Deportes

Bobby Fischer (VII): En la cumbre

Publicado por

fischerHz

Partes anteriores: Primera, segunda, tercera, cuarta, quinta y sexta

Una mezcla de interés y fastidio aqueja a quienes siguen de cerca el campeonato mundial de ajedrez de 1972. Esto es, casi todo el mundo con acceso a medios de comunicación de masas. Tras cinco partidas de la final, ¿qué es lo que ha hecho Bobby Fischer? No mucho, al menos a juicio de los observadores y el público. Ha remontado un inicio desastroso, sí, y ha conseguido igualar la eliminatoria a 2’5 puntos… pero a costa de un Boris Spassky a quien él mismo ha desquiciado con sus retrasos y ausencias, con sus extrañas maniobras y salidas de tono. Había desconcentrado al campeón, quien a todas luces estaba jugando bastante por debajo de su nivel. Así pues, Bobby necesitaba algo más que juegos psicológicos para impresionar a quienes tenían fe en él.

Y la sexta partida fue ese algo más. Ya desde el comienzo, Bobby parecía dispuesto a sorprender. Desde Nueva York, el operador de teletipo que recibía las jugadas para comunicárselas a la prensa local solicitó que le volviesen a enviar la tercera jugada de Fischer, asumiendo que se había tratado de un error tipográfico: el mensaje decía que Fischer estaba jugando un Gambito de Dama, apertura que prácticamente nunca durante toda su carrera había jugado. Desde luego no parecía lógico que se arriesgase a ponerlo en práctica precisamente ahora, cuando se enfrentaba al campeón del mundo en una partida crucial. Pero sí, para asombro del operador de teletipo, de Spassky y de todo el mundo, Bobby lo estaba haciendo: se estaba saliendo del guión previsto, cuando era conocido precisamente por hacer todo lo contrario y atenerse a las aperturas que mejor dominaba. Y su plan era perfecto, aunque sobre el tablero, a primera vista, no parecía ocurrir gran cosa. Más allá de la sorpresa inicial, ninguna jugada para dejar boquiabierto a nadie, ningún hachazo espectacular. Pero al final todo el mundo se daba cuenta de que su rival estaba perdido. Como en sus mejores tiempos, las piezas de Fischer llegaban mágicamente al lugar indicado en el momento justo… y las piezas de Spassky solo podían sentarse a contemplar los nubarrones que amenazaban con descargar un temporal. Sin grandes alardes en ataque, simplemente poniendo en práctica aquel sentido de la armonía que admiraban sus seguidores e incluso sus rivales, un Fischer rayano en la perfección inhabilitaba por completo las opciones de Spassky. Sobre el papel —y solo sobre el papel— había cedido algunas desventajas que en otras partidas podrían resultar decisivas, como permitir que Spassky disfrutase de un peligroso peón pasado, o de una torre frente a un inferior caballo de Fischer. Pero eso era sobre el papel. Porque en el tablero aquellas decisiones tácticas, aquellas ventajas pírricas concedidas a Spassky, habían dejado completamente indefenso al rey del campeón ruso. Si Spassky había creído en algún momento —y sin duda lo creyó— que la partida iba a ser relativamente segura para sus intereses, se había equivocado. Una serie de maniobras aparentemente rutinarias pero dirigidas por el agudo sentido sinfónico de Fischer le habían bastado para disipar toda esperanza.

La sexta partida del match justificó por si sola el prestigio de Bobby como jugador genial.

La sexta partida del match justificó por si sola el prestigio de Bobby como jugador genial.

Quizá el juego de Bobby no era tan previsible o fácil de leer como el campeón había previsto. Poco a poco, jugada a jugada, el juego de Spassky fue atenazado, estrangulado y finalmente inutilizado. Para muchos esta es la mejor partida de Fischer en todo el campeonato. Desde luego fue la partida en la que más se pareció al Fischer titánico de 1970-71, aquel que sin necesidad de grandes sablazos conseguía desangrar despiadadamente a sus rivales, simplemente utilizando pequeñas agujas… pero agujas en mayor cantidad de la que ningún ajedrecista podía terminar soportando.

