Desmontando a Calatrava - Jot Down Cultural Magazine

Desmontando a Calatrava

Publicado por

Cómo acabar de una vez con los arquitectos estrella

Presuntamente involucrado en algún oscuro cobro de facturas millonarias por realizar una maqueta o adjudicaciones a dedo, Santiago Calatrava está en el ojo del huracán. Independientemente de los procesos judiciales en los que pueda verse envuelto, la obra del arquitecto valenciano es apreciada dentro y fuera de nuestro país y su trayectoria artística goza de la aprobación de la mayor parte de la opinión pública. Pero de la mía no, así que este un buen momento para hacer leña del árbol caído (presuntamente, insisto).

“No captan mi Obra”.
Celebrity (Woody Allen, 1998)

Y es que la mayoría de las veces nos quieren colar basura bajo la palabra Arte. Me parece perfecto que, si un señor desaliñado y piojoso se aburre, decida juntar colores y objetos con un sentido de la composición que haría vomitar a una cabra. El problema viene cuando cuelgan la etiqueta Arte sobre ciertas construcciones emblemáticas para justificar aberraciones urbanísticas, estructurales y/o presupuestarias y así tildar de ignorantes, incultos o, directamente subnormales a los críticos.

En principio, no tengo intención de comenzar una discusión baladí sobre qué es bello o no, desde el punto de vista arquitectónico. Al menos no en este artículo. Así que nos ceñiremos a obras que, si bien son de dudoso gusto estético, esconden vergonzosas intrahistorias a la sombra de las atrevidas formas que se aprecian a simple vista.

Puente del Milenio, en Londres. Porque la vida la he aprendido a vivir así.

Un buen ejemplo es el Puente del Milenio de Londres, fruto de las mentes inquietas de un arquitecto —Norman Foster— y un escultor (!!!) —Anthony Caro—. Resultado: el puente tuvo que cerrar pocos días después de su inauguración porque la gente se mareaba cuando transitaba por él no ya por una epidemia de Síndrome de Stendhal ante tamaño despliegue de creatividad y descomunal potencia artística, no: a la gente se le revolvían las tripas porque la pasarela se movía más que un garbanzo en la boca de un viejo.

Total, desprestigio para Arup, que es la ingeniería que calculaba realmente la estructura, el puente cerrado durante casi un año y unos cinco millones de libras para evitar el balanceo. Pero de mala fama a Foster, nada. Es más, muchos palmeros se hinchan como un sapo diciendo que el viaducto de Millau (récord mundial de altura) ha sido ideado por el lord británico, cuando en realidad es obra del ingeniero de caminos francés Michel Virlogeux; Foster and Partners sólo se dedicaron a pulir algún aspecto estético del mismo.

Hoy: Calatrava

Enfocar así, a lo grande, una crítica destructiva de los desmanes arquitectónicos se le escaparía de las manos a cualquiera, de modo que, tal y como indica el título, acotaré el ámbito del artículo a Santiago Calatrava (en adelante, El Arquitecto, El Artista o simplemente, Calatrava). Además, se trata de un double hit combo ya que el valenciano es arquitecto e ingeniero civil, con lo que queda demostrado que, independientemente de la titulación que se consiga aprobando una serie de asignaturas, el sentido común no es una de ellas cuando debería ser troncal y llave.

Puente Light Rail Train, en Jerusalén. Igual no se aprecia en la fotografía lo bien que está integrado en su entorno.

¿Por dónde empezar con un tipo al que le han puesto a bajar de un burro desde Nueva York, con su carísimo e inejecutable proyecto para la estación de la Zona Cero, hasta Jerusalén, pasando por Venecia? Pues por Bilbao, que para eso son así de chulos. La pasarela Zubizuri ha sido durante años duramente criticada por los transeúntes porque el tablero, con un adoquinado de vidrio traslúcido —muy vistoso cuando se ilumina por la noche—, resultaba altamente resbaladizo con la lluvia, dato a tener en cuenta en una ciudad que tiene 180 días de precipitación al año. Ante las numerosas denuncias de sus ciudadanos y a que algunas medidas provisionales para evitar los patinazos no habían funcionado, el Ayuntamiento se ha visto obligado a colocar una especie de alfombra pegada al tablero durante los meses más lluviosos. Así que uno de los mayores reclamos del puente (un etéreo camino de baldosas iluminadas), al garete. De la alfombra y de las indemnizaciones que se han tenido que pagar por las denuncias, huelga decir que Calatrava no ha puesto ni un duro. Pero en cuanto tocaron (conectaron Zubizuri con otra pasarela) a Su Criatura con un puente de Arata Isozaki —autor entre otras obras del Palau Sant Jordi—, El Arquitecto puso el grito en el cielo porque estaban envileciendo Su Obra, que aquello era un ultraje, que cómo podían hacerle eso a Él, que se verían en los tribunales.

Y así fue.

Contra todo pronóstico, el juez se decantó por el demandante (Calatrava), y el demandado (Ayuntamiento de Bilbao) tuvo que apoquinar 30.000 euros para mitigar los daños morales ocasionados a El Artista con la afrenta. La verdad es que la conexión entre las dos pasarelas me recuerda a una de las memorables penúltimas escenas de Réquiem por un sueño, pero de ahí a presentar una demanda va un trecho. Puede que se diera cuenta de que la situación se le había ido de las manos y, por eso, finalmente, donó los 30.000 € a obras benéficas.

