Andreu Missé: "Nos falla la clase dirigente; los trabajadores españoles son muy apreciados en Europa" - Jot Down Cultural Magazine

Andreu Missé: “Nos falla la clase dirigente; los trabajadores españoles son muy apreciados en Europa”

Publicado por

Andreu Missé para Jot Down 1

Hay pocos placeres comparables a sentarse con Andreu Missé (Barcelona, 1947) a hablar de economía. Aunque el interlocutor sea un profano en la materia y la tarde invite a pasear, Missé es una de esas personas que hace de la oratoria un arte y uno de los pocos periodistas en este país capaz de explicar el lío en el que estamos metidos sin tirar de lugares comunes y sin esconderse detrás de las citas de otros economistas a miles de kilómetros del meollo. Quizá sea su herencia laboral; 35 años en El País (del que se fue a lomos del último ERE) como corresponsal en Bruselas, subdirector y redactor jefe de economía, la que le da ese punto de francotirador, de tipo que va al grano, de sabio en zapatillas de deporte.

Vestido de negro, sentado en una de esas sillas a prueba de modernidades, el veterano plumilla disecciona para esta revista el paisaje marciano en el que se mueve el habitante de este país desde que hace menos de un lustro alguien dijo “crisis”. Missé, culo inquieto como los periodistas de antaño, acaba de parir una revista llamada Alternativas económicas, donde tratará de aclarar qué está pasando en España para que ante la mención de la palabra “economía” tiemblen hasta las tapas de las alcantarillas.

¿Cómo hemos llegado hasta aquí?

Bueno, primero deberíamos explicar por qué tenemos seis millones de parados, una cifra inimaginable. Recuerdo cuando los políticos se atacaban por cuatro o cinco millones. Ahora ya estamos al 26 por ciento y parece claro que llegaremos al 27 por ciento si no hemos llegado ya. ¿Por qué nos ha pasado esto en un país donde desde 1994 hasta 2008 se produjo un gran enriquecimiento? Ojo, no un enriquecimiento general, porque los pensionistas que cobraban 700 u 800 euros o los asalariados de 900 o 1000 euros no lo vivieron ni lo vivirán, para ellos todo seguirá igual. Hemos vivido años de bonanza y hemos creído que serían infinitos. La euforia de un sector de la sociedad nos hizo creer que duraría eternamente. Ahora se ha acabado, coincidiendo —para empeorarlo— con un momento en que cientos de millones de personas quieren vivir como nosotros. Esas personas están dispuestas a lo que sea para conseguirlo, y esto tiende a llevar a una situación de igualdad. Si ellos tienen que vivir mejor nosotros tendremos que vivir un poco peor. Y si a todo esto le sumamos una ideología neoliberal que rige un sistema financiero desorbitado, ya tenemos la receta del desastre. Siguiendo este sistema tan condicionado por los bancos y la financiación nos hemos dado cuenta de que (la ideología neoliberal) es un fracaso. Lo ha sido para Portugal, Grecia, Irlanda, Chipre, lo será para España y probablemente para Francia.

Pero a algunos les parece que funciona.

No está contrastado ningún funcionamiento de esa ideología, y lo digo porque no ha tenido ningún éxito. La desregulación que han predicado nos ha traído hasta aquí. Empezando por ENRON, que fue la primera gran pedrada en la frente. Los shadow banks (bancos en la sombra), el mundo de la ingeniería financiera, los derivados… la economía regida por ordenadores que hacen miles de operaciones por segundo. Suma y sigue.

¿Qué alternativa propone?

Hay que limitar estas operaciones y fiscalizarlas, frenar la riqueza sin fiscalidad. La perversión del sistema financiero ya no es que esté para dar liquidez a los mercados o créditos a quien los necesite, sino para otros negocios que poco tienen que ver con los anteriores. Un ejemplo: un profesional de uno de los grandes bancos de inversión cobra 400.000 o 500.000 dólares, estoy hablando de un empleado, no de un ejecutivo. Cuando empiezas a trabajar allí te piden dos cuentas: la tuya y otra en un paraíso fiscal. De forma que si el sistema revienta una parte de tu dinero está a salvo. Así que es literalmente imposible que lo pierdas todo.

¿Eso es algo probado?

Eso lo explica un señor que ha trabajado en uno de esos bancos, está más que probado, no es que me lo esté inventando. Gordon Brown escribió hace un par de años un libro en que calculó que, si se hubiera cogido un 10% de los bonos de los trabajadores de la City (y solo de la City) y se hubiera puesto en un fondo, se hubieran recaudado 50.000 millones de libras; no hace falta que te diga que se puede rescatar un país entero con esa cantidad. El Herald Tribune explicaba que Barclays tiene 426 ejecutivos que cobran más de un millón de libras al año. También es cierto que los países anglosajones han sido mucho más rigurosos al tomar medidas contra la crisis y de hecho solo hay que leer el extenso informe del Congreso de los Estados Unidos sobre el crack del sistema financiero para darse cuenta. Aquí no ha habido ningún informe de nadie y menos del Congreso. Ese informe es impresionante cuando explica las operaciones de apalancamiento al 40 por ciento y barbaridades por el estilo. No sé si has visto Margin call, cuando el jefe le pide al tipo que ha descubierto el inmenso agujero en las operaciones de la compañía que le explique lo que pasa “en inglés”. Ninguno de esos tipos entiende nada al respecto de las operaciones económicas que se producen en el seno de la empresa y no las entienden porque son demasiado complejas. La industria financiera estadounidense ha fichado a los mejores matemáticos del mundo, a los mejores ingenieros, para que ideen nuevos productos. Fíjate que las compañías aéreas estadounidenses se quejan de que todos los ingenieros aeronáuticos están siendo fichados por grandes bancos. Hay cuatro o cinco directivos en todo el mundo capaces de descifrar estas operaciones. Así es como la Societe Generale dice un día que uno de sus operadores les ha hecho perder 5000 millones y ellos no se han enterado de nada. ¿Pero es que nadie regula todo esto? Si hay reglas para que los camiones de alto tonelaje circulen por una u otra carretera dependiendo del peso de la carga, por qué no existe algo similar desde un punto de vista financiero que regule las operaciones. La economía ha adquirido tal poder que ahora ya no solo regula los hábitos financieros de un país sino que manda sobre la vida política, sobre los partidos, sobre la vida social. Solo en Estados Unidos los lobbies gastan 2600 millones de dólares en influir en distintos asuntos. Y es totalmente legal. ¿Qué ha pasado cada vez que se ha intentado regular los sueldos de los grandes directivos, incluso cuando se ha recomendado que los sueldos de estos pudieran ser aprobados por su propio consejo de administración? Pues el rechazo: las medidas que se pueden haber aprobado se han ido limando y restringiendo hasta dejarlo todo prácticamente igual a como estaba antes.

¿También en España?

Hace cinco años en este país nos decían que teníamos la mejor banca de Europa, luego que teníamos la banca con mejores previsiones y ahora vamos descubriendo que estamos igual o peor que los demás. Es decir, tenemos todos los problemas de la banca mundial pero además hemos dejado que se hunda hasta tal punto que es casi imposible de reflotar. Ahora necesitamos 40.000 millones para sanear esto, 40.000 millones que hubieran sido muchos menos si hubiéramos reconocido a tiempo el problema. Hace unos años hubiéramos encontrado ese dinero y no hubiéramos tenido que encomendarnos a Europa.

Andreu Missé para Jot Down 2

Discúlpeme, ¿tiene usted alguna idea de cuál es la cifra real del rescate financiero a la banca? Porque ahí hay otro baile de números bastante curioso.