Spassky se rindió ante lo inevitable, después de una brillantísima exhibición de Fischer que había comenzado como una sucesión de jugadas aparentemente inofensivas. Por primera vez en la final, el público se puso en pie para ovacionar al estadounidense. Finalmente, tras muchas reticencias y el escepticismo que había causado su accidentado aterrizaje en Islandia, los espectadores se mostraban enfervorizados por su juego. Fischer había jugado como Fischer, por fin. Y lo que es más: el propio Spassky se puso en pie y aplaudió también al terminar la partida. Fischer, asombrado, le estrechó la mano a su rival y se marchó rápidamente, como era costumbre en él. Pero al entrar entre bastidores dijo a los suyos: «¿Habéis visto lo que ha hecho Spassky? ¡Es un tipo con clase!». El marcador estaba ahora 3’5 a 2’5 para Fischer. En solo cuatro partidas había dado la vuelta a un desastroso inicio de match, aunque de sus tres partidas ganadas esta era la primera y única en la que realmente había vencido y convencido.

Eso sí, ahora el campeón estaba en desventaja. Era Spassky quien tendría que esforzarse por dar la vuelta al marcador y disipar la sensación de que Fischer el Terrible podía desempolvar el aura de invencibilidad de 1971. Así que en la séptima partida el ruso tomó las riendas desde el primer momento, entregando un peón a cambio de la iniciativa: el famoso «peón envenenado», que Fischer devoró con gusto porque esa era una de sus variantes favoritas, con la que nunca había perdido. El ruso se colocó en una posición superior, con el rey de Bobby sin enrocar y una mayor actividad en sus propias piezas, frente a las piezas de Fischer que parecían a medio desarrollar. Se barruntaba una victoria para el ruso… pero cuando algunos ya veían al campeón devolviéndole el golpe al aspirante, Spassky no dio con la continuación correcta. Sin duda estaba todavía afectado por los acontecimientos previos y la presión exterior. La exhibición de Fischer en la partida anterior tampoco había ayudado a reforzar su confianza. Así que pese a la ventaja obtenida, Fischer se le escapó en aquella séptima partida, consiguiendo forzar un empate. 4 a 3.

El campeón seguía por detrás, pero ya no solamente en el marcador. Continuaba perdiendo la batalla psicológica. Repentinamente consciente de que no estaba rindiendo como se esperaba, todavía afectado por el tormentoso inicio de campeonato y desmoralizado ante la ardua tarea de remontarle a un hambriento Bobby Fischer, Spassky empezaba a sentirse sacudido en su trono. Aquella era una sensación nueva para él, que nunca antes había percibido una auténtica amenaza en Bobby (o si la había percibido, no lo había dejado traslucir) y que hasta entonces había sido el mejor jugador del planeta, sin nadie que le plantase cara.

Pero a Spassky todavía le quedaban sorpresas desagradables. En la octava partida Bobby volvió a mover el peón del alfil de dama, en contra de su costumbre de salir con peón de rey. Aquello significaba que volvía a jugar a las sorpresas teóricas. Spassky trató de evitar que las cosas siguieran por los mismos derroteros que en la sexta partida, así que se embarcó en una apertura (la Inglesa) que Fischer casi nunca había jugado, confiando en que así podría desestabilizar al americano. Pero entonces Spassky se dio cuenta de hasta qué punto había descuidado su preparación teórica, preparación que contra alguien como Fischer estaba demostrando ser de una importancia capital porque Bobby lo había estudiado prácticamente todo y parecía preparado para cualquier cosa. Así que Spassky no solamente no cogió desprevenido a Fischer, sino que la respuesta del americano lo dejó a él aturdido. Después de solamente once movimientos el campeón ya se había perdido en un pozo de incertidumbre y estaba empleando un tiempo desmesurado en calcular la salida de una apertura a la que, de repente, no sabía cómo enfrentarse. Poco después, tras la jugada número 15 su posición ya parecía seriamente debilitada, con los alfiles de Fischer acechando como dos arqueros dispuestos a derribar una torre enemiga. En la jugada 19, efectivamente, había entregado una valiosa torre a cambio de un alfil de Bobby. En ese momento, con la partida apenas saliendo de la fase inicial, los miembros de la delegación rusa se levantaron y se marcharon del recinto. Un gesto que lo decía todo: ya no había forma de salvar aquel punto. Spassky intentó ofrecer algo de lucha, pero la superioridad teórica de Fischer lo había cogido desprevenido a él, no a la inversa, y la partida estaba sentenciada casi desde el inicio. El ruso se rindió. Una nueva victoria para Bobby, que ahora ganaba por 5 a 3.

Novena partida. El campeón cuenta con la iniciativa de jugar con blancas, pero Fischer responde a la apertura con otra novedad teórica cuidadosamente preparada en sus arduo entrenamientos, novedad a la que Spassky no encuentra respuesta. El estadounidense anula la iniciativa del ruso y fuerza las tablas. 5’5 a 3’5. En la décima partida, Fischer emplea la Apertura Española: en el medio juego Fischer, muy seguro de sí mismo, permite que Spassky gane un peón de ventaja. ¿Por qué lo hace? Porque obtiene a cambio varias recompensas: primera, colocar uno de sus propios alfiles en posición de poder asaltar el enroque enemigo cinco jugadas después (un giro maestro de la partida española que sin duda Spassky no esperaba). Segunda, cambiar una torre enemiga por un alfil propio (¡ganando la calidad material, una vez más!). Y tercera, obligar a que Spassky «sacrifique» un alfil para neutralizar un peligroso peón pasado de Fischer. Con sencillez y elegancia, Bobby reúne su botín y obtiene una posición superior ante la falta de perspectiva —o quizá de concentración— del ruso. Llega a la fase final de la partida con clara superioridad táctica. Spassky no puede albergar esperanza alguna. Bobby vuelve a ganar. 6’5 a 3’5.

Spassky era consciente de que contra Fischer se jugaba mucho más que un título.

Spassky era consciente de que contra Fischer se jugaba mucho más que un título.

En este punto del campeonato, Boris Spassky necesitaba reaccionar, y necesitaba hacerlo pronto. No podía seguir culpando eternamente al trastorno que le había causado la extravagante conducta de Fischer durante el inicio del match para explicar su repentina desventaja en el marcador. Sentía en la nuca el aliento de la delegación soviética y de las autoridades del Kremlin, y si quería conservar su reputación no podía continuar mostrándose descentrado y jugando por debajo de su nivel. Además, si bien el estadounidense había puesto de los nervios a todo el mundo al comenzar la final, ahora volvía a meterse al público y a la prensa en el bolsillo gracias a sus victorias y su irresistible carisma. Por impropia que hubiese parecido su actitud, Bobby era El Genio, al menos a ojos de la gente. Y además la gente quería ver a un estadounidense quebrando el dominio soviético, aunque solo fuese por la novedad, por el drama o por el mero hecho de que Fischer era aquel niño pobre de Brooklyn que había llegado a lo más alto por sí mismo en una biografía de película. Con casi todo en contra, Spassky se lo jugaba todo. Se jugaba algo más que la corona. Se jugaba su prestigio y su estatus como ciudadano en la URSS. Mark Taimanov seguía siendo casi un paria en su país después de la derrota con Fischer, y Spassky sabía bien que podía correr la misma suerte: él mismo no era el ajedrecista favorito de las autoridades y de ser destronado por Fischer podría enfrentarse también a consecuencias desagradables. Y ahora iba tres puntos por detrás de Fischer en la final, lo cual casi todos los observadores consideraban ya una distancia insalvable.

Pero Boris no era cualquier ajedrecista, era el campeón mundial, un jugador de mucho talento y tenía un as en la manga. En la undécima partida jugó de nuevo una de las variantes favoritas de Fischer, la del «peón envenenado». El estadounidense devoró el peón, como de costumbre, y todo parecía irle bien hasta que quizá llevado por la confianza o quizá confundido por las complicaciones que Spassky se empeñaba en plantear durante el juego, entregó un peón a cambio de nada. Era la ocasión que el ruso estaba esperando; pareció renacer en ese mismo momento. Castigó la imprecisión de Fischer con una fiereza y eficacia propias de un auténtico campeón mundial. Fischer fue vapuleado en apenas treinta y un movimientos por un Spassky que parecía finalmente responder al a mejor versión de sí mismo. El marcador aún mostraba una enorme diferencia, 6’5 a 4’5, pero la perspectiva había cambiado nuevamente: ¿Hasta qué punto podría Fischer hacer frente al renacer de su antigua némesis? ¿Realmente bastaría su gran ventaja de dos puntos si Spassky empezaba a jugar con una marcha más como ohabía hecho en esta partida? ¿Podría la ventaja del aspirante empezar a tambalearse?

En la partida número doce, Fischer volvió a plantear ese gambito de dama que antes de esta final había estado ausente de su repertorio y pareció llevar la iniciativa durante buena parte del juego, pero unas imprecisiones menores le hicieron perder esa iniciativa. La solidez del juego de Spassky —quien ahora sí se estaba aproximando a su verdadero nivel— hizo que las cosas se nivelasen y que, pese a su ímpetu inicial, Fischer tuviese que resignarse a empatar. Tablas. 7 a 5 en el marcador… pero la sensación de que el campeón ruso podía empezar a poner en verdaderos aprietos al aspirante.

Sin embargo, en el siguiente enfrentamiento Fischer no quiso dejar que el campeón continuara resucitando. De nuevo utilizó una de sus armas más demoledoras: las horas, meses y años de entrenamiento y estudio. Para descolocar a Spassky, planteó una Defensa Alekhine que el campeón no había esperado. Spassky, quizá por su pereza a la hora de estudiar la teoría, cometió una imprecisión bien pronto durante la misma apertura y se quedó con un peón de menos para el resto de la partida. Era un error grueso, que ponía de manifiesto que no se podía acudir a semejante match descuidando la preparación teórica frente a una enciclopedia ajedrecística humana como Bobby Fischer. El aspirante ya solamente tuvo que tirar de técnica para, sin arriesgar demasiado, llegar a un final bastante ventajoso con tres peones amenazando con coronarse que Spassky difícilmente podría detener. Fue una partida increíblemente tensa en la que el campeón se esforzó por compensar su tropezón inicial, hasta que se dio cuenta de que no había nada que hacer: victoria y 8 a 5 para Fischer. Aquel error de Spassky le había costado no solamente la partida, sin también ver cómo se cortaba en seco su amago de remontada.

Así que, tras un breve resurgir, la situación de Spassky empezaba a ser realmente desesperada. Iba tres puntos por debajo, una diferencia casi insalvable en ajedrez. Necesitaba varias victorias si quería impedir que Bobby llegase a los 12’5 puntos que precisaba sumar para proclamarse campeón. Pero el pobre Boris había cometido un destructivo error en el momento menos indicado y había perdido una partida que hacía mucho daño a sus posibilidades. Muchos daban por hecho que Spassky iba a ser derrotado y creían que se vendría definitivamente abajo, después de haber dado claras muestras de su escasa resistencia psicológica ante la tensión de la competición. Pero como decimos Boris Spassky no había llegado a campeón por nada y en este momento infausto se recompuso —lo cual tiene un mérito enorme  en semejantes circunstancias y frente a un rival como el suyo—, por lo que la final entró en una nueva fase, donde Spassky iba a intentar por todos los medios ponérselo lo más difícil posible al aspirante y donde iba a empezar a jugar, si no a su mejor nivel, al menos con un desempeño más cercano al que había mostrado en mejores tiempos.

La presión y el cansancio afectaron al juego de ambos contendientes, aunque Spassky pagó el mayor precio.

La presión y el cansancio afectaron al juego de ambos contendientes, aunque Spassky pagó el mayor precio.

Aunque, eso sí, en la partida número 14 la tensión acumulada se hizo patente para ambos rivales y el resultado fue un enfrentamiento entre dos mentes agotadas. Fischer volvió a usar ese Gambito de Dama que le estaba dando buenos resultados, pero el juego no fue particularmente brillante por ninguno de los dos lados. De hecho, Bobby permitió que Spassky se pusiera con un peón de ventaja, aunque el ruso tampoco estuvo fino a la hora de aprovechar la oportunidad y no eligió las mejores jugadas. Al final, después de un juego desangelado donde ambos habían pagado el esfuerzo arrastrado de partidas anteriores, firmaron el empate. 8’5 a 5’5. Fischer seguía tres puntos por arriba. En la siguiente partida, número 15 de la final, y aun jugando una defensa siciliana bien conocida Fischer, uno de los mayores especialistas mundiales en esa apertura, el juego pronto se adentró por caminos insospechados. Una novedad jugada por Spassky descolocó a Fischer en lo que era una de sus aperturas más estudiadas, obligándole a pensar largamente en la manera de responder. Pero la muy meditada respuesta de Fischer también confundió a Spassky, que no se la esperaba… el ruso pasó muchos minutos pensando cómo responder a su vez. En total, entre uno y otro, emplearon más de una hora para pensar solamente tres jugadas. Evidentemente, ninguno de los dos estaba cómodo con lo que había sobre el tablero y ambos temían convertirse en el autor del primer error en un juego farragoso y muy, muy tenso. Por más que en principio la complejidad de la partida pareciese favorecer el estilo de Spassky (que se había puesto con dos peones de ventaja) tampoco esta vez pudo sacar provecho y finalmente un Fischer casi contra las cuerdas se las arregló para forzar un empate frente a un cansado rival. 9 a 6. Ambos se toman un descanso que necesitan para afrontar lo que aún les queda.

Partida número 16: Spassky pronto se pone con un peón de más. Aunque la suya es una ventaja simbólica ya que se trata de un peón no demasiado útil (está en la misma fila que otro peón, bloqueándolo, lo que se llama un «peón doblado»). Bobby no tardará llevar la partida a lo que parece un empate inevitable, por más que el ruso seguirá peleando hasta el final, confiando en una ventaja material que en realidad vale más sobre el papel que sobre el tablero. Spassky tiene un peón de más, sí, pero pocas posibilidades de desarrollarlo en provecho propio. Alarga la partida esperando que suceda un milagro en forma de un error de Fischer. Ese error no llegará. Con un peón de menos, Fischer fuerza otro empate. Partiendo en desventaja, se ha vuelto a librar de la derrota: 9’5 a 6’5. Está un poquito más cerca de la corona.

Algo está pasando. Partida tras partida, Spassky parece llevar la iniciativa y obtener ciertas ventajas. Pero, partida tras partida, la cosa acaba en empate. Cada vez que parece tenerlo a punto… Boris Spassky diría más adelante que sentía que Fischer era «resbaladizo como un pez, cada vez que creñia tenerlo atrapado, se me escapaba entre los dedos». ¿Por qué? ¿Qué es lo que sucede? Cierto es que Spassky está jugando mejor que en su desastroso tramo inicial de match, que efectivamente está obteniendo ciertas ventajas durante las partidas y que Fischer está siendo conservador (porque le conviene). Pero la realidad es que Bobby apenas muestra grietas por donde atacarle. Los observadores están llegando a una conclusión: es cierto que el match sería muy distinto si Spassky no se hubiera hundido psicológicamente durante las primeras partidas. Pero casi nadie se atreve a negar ya que el juego de Fischer parece estar en un nivel algo superior al del campeón. Al menos lo bastante superior como para, partiendo de en posiciones aparentemente desventajosas, terminar firmando cómodos empates que favorecen mucho a sus intereses. Todos coinciden en que ni Fischer ni Spassky están jugando a su mejor nivel —la tremebunda presión exterior tiene mucho que ver con ello, naturalmente—, pero que existe una diferencia entre ambos: Bobby parece tener las partidas bajo control incluso cuando Spassky es quien da la impresión de contar con las bazas ganadoras.

Spassky sobre Fischer: "Era como un pez, cuando pensaba que ya lo tenía, se me escurría entre las manos"

Spassky sobre Fischer: “Era como un pez, cuando pensaba que ya lo tenía, se me escurría entre las manos”

Partida número 17: Fischer, con negras, usa otra defensa inhabitual en su repertorio —la Defensa Pirc— con la habitual intención de anular cualquier preparación previa de Spassky. Sabiendo que el ruso no se mueve por terrenos conocidos, Fischer hace algo contrario a su costumbre: se niega a simplificar el juego para llegar a una pronta fase final con pocas piezas en la que hacer imperar su «juego de computadora». Ha visto la posibilidad de bloquear las piezas blancas durante el medio juego, así que astutamente se dedica a dejar al rival sin opciones de atacar. Y lo consigue. Spassky no ve claro el camino a seguir y aunque llega al final con una ligera ventaja material (un peón de menos, pero dos poderosas torres frente a torre y caballo), el ruso sencillamente no sabe qué hacer para conseguir una victoria que ha vuelto a acariciar. Bobby le ha cerrado todos los caminos, su vacuna ha funcionado. Obliga a Spassky a firmar un nuevo empate. Es el cuarto empate consecutivo en partidas donde, sobre el papel, Spassky tenía posibilidades de ganar. 10 a 7. Ni que decir tiene que semejante marcha comienza a resultar verdaderamente frustrante para el campeón. No está perdiendo más partidas, pero es que tampoco las gana, ni aun consiguiendo avances tácticos. Y cada punto que se reparten es medio punto que Fischer está más cerca de la corona. ¿Acaso es Fischer el mejor, después de tantos años? La respuesta, probablemente, es que sí.

Llega la partida 18. Fischer está empezando a acariciar la corona, sabe que las sucesivas tablas le acercan a ella y decide no arriesgar lo más mínimo, cosa completamente insólita en su carrera. En esta partida amuralla a su rey tras un enroque largo, dispuesto a plantear un juego defensivo no demasiado habitual en él. Sabiendo que Spassky necesita una victoria como el agua, deja que el ruso sea quien se rompa la sesera intentando buscar una forma de atacar ese enroque. Bobby pone en práctica un juego conservador, sí, pero que en realidad es una lección de defensa estratégica: ha planteado la partida para que a su rival le resulte casi imposible hacerle daño. Tiene las herramientas necesarias: una posición sólida, una capacidad de cálculo imprescindible en el juego defensivo, y la tranquilidad de ir muy por delante en el marcador. Si juega a defenderse no ganará partidas, pero será casi intocable. Spassky se da cuenta de ello. Muy a su pesar, se ve obligado a conceder un nuevo empate. Es el quinto empate consecutivo. El campeón nota cómo tiembla la tierra bajo sus pies. Fischer está cavando una trampa con la paciencia de un zapador; tarde o temprano, como no cambien mucho las cosas, el suelo se hundirá bajo el campeón.

Partida número 19. Spassky continúa con la acuciante, casi desesperante sensación de que está a punto de obtener una victoria. Tras presionar considerablemente a Fischer con un juego dinámico y ambicioso, el ruso llega al final con un peón de ventaja… otra vez más. Pero de nuevo no encuentra la manera de conservar ese peón, que probablemente Fischer ya había considerado vulnerable desde unas cuantas jugadas antes, y que le había preocupado poco. Así que la ventaja se esfuma nuevamente cuando Fischer captura el peón. Para martirio de Spassky, no parece haber salida clara hacia la victoria. Firma un nuevo empate. La situación para él es terrible. ¿Qué puede hacer? No hay nada peor que perder varias veces seguidas, habiendo tenido siempre la sensación de poder ganar. Partida tras partida, Spassky está logrando ventaja en el juego. Pero partida tras partida, Bobby está cada vez más cerca del título.

Partida número 20. Fischer plantea otro enroque largo para, una vez más, intentar inhabilitar el ataque de Spassky. Otro planteamiento defensivo ante un hombre cuya única salvación es atacar. Pero Fischer se sale con la suya y de nuevo consigue su objetivo: empatar. El ruso no sabe por dónde hacer mella en la defensa de Fischer. La partida llega a un final sin torres donde ninguno de los dos bandos parece tener opciones claras de victoria. La final se está convirtiendo en un via crucis para el campeón soviético, que firma el séptimo empate consecutivo. Todo el mundo ve que Spassky ya no pierde, pero que tampoco gana. Resulta evidente que Fischer lo tiene todo bajo control.

Ya solo necesita un punto.

Partida número 21. En esta partida Spassky necesita una victoria, sí o sí. De lo contrario, perderá su título. Fischer, que juega con negras, plantea la defensa siciliana, una de sus especialidades. Esta defensa puede conducir a un juego agresivo, algo que teóricamente interesa a un Spassky que tiene como único imperativo el ganar. Pero en la séptima jugada Bobby adelanta un peón que transforma la apertura haciéndola más cerrada, más propensa a un empate a poco que Fischer evite cometer errores. El ruso se queda atónito ante un giro táctico inesperado y lo que se le prometía como una partida abierta y dinámica amenaza en transformarse en otro farragoso juego sin vencedor. Spassky no consigue un ataque claro, el hipotético error de Fischer no llega y la partida desemboca en una fase final dudosamente igualada: Fischer tiene una torre y dos peones frente al alfil y cuatro peones de Spassky. Además, dos de los peones de Spassky están unidos, reforzándose mutuamente, y parecen ofrecer una buena ocasión para intentar coronarlos… aunque no resulta sencillo hallar la manera de hacerlo. Una vez más, parece repetirse el síndrome de toda la segunda mitad de la final: las ventajas tácticas de Spassky parecen valer más en la teoría que en la práctica. Es como si Fischer cediera la iniciativa a sabiendas y se pusiera voluntariamente en desventaja, pero muy seguro de que esa desventaja es engañosa y —para él— fácil de neutralizar. Si Boris Spassky era hasta ahora el mejor jugador del mundo, Bobby Fischer está demostrando que ha aprendido a jugarle de tú a tú. Tras un toma y daca sin ganador claro se llega a la jugada nº40, momento de aplazar la partida hasta el día siguiente. Spassky escribe la que será su próxima jugada, como dicta el reglamento, y la entrega al árbitro en un sobre cerrado para reanudar con ella el juego.

Ese momento de la reanudación nunca llegará. La noche de Spassky debió de ser larga y agónica, sabiendo que si cede este punto Bobby será campeón, pero al mismo tiempo contemplando el tablero en busca de soluciones que no llegan, ni por parte suya ni por parte de su equipo de ayudantes y consejeros. Está perdido. Por la mañana, el ruso telefonea al árbitro y le informa de su decisión: se rinde. Y lo hace así, a distancia. Ni siquiera se presenta a la reanudación, probablemente porque las autoridades soviéticas no quieren una fotografía de un Spassky derrotado posando junto al nuevo rey de los tableros. Y aunque muchos aficionados creen que la rendición es prematura —aunque la sutil posición está, efectivamente, perdida para Spassky—, lo cierto es que la final ha terminado. Bobby Fischer acaba de convertirse en el decimoprimer campeón mundial de ajedrez. El sueño de toda su vida, al que se ha entregado desde la infancia, se ha hecho realidad. Lo celebra a su manera, refugiándose durante unos días en su hogar temporal de Ilandia, disfrutando de paseos por el paisaje y el contacto con los caballos. Ha conseguido todo aquello por lo que siempre ha luchado.

Lo que nadie puede sospechar todavía es que nunca volverá a jugar una sola partida en una competición oficial.

La victoria de Fischer fue noticia de portada en todo el mundo.

La victoria de Fischer fue noticia de portada en todo el mundo.

La prensa internacional, especialmente la occidental, se vuelve loca por la noticia. La Unión Soviética acaba de recibir un duro golpe en lo que era uno de sus mayores motivos de orgullo y autoestima nacional. Esta final le ha dado un giro inesperado a la Guerra Fría, con una victoria propagandística que ha venido del rincón más insospechado de los EE.UU: un tablero de ajedrez. De hecho, cuando el pobre Boris Spassky vuela a la URSS encuentra una fría acogida: no hay comité de bienvenida en el aeropuerto, no hay peces gordos para consolarlo o felicitarlo por la dignidad que ha mostrado en la lucha… y eso que Fischer ha dicho que Spassky es el rival más duro que ha tenido jamás. De hecho, el ahora ex-campeón empezará a tener serias dificultades con su carrera. Durante un tiempo, las autoridades comunistas le impedirán participar en torneos internacionales, hasta que Spassky se reivindique ganando una vez más el dificilísimo campeonato de la URSS y haciendo casi ridícula su ausencia de la competición mundial. Pero es que para el Kremlin Spassky es ahora el hombre que perdió con Fischer, el campeón que no quiso plegarse a las exigencias del régimen. Ya no es bien visto. Y eso que Boris Spassky no es un opositor político, ni mucho menos. Como decíamos, Spassky no es comunista, pero tampoco un disidente. Él quiere seguir viviendo en su país. Sin embargo las cosas se le pondrán cada vez más difíciles allí. Maltratado por las autoridades de Moscú, uno de los campeones más nobles que haya tenido cualquier deporte terminará, muy a su pesar, en el exilio: harto de que en la URSS le sigan haciendo la vida imposible se marchará a vivir a Francia en 1976. Poco después se nacionalizará francés para poder seguir compitiendo. Aunque ya nunca será el mismo jugador que fue, entre otras cosas porque se negará a seguir entregándose por completo al ajedrez. Quiere hacer otras cosas, practicar otros deportes, vivir su vida. El match con Fischer no solamente le ha quemado, sino que le ha enseñado que hay —y debe haber— mucha vida más allá de los tableros.

Por contra, Fischer es recibido en su país como un héroe nacional. Ha obtenido una victoria para su país y para todo Occidente, una victoria que ningún otro individuo ha logrado porque las demás (como la carrera espacial) son producto de un trabajo conjunto. Bobby ha vencido a los rusos, y lo ha hecho él solo, a su manera, sin ayuda de nadie. En Nueva York, su ciudad, se le hace un recibimiento propio de titanes de la astronáutica. Es como si Bobby hubiese pisado la luna o viajado a Marte. Su hazaña ha adquirido una dimensión titánica a ojos del público. Incluso se decreta una fecha que se convertirá en el «Día de Bobby Fischer». Los políticos se matan por hacerse fotografías con él, se le invita a los programas de TV de más audiencia, las empresas le tientan con suculentos contratos publicitarios —él los rechazará todos— y la federación estadounidense de ajedrez registrará un récord absoluto de inscripciones a raíz del título conseguido por el genio de Brooklyn. Bobby Fischer es ahora una figura de primera magnitud internacional, probablemente el hombre más famoso del mundo durante ese año 1972. Aunque a él poco parece importarle todo eso cuando, en la cena honorífica por su triunfo —en la que como de costumbre declina beber ni siquiera una copa de vino— se aísla del resto de comensales y se sumerge en su pequeño tablero de ajedrez portátil, imagen insólita que registrarán las cámaras de seguridad del evento. Es el hombre que lo ha ganado todo… que no ha cambiado mucho desde el colegio. Se pronuncian discursos en su honor; pero él no está atendiendo. Él está jugando al ajedrez.

Veintidós meses después, Bobby Fischer será despojado del título por no presentarse a jugar contra el nuevo aspirante, el joven ruso Anatoly Karpov. El gran público no volverá a saber de él durante veinte años. Será el inicio de una etapa enigmática y fascinante que definitivamente terminará de ayudar a convertirlo en leyenda. Casi nadie sabe dónde está, qué hace o si alguna vez volverá a jugar para reclamar su corona. Bobby Fischer se convertirá en un fantasma, en una figura casi mitológica, como el Yeti o el monstruo del lago Ness. De no haber reaparecido en 1992 —para desgracia de su leyenda y sobre todo para desgracia personal suya— estaríamos hablando quizá de una figura enigmática comparable a personajes de la Antigüedad clásica o del viejo Egipto. Bobby Fischer, el campeón que se esfumó entre las sombras. Visto lo visto, ojalá la historia hubiese quedado así.  Pero ya hablaremos de eso en otra ocasión. Por ahora dejemos a Bobby como campeón, lo que nunca debió dejar de ser en nuestro recuerdo.

Islandia

19 comentarios

  • Buen artículo, muchas gracias.

    • Y la historia llego a su fin. Porque lo que pasó después es el epílogo. Gracias por la magnífica serie.

  • Toda una leyenda el gran Fischer

  • Como de costumbre, certera y ágil narración de la vida y obra de uno de los mayores genios del siglo XX. Esta serie sobre Fischer es, definitivamente, lo mejor que he leído en Jot Down.
    Ea, ya lo he dicho.

  • Siempre que entro en Jot Down lo primero que hago es mirar si has escrito algo nuevo sobre Fischer.

  • Sin ser aficionado al ajedrez he disfrutado de esta serie como de pocos artículos de la web.

    Enhorabuena por el fantástico trabajo y muchas gracias.

  • La historia de Lucky Luciano en Jot Down tampoco estaba nada mal. Enhorabuena.

    • Curiosamente también escrita por E.J. Rodríguez.
      El mejor sin duda.

      Y esta serie… Espectacular. Tendrían que publicarla en un libro por capítulos. Yo lo compraría sin dudarlo.

  • Solicito humildemente se recopilen estos artículos sobre Fischer en un libro. Si es así, ya tienen un comprador seguro.
    Sencillamente sublime la serie.
    Felicidades.

  • La décima y la decimotercera partida fueron las dos obras maestras que dejó el match. Vale la pena leer detenidamente los análisis publicados por Timman y Olafsson en su libro sobre el encuentro (“Fischer World Champion”). La sexta (recomiendo el artículo publicado en su momento por Enric González en EL PAIS) fue una exhibición del americano ante un Spassky que no estuvo al nivel adecuado, pero las otras dos fueron testimonio de un enfrentamiento grandioso. S2

  • Bufff que tío más asqueroso, un Mourinho de la vida. El tío hace todo lo posible por ganar de cualquier manera como el grandisimo acomplejado que es, malmete ,zizaña, desconcentra, llega hast ael limite cosa que ningun hombre de verdad se arrastraria de cualquier manera. Como dijo Paco Martinez Soria mejor perder que ganar dando esa verguenza

    Lluego cuando va en ventaja y ya va todo rodado ya es un quedabien, hasta dice que Boris lo felicito todo happy. Vaya psicopata, y encima un amarrategui como el susodicho Mourinho.

    • Se nota que de ajedrez no tienes mucha idea. Ni tampoco que hayas aprendido nada de los maravillosos artículos sobre Fischer escritos en esta web

  • Que buena entrega, Ahora que pasa con Fisher? que sucede durante 20 años? en fin. Muy buenos articulos de este grandioso deporte, Saludos desde el fin del mundo.-

  • Verdaderamente sublime. Nunca antes había leído sobre ajedrez y me ha enganchado desde el primer párrafo. Gracias

  • excelente un 10

  • Gracias de nuevo por esta serie.
    ¿habrá una parte VIII, un epílogo? Me gustaría mucho leerla.

Responder

— required *

— required *