Haciendo aguas

 Los 180 días de precipitación anual que comentaba antes no me los he sacado de la manga; proceden del estudio de 57 registros completos (entre 1950 y 2008) de la Estación Meteorológica de Sondika, que hoy en día está ubicada en el Aeropuerto de Loiu —también obra de Calatrava—. Evidentemente, los días de lluvia que va a tener que soportar la cubierta de la terminal de AENA son, exactamente, esos 180 que he comentado. ¿Qué quiero decir con todo esto? Pues que se debería haber tenido en cuenta que estamos en una zona lluviosa a la hora de diseñar el tejado de La Paloma. Pues nada de eso; que si la terminal dibuja el perfil de un pájaro levantando el vuelo, que si la torre de control tiene forma de cabeza de halcón… todo muy alegórico, sí, pero al final, el edificio tiene goteras. ¿Una metáfora sobre pájaros cagándote en la cabeza?

Una vez más, a arreglar desperfectos de los que Calatrava no quiere saber nada. Por otro lado, siguiendo con los símiles aviares, El Arquitecto fue muy cuco porque, en el contrato que firmó para redactar el proyecto original del aeropuerto, dejó bien claro que Él, y solo Él, sería el encargado de diseñar la ampliación del mismo. Y en eso está. Esperemos que se acuerde de que las salas de espera de la zona de llegadas es mejor que estén en el interior del edificio y no a la intemperie —como sucedía hasta hace bien poco, ya que acaban de remodelar esa zona—. Maldita ciudad, ¿es que nunca dejará de llover?

Arata Isozaki meets Santiago Calatrava. Culo a culo.

Si en el aeropuerto de Bilbao uno de sus grandes enemigos ha sido el agua, El Artista tenía pensado convertirlo en su máximo aliado en otro trabajo en la misma ciudad: en uno de los primeros anteproyectos firmes para el nuevo estadio San Mamés Barria, Calatrava presentó una propuesta en la que se podrían destacar un par de ideas maestras:

  1. Dos grandes arcos sostenían las cubiertas de las gradas. Recordemos que la seña de identidad del actual campo del Athletic de Bilbao es el arco metálico que soporta la cobertura de la tribuna principal. Una solución con gran simbolismo. Bien por Él.
  2. El terreno de juego era completamente inundable. Así, como suena: se podría acceder (navegando) desde el Nervión al centro del campo a bordo de La Gabarra, embarcación emblemática en la que el equipo de fútbol vasco se da un paseo por toda la ría para dejarse ver por sus seguidores cuando consiguen algún hito deportivo.

Me imagino que Calatrava, cuando se le ocurrió esta idea, tuvo que sentarse durante cinco minutos, maravillado por su propia audacia. Tampoco es que el equipo bilbaíno se distinga en los últimos tiempos por levantar muchos trofeos, pero edificar un estadio con conexión directa a un caudaloso curso fluvial, con todos los riesgos y costosas obras complementarias que exige (canal, esclusas, compuertas, bombeos…), sólo puede definirse como BILBAINADA: por una vez, no me duelen prendas en reconocer que El Arquitecto se adaptaba al entorno de su obra. Pero, ¿alguien se imagina al apolíneo y fotogénico Fernando Llorente saliendo a jugar equipado con un elegante flotador con forma de patito, por si las moscas? En fin, esta propuesta se quedó por el camino, estando actualmente en ejecución un proyecto más modesto (y situado algo más lejos de la ría, puede que para evitar tentaciones) diseñado por ACXT.

Aunque la mona se vista de seda, píntamela de blanco

El anteproyecto del nuevo San Mamés-Bilbainada fue una honrosa excepción, porque una de las grandes mentiras de nuestro tiempo es esa de que los arquitectos conciben sus obras adaptándose al entorno de las mismas. Todo el mundo sabe que Frank Gehry recubrió el Museo Guggenheim del propio Bilbao con titanio porque es un material que brota espontáneamente en el fondo del Nervión, claro que sí. Otro caso sangrante es el que recientemente ha trascendido a los medios a raíz de la inauguración de la Ciudad de la Cultura de Galicia: por orden del arquitecto autor de este proyecto (el respetado Peter Eisenman) las edificaciones se han revestido con cuarcita brasileña, y cuando se dice brasileña es porque es de Brasil y han tenido que traerla desde allí. Es impresionante, las ideas de bombero no se acaban donde empieza el mar, no: hay barcos para seguir. Veamos una recreación dramática de un posible diálogo en una reunión, durante la redacción del proyecto:

— Técnico de la Xunta con sentido común: …y hablando de todo un poco, digo yo que el granito gallego no está mal del todo, eh.
— Peter Eisenman: Hum… no. La piedra brasileña permite que La Luz resbale de tal forma sobre Mi Obra, que consigue establecer un diálogo pleno y diáfano con El Entorno, que…
— Técnico de la Xunta con sentido común (murmurando): Adiós presupuesto. Estamos bien jodidos.
— Peter Eisenman (volviendo de un estado de ensoñación casi místico): … que… ¿qué?
— Técnico de la Xunta con sentido común: Nada, nada. Qué grande eres, Peter Eisenman.