Mira, yo decía el otro día que calculaba una cifra en torno a los 185.000 millones de euros, de cuales la mayor parte son avales que de momento no han fallado pero que están ahí. Las ayudas, para que nos entendamos, son de dos clases: una son los avales y las otras son a base de inyecciones de capital, que pueden ser directas o de compra de activos malos. En total, estamos en esa cifra.

¿Quién avala?

Los avales son del Tesoro del Estado. Cuando estás malo emites bonos con garantía del Tesoro. Si todo se va devolviendo no pasa nada, lo malo es cuando eso se incumpla. Así que tenemos por un lado unos 60.000 millones, por otro 117.000 y en el fondo de garantía de depósitos que serían unos 3000 millones, pon que ahora serán un máximo de 6000 millones. De estos millones, el sector habrá invertido unos 10 o 12 mil millones.

¿El sector ha invertido solo 10 o 12 mil millones?

No han invertido en la recuperación, seguramente porque no los tenían. Fíjate: han muerto Bankia, Catalunya Bank, el Banco de Valencia, Caixa Vigo, la CAM y la Caja Castilla-La Mancha. Así que hemos perdido ya unos 12.000 millones y muchos piensan que de los otros 60.000 en inyecciones de capital la mayoría también van a perderse. Hay que entender que la evolución de los bancos va ligada a la evolución de la morosidad: lo peor de un banco es dar un crédito y que no te lo devuelvan. Cuando aumenta el paro sabes que va a aumentar la morosidad y por tanto habrá más créditos fallidos. ¿Qué hacen los bancos? Dan otro crédito que sirve para tapar esa deuda simplemente porque eso significaría incluir esa cifra en el ámbito de pérdidas. Con ese crédito nuevo tapan el antiguo y esperan que se produzca una especie de efecto rebote.

Entonces, ¿el índice de morosidad no es real?

No, no es real. Han querido diferir… mira, se explica la crisis como si fuera un fenómeno metereológico: “Vino la burbuja, ha estallado la burbuja”. Ya, pero oiga, ¿de dónde sale esa burbuja, cómo se creó? Los créditos inmobiliarios crecieron un 40%, pero no para comprar casas o para construir, sino para comprar terrenos. Los créditos de promoción inmobiliaria llegaron a los 320.000 millones y ahora deben de estar en unos 285.000 millones. Es decir, los créditos para comprar solares, recalificar, etc., que en su mayoría no tienen ni el 10% de su valor inicial suman casi 300.000 millones de euros. Son solares donde no se va a hacer nada. Nada de nada.

¿Qué cara se le queda cuando oye a un gobernador del Banco de España diciendo “Lo de Bankia podía haber salido bien”?

Creo que hablan de esa manera porque no quieren explicar las cosas como son. Han perdido cualquier atisbo de credibilidad y ni el gobernador actual ni el anterior fueron capaces de parar la crisis, de hecho la cosa sigue empeorando. Solo hay que tener en cuenta esto: el crédito a las empresas se encoge, que es el peor indicativo del mundo.

Y los políticos, ¿qué tal?

Pues mira, podríamos hacer una colección de frases absurdas de todos los políticos desde 2008, empezando por Zapatero. Los de ahora tampoco es que sean mejores: en 2014 habrá más déficit público que en 2013, lo cual es una pésima noticia, pero no la única. Fíjate: dan como buena la balanza de pagos, que si es buena es porque han caído en picado las importaciones. O sea, tan simple como que hemos dejado de comprar. Al final de este año habrá mas parados que el año pasado y el índice de ocupación también habrá bajado. Encima ahora dicen que la destrucción de trabajo es menos intensa. Por favor, a medida que haya más paro habrá menos destrucción, que no somos niños.

Vamos a lo práctico, ¿qué medidas adoptaría usted?

Mi primera medida sería enfocar toda la actividad política a la creación de medidas para fomentar la ocupación. Podemos tener 50.000 debates sobre la austeridad, pero no se están fomentando políticas de ocupación. Si hablamos de la reforma del trabajo lo que se ha potenciado es el despido y se ha dejado a los trabajadores en manos de los subsidios de desempleo y demás. ¿No sería más interesante ayudar a esas empresas a mantener a esos trabajadores? “Oiga, es que no puedo pagarles”. De acuerdo, pues vamos a ayudarles, me gastaré dinero en usted. El empleado es un valor y eso no lo estamos teniendo en cuenta. En Alemania han gastado millones, al igual que el norte de Europa, Suecia, Finlandia, Dinamarca, Noruega o Austria en promover políticas activas para incentivar la ocupación. Facilitando la formación, los cambios de sector…

¿Cuándo dejó de favorecerse en España la política de ocupación?

Nunca la habido. De hecho, se han llevado a cabo reformas que han aniquilado los pocos programas que había en ese sentido.

La prioridad es sanear los bancos”, dicen constantemente. No, señor: la prioridad es la ocupación. Sin ocupación no hay consumo, sin consumo no hay pensiones. Esa debe ser la prioridad: menos ocupación, menos producción. “Vamos a endeudarnos para promover la ocupación, lo sacrificaremos todo por ello”. Luego podemos hablar del sistema fiscal, que es de los más ineficientes del mundo. Pregunta, por ejemplo, quién paga IVA en un sector tan importante como el de las rehabilitaciones, remiendos, obras, etc. Nadie paga IVA en ese sector. ¿Por qué no llegamos a un acuerdo pedagógico y les pedimos que paguen, sí, pero no un 18 o un 21% sino un 4%, por ejemplo? Pero no, es más razonable —para ellos, para Hacienda— la amenaza constante.

¿Qué opina cuando alguien dice que la mayor parte del fraude proviene en realidad de la clase trabajadora?

Hay una parte de verdad en ello, pero nadie puede decir nada de eso cuando algunas empresas pagan un 7 o un 8 por ciento de impuestos. Se ha eliminado incluso el impuesto de sucesiones en un momento en que necesitamos cada céntimo que podamos recaudar. Hay algo que hay que tener en cuenta y que es importante remarcar: habrá personas que tendrán que pagar más impuestos, simplemente porque para promover políticas activas de ocupación se necesita dinero. Hay que tener en cuenta también que hay sectores de la sociedad que han sufrido recortes del 10 o el 15 por ciento y que los hay que han sufrido recortes del 10 por ciento. Obviamente, tendrá que haber un reparto de la carga, del sacrificio. Todos estaremos de acuerdo en sacrificarnos si vemos que aportamos de forma ecuánime y que los que tienen más aportan más. Si no arreglamos eso va a ser difícil salir de esta situación. La pregunta más importante a la hora de valorar la última reforma laboral debería de ser: “¿Se ha creado más ocupación?”. Y la respuesta es no, ningún indicador ha mejorado por mucho que se insista en eso de “estamos saliendo”. Así que puedo decir, si —repito— todos los indicadores están en negativo, que lo único que han hecho ha sido empeorarlo.

¿Cuál es el tanto por ciento de gasto público en España en estos momentos?

Creo que es del 37 por ciento, estamos los cuartos por la cola. Las SICAV pagan un 1 por ciento de sus beneficios (un 1 por ciento, ojo), otros, gracias a beneficios e incentivos, pagan un 7 por ciento. Priorizar la ocupación cuesta mucho dinero (Alemania gasta un 50 por ciento en gasto público) y hay que tenerlo claro.

¿Vamos a ver “la receta alemana”, por decirlo de algún modo, aplicada en España?

Si no hay un cambio radical en el campo del empleo esto se hunde. También hay que desacralizar algunos valores como la austeridad, porque no tienen nada de sagrados. Pongamos un ejemplo extremo: China exige una subida del 13 por ciento anual en los salarios porque han visto que su proyecto de país barato basado en la exportación se está agotando. “Si esto se agota tengo que animar el consumo, y el consumo se anima con los salarios”, han pensado. ¡Los chinos!

