Editorial

El Banco Santander: un obstáculo para las PYMEs con dificultades financieras

santander
Ana Botin. Madrid, 03/03/2020. Foto: Juan Carlos Rojas / Picture Alliance

El Banco Santander, en los últimos años, ha utilizado varios eslóganes y mensajes para visibilizar su «apoyo» a las pequeñas y medianas empresas (PYMEs). Entre ellos, destacan mensajes como «Por algo somos su banco, el banco de las empresas, para estar a su lado» y «Apoyar a las pymes y asegurar una mayor inclusión financiera es fundamental para nuestra misión de contribuir al progreso de las personas y de las empresas». Sin embargo, la experiencia de Jot Down refleja una realidad muy distinta y queremos hacer partícipe de ella a nuestros lectores.

En el complejo y fluctuante mundo de las finanzas, las pequeñas y medianas empresas (PYMEs) jugamos un papel crucial en la economía. No obstante, a menudo nos enfrentamos desafíos significativos, especialmente en términos de tesorería y liquidez. Nosotros, como hemos contado en ocasiones anteriores, estamos atravesando problemas temporales de circulante debido a la crisis continua en la que se encuentran los medios de comunicación e iniciamos un proceso de reestructuración que marcha bien y con el que esperamos volver a una operativa normal a lo largo de este año.

Durante este proceso de adecuarnos a las nuevas circunstancias nos hemos retrasado los últimos tres meses en el pago de las cuotas de los préstamos que pedimos durante la recesión sufrida por la pandemia de COVID-19. En concreto tenemos dos acreedores bancarios: el BBVA y el Banco de Santander. Con el BBVA tenemos préstamos relacionados con Jot Down y con el Banco  de Santander con la Revista Mercurio que incorporamos al grupo en 2022 —y con ella la deuda del Santander—. Sabemos que hay muchas pymes que han pasado, están pasando o van a pasar por circunstancias parecidas y queremos aportar nuestra experiencia con ambos bancos.

BBVA: un aliado en tiempos de crisis

La respuesta del BBVA a la situación financiera de Jot Down ha sido un respiro en medio de la tormenta. Este banco ha mostrado una notable comprensión y apoyo entendiendo la situación y nos está ayudando a capear el temporal. Desde gestión de cobros nos han escuchado, se han puesto a nuestra disposición y, específicamente, nos han eliminado las comisiones por los breves retrasos en el pago de las cuotas. Quitarnos las comisiones en un momento de crisis es una medida que no solo alivia la presión financiera inmediata, sino que también refleja un compromiso genuino con el bienestar de sus clientes empresariales. La eliminación de comisiones es una acción tangible que demuestra la voluntad del BBVA de ser un verdadero socio en momentos difíciles, permitiendo a Jot Down destinar más recursos a resolver sus problemas de tesorería y continuar con sus operaciones.

Banco Santander: una carga adicional en momentos críticos

En marcado contraste, el Banco Santander ha adoptado una postura mucho más severa con Jot Down. A pesar de los intentos de la empresa por comunicar sus dificultades temporales, el Santander ha respondido con un incremento en las comisiones, exacerbando una situación ya de por sí complicada. Esta actitud no solo añade una carga financiera adicional, sino que también podría interpretarse como una falta de empatía y apoyo hacia las PYMEs que enfrentan dificultades transitorias. Tal enfoque podría dañar la relación a largo plazo con sus clientes, quienes podrían sentirse desalentados y buscar alternativas más comprensivas en el mercado financiero. Para ilustrar la actuación del Santander vamos a dar los datos:

El préstamo que heredamos del Santander al incorporar la Revista Mercurio es de 20.000€ y tiene un interés del 12% que no pudimos negociar —el interés del préstamo del BBVA que nos propusieron hacerlo con las ayudas ICO es de menos del 4%—. Las cuotas del Santander son de 526€, por cada retraso en el pago (aunque sea de una semana) es de 49€ más un 22% de interés sobre el impago. En la cuota de abril en la que pagamos 343€ de capital y 183€ de intereses, al añadir la comisión de 49€, el porcentaje de comisiones e intereses que estamos pagando es superior al 44%.