Pues Santiago Calatrava no fue menos que Peter Eisenman. Como el color blanco es uno de los rasgos distintivos de Su Obra, se vio con un problema bien gordo cuando tuvo que plantar Su Firma en unas islas de origen volcánico, las Canarias, con todo lo que geológicamente conllevan: piedra predominantemente oscura. Por suerte, en algún momento indeterminado del proyecto del Auditorio de Tenerife alguien fue capaz de quitarle la idea de llevar desde la Península los materiales adecuados para fabricar un hormigón blanco del gusto de El Artista y ejecutar con éste todo el edificio, por lo que tuvo que conformarse con exigir que se recubriera la mayor parte del edificio con trencadís de ese color. Y eso fue algo innegociable, porque Calatrava no había quedado nada contento con el acabado del Centro Internacional de Ferias y Congresos de Tenerife, situado a apenas medio kilómetro del Auditorio; no es que esté mal, es que, simplemente, no es blanco. Y al ser de hormigón normal —gris—, queda más discreto, más terrenal, más barato y, sobre todo, no da tanto el pego. Pues nada, hubo que recubrir de trencadís blanco gran parte de la obra para que luzca como se merece.

Y ojo —y aquí sí que estuvo al tanto de las goteras—, obligó a que pusieran un pequeño sumidero en la punta del Ala (elemento ornamental) para que recogiera toda el agua de lluvia y se bombease hacia atrás porque, al parecer, el goteo podría afear Su creación. Amazing. Ni quise preguntar cuánto costó en euros y esfuerzo meter ese caprichito. Por otra parte, se dice que con lo de cumplir la normativa de seguridad El Artista se mostró más laxo: total, si eso no se ve…

Más caro, muy polémico y, además, inestable

Puente del Alamillo, en Sevilla. Enhiesto surtidor de sombra y sueño. Y metros lineales de pilote.

Si tuviera que elegir una sola obra para defender mi postura y que represente los aspectos más recurrentes y discutibles en la trayectoria de El Arquitecto, escogería sin dudar el Puente de la Constitución de Venecia: ha costado unas cuatro veces más que lo presupuestado, la estructura presenta problemas de estabilidad y, por si fuera poco, Calatrava ha acabado riñendo con asociaciones de minusválidos físicos, de los que dijo que, si no podían pasar por su puente porque las pendientes son excesivas, que se cogieran un barco para cruzar el Gran Canal y dejasen de joder la marrana. Este hombre es una fuerza de la naturaleza. El sobrecoste excesivo y los problemas estructurales no son noticia en los diseños de El Artista. De hecho, fantaseo en secreto con que un día, al abrir la prensa, el titular sea: “Inaugurado un puente de Calatrava que NO ha costado un riñón”.

En cuanto a los problemas de estabilidad, si los lectores encuentran este artículo interesante, podría ahondar otro día en el excitante y desconocido mundo de la antifunicularidad, la hiperestaticidad y lo que viene siendo el diseño estructural con dos dedos de frente. Podríamos analizar el Puente del Alamillo de Sevilla, por ejemplo. Para los que quieran que les adelante un ejemplo gráfico de lo que estructuralmente supone el comportamiento de este puente, lo resumiré en lo que acertadamente escuché una vez: es como si te quisieras levantar del suelo tirándote a ti mismo del pelo. Por eso, no es de extrañar que las malas lenguas comenten que, para compensar los esfuerzos del fálico viaducto, existe una cantidad infame de hormigón bajo tierra. También es cierto que los rumores me han llegado de fuentes cercanas a un experto en geotecnia que colaboró durante la ejecución y que cierta vez acudió a una visita de dicha obra acompañado de una simpática prostituta. Sirva esta anécdota superflua para dar un barniz de contexto a mi comentario y enmascarar la ausencia de datos contrastables en cuanto a la cubicación de la cimentación.

El tamaño sí importa

Un hecho objetivo es que el pilono del Alamillo es el punto más alto de la ciudad, por encima de La Giralda, lo que armó un gran revuelo en las intelectuales tertulias de los bares más grasientos de la capital hispalense. Eso fue en los albores del 92. Se puede decir que tal vez era joven y necesitaba el dinero, que era una forma de destacar, que aquellos años fueron el despiporre (tal y como el Incidente de la prostituta comentado anteriormente indica a las claras). Pero es que, en el 2005, acabó el edificio Turning Torso, en Mälmo, el más alto de la ciudad (y el más costoso de toda Suecia) y, a finales del 2008, se inauguró el Puente Assut de l’Or, en Valencia, que ¡también! es la construcción más alta de la ciudad.

En Oviedo tenía proyectados no uno, sino tres edificios de 133 metros que serían los más altos de todo Asturias. Finalmente, parece que no verán la luz porque la UNESCO amenazó con retirar la ciudad de su lista de Patrimonio Mundial ya que consideraba “incompatibles” esos mamotretos con diversos monumentos ovetenses incluidos en dicho listado de Patrimonio. Y eso que el Ayuntamiento puso de su parte redactando una modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana; una fruslería para pasar de las 7 alturas que se permitían en esa parcela a las 39 que proponía el proyecto de El Arquitecto. Bonito triple mortal sin red.

