Rosa Díez: “El nacionalismo no es una ideología, es una religión”

Publicado por

Cuando conseguí salir del laberíntico edificio que alberga la sede nacional de UPyD por el aparcamiento, como un Mourinho de la vida, no pude más que darme de cabezazos contra la pared; no por perderme la ida de la semifinal entre Barça y Chelsea, sino porque tenía la sensación-casi-certeza de que había encajado más goles de Rosa María Díez González (Sodupe, 1952) que John Bonello en el 83. Si en los documentos de identidad, además de poner bien clarito que somos españoles todavía apareciera la profesión, en el suyo diría “política profesional”, para lo bueno y para lo malo. Hija de un tiempo, de un lugar y de sus padres, como todo el mundo, los suyos fueron la transición, el País Vasco y dos militantes socialistas (y una condena a muerte) y casi sin darse cuenta se encontró en la calle, primero, y en las instituciones, después. 35 años entre Vitoria, Madrid y Bruselas y varias derrotas más tarde, cuando el mundo tal como lo hemos conocido (y donde yo digo mundo ustedes lean España, el PSOE y el PSE, el PNV o la ETA) se desmoronaba a su alrededor, ella sigue convencida de no haberse movido ni un milímetro de donde siempre estuvo y es justo allí donde plantó la semilla de lo que hoy es UPyD. Antes de irme me enseñó fotos de sus hijos. Estuve tentado de preguntarle si la hija estaba soltera. O me hago mirar este síndrome de Estocolmo por un buen psiquiatra o en una de estas me nombrarán heredero a la corona sueca.

De su último libro [Es lo que hay, Debate, 2011] con la frase que más estoy de acuerdo, por no decir la única, es con la primera de todas, que encima no es ni suya: “Todo el mundo cree conocer a Rosa Díez pero en realidad les es desconocida”. ¿Qué le gustaría que se supiera de usted pero sin embargo no se sabe?

Nunca he pensado en ello.

Quizá ahora sea el momento perfecto para hacerlo.

No hago nada para que se sepan de mí determinadas cosas. Hago las cosas y vivo de la manera que creo que tengo que vivir y hago las cosas que creo que tengo que hacer, pero realmente no me preocupo mucho. No tengo una necesidad de “ay, me gustaría que supieran de mí esta parte”, porque tampoco me valoran tanto. Hago las cosas que quiero hacer, lo que me gusta hacer, de la mejor manera que sé hacerlo. Busco estar a gusto conmigo misma, es decir, sentirme bien con lo que hago, pero…

Pero es consciente de que proyecta una imagen. ¿Cree que se corresponde con la realidad de Rosa Díez?

No creo que proyecte una única imagen. Creo que la gente percibe una imagen distinta de Rosa Díez; no depende tanto de Rosa Díez como de la propia persona que percibe esa imagen. Tiene más que ver con el prejuicio o la falta de prejuicio de quien percibe la imagen que con la propia imagen. Porque la misma cosa, el mismo discurso, la misma apariencia física en tres personas distintas pueden aquilatar una imagen diferente y yo ser la misma. O sea, ser yo misma habiendo hecho la misma manifestación pública, yendo vestida de la misma manera. Es como un caleidoscopio. Hay mucha gente que piensa: “ah, Rosa Díez es una persona muy cercana, muy simpática, muy agradable”; otros dicen: “uy, qué horror, qué dura”. Hay mucho de eso en lo que soy, es cierto, pero tampoco es una cosa lineal porque soy compleja, como todos los seres humanos, y al fin y al cabo soy percibida desde la empatía o la falta de ella por parte de los ciudadanos. En general, ¿qué creo que piensa la gente de mí, si es lo que estás buscando…?

No, pero dígamelo. Sólo pretendía saber si usted se sentía reflejada en esas percepciones de la gente, si cree que son justas o injustas.

De todas juntas, sí.

Pues entre todas, hagamos una.

Soy una persona compleja, soy una persona alegre, soy una persona sincera, soy una persona con mala leche, soy una persona con buen carácter, es decir, soy distinta en cada momento, a cada hora del día, en cada situación. Como todos los seres humanos que tienen reacciones y que todas esas reacciones y todas esas formas de hacer y de percibir y de actuar componen lo que somos, no somos un trozo de piedra ni de madera.

En cualquier caso, parece que no le va mal: en la última encuesta del CIS era la política más valorada y, quitando a Rajoy y Rubalcaba, también la más conocida.

No, hombre, creo que las valoraciones de políticos no tiene que ver con lo que yo entiendo que es el conocimiento de las personas. Una cosa es el conocimiento del gran público, otra cosa es la percepción en una encuesta y otra distinta es lo que piensa la gente que está contigo. Para la gente que trabaja conmigo, que está conmigo, creo que soy un libro muy abierto, conocen bien lo que soy. La valoración de los políticos que hace el CIS tiene sus intríngulis muy sociológicos, pero claro, ¡cómo no me va a gustar que me valoren así! Te gusta que te valoren. Ahora, en la valoración que de mí hacen los ciudadanos en las encuestas se valora más al partido en conjunto que a mí misma. Es una sensación mía. La gente tiene pocas oportunidades de valorar al partido, en un sentido amplio; lo que significamos, lo que hacemos. Pero me encanta que me valoren así aunque quiero recordar que, pese a eso, me suspenden.

Eso mismo le iba a decir, para echar un poco de agua al vino: usted es la más valorada, pero ni siquiera la más lista de la clase aprueba. Tiene un 4,91 sobre 10.

Claro, ya sé que los sociólogos cuando explican eso dicen que no es exactamente un suspenso, que no se tiene que interpretar en términos de aprobado y suspendido, pero yo digo: de acuerdo, pero no llego ni al cinco. Tiene que ver con la baja valoración que los ciudadanos tienen de los políticos que, si me lo preguntas, te diré que nos lo hemos ganado a pulso.

Encontré otro libro suyo [Porque tengo hijos, Editorial Adhara, 2006] donde creí que podría documentarme sobre su vida privada y me llevé un chasco; resultó ser una colección de artículos sobre la situación del País Vasco… Su vida privada sigue siendo muy desconocida.

Mi marido no aparece públicamente conmigo por decisión común, sobre todo suya y con absoluto respeto por mi parte. Mis hijos, en cambio, aparecen en todas partes, me han acompañado muchísimas veces a muchos sitios. Sigo casada, con dos hijos y tres perros, aunque ahora tengo solo dos porque hace tiempo uno de ellos se lo llevó mi hija, que vive en Madrid. Te voy a contar una anécdota sobre ese libro; fue el primer libro que escribí y es una recopilación de artículos de diez años, contextualizados por temas. El libro se titula efectivamente Porque tengo hijos y un día, firmando en la Feria del Libro, la gente pasaba, miraba las casetas y, de repente, pasa una señora por delante y dice: “eso mismo me pregunto yo: ¿por qué tengo hijos?”. Ella lo había transformado en eso. Otra vez me lo encontré en un aeropuerto en la parte de autoayuda. Ese título dio mucho de sí. Pero es cierto, no se conoce mucho de mi vida privada… porque es mi vida privada. Cada uno establece sus límites y el mío es ese: mi vida privada, nuestro espacio privado. Es una decisión consciente y siempre me la han respetado, jamás me han molestado. 

De su juventud también se sabe más bien poco. Lo que sabe todo el mundo: tiene una plaza de funcionaria, formación de administrativa y poco más. Y una vida laboral bastante corta.

No se ha escrito mucho sobre ello, es cierto. Estudié bachillerato en Sodupe, que es el pueblo donde vivo y donde nací. Por cierto, la casa en la que vivo ahora fue el instituto donde estudié el Bachillerato. Hice luego una cosa que se llamaba entonces Secretaría y Gestión, que eran tres años. Empecé a trabajar a los dieciocho en una empresa de investigación. Después hice oposiciones, empecé a trabajar en la administración pública en una plaza de administrativo y hasta ahí. En las primeras elecciones democráticas ya fui en unas candidaturas, aunque en un puesto de no salir. En las primeras elecciones municipales, en el 79, fui escogida diputada foral en la diputación de Guipúzcoa. Pedí una excedencia, unos servicios especiales y, salvo un periodo muy cortito, cuando estuve embarazada de mi hija Olaya, en el que volví a trabajar en la administración, el resto de tiempo estuve dedicada al servicio público como cargo electo.

¿Cómo casa esto con su discurso de regeneración de la política? ¿No repite de alguna manera un patrón, educación escasa, el abrigo de un partido, encadenar distintos cargos? ¿Se debería exigir a los políticos una formación mínima, algún tipo de elemento meritocrático?

Bueno, a la vista está que la universidad no da el sentido común. Por tanto, nunca he establecido ese criterio a la hora de juzgar a ningún político, jamás. Me parece que lo que no establece la Constitución no tenemos que establecerlo; aunque lo podemos revisar, por supuesto. No se ha demostrado que alguien que tenga cuatro cátedras y se dedique al servicio público lo haya hecho mejor que otro que no las tenga. La cuestión no es lo que tú sabes desde el punto de vista de la formación reglada, sino de quién te rodeas. Por supuesto a mí me encantaría haber ido a la universidad. Creo que no sobra lo que aprendes, aunque haya muchas cosas que las puedes aprender fuera de la universidad a lo largo de tu vida; leyendo, estudiando, aprendiendo, en fin, con tus experiencias. Me encantaría haberlo hecho, pero no pude. Esa es mi vida. Empecé a trabajar a los dieciocho años porque lo necesitaba. No solo para que mis padres no gastaran, sino porque necesitaba aportar a la economía familiar. He trabajado y sé lo que es trabajar fuera de la política, he cotizado a la seguridad social fuera de la política, puedo volver a un sitio si dejo la política, sé dónde volver, tengo dónde volver. Si a los políticos españoles se les exigiera haber cotizado cuatro años a la seguridad social en algo que no fuera su actividad política, el hemiciclo se quedaría medio vacío. Haber trabajado en algo antes de haberte dedicado a un cargo público es algo muy bueno para la política, para los políticos, para todo el mundo. Eso hoy, en el siglo XXI, y hace quince años. También es cierto que la gente de mi generación llegó a la política, o yo por lo menos, sin querer. En mi época no era una cosa de: “ah, pues voy a ser diputada”. Llegué a la política afiliada a la UGT y al Partido Socialista, y cuando murió Franco y hubo que hacer listas, el Partido Socialista tiró de la gente que estaba afiliada. Y entonces sencillamente, si tenías una voluntad, si tenías alguna dedicación y algún compromiso, tenías que hacerlo. Fui diputada porque era la única funcionaria que conocían en el Partido Socialista que supiera algo de la administración pública. Podía ser de los 5 diputados que hubiera en la diputación foral de Vizcaya que supiera hablar con los funcionarios. Fue pura circunstancia. Pero he hecho política durante toda la vida; hasta hace unos años, en el peor sitio de España, donde nadie quería.

O donde más política se hacía.

Sí, pero donde hacer política te costaba la vida. Y eso no es un hecho menor. A mí me apasiona la política, no pienses “ay, pobre, no le queda otro remedio”. Me podría haber quedado otro remedio, ya lo creo. Los años son distintos, las circunstancias son distintas. Hoy la gente se pelea por ir en un cargo. Entonces nadie se peleaba, era más bien lo contrario. Si además era en un partido que no era nacionalista, todavía peor. En ese sentido no tengo ningún mérito extraordinario. Si en lugar de vivir en Euskadi hubiera vivido en Madrid, en Andalucía, en cualquier otra parte de España, a lo mejor hace tiempo que no estaría en la primera línea de la política. En mi casa mis padres eran socialistas, los dos, republicanos. Mi padre fue condenado a muerte durante la guerra. Afortunadamente no lo mataron, lo trajeron de un campo de concentración de Santander a una cárcel de Bilbao y mi madre vino detrás. No habíamos nacido ni mis hermanos mayores ni yo cuando le conmutaron la pena de muerte. Salió de la cárcel al cabo de unos años y se quedaron allí. Y allí nacieron mis hermanos y yo misma. Mi padre hablaba mucho de política con nosotros. Vivíamos en la casa de otra familia, en una habitación con derecho a cocina con otras dos mujeres. En la cocina hablábamos, mi madre cosía para los de fuera, que se decía entonces, para ayudar complementariamente a lo que ganaba mi padre en la fábrica. Mi padre leía todo lo que caía en sus manos y hablaba de la guerra, de la República, de política. Para mí hacer política era vivir en democracia. Democracia y política era lo mismo, no necesitaba una formación teórica para saberlo. Era hablar en la calle de aquello de lo que hablábamos en casa. A mi padre afortunadamente no lo mataron, pero mi abuelo murió en la cárcel. Y mi padre nos enseñó que la defensa de la República era la defensa de la democracia. Era la defensa del orden constituido, no porque fuera el modelo de estado que había que defender. Se puede no ser republicano, pero tiene que ser porque hayamos decidido no serlo. Son cosas que te cuentan cuando eres una niña y del mismo modo que nos han enseñado a no odiar, por ejemplo, se nos enseñó a reivindicar la democracia. Después de que muriera Franco vi a todo el mundo con las banderas republicanas, con el cuadro de Picasso, pero en nuestra casa nunca hubo banderas porque no las necesitábamos. La bandera es muy importante porque representa al orden constitucional y mi padre no necesitó ponérnosla precisamente porque era eso, el orden constitucional. Así nos educamos, de esa manera me vinculé a la política, a la democracia, y de esa manera empecé a salir a la calle. Yo nunca he estado en la cárcel, nunca me han pegado, nunca me han perseguido.

Pero siempre ha llevado escolta.

Toda mi vida, y todavía la llevo. Decía que no me han pegado los de Franco, los de la otra dictadura. Yo he llevado policías nacionales de escolta cuando ya no había dictadura. En la época de la dictadura no he podido decir que fui a manifestaciones, nunca me han metido a calabozos ni nada. Pero desde mi punto de vista, mi padre nos enseñó bien lo que significaba la democracia, lo que significaba la política, lo importante que era poder elegir y lo extremadamente importante que era ser elegido, la responsabilidad que representaba que te eligieran como representante de los ciudadanos. Recuerdo de esas charlas que mi madre cosía y mi padre era el que hablaba, y de vez en cuando mi madre, que había sido socialista también, puntualizaba. Bueno, esa es mi vivencia, mi llegada a la política, y eso es lo que está en el fondo.

¿A qué se hubiera dedicado si hubiera nacido en Burgos?

Probablemente hubiera estudiado. Podía haber sido abogado, periodista, algo que tuviera que ver con las letras, fundamentalmente. Podía haber sido Fiscal, me gusta el Derecho. Pero me gustan otras muchas cosas. Cuando era niña, quería ser dos cosas: bailarina o misionera. Soy géminis. Las dos cosas tienen mucho que ver aunque no lo parezca. No era sólo ser misionera, quería ser monja. Y bailarina porque el arte también me ha gustado siempre mucho, es un mundo mágico. Pienso que igual no hubiera seguido en la política. Pero en Euskadi, para la gente de mi generación, que se comprometió en distintas perspectivas políticas, era ya casi obligado seguir. No lo digo lamentándome. Una vez que te has puesto delante, ya tienes que estar delante, ya tienes que seguir delante, para que no lo hagan tus hijos. El Porque tengo hijos tiene que ver un poco con esto. Si no lo hago yo, lo tendrán que hacer ellos. Porque tengo hijos es una recopilación de artículos que escribí desde antes de ser consejera hasta el final, justo cuando me marché del Partido Socialista. Y hay una cosa que es tremenda: releía artículos que había escrito sobre el terrorismo y muchísimos de ellos es como si los hubiera escrito antes de ayer. Lo más importante no era lo que decía, sino lo que contaba, lo que estaba ocurriendo cuando escribía aquel artículo, cómo reaccionaban unos y otros. Hay un artículo… lo leí y me dije “joder, ¿esto escribí yo?”. Hace nada le quité las fechas, una referencia que habría dado pistas, se lo mandé a un amigo y le dije: “¿qué te parece esto para El Mundo?” Me dijo: “cojonudo”. Y había muchos años de diferencia. Qué historia tan terrible la nuestra que después de ocho años, sobre las mismas cosas, se pueda decir exactamente lo mismo porque algunas cosas no han cambiado nada. Hay algunas cosas, también las que escribe otra gente, que leyéndolas sin la pasión de creer que son la verdad ni mucho menos, te dan cierta perspectiva. Es interesante.

Pero ETA acabó. ¿O no?

