¿Qué le pasó realmente a Vesna Vulović?

Publicado por


El 26 de Enero de 1972 el vuelo 367 de la compañía aérea  JAT (Aerolíneas Yugoslavas) sale de Estocolmo con destino a Belgrado. El avión es un McDonnell Douglas DC-9 y el vuelo tiene programadas dos escalas: Copenhague y Zagreb. Al despegar de Copenhague hay 28 personas a bordo, 23 pasajeros y 5 tripulantes. Vesna Vulović tiene 22 años y es una de las tres azafatas que, junto al piloto y al copiloto, han reemplazado a la tripulación que salió de Suecia. Le ha tocado trabajar en este vuelo debido a una equivocación: la persona encargada de asignar las rotaciones de la tripulación de cabina la ha confundido con otra compañera también llamada Vesna. Pero ella está contenta con el error porque le ha permitido conocer la capital de Dinamarca y dormir en el Sheraton, algo que siempre había querido hacer.

El vuelo transcurre de manera rutinaria y sin nada que destacar. Con el avión estabilizado a la altitud y velocidad de crucero, a las 15:59 los pilotos reciben el parte meteorológico a través del VOLMET sin que anuncie ninguna complicación. A las 16:01, cuando sobrevuelan Hersmdorf (entonces en la República Democrática Alemana), el avión desaparece de las pantallas de los radares bruscamente y se interrumpen las comunicaciones con tierra.

Una explosión en la parte delantera de la bodega del avión lo parte en dos a una altura de 10160 metros, provocando que caiga fuera de control y se estrelle contra la ladera nevada de una montaña junto a Srbská Kamenice, un pueblo de Checoslovaquia (actualmente en la República Checa). Entre los restos destrozados del DC-9 hay 27 cadáveres y, milagrosamente, una superviviente: Vesna Vulović.

Inmediatamente después de conocer la noticia los servicios secretos checoslovacos sellan el lugar del accidente impidiendo el paso a la prensa y a otros medios y autoridades. A la mañana del día siguiente, 27 de Enero, un hombre que dice ser croata pero que no se identifica llama al periódico sueco Kvällsposten. Chapurreando en mal sueco dice pertenecer a un grupo nacionalista-separatista croata que es el responsable de haber puesto una bomba en el avión. A las pocas horas de dicha llamada el gobierno Yugoslavo se apresura a acusar a la Ustacha (ultraderecha croata) de ser la autora del atentado. Diez días más tarde los servicios secretos checoslovacos, que se han hecho cargo de la investigación del accidente, presentan los restos de un reloj despertador diciendo que pertenecen a una bomba y que estaban entre los restos del avión. Las cajas negras no aparecen.

En Mayo de 1974 se presenta el informe final sobre el accidente en el que se describe que una explosión en el compartimiento delantero de equipaje causada por una bomba es la responsable de que el avión se desintegrase en pleno vuelo y se estrellase. Ninguna organización terrorista, croata o no, se responsabilizó del accidente y no se encontraron otras pruebas de que fuese un ataque terrorista. Tampoco se realizaron detenciones ni se iniciaron investigaciones paralelas. El gobierno yugoslavo dio por buena la explicación oficial y el caso se cerró.

Hasta aquí los hechos de acuerdo con la versión oficial de los mismos tal y como sigue registrada hoy en día.

Pero volvamos con Vesna exactamente donde la dejamos. Siguiendo con la tesis oficial, Vesna fue capaz de sobrevivir a semejante caída por un cúmulo de circunstancias. En el momento de la explosión se encontraba en la cola del avión, que se desprendió del resto del fuselaje. Uno de los carritos de catering la dejó clavada contra la pared impidiendo que fuese succionada y lanzada al exterior. El cono trasero del DC-9 permaneció intacto durante la caída y protegió el cuerpo de Vesna, amortiguando en lo posible el golpe. La fricción del aire contra el fuselaje frenó ligeramente la caída manteniéndola por debajo de la llamada velocidad terminal. Además, cuando la cola del avión impactó contra la nieve de la ladera de la montaña fue con un ángulo que la hizo resbalar con lo que la brutal desaceleración no se produjo toda de una vez.

Esta ha sido la explicación más habitual dada por físicos, expertos en aviación y estudiosos del accidente al increíble hecho de que una persona pudiese haber sobrevivido una caída libre de algo más de 10 kilómetros. El veredicto fue: extremadamente improbable pero no imposible. El famoso programa Mythbusters (Revientamitos) le dedicó una parte de uno de sus episodios, al que llamó “Azafata en caída libre”. Su conclusión fue parecida: había una posibilidad ínfima de sobrevivir dependiendo de cómo fuese el impacto del trozo del fuselaje en el que se encontraba Vesna.

Pero el escenario descrito arriba y aceptado como oficial contradice la versión de Bruno Henke, una persona que vivía en la zona donde cayó el avión y que fue el primero en llegar al lugar del accidente. Según Henke (que más adelante llamó Vesna a su hija como homenaje a la azafata) Vulović se encontraba en la sección intermedia del avión, justo sobre las alas y no en la cola. Sus conocimientos de medicina (había sido médico en la Wehrmacht durante la Segunda Guerra Mundial) fueron clave para que Vesna salvara la vida ya que supo exactamente qué hacer. Henke le dijo que la encontró guiándose por sus gritos de dolor. Estaba cabeza abajo y con el cadáver de una de sus compañeras de tripulación sobre ella. Tenía la parte inferior de su cuerpo dentro del aparato y el tronco y la cabeza asomando fuera del fuselaje. Ella siempre ha creído a Henke, quien no tenía ninguna razón aparente para mentirle y con el que mantuvo una buena amistad hasta que éste falleció. Además Vesna ha comentado que según el protocolo de cabina ella tenía que ponerse tras el último pasajero y dado que el DC-9 iba medio vacío ella probablemente hubiese estado por la zona media del avión.

Vesna había sobrevivido, si, pero su estado era crítico: fractura de cráneo, tres vertebras rotas (una de ellas literalmente pulverizada), hemorragia cerebral  y múltiples fracturas en ambas piernas. Fue internada inmediatamente en un hospital de Praga en el que se pasó los siguientes 27 días entrando y saliendo del coma. Aparte del delicadísimo estado físico en el que se encontraba, Vesna sufría  otro problema que se mantiene hasta la actualidad y que ha sido clave para no saber lo que ocurrió aquel día: su memoria se ha borrado en todo lo concerniente al accidente y no recuerda absolutamente nada.

Al día siguiente de ingresarla se despertó brevemente en un momento dado sin saber dónde estaba y que había pasado. Simplemente le pidió un cigarrillo al doctor que la atendía y se desvaneció poco después. Vesna se acabó enterando de lo que le había sucedido casi dos semanas después cuando le dejaron leer un periódico con la noticia del accidente. Sufrió un enorme shock que en sus propias palabras “casi me mata”. Pero aun no consigue recordar nada. Su último recuerdo del vuelo es ayudar a los pasajeros a embarcar en Copenhague.

Debido a las fracturas vertebrales Vesna estaba paralizada de cintura para abajo. Tras pasar por el quirófano recuperó la movilidad en su pierna izquierda y un mes más tarde otra operación hizo que la recuperase en la pierna derecha. En menos de diez meses y después de un arduo proceso de reaprendizaje Vesna volvió a caminar. Pasó todo ese tiempo entre hospitales y recuperándose junto al mar en Montenegro antes de ser dada de alta.

Una vez recuperada del accidente, Vesna intentó que su vida volviese a la normalidad. Siguió trabajando para JAT e incluso les pidió que la dejasen seguir como azafata ya que al no recordar nada no le había cogido miedo a volar. Pero JAT se negó y le dieron un trabajo detrás de un escritorio en las oficinas centrales de la compañía.

Pero en realidad nada fue igual. Su increíble historia de supervivencia la convirtió en una heroína nacional en Yugoslavia y pasó a ser una celebridad de primer orden, no sólo en los Balcanes sino en todo el mundo. A su regreso a Belgrado desde Praga, Tito la recibió con honores, probablemente lo máximo a lo que se podía aspirar en aquella época a nivel de reconocimiento en Yugoslavia. Le dedicaron canciones, aparecía frecuentemente como invitada en los programas más populares de la televisión yugoslava (lo que siguió haciendo hasta entrados los 90, veinte años después del accidente) y Vesna se convirtió en un nombre de moda ya que “traía suerte”. En las contadas ocasiones en que JAT la dejaba volar los pasajeros serbios la reconocían instantáneamente y se sentaban a su lado porque se sentían confiados en que si pasaba algo se salvarían. O eso le decían. El régimen titista la mimaba y la usaba más o menos veladamente como propaganda, algo muy habitual durante la Guerra Fría con cualquier persona que alcanzase la fama fuera de las fronteras de su país.

Su mayor momento de gloria internacional fue en 1985 cuando El Libro Guinness de los Records la invitó a asistir en Londres a una ceremonia en la que la inscribió con el record de “superviviente a la caída desde más altura sin paracaídas”. Sir Paul McCartney (ídolo de juventud de Vesna) le entregó el galardón.

Cuestionando la versión oficial del accidente

Desde el primer momento en que se dio a conocer la noticia e iban apareciendo más detalles existieron  dudas razonables de que los hechos hubiesen sucedido realmente como los servicios secretos checoslovacos y las autoridades yugoslavas decían. Por un lado la historia era demasiado atractiva como para resistirse a ella y por otro el desmesurado secretismo que imperaba en todo lo que ocurría tras el telón de acero no ayudaba a que se pudiese investigar más a fondo. Esto ayuda a entender que la versión oficial acabara calando en la opinión publica sin que se hurgase demasiado en los puntos menos claros.

¿Y cuáles eran esos puntos oscuros? Varios e importantes: no se encontraron las cajas negras, nadie se responsabilizó del atentado a pesar de que gracias a la historia de Vesna el suceso estaba en boca del mundo entero y hubiese dado enorme publicidad a la causa que fuese, los servicios secretos checoslovacos asumieron la tarea de investigarlo e informar de los hallazgos en lugar de que fuesen las autoridades civiles, el gobierno yugoslavo no puso en duda la versión oficial y no lanzó una investigación paralela…

Todo había quedado en una curiosidad o en un tema recurrente en programas y reportajes de sucesos inauditos hasta que en Enero de 2009 una investigación llevada a cabo por un grupo de periodistas germano-checos (Peter Hornung-Andersen, Tim van Beveren y Pavel Theiner ) fue publicada en un reportaje en la revista Tagesschau y emitida en un especial en la cadena de radio alemana ARD.

La conclusión de dicha investigación fue algo muy distinto a la versión oficial: “es extremadamente probable” que dicha versión oficial fuese inventada por las autoridades comunistas para encubrir que el vuelo JAT 367 fue derribado por error por cazas MIG de la Fuerza Aérea Checoslovaca. La investigación se basó en documentos desclasificados tanto de la Autoridad de Aviación Civil Checa como del Archivo Nacional Checo y que no estaban disponibles anteriormente. Los periodistas tardaron casi dos años en realizarlo.

La nueva evidencia descubierta en documentos clasificados como secretos apunta a que el avión empezó a experimentar problemas y descendió bruscamente, quizá intentando un aterrizaje de emergencia o simplemente buscando estabilizar la aeronave. Al desviarse de la ruta y altura asignadas fue confundido con un avión enemigo efectuando una maniobra de ataque y fue derribado por uno o más cazas MIG.

¿Cuál fue la razón de tan agresiva y fulminante respuesta por parte de las Fuerzas Aéreas Checoslovacas? Los investigadores dan dos posibles causas:

- El DC-9 se metió en una zona de alta seguridad militar ya que muy cerca de donde fue derribado había una base de misiles nucleares soviéticos.

- Se sabe que el premier de la URSS, Leónidas Breznev, estaba visitando al primer ministro de la RDA Erick Honecker y su avión se encontraba en las cercanías y en el aire en ese momento.

Dentro de los hechos que, según la investigación, ocultaron los servicios secretos checoslovacos estarían las declaraciones de varios testigos del pueblo que dijeron que el DC-9 apareció de entre las nubes ardiendo pero aun en una pieza y que explotó a unos 800 metros.  Esos mismos testigos vieron otro avión volar a baja altura y que desapareció segundos después. Esto coincide con el informe del investigador del gobierno yugoslavo Zlatko Veres que dictaminó  que los restos del avión se encontraron en un área acorde con una desintegración a 600-900 metros y no a 10000 (el área hubiese sido mucho mayor, lógicamente).

También según la investigación, la inteligencia yugoslava sabía lo que había ocurrido realmente pero colaboraron en el encubrimiento porque los servicios secretos checoslovacos estaban supervisados directamente por Moscú y sufrieron fuertes presiones (las relaciones Belgrado-Moscú fueron siempre muy tirantes desde que Tito decidió salirse de la esfera soviética a principios de los 50). En este contexto el récord de supervivencia de Vesna fue ideado como una maniobra de distracción para embellecer la realidad y que hubiese menos preguntas. Y fue todo un éxito: la reacción general fue buscar explicaciones físicas al milagro en lugar de investigar los muchos detalles inconexos o que acababan de cuadrar.

Los periodistas también comentaron que una de las razones por las que el engaño se mantuvo durante tanto tiempo fue porque bastantes de las personas que lo idearon siguen ocupando cargos clave tanto en los servicios secretos checos y serbios como en las autoridades civiles de aviación de ambos países. De hecho han denunciando que bastantes documentos con información vital han sido destruidos deliberadamente y que apenas hubo colaboración de las autoridades en la investigación, con lo que el proceso de conseguir información era difícil y laborioso.  Desgraciadamente aun hoy una historia en la que croatas malos matan a serbios buenos tiene réditos políticos. Al parecer los testigos checos si se prestaron a colaborar sin problemas ni trabas.

La Autoridad de Aviación Civil Checa se apresuró a desmentir el resultado de la investigación pero sin hacer ningún comentario sobre las nuevas evidencias. Un alto cargo del ejercito checo también ha rechazado la conclusión de la investigación diciendo que al menos unas 150-200 personas lo deberían haber sabido y que no tiene sentido que aun guarden silencio 40 años mas tarde. Otra razón que pretende apoyar la versión oficial es que en teoría el primer ministro yugoslavo tenía pensado ir en ese avión (un objetivo valioso) pero que salió en un vuelo anterior, algo que probablemente no sabían los terroristas.

Las consecuencias para Vesna

El resultado de la nueva investigación salió en medios de todo el mundo y Vesna fue entrevistada para conocer su opinión. En general se mantuvo bastante neutral, recordando que no puede aportar demasiado porque no recuerda nada del accidente pero dejando caer que la nueva explicación le parece “un poco nebulosa” y que no le convence.

Los que si reaccionaron de manera inmediata fueron los responsables del Libro Guinness, que le retiraron el récord y comentaron “parece que fuimos engañados por este montaje como el resto del mundo”. Vesna por su parte dijo que no le suponía ningún trauma si finalmente su récord no hubiese sido tal, ya que a estas alturas no cambiaría nada en su vida.

Volviendo un poco al pasado, muchos piensan que fue su estatus de leyenda patria lo que la salvó de ser detenida cuando expresó abiertamente su rechazo al régimen de Slobodan Milošević a finales de los 80. De lo que no se libró fue de ser despedida de su trabajo en 1990 y de caer en desgracia a nivel oficial, lo que no pareció importarle en exceso. Al contrario, su activismo político aumentó y se la vio encabezando manifestaciones en la Revolución Bulldozer que propició el derrocamiento del régimen.

Vesna, que según admite se casó felizmente y se divorció también felizmente, actualmente vive sola en su apartamento en Belgrado rodeada de sus gatos y aun concede entrevistas, aunque se ha retirado bastante de la vida pública. Siempre ha admitido sentir complejo de culpa por haber sobrevivido al accidente y no se considera afortunada: “Todo el mundo cree que soy una persona afortunada, pero yo no lo creo. Si lo fuese nunca habría tenido el accidente y mis padres seguirían vivos. El accidente arruinó sus vidas”. También se resiste a considerar el suceso un milagro ya que 27 personas no sobrevivieron.

Vesna atendió las conmemoraciones anuales en el lugar del accidente hasta que se interrumpieron en 2002. También se reunió con Henke y el personal médico que la atendió  en el 25 aniversario de la catástrofe. Un hotel situado cerca de donde ocurrió el accidente lleva su nombre.

Hoy en día sigue dando abiertamente sus opiniones políticas y es una defensora del presidente Boris Tadić. Cada vez que la entrevistan repite sin cesar que su máxima preocupación es el futuro político de su país, incidiendo en que a pesar de haber sobrevivido a lo imposible, si se vuelve a los oscuros días del nacionalismo extremo su corazón no lo resistiría.

Y se considera una superviviente, sí, pero no más que el resto de los serbios: “nosotros los serbios somos supervivientes. Hemos sobrevivido al comunismo, a Tito, la guerra, la pobreza, bombardeos, sanciones y a Milošević. Simplemente queremos una vida normal. Quiero una vida normal”.

 

 

13 comentarios

  • Muy bueno el artículo. Por otra parte, el anuncio de vuelos justo debajo del reportaje es muy así: https://twitter.com/Fuckers__/status/214007737888153601/photo/1/large

  • Gracias Zavalita. Creo que los anuncios van cambiando, no? Tu link a la noticia muy curioso

    saludos

    • Sí, me he dado cuenta después. De hecho, ya no he vuelto a ver el anuncio y estoy empezando a pensar que me lo he imaginado… La versión que comentas en el artículo tiene toda la pinta de ser la verdadera. Y está muy bien traída porque todos aceptamos sin muchos reparos la historia original. Saludos

      • Zavalita, no te lo has imaginado, a mi me siguen saliendo :)

        Yo tambien creo que la version oficial es mentira, pero queria sobre todo contar lo que he encontrado para que cada uno saque sus propias conclusiones.

        Saludos

  • No conocía esta historía tan bien contada por el autor. Impresionante.

    Gracias, saludos.

  • Muy buen artículo.

    Esta mujer… Juraría que sale en la portada de un disco de Pink Floyd ¿no?

  • Muy buen artículo. Pero hay algo que no entiendo. Cuál sería, según esa explicación, la razón del estado de la chica? Sus lesiones, etc, habrían sido también fingidas?

    • Hola Eleder
      Según la nueva teoría Vesna si que sobrevivió al accidente y sus heridas y lesiones eran bien reales. La diferencia es que si el avión se partió a 800-900 metros y no a 10000 es mucho más probable que saliese con vida, aunque un milagro de todas formas.
      Saludos

  • Espectacular historia

  • La verdad es que yo también desconocía absolutamente esta historia y me ha gustado mucho, sobre todo porque el autor ha sabido tratarla bastante bien. No sé cual será la versión real, aunque mi mente tiende a creer la nueva versión, más probable,aunque menos utilizable…

  • “Al día siguiente de ingresarla se despertó brevemente en un momento dado sin saber dónde estaba y que había pasado. Simplemente le pidió un cigarrillo al doctor que la atendía y se desvaneció poco después.”

    ¡¡Amo la propaganda Titista!!

  • “Desgraciadamente aun hoy una historia en la que croatas malos matan a serbios buenos tiene réditos políticos. ”
    Sin entrar a valorar el contenido ideológico de la frase, lo correcto sería “Desgraciadamente aun hoy una historia en la que croatas malos matan a yugoslavos buenos tiene réditos políticos.” En ese avión iban ciudadanos yugoslavos y, a no ser que el autor tenga datos que no expone, no todos eran serbios. Además, por lo expuesto en el artículo, contradice los datos que aportan esa frase: el motivo de que la historia siga como es es la falta de datos para realizar una investigación como la última.
    Una chorrada así jode el artículo por no venir a cuento y estar fuera de contexto: pretende exponer la visión ideológica del autor coherente con esa pseudoizquierda europea que asocian croatas a nazismo y serbios a comunismo. Habrá de todo, digo yo. ¡Más Zizek y menos wikipedia!

  • Tal vez sobrevivió por casualidad, pero tras su accidente ha demostrado ser una luchadora en varios aspectos de su vida, me inclino a creer que esa es la razón por la que sobrevivió.

Responder

— required *

— required *