Pero la lista es larga: la torre del Centro de Convenciones de Castellón, los 610 metros de altura del Chicago Spire… Sorprendido por esta sucesión de casualidades (llega Calatrava a una ciudad y rompe el techo), se lo comenté a un amigo que lleva cuatro años estudiando primero de Psicoanálisis —es un fiera, el tío— y, tras una confusa teoría garrapateada en una servilleta, concluyó que Calatrava es un claro ejemplo de individuo con problemas emocionales derivados del tamaño de su ego.

He dicho ego.

El Puente Light Rail Train de Jerusalén no alcanza la cota más alta de la ciudad y, aunque 118 metros de erecto pirulo metálico en un enclave milenario tampoco es que pasen desapercibidos, más controversia ha creado el diseño en sí. Hay gente que pone de su parte y se esfuerza en ver un arpa o un corazón, lo que hace que a Calatrava se le llene la boca y manifieste: “es bonito cuando el puente habla a la gente y le sugiere imágenes”.

Bueno, sí, ya.

Un artista israelí, indignado por el puente perpetrado por Calatrava, se subió a una grúa cercana y amenazó con tirarse porque opinaba que esa estructura era, estéticamente, una puta mierda —su palabra textual fue “fealdad” — pero para que entren ganas de suicidarte es que tiene que parecerte espantosa. Así que no es difícil imaginar la “imagen que le sugiere” a ese tipo el Light Rail Train: una exquisitez plástica a la altura de 2 girls 1 cup.

Ciudad de las Artes y las Ciencias

Los políticos, gente hecha de otra pasta (la nuestra)

Sé que esta proclama no va a servir de nada más que para enervarme, porque seguirán existiendo alcaldes o presidentes autonómicos que se dejarán llevar por los aires de grandeza que (aún) da tener en nuestras sus ciudades o comunidades “un calatrava”. Más o menos, esa fue la justificación —“decidimos adquirir un calatrava”— que ha dado Jaume Matas cuando ha salido a la luz que El Arquitecto le facturó un millón doscientos mil euros (1.200.000) por ¡una maqueta!

Un dato final: la desviación presupuestaria de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, desvelada por la oposición este verano, asciende a 587 millones de euros, lo que daría para pagar la controvertida pensión vitalicia de los expresidentes Felipe González y José María Aznar durante, día arriba, día abajo, más de TRES MIL SEISCIENTOS AÑOS (¡¡3.600!!). Como respuesta a las preguntas sobre qué cuerpo se le queda a uno cuando sabe que está palmando esa pasta, Francisco Camps cogió aire y proclamó: “Todo el planeta reconoce la grandeza de Calatrava y el fracaso de Zapatero. Y se quedó tan ancho.

Por cierto, otra casualidad: Calatrava parece que dejó caer el nombre de Camps para presionar y así poder cobrar alguna factura que le retenían en la Sociedad Proyectos Temáticos de la Comunidad Valenciana.

65 comentarios

  1. Extraordinario artículo sobre este crack. Simplemente lo que se refiere a la Ciudad de las Artes y las Ciencias merecería un libro. Además de lo comentado en el texto, así a bote pronto se me ocurre:

    – Las escaleras del Museo de la Ciencia que se ven en la foto, que son las de emergencia y que no estaban previstas en el proyecto. Fue necesario añadirlas como un postizo cuando la inspección previa de Bomberos dijo que así no se podía abrir el edificio.

    – Palau de les Arts inundado (sí, inundado) en los niveles inferiores con un temporal nada extraordinario hará 4-5 años. Las reparaciones costaron millones de euros. Según el genio, la culpa fue de la urbanización del entorno.

    Bueno, tendría como una docena más de casos para contar sólo aquí en Valencia. Buscaré links de prensa.

    Sobre el Ego:

    El Palau de les Arts se asienta sobre pilotes de más de 40 m de profundidad para lo que iba a ser una torre de comunicaciones diseñada por el crack de ¡¡380 m de altura!! que recordaba sospechosamente al cohete de Tintín, y que en su momento recibió informe negativo de Navegación Aérea por situarse en la ruta de aproximación al aeropuerto.

    Sólo la crisis nos ha salvado de tener tras rascacielos patrocinados por Camps en una parcela limítrofe con la Ciudad de las Ciencias: las torres Valencia, Castelló y Alacant, todas modelo “Turning Torso” y con alturas de hasta 260 m.

    Y ya la última: el amigo se ha comprado un edificio entero del s. XIX como residencia particular en la Plaza de la Virgen de Valencia, no sé si con la idea de que el tapiz de flores de la ofrenda fallera cambie de ubicación y objeto de devoción. En cualquier caso, sobre la puerta principal se ha colocado un blasón o escudo de armas. ¿Adivinan? La cruz de la Orden de… Eso, de Calatrava.

    • Ya tiene un libro, “Arquitectura Milagrosa”, del crítico de La Vanguardia. Bastante parecido a este artículo pero a lo grande.

  2. Un artículo espectacular, mi enhorabuena.

    • desde las mas bajas experiencias en arquitectura “impactante”, desde Venezuela, recomiendo este artículo, gracias al editor. a los arquitectos se nos ha enseñado erradament por años a ser abogados de nuestros pensamientos e ideas, asi estas se salgan del PLANETA tierra y aun mas, del contexto, simplemente porq tengamos el poder de pasar por encima de los demas, lo sual no veo justo, ojala no lleguemos a la altura de calatrava para darnos cuenta de esto.

  3. Por fin! Desde mi ignorancia (técnica) siempre he criticado a Calatrava y ahora ya tengo donde apoyarme. A seguir escribiendo así, un saludo.