La Importancia de la flexibilidad bancaria

La disparidad en el trato recibido por Jot Down de parte de estos dos grandes bancos subraya la importancia de la flexibilidad y el apoyo en la relación banco-empresa. Las PYMEs, con frecuencia, no cuentan con la misma capacidad de absorción de choques financieros que las grandes corporaciones, y el respaldo de sus bancos puede ser determinante en su supervivencia y crecimiento. Un banco que ofrece soluciones personalizadas y muestra disposición para entender —o al menos te escucha— y adaptarse a las necesidades temporales de sus clientes puede forjar relaciones más sólidas y duraderas.

Mientras el BBVA ha respondido a los problemas financieros temporales de la empresa con una postura de apoyo escuchando la situación, atendiéndonos de forma personalizada y eliminando comisiones, el Banco Santander ha optado por ignorarnos, encargar a una gestora de cobro que nos llamen cien veces al día, incrementar las comisiones y no mostrar flexibilidad ante la situación de la empresa. Este contraste pone en evidencia que, aunque el Santander proclama su compromiso con las PYMEs, las acciones concretas varían significativamente​.

Este enfoque rígido del Santander puede añadir dificultades adicionales a las empresas que ya enfrentan problemas financieros, lo cual contrasta con la imagen de apoyo y respaldo que el banco trata de proyectar en su comunicación y marketing. Es crucial que las PYMEs consideren no solo los eslóganes y la publicidad, sino también las experiencias reales y el trato recibido de sus bancos en momentos de necesidad.

Nota del editor: este artículo no está patrocinado por nadie, ni responde a ningún acuerdo comercial directo o indirecto. 

SUSCRIPCIÓN MENSUAL

5mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

SUSCRIPCIÓN ANUAL

35año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

SUSCRIPCIÓN ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

7 Comentarios

  1. Sergio D.

    El Banco de Santander da asco. Yo no tengo ninguna empresa pero como cliente particular he tenido experiencias muy negativas con ellos. Son unos usureros y se aprovechan de todo aquel que tenga dificultades.

  2. He tenido experiencias parecidas con mi empresa y a mí me han respondido positivamente el BBVA y el Sabadell. Por el contrario, el peor trato lo he recibido del Banco de Santander y de La Caixa (estos aún peor).

  3. Uno de la banca

    Trabajo en este banco del que usted me habla y puedo contar mil ejemplos de como a la gente con dinero y amigotes les quitan comisiones y les dan condiciones preferentes mientras que a una madre en dificultades le cobran 49€ de comisión de descubierto y la dejan sin poder pagar el recibo de la luz.

  4. Yo me vi en una parecida hace 10 años. Mientras el BBVA nos lanzó un flotador y todo fue comprensión y facilidades (que se pagaron) para reestructurar una situación muy tenebrosa, el SABADELL (que entonces era el banco principal de la empresa) nos tiró un ancla. Hasta las líneas de cobro nos cegaron. Y dio la casualidad que un comercial del POPULAR apareció por el polígono y durante un tiempo se trabajó a gusto con ellos. Justo hasta que el SANTANDER se quedó con la entidad, siendo precisamente su cartera de PYMES lo que más les interesaba.
    Hoy afortunadamente la firma está saneada, y siguen siendo el banco más caro, menos flexible y más árido con el que trabajo. El SABADELL fue oportunamente defenestrado en cuanto se les devolvió el último céntimo que se les adeudaba. Haced lo mismo con estos en cuanto se pueda.

  5. Joe, he venido a leer a vasallos y me he llevado un chasco. Especial mecion a «uno de la banca», un tio q se viste por los pies pero tambien tiene q comer.

  6. Di George

    Es interesante ver vuestra experiencia.

    Aunque al final, el error es negociar las condiciones cuando estas en problemas. Si una empresa que generalmente va e positivo plantea al banco el tema de las comisiones, es mas probable que consiga buenas condiciones que una que viene con el agua al cuello.
    Si, es mas humano (y logico) ayudar a la empresa en apuros, pero tambien hay que saber cuando se esta en la mejor posicion de negociar… y esa nunca va a ser cuando se está en el filo.

    • Las condiciones de un préstamo de reestructuración de deuda se negocian en una situación de debilidad. No es tan difícil de entender. Que luego el acreedor quiera darte ciertas facilidades o quedarse con tu sangre es de lo que estamos hablando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.