrafadas kilométricas, respuestas y más respuestas, dando vueltas sobre lo mismo una y otra vez. No sé, con exponer una opinión y responder una o dos veces, para mí ya es suficiente. Luego se manda a la mierda a los que no piensan como yo, aunque que se quede en el plano mental, y listos. ¡Qué poco trabajo tiene alguna gente, de verdad!

    • Lo tienes tan fácil como no leer esas parrafadas. Sí, tengo tiempo, ten en cuenta que soy profesor y disfruto de 2 impagables meses de vacaciones estivales, que me dan para mucho más que dejarme caer por este foro y opinar.

      • Bruno Cortona

        Pero hombre, ¡por supuesto que no las leo! ¡Ya era lo único que me faltaba! Pero veo comentarios de 40 o 50 líneas para responder a veces a otros similares y me pregunto de dónde saca esta gente las fuerzas y las ganas para tratar de convencer a otros de cosas que, en el fondo, son fútiles e insustanciales. ¿No sería mejor que buscarais ayuda médica? Aunque bueno, en tu caso concreto, ya diciendo que eres profesor, algo equivalente a un puto vago, se comprende que te sobre el tiempo.

        • Viniendo de alguien que elige como pseudónimo a uno de los grandes vividores del cine no deja de tener gracia. Tu comentario ha destrozado la escala Paco, que mide el grado de cuñadismo.

          • Bruno Cortona

            ¡¡Ha ha ha ha!! ¡Así me gusta, con sentido del humor! Saludos desde el Lancia Aurelia B24 Spider, con el brazo en alto haciendo el signo de los cuernos mientras suena la estruendosa bocina del auto. ¡Qué peliculón!

        • No soy profesor,pero conozco muchos tanto por motivos familiares como de amistad y te puedo asegurar que te sorprendería lo que trabajan. Realmente la inmensa mayoría hace mucho más de lo que se exige, probablemente por ser un trabajo muy vocacional.

          • Trestazasdecaldo

            Pues yo tengo un socio casado con una profesora, que en privado reconoce que en su centro los vagos e irresponsables son mayoría en el profesorado. Y es que la enseñanza que recibieron los padres de estos profes actuales, ya estuvo dañada en su momento, con lo que ahora se recogen las tempestades que sembraron aquellos vientos. ¡Así salen los alumnos!

        • Blunsburibarton

          Me acabo de leer sus dos intervenciones y me he decidido por poner por escrito todo lo que en este instante me han sugerido sus palabras.
          El mundo está hecho (también) de temas banales. Sin embargo, usted no debate sobre ellos. Tengo serias dudas de que sea así y de que sepa decidir por nosotros lo que es insustancial y lo que no.
          El tenis da de comer a muchas personas en España. Dígales a ellos que es insustancial. ¿Sabe si alguno de los comentaristas de este foro se encuentra en esa situación?
          A usted el ejercicio de poner en palabras escritas, con cierto grado de coherencia, lo que se le pasa por la cabeza le parece esforzado y costoso. ¿No cree que escribir es una actividad provechosa y que ejercita determinadas capacidades intelectivas? ¿Le parece eso un pasatiempo inútil?
          No sé de su interés por el tenis. Algunas parrafadas escritas en este foro a mí me han parecido interesantes para un aficionado. Debería de leerlas. Pero si no tiene interés alguno por este deporte. Su comportamiento entonces me parece difícil de comprender. A mí jamás se me ocurriría presentarme en una página web dedicada al cante jondo a decirles que sus comentarios y discusiones me parecen banales o ridículos. Asumo el principio de que muchas personas se guían por intereses distintos al mío. El mundo es complejo y variable.
          Ha aparecido también para insultar a un comentarista de forma directa y para tratar de ofender (así me lo ha parecido) a muchos otros sugiriendo que quizá necesitamos de atención médica.
          ¿Tiene tiempo libre? ¿En qué lo ocupa? No me lo diga. No me interesa nada. Son preguntas retóricas que usted puede hacerse para comparar sus aficiones con las ajenas y hacer un ejercicio de autocrítica. Si quiere, oiga. Si le parece esforzado, déjelo.
          Y ahora le dejo con la duda de tener que mandarme a la mierda en el plano mental o hacerlo por escrito en otra intervención probablemente exitosa por su parte.
          Yo quizá pase por aquí en unos días a ver qué ha sucedido. Pero créame que si responde no le voy a contestar.

          • Bruno Cortona

            ¡Ha ha ha ha! No lo puedes evitar, alguien dice algo y tú, como un resorte, tienes que saltar y endosar un papiro al personal, de 22 líneas. Pues ahora, como has dicho que no me ibas a contestar, ya no te digo lo que te iba a decir. ¡A la mierda!

  15. Gondisalvo

    Estaría muy bien que hubiese un límite de palabras en cualquier comentario. Los “trallazos” que meten algunos, con insultos incluidos, no molan nada. Sin acritud lo digo. Del torneo de Wimbledon ya se ha comentado aquí en exceso como para añadir algo más. Salud.

    • No sé qué decirte. Por experiencia de otros foros, cuando se limita la cantidad de texto que se puede escribir en un mensaje se cambia un extenso y muy razonado argumento por una serie de consignas y eslóganes simplistas y a menudo extremistas. Cuando menos texto tienes para explayarte, más simple y brutal el contenido – mira los eslóganes vacíos que usan los políticos en campaña.

      • Maestro Ciruela

        Estoy muy de acuerdo. Creo que se debe permitir a cada cual que se exprese libremente y eso incluye, para mí, dejar al criterio del interesado la longitud de su opinión. A veces intervengo con apenas un par de frases y en otras ocasiones redacto unos testamentos de aúpa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.