  4. Pingback: Jot Down Cultural Magazine | Juan José Arenas: “A todo el mundo se le debe exigir su parte de responsabilidad en los errores de los proyectos y los sobrecostes de las obras”

  5. Buen artículo sobre los despropositos de un ego desmedido. Hubiera estado bien también un analisis sobre las partes moviles de las estructuras de Calatrava que nunca consiguen que sean moviles por los problemas que se encuentran una vez empezadas o acabadas las obras, ejemplo: la visera movil del Palacio de Congresos de Oviedo.

  6. El papel todo lo soporta, los problemas se presentan en la ejecución por falta de estudio.

    • ¿Falta de estudio? No creo que sea falta de estudio lo que causó varias muertes en Assut d’Or (Jamonero para los amigos) por la mala visibilidad y obligó a que pusieran un semáforo en mitad de un puente, que ya me dirán para qué sirve un semáforo en mitad de un puente.

      • Digamos también que ayudó bastante en ambos casos que los motoristas iban un “pelín” por encima del límite legal en zona urbana (cosa común en la Capital del Turia).

        No obstante dicho puente esta excesivamente peraltado para ser una pasarela de vehículos a motor, pues no es designio del arquitecto elegir quien vive y quien no al pasar por su obra.

  7. Sólo por apuntar otras posibles explicaciones de lo inexplicable. En Valencia se dice que el Tipo es un fenómeno de las relaciones públicas porque el “pequeño” coste de sus obras es la contrapartida que deben pagarle los políticos locales para acudir a unas de sus famosas cenas en su casa de NY en compañía de M. Bloomberg y compañía.

  8. El caso de la Cidade da Cultura no es exactamente como se cuenta, por lo menos hasta donde yo se: se empezo a hacer con un revestimiento que venia de una cantera gallega (propiedad del alcalde de Ortigueira, o de la familia del alcalde, vaya), hasta que se agoto, y entonces es cuando se decicio primar la estetica del proyecto frente al sentido comun, y se empezo a importar piedra brasileña.
    Bueno, lo cierto es que el apunte practicamente no añade nada, la verdad…

  9. Pingback: Jot Down Cultural Magazine | Los hypars de Félix Candela (I)

  10. Buen artículo.

    Quería añadir que, en la grotesca paloma del aeropuerto de Loiu, no sólo quienes esperan la salida de los viajeros han de hacerlo a la intemperie. También quienes aterrizan por primera vez en la ciudad salen directamente al exterior desde la sala de equipajes y, si quieren hacer cosas tan cursis como cambiar dinero o pedir información sobre el lugar al que acaban de llegar, han de regresar a la terminal, subiendo, con sus equipajes, por escaleras, que, según recuerdo, son mecánicas.

    Aena tendría que informanos de lo que cuesta mantener la temperatura medioambiental adecuada en una terminal con una planta y una nave- el cuerpo de la paloma- con el volumen, vacío, de una catedral a lo bestia.

    Calatrava es un dibujante y en eso es flojito.

  11. Aún recuerdo aquella vez, en la facultad de caminos (¿dónde si no?), cuando escuche aquellas orgásmicas palabras en boca de un profesor: “A Calatrava habría que ejectutarle” (an.ioc.)

    • Aún se sigue diciendo en las facultades: “Calatrava es un mal ingeniero y un peor arquitecto”

  12. Y se te olvida que en el Palacio de Congresos de Ovido, además de su feísmo y sobrecoste, su elemento “diferencial”, una visera móvil, ni ha funcionado nunca ni se espera. Eso sí, el Artista dice que es culpa de los “paletas”, que no siguieron sus instrucciones

  13. Gran artículo, sí señor. No sólo por los apuntes específicos sobre arquitectura, sino por lo que representa este personaje en la España en la que vivimos. El ejemplo de caradura que convence a políticos con aires de grandeza y poco cuidado con el dinero de sus ciudadanos. El timo de la maqueta, y los CTRL+C – CTRL+V en puentes por toda la geografía mundial, son bastante significativos. Y te dejas una de mis obras “favoritas” de El Artista: el Obelisco de la Plaza de Castilla. Metido con calzador en un entorno en el que es difícil encajar peor, con un mecanismo para que se moviese haciendo vayustéasaber qué efecto, que además no funciona nunca (casi mejor) y que regaló CajaMadrid (a la que sobraba el dinero) al ayuntamiento de Madrid, por quién sabe que tejemanejes que al final llenaron los bolsillos del señor Calatrava.

    • Por el bien de todo el que pasa por semejante cipote dorado lo mejor sería tirarlo y dejar los escombros en la puerta de la casa de este Artista. Crowdfunding por favor.. yo pongo los primeros 50euros

  14. fantastico articulo,
    algo bueno tenia que tener la crisis, destapar las verguenzas de este “genio”, y paralizar sus proyectos, (lastima no llegara antes para haber paralizado el obelisco), y aviso, o se hace algo, o regresara

    recomiendo un libro muy interesante sobre el mismo tema, pero que abarca ademas otros grandes “artistas” y sus obras cumbres.

    Arquitectura milagrosa: Hazañas de los arquitectos estrella en la España del Guggenheim (Cronicas Anagrama)
    Llàtzer Moix Puig

  15. Los grandes timadores de la arquitectura.

    Otro día podríais hablar del software de gestión empresarial; y de cómo a muchas medianas empresas les cobran uno o dos millones de euros al año por la instalación y el mantenimiento de un software lleno de errores y obsoleto desde el momento en que se instala. Software que da más trabajo del que ahorra, y que es capaz por sí solo de cargarse una empresa. Al que manda en la empresa normalmente con unos gráficos chulos, unas pantallas 2.0 en la aplicación, y unos informes impresos con su logo y tal ya le parece lo más de lo más.

    El derroche de dinero se da tanto en la empresa pública como en la privada. Mientras haya paletos que se dejen deslumbrar por gente ‘brillante’, esto seguirá pasando.

    Nunca en España había habido tanto incompetente entre los políticos y empresarios, y mira que tenemos historia de eso, ¿eh?

  16. Pingback: Jot Down Cultural Magazine | Camps ha vuelto a la familia

  17. Lo que es digno de estudio es la facilidad que ha tenido siempre Calatrava para hechizar al poder. Casi todo el mundo piensa que fue el PP quien le dio la oportunidad de realizar la CAC, pero el proyecto (1991) y el comienzo de los trabajos (1994) coinciden con la Presidencia de Joan Lerma, a quien tenía también convencido.

  18. Los proyectos se hacen con un presupuesto. Este presupuesto es uno de los puntos a evaluar a la hora de adjudicar la obra.
    Si una empresa, o un señor se pasan del presupuesto que propusieron en su día en más de un 5% deberían pagarlo de su bolsillo.
    ¿De verdad esto que digo no tiene sentido?, parece ser que no………

  19. Pingback: Jot Down Cultural Magazine | Juan Luis Cebrián: “La crisis de la prensa, al igual que la financiera, no es una crisis: es un cambio de paradigma”

  20. Lo que no parece normal es que se permitan firmar obras donde el precio y sobrecoste costan a cargo del proyectista. Es algo de cajón.

  21. Enhorabuena por este post! Creo que es simplemente genial!

  22. Gran artículo, pero voy a romper una lanza en favor de Calatrava (y conste que me gustaría hacerlo en su cabeza) mencionando el puente de Bac de Roda en BCN de 1987, cuando todavia no se le habian subido los humos y optó por una estructura de arco más que solvente y bien conocida, frente a lo de levantarse tirando de tus propios pelos LOL.
    http://www.plataformaarquitectura.cl/2011/11/01/clasicos-de-arquitectura-puente-bac-de-roda-santiago-calatrava/

    • Hola, Domènec.

      En efecto, el puente de Bac de Roda es una obra interesante; en mi opinión, la mejor de Calatrava.

      Pero no creo que exagere si digo que hay al menos dos docenas de puentes en España mucho más interesantes que el citado y sin embargo con prácticamente nula repercusión mediática. Aunque claro, están diseñados (y calculados) por gente que no cobra 94 millones de euros.

      Un saludo.

  23. Genial aporte… y añado unos datos que dio Jordi Évole en su programa salvados… Entre números astronómicos y demás cosas cuirosas como goteras en edificios… hubo dos datos que me llamaron la atención. Hay un auditorio en la cuarta planta de un edificio, con aforo para 1.000 personas, a la que sólo se puede acceder a través de un ascensor con capacidad para 10 personas, echen los cálculos el tiempo que puede llevar entrar todo el público, y peor aun, el tiempo que se tardaría en desalojarlos en caso de emergencia… Y el otro dato curioso es en otro de los edificios de la ciudad de las artes, en el que se juega un torneo de tenis, no se calcularon bien la temperatura del interior del edificio lleno de publico, y las puertas, que son de cristal se rompen… puertas que hay que reponer tras cada evento!

    Como bonos track, os dejo la propuesta de Calatrava para una estación de AVE en Huelva
    http://lahuelvacateta.wordpress.com/2008/01/20/la-torre-calatrava/

  24. ¡Genial artículo! :)

  25. Pingback: Jot Down Cultural Magazine | Cuando nuestros cineastas favoritos perdieron la cabeza

  26. Pingback: Jot Down Cultural Magazine | Iñaki Azkuna: “Que Otegi esté en la cárcel me parece injusto”

  27. Me he quedado con ganas de más!

  28. Dejando a un lado de la obvia ineptitud del propio Calatrava, mi opinión es que en España existe un gran problema en cuanto a cultura arquitectónica se refiere.
    Está claro que no toda la población puede recibir una educación arquitectónica decente, pero, ¿cómo es posible que una persona que ocupa un lugar en las altas esferas del gobierno de paso a este tipo de aberraciones?

    • Después del éxito del Guggenheim, todos los alcaldes de ladrillolandia quisieron tener su propio “efecto Bilbao” dando lugar a todo tipo de engendros arquitectónicos. La arquitectura creativa está en los pequeños detalles, casi nunca en gastos formales grandilocuentes. Y además, dónde está el mérito (y la diversión) sin luchar con presupuestos escasos, exigencias del cliente y normativas estrictas?

  29. Toda esta arquitectura de autor, tan de moda en los últimos años, tiene un cómplice necesario: la codicia del político de turno. Que solo piensa en el puñado de votos que puede conseguir malgastando el dinero de sus conciudadanos. En edificios con escasa funcionalidad o poco vertebradores para la ciudad y que suelen costar un riñón de mantener. Con alguna excepción (que confirma la regla). Deberían saber que el fenómeno Guggenheim solo se repite cada 25 años (anteriormente conocido como Opera Sidney)

    Fantástica lectura, incluidos comentarios

  30. Yo, com Mario, también me he quedado con ganas de más (de hecho me apunto las recomendaciones de Javi y Jakue; gracias). Espero que este no sea el último artículo sobre el tema.

  31. Buen artículo!!!!

  32. No me interesa la arquitectura de Calatrava, pero sin duda este artículo y sus comentarios me dan la sensación de que los arquitectos estamos enfadados con el mundo y con todo el que triunfa de manera más o menos digna. Uno escribe un sinfin de críticas y los comentarios aplauden. Calatrava tiene el ego por las nubes, es cierto, pero el no construiría si no fuera porque se lo han permitido. A Calatrava lo pondrá el tiempo en su lugar, y creo que deberíamos preocuparnos más por la cultura arquitectónica de este país y la clase política que permite (porque ellos son los amos y señores) que ciertas cosas pasen de la infografía.

    Un saludo!

    • “Mas o menos digna”? Con la cantidad de problemas que han dado todas sus obras, en todos los aspectos (estéticos, funcionales, de presupuesto), lo sorprendente es que “le han permitido” seguir forrándose.

  33. Increible artículo!
    En ocasiones me sentía poco respaldado por mi actitud crítica hacia la obra de Calatrava, de hecho había abierto un grupo en facebook (en serio pero medio en coña) “Save our cities from S.C.” que misteriosamente ha desaparecido, asumo por políticas de los de Silicon Valley.
    El caso de Oviedo lo has mencionado como que no se ha perpetrado, pero, el Palacio de Congresos “princesa Letizia” es una horrenda realidad. Sin conocer Oviedo me parece el crimen arquitectónico y urbano mas grave de por esos lados de España acometido por el Señor Calatrava.
    Por otra parte puedo decir que estuve en la ciudad de las Artes y de las ciencias (casualmente otro monstruo con el nombre del “principe Felipe” lejos de su amada de Oviedo) y para mi sorpresa, lo de la escalera de emergencia queda como un detallito al lado de las pésimas distribuciones interiores, mas dignas de un estudiante de arquitectura que aún no ha empezado a estudiar la carrera que de alguien con su prestigio….

  34. Una campaña de lo más demagógica y populista en la que curiosamente el autor critica el ego de los artistas para alimentar el suyo propio.

    ¿Qué credibilidad tiene alguien que argumenta con falacias?

    Qué credibilidad tiene alguien que cita a un experto en geotecnia para hablar de prostitutas, a un estudiante al que él mismo denomina irónicamente “un fiera el tío” o a un suicida para fundamentar su crítica.

    Y digo yo, ¿hay que ser experto en algo para hablar de las compañías de los demás? ¿realmente se puede juzgar el trabajo o la profesionalidad de alguien por sus amistades?

    Qué credibilidad tiene quien utiliza expresiones como:

    “…recuerda a una de las memorables penúltimas escenas de Réquiem por un sueño.” (sin embargo alegorías sobre aves te resultan ridículas)

    “¿una metáfora sobre pájaro cagándote en la cabeza?

    “…estéticamente, una puta mierda.”

    Con este lenguaje no se puede argumentar, no al menos si pretendes hacer algo medio serio, este artículo baja el nivel de la revista. Y para los que la lean por primera vez, ¿qué impresión les habrá dado?

    Qué credibilidad tiene el autor cuando se basa en “cosas que ha escuchado” para criticar cuestiones de arquitectura e ingeniería.

    “Enfocar así, a lo grande, una crítica destructiva de los desmanes arquitectónicos se le escaparía de las manos a cualquiera,…”

    Pues amigo, incluso acotándolo a un sólo y ya criticado profesional te has columpiado bastante en tus juicios y opiniones. Se puede criticar la obra de Calatrava de muchas otras formas y la que has elegido carece de interés y no aporta nada. Ni una reflexión digna de ser publicada.

    • Gran comentario,
      No me gusta nada la obra de Calatrava pero no se entiende el objetivo de este artículo. Es información o la opinión personal del autor? Los datos que se ofrecen son verídicos o forman parte de los chascarrillos y anécdotas que se nos cuentan?
      En fin, si lo que se pretendía era darle caña a Calatrava por todos los lados, misión cumplida.

    • Queridísimo amigo LIGREDAN.
      Cómo se nota que no has sufrido en tus carnes la incompetencia, chulería y prepotencia de este insigne opusdeano sujeto, por no hablar del robo manifiesto que han supuesto sus sucesibas chapuzas a nuestros bolsillos. Afectuosamente, un sufridor.

  35. Pingback: Jot Down Cultural Magazine | Rubén Díaz Caviedes: A favor de Cecilia

  36. Esto de los arquitectos estrella es como casi todo el arte moderno: estamos esperando a que alguien diga que “el rey está desnudo”.

  37. Tremenda su argumentación a la hora de justificar la pirueta formal del Chicago Spire: “una forma que surge al imaginar como, hace siglos, un penacho de humo brotaba de las fogatas de los nativos americanos asentados en la desembocadura del río Chicago”
    Con dos pelotas.

  38. Y sobre el PUENTE DEL ALAMILLO hay algo mejor. Los tirantes se suponen que son de acero tensado, y digo lo de tensado (que estructuralmente hablando tendría toda la lógica) porque a ver cómo se tensa esos cables de acero.
    Y se dieron cuenta cuando la constructora le metió mano.
    Él debió pensar que algún Superman-sevillano podría hacer eso con sus superpoderes. O simplemente le dió igual cómo se construyese. Total él no lo iba a pagar.

    Genial artículo

    • Hola, Andrés.

      Gracias por su comentario y

      si quiere leer sobre lo que tengo que decir del Puente del Alamillo, le animo a que compre el nº2 de la edición en papel de Jot Down. Bueno, le animo a usted y al que quiera.

      Un saludo.

  39. vaya saña, no?? jajaja
    me parece que alguien más, aparte de calatrava, debería mirar entre sus ancestros hacia aquellos con los que tiene cuentas pendientes…sin acritud, eh ;-)

    por mi parte, me limitaré a dar ejemplos de arquitectos y arquitecturas integradas y muy valiosas. conocen el cementerio de igualada, del desaparecido enric miralles (con carmen pinós)? grandioso, pero humano. cualquiera de sus obras es una experiencia para cualquiera.
    otros no tan conocidos? piñón y viaplana en su momento; josep llinás, jordi badía …el auditorio o el musac de león, de tuñón y mansilla, nieto y sobejano en san telmo, o las obras de gallegos como víctor lópez cotelo, manuel gallego, irrisari y piñera, carlos quintans, creus y carrasco…juan domingo santos en granada…y muchos otros españoles de los que no se oye hablar.
    aún más ejemplos? tenemos vecinos más que ilustres, álvaro siza (la iglesia de marco de canavezes? Serralves? Ibere Camargo en Brasil?…), eduardo soto de moura (han visto el estadio de braga?), aires mateus…

    todos ellos y muchos más, con una sensibilidad por el lugar en el que trabajan reconocible para cualquiera…

    yo me quedo con estos ejemplos

  40. Pingback: Torres de Calatrava – Valencia | The Full Calatrava

  41. Pingback: Calatrava Towers – Valencia (Spain) | The Full Calatrava

  42. Pingback: How to waste public money? Calatrava Towers: another example of Spanish mismanagement and political impunity (in English) | geenwoordspaans

  43. Pingback: Centro de Convenciones – Castellón (ESP) (not built) | The Full Calatrava

  44. el despilfarro a la maxima expresion. Aca en Peru se reconstruyo un teatro quemado de hace 80 años por menos de 30 mill dolares y alla gastan millones de millones en puentes con pisos de cristal y que la gente tiene la culpa de cruzar con zapatos inadecuados una obra de arte. Pero si lo que le pidieron fue un puente. Como si me manden a diseñar una silla hermosa pero si me siento me da dolores de espalda. y encima me molesto plop

  45. Muchas gracias por este excelente artículo.
    En mi cuidad, Lieja, Bélgica, Calatrava construyo la estación de tren.
    ver:
    http://en.wikipedia.org/wiki/Li%C3%A8ge-Guillemins_railway_station
    Para llegar a este resultado, tuvo que “sacrificar” medio barrio. Había que quitar 5 o 6 manzanas de viviendas para poder mirar bien la obra…
    Además, como siempre el presupuesto de principio era +/- 100 Mio € y termino a 312 Mio + algunas modificaciones de las infraestructuras ferroviales => Precio final: 437 Mio.
    Al abrir la estación de tren, la asociación de los clientes de los transportes públicos (l’Association des clients des transports publics (ACTP)) se quejo del confort de espera:
    – no hay banco para sentarse,
    – no se hoye los mensajes de llegada o salida de trenes
    – la señalización para encontrar las vías es mediocre.
    Además, por haberlo vivido en carne propia, hay un corriente de aire que te deja helado cuando esperas por dentro. Normalmente, hace más calor fuera de la estación que dentro!!
    Vamos, visto la funcionalidad de la estación, se ve que Calatrava no viaja mucho en tren…
    Un saludo a todos.

  46. Pingback: Anónimo

  47. Pingback: El puente del diablo - Jot Down Cultural Magazine

  48. Gran artículo que comparto de pleno, aunque no acabo de pillarle el punto al comentario “lo que armó un gran revuelo en las intelectuales tertulias de los bares más grasientos de la capital hispalense” al constatarse la altura máxima del Alamillo. No veo chascarrillo folclórico alguno referente a otras ciudades ¿por qué hacerlo con Sevilla?
    Genial la anécdota del intento de suicidio.

  49. Por cierto, cuando se fué a construir el Àgora, en Valencia, los periodicos lo presentaban poco más o menos así: vamos a construir un edificio super chulo, emblemático ( claro ), que vá a costar un porrón de millones. ¿ Que para qué servirá ? ah, eso no lo sabemos, pero ya se nos ocurrirá algo.

    • Ah, se me olvidaba, al final el edificio ha costado 90 millones de €; se utiliza 10 dias al año, para el Open de tenis, y algunos años también para la semana de la Moda. Eso es todo.

  50. Pingback: [Todos a una] Películas que matan infancias - Canino

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Store Libros

Jot Down 100:Series juveniles
24.00
Jot Down 100:SCI-FI
24.00
Jot Down 100:CÓMICS
24.00
A Marte
13.50

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR