Cine y TV

‘Sucesos en la cuarta fase’: Better call Saul, y no solo para los créditos

Sucesos en la cuarta fase. Imagen Paramount Pictures.
Sucesos en la cuarta fase. Imagen: Paramount Pictures.

No, no les voy a hablar de Breaking Bad y su spin off, que menuda borrachera llevamos todos con W. W. y su lluvia de Emmys. Por supuesto, son merecidísimos, pero coincidirán conmigo en que hay más vida ahí fuera. 

En este caso, Saul es el señor Saul Bass, archiconocido por su carrera como creador de títulos de crédito y carteles para algunas de las más famosas obras de Alfred Hitchcock y de otras joyas del cine como Casino o Alien.

Y justo por el género de este último largometraje van a ir los tiros, porque la faceta artística más desconocida de Saul Bass, al menos para los que somos amantes moderados de la ciencia ficción, es que también tuvo sus inquietudes como director —hipotética contribución en la escena de la ducha de Psicosis aparte— y rodó algunos cortos con temática del género como por ejemplo Quest, con guion de Ray Bradbury y documentales (Why Men Creates,) además de una de las películas más inquietantes que esta humilde aficionada haya visionado en su vida: Sucesos en la cuarta fase

Algunos fotogramas del final original de esta infravalorada joya de la ciencia ficción se habían extraviado (las malas lenguas dicen que la Paramount obligó al director a recortar la cinta por motivos comerciales), sin embargo en 2012 unos abnegados editores de la Academy of Motion Picture Arts and Sciencies se tomaron la molestia de bucear en su colección de materiales del autor y hacer corta-pega con los retazos de película que guardaban en sus archivos. Gracias a ellos, se pudo conocer íntegra la secuencia final que Bass había concebido originalmente y que solo los ojos de los ejecutivos de la Paramount pudieron ver y descuartizar en su momento. 

Y para atraer a aquellos que todavía no se hayan decidido a descubrir esta fantástica película que da para mucho filosofar porque tiene mucha miga (a alguno le he leído que se podría considerar una apología del comunismo) les dejo una somera y muy subjetiva descripción de las cuatro partes del filme desde mi amateurismo ci-fiero: 

Fase I. Se produce un extraño fenómeno en el universo que tiene su efecto sobre nuestro planeta: el profesor Ernest Hubbs observa comportamientos extraños en las hormigas y junto con un especialista en matemática y lenguajes cifrados, James R. Lesko, se propone estudiarlas en profundidad. Son fantásticas las imágenes de las hormigas at work, que gracias a la maestría de Ken Middleham, potencian ese gustillo a documental que tiene toda la película.

Fase II. Hubbs y Lesko se desplazan a Arizona para construir una cúpula geodésica. Tendrán que afrontar no únicamente los problemas de financiación que acompañan tantas veces al ámbito científico, sino también lidiar con sus diferentes planteamientos éticos con respecto a la investigación, que serán fuente de conflicto entre los dos protagonistas. 

En esta parte, el director nos muestra una de las secuencias más filosóficas de la película, en la que se observa la capacidad de sacrificio de las hormigas soldado, que no dudan en dar sus vidas por la mejora de la especie.

Fase III. Ya en el anterior segmento del filme, los científicos se dan cuenta de que los insectos no son los únicos objetos de estudio: las hormigas también los estudian a ellos. Sin embargo es en esta fase cuando el ego científico de Hubbs se desata y se nos muestra en pantalla toda la angustia a la que les conduce su obsesión por controlar la situación. La arrogancia se convierte en desesperación y delirio. 

Fase IV. Por fin, la cuarta fase, la que nos confirma lo que hemos venido observando durante toda la película: la naturaleza es indomable y nuestro planeta un organismo vivo que está en constante evolución, donde los humanos constituimos una parte más de la cadena sin ser, ni mucho menos, el centro y medida de las cosas. 

Vean la película y disfruten de las escenas del final redescubierto, porque son lisérgicas y una prueba más de la infinita maestría e imaginación de Saul Bass.

SUSCRIPCIÓN MENSUAL

5mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

SUSCRIPCIÓN ANUAL

35año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

SUSCRIPCIÓN ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

5 Comentarios

  1. José Antonio

    Se agradece que se hable de películas ‘olvidadas’ injustamente, y sobre todo de Saul Bass, que fue un magnífico diseñador. En todo caso, no hizo el diseño del cartel de Alien, sino Frankfurt Gips Balkind, según acabo de encontrar por la red.

  2. Abel "el bedel"

    Exquisito, pero escasito.
    Saul Bass estaba calvo. Sin embargo, tenía alma.
    La imaginación es inherente a los calvos. Han de inventar un mundo en que tengan o no importe el pelo.
    Dios no existe y, si existe, seguro que está calvo. Por eso el Dios de la capilla sixtina no convence. No por la mirada de sociópata integrado que tiene el menda, sino porque un tipo con tanto pelo no tendría la menor necesidad de crear el mundo y mucho menos, de imaginar calvos.
    Y dijo Dios: «Estoy a punto de hacer un calvo». ¿Cómo habría que interpretar esas palabras? Si él estuviera calvo, significaría que crearía a alguien a su imagen y semejanza. Pero si tuviera pelo, significaría que la creación es el acto de enseñar el culo, su culo, un gran culo. Por eso en el mundo hay tanta mierda.
    En el fondo todos estamos calvos, pero no tener pelo es como prender un pitillo por el filtro. Curte.

  3. Pingback: ‘Sucesos en la cuarta fase’: Better call Saul, y no solo para los créditos - Multiplode6.com

  4. J. Israel Escalera Cueto

    Muchas gracias por esta reseña suya, Ana Sastre.

    ¿En qué sitio web puedo ver esta película ya completa?

    De nuevo, muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.