Así que hoy por hoy el discurso ideológico más duro es el de la Comisión Europea, aunque ahora ya haya economistas cercanos a ese circulo que afirmen que ha sido un error fiarlo todo a la austeridad y que habría que haberse concentrado en el empleo.

¿Quién manda en el BCE?

El que manda es Alemania, que tiene la obsesión de la inflación (una obsesión que proviene de los años 20) y cuyo banco central siente fijación por ese mismo tema. El BCE tiene el mismo problema porque Alemania ha impuesto ese punto. Si miramos a la Reserva Federal americana, por ejemplo, tiene dos objetivos: uno es crear empleo y el otro controlar la inflación. Es decir, que por un lado me encargo de que los precios, uno de los baremos de la economía, no se disparen, y por el otro me encargo de que la gente esté ocupada. Hace poco el presidente de la Reserva Federal dijo que el precio del dinero seguiría por los suelos mientras el paro [en EE. UU.] estuviera por encima del 6’5 por ciento; mientras eso suceda van a tener el dinero regalado. Eso es en Estados Unidos, pero Inglaterra hace algo similar, así que no hay nadie tan dogmático como la Comisión Europea. Nosotros solo controlamos la inflación, eso sí, Alemania ha reducido el paro durante la crisis y no a base de mini-jobs como se ha dicho: hay políticas activas de ocupación, mucho gasto, gran presupuesto para la investigación. Por otro lado mira a los políticos españoles, a todos ellos, ¿has oído a alguien que hablara del empleo? ¿De políticas activas de ocupación? No, porque han renunciado a ello, a buscar una solución, y esa debería ser nuestra gran frustración. Que ninguno crea que haya una solución, así que prefieren dejarlo correr. Ni siquiera tenemos una política industrial y eso hace mucho más difícil la salida a esta crisis. ¿Brotes verdes? ninguno.

Andreu Missé para Jot Down 3

¿Se parecen tanto como dicen el PP y el PSOE, al menos en el ámbito financiero?

No hay muchas diferencias, la verdad, tendríamos que irnos a los años 80 para ver algo distinto. Cuando se implementaron la universalización de la sanidad y las pensiones no contributivas. En cambio, con el último Gobierno del PSOE tuvimos que oír cosas como “bajar los impuestos es de izquierdas”. Los mismos que se cargaron el impuesto del patrimonio y que no vieron venir la crisis.

¿No la vieron venir o no quisieron verla venir?

No, creo sinceramente que no vieron el calado que tenía. Por eso hicieron un par de planes de inversión, para intentar apaciguar el golpe que, obviamente, fueron insuficientes.

Hemos oído hablar a consejeros que se fueron con indemnizaciones millonarias, a directores de banco que dicen que no hay culpables y a ministros de todos los ramos, sin embargo aún no hemos oído hablar a alguien tan importante para el sistema financiero español como Emilio Botín. ¿Qué cree que tendría que decir?

Se ha hecho un análisis de la crisis diciendo que la culpa era de las cajas y no de los bancos. Que las cajas han sido más torpes, pero todos los bancos españoles, todos sin ninguna excepción, se aguantan gracias al BCE. ¿Por qué? Porque la burbuja se hizo con capital alemán y francés. Los créditos de los bancos españoles en Europa crecieron de una forma espantosa: se pedían créditos inmediatos para hipotecas a largo plazo. La amortización era imposible, y aquí es cuando el BCE, entre diciembre de 2011 y febrero de 2012, ofreció entre 300 y 400.000 millones de euros, al 1 por ciento de interés a tres años, a los bancos españoles. Una propuesta a la que todos se enchufaron, por supuesto. Al señor Botín, al señor del BBVA y a todos los demás, los ha salvado el BCE. Y no es justo que cobren lo que cobran cuando están sujetados por un sistema público sustentado por todos los estados. Todos los bancos han tenido una actitud irresponsable y ahora mismo ni uno de ellos seguiría operando si no fuera por el BCE. Y lo que es peor: no hay contrapartida. Es decir, el BCE hubiera tenido que marcar unas condiciones, como que el préstamo estaba sujeto a que el dinero fuera utilizado en créditos y puesto en el mercado.

¿Y qué han hecho?

Tomarnos el pelo. Mira Bankia, declarando beneficios multimillonarios justo antes de descubrir que estaban en bancarrota. O Cajamadrid, que era “una caja normal”. Es lo que te comentaba antes de la morosidad: ese tipo de cosas te dejan absolutamente a oscuras cuando tratas de analizar la actividad de un banco. Cuando escondes a un moroso, lo refinancias y lo incluyes en los activos estás engañando, y los engaños se pagan.

¿Cuál es el papel del Banco de España en todo el asunto?

En este caso creo que el que realmente tenía todas las claves era el BCE. Ellos sabían exactamente qué estaba sucediendo con el dinero francés y alemán que había llegado a los bancos españoles. No quiero quitarle “méritos” al Banco de España, pero el BCE tiene una gran responsabilidad que decidió no ejercer.

A lo mejor a eso se deben esas encuestas que dicen que un 70 por ciento de los españoles no se fía de Europa.

Por supuesto, Europa se lo ha ganado, es decir, el mensaje de Europa no es un mensaje que hable a los ciudadanos. Pero es lo que te decía del BCE, viendo que había el 30 o 40 por ciento de créditos a los bancos españoles en Europa cuando los bancos de otros países no llegaban al 12 por ciento. Y Mariano Rubio no dijo “señores, a partir del año que viene se prohibirá que los bancos españoles tengan más de un 10 por ciento de créditos”. Al contrario, se permitió todo. Al final nos han acabado salvando las instituciones europeas.

¿Quién controla el BCE?

(Risas) Es una buena pregunta. Un par de comparecencias al año en Bruselas donde —a veces— les preguntan algo del funcionamiento del banco.

Parece claramente deficitario como instrumento de control de algo tan poderoso.

No hay duda de que lo es. Y lo peor es que hemos sacralizado la independencia del BCE, que ha sido otra de las grandes batallas ideológicas de este siglo. Así que los que deciden qué sucede allí dentro son personas que no han sido elegidas en unas elecciones y que se considera fantástico que sean tan “independientes”. Sin embargo, cuando las decisiones que se toman tienen un impacto tan grande a nivel social y político no considero positivo que sean escépticos.

¿Paralelismos con la Reserva Federal?

No, que su objetivo sea doble la convierte en un organismo completamente distinto. Además está mucho más controlado, hay comparecencias habituales en el Congreso…

Pero en la crisis tampoco les funcionó del todo bien.

Sí, pero fíjate con qué rapidez se han corregido. En eso siempre han sido muy eficientes.

¿Han limpiado el sistema bancario estadounidense?

[risas] ¡No, qué coño van a haber limpiado! Después de toda esta crisis en Estados Unidos se hizo una ley de leyes, por así llamarla, pero aún no se ha implementado. Hay sugerencias, pistas, pero nada se ha aplicado.

Oiga, ¿y le da a usted la risa cuando llaman socialista a Obama?

Bueno, la gente que le llama así se olvida de algunas cosas importantes. En los años 40 y hasta principios de los 50, en Estados Unidos en el impuesto de la renta el tipo máximo era del 92 por ciento. Lo normal era el 50 o el 60 por ciento. ¿Cómo llamamos a eso? ¿Comunismo? Cuando hay una crisis de verdad se asumen medidas de verdad. Y, perdona que me vaya un poco del tema, pero aquí nos hemos olvidado de que cuando el paro supera el 26 por ciento y tenemos seis millones de desempleados necesitamos medidas excepcionales.

Entonces, ¿cuál es el punto de rompimiento? ¿Dónde se acaba la resistencia y empieza la caída?

De momento aguantamos gracias a la familia y a las prestaciones sociales. Con 1’8 millones de familias en las que nadie trabaja no se aguantará mucho más. Es una bestialidad, eso es lo que diría cualquier persona con sentido común. Eso sí, luego sacarán el paro de marzo y dirán que es mejor que el dato de marzo del año pasado, y hala. ¿Pero, oiga, qué me está diciendo?

¿No tenemos que estar contentos con lo de la prima de riesgo?

Ha bajado hasta 300. Pagamos 3 puntos más que los alemanes por cualquier cosa, por cualquier proyecto, cualquier empresa. Sí, estamos mejor que cuando nos costaba 6 puntos más. ¿Pero estamos mejor en general? No.

Andreu Missé para Jot Down 4

¿Qué opina de las voces —aún pocas— que apuestan por un regreso a la peseta?

Me resisto mucho a esa idea, sería abandonar toda esperanza de prosperidad real. Pensemos en Finlandia: hace 50 o 60 años, eran un país pobre. Míralos ahora, triple A, nunca ha tenido más del 3 por ciento de défícit ni el 60 por ciento de deuda. Si abandonamos el euro podríamos devaluar la peseta y exportar, dicen algunos. Lo que yo les digo es que estás renunciando a todo. A jugar en las grandes ligas. Estás diciéndome que no quieres saber nada del esfuerzo.

¿Nos falta la cultura del esfuerzo colectivo?

Sí, y del sentido de la responsabilidad. Pero quiero dejar clara una cosa: lo que nos falla es la clase dirigente, porque los trabajadores españoles son muy apreciados en Europa. Aquí se trabaja mucho y bien y en eso no tenemos nada que envidiar a ningún país de Europa, otra cosa son los que nos dirigen. Su sentido de la responsabilidad es inexistente. En ese sentido el sistema es insostenible.

¿Por qué aquí nunca dimite nadie?

Eso es una falta de calidad democrática, que aquí alguien dimita es excepcional… creo que en ese sentido los dos grandes partidos están entrando en una dinámica terrible de pérdida de confianza. Están surgiendo nuevos partidos y como no tienen un historial de corrupción o problemas estructurales porque, simplemente, acaban de nacer, van a recoger muchos votos. Definitivamente, eso va a propiciar un cambio grande en la jerarquía política.

¿Alguna vez en la historia había notado usted una preocupación tan real y constante del ciudadano de a pie por la macroeconomía?

Nunca había visto un peso tan grande del debate económico sobre la vida ciudadana, eso seguro. Empezando por el conocimiento de determinada terminología que jamás hubiera imaginado en la vida pública. Es bastante paradójico que la actividad financiera (no industrial, ojo) incida tanto en la vida del ciudadano de a pie. Todo este discurso de los bancos enfermos es increíble: si están enfermos no es misión de la sociedad salvarlos.

¿Cuál es el papel del periodismo en este panorama?

El periodismo, especialmente el económico, tiene que explicar por qué ha pasado todo esto. Primero explicarlo y luego explicarlo con independencia. Si estás en un medio de comunicación que depende de la actividad financiera, de la publicidad, sin ir más lejos, o en un medio de comunicación que dependa de un determinado capital (ya sea un banco o una compañía de seguros) va a ser muy complicado conservar la independencia. No digo imposible, pero sí muy complicado.

Ha fundado usted una revista económica que presume de independencia.

Nosotros somos independientes en el sentido de que no tenemos préstamos. Además hemos formado una sociedad cooperativa por dos motivos: para que los trabajadores tengan una participación más activa en la toma de decisiones y dos, para no depender de ningún banco. No es que tengamos nada en contra de los bancos, pero queremos poder hablar de ellos sin interferencias llegado el momento.

¿De dónde surge este proyecto?

Nuestro proyecto surge de una publicación francesa que siempre me ha gustado, con 33 años de antigüedad, sin deudas, con beneficios, y que quieren explicar la economía a la ciudadanía. Si con las preferentes se ha engañado a la gente, hay que decirlo. Y si las autoridades han sido incompetentes, también hay que decirlo. No se puede vender un producto de ingeniería económica a personas que no tienen los conocimientos suficientes. Creo que esto lo entiende todo el mundo.

Hablando de las preferentes, ¿qué va a pasar?

Pues se está moviendo mucho el panorama. Mucha gente está reclamando y en ese sentido estamos yendo contra nuestra propia historia, la de no demandar por miedo o por vergüenza a reconocer que hemos sido estafados. Creo que a medida que vayan saliendo sentencias vamos a tener sorpresas y espero que los reguladores tomen nota. La cosa es que podían haberlo parado con una simple nota en los periódicos, alertando del peligro de contratar productos de ese tipo, y no lo hicieron: con ese dinero se ha rescatado a los bancos. Ese dinero que hubiera tenido que poner el Gobierno o Europa ha salido de los bolsillos de muchísima gente a la que han engañado.

¿Y con los desahucios qué hacemos?

Encontrar una solución, como tienen muchos otros países, incluida la quita en los casos en que pueda ser aplicada. Me hace mucha gracia ver cómo de este asunto opinan el señor Botín o el del BBVA. “Oh, es que esto al Santander no le iría bien”. Ojo, no hablan de que sería bueno o malo para el país, no, hablan de que le iría muy mal a su banco. Goirigolzarri lo mismo, “esto sería un desastre”. Mire, no me explique el mal que haría encontrar una solución y lo desastroso que sería para el mercado hipotecario: ayude a encontrar una solución. Cuanto antes, mejor.

¿Cuál es el grado de responsabilidad de los bancos en este tema?

Hay que dejar algo claro: los bancos se han forrado con las hipotecas. Pedir un crédito era el negocio más grande del mundo. ¿O es que no nos acordamos que bancos y cajas tuvieron en 2007 más de 25.000 millones de euros de beneficios? 25.000 millones. Cuanto vemos estas magnitudes, esta acumulación de beneficio, nos podemos preguntar por qué ahora todos estos señores que antes presentaban estas cuentas han desaparecido y hay que ir a buscar ayuda internacional a Europa. ¿Es obvio, no?

Andreu Missé para Jot Down 5

¿Qué hay del oasis catalán?

(Sonríe) La Caixa ha cogido al 70 por ciento de los clientes que tenían preferentes y les ha hecho un cambio por acciones a diez años. Así que tienen a esos clientes enganchados al menos durante una década. De acuerdo, es una fórmula menos cruel, menos invasiva si quieres llamarlo así, pero bueno, también participaron en el invento. Lo que pasa es que como han sido menos imprudentes y más discretos lo han solucionado más rápido y sin tanto ruido. Claro, si miras a los clientes de Caixa Manresa que han perdido un 90 por ciento de su dinero… en fin, lo que hay que tener claro es que si no fuera por el BCE, como he dicho antes, no quedaría ni uno, ni caja, ni banco.

¿Qué opina de la actual política económica del Gobierno catalán?

Hablar de política económica de la Generalitat es darles una responsabilidad que no tienen. Si todo lo que hace España está marcado por Bruselas imagínate el margen de maniobra que tiene Cataluña. Lo que pasa aquí es que se ha creado un pequeño estado a nivel competencial pero después no se le ha dotado de los fondos suficientes para hacerlo viable. Es decir, hay funciones pero no hay recursos. Llevamos toda la vida con la excusa de que “en Madrid no me dan dinero”, pero, oiga, ¿si no le dieron el dinero para implementarlas porque aceptó esas competencias? Si usted tiene más competencias que recursos la culpa también es suya. “Es que estoy endeudado porque usted no me dio el dinero”. Oiga, no me tome el pelo, usted no tenía por qué endeudarse de esa manera y esa es, enteramente, su responsabilidad. Ahora resulta que tenemos una deuda astronómica y la culpa es de Madrid. Llevamos 20 años de un juego muy raro: cada vez que se ha firmado el acuerdo de financiación autonómica, ya sea con el gobierno de CiU o con el del PSC, lo primero que se ha hecho después de firmar es loar las buenas venturanzas del acuerdo: “Oh sí, este es mucho, pero mucho mejor que el anterior. Este acuerdo es fantástico”. ¿No resulta curioso que después de seis acuerdos “fantásticos”, ahora estemos peor que nunca?. O bien los acuerdos no eran tan beneficiosos, o es que el sistema no funciona. Lo que no cuela es que todo sea culpa de Madrid, alguna responsabilidad tendrá usted, ¿no? Pues acepte su parte de culpa y en lugar de seguir haciendo lo mismo, hagamos un análisis profundo de las causas para entender qué es lo que falla. Eso no quita que, por ejemplo, en el Plan de Inversión Pública del Estado en Cataluña en los últimos tiempos la insuficiencia haya sido flagrante, y los números están publicados y se pueden consultar. Pero eso, siendo grave, solo justificaría una parte del problema.

¿La politización lo empeora?

Por supuesto, ahora no se puede hablar ni analizar nada, ni los gastos de la administración, ni las responsabilidades que puedan compartirse, ni nada de nada. El debate económico se ha visto sobrepasado por el debate ideológico y parece que ya no hay manera de entenderse.

¿La independencia es viable?

Hay países en Europa como Estonia o Luxemburgo con que van de los 400.000 habitantes a los tres millones. Desde ese punto de vista, Cataluña podría ser perfectamente independiente. Pero no es esa la pregunta precisa, la que hay que hacerse, porque podríamos llevarnos a engaño. ¿Podría ser California un estado independiente? Por supuesto, tienen una economía del tamaño de Francia. ¿Quieren ser independientes? No, porque saben perfectamente que les va mucho mejor siendo parte de Estados Unidos. Hay diez o doce estados más pequeños que Cataluña en Europa que funcionan bien, pero no es eso lo que importa. Si miras los números la economía catalana y la española se entrecruzan más que nunca, España ha sido en los últimos años de forma masiva el territorio de expansión natural de la economía catalana. Cataluña debe negociar bien su futuro, pero creo que estaremos mucho mejor dentro de España que fuera, o al menos esa es mi opinión. Creo que tenemos mucho que ganar en esta alianza y poco que ganar fuera de ella.

¿Por qué cree que de repente surge esta oleada independentista?

Porque España en su Constitución habla del estado autonómico pero España, como tal, nunca se lo ha creído. Nunca ha habido un desarrollo federal real de las autonomías. Los catalanes sí que se lo han creído, pero han chocado con unas estructuras políticas inamovibles y en esa frustración, creada por esa sensación de sentirse incomprendidos, ha crecido una voluntad de encontrar otro camino. Hace 10 años los constitucionalistas catalanes más próximos a CiU eran contrarios a la modificación de l’Estatut, decían que simplemente cambiando cincuenta leyes se podía acceder a un grado de desarrollo absolutamente impresionante. Desde Madrid se negaron: no hacía falta tocar la Constitución, ni el Estatuto, solo esas leyes, pero se negaron. De la misma forma que en su momento el Partido Popular se opuso al capítulo octavo de la Constitución, que hace referencia al desarrollo del estado autonómico. Te voy a poner solo un ejemplo: el catalán. ¿Cuántos aceptan realmente que es una lengua española? El día que la mayoría acepte un precepto tan sencillo podremos avanzar. Mientras tanto seguiremos en retroceso.

¿Hay solución a esta especie de desencanto mutuo?

Por supuesto, pero hay que trabajar porque sea así en lugar de estar siempre a la greña. No va a ser fácil desandar todo lo andado, pero hay que intentarlo porque nos necesitamos.

Déjeme cambiar de tercio y hacerle una pregunta personal, ¿por qué estudió usted Derecho?

No lo sé, nunca pensé que me pondría con el Derecho pero me pareció fascinante e hice la carrera.

Tengo entendido que no estudió usted en el lugar habitual.

No, desde luego que no…

¿Dónde lo hizo?

En la cárcel. Allí fue donde empecé a estudiar Derecho.

¿Qué le llevo hasta allí, si me permite la pregunta?

(Sonríe) Esa voluntad de cambiar las cosas, ese ánimo revolucionario, si quieres llamarlo así.

¿Cuánto estuvo en prisión?

Dos años y medio.

¿Aprecia usted ahora las mismas cosas que apreciaba antes de que le encarcelaran?

(Larga pausa) Sí, sí que aprecio las mismas cosas. Aprendí mucho, mucho, en aquellos dos años y medio. Sigo viendo a los compañeros de aquella época, nos vemos cada año y sigo apreciando valores como la humanidad… y, sí, sigo teniendo la misma ansia de libertad que tenía entonces.

Hablaba usted de revolución, ¿cree que ese es el camino para cambiar la situación actual o es solo una utopía?

No lo sé. Tiene que pasar algo, no sé lo que será ni donde empezará, igual ya ha empezado y no nos hemos dado cuenta. Algo pasará, porque es imposible seguir así. Pero no sé si será una revolución u otra cosa, aunque me encantaría saberlo (sonríe).

Andreu Missé para Jot Down 6

Fotografía: Alberto Gamazo

70 comentarios

  1. Pingback: Andreu Missé: “Nos falla la clase dirigente; los trabajadores españoles son muy apreciados en Europa”

  2. Grandísimo Missé. Lo tuve de jefe hace un tiempo, y recuerdo asombrarme de esa feliz ecuación que era su persona: la suma de todo lo que sabía + un entusiasmo contundente y peleón, a prueba de cajas fuertes.

  3. Un gran tipo y un gran profesional. Una persona completa, que es como decir una persona perfecta, o al menos, lo más parecido a ello.

  4. Una gran entrevista que resume muy bien la evolución de la crisis. Me ha llamado la atención que Missé coincide con Muñoz Molina o con Aleix Saló. Con un lenguaje distinto y dirigiéndose a varias generaciones, los tres dejan muy claro que los políticos no sólo han fallado sino que han sido copartícipes de la crisis.

  5. Una entrevista molt interessant i un anàlisi a tenir en compte de la situació econòmica que viu Espanya i dels motius pels quals molts catalans aposten per la independència. Però m’agradaria afegir un matís: l’ndependentisme català també té una dimensió sentimental, motiu pel qual no es pot comparar Califòrnia amb Catalunya.

    Molts catalans volem un Estat propi perquè més enllà del despreci espanyol a la llengua catalana -només cal veue el que han fet a València o a l’Aragó- o el dèficit fiscal i d’infraestructures, sentim que Catalunya és la nostra nació, no Espanya.

    Una entrevista muy interesante y un análisis a tener en cuenta de la situación económica que vive España y de los motivos por los cuales muchos catalanes han llegado a la conclusión que lo mejor es la independencia. Pero en este último aspecto creo que el Sr. Missé se olvida de la dimensión sentimental -y secular- del “problema” catalán.

    Muchos catalanes queremos un Estado propio porque, más allá del déficit fiscal y de infraestructuras o del desprecio español hacia la lengua catalana -solo hace falta ver lo que los españolistas han hecho en Valencia o Aragón con el catalán, llegando incluso a inventarse lenguas- sentimos que Catalunya es nuestra nación, no España. Un saludo y felicidades por la estupenda entrevista!