No ha desaparecido. ETA existe… ¿no? No mata. Lo dice todo el mundo. El PSOE dice que lo que tiene que hacer es desaparecer, otros dicen que ya no va a volver a matar. Pero ETA existe. Lo dicen ellos. No es una organización terrorista que haya decidido disolverse. Parece que lo que ha decidido es no matar. Para que cambie lo sustancial tiene que dejar de existir, ese es mi planteamiento. Ojalá esto sea un paso para la disolución y no una táctica como las que han usado otras veces a lo largo de su historia. Ahora no mato porque me viene mejor no matar y cuando me haga falta, volveré a hacerlo. Ojalá esto conlleve su disolución. Ojalá. Pero hoy existen, los comandos existen, la organización terrorista como tal existe. Mucha gente de su mundo y ellos mismos creen que tuvo sentido todo lo que hicieron y que tenían sus razones, no condenan su historia. No digo ya sus atentados, sino su historia. Y creo que para que podamos decir que se ha acabado es importante que en el relato la historia del terrorismo se condene. El terrorismo no es producto de una circunstancia en la que no te quedaba otro remedio, el terrorismo fue una opción. No todo el mundo se hizo terrorista viviendo en una dictadura, de hecho se hicieron al final de la dictadura. Las organizaciones totalitarias, y ETA lo es, nunca han sido convencidas por la democracia, han sido derrotadas por la democracia.

Aunque la derrota no haya llegado pero esté más o menos cerca, ¿todavía tiene miedo o al menos tiene menos que antes? Si es que alguna vez lo tuvo.

No he tenido nunca miedo, pero no soy valiente. Lo que he sido es bastante inconsciente. Salí muy pronto a la calle y cuando te expones públicamente no lo piensas porque eres muy joven. Con lo de Miguel Ángel Blanco a la gente que salió a la calle ya no la vuelve a meter en casa ni Dios. Nnunca tuve sensación de miedo, de verdad. Me tocó estar ahí en un determinado momento y estaba. Fui muy injusta con mis hijos, porque no evalué que mi falta de miedo no significaba que ellos no tuvieran miedos; sufrieron mucho y no me enteré hasta que fueron mayores y me lo contaron. Ellos sufrieron lo que yo no sufrí. Fue mi propia irresponsabilidad y mi asignatura pendiente como madre. Tuvieron miedo y fueron tan adultos que no me lo dijeron cuando eran niños. Me enteré que mi hija tenía miedo después de que mataran a Fernando Buesa. Mi hija, con doce o trece años, no había ido nunca a ninguna manifestación. Diego sí, porque se llevan siete años, pero Olaya nunca, y se fue con su hermano en un autobús a Vitoria. Cuando volví del funeral ellos llegaron detrás. Recuerdo que estábamos en la cocina y entonces la niña dijo: “ama, ¿te pondrán más escoltas, verdad?”. “Ya tengo escoltas, hija”, le contesté. Y ya a la cuarta vez que me lo preguntaba y yo le respondía quitándole importancia, la niña dijo: “ya, ¿y los coches que aparcan en la cuesta?”. Ahí me di cuenta de que la niña salía de casa para ir al colegio y tenía que pasar por delante de los coches aparcados en la cuesta, y pensaría que como a Fernando le había estallado un coche… Hemos sido muy injustos con nuestros hijos. Pero miedo no he tenido. Hoy vives más tranquilo, no vas a funerales, no hay ese ambiente. Qué duda cabe, no hay esa tensión que hemos vivido durante mucho tiempo, pero hay una cosa difusa que es muy difícil de explicar y, si no vives allí, de comprender. Sodupe, donde nací y donde vivo, es un pueblo que tiene un alcalde de PNV pero no es un pueblo del núcleo duro abertzale, y yo noto que cada vez hay más nacionalistas. Me decía el otro día mi hijo, que vive allí también con su mujer y nuestro nieto, que no se puede salir, que está todo lleno ya no de nacionalistas de PNV, sino de borrokas.

¿Son los que algún día harán a Otegi lendakari?

Mi hijo me dice que venda la casa y nos vayamos. Si Otegi fuera lendakari… Como están ahora, orgullosos de lo que hicieron, sin intención de pedir perdón. Un enemigo que pide perdón ya no es un enemigo. Pero con estos mandando sin pedir perdón… No es tan importante el acto de perdón como el reconocimiento del mal. Necesito que reconozcan el mal, y hoy con este cambio de táctica que hemos hecho en el frente democrático, por así llamarlo, creo que no les llevamos hacia el reconocimiento del mal, sino a darles a entender que lo que hicieron tuvo sentido. 

No se ofenda, por favor, pero una persona como usted que ha hecho de combatir el terrorismo su proyecto vital, si éste desapareciera, ¿desaparecería con él su razón de ser?

Al contrario. Sería muy satisfactorio. ¿Tú crees que los que lucharon contra la dictadura tenían miedo de que acabara el dictador?

No, pero cuántas veces hemos oído que contra Franco se vivía mejor.

Ya, pero eso no forma parte de mi forma de pensar. Cuando luchas contra una injusticia, ganar es lo que quieres. Es lo que da sentido a tu lucha. No habrá un vacío, todo habrá terminado. La política ha sido mi vida pero me ha tocado vivirla en una parte de España, y en unas circunstancias, en la que la libertad era mucho más importante que la igualdad. Las cosas que ahora debatimos en UPyD ya estaban presentes, naturalmente, pero no eran la primera opción ni aquello a lo que dedicabas tu vida. El día que lo consigas te puedes retirar, ya has hecho lo que tenías que hacer. Yo, además, confío en que lo voy a ver, que lo voy a conseguir, que voy a formar parte de esa generación que va a hablar de ETA conjugando un verbo en tiempo pasado. Mi crítica a toda la política antiterrorista de los últimos años es en la medida en la que yo he pensado que así se alejaba el final de ETA. El objetivo nunca ha sido la paz, el objetivo ha sido la libertad. Porque la paz no es que no te maten, la libertad es la paz, lo demás no es la paz. Acuérdate de los 25 años de paz y todas esas cosas que aquello no era. Votar era votar en libertad. Recuerdo el referéndum de reforma política. El Partido Socialista y el PNV pidieron la abstención, los comunistas pidieron el voto en contra. Y yo recuerdo en casa a mi padre diciendo: “hijos míos, haced lo que os dé la gana pero yo desde luego voy a ir a votar. Y además voy a votar a favor, porque para una vez que puedo ir a votar o a no votar sin que me pongan una multa…” Lo habían conseguido y no había ningún vacío, al contrario.

En el caso hipotético de que mañana dejara de ser diputada, ¿qué haría en este mercado laboral que nos ha tocado sufrir?

No podemos imaginar lo que no es cierto. Yo tengo mi plaza, en excedencia.

No descarte que cuando se publique esta entrevista se haya aprobado alguna reforma que deje eso en papel mojado.

Pues no lo sé. Voy a cumplir 60 años dentro de un par de meses. Si dejara de ser diputada, cosa que pudiera ocurrir pero que no es previsible que ocurra el mes que viene, me buscaría la vida. Yo qué sé, haría algo. Pero tampoco he pensado en ello.

A pesar de que su actividad política anterior a 2007 es bastante conocida, desde la ruptura parece que no se le tiene en cuenta, que se le ha concedido una segunda oportunidad, borrón y cuenta nueva.

Pero es que no hay ninguna ruptura. No hay una ruptura en mi discurso, naturalmente, ni en las convicciones, lo que hay es una madurez lógica, la madurez de alguien que para llegar a una conclusión debe haber hecho un recorrido. Llegamos a conclusiones porque hemos tenido vivencias y las vivencias te ayudan a confirmar  o a cambiar de opinión con respecto a algunas cosas que creías. Pero, sustancialmente, he defendido toda mi vida las mismas cosas, de la misma manera y con la misma pasión. Aunque claro, por citar una cosa que es muy común: “ah, ¿pero usted gobernó con los nacionalistas?”; “usted estuvo en un gobierno de coalición”. Claro que estuvimos en un gobierno de coalición, precisamente porque estuve en un gobierno de coalición es por lo que hoy puedo decir que terminó porque también llegamos a la conclusión de que el nacionalismo era insaciable.

Quizá me falle la memoria, pero no recuerdo que usted, a diferencia de Redondo Terreros, fuera de las más beligerantes en el momento de romper el pacto durante el acuerdo de Lizarra.

¿Te parece que no? Nosotros nos fuimos del gobierno antes del pacto de Lizarra.  En aquellas primarias con Nicolás no había un debate sobre el modelo de partido, no era para la secretaría general, era para candidato a lendakari. Redondo y yo pensábamos exactamente lo mismo sobre lo que ha sido el Partido Socialista, sobre la posición del Partido Socialista en Euskadi en relación con el nacionalismo, el terrorismo, en todo. Incluso se pensaba que Redondo se iba a venir a UPyD, imagina. Porque Nicolás y yo somos amigos. Construimos la amistad teniendo una posición política dentro el PSE contraria a lo que se llamó “los guipuzcoanos”. Yo era la número dos de Redondo cuando él y Jaime Mayor Oreja fueron candidatos en aquellas elecciones que no ganó el Partido Socialista más el Partido Popularde milagro. Era la portavoz en aquellas elecciones. Entonces representábamos de una manera muy singular un poco lo mismo, políticamente, dentro de lo que era el Partido Socialista en Euskadi. Nicolás rompió el gobierno de coalición con prácticamente todo el partido en contra de que se rompiera. Era el mes de junio, si no recuerdo mal, y las elecciones se iban a convocar en julio. Nos planteábamos “a ver, ¿vamos a estar en la campaña sin saber si hacer el discurso del gobierno o de la oposición?”. No se sabía que estaba el pacto de Lizarra. No lo sabía nadie. Si alguien te lo hubiera contado no te lo habrías creído. Nadie dentro del Partido Socialista lo explicó en esa clave. La explicación interna fue que había que romper entonces para estar más fuertes en octubre y que el PNV tuviera que pactar con nosotros en otras condiciones.  Es verdad que, como luego salió lo de Lizarra, el Partido Socialista para sacar pecho, y todos acompañamos en eso, hicimos ver que lo de Lizarra nos había conducido y todas estas cosas. Pero si tú coges todas las cosas que escribí, y afortunadamente existen las hemerotecas, en los últimos diez años antes de irme del Partido Socialista, tú verás un discurso muy coherente. Nosotros, y cuando digo nosotros digo el Partido Socialista de Euskadi, y es una gran diferencia con el PSOE de después, hicimos un pacto con el PNV para constitucionalizar el PNV. O sea, fue una apuesta de constitucionalización del PNV. Nunca pactamos con el PNV, y me pongo en el pactamos en primera persona del plural, políticas de Estado o que condicionaran la política nacional. El Partido Socialista en Euskadi era el PSOE por encima de toda consideración y jamás pusimos en cuestión el modelo territorial del estado, por ejemplo, lo que después sí hizo Zapatero en sus ocho años de gobierno e incluso en la previa de secretario general antes de llegar al gobierno. Es decir, que el pacto con el Partido Nacionalista Vasco era un intento de constitucionalizar al PNV, en el sentido amplio del término. No era salir a la calle y decir: “¡viva la Constitución!”, sino que aceptara las reglas que se derivaban de la constitución del 78. Para eso hicimos un gobierno de coalición. Y lo escribí en ese primer libro. Me equivoqué; el tercer gobierno de coalición no tuvimos que hacerlo. El único que no lo defendió, que era por cierto mi amigo del ama, era Fernando Buesa, y fue el que tenía razón, pero esa autocrítica ya la hice. En el tercero yo creo ya estaba demostrado, aunque no queríamos verlo, que el PNV es insaciable. El PNV no ha cambiado nada. Ya era así, pero nosotros no lo sabíamos. Hoy sabemos que no va a cambiar porque estuvimos con ellos en el gobierno. Lo mismo que sabemos que por meter a la mesa nacional de Herri Batasuna en la cárcel no pasa nada. Las experiencias sirven para sacar conclusiones. El PNV siempre fue lo mismo esencialmente. El Partido Socialista cambió de estrategia, pero esto no es una novedad, un partido político tiene derecho a cambiar de estrategia, sólo que no lo discutió con nadie. Zapatero decidió que había que ir a una segunda transición y que había que hacerla con los nacionalistas y no con el Partido Popular. Nunca lo habló en el comité federal, nunca lo discutió en ninguna parte, decidió romper el pacto de estado por las libertades y contra el terrorismo, decidió romper con todos los pactos de política internacional, de política europea… Lo decidió por una voluntad, por una estrategia, por una posición que yo no compartía y empecé a escribirlo entonces. Y cuando no conseguí cambiarlo, me fui.

Ya que reclama analizar las consecuencias y proponer cambios si el resultado no ha sido el deseado, ¿puede que lo que haya sucedido es que para resolver tres “problemas” se hayan creado catorce de nuevos?

Es posible. Hubiera podido ser autonomía para tres regiones de España o cuatro, las que hubieran decidido, y el resto, modelo centralista. La verdad es que no estuve en el debate íntimo de los constituyentes, pero creo que se trató de evitar eso. Pero de las consecuencias no son responsables los nacionalistas. Si ahora hacemos un repaso de lo positivo y de lo negativo de todos esos años del desarrollo autonómico, creo que hay muchas más cosas positivas que negativas. No hago una reflexión en la que pese más lo negativo, lo que pasa es que hace tiempo que había que haber puesto pies en pared. Dejar el modelo constitucional abierto ha traído consecuencias negativas para la igualdad, la cohesión y para la competitividad del país. Se empezaron a romper los grandes pactos de estado, el modelo territorial del estado, porque no evaluamos las consecuencias. España es un país que no evalúa nunca las consecuencias de las leyes. No tenemos esa práctica. Hemos ido construyendo un estado bastante inviable. Somos muy conscientes ahora quienes lo somos, que yo creo que son todos aunque no quieran cambiarlo porque piensen que van a tener muchas dificultades. Estas disfunciones hace mucho tiempo que se pusieron de manifiesto. En España hay diecisiete fronteras interiores. Eso no es bueno para la economía de nadie, no es bueno para la movilidad de los trabajadores, para la movilidad de las empresas. Hay más de 100.000 normas de contenido económico, fronteras económicas, artificiales, malas para todo el mundo. Es más difícil moverse por España en el sistema educativo siendo alumno o profesor que moverse por Europa. Es más difícil mover un expediente académico de Barcelona a Girona, no te quiero contar a otra comunidad autónoma, antes que a un instituto de Rotterdam o de París. Es decir, hemos establecido montones de barreras por mantener montones de chiringuitos de poder que no favorecen a nadie más que al jefe, para que se note quién manda en cada uno de los sitios. Todo esto habría que haberlo revisado hace mucho tiempo. No lo hemos revisado cuando teníamos una situación económica que permitía hacerlo sin traumas, sin dramas, y lo vamos que tener que hacer ahora: o lo revisamos nosotros o nos lo revisan fuera y nos lo imponen. ¿Diecisiete sistemas educativos han sido buenos para España? Porque la pregunta es esa.

Ahora que habla del sistema educativo, uno de sus temas recurrentes es el de la lengua en la escuela. ¿Puede ser que aferrándose a la letra de la ley se puedan provocar unas consecuencias negativas que traicionen el espíritu de la misma? Los informes PISA demuestran que los niños catalanes son igual de malos en todo que los del resto de España con el añadido de que hablan, los que la hablan, una segunda lengua.

No sé cuál es el espíritu del gobernante. A nosotros en ese tema nos persigue el prejuicio. Igual es algo nuestro, que no sabemos explicar bien las cosas. Nosotros lo que planteamos es que en las comunidades bilingües todos los ciudadanos tengan el derecho a decidir la lengua en la que educan a sus hijos, en cualquiera de las dos. Y que todos los ciudadanos tengan el derecho de dirigirse a la administración pública en cualquiera de las dos lenguas, lo cual no quiere decir que todos los funcionarios tengan que saber las dos porque el derecho a dirigirse en las dos lenguas y ser atendido no significa que todo el mundo tenga que hablarlas. No como un derecho del castellano, porque el castellano no tiene ningún derecho. La lengua española no tiene ningún derecho y la lengua catalana tampoco; los derechos los tienen las personas. Las leyes protegen el derecho del ciudadano a expresarse en las dos lenguas. Yo soy ciudadana española y vasca y tengo derecho a poderme dirigir a la administración en cualquiera de las dos lenguas. Tengo derecho a matricular a mis hijos en cualquiera de las dos lenguas. Es lo que he defendido toda la vida, por cierto, no sólo ahora. Esto lo hablo mucho particularmente con Joan Tardà y siempre me dice que por cada niño que encuentre en Cataluña que no hable castellano él encontrará doscientos que no hablen catalán. Pero eso es no entender que no es ese el debate. A mí que un nacionalista me diga, o alguien que defienda la inmersión: “oye, tienes razón, hay una discriminación positiva, limitamos el conocimiento en el aprendizaje reglado del castellano porque el castellano lo aprenderán en la calle, es la lengua dominante y la única manera de conseguir que se conozca el catalán es esta”. Dime eso, no me digas que todo el que quiera puede, porque no es verdad. Estás haciendo una ley para una discriminación positiva, dímelo y yo seguramente te voy a poner mil ejemplos de cómo esta protección no es necesaria, sobre todo para el catalán, que es un idioma con raíz latina y por lo tanto fácil de aprender, pero que además es mortal para el euskera. Porque en Euskadi es una lengua que habla muy poca gente y por eso no es útil, no la necesitas para entenderte con otros. Se convierte en un símbolo político, ideológico y además partidario, no en un símbolo cultural que pueda ser compartido por todos nosotros. La gente estudia euskera y luego no habla euskera. Estudia euskera un profesor para presentarse a la oposición pero luego no lo utiliza para sus relaciones y en cuanto puede, pide una plaza en castellano. Una lengua que no es útil en ese sentido o la quieres o se muere, no la necesitas. Se han cometido muchos errores precisamente por eso. Mira, mis hijos han sido siempre educados en modelo B en el País Vasco; mi hija que tiene 29 años estudiaba en un modelo B bastante fundamentalista, con sólo dos asignaturas en castellano, que eran castellano e inglés. Mi hija habla euskera perfectamente y no ha tenido ningún trauma, no ha tenido ningún rechazo. Mi hijo, que estudió lo mismo, le cogió tal manía a la obligación de jugar en vasco en el patio, a que le forzaran, a que le suspendieran porque sabía lo suficiente pero no se relacionaba en euskera, que no ha vuelto a decir ninguna palabra. ¿De qué ha servido el fundamentalismo, por ejemplo, en el sistema sanitario vasco? Posiblemente fuera el mejor sistema de salud de toda España durante mucho tiempo hasta que introdujeron en el sistema de selección de personal sanitario esta cuestión de una manera no razonable. Un médico, para obtener una plaza de especialista, puede tener las mejores titulaciones en las mejores universidades del mundo, puede haber hecho el MIR en el Monte Sinaí, y conseguirá hasta seis puntos. El nivel máximo de EGA da dieciocho. No puede ser. ¿Qué fue lo que sucedió? Que diecisiete especialidades se quedaron vacantes, que los mejores se van, ¿y quién lo paga? La gente que va al sistema público de salud, que es la gente que más lo necesita porque el que tiene dinero se va a la privada. ¿A quién le hacen el favor? ¿Le han hecho un favor a alguien? ¿Qué hemos hecho, aparte de patrioterismo pacato? ¿Hemos hecho algo por el idioma, por el euskera, por la patria vasca? No, hemos jodido a la gente que más necesita el mejor sistema público, hemos expulsado a muchos vascos que son muy buenos profesionales, hemos bajado la calidad del sistema. ¿Qué coño hemos hecho? ¿Es el derecho del idioma? No, hombre, no, ahí no estamos hablando de los derechos del idioma, estamos hablando de que se note quién manda.

Déjeme hacer un poco política ficción. Si usted hubiera ganado el XXXV Congreso Federal del PSOE en el que se impuso Zapatero, ¿existiría UPyD hoy?

Si el Partido Socialista no hubiera dejado de ser un partido que vertebraba a España, no hubiéramos tenido que crear un partido para defender lo que estamos defendiendo. Igual el Partido Socialista si yo hubiera ganado el congreso también hubiera dejado de ser eso, aunque creo que si el Partido Socialista hubiera seguido siendo ese partido que vertebra a España hubiera hecho cambios importantes en su forma de actuar. En el 2000, cuando yo era presidenta de la delegación socialista del Parlamento Europeo, hice una ponencia en el Club Siglo XXI planteando todas estas reformas: la necesidad de abrir las listas, de poner límites a los mandatos, de cambiar el partido para cambiar la sociedad… Yo no me he dedicado a eso, mi primera dedicación ha tenido que ver con la política en el País Vasco, no ha tenido que ver con la igualdad, ha tenido que ver con la libertad y todas estas cosas han estado en un segundo nivel. Pero esta reflexión dentro del seno del Partido Socialista mucha gente la hacía ya entonces, entre otras yo, pero no era miembro de la dirección nacional. Pero si el Partido Socialista hubiera caminado de otra manera seguramente no estaríamos aquí en este despacho. O sí, vete a saber.

Y pongamos que no sólo gana ese congreso sino que, igual que Zapatero, gana luego las elecciones. ¿Cuál hubiera sido su proyecto de gobierno? ¿Qué hubiera hecho para capear la crisis?

Si hubiera ganado ese congreso todavía no había crisis. Cuando el Partido Socialista ganó las elecciones tampoco había sensación de crisis. En la política nacional, no sólo Zapatero, sino que ya en la última legislatura de Aznar ya debiéramos haber tenido que cambiar nuestro modelo productivo, ya debiéramos haber tenido que abandonar nuestra burbuja inmobiliaria, ya debiéramos haber empezado a cambiar nuestra política económica. Nunca hubiéramos llegado a la situación a la que hemos llegado en tan malas condiciones si hubiéramos hecho las cosas bien. Pero de todo no tiene la culpa Zapatero. Es decir, Zapatero heredó un modelo económico de Aznar-Rato y no lo tocó durante la primera legislatura. El modelo Aznar-Rato tenía que haberse revisado en la segunda legislatura del propio Aznar. Ni ellos lo revisaron porque era el modelo que servía para integrar a España en el euro. Zapatero vivió de las rentas y cuando llegó la crisis se negó a asumirla. Quiero creer que esas cosas que otros hicieron mal yo hubiera tenido la suficiente perspicacia y el suficiente valor para hacerlas mejor. Pero yo que sé, igual las hubiera hecho muy mal.

De acuerdo. ¿Y si en lugar de ganar las elecciones en 2004 hubiera ganado las del pasado 20 de noviembre, cuando la crisis era ya un hecho? ¿Qué hubiera hecho en los cien primeros días de mandato que ahora acaban de cumplirse?

Creo que hay que reformar el actual modelo territorial del Estado. Hay que revisar la Constitución para reformar la estructura del Estado y decidir qué modelo de Estado queremos. Nosotros defendemos un modelo federal, pero puede haber otros que defiendan un modelo confederal, centralista o el que sea. Hay que cambiar la Constitución porque no podemos convivir en España tres modelos, que es lo que convive en este momento. Es inviable y es insostenible. Inviable políticamente e insostenible económicamente. Es la estructura del Estado la que hay que cambiar.

Disculpe, pero y los 5 millones de parados ¿a qué se dedicarían? ¿A imprimir 5 millones de Constituciones nuevas? ¿Esa es la urgencia, en esta situación?

Hay cosas urgentes y cosas necesarias. Es como si vas en un barco y hay vías de agua, y además se ha averiado la caldera y además acabas de descubrir que los ingenieros lo han fabricado mal. Tienes que tapar las vías de agua, tienes que tratar de arreglar la caldera, pero como no reformes la estructura el barco se terminará hundiendo. Pues lo mismo: hay que hacer una reforma laboral que realmente arregle los problemas que tienen nuestras relaciones laborales, desde nuestro punto de vista creando un contrato único e indefinido que termine con el mayor de los problemas que tenemos que es la dualidad. No lo creemos solo nosotros, es algo en lo que todo el mundo está de acuerdo, que uno de los problemas de la siete reformas laborales que ha habido en España es que no se ha terminado con la dualidad, con la existencia de contratos de trabajo temporales e indefinidos. Terminar con ello debería ser uno de los objetivos. Es necesario hacerlo, pero no es lo único: también hay que reformar la negociación colectiva o el sistema financiero, por ejemplo. Hay muchas cosas que hacer. Pero eso hay que hacerlo y hay que hacerlo bien mientras arreglamos la estructura del barco. Hay que ir haciendo cosas para dinamizar el crecimiento y la economía, sabiendo a nuestro juicio que si no reformas la estructura del estado todo eso son arreglos a corto plazo. Creo que hay que entrar en las grandes reformas de verdad, estructurales, en el sistema productivo, económico, financiero, educativo. Hay que hacerlas. Pero no podemos olvidar lo que a nuestro juicio es el principal problema: un mal modelo genera una mala práctica.


¿Todo esto lo dice a sabiendas que a corto plazo no va a poder ser? ¿Se siente un poco el Pepito Grillo de España, con un programa perfecto pero inaplicable debido a su todavía escasa capacidad de influencia? ¿Es un discurso sostenible al contacto con la realidad?

Estamos convencidos de que es esto lo que tenemos que hacer. Es curioso, pero este es un planteamiento muy conservador. En España ocurre una cosa que tiene que ver con la juventud democrática, con la falta de cuajo de la historia democrática, cosa que no ocurre con ninguna democracia seria del mundo. Los países serios y los ciudadanos de los países serios saben que las leyes se pueden cambiar y que, por tanto, desde el modelo territorial hasta cualquier otra cosa, si no surte el efecto previsto, se cambia, porque las leyes no son divinas, son humanas. Cuando planteas un debate en Alemania sobre las necesidades de que los landers recuperen competencias en materias educativas o no, se hace un debate sobre si sería bueno o no para Alemania, para las siguientes generaciones, sin ningún tipo de prejuicios, sin ningún tipo de agobio. Nadie piensa “si lo cambiamos se nos va a hundir el país”. Lo cambiarán o no lo cambiarán, pero no está instalada en la ciudadanía la idea de que hay cosas que no se pueden cambiar. El posibilismo es muy conservador y soy de las que creen que en la política no se hace lo que es posible, sino que se hace posible lo que es necesario. Cuando llegamos empezamos a plantearlo, lo explicamos, que tenemos un modelo elefantiásico, aunque hablar de elefantes hoy no es lo mejor. No puede ser que siga así, la Constitución hizo lo que en aquel momento se podía hacer. No podía, probablemente, cerrar el mapa, ni el horizonte, los constituyentes no podían hablar de federalismo porque veníamos de dónde veníamos. Nadie sabía si las comunidades autónomas iban a querer más o menos competencias. Pero hemos ido construyendo cosas que se sobreponen las unas sobre las otras. Hay que escribir en la Constitución cuáles son los techos competenciales. En el Congreso de los diputados empezamos a hablar de esto hace 4 años y en el pleno votaron en contra todos… pero en la cafetería me daban la razón. De diferentes partidos, salvo los nacionalistas, claro, que van a lo suyo. Los nacionalistas te dicen que sí si Cataluña y Euskadi siguen como están. La gente sabe que esto es lo que hay que hacer, que esto es insostenible, que no puede haber diecisiete de todo. No podemos mantener un modelo federal de facto, que es asimétrico, pero es lo más parecido a un estado federal, con el modelo de las cortes de Cádiz de la provincia, la iglesia y el sindicato. O sea, que el modelo municipal que hay en España es el modelo parroquial definido en las cortes de Cádiz. No se puede mantener el modelo federal de la Constitución, de las autonomías, de las provincias, la diputación provincial, los ocho mil y pico ayuntamientos. No puede ser, no es funcional. Quiero revisar la Constitución a raíz de las consecuencias que ha tenido.

Mire, me ha convencido. Estoy dispuesto a cuestionarlo todo. A ver, un tema al azar… España. ¿España es cuestionable? ¿Es discutible? Discutida seguro, pero ¿discutible?

Yo creo que no.

¿Por qué no?

¿Y por qué sí? Dímelo tú.

Tengo una frase de un artículo de Arcadi Espada que quizá sirva: “El nacionalismo está basado en una idea simple: yo he llegado antes que tú, y por lo tanto tengo más derechos que tú”. Él obviamente habla de lo que habla, pero en este caso podemos aplicarla también a España. La idea de España existe y es indiscutible, ¿por qué?

No es que sea indiscutible que sea una nación, pero todo no se puede discutir. Tú eres un hombre y yo soy una mujer y no lo discutimos, ¿no? Discutimos pero a partir de una realidad. España es una nación constituida primero sin democracia, luego reconstituida. Mañana puede que una parte de España puede decidir que quiere ser independiente y hacemos un referéndum en el que votamos todos los españoles.

¿Esa es la condición?

No es una condición. La Constitución española, a diferencia de otras constituciones democráticas del mundo, no prohíbe los partidos independentistas. Aquí hay partidos independentistas y es legítimo el independentismo. Pero yo soy una ciudadana española de una nación que hoy es esta. Si una parte se plantea irse a mí me afecta, por eso lo votamos entre todos. Todo nos afecta a todos. En Canadá había una pregunta clara con una decisión aceptada por todos. Una decisión previa de lo que supone para el resto con un veto definitivo en manos del gobierno canadiense. La decisión final no dependía sólo de los quebequeses.

Por supuesto, pero ¿quién votó?

Pero aquello es un estado confederal realmente y, a pesar de todo, el gobierno de la confederación tomaba la decisión final. No sé qué hubiera pasado si hubiera habido un resultado aplastante, pero estaba previamente establecido quién tomaba la decisión final, quién hacía la pregunta y qué se ponía en la pregunta. ¿Por qué? Porque nos afecta a todos. En unos sitios se toma la decisión pero votan todos y en otros sitios la decisión final la toma quien representa a todos, que en este caso es el gobierno de Canadá. Hay una Constitución, que se puede revisar, las leyes se revisan. Creo que después de treinta y tres años de democracia hay que revisar la Constitución a la luz de las consecuencias que han tenido las leyes que la han desarrollado, pero no por aquello que decía Maragall de hacerlo por los que no la habían votado. ¿Para qué? Para que se cumplan aquellos artículos de la Constitución que no son negociables, aquellos títulos que garantizan la igualdad, la libertad, la cohesión. Aquellas cuestiones que no son negociables en ninguna constitución democrática del mundo porque son las que reconocen derechos fundamentales. Podemos revisarla para llegar a la conclusión de que España ha de ser una confederación o un estado jacobino, lo que sea. Mi propuesta es el estado federal, pero yo no considero como consideran algunos que sea más democrático el estado federal que el estado centralista. A mí me ha contestado algunas veces Zapatero en el Congreso que si hoy hay más libertad y más igualdad en España es por el Estado de las autonomías. ¡Es la soplapollez mundial! No es el modelo territorial el que garantiza más libertad o más igualdad sino las leyes que se aprueban y las consecuencias que tienen esas leyes. La diferencia entre esto y la España de Franco no es que aquello fuera un estado centralista y esto sea un estado descentralizado, es que aquello era una dictadura y esto es una democracia. Hay estados democráticos en el mundo y son estados centralistas, te gustará más o te gustará menos pero a mí para España me gusta más el federalismo, pero no porque sea socialista o porque tenga una visión socialdemócrata, sino porque me parece que para este país, para su pluralidad y su diversidad, lo mejor es la descentralización política.

¿Cree que sigue vigente el discurso orteguiano de 1932 “digo, pues, que el problema catalán no se puede resolver, que sólo se puede conllevar; que es un problema perpetuo, que ha sido siempre, antes de que existiese la unidad peninsular y seguirá siendo mientras España subsista; que es un problema perpetuo, y que a fuer de tal, repito, sólo se puede conllevar”?

Creo que son otros tiempos, pero nunca hablaría del problema catalán, creo que eso es el nacionalismo catalán, el nacionalismo vasco, el nacionalismo gallego; lo catalán es mucho más que el nacionalismo, a mi juicio. Desde mi punto de vista creo que al nacionalismo hay que conllevarlo, en el sentido de que es una ideología que no comparto fundamentalmente porque no es una ideología, es una religión. Sé que estas cosas hay quien las siente, yo creo que es una religión y por eso, como es un sentimiento, es difícil de racionalizar. Es difícil debatir sobre los sentimientos, es imposible. Para mí el nacionalismo es conservador per se, porque la tribu está por encima del ciudadano, porque no lo necesita. Tienes que tratar de constitucionalizarlo en ese sentido de respeto a las reglas de juego y a las instituciones derivadas de la Constitución, nada más. Yo no quiero que nadie salga a la calle y grite: “¡viva la Constitución!”, me la refanfinfla, no tengo ningún interés en ese sentido.

Ovejero dijo en la presentación de Contra Cromagnon: nacionalismo, ciudadanía, democracia [Montesinos, 2006] que desde el punto de vista intelectual el nacionalismo no tiene ni media torta y que mientras detrás de las ideologías están Hobbes, Marx y Locke, detrás de los nacionalismos no había nada. Y detrás del antinacionalismo, ¿qué hay?

No sé lo que hay detrás del antinacionalismo, porque yo no soy antinacionalista.

¿Nacionalista tampoco?

Pues no. ¿Tú no crees que se pueda ser catalán sin ser nacionalista? ¿Y por qué no se puede ser español sin ser nacionalista? Esto es muy común también. Es muy común que la gente piense que hay que ser nacionalista de algo. Normalmente un nacionalista periférico cree que o eres nacionalista de eso o tienes que ser nacionalista español. Y no, no hay que ser nacionalista de algo. Creo que hay una cosa que es pertinente, que hay que decir en este momento: no es lo mismo el patriotismo que el nacionalismo. Yo soy patriota en el sentido republicano del término, en el sentido jacobino francés. Se puede ser patriota sin ser nacionalista. Realmente el nacionalismo y el patriotismo son lo contrario. El patriotismo no requiere de enemigos, el nacionalismo, sí, porque eres nacionalista contra alguien. Decía Orwell que el nacionalismo es el patriotismo echado a perder y esa también, frase por frase, me la quedo. Yo defiendo la unidad de la nación española pero no por sentimentalismo, sino porque creo que es el único instrumento capaz de garantizar la igualdad. Hay quien la defiende por una operación sentimental pero en mi caso, ya lo dije antes, en mi casa nunca hubo banderas. A los nacionalistas les parece muy meritorio y muy loable ser nacionalista catalán o vasco, pero muy asqueroso ser nacionalista español. En cualquier caso, no soy nacionalista y no me gustan los nacionalismos, ni periféricos ni centrales, ni los nuevos ni los antiguos. Creo que todas las guerras de la humanidad vinieron del nacionalismo, de la religión o de las dos cosas juntas. Apelo al que se sienta nacionalista periférico que no le parezca mal que haya otro que se sienta nacionalista español porque eso sí que es una enorme contradicción. Pero a mí eso también me la refanfinfla. No me interesa este debate.

¿Qué opina de esos que con cierta maldad afirman que UPyD es el partido nacionalista madrileño?

Al que dice eso le digo que se informe. Que se informe cuantitativamente, que lo de cualitativo es una cosa que cada cual tiene su opinión. Nosotros en las primeras elecciones generales tuvimos trescientos y pico mil votos y el 50% en Madrid. En las elecciones autonómicas últimas y en las generales últimas, el 30% es Madrid y el 70% es el resto de España. Es el 30%, que es mucho, es cierto, pero el 20% de nuestros votantes es gente de Andalucía aunque no tengamos ni un solo diputado ahí. Somos un partido nacional, que tiene más fuerza representativa en Madrid porque el sistema electoral hace que sea más fácil entrar por ahí, pero fíjate qué progresión en 4 años. En las primeras elecciones el 55% del voto estaba en Madrid y en las segundas, sólo 4 años más tarde, ya no llega al 30%.

¿No le sorprende que donde su discurso debería calar más es donde, paradójicamente, su partido tiene más dificultades?

¿Por qué tendría que calar más? Yo no tengo un discurso antinacionalista. Nuestra debilidad presencial y política en las comunidades autónomas en las que hay partidos nacionalistas reproduce lo que le pasa al PP y al PSOE. PP y PSOE, en esas provincias, en esas comunidades autónomas donde hay nacionalistas, también tienen una dificultad mayor que en el del resto de España. Han tenido que ganar las elecciones generales, tanto el PP como el PSOE, para subir a dos dígitos tanto en Cataluña como en el País Vasco. Eso que se ha producido, que se produce en los partidos de ámbito nacional, estos dos que son tan grandes, se produce de la misma manera en los otros. Donde hay nacionalistas la competición es más complicada, hay muchos más que juegan, y de la misma manera que se castiga entre comillas y en minúsculas a los partidos nacionales; en nuestro caso se nota más porque nos impide entrar. El Partido Popular, siendo el partido líder de la oposición en España, hace nada no llegaba al 10% en Cataluña. Creo que tiene que ver con esto. Los partidos de ámbito nacional tienen más dificultades porque hay más competencia y porque hay un espectro bastante trasversal, cubierto por los partidos nacionalistas, más de derechas y más de izquierdas, porque dentro del nacionalismo también está cubierto todo eso. Los partidos de ámbito nacional tenemos muchas más dificultades para entrar y terminamos entrando con fuerza cuando somos ya grandes a nivel nacional. Le pasó en Euskadi al Partido Socialista y al Partido Popular y es porque el nacionalismo abarca mucho. Hay menos para repartir, menos espacio político.

¿A qué se debe que después de todo este tiempo ni siquiera hayan llegado a un mal acuerdo electoral con Ciudadanos? ¿Es que en eso también tiene que ser Cataluña diferente?

Es cierto que tenemos puntos en común, pero no somos lo mismo. No. Ellos son un partido catalán y nosotros, un partido nacional. Nunca jamás hubiéramos constituido un partido solo para el País Vasco, a pesar de que la mayoría de los promotores somos vascos, para después dar el salto al conjunto de España. Nosotros somos un partido de ámbito nacional, que tiene una posición nacional, que no nos planteamos ni de lejos hacer política a nivel regional.

Pero pagan un precio muy alto: no existir en Cataluña.

Ya existiremos. No puede ser una cuestión puramente logística o puramente instrumental. Para tener presencia en Cataluña no tenemos que ir allí con Ciudadanos, porque para tener presencia en Aragón tendríamos que ir con otros y en otro sitio, con otro. Somos un partido nacional que tiene una misma posición política en toda España, unas mismas siglas, una misma propuesta, y ya llegaremos, poco a poco. Y si no lo hacemos será porque la gente no lo necesitará. Tú puedes creer que somos un instrumento necesario para la política nacional en este momento, pero si la gente no lo piensa no te elegirá. Para esto es importante no tener un diputado que tenga otras fidelidades. Con Albert Rivera nos sentamos una vez, al principio, cuando constituimos el partido, y le dijimos esto mismo. No somos tan distintos, pero es que esa no es la cuestión. La cuestión es que ellos son un partido regional catalán y nosotros un partido nacional. Y esa es la distinción. Un partido con muchos años de historia de ámbito nacional puede hacer un acuerdo con un partido regional, aunque casi todo tiene un precio, como bien ha demostrado el PSC-PSOE o PSOE-PSC. Pero un partido recién nacido que empiece desdibujándose yendo con uno en un sitio y con otro en otro, pensando que eso le va a dar mejores resultados electorales… No merece la pena porque lo electoral es importante, pero no es lo más importante. Lo más importante es lo político, y en eso hay que ser coherente.

Pero lo electoral es condición indispensable, tanto que ustedes mueven cielo y tierra para promover una reforma electoral.

Movemos cielo y tierra para una reforma electoral que a nosotros, como partido nacional, nos afecta. La planteamos en el manifiesto fundacional como uno de los requisitos. En esa conferencia del año 2000 yo ya hablaba de ello porque la ley electoral española es muy injusta para el ciudadano, no para los partidos políticos. Tiene efecto en los sitios donde el ámbito electoral es muy pequeño, en Cataluña, por ejemplo, con más de seis millones de personas, una reforma electoral dejaría intacta la representación de un partido como Convergència i Unió. Yo jamás he justificado la reforma electoral para restar capacidad de influencia a los partidos nacionalistas porque a mí eso no me importa. No es un quítate tú para ponerme yo. Ese es el discurso de la derecha, de alguna derecha por lo menos, para conseguir que los nacionalistas no pinten nada en ese sentido. Los nacionalistas no tienen la culpa de que haya esta ley electoral, sólo se benefician de ella. Cuanto más pequeño su ámbito de actuación, más se benefician, pero quienes realmente se oponen a cambiarla, porque son los principales beneficiarios, son los dos grandes partidos nacionales. Fue una ley hecha para favorecer el bipartidismo y tenía sentido. A principios de la transición democrática el legislador no quería un parlamento con treinta partidos que se tuvieran que poner de acuerdo para construir la democracia. Tenía todo el sentido pero era injusta porque se devaluaba tu voto. Por lo que he leído al respecto, el legislador buscaba la estabilidad pero sabía que era injusto con el voto del ciudadano. Entonces no se pensaba más que en dos grandes partidos nacionales, había un efecto colateral de beneficiar al nacionalismo, es cierto, pero en España siempre ha habido nacionalistas y la ruptura de los grandes pactos no se produjo hasta el gobierno de Zapatero. Y eso no fue porque hubiera nacionalistas sino porque prefirió romper el pacto con el PP para las cuestiones de Europa, del terrorismo, para las cuestiones económicas, porque prefería hacer una segunda transición. Fue una opción absolutamente legítima, pero los nacionalistas ahí adquirieron poder porque, por ejemplo, la reforma de la ley territorial del Estado el Partido Socialista prefirió pactarla con ellos antes que con el otro gran partido nacional. ¡Es la barbaridad de las barbaridades! ¿Cómo puedes pactar la reforma de la ley territorial del estado con un partido político que no cree en el estado español? Puedes pactar otra cosa, ¿pero esto? No creen que Cataluña o el País Vasco sea parte del estado español, creen que la comunidad es una nación, y por tanto tiene que tener un estado. ¿Cómo puedes pactar la reforma del modelo territorial del Estado con partidos políticos que, desde su legitimidad, no creen en él? Es evidente que va a salir un pacto un poquito complicado. Lo que quiero decir es que, habiendo nacionalistas, las cosas se iban haciendo porque los grandes temas de Estado nunca se cuestionaron. Hablábamos antes del pacto del gobierno de coalición vasco. El gobierno de coalición del País Vasco, PNV y PSE, nunca cuestionó los grandes pactos de estado, no se nos ocurrió. Los pactos de estado se seguían haciendo entre los dos grandes partidos políticos nacionales. Evidentemente tratábamos de sumar al Partido Nacionalista Vasco, pero no se cuestionaba. Eso se rompió en un determinado momento. La ley electoral siempre fue injusta, pero no desde la perspectiva de los resultados electorales que es lo que ahora preocupa y con razón. Hay un desafecto creciente entre la ciudadanía hacia la política y hacia los políticos y en el fondo del desafecto está la falta de control de los ciudadanos respecto de la política. Y eso tiene que ver con la ley electoral: la regeneración democrática es que los ciudadanos recuperen el control sobre la política y sobre los políticos y, por lo tanto, sobre las instituciones democráticas. Y para eso hay que cambiar la ley, hay que limitar los mandatos de los políticos…

¿Limitar los mandatos de los políticos?

Sí, limitar los mandatos de los políticos, entre los que me encuentro, claro, pero limitar los mandatos no es que no puedas ser siempre un cargo público, es que no puedas ser más de ocho años alcalde consecutivos, o más de ocho años seguidos diputado. Tú puedes estar en el servicio público pero tienes que cambiar, sobre todo los cargos ejecutivos, los gobiernos sobre todo, ya sean municipales o autonómicos. Tenemos que ir a listas abiertas, desbloqueadas, es decir, tenemos que hacer determinados cambios que son los que la sociedad de hoy exige y no exigían hace treinta años. ¿Para qué? Para que el ciudadano sienta el poder, que sienta que tiene realmente el control sobre la política y sobre los políticos, para que no se produzca el desafecto. Eso requiere una reforma de la ley electoral no sólo para que UPyD e IU no sean perjudicadas sino para que tu voto valga lo mismo que el mío. No puede ser que en mi comunidad de vecinos el voto de mi vecino valga cuatro veces más que el mío.

Ahí me está haciendo trampas. Y lo sabe.

Pero es que tu voto vale distinto en función de la opción política que votes y en la circunscripción en la que votes. El Consejo de Estado hizo un informe en el que, sin cambiar el sistema proporcional, sugería una serie de fórmulas, como por ejemplo recuperar los restos a nivel nacional, que lo hacía más justo para los ciudadanos. Porque lo de ahora no es lógico. Nosotros hemos tenido ahora en Andalucía 129.000 votos y no tenemos ningún diputado en el parlamento autonómico andaluz. IU ha tenido 460.000 y tiene una docena. Cada diputado del PSOE, del PP o de IU les ha costado treinta y tantos mil votos. Porque, además de eso, ponen una barrera de entrada en la ley electoral del 5%, es decir, te sobran votos, pero te falta porcentaje. Ahora mismo en Alemania el Tribunal Constitucional ha declarado inconstitucionales las elecciones para el parlamento europeo en las que se establecía un límite porcentual con el único argumento de que un millón y medio de alemanes no pueden quedarse sin representación. No puede ser que un millón de ciudadanos que han votado una opción política que no ha llegado al porcentaje, aunque haya superado ampliamente el número de votos que tienen otros partidos que lo han conseguido porque han concentrado su representación solamente en un territorio, no vean transformado su voto en representantes.

¿Cómo encaja este discurso con el hecho de que decenas de miles de ciudadanos vascos no puedan ver representada su opción política?

Para mí, un partido que está ilegalizado porque el Tribunal Constitucional y el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo decidieron que era parte del entramado de ETA no es una opción legítima.

¿Cuando pasa a ser no ya legítima sino legal porque supera el filtro de la ley? ¿Por qué no pueden, por ejemplo, gozar de las ventajas de tener un grupo parlamentario, como sí lo tienen ustedes?

Cuando lo es, se presenta y le votan. Pero entra en el Congreso con sólo 300.000 votos. Pero eso da igual, porque mi decisión no es que ellos no tengan un grupo, yo eso no lo he decidido. Eso lo ha decidido la mesa del parlamento. Ni lo he decidido, ni me lo han preguntado.

Ya se lo pregunto yo, si se trata de eso.

Tenían el mismo derecho a tener grupo por el artículo 24 que yo, y yo tuve que ir al artículo 23 porque no me dejaron. O sea, la mesa ha hecho antes interpretaciones para que pudiéramos haber tenido grupo parlamentario sin necesidad de tener que llegar a un acuerdo con nadie, tanto Amaiur como nosotros. Pero la mesa decidió que no podíamos utilizar el 24. Para mí tener grupo es importante sólo porque supone tener un instrumento para servir a aquello por lo que me he presentado a las elecciones. Yo agoté las alternativas, que Amaiur lo hubiera hecho si hubiera querido. Con quince diputados se podía constituir grupo, que hubieran buscado. Yo tuve que buscar otro artículo del reglamento que es igual de legal que el primero que no quisieron aplicarnos. Ese artículo del reglamento se ha usado siempre, en el Congreso y en el Senado, todas las legislaturas. Entonces es el reglamento lo que hay que cambiar para poner las cosas de acuerdo con el momento actual. No me parece justo que la ley electoral te penalice y, además, te penalice el reglamento. A nosotros nos penaliza la ley electoral como partido político y luego nos penalizaba el reglamento. A Amaiur no les penalizó la ley electoral.

Pero sí el reglamento.

Y la mesa. Les ha penalizado al ponerse estricta en la parte del reglamento que dice que no han llegado al 15%. Ellos han ido al Constitucional y lo mismo hasta les dan la razón, pero no es una cosa que yo haya dicho: “a estos no les des”. La mesa, el PP de hecho, no la mesa, vamos a hablar claro, decidió tratarnos igual y utilizar a UPyD de coartada bien para darnos a los dos y decir “no nos ha quedado otro remedio que darles a los de Amaiur porque estaban en las mismas circunstancias”, que no lo estábamos, bien para no dárnoslo a ninguno. Pero un partido que tiene 1.140.000 no puede quedarse sin grupo parlamentario.

Pero ahí está la trampa, porque no es ese 1.140.000 el que va al parlamento.

Sí, hombre, 1.140.000 van… Bueno, es cierto, van los diputados, pero es algo muy común que usa todo el mundo constantemente, “yo tengo ocho millones”, “yo tengo diez millones”. Lo que había era una decisión política tomada de antemano. O bien no le damos a ninguno de los dos para que UPyD se quede sin grupo porque si no tendríamos que darle a Amaiur, o le damos a los dos y tenemos que ceder ante la cabezona de Rosa Díez que no quiso utilizar un artículo del reglamento que es igual de legal que el otro. Vamos, esa es mi percepción, nadie me la ha contado. Pero el PP tomó esa opción. ¿Qué es lo que ocurre ahora? Que al grupo mixto lo han jodido, con perdón de la expresión. Es un gallinero y les coarta su capacidad, pero lo que pasa es que a Amaiur, sin ser grupo, tiene una especie de tratamiento como si lo fuera, porque habla siempre, interviene siempre, han doblado el tiempo que se permite intervenir al mixto para que pueda intervenir…. Es decir, para eso ponte rojo un día o no te pongas. Y si no te pones porque decides no tratarle, no le trates, pero de verdad: no permitas que intervenga siempre porque eso es, a mi juicio, lo que han conseguido, que Amaiur haga lo que tan bien se les da a los nacionalistas en general, hacer de víctimas. La gente cree que en esta discusión sobre el grupo lo económico era la cuestión más importante pero no es cierto, lo es muy poco. El resultado final es que funcionan casi como si fueran un grupo y, a la vez, van de víctimas. El PP les ha convertido en víctimas y, como no se atreve, les permite intervenir como si realmente tuvieran un grupo propio.

Volviendo al último CIS, sumando nacionalismo, terrorismo y estatuto de autonomía de Cataluña apenas alcanzan un 2% entre los tres principales problemas citados por los españoles. En cambio, la clase política y los partidos políticos ya superan el 18%. ¿Se le agota a usted y a UPyD un filón o la mina tiene más vetas, como la regeneración política?

Seguiremos defendiendo lo mismo. Hemos nacido para defender las cosas en las que creemos y que creemos que no las defiende nadie. Hay que defenderlas, influimos en la política y hemos puesto en la agenda, humildemente lo digo, cosas que antes no estaban, como la reforma de la ley electoral, la reforma del modelo territorial del estado, el debate sobre la educación, la sanidad… Todas estas cosas creemos que hay que hacerlas y las hacemos. Para mí, la política no es la demoscopia. Para seguir por detrás de lo que dice la gente vale con un instituto de análisis demoscópico. La política es para ir por delante y no para ir por detrás.

Cerca del primer aniversario del 15M, usted ha declarado más de una ocasión que la indignación existía desde antes del 15M. ¿Es un guiño a los indignados o es todo lo contrario? ¿Se siente interpelada por sus críticas en tanto que miembro de la clase política o considera que usted y UPyD son los que están en mejor disposición de vehicular sus demandas?

No es una patada en la espinilla ni un guiño, es una constatación. Hay mucha gente que ya estaba muy indignada y muy cabreada. Algunos se quedaron en casa y dejaron de votar, otros votaron otras cosas, otros hicimos un partido político y otros hicieron el 15M. Cada uno en su sitio y convergiendo en aquello que hay que converger. Me parece un despropósito que un partido político se quiera quedar con un movimiento cívico que es mucho más que un partido político. Sería constreñirlo, perdería todo su sentido, toda su razón de ser. Un movimiento cívico tiene que tomar de la solapa a los políticos. Podemos coincidir en muchas cosas y en otras no. En aquellas cosas en las que coincidamos las defenderemos en nuestra esfera, que es la esfera institucional y la esfera política. Las descubrimos si las dicen ellos, y las defenderemos si ya las veníamos defendiendo aunque las digan ellos, pero desde el respeto de saber que somos dos cosas distintas. Si hay algo que falta en España es vertebración cívica; están muy bien como movimiento cívico y dentro de ese movimiento hay gente que milita en partidos políticos y otros que no.

Sé que deplora esos planteamientos cleptocráticos pero ¿de dónde vienen los votos de UPyD?

No sé lo que va a ser en el futuro, pero ¿de dónde vienen actualmente? Quien más lo ha analizado es el CIS que es el que hace esos análisis sociológicos que cuando no están cocinados yo creo que están bien. ¿Y qué dice el CIS? Dicen que es voto urbano mayoritariamente, joven, que es por igual masculino que femenino, que es crítico, o sea, eso que se llama libre albedrío, que se informa a través de distintos medios, entre ellos las redes sociales, y dice que es voto formado. Donde peor estamos es entre mayores de 65 años y gente que tiene estudios básicos. Nuestro votante confiesa haber votado a lo largo de su vida más a partidos de izquierdas que a partidos de derechas. Por lo menos eso es lo que dice el CIS. Una parte también importante viene del voto en blanco y de la abstención, y en las últimas elecciones generales, el 30% de los nuevos votantes declara que votó a UPyD. La procedencia del voto es muy trasversal, como el propio partido.

¿Cree que el partido y el proyecto le sobrevivirán? ¿Quién debe más a quién, Rosa Díez a UPyD o UPyD a Rosa Díez?

Creo que el partido sobrevivirá con Rosa Díez o sin Rosa Díez mientras siga siendo necesario, mientras que la gente que lo alimenta considere que es un instrumento necesario. Este es un partido en el que la inmensa mayoría de la gente que está afiliada o que es simpatizante, y trabaja aquí constantemente, no ha estado afiliada nunca a ningún partido político, teniendo edad para haberlo hecho. Yo soy una de las pocas excepciones. Nosotros tenemos una base. Primero hay mucha gente muy joven, no como la de las juventudes socialistas o de las del PP hasta los 35, no, gente muy joven, de 18 años, de 19 años. Luego la mayoría de la gente que está entre 35 y 45 años y que cuando fueron mayores de edad ya había democracia en España pero nunca se afiliaron a ningún partido político. Somos poquísimos los que hemos militado antes en un partido político además de este. Para la inmensa mayoría, su primer partido es este. No se afiliaron porque había democracia pero se afilian ahora por la necesidad de regenerarla. El porcentaje más alto de afiliados son profesores de cualquier tipo, desde primaria hasta universitarios, y también hay mucho profesional liberal. Somos un partido muy del siglo XXI. Desde un punto de vista ideológico clásico somos una combinación de socialdemócratas, que sería mi caso, y liberales en el sentido norteamericano del término.

Ahora que dice que es muy del siglo XXI, en las redes UPyD nos ha ofrecido su mejor y su peor cara.

Sí, como ese twit que no mandé yo, pero de todo aprendemos. Para nosotros, es lógico y normal. Al principio, cuando nacimos, era pura necesidad, la única manera que teníamos porque no estábamos en ningún medio de comunicación. La Plataforma Pro, que es el origen del partido, nació en la red. No teníamos sedes físicas, sólo redes virtuales. Los primeros 1.000 afiliados lo hicieron en la red sin conocerse. El partido se constituyó durante un mes de julio; Carlos Martínez Gorriarán y algún otro compañero fueron convocando a la gente que estaba afiliada en la red en ocho ciudades de España. Se juntaban en un hotel, aparecían cien personas, cuarenta, sesenta, desconocidas entre sí, que se habían afiliado con el manifiesto que habíamos colgado. Te encontrabas de repente con “anda, tú también estás aquí, ahí va”. Gente que se conocía, a lo mejor del trabajo. La red la utilizamos al principio como el único instrumento para darnos a conocer y hoy es el sitio lógico en el que nos movemos. ¿Por qué? Pues porque a parte de tener que hacer de la necesidad, virtud, porque la gente que está afiliada a UPyD utiliza la red de forma natural para su vida, para relacionarse con sus amigos, para su trabajo. Nosotros tenemos muy poca gente contratada ahora, hay tres personas que trabajan en eso, que llevan la página web. Pero estuvimos dos años durante los que la página web la hacía un ingeniero aeronáutico antes de irse a trabajar, a las seis de la mañana. Quiero decir que la gente que se mueve en nombre de UPyD y que tiene su Twitter, su Facebook… lo hace de manera natural, no contratamos a ninguna empresa. Porque es esa generación que lo hace naturalmente y no le cuesta nada. Van a los mítines y los que los twittean están allí sentados. Al margen de que el partido guste o no guste, hay algunas experiencias que son interesantes desde el punto de vista sociológico, desde el punto de vista político. Durante las elecciones municipales me encontré con 40 personas en una sala. ¿Y estos quiénes son? Eran candidatos a concejales, cabezas de lista, unos más jóvenes, otros menos. Muchos de ellos no habían utilizado nunca el Facebook, el Twitter, nada de eso, y tres chavales del partido les estaban dando clases de cómo trabajar en la red, de cómo contestar… Nos lo hemos hecho todo nosotros mismos. No nos quedaba otro remedio inicialmente, pero ahora no sabríamos hacerlo de otra manera. Un partido del siglo XXI esto tiene que saber hacerlo. La diferencia entre nosotros y el PSOE, el PP u otros partidos es que ellos pagan a empresas. Nosotros pagamos a nadie, nos movemos muy bien, nuestra página web, a pesar de la humildad de medios, es o la primera o segunda página política más visitada. También queremos tener repercusión en los medios tradicionales, entre otras cosas porque en España hay muchísima gente para la que lo que no sale en la televisión no existe. Y para mucha gente no existimos porque no salimos.

Algunas veces salen en algunos medios que parece que les hacen más mal que bien. Mi abuela decía que el que anda con un cojo, al final del día cojea. Es tentador.

Yo quisiera salir en todos. Si no salgo en otros no es porque yo no quiera. Salimos en todos los que nos dan cobertura, hay algunos que no nos la quieren dar y en otros donde nos sacan pero no nos hacen entrevistas porque ya les hemos llevado a los tribunales y les hemos ganado por difamación. La Gaceta nos tiene que pagar 120.000 €. Lo que quiero decir es que a mí me gustaría que todos los medios nos dieran cobertura de la misma manera. Hay quien dice, porque aquí la gente te etiqueta muy deprisa: “sólo salís en los medios de la derecha”. Pues a mí me gustaría salir en los que usted llama de la izquierda, qué quiere que le diga, me encantaría salir en todos.

Pero salir en los de la derecha, ¿no les puede condicionar? Un pacto fáustico, mira, ya que estamos aquí vamos a decir lo que quieren oír.

No, no, seguro que no.

Al final nos han quedado un montón de temas en el tintero. No hemos hablado de la cacería del Rey.

Ya pedí en mi página web que el Rey se disculpara.

¿Por qué le dijo sólo que pidiera perdón si usted es republicana? Aproveche el momento y dígale: váyase usted a Estoril.

No lo haré porque yo no cuestiono la monarquía parlamentaria como modelo para la España de hoy.

¿Es otra de esas cosas que no se pueden cuestionar?

¿Por qué no se puede cuestionar? Hay quien la cuestiona y a mí me parece que es absolutamente respetable. Yo dije que era patriota y republicana, pero en el sentido propio de la palabra republicana, ya he explicado qué significaba la República en mi casa, era la legalidad vigente, el orden constituido. El orden constituido hoy es la monarquía parlamentaria; se puede cambiar, claro, y no hace falta ir a una guerra. Pero yo creo que la monarquía parlamentaria es un instrumento útil para la España de hoy, salvo que ellos mismos, la propia monarquía, se empeñen en hacerlo inútil e improcedente, inadecuado y negativo. Y van por mal camino. Pero yo creo que hoy por hoy aún tiene más ventajas que inconvenientes. Hoy ese melón no me parece apropiado abrirlo, yo no lo quiero abrir, vamos, pero respeto al que lo quiera abrir… Si alguien lo abriera lo debatiríamos y yo diría, “a ver, ¿qué ventajas tiene esto?”. Lo plantearía como lo planteo cuando hablo con gente que lo quiere abrir y que piensa que ahora es el momento de hacerlo. Yo no creo que hoy eso sea un lastre para España, para ninguna de las cuestiones importantes para nuestro país. Una monarquía parlamentaria puramente simbólica como es esta no me parece que sea un lastre desde ningún punto de vista. Es cierto que hay un problema que es conceptual, democrático, a pesar de que lo hemos votado en la Constitución, pero si se comportan tampoco nos sale demasiado cara.

Pero, cogiendo sus propias palabras, no debería ser tanto un problema de dinero, de caro o barato, sino de justo o injusto.

También podría salirnos tan caro que no pudiéramos permitírnoslo, pero te acepto la corrección, esa no es ni siquiera la derivada veinticuatro de la cuestión. Parece anacrónico en el siglo XXI pero del mismo modo que entiendo por qué el modelo territorial se hizo de esa manera en ese momento, entiendo que exista esta monarquía, con una capacidad de intervención tan limitada. Podríamos aceptarlo como un mal menor, pero en una España tan cañí como esta en la que lo que se lleva es estar en una de las dos trincheras… Una institución que represente a esa tercera España, que no moleste a nadie, la podemos mantener durante un tiempo y que sea útil para los unos y para los otros y útil general. Yo creo que la monarquía ha hecho esa tarea. Lo creo, aunque a lo mejor un día nos enteramos que lo que creímos que hizo no lo hizo, no lo sé. Yo pienso así y esto lo he discutido mucho con mis hijos, que por supuesto no quieren saber nada de la monarquía, sea barata o sea cara.

¿Votan a UPyD sus hijos?

Ellos dicen que votan a UPyD, pero votan a su madre, para qué te voy a engañar. No siempre han votado a su madre, porque su madre ha militado en otro partido político y no siempre lo han votado, pero en la medida en la que han sido muy cómplices míos, cómplices en el sentido político del término, les parece bien lo que hago y les parece bien lo que defiendo.

Fotografía: Guadalupe de la Vallina — Vídeo: Javier Villabrille

138 comentarios

  • Me encanta jotdown

  • La incoherencia hecha política.
    Alterna dos discursos distintos según le convenga.
    Me hace gracia que pida que un político haya trabajado antes de dedicarse a la política, ella que lleva tropecientos años viviendo de esto.
    Y lo de que estuvo gobernando casi doce años con el PNV para constitucionalizarlo!!! Doce años!!!
    Diría cualquier cosa con tal de justificarse.

  • me sorprende este giro en jot down, acostumbrado a entrevistas hechas para que el personaje se luzca, a rosa díez se le da ‘caña’, o más bien se le hacen preguntas incómodas, que echamos de menos con cebrián o losantos.

    aunque igual es porque una entrevista a rosa díez da para muy poquito, claro… la pobre lo deja bien clarito pregunta tras pregunta

    • Si,a mí también me ha llamado la atención ese doble rasero…

      • A mi lo que me llama la atención es la caña que se le da desde todos los sitios cuando la ruina de España han sido los gobiernos de todos los colores que hemos sufrido no solo a nivel nacional sino autonómico. UPyD y otros partidos minoritarios van a voltear esto como ha ocurrido en Grecia para largar a las marionetas de Merkel y seguro Hollande.

        • Pues si tiene que ser UPyD el que arregle esto, que se compone de los restos de lo que se alterna en el poder, mal vamos. No he visto un mensaje mas populista que el de esta señora ni en el alcalde de los simpsons

      • ¿pero que decis? las entrevistas a esta señora y a Losantos las han hecho diferentes entrevistadores iy por eso son diferentes, a ver si pretendeis que todas las entrevistas sean iguales ¿no es má fàcil pensar eso?…no, tiene que se doble rasero…qué cosas más raras decís alguno.

    • Coincido, indigno artículo por su estilo para Jot Down.

      Lamentable ‘entrevista’, más bien un tercer grado.
      Confirmo mi decepción con Rosa Díez, auqnue quizás era eso lo que buscaba el funesto entrevistador.

      • Pues yo entiendo perfectamente al entrevistador. Si estás haciendo una entrevista a una persona que,por poner un ejemplo de las numerosas incoherencias de la entrevistada en cuestión, presume de ideales repúblicanos pero defiende la monarquía a capa y espada lo normal es ir tirando del hilo a ver donde por donde sale. Y como es una detrás de otra,pues queda la entrevista que queda. Pero por lo que veo es el mal de muchos de los seguidores de Rosa quien a acusa a los nacionalistas de ir de victimas y no tienes más que leer los comentarios que abundan por aquí…..

  • “Soy géminis”

    Fatástico, la líder de uno de los principales partidos políticos españoles cree en el horóscopo.

    Si es que no hay ni uno bueno, joder.

    • Si de verdad te guías en si un líder de un partido político cree o no cree en el horóscopo para menospreciarlo, deberías replantearte urgentemente el sentimiento antipartidista o antisistema que llevas dentro!

      • Pues a mi me parece una buena guía para saber no ya qué clase de persona es, pero si bastante sobre esa.

    • Es preferible decir eso de una forma tan intrascendente que decir que el estado español tiene que ser asi de insostenible en las autonomías porque es algo que viene de los ancestros…

  • Me parece una entrevista en profundidad muy completa, que aborda muchos temas (es cierto que comparándola con otras entrevistas de JotDown la veo un pelín mala leche, pero me gusta lo bien que se desenvuelve esta señora). He de decir que me ha sorprendido la serenidad que desprende en esta entrevista, pues tenía una imagen de ella como muy seria y casi siempre “enfadada” (que leyendo lo que he leído me parece que le sobran motivos para estarlo). Me ha gustado mucho. Entiendo muchas cosas de ella y me confirma que sinceramente, he elegido un buen partido al que votar siendo que ella está al timón :)

    • Que dios te conserve ese ojo clínico para elegir lideresas

      • ¿y cual es el ojo clínico que tienes tu y que crees que te coloca moralmente por encima de esta persona a la hora de elegir lider?

        Me encantan estos iluminados que piensan que lo que ellos creen es muy superior al resto y luego los descubres votando a PSOE o PP o cualquier otro partido de fachada y pancarta como IU. Lo cual me parece muy bien, pero luego no trates de dar lecciones de grandeza moral o intelectual a nadie, por favor.
        En fin.

      • Jules (o Julio, como prefieras), se te ha olvidado apuntar el pequeño detalle de que trabajas para UPyD, militas activamente y también se te ha olvidado decir que ibas en las listas de UPyD por Valencia en las últimas elecciones. A parte de eso, te ha quedado un comentario muy equidistante e imparcial. Así como “visto desde fuera”. El Ministro Joseph estaría orgulloso. Enhorabuena.

        • Juas! Ahora ya veo de donde viene el “ojo clínico” y todo eso de la superioridad moral del amigo…muy UPyD

  • Quines trampes amb el tema de la llengua! Sembla que demani on és la boleta…

    • ¿Exactamente a qué trampas te refieres? me parece que argumenta lo que dice, repito, me gustaría que dijeras cuáles son las trampas…

      • A confondre l’educació amb un supermercat, per exemple. Enlloc les famílies tenen dret a triar en quina llengua aprèn el seu fill. Senzillament, el nen a l’escola rep els ensenyaments necessaris per anar pel món sense fer el ridícul. Per això cap família pot decidir que el seu nen no aprengui matemàtiques: perquè el nen necessita matemàtiques. Si estàs a França t’ensenyen en francès, siguis francès o del Marroc, si ets a Madrid t’ensenyen en castellà. És a dir, previ a la capacitat per adreçar-se a l’administració en ambdues llengües, hi ha la capacitat per parlar-les i entendre-les ambdues. I aquí amaga la boleta, com si a Euskadi o a Catalunya (o al País Valencià) hi hagués alguna manera de mur. Per exemple.

        • Es curioso es argumento de siempre, si estás en Inglaterra hablas inglés, si en Francia francés, en rusia ruso, …pero luego dices MAdrid….MAdrid? Que estado o país es Madrid? Tu propio argumento te perjudica…pues, si estás en España hablas español !!! Pero no me gustan los argumentos capciosos; solo que respondiendo a los mismos, te igualas !! Yo no estoy de acuerdo tampoco en que los padres elijan la lengua, no señor, la enseñanza no se elije, pero tampoco que se excluya una de las dos, dos horas de castellano a la semana, en España …es de chiste. Pero en privado, no os consideráis España, ese es el problema, lo demás es un disimulo, una instrumentalización de las lenguas. Con una premisa falsa, cualquier conclusión es falsa, …de momento es España, y la enseñanza debería ser bililngüe de verdad.

          • Article 3.2 de la Constitució espanyola. ¿Quina paraula de “tota la resta de llengües espanyoles” no ha entès vostè? Per no parlar de tot el punt 3.3…

          • En España a diferencia de inglaterra hay no una si no 4 idiomas oficiales, mal que te pese, el problema de los castellanoparlantes es esa mentalidad de “Y que se va a hablar en españa ¡¡pues español!!”. La falta de respeto hacia otras lenguas es algo muy arraigado y esta señora es una buena muestra de ello.

        • sera q decir q eres democratico,es suficiente para q los demas se lo crean ,supongoq hay q demostrar lo con hechos y eso esta bastante lejos de como actuan los nacionalismos perifericos y los demas q pretenden regular la vida de todo hijo de vecina ,diciendole lo deben hacer ,hablar pensar creer …y cuestionando cuntinuamente su derecho a pertenecer a una o otra parte de tierra,creando unos personajes a medida de como querian q fueran….no como somos…..si como hitler…como los nacis…si como los nacis

        • solo quiero hacer un apunte,
          es curioso que pretendas defender tu argumento usando una lengua que una mayoria no entendemos. Si yo diese mis argumentos a favor o encontra en Aleman. estaria sembrando en el desierto.

          Esto fuera por supuesto de que tienes todo el derecho a comentar en Catalan o cualquiera de las lenguas reconocidas, pero te pierdes llegar con tu mensaje a un monton de gente que de otra forma quizas te entendieran mejor

  • Pues a mí me ha encantado, la verdad. Me la he leído entera y me ha parecido muy interesante. A esta mujer siempre le acusan de no mojarse, le echan en cara haber estado en un gobierno PSE-PNV… pero oye, habla de ello sin tapujos. Con un par.

    • ¿si? estás seguro de que habla de ello sin tapujos?…igual has leido u oido poco de ella.

  • Ya lo ha apuntado alguien anteriormente, pero es curioso que antes de la entrevista el propio autor diga que siente que le han metido más goles que al célebre Bonello. ¿Goles? ¿No serán verdades como puños que la izquierda rampante siempre afín al felipismo-zapaterismo-rubalcabismo nunca ha querido admitir? Cuesta darse de bruces con una política honrada que dice lo que piensa y que habla sin tapujos de tabúes para la clase política: el nazionalsocialismo vasco, el agotamiento del sistema autonómico, la estupidez de la mayoría de la clase política, la necesidad de creer en la unidad de la nación y en la verdadera igualdad de todos los españoles….¿Goles? Particularmente siempre he pensado que a la izquierda inamovible y corrupta le duele, más que el discurso de la derecha, los desencantados que reivindican los valores perdidos y luchan por ellos con orgullo de verdadera izquierda.

    • Amen. (laicamente xD). Tus 3 últimas frases, a parte de encantarme, explican muy bien por qué la ignorancia a UPyD de los medios de la “izquierda”

    • Te has equivocado de página, ésta no es la de LD. Por cierto si llamabáis bachiller a Montilla, repitiendo como loros lo que decía César Vidal, ¿cómo váis a llamar a Rosa Díez?

      • ¿Ya me estás excluyendo? Talante, amigo, talante….Los que no comulgamos con tus ideas también podemos visitar cuando nos da la gana esta fantástica web. Es uno de los defectos de esa cosa llamada libertad y que probablemente repudias cuando tratas de largarme a otro sitio porque no te gusta mi comentario. Ajo y agua

        • Tú te lo guisas y tú te lo comes. Primero, busca donde te digo que te vayas de aquí. Segundo, ¿cómo has adivinado mis ideas? Aprende a leer, o aprende a no dar signifacado a las palabras de los que meramente tienen y luego, hablamos, porque poner la libertad por delante cuando se tacha a alguien de nazi, como estás haciendo con los nacionalistas, con un subterfugio lingüístico del nivel de un niño de dos años es de risa. (Por cierto, algo que me extraña que la moderación lo haya dejado pasar)

          • ¿ahora te chivas al moderador? me habrán dejado el comentario porque no insulto, no excluyo, no ofendo a nadie. Ni siquiera a tí. Tú eres el que sugiere que esta no es web para gente con mis ideas, quien utiliza el estereotipo de los loros repetidores de CV, quien me dice que debo aprender a leer…No te gusta mi opinión, tratas de echarme, te quejas al moderador….Talante, amigo, talante!

          • Estoy de acuerdo. Yo soy nacionalista en el sentido no excluyente de la palabra (simplemente pido respeto para mi lengua, mi cultura y mi historia sin considerar a ninguna otra inferior) y sí me siendo ofendido porque me insultas llamándome nazi. ¿Qué relación tiene no querer que desaparezca tu cultura con mandar a millones de pobres desgraciados a una cámara de gas?

        • Según Rosa “ir de víctimas” es propio de los nacionalistas,así que mejor cambia de palo no vaya a ser que te confundan….

  • Personaje político sin mensaje, sin propuestas, que nadando entre dos aguas consigue chupar del bote sin mojarse. Aquí radica “su mérito”. Lamentablemente una de las más pobres y vacías entrevistas de esta magnífica revista aunque para ser justos el personaje no da para más.

    • Vamos, que ni te has molestado en leerla, ¿no? Porque en la entrevista se moja de lo lindo.

      • Sí, querido, pese a su anodino tono y ser usualmente previsible, la he leído de cabo a rabo. Si para ti eso es mojarse, imagino que considerarás la petanca como deporte de riesgo…

    • Creo que si es la política más valorada es por algo. Tu análisis de texto no pasaría ni la primaria. Sin propuestas? Sin mojarse? De verdad piensas lo que dices? Es como caerte al suelo, romperte el brazo y decir: no, no, no me ha dolido !! jejeje…por repetir algo falso no se convierte en realidad, afortunadamente hay gente que es sincera.

      • Republicana y apoya la monarquía, favorable a no perpetuarse en cargos y lleva TODOS los años del mundo mamando como los otros… Evidentemente no he debido pasar la primaria porque no entiendo nada… La política más valorada de España con un SUSPENSO dice mucho de ella y de gente como tú. Pa ti pa siempre….

    • En una discusión el nivel de enconamiento es igual a la suma de las oraciones necesarias para que aparezca la palabra nazi o Hitler; e inversamente (solo a veces) proporcional al cuadrado de los argumentos freudianos esgrimidos. Así pues, vaya zurullaco de discusión os habéis montado por una entrevista a Rosa Díez.

  • De las pocas entrevistas de JotDown que no me ha gustado, si no la única. La entrevistada se debe justificar tras cada pregunta. Mas que una entrevista parece un interrogatorio. Algo que uno se espera en El Mundo o en El Pais, según con quién, pero hasta ahora no lo ví aqui. Una pena. Las entrevistas a dos personajes de ideología tan distinta como Cebrían y Losantos -este me repugna, que le vamos a hacer- son entrevistas magníficas, amenas y sobre todo muy interesantes, de las que sacas ideas destacables de ambos entrevistados. Esto es un simple frontón. Un desperdicio.

    • Tal vez sea periodismo y no una charla-masaje como en las dos entrevistas que pones como ejemplo…

      • Para lo que tú llamas periodismo ya tengo a El País, El Mundo, etc. Interrogatorios ya los tengo muy buenos (normalmente) con Ana Pastor y lamentablemente sectarios en Intereconomia, por ejemplo. Diferencia de caracteres suspongo. Yo me quedo con los articulos y los blogs de Jot Down, y las charlas- masaje (perfecto), que aquí por suerte y hasta esta entrevista, fueran con gente ideologicamente afínes o no a las ideas “editoriales”, se les ha dejado siempre hablar.

    • UPyD es un partido que incomoda a los simpatizantes del PP y del PSOE. Sólo esto debería bastar para tenerle simpatía a Rosa Díez, su fundadora.

      A mí sigue encantándome el habitual rasgarse las vestiduras de la (falsa) izquierda frente a esta mujer. En UPyD hay tantos izquierdistas como derechistas. La pretensión de que un partido necesita de un bloque ideológico monolítico es infantil. Este partido ha llegado para limpiar un poco el irrespirable ambiente creado por PP y PSOE en los últimos años de la democracia española. Su crecimiento electoral en tan poco tiempo demuestra que era necesario.

      • Quizá limpie el irrespirable ambiente creado por PP y PSOE, pero el ambiente entre Cataluña y el resto de España lo está enguarrando pero bien. ¿O es que alguien piensa que en los Balcanes se empezaron a dar galletos los unos a los otros de un día para el otro? Ya está bien, tanto de un lado como del otro. Y como no lo paremos ya, un día será tarde. Bastantes prejuicios hay ya en cada lado como para que los políticos populistas como esta señora los vayan alimentando a diario.

  • Excelente entrevista. Siempre he sentido simpatía por Rosa Díez, por ser la voz de la izquierda que se atrevió a plantar a cara a las barbaridades y el sectarismo de zapatero. Ojalá algún día pueda ser presidenta. Mucha gente progresista estamos contigo.

  • Simplemente, me encanta Rosa Díez.

  • Quizá hubiera sido más útil que el entrevistador se entrevistase primero a sí mismo y que después pudiesemos leer una entrevista interesante a Rosa Díez.

    • +100.000!!! Qué entrevistador más tendencioso, todo el rato queriendo dar su opinión que no nos interesa lo más mínimo.

      Coincido con los que se han sorprendido por el cambio de estilo sobre otras entrevistas de JD. ¿Por ser Rosa Díez o cambio de rumbo?

  • Totalmente de acuerdo con lo dicho en otros comentarios: Es una excelente entrevista que deja hablar al invitado pero que no teme preguntar y poner de manifiesto sus contradicciones. Algo nuevo en esta excelente web, que suele dejar escapar vivos a muchos entrevistados, digamos “polémicos” (Cebrián, Losantos, Ussía, etc.).
    Ya digo, me encanta JotDown y me leo casi todo lo que se escribe aquí pero se echaba de menos que los entrevistadores nunca buscaran las cosquillas de los entrevistados. A ver si cunde el ejemplo para futuras entrevistas.

  • Lamentable… Me sorprende que después de casi practicarles sexo oral a Cebrián, Maruja Torres y Valdano, el entrevistador de Jotdown casi le reprocha a Rosa Díez que va por ahí con escolta…
    O a lo mejor no me sorprende tanto…

    • Solo has leído esas tres? porque en las de pedro jota, losantos o sostres la mamada fué curiosa.

      • Hablaba de las últimas, pero me valen también…
        Si se quiere una entrevista banda, me parece bién. Si se quiere una entrevista incisiva y no complaciente, mejor. Pero una cosa es eso, y otra muy diferente es plantear una entrevista que sólo consiste en:
        1 Comenzar descalificando al entrevistado: De un libro entero salva una frase que no es del autor.
        Una…
        2 Toda la entrevista es coger la respuesta anterior y contestar el entrevistado “Si ya, pero…”

        A una entrevista en Público con Rajoy o a una en la Cope con Rubalcaba, se lo concedo, porque ese es su nivel.
        En JotDown me jode, porque me espero otra cosa, Es decir, el entrevistado tiene permiso para ser un cretino (si es interesante). El entrevistador no. No aquí.

  • Las fotos, muy buenas. El PCE no pidió el no al referéndum de reforma (15.12.1976), pidió e hizo campaña por la abstención, como hizo toda la Platajunta, que incluía al PSOE. Todos los partidos, salvo los grupos formados en el tardofranquismo, eran ilegales. Menos mal que a Rosa Díez le gusta el orden constitucional.

  • La incoherencia hecha persona (limitación de mandatos? a quién a mi? reforma de la ley electoral? pero ahora, no?) y como todo buen político no ha cometido ni un error en toda su vida. Pues a quién se la crea que la compre.

    Por otro lado el entrevistador un 9. Mientras leía lo que decía ella pensaba, dale por ahí, y le dabas tío, molas. No llegas al 10 por ser un paquete bajo los palos.

  • Es una de las pocas personas que me hace tener fé aún en la clase política española. No he visto político alguno que responda a cada cuestión sin tapujos ni irse por las ramas como lo hace esta señora.

  • Honestidad y profundidad. Me gusta cuando la gente que se dedica a trabajar para todos contesta a lo que se le pregunta… seguiré investigando sobre su partido, porque quizá acabe convencido

  • Mismo perro, distinta correa. Con lo de definirse republicana y parecerle bien esta monarquía ya está todo dicho. Como lo de criticar a los políticos con menos de cuatro años cotizados… ella como ha currado seis en toda su vida ya es una curranta, no? Populismo barato y vacío. Política para no iniciados que se quedan sólo con el titular.

    • Política alejada de prejuicios como los que parece que tienes… que mal le hace a un país que haya tantos prejuicios sectarios…

  • Una entrevista valiente por parte del periodista y de la entrevistada. Grandísimas fotos. Felicidades.

  • Dura entrevista, sí. Y precisamente por ello, mucho más interesante que esas caricias por el lomo a las que estamos acostumbrados con otros entrevistados. Decís que parece que se tenga que justificar. Por supuesto, es lo mínimo. No en lo de llevar escolta, evidentemente, pero si parece lógico que un político justifique sus decisiones, su programa y los planes que tiene. Espero ansioso más entrevistas de este estilo. Si quieren alabanzas y masajes a los egos, que les entreviste la Telva.

  • Rosa Díez sobre el 15M: “Me parece un despropósito que un partido político se quiera quedar con un movimiento cívico que es mucho más que un partido político”. Algunos expertos en colonizar (y cargarse) movimientos ciudadanos deberían tomar nota. O, si eso es mucho pedir, que algunos ingenuos estuvieran más alerta frente a los colonizadores (y liquidadores).
    Y lo dice a pesar de que UPyD era el partido cuyas propuestas coincidían en mayor medida con las de DRY.

  • No sé. Esta señora tiene mucho de admirable, no es una gilipollas cualquiera vaya, pero creo que es el peor freno a su propio partido. Su gestión del partido es absolutamente personalista (la gente llama a UPYD “El partido de Rosa Díez”). Es muy soberbia, y creo que mucha gente votaría UPyD si no fuera por ella. Por otro lado, es una político profesional de toda la vida, que establece en 4 años el límite de lo qye hay que cotizar para evitar que te llamen inútil porque es justo lo que cotizó ella. Quiere reducir el estado de las autonomías, pero es funcionaria de la Diputación de BIzkaia. No explica suficientemente el “NO” a ir con Ciutadans en Catalunya cuando son dos partidos idénticos. Supongo que fue también por sus afanes de protagonismo. Es demasiado vehemente en el Congreso. Parece que esté siempre crispada y de mala ostia. No ha sabdio explicar el programa económico. Estoy hasta la polla de oir que hacen falta reformas y que nadie me cuente cuales en detalle. Yo creo que debería ceder el primer puesto a Toni Cantó, al que a pesar de que la vida ha golpeado duro se ve más relajado y más seguro.

  • He leído entera la entrevista y a pesar de la caña que la intentan dar, Rosa sale airosa. Es un auténtico “animal político”. Ánimo Rosa, cada día me siento más orgulloso de haber acertado con UPyD.

  • Dice R10: “Nosotros somos un partido de ámbito nacional, que tiene una posición nacional, que no nos planteamos ni de lejos hacer política a nivel regional”.

    Y pregunto yo: ¿Entonces por qué os presentáis a elecciones regionales o locales?

    Dice R10 que UPyD es un partido nacional y que Ciudadanos es un partido catalán. En 2008, UPyD estaba compuesto por R10, Gorriarán y por Fabo, que tenían poder absoluto (que creo que conservan). El resto, por mucho que aparecieran en listas electorales en todas las provincias españolas, sólo eran la plataforma para que R10 pudiera decir que tenía detrás un partido nacional. Por cierto, también Ciudadanos presentó listas en todas las provincias. El problema de R10 con Ciudadanos es que los dos estaban vendiendo la misma moto y que R10, que es una política profesional como la copa de un pino en todos los sentidos de la expresión, no quería competencia en el mercado. Para reina del cotarro se basta ella sola.

    Por cierto, creo que R10, que ha sido el motor (y todo lo demás) de UPyD, también es su freno. Sus incongruencias (presentes y, sobre todo, pasadas) son el límite a una alternativa que, en la situación en la que estamos ahora, podría haber sido alternativa real de gobierno.

    Un saludo

    Venancio

  • Para los que se sorprenden de la “dureza” de la entrevista: me parece que el entrevistador es catalán y en Cataluña UPyD es visto como un partido ultra-nacionalista español y, por lo tanto, anti-catalán. Por otro lado, me he leído la entrevista por encima (hay muchas cosas más interesantes de leer que las opiniones de esta señora) y es más inteligente de lo que creía aunque su nivel es el de una secretaria… Sorprende que gente como Savater la apoyen.

    • Y por ser catalán todos en Catalunya piensan igual, bailan sardanas y los chicos llevan barretina. En Catalunya, y hablo con conocimiento de causa, para eso he vivido muchos años allí, a UPyD se le tiene por un partido personalista, demagogo y muy ignorante en cuanto a las otras realidades de España.

  • La entrevista está muy bien. Agil. Interesante. A veces con cierto tono de interrogatorio, que ni por asomo aparece en entrevistas a ciertos iconos de lo que quizá Arcadi Espada llamaría prensa socialdemócrata y funcionarios afines.

    Pero habida cuenta del erial hispano jotdown mola. Mucho.

    Rosa Díez no me entusiasma, pero tras ver el desprecio y a mofa agria que se emplea contra ella por parte de los Faros Salvadores que iluminan el sendero progre (algunos con la coartada de ser agudos “humoristas” de la izquierda caviar) me pongo de su lado.

  • La mejor entrevista que he leído en Jotdown hasta la fecha.

    Rosa Díez se retrata ella sóla. La comparación entre la existencia de España con el sexo de ella y el entrevistador es antológico. Dice que el nacionalismo promueve la tribu por encima del individuo cuando ella al mismo tiempo dice que España no se discute.

    No dudo que conoce muy bien el País Vasco, pero de Catalunya no tiene ni la más mínima idea. La frase: “que todos los funcionarios tengan que saber las dos porque el derecho a dirigirse en las dos lenguas y ser atendido no significa que todo el mundo tenga que hablarlas”. Me pregunto como alguien puede aprender un idioma sin saber hablarlo.

    Cuando se funda un partido desde el resentimiento pasan estas cosas. Es el paradigma de la demagogia.

    • Supongo que pensarás lo mismo de otros partidos nazionalistas que no hacen sino pregonar el odio constantemente: a Madrid, a los españoles (puaggg, qué asco!), a las víctimas del terrorismo, a los que denuncian los sistemáticos atropellos contra las libertades en Cataluña y País Vasco….Siempre los que defienden la libertad y la igualdad (como Rosa Díez) concitan el odio de quienes defienden el totalitarismo y sus derivados lights. Y si encima es de izquierdas, como doña Rosa, es digna de ser acusada de máxima traición. Lo que hay que leer…

      • Segunda vez que el tipo llama nazis a partidos democráticos y se va de rositas.

        Metes el ventilador lleno de mierda y vas escampando a todos lados. El silogismo nacionalista(no español)-anti victimas del terrorismo es lo que os han vendido y os habéis tragado de todas todas. Meter en el mismo saco lo que pasa en Catalunya, problemas lingüísticos con los que ha habido en el País Vasco, se mataba a gente es lo más indigno y rastrero que se ha visto en muchos años. Además que practicáis lo que predica vuestro pope, si no estás conmigo estás contra mí. Por suerte hay mucha gente que detesta el juego que se llevan unos y otros y los lelos hacéis seguidismo. Y tú te atreves a utilizar la palabra libertad tachando como nazis a gente que simplemente no piensa como tú.

        • Y te sigo diciendo lo mismo. En aquella página se practica muy bien el pensamiento único, aquí no vas a tener el público que te aplauda. Tú mismo.

          • No creas, mi primer comentario de arriba fue aplaudido. Luego entraste tú a darme la monserga. Si escribes en español (decías que debo aprender a leer) se pone Calaluña. Con ñ, o sea. De la misma manera que si parlem en catalá direm Catalunya. Qué poco os gusta a los de tu cuerda que discrepen de ese monolítico pensamiento totalitario y excluyente a cuyo lomo lleváis cabalgando desde hace tantos años…Y no me voy de rositas, por mucho que te empeñes en echarme aquí sigo. Bendita web!!

        • Si el no tiene el derecho de llamar nazis a los nacionalistas catalanes, que nadie lo tiene, pero argumentas que lo del Pais Vasco es otra cosa porque se mataba a gente ¿he de suponer que todos los nacionalistas vascos si somos nazis?

          Si quieres que no te llamen nazi mal lo llevas si tu te permites hacer lo mismo con los demás.

          Espero nos lo aclares o ¿también te considero un nazi?.

  • Pese a lo poco complaciente de la entrevista (es la primera que veo así en Jot Down), Rosa Díez sale con mucho brío. Enhorabuena a ambos.

  • O sea, que el nacionalismo vasco o catalán es una religión, una irracionalidad. Pero la idea de España no se discute porque es una realidad.

    ¿Cómo se va a poder debatir con alguien que se aferra a sus dogmas criticando lo dogmáticos que son los demás?

    Qué demagoga.

  • Esta Sra es mas falsa que una moneda de cobre en los tiempos de los duros de plata.
    Ha actuado en su partido de tal forma que nos hemos marchado en el 2009 mas de los que se han quedado y aqui hay decenas de testimonios (pinchando las pestañas blancas) http://www.nonosmiresunete.eu/
    No me extraña que el autor de la entrevista salga de ella confundido por alguien que dice una cosa y la contraria o que dice una cosa y actua de otra forma (sobre todo dentro de su partido)

  • Es que la tía no está preperada y habla muymal. En una dice:’Que un partido ilegalizado… …no es una opción legítima’. Justo lo contrario de lo que quiere decir.

    • ilegalizado = no es legal
      legítima = es legal

      Un partido que no es legal… lógicamente no es una opción legal.
      Yo creo que está muy claro.
      Hay que leer bien o prepararse mejor.

  • De acuerdo. ¿Y si en lugar de ganar las elecciones en 2004 hubiera ganado las del pasado 20 de noviembre, cuando la crisis era ya un hecho? ¿Qué hubiera hecho en los cien primeros días de mandato que ahora acaban de cumplirse?

    “Creo que hay que reformar el actual modelo territorial del Estado.”

    Pues eso. Una política populista más.

    • Populismo = dicese de aquella propuesta realizada por UPyD que todos los partidos rechazan y califican de demagogia para posteriormente, semanas o meses mas tarde, proponerlas ellos mismos como novedosas y necesarias para el país.

  • Para aquellos que defienden a Díez y dicen que siempre ha tenido los mismos planteamientos, miren lo que decían cuando Mayor Oreja acercó a más de 100 terroristas de ETA a las cárceles del País Vasco http://www.elmundo.es/elmundo/1999/septiembre/07/nacional/reaccioneseta.html (no se me quejarán de la fuente, el periódico de cabecera de Rosa) Entonces aquello era “positivo” y vuestra querida Rosa hablaba de la “reinserción” de unos terroristas. Es evidente que esta mujer cambia su discurso en función de sus intereses electorales y personales… lo que es increíble es que haya tanta gente que no se de cuenta de tamaña evidencia.

    • Bravo, realmente es una nacionalista española de oficio politica (no me parece mal, pero ella lo critica y quiere diferenciarse) y que ademas busca (y ha conseguido) perpetuarse en el coche oficial (es una metáfora)

  • Rosa Díez me disgusta y fascina a partes iguales. Me asombra para bien y para mal su capacidad para adaptarse a la situación, para sacar provecho de las circunstancias. Podrán discutírsele muchas cosas, pero su capacidad de adaptación al medio, desde luego que no. Eso sí, no soporto su cruzada contra los idiomas cooficiales. Una lengua forma parte de la cultura de un pueblo, ergo es cultura. Como gallego, soy bilingüe y hablo perfectamente ambos idiomas sin hacer distinciones diglósicas. Cualquier organización que haga del idioma una cuestión política, sea UPyD, Galicia Bilingüe o BNG tiene mi rechazo asegurado. Parece mentira que tras siglos de ostracismo haya cuatro interesados que quieren cargarse un idioma totalmente normalizado, ya sea imponiéndolo o desterrándolo. Todo por cuestiones políticas, y con los cuatro borregos de turno que prefieren una ideología prefabricada a pensar por ellos mismos apoyándolos. Y así estamos, con una sociedad bipolarizada, unos medios que generan crispación y una situación económica ruinosa. Creo recordar que venía a hablar de Rosa Díez…

    • No se, a mi me parece que no es una cruzada contra ningún idioma, es mas deja bien claro que hay 4 lenguas oficiales en España. Lo que no me parece de recibo es que si a ti por trabajo te destinan a la embajada de Londres el estado español te paga la educación de tus hijos en un colegio del instituto Cervantes en castellano, mientras que si por trabajo el destino es Lérida, pues no tienes posibilidad de conseguir una escuela publica en castellano. Creo que la libertad de poder elegir en que idioma quieres que tus hijos sean educados no es tener algo en contra de los otros idiomas.

  • Las posturas de este engendro político respecto a temas lingüisticos están a la altura de amanecer Dorado….

    • Cuando hablas de engendro político te refieres a tus amados nacionalistas no? Sino no entiendo que tiene que ver que la gente pueda elegir el idioma en el que escolarizar a sus hijos (sea cual sea) y Amanecer Dorado.
      Los que llamais nazis al resto soy los que luego calificais de “charnego”, “maketo” o “churro” al que no habla vuestra lengua en un claro ejercicio de racismo. ¿Quien es el nazi?

  • Para Javi,

    El idioma es la principal herramienta política que se ha utilizado en España. Se ha utilizado para dividir, ni mas ni menos. Los vascos, como ni siquiera sabían vascuence, ni este idioma lo entendía nadie (salvo mi abuela y a mucha honra) y además eran el reducto mas puro de la España negra, para separar han utilizado el tiro en la nuca y la bomba en los bajos del coche. Lo dicho, la España negra y cobarde.

    Por cierto, yo soy medio gallego y entiendo y hablo algo el gallego. Pero el idioma relevante para los gallegos es el español, y si me apuras y son espabilados, el inglés.

    saludos

    Venancio

    • Tan relevante es el gallego como el castellano. En todos los núcleos de población de menos de 40.000 habitantes (que en Galicia son muchos) la lengua vehicular de la gente es el gallego. Y en las ciudades es mayoritario el castellano. No veo porque hay que crear problemas lingüisticos donde nunca los ha habido.

      • “Lengua vehicular”, je.

        Interesante cómo esa expresión va cambiando de significado. Se ha empleado para designar la lengua en se usa en la enseñanza (es el “vehículo” en la transmisión del conocimiento, de ahí lo de vehicular), pero ya veo que empieza a usarse sin ton ni son.

        La relevancia de cualquier cosa se refiere a su importancia para algo. El gallego es relevante para las estadísticas: hay tantos gallego-hablantes como castellano-hablantes en Galicia. De hecho probablemente somos cerca del 90% los que podemos entender ambas lenguas casi perfectamente (aunque el neo-gallego es una lengua de forzada incomprensión que, gracias a Dios, sólo hablan los más obtusos), pero la lengua materna se reparte probablemente a medias, quizá a favor del gallego. Como bien dice usted la mayoría del rural es gallego-hablante, y la mayoría de las zonas urbanas hablan en castellano.

        La relevancia del gallego en el mundo, en la literatura, en la ciencia, en el mundo profesional o en el conocimiento en general, dentro y fuera de Galicia es insignificante y sospecho que seguirá siéndolo para siempre (el catalán es solo ligeramente menos insignificante y el euskera es esencialmente un fósil lingüistico). Por una parte no se prevé un boom editorial en el ámbito extra-literario (tampoco en el literario, para ser honestos, pero ahí todavía hay muchas ayudas). Por otra, el conocimiento reciente, el de la investigación, el que se encuentra en internet, usa el inglés de forma casi universal. Y finalmente la idea romántica del XIX de hacer renacer culturas semimuertas tiene sus días contados. En España todavía queda el rescoldo de vengarse de las dictaduras del siglo XIX y XX, pero eso no va a durar para siempre, a menos que llegue una nueva dictadura prohibicionista, algo que parece poco probable. Cuando se acabe este impulso romántico, se acabará la imposición lingüistica en Galicia, País Vasco y Cataluña, se acabará el interés de los pocos que todavía lo tienen y se impondrán las lenguas “útiles” en los ámbitos en que lo son. La gente seguirá hablando lo que le apetezca en su casa (algo que no ha dejado de ocurrir nunca), pero hablará lo que hablen los demás en el mundo.

        Malos tiempos para resucitar lenguas.

      • En mi pueblo, Tuy, la lengua vehicular de la mayoría de la gente es el español. Es la lengua vehicular de mi familia desde al menos seis generaciones (y de antes lo ignoro).

        saludos

        Venancio

      • Yo tengo ahora un problema linguistico dónde antes no lo tenía. El ayuntamiento de Tuy me manda escritos en gallego que me cuesta entender. La Xunta idem de idem. ¿Eso no es un problema?

        saludos

        Venancio

    • Y a tí, o no te llega la inteligencia para aprender dos idiomas o/y utilizas los idiomas como arma política.

      Esta demostradísimo que hablar dos idiomas desde la niñez te facilita el aprendizaje de un tercero (en Euskadi somos estadísticamente más políglotas que en las regiones donde solo se habla castellano), que mejora la expresión de ideas y conceptos al tener más recursos,…

      Tu sigue con tu reduccionismo y sigue convenciéndote que el saber ocupa lugar que mientras tanto ya nos manejaremos nosotros en el mismo idioma de aquellos a los que visitamos compramos y vendemos,…

      Y como con el “castellano” ya se os ha llenado el cerebro mejor si te dejo, total ya no te entra nada más.

      Bueno, en algo hemos mejorado, antes la machacona canción era de que el vasco era un dialecto del castellano.

      • No sé si alude usted a mí en su respuesta. Yo soy perfectamente trilingue: español, alemán (por inmersión linguística durante 13 + 4.5 años) e inglés (por estudio e inmersión linguistica durante tres años).

        El gallego, como lengua de comunicación, es un chiste. Solo te puede ayudar en alguna aldea con alguna persona mayor.

        El vascuence es un chiste todavía mayor, con la salvedad de que en su nombre le han metido un tiro en la nuca o le han puesto una bomba a unos cuantos miles de personas.

        saludos

        Venancio

  • Esta señora que no es nacionalista ni antinacionalista, quiere imponer el castellano y dejar los otros idiomas oficiales como opción. Le molesta que haya un hecho diferencial en el Catalunya, País Vasco, País Valencià… es curioso al terminar con las otras culturas y homogeneizar el estado…lo que se consigue es empobrecerlo.
    Tendría que reconocer al PNV el papel jugado en la sociedad vasca, que sea la autonomía con menos paro y mayor renta per capita.
    La otra autonomia a la que los nacionalistas castellanos como ella si han expoliado para que les pague sus AVE es Cataluña y claro, le va mucho peor.
    Es curioso que aun asi continuan siendo las dos autonomías españolas más dinámicas (mirad las cifras de exportación).
    Vamos antes castellanos y pobres que catalanes o vascos… así nos va.
    Si el vasco, el gallego o el catalan no son idiomas españoles, significa que para los nacionalistas castellanos, ¿los hablantes de estos idiomas no son españoles?

    • El nacionalismo es una patología política, una enfermiza transformación del amor al terruño en programa político. Quizá por eso, por su carácter enfermizo, un nacionalista no puede entender que no existan personas no-nacionalistas, de forma que cualquiera que repudie el llamado nacionalismo “periférico” es automáticamente clasificado como “españolista” o nacionalista español. Da igual lo que diga: todo se interpreta en la propia clave nacionalista: “si no apoya mi nacionalismo, tiene que abanderar algún otro”.

      Otra curiosa característica del nacionalismo en España es su vertiente de izquierdas. Es comprensible un nacionalismo de izquierdas en pueblos oprimidas (Palestina, Chechenia, quizá), pero en el mundo rico, este nacionalismo pijo (Cataluña, País Vasco, Galicia) sólo se puede entender desde la derecha excluyente. Me sorprendería que cualquier otro país rico tuviese nacionalismos de izquierdas tan esperpénticos como los españoles.

      UPyD destapa el tarro de las esencias y deja en pelotas a esos nacionalismos. Frente a ello, las nacionalistas apenas aciertan a balbucear su acusación recurrente: “y tú nacionalista español”.

      Al grano: no hay ningún lugar donde Rosa Díez o UPyD propongan la imposición del castellano. Simplemente ninguno. Por el contrario, en las tres comunidades con dos lenguas hay una que se impone sobre la otra en la administración y la educación. Adivinen cuál.

    • El catalán es un idioma andorrano.

  • Se han pasado por alto dos capítulos de la carrera de Rosa Díez, que para mi son los que más las descalifican.
    El primero fue su lamentable justificación para no acudir a las sesiones del parlamento europeo. No fue la única que fueron casi todos los eurodiputados españoles, pero se saltaban la última sesion semanal del parlamento con la excusa de que si iban a ella, tenían que volver un dia más tarde. Oir eso, con lo que ganaban en sueldo y dietas los europarlamentarios, descalifica toda una carrera.
    Y la segunda fue aferrarse a su poltrona de europarlamentaria por el PSOE, hasta el último segundo, y desembarcar directamente del escaño a UPyD.

    • Pruebas por favor y no palabras. Me extraña que Rosa Díez, que en 5 años que lleva en el Congreso jamás se ha saltado un pleno o una comisión, haya hecho eso.

      Por cierto,entre Rosa dejó el PSOE y entre que salió elegida como diputada pasó casi un año y nadie veía probable que UPyD tuviera representación e, inclusive, nadie le aseguraba que fuese a ser la portavoz de UPyD.

      En definitiva, que se fue de un sueldazo seguro (si hubiese acabado la legislatura hubiese tenido derecho a la pensión máxima como eurodiputada) a la más absoluta incertidumbre y, todo, por defender unos ideales. ¿Qué político español ha hecho eso?.

  • El tal Carles Foguet se ha desahogado. Las entrevistas- felaciones las deja para cuando entreviste a Otegui, Urkullu y demás ralea. Buen provecho

  • Ole Rosa. Desde Cataluña con amor, ojala consigas cuota suficiente para incidir en el gobierno de España.
    Rosa es la ultima esperanza, no tengo duda alguna.

  • Y dice que no es nacionalista!!! au va!

  • Lo que màs me llama la atención es el tiempo que pierde con los supuestos nacionalistas. Vivo en Catalunya,-no soy catalàn-, pero veo razonable que parte de la ciudadania queramos la independencia. Resulta que por tanto somos nacionalistas, que al parecer es cosa mala de verdad, no, no es malo, ni bueno, en todo caso seria un sustantivo puente, entre dejar de ser español, i pasar a ser catalàn. No se porqué atribuir tanta maldad o tanta palabreria, a algo tan elemental como ser hombre, mujer, o cualquier otra cosa.
    Por otra parte creo que a la entrevista le iria bien una poda

    • Quizá quiera usted leer la historia del siglo XX y comprobar cómo el nacionalismo es el origen de todas las guerras europeas y prácticamente todos los males políticos de ese siglo en el continente.

      Cuando alguien quiere la independencia de Cataluña desde un punto de vista apolítico o no-nacionalista, sólo está clamando por su derecho a ser insolidario, a excluir a los que no son de su pueblo, etc., etc., etc. (esto puede pasar en Cataluña -que pasa- o en Alemania -que también-). Es perfectamente posible, pero es raro, porque es básicamente muy feo.

      Pero no es posible ser nacionalista sin ser independentista, aunque los cucos nacionalistas españoles (catalanes, gallegos y vascos, concretamente) juegan con los conceptos para sacar más tajada, nada más. Quizá de ahí la confusión.

      Si usted cree que los nacionalismos en España son “supuestos”, bájese cuanto antes del guindo.

      • Me encanta como esgrimes argumentos antinacionalistas desde un claro nacionalismo español, lo cual es totalmente lícito. Pero el nacionalismo se está cargando de razones económicas y sociales, lo que hace que la gente prefiera simplemente otro modelo de país. Según tu argumento eres un ciudadano del mundo y solidario, pues comparte tu riqueza con los más pobres de Europa, o con todos los países africanos a los que explotamos. ¿O es que sólo se trata de hablar de solidaridad cuando a uno le conviene? Lo que sufre Cataluña es un expolio económico y tiene que acabar, de ahí que algunos veamos en la independencia la mejor opción para nuestro futuro. Total, támpoco nos queréis…

    • Una pregunta…¿Como puedes decir no soy catalán y escribir la conjunción disyuntiva con i latina y no con y griega?

  • Esperaba una entrevista como la de Laporta. Lástima de tiempo perdido leyéndola y desear mejor suerte al entrevistador en futuros trabajos.

  • La entrevista me ha gustado a medias. Lo cierto es que Rosa Díez, como bien dicen por ahí, es un animal político de Primera y trata de salir bien parada de cualquier tipo de encerrona que se le intenta plantear.

    Por otro lado, me cansa bastante el tema de las lenguas y demás. Precisamente porque este partido, donde menos votos recibe, es en las comunidades donde existe el problema de los idiomas co-oficiales. Sin embargo ni una sola mención a Asturias, primer lugar donde el partido de esta señora está librando su primera gran batalla política y donde sí, parece, va a ser decisivo.

    Otra nota al entrevistador, y ya termino: sí, te mete varios goles, pero el primero de ellos, y quizá del que menos te hayas enterado, es justo al principio de la entrevista, en la pregunta 10 creo:

    “¿Se debería exigir a los políticos una formación mínima, algún tipo de elemento meritocrático?

    Bueno, a la vista está que la universidad no da el sentido común. ”

    Entiendo que para ocupar puestos de tanta relevancia en la administración como los que poseen los políticos se debe exigir un mínimo de méritos, tal y como pasa con el resto de los funcionarios (Clases A, B y C), pero también me cansa el elitísmo de muchos que, por el hecho de haber ido a la universidad, creen caminar por encima de las aguas. Si todos los universitarios de este país hicieran honor a sus títulaciones, otro gallo nos cantaría…

  • Dios mío, a la gente que hacéis jotdown: GRACIAS. Estáis revalorizando el periodismo, y difundiéndolo gratuitamente. Qué ganas tenía de que existiese un referente como éste.
    Seguid así.

    un saludo.

  • La demagogia, el populismo y la fé del converso en estado puro. Esa entrevista la deja bien retratada.

  • No he leído la entrevista entera, pero la entradilla es ya bastante poco profesional. Un claro posicionamiento en contra de la entrevistada no promete mucha independencia. Claro que no existe la objetividad, pero entre hacer un esfuerzo por ser imparcial y ser abiertamente parcial hay una distancia.

  • A ver si tenéis huevos de ser tan duros con esos popes que entrevistáis… Un poquito de coherencia en el estilo JotDown (o caña a todos o la puta al río) sería muy de agradecer.

    Y se ha defendido bien la tipa.

  • No me importa nada que sea una profesional de la poltrona o que tenga diferentes principios según donde hable, pero que sea Piscis, eso es una vergüenza.

  • Suelo disfrutar de las entrevistas de jd, incluso con la de Salvador sostres, por eso no entiendo este giro de estilo. Mandar la entrevista a un conocido nacionalista a una politica que esta en contra de los nacionalismos es digno de cualquier periódico normal español. Prefiero entrevistas que huyan de la confrontación que para eso tengo otros mil sitios donde encontrarlas. Viendo esta, pienso que quizá el resto sean entrevistas pactadas, no me toques esto, a eso no voy a contestar…. Etc.
    Caso claro es el de valdano, en el que se obvian por completo sus últimos 3 años de vida.

  • Mezclar ideologías resulta tremendamente desconcertante para los que vertebran todo en torno a un único prisma, los malos son malos, los buenos son buenos la simpleza de los argumentos no os desarma, que va.

    Una persona debe ser una ideología andante, propia y autosuficiente que busque el sentido común que no lo politicamente correcto. Veo grandes dosis de sentido común en lo que la simpleza de algunos solo les permite ver contradicciones, no son contradicciones el mundo ideólogico permite ciertas mezclas aunque os parezca imposible.

  • #losborrokasdesodupe a punto de ser Trending Topic en Twitter gracias a esta entrevista.
    Rosa, ¡qué grande eres!

  • Esta mujer me cae bien. Una curranta de la política. No todos los políticos españoles pueden decir eso. Zp la dejó escapar y se quedó con Blanco. A las pruebas me remito.

  • Rosa Diez…diréis lo que queráis pero el Toni Cantó es un crack. Escuchad su intervención de hoy.

    http://youtu.be/YPhF_onQh4g

  • Un político, que estaba en plena campaña, llegó a un pueblo del interior, se paró sobre un cajón e inició su discurso:
    Político: -¡Compatriotas, compañeros, amigos! Nos encontramos aquí convocados, reunidos o arrejuntados, para debatir, tratar o discutir un tópico, tema o asunto trascendente, importante o de vida o muerte. El tópico, tema o asunto que hoy nos convoca, reúne o arrejunta, es mi postulación, aspiración o candidatura a la Intendencia de este municipio.De pronto una persona del público interrumpe, pide la palabra y le pregunta al candidato:
    Persona del público: – ¿Por qué utiliza usted tres palabras para decir lo mismo?
    Político: – Pues mire, caballero: la primera palabra es para las personas con un nivel cultural muy alto, como poetas, escritores, filósofos, etc. La segunda es para personas con un nivel cultural medio, como usted y la mayoría de los que están aquí hoy. Y la tercera palabra es para las personas que tienen un nivel cultural bajo como por ejemplo, ese borracho que está allí, tirado en la esquina.De inmediato, el borracho, se levanta y le dice:
    Borracho: – Postulante, aspirante o candidato… ¡hic! El hecho, circunstancia o razón de que me encuentre en un estado etílico, borracho o hasta el culo… hic! no implica, significa, o quiere decir, que mi nivel cultural sea ínfimo, bajo o jodido… ¡hic!. Y con todo el respeto, estima o cariño que usted se merece ¡hic!, puede ir agrupando, reuniendo o arrejuntando… ¡hic!, sus bártulos, efectos o cachivaches… ¡hic! y encaminarse, dirigirse o irse, derechito: a la progenitora de sus días, a la madre que lo llevó en su seno, o a la puta que lo parió

  • ¿Sabe alguno de los admiradores de UPyD del programa económico concreto que proponen para salir de la crisis?

    Pues eso, a votar a Rosita porque habla mejor, eso que hacen los políticos de hablar y hablar sin precisar ni comprometerse en nada. A votar a Rosita porque es el azote de vascos y catalanes. A votar a Rosita porque es lo “menos peor”.

    ¿Algún fan con un mínimo de razones objetivas y constatables?, ¿me enumera las medidas de Rosita para salir de la crisis de valores y económica?

    beee, beee, beee

  • Pues a mi me parece una mujer honesta. Sus ideas me parecen fantásticas: no aparecer en los consejos de dirección de empresas públicas y bancos (ay Bankia con esos aprovechados de PP,PSOE y IU) y de intentar acabar con diputaciones y autonomías.Y sobre todo más unidad nacional en la educación y en la forma de Estado. Debo ser una facha como ella. Va camino de los 3 millones de votos. Joderos.

  • Esta señora no será la más inteligente, ni las más brillante, ni la más coherente y tendrá muchas limitaciones. Pero ha conseguido crear un partido de la nada y dar una alternativa a los que nos movemos en un espectro de ideas entre el PP y el PSOE, pero que estos partidos se han olvidado de defender ocupados solamente de ganar elecciones y sacar provecho del poder secuestrando las voluntades de sus votantes.
    Solo por eso ya merece el mayor de mis respetos y admiración. ¿Cuanto político del PP y el PSOE podría haber hecho lo mismo y han agachado la cabeza?

    Nos quejamos en el 15M de falta de higiene democrática, de falta de representación, de endogamia política. Y cuando aparece algo nuevo (sean o no tus ideas es refrescante la novedad), con lo dificil que es, en vez de aprovechar esa oportunidad para agitar la política se le atiza con gusto.

    Tenemos los que nos merecemos

  • Estoy de acuerdo con los demás comentarios sobre el tono de la entrevista. Primera y única de las que he leído en jot Down, hasta ahora, que está hecha a cara de perro.
    Aunque tambien le reconozco al entrevistador el valor de publicar una pieza a sabiendas de que él mismo va a quedar como el orto.

  • Si el nacionalismo es una religión, esta señora es una gran religiosa española.

  • Lamentable…

    Leí toda la entrevista ya que siempre pensé que esta mujer es demagoga e incoherente… Y ahora reafirmo lo que pensaba, aún viendo que el entrevistador tampoco la puso en apuros.

    Dice que la idea de España como nación no es discutible para luego decir que no es nacionalista.

    Se declara republicana para luego defender la monarquía parlamentaria en España.

    Critica a los que llevan todo la vida en cargos públicos, siendo este su caso.

    Recientemente UPyD obtiene grupo parlamentario propio con un criterio que hace cuatro años ella criticó.

    Y esto sólo con leer lo aquí publicado. Esta mujer es todo menos congruente. Me parece patética, para decir algo suave.

  • Si el nacionalismo fuese una religión, entoces la Sra. Díez sería Papisa.

  • La chica que nunca supo nada de los GAL que montó su jefe de partido el tal Damborenea dando lecciones de teología españolista. !Parto pecho con humor español!!

  • A pesar de que el entrevistador ha querido meterle mucha caña, Rosa ha salido muy bien parada.

    Decís que es incoherente en algunos temas, cuando no me lo parece en absoluto. Por ejemplo, ella no es nacionalista española, pero por cuestiones prácticas es preferible la idea del estado español a un subconjunto de estados independientes.
    No es monárquica, pero entrar ahora mismo a reformar el sistema de representatividad es una estupidez, AHORA MISMO. Si estuviéramos en otra situación o si la casa real fuera un sindiós de incompetencia por supuesto que habría que darle prioridad. Etc.

    • Decir que la idea de España como Nación no es discutible es simplemente un juicio nacionalista (español). Y preferir la idea del estado español a un subconjunto de estados españoles sin más también.

      En cuanto al republicanismo, porqué no una reforma AHORA MISMO? O hace 10 o 20 años? O en un año? Si fuera republicana defendería la idea en algún momento y con razones, cosa que no hace.

      Por lo que sí, la considero incoherente entre otros motivos

  • Incluído el nacionalismo español… espero, no?

  • Lamento que en la entrevista no se le haya preguntado por su “gloriosa” estancia en el Parlamento europeo, marcada por el absentismo y su agarrarse al escaño (y al buen sueldo y las buenas dietas) pese a discrepar públicamente de su partido de entonces, el PSOE. No dejó el escaño hasta que tuvo seguro que se creaba UPyD.
    Además, resulta sintomático de su manera de entender España, que habiendo sido aspirante a liderar el PSOE ignore que el PSC no es una federación del PSOE sino un partido distinto, soberano e inscrito como tal en el registro de partidos, aunque vinculado al PSOE por un pacto firmado en I977. Obviamente su idea de España (supuestamente federalista) no le permite asumir esta realidad, simplemente porqué a ella no le gusta.

  • Una entrevista en la que el pensamiento político del periodista se deja entrever tan claramente no es una buena entrevista.

  • ¿No había nadie más interesante a quien entrevistar que a esta señora?

Responder

— required *

— required *