    • Gracias por la traducción, pero no creo que haga falta (en ninguno de los dos sentidos). En cuanto a lo de sentirse español o catalán, sólo decirte que los sentimientos no se negocian, pero son fácilmente manipulables. Sólo hay que ver lo que piensan de los catalanes los lectores de los diarios de la derechona española (léase madrileña) o lo que piensan de los españoles (léase madrileños) los lectores de todos los diarios catalanes.

      • Como bien dice los sentimientos no se negocian. Yo soy y me siento solo catalán, no español, y en consecuencia para mí, al igual que para muchísimos catalanes, España solo puede ser Estado, jamás nación -ese lugar ya lo ocupa Catalunya-.

        Y parece claro que España solo acepta a Catalunya como región, no como nación, motivo por el cual muchos de nosotros hemos llegado a la conclusión que lo mejor es crear un Estado-nación catalán.

        Un cordial saludo!

    • Es de agradecer, no solo que se tome la molestia de traducir en un esfuerzo para entenderse, sino que no trate de vender motos y reconozca que su nacionalismo nace de que Vd. se siente nacionalista, sin culparnos a los demás habitantes del terruño España de ello, que cada uno de nosotros tenemos bastante con lo nuestro.

      • Estoy de acuerdo con usted. Los catalanes tenemos tendencia a no hablar claro y a jugar a la “puta i la ramoneta”, es decir, al clásico sí pero no pujolista/convergente. Y luego nos quejamos que no nos comprenden. De ahí la necesidad de hacer un referéndum vinculante y acabar de una vez con la ambigüedad. Y si sale sí, pues independencia con todas las consecuencias -las buenas y las malas-. Y si sale no, pues dependencia con todas las consecuencias buenas y malas. Yo lo tengo claro: Sí porque siento (corazón) que mi país es Catalunya, no España y sí pq pienso (razón) – que a medio plazo los catalanes ganaremos calidad de vida. Un saludo!

        • En ese ejercicio democrático tiene todo mi apoyo, aunque yo discrepe en mis deseos con respecto a Vd.. Pero lo que no voy a negar es que, al final, lo que quiero es que lo que aflore sea “la verdad”, y si estamos viviendo en una mentira, terminar con ella, en lugar de prorrogarla artificialmente hasta que nos pudra a todos.
          Un saludo

        • Toni, sobre la razón se puede discutir, o sea, Cataluña vende casi todo y cada vez más al resto de España, Cataluña nunca ha sido independiente, Cataluña ha tenido instituciones propias, las élites catalanas han sido acomodaticias si les convenía a sus negocios a lo largo de la historia… y podemos seguir. Lo que no se puede discutir son los sentimientos que, como en tu caso, suele ser el comodín que se esgrime cuando se muestra que el nacionalismo no es razonable.

    • ¿Y qué han hecho con el idioma catalán en Valencia y Aragón, además de reconocerlo, normalizarlo y enseñarlo en el colegio? En Valencia le han dado el nombre de su tierra, supongo que porque lo consideran algo propio.
      El desprecio a la lengua catalana no es cierto, en una gran mayoría de españoles, y desde luego, no por parte de los poderes públicos españoles. Yo me he educado en un colegio madrileño y se me enseñó que en España había más lenguas que el español y que todas merecían respeto, y era lo que decía el libro de texto.
      Compare la situación del catalán ahora con la que tenía en 1975, y compare su situación actual con la del occitano, el piamontés, el bretón, el irlandés por ejemplo.

      • La lengua española no existe, existen lenguas españolas. A ver si lo aprendéis de una vez.

      • En Valencia (la derecha) le ha dado el nombre de su tierra porque pretenden que no es la misma lengua que el catalán. Cataluña ya es bastante problemática con su sexta parte de la población española, su quinto del PIB y su cuarto de las exportaciones totales. Cataluña más Valencia más Baleares, con su tercio de la población y casi la mitad del PIB sería algo ingobernable.
        En según qué zonas y (sobre todo) a qué personas hablar en valenciano puede ser problemático. Especialmente con las fuerzas “del orden”. Aquí 5000 familias del mismo pueblo piden que se abra una línea en valenciano y el gobierno regional se niega; en Cataluña, por 17 familias dispersas por todo el territorio el gobierno estatal les hace una ley orgánica “ad-hoc”.
        La situación actual de Valencia (y hasta cierto punto Baleares), o sea corrupción y ruina se puede resumir en la habilidad de explotar el típico resentimiento regional anticalán. El PP ha conseguido enmarcar a todos los partidos de oposición como “catalanistas” (fundamentalmente por el crimen de no hablar siempre en castellano, error que los dirigentes del PP jamás cometen) y eso les augura ya de salida un 30 o un 40% de los votos. O sea que el suelo electoral del PP es la victoria, y a poco que hagan mayoría absoluta.

    • todo lo que quieras. A mi tus sentimientos nacionales no me afectan. Lo único que te exijo es que respetes la ley.

  6. Pingback: ‘Europesadilla’ | Después del hipopótamo

  7. Este su gran solucion es subir los impuestos, fantástico! justo lo que necesita el ciudadano.

    • ¿Has leído tan siquiera lo que ha dicho? Ha dicho que hay que subirle los impuestos a los que más tienen, y especialmente a las grandes corporaciones y sicavs que se van de rositas.

  8. ‘Pero quiero dejar clara una cosa: lo que nos falla es la clase dirigente, porque los trabajadores españoles son muy apreciados en Europa.’

    Sí, siempre harán falta camareros y limpiadoras para pasar el mocho en el MacDonald’s de la Postdammer Platz… En Alemania los inmigrantes turcos se ríen de los españoles. Se R-Í-E-N. ¿Por qué? Porque no se creen que hayamos sido tan gilipollas de no ver venir la que nos ha caído encima. El precio de los pisos iba a subir siempre… Sí, ya. Y mis cojones son claveles.

    • Me parece correcto lo que dices. De poco vale que los profesionales españoles sean muy valorados si las empresas no lo son. Mi mama también me quiere mucho.

  9. 1- Considero relevante, una vez se ha sacado a colación, conocer las circunstancias y motivos del paso por el talego.
    2- Ojalá haya empezado ya.

  10. He leído la entrevista completa pero me ha costado bastante hacerlo. Todos sabemos decir lo que pasa o ha pasado pero nadie es capaz de ofrecer propuestas. Si uno analiza un poco esta charla, se encuentra con que la única propuesta que ofrece es “apoyar económicamente a las empresas para que no despidan a sus trabajadores” (cito de memoria). No llega, evidentemente esto no llega. Creo que es la hora de aportar soluciones concretas. Los análisis si no lleva a soluciones no valen de nada.

    • Pues yo creo entender perfectamente lo que dice: No hay solución. Lo único que hay son paliativos, y todos pasan por repartir proporcionalmente los efectos de la crisis, por que lo que hasta ahora se está haciendo es simplemente detraer recursos del trabajo para dárselos al capital. Están ganando los de siempre, pero más aún que antes, y a costa de depauperar hasta el extremo los recursos de la clase trabajadora. Dejará de existir clase media que mantenga el consumo interno, y pasaremos a ser un país de esos en los que el 90% de la población vive en una situación semimiserable y el 10% restante se codea con la élite mundial.
      Es decir; si baja el nivel económica del país, -que es inevitable-, ha de bajar el de todos en justa proporción.

      • Yo también creo que no hay solución. Los que tienen cogido al gobierno y a toda españa por loas eggs no harán concesiones en aras al “bien común, que no sólo no les importa, sino que está radicalmente en contra de sus intereses particulares. Mientras no tengamos un gobierno que no esté sometido a la oligarquía y que inicua y cobardemente se plegue y aplauda sus decisiones a cambio de las migajas del banquete, no hay remedio. Tampoco me convence que los catalanes primordialmente optemos por la independencia, pues no me fío ni un pelo que nuestros gobernantes fueran muy diferentes a esta manada de vampiros estúpidos que ahora simulan gobernar

  11. “Te voy a poner solo un ejemplo: el catalán. ¿Cuántos aceptan realmente que es una lengua española?”

    Le pongo yo otro: el español o castellano. ¿Cuántos aceptan realmente que es una lengua de Cataluña?

    • Hoy mismo bajando de Montserrat hablaba con una compañera, directora de Escola Bressol (guarderia), lo cansados que estamos de los catalanes que desprecian el castellano como forma de comunicación. Creo que si en Catalunya tenemos una ventaja sobre otros pueblos del Estado español, es la de ser “competentes” en dos lenguas, como mínimo.
      Ah y siempre he sido independentista, pero hoy creo que debemos reformular toda la teoria de construcción de este nuevo estado y sus relaciones fraternales y directas con las gentes y las tierra de España.

    • El castellano no es la lengua propia de Cataluña.

  12. Vengo de Erasmus y nos tienen considerados como vagos y poco eficientes, pero queda muy con su comentario populista.

    • Yo trabajo fuera de España, y la consideración no es mala, y la calidad del trabajo es equiparable a la de cualquier otro. Otra cosa es que haya tópicos, que supongo que los hay, unos buenos y otros malos. Me sorprende que un erasmus sepa mucho del ambiente laboral, en cualquier caso. No quiero pensar que habla por hablar…

  13. Aumentar el gasto publico con mas deuda solo es posible si gozamos la confianza de nuestros acreedores que son también los que nos han de seguir prestando. El problema es que la confianza solo se gana demostrando que vamos a reformar un sistema laboral, social, administrativo y educativo disfunciónales en el mundo global de hoy.
    Creo que es ilusorio mantener la posibilidad de inyectar mas recursos en crear empleo en estructuras productivas ineficientes. Primero habrá que reformar de verdad hasta que cambie una mentalidad que lleva , si no mienten las encuestas, a que el 70 por ciento de nuestros jóvenes tengan como ideal convertirse en funcionarios.Ese conformismo social, tan poco criticado intelectualmente y tan aceptado entre la clientela política de la izquierda es el principal obstáculo a la modernización del pais y a la superación de ña crisis.

    • Los jóvenes españoles no quieren ser funcionarios porque sean conformistas, sino porque no son gilipollas: para trabajar en el sector privado en este país tienes que tener un enchufe del tamaño de la ISS. O eso, o estás condenado a la precariedad, el subempleo, el paro y el exilio.

      Y ser precario o estar en el paro con veinticinco años puede ser hasta enriquecedor, si sabes aprovechar el tiempo, pero a partir de los treinta comienzas a verle las orejas al lobo… es decir, a la miseria.

      • No se trata de eso. Se trata de que la función pública es el único sitio donde aún se respetan unos mínimos derechos laborales, menudencias como fines de semana libres, pausas para comer, días de asuntos propios, trabajo fijo y estable con jornadas no abusivas, etc. Para que te exploten por un sueldo de miseria en un curro precario en el que no te pagan horas extras, cobras el mínimo, te echan con una mano delante y otra detrás cuando ven que ese año no van a ganar más que el anterior, y encima tienes que aguantar a tu jefe diciendo que muevas el culo y dame las gracias, que hay otros mil tíos como tú en la puerta dispuestos a trabajar por la mitad, y te sustituyo cuando me dé la real gana… Bueno, que los españoles seremos gilipollas, pero no TAN gilipollas como para dar las gracias mientras nos dan por el culo.

    • Hay gente que no sabe muy bien cómo anidar las respuestas en los comentarios =P

    • No puedo estar más de acuerdo. Pero pienso que los que tienen que tomar las decisiones de modernizar y adecentar el estado, primordialmente políticos y empresarios, en su mayoría no están por tomar las decisiones pertinentes, pues estas no encajan en absoluto en sus criterios y aspiraciones. Mientras la ciudadanía, por los medios que sea (elecciones, desobediencia civil, huelgas, manifestaciones, y una autocrítica profunda de nuestro consumismo irracional) no consiga descabalgarlos del poder, no veo solución posible a corto plazo, que es lo que necesitamos perentoriamente.

  14. Pingback: “Llevamos toda la vida con la excusa de que “en Madrid no me dan dinero”, pero, oiga, ¿si no le dieron el dinero para implementarlas porque aceptó esas competencias? Si usted tiene más competencias que recursos la culpa también es su

  15. Pingback: “Llevamos toda la vida con la excusa de que “en Madrid no me dan dinero”, pero, oiga, ¿si no le dieron el dinero para implementarlas porque aceptó esas competencias? Si usted tiene más competencias que recursos la culpa también es suya” | Verd

  16. Completamente de acuerdo? No del todo. Para hablar de IVA hay que saber algo más. No se pueden variar los tipos más allá de lo establecido en la directiva europea de IVA. Y la gran mayoría de Europa sobrevive con tipos tan altos como estos. A lo mejor lo que teníamos que hacer no es bajar el IVA, si no pagarlo.

  17. Siempre que JotDown entrevista a un catalán, le hace preguntas sobre los problemas específicos de Cataluña; en particular, sobre el soberanismo, pacto fiscal, independencia y aledaños.

    Siempre que JotDown entrevista a un no-catalán, jamás le hace preguntas sobre los problemas específicos de su comunidad. En todo caso, quedan ocultos bajo el manto general de problemas de España, Madrid, centralismo, Meseta, y todos los demás tópicos uniformes de la mentalidad catalana.

    Se ve que para JotDown (a fin de cuentas, una revista catalana), si una comunidad no tiene problemas de soberanismo, entonces no tiene problemas en absoluto. O en todo caso, son problemas irrisorios en comparación con los del soberanismo catalán, por lo que no vale la pena preguntar por ellos. Aún hay clases, oiga.

    Y luego los catalanes se extrañan de que los demás no pensemos en sus problemas. Pues miren: la razón es que ustedes tampoco piensan nada en nuestros problemas. Que también los tenemos, ¿saben?, y tan o más importantes que los suyos.

    Pero tranquilos: ustedes a lo suyo, que nosotros también seguiremos a lo nuestro.

    • Oye, pues no la leas y ya está, que pesadez por favor.

      • Pesadez la vuestra colega. Si os limitarais a soltar vuestra matraca aquí, y no infectarais todas partes con vuestras quejas de marqués al que no reconocen su alta alcurnia…

      • El problema al que usted alude, yo lo veo y leo en portadas de todos los periòdicos españoles, no me extraña se extrapole también aqui, quizàs a pesar de los propios catalanes.

    • ¡Cuánta razón Sandor! Te lo dice un aragonés progresista y con un montón de familia y amigos catalanes. En dos generaciones han deformado la historia y la convivencia con los vecinos, viven en un estado de cuasi paranoia.

  18. Ya pueden los periodistas de Jot down coger la ouija y hacerle una entrevista al fantasma de la gran Mary Santpere, que siempre habrá un grupo de lectores catalanes centrando sus comentarios en la cuestión de la independencia catalana. Qué pesadez.

  19. En efecto, no habrá solución en la medida en que los que tienen que aportarla son los ciudadanos, incluídos los que se “sienten” catalanes, de los que los comentaristas de JD son una buena muestra. JD es en buena medida una revista de élite, y a los que la leéis se os supone una formación sólida; salvo a unos pocos, todo lo que os leo son jeremiadas: hay incluso alguno que exige soluciones al entrevistado, pero su aportación consiste en lloriquear, básicamente.
    Por otra parte, muchos de los responsables de la desregulación causante de esta crisis tienen nombre y apellidos, han ejercido cargos de mucha altura a lo largo de seis o siete legislaturas. Y los pardillos que los habéis votado y seguiréis votándolos sois sus cómplices. Es un círculo vicioso del que no vais a salir troceando vuestro país. Lo catalanes sentimentales podrán secesionarse, pero su destino será más parecido al de Kosovo que al de los países bálticos. Es lamentable que miren lamentándose hacia un pasado mitológico en vez de reconocer que el tiempo de las fronteras está técnica y políticamente superado…

  20. Qué manía con meterse con los neoliberales, cuando lo que está pasando es justo lo contrario: un neoliberal habría dejado caer los bancos malos (los que al rescatarlos han podrido al resto) y jamás hubiese aumentado los impuestos como lo están haciendo todo los gobiernos europeos. Lo que estamos sufriendo tiene más de comunista que de liberal. De verdad, lean a Sala-i-Martín, explica muy bien todo esto y dejemos ya de cofundir a la gente. Por otro lado, este enfrentamiento políticas económica de derechas y de izquierda es lo que quieren los que nos gobiernan, para poder ellos ir alternándose en el poder y seguir sus chanchullos, favoreciéndose entre ellos y riéndose de nosotros que los votamos. La política económica sólo es una: tanto gano, tanto gasto. Punto.

    • Tal vez sea que muchos de los que están llevando a cabo esto se declaran expresamente liberales. Claro que si tú no aceptas su propia declaración, mal vamos. Yo también puedo negar que Fidel Castro, el tontito coreano, Chávez, Stalin, Cheauchescu…, sean o hayan sido comunistas, pero ellos se empeñaban y empeñan en decir lo contrario.
      Por sus obras los conoceréis, a unos y a otros. Y por su proximidad a esos organismos reguladores a los tanto aprecian y sin embargo dicen querer hacer desaparecer.
      Así que, como buen neoliberal que soy, pido que desaparezcan las regulaciones que no me interesan, que ya defenderé yo las mías propias. Eso sí, pretendo hacerlo desde el poder (que sin “regulación”, no se que significa).

    • “La política económica sólo es una: tanto gano, tanto gasto. Punto.”

      Si los idiotas volaran…

    • ¿En serio?, ¿”tanto gano, tanto gasto”?. Me parece correctísmo lo que dices. Oye, que si un día necesitas asistencia médica por valor de 1000 y tú solo ganas 500 le dices al médico que te cure la mitad porque es lo único que puedes pagar. Oye, tanto ganas, tanto gastas, y si no, pues no haber enfermado por encima de tus posibilidades.

    • Ah sí, claro, hagamos caso al visionario “gurú” Sala i Martín, el que ahora critica a los bancos y que es el mismo que en una entrevista de 2004 decía literalmente: “Cuando las casas suben, los propietarios, que son casi todos, se enriquecen, ¿qué hay de malo en ello?”.

      Pues ya lo vamos viendo: casi nada.

  21. ¿Políticas neoliberales? ¿Dónde? ¿Cuándo? … voy a revisar mis cuotas de autónomos, mis declaraciones trimestrales y mis IVAs al 20%. Mi gestor me debe estar engañando.

    • Tus pagos fraccionados de autonomos tienen deducibles los gastos financieros? Hostia, si yo le pido un crédito al banco no. Tienes deducciones pir doquier? Hostia, yo no. El IVA lo devengas y lo deduces? Y el que no deduces lo trasladas en el precio? Yo me lo como. Siguen pagando las rentas del trabajo, así que no me seas víctima tú. El 90% de la recaudación corresponde a retenciones de rendimientos del trabajo. Políticas neoliberales son las que desregularizan y privatizan. Pagar impuestos no es de derechas o de izquierdas, es de sentido común. Y yo no voto a PP y Psoe precisamente.

  22. ¡Sólo periodistas en el periodismo!

  23. Pingback: Es el dinero, idiota | El hombre sin ideas propias

  24. No nos hagamos la picha un lío con comentarios y seamos escuetos: la entrevista y todo lo que dice el señor Misseu se resume en “es imposible seguir así”. Que me parece lo más grande que he leído acerca de “la crisis” en estos últimos cinco o seis años.

  25. magnífica entrevista. Se vislumbra cierta esperanza, como mínima la de aprender más.cordialmente.

  26. Pingback: Entrevista a Andreu Missé: “Ens falla la classe dirigent, els treballadors espanyols són molt apreciats a Europa” | L'Hora

  27. Muy lúcido. ¡A ver qué pasa con la revista!

  28. Pingback: Nuevos medios con nuevas ideas | Producción Periodística – Grupo 2

  29. El nivel de cumplimiento de los trabajadores en España es muy deficiente, y el nivel de autocrítica es inexistente.
    Lo agradable es decirle a la gente lo que quiere oír. En este caso, que ellos no tienen culpa de nada, que es todo cosa de políticos. Cuando, en primer lugar, a los políticos los elige la gente y, en segundo lugar, España es el país del escaqueo y la picaresca, en el que un porcentaje intolerable de personas hacen trampas para trabajar menos, escamotear impuestos o evadir responsabilidades.
    Esto es andar regodeándonos en la autocomplacencia mientras dejamos pasar infinitas oportunidades de hacer autocrítica.
    Hala, a criar papada.

  30. Es paradójico que te quejes de la visión simplista de que los políticos son culpables (lo son, obviamente) y luego ofrezcas lo mismo: el trabajador tiene la culpa de todo. Aplícate el cuento majete, que seguro que el que tiene papada eres tú. Y aflójate la córbata, respirarás mejor.

    • En primer lugar, yo no he dicho que los políticos no tengan culpa. Puedes volver a leerlo, si quieres. Digo que es irreal eximir a los trabajadores de toda culpa, diciendo que somos maravillosos, que lo hemos hecho todo bien, y que han sido otros los que nos han puteado. Además, he recordado que a los políticos los elegimos todos, votando. Luego lamentar su incompetencia como gestores es tanto como acusarnos de incompetentes a los votantes.
      Por decirlo más claro: el fracaso es general. Ha contribuido toda la sociedad como conjunto. Y sería mejor hacer autocrítica, en lugar de liberarnos de la carga de la responsabilidad para depositarla íntegramente en terceros. Esa es la táctica de un chaval de cinco años.

  31. ¿Fallan los dirigentes? ¿Acaso nacen de un huevo? ¿Los trabajadores españoles son apreciados? ¿Con respecto a quién? Porque yo también he vivido fuera y no percibo lo mismo.

  32. Menudo batiburrillo de ideas. No me parece una mente preclara.

  33. Estoy muy de acuerdo con Iñaki. Cada sociedad tiene el Gobierno que merece. En realidad, cada sociedad tiene exáctamente lo que merece. Lo demás, son excusas.

  34. Pingback: La ciutadania té un poder que sovint no exerceix - Sant Cugat Informa!

  35. Porqué cuesta tanto encontrar a un español(que no sea catalán) que no quiera impedir que los catalanes decidan su futuro de manera democrática y pacífica?

    Que yo sepa sólo hay tres;Cayo Lara,el Gran Wyoming y Vicente del Bosque.

  36. Pingback: Es el dinero, idiota | El hombre sin ideas propias

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Store Libros

Jot Down 100:Series juveniles
24.00
Jot Down 100:SCI-FI
24.00
Jot Down 100:CÓMICS
24.00
A Marte
13.50

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR