¿Terraformación o extinción?

Publicado por
Logo de Voluntary Human Extinction Movement.
Logo de Voluntary Human Extinction Movement.

En su Ensayo sobre el principio de la población Thomas Robert Malthus realizaba el razonamiento de que la población tiende a crecer en progresión geométrica mientras los alimentos solo pueden aumentar en progresión aritmética, por lo que tenemos un problema sostenido en el tiempo a no ser que ocurran desgracias, tales como catástrofes naturales o conflictos bélicos, que al mermar la población nos den un respiro y generen una población con superávit de recursos.

Y parece que estaba en lo cierto. Si Malthus levantara la cabeza ahora mismo le daba un patatús. Ya superamos los siete mil millones de habitantes en esta roca azul de un sistema solar perdido en los confines de la Vía Láctea.

Así que hemos llegado a un punto en el que como raza nos toca ir pensando soluciones más o menos imaginativas al margen de los ajustes catastróficos azarosos. Desde hace un tiempo los astrofísicos están inmersos en la búsqueda de exoplanetas, y aunque están teniendo cierto éxito en su identificación, estos planetas todavía nos quedan a desmano. Como parece poco probable que pronto podamos viajar a una nueva Pandora, los humanos estamos empezando a pensar en otras alternativas más cercanas. En este sentido, incluso científicos de la talla de Stephen Hawking han alertado de que el destino de la raza humana hay que tomárselo muy en serio, ya que si en los próximos cien años no se desarrolla una verdadera carrera espacial con el objetivo de colonizar otros planetas, la humanidad estará condenada a una extinción inminente. Así que como por ahora no podemos llegar a las nuevas exotierras a cientos o miles de años luz, se nos ha ocurrido reformar los planetas próximos para hacerlos habitables por el ser humano. De hecho el astrofísico inglés cree que en cincuenta años estaremos viviendo en la Luna y allá por el 2100 en Marte.

Sin lugar a dudas la terraformación de nuestro vecino rojo rescataría los primitivos sueños derivados de las observaciones del astrónomo italiano Giovanni Schiaparelli. La ensoñación de nuevos exploradores viajando interplanetariamente hacia un nuevo mundo es de lo más sugerente, pero aunque no lo crean existen alternativas todavía más atrevidas y que no deberíamos descartar a las primeras de cambio.

Una de estas ideas novedosas que circula por la red a modo de invitación extravagante, pero de la que ya existen miles de adeptos, es el Movimiento por la Extinción Humana Voluntaria (o VHEMT, en inglés). Este movimiento se fundamenta en «la lenta desaparición de la raza humana a través del cese voluntario de la procreación para permitir a la biosfera terrestre recuperar la salud». Sin investigar mucho más, ya suena absolutamente maravilloso.

Para los que les surjan dudas sobre apuntarse a tan curiosa iniciativa, existe una página web que da respuesta a algunas preguntas de carácter logístico u operativo. Ahí van unas cuantas FAQ (por cierto, resulta tan estremecedor que existan estas preguntas como que se consideren frecuentes):

«¿Están hablando en serio?». Aunque inicialmente pueda parecer una pregunta obvia, está perfectamente aclarada en la web. Pero la respuesta es todavía más críptica, ya que tras afirmar que van completamente en serio además advierten: «somos realmente vehementes». Así que no solo quieren extinguirse, sino que están muy cabreados.

«¿Los voluntarios esperan tener éxito?». Respuesta: «Los voluntarios del VHEMT somos realistas. Sabemos que nosotros no veremos el día en que no haya seres humanos en el planeta». Brillante. De la respuesta se deduce una lógica aplastante: es difícil que los voluntarios de esta curiosa iniciativa sean capaces de ver un planeta en el que ya no haya seres humanos. Esto asumiendo por defecto que los voluntarios sean seres humanos. En fin.

Sigamos con las dudas en la web: «Soy muy inteligente. ¿No debería transmitir mis genes?». Sí, claro, y por eso estás leyendo esta página web.

Llegamos al punto álgido: «¿Debemos dejar de practicar sexo?». Respuesta: «El sexo es la forma como comienza la mayoría de los bebés, pero, ¿es el coito realmente la causa principal de la reproducción humana?». Resulta inquietante no solo la pregunta sino la potencial respuesta… ¿Tal vez el coito no es la causa de la reproducción? ¿Qué diría Woody Allen en esta tesitura?

Y ahora unas aclaraciones más prácticas para los interesados: «¿Cómo me uno al movimiento?». A lo que ellos mismos acertadamente se responden: «Ser un voluntario es un estado mental». Desde luego, no cabe la menor duda.

Una vez aclaradas las preguntas clave para alistarse en tan reductivo proyecto, es conveniente estudiar las modalidades de ingreso: «Voluntarios (convencidos de la necesidad de extinguirnos), Simpatizantes (quienes únicamente están decididos a no tener hijos), e Interesados (aún indecisos, pero deseando conocer más)». Tal vez pueda existir una conexión entre el segundo grupo y los actuales sacerdotes de la Iglesia con afición al celibato. O tal vez no.

Si bien parece ser que aún quedan plazas para los interesados, no podemos augurar mucho futuro en una iniciativa en la que sus mismos fieles se preguntan: «¿No se extinguirá la VHEMT cuando todos sus miembros mueran?», o lo que es lo mismo: la extinción de la extinción. Vamos, que parece que no las tienen todas consigo. Negro destino este de la extinción humana voluntaria.

Si consideramos que esta no es la mejor iniciativa para resolver los problemas del planeta Tierra y de la raza humana, hay otras más o menos atractivas. Parafraseando a Groucho Marx, «si no le gustan estos principios, tengo otros». Así que si este movimiento parece un poco flojo o mojigato, hay alternativas más rockeras como la Iglesia de la Eutanasia. El único mandamiento de la Iglesia es «No Procrearás». Bien, en esto coincide con la anterior. Además, se facilitan también cuatro pilares o principios, como son el suicidio (obvio), el aborto (todavía más obvio), el canibalismo (permitido para los no vegetarianos que quieran seguir comiendo carne) y la sodomía (o cualquier otra práctica sexual no orientada a la procreación). No es por dudar, pero a pesar de su rotundo mensaje, esta iniciativa parece menos profesional que la anterior. De hecho, en los mentideros de internet cuentan que este movimiento está liderado por un illuminati con cierta grandilocuencia al que no hay que hacerle mucho caso. Se trata del travestido Chris Korda, que emulando a la misma Santísima Trinidad (dualidad en este caso), se hace pasar por la hija de sí mismo (Michael Korda en su faceta de padre). Su lema principal es «Salva al planeta, asesínate a ti mismo». Aplicando la lógica matemática, y más concretamente el modus tollens, se deduce que este proyecto no es muy serio. De serlo no tendría ni un seguidor vivo. Aun así, estudiemos la forma de apuntarse. Según se indica: «si usted decide no procrear es miembro ya». Ojito de nuevo con los célibes religiosos voluntarios. Eso sí, si procrea le excomulgan automáticamente. Mano dura para los desviados de un futuro prometedoramente extinto. Y lo mejor, uno hasta puede conseguir que lo eleven a los altares. Para ser santo hay tres pasos: apuntarse a la Iglesia de la Eutanasia, suicidarse y dejar una nota culpando a dicha iglesia de su muerte (esto previamente, claro). Incluso se puede oficializar la pertenencia a tal iglesia, ya que por tan solo diez dólares envían a los feligreses un hermoso certificado a casa. Al cambio sale fenomenal, no llega a los nueve euros.

Imágenes cedidas por Church of Euthanasia.
Imágenes cedidas por Church of Euthanasia.

Pero existen otras opciones alternativas a este tipo de iglesias y al destino de la raza humana. Por lo menos son alternativas más científicas, como es el caso de la terraformación marciana, que a priori suena mejor. Entre las iniciativas más conocidas se encuentra el proyecto Mars One, una especie de Gran Hermano extraterrestre que pretende enviar una colonia de astronautas a Marte para no volver nunca. Los primeros voluntarios, según esta onírica aventura, partirán hacia el planeta rojo en menos de una década, lo que con total seguridad podremos seguir en el mayor reality show de la historia de la humanidad, y que superará los millones de telespectadores (en este caso internautas) que vieron cómo Neil Armstrong ponía el primer pie en la Luna desde el módulo del Apolo XI. Según el promotor de este viaje, el empresario Bas Lansdorp, la colonización se sufragará gracias al espectáculo de los medios de comunicación. Esperemos que el sistema de selección de los participantes diste cuánticamente de su programa referente en este lado del Sistema Solar.

Y, ya puestos a imaginar un futuro prometedor y conjunto para todos estos proyectos, ¿qué pasaría si mientras nuestra colonia marciana florece, aquí en la Tierra triunfan movimientos como la VHEMT o la Iglesia de la Eutanasia? ¿Cabría la posibilidad de que dentro de unas décadas los humanos ya marcianizados pudieran retornar a marteformar la desierta Tierra? ¿Viviríamos una escena al estilo Charlton Heston encontrando la Estatua de la Libertad semihundida en el mítico Planeta de los Simios?

En fin, esperemos que en un futuro no muy lejano las naves interplanetarias cargadas de humanos salgan ahí afuera para conquistar nuevos mundos. Y aunque la estupidez siga estando íntimamente ligada a la especie humana, seguiremos siendo pioneros, exploradores, aventureros y soñadores. Así que, como decía el doctor Brand en Interstellar, «no estamos destinados a salvar el mundo. Estamos destinados a dejarlo».

De lo contrario, el Juicio Final estará a la vuelta de la esquina.

Si te ha gustado este artículo ¡Haz un donativo online!

Donar una cantidad personalizada

Información personal

Credit Card Info
Detalles de facturación

Total de la donación: 5,00€ One Time

23 comentarios

  1. Aventurero

    Las palabras “científicas” y “Mars One” no deberían ir en el mismo párrafo.
    Las posibilidades de éxito de ese desatino (al menos en los plazos que se pone) son 0

  2. Hay mucho terreno entre la insostenible población humana presente, 7 “billions” o sea 7×10↑9 y la extinción total.
    En especial el autor no explica nada, y seguramente no lo sabe, de cómo se llegó de repente a esa población, cuando históricamente el crecimiento de la población humana era muy lento, limitado por los factores malthusianos.
    Fue por el consumo de combustibles fósiles, primero Carbón y luego Petróleo, y Gas.
    En especial el consumo de Petróleo, cuya producción ya alcanzó el pico [en 2005 ] está declinando y esa declinación traerá un colapso de la población, por el Colapso de la Civilización Industrial.
    .
    Pero más allá de la grandiosidad de los sinapios, de discursear sobre la especie humana que no comprenden, se encuentra su propio país, del que tampoco están precisamente muy enterados y sobre lo que deberían reflexionar.
    .
    Sinapia tiene 47 millones de personas, eso es insostenible, y esa población se elevó desde los 19 millones en 1900 [que eran pobrísimos ! ] , y sí, esa población es el producto del maquinismo, la industrialización, la Electricidad, el Carbón (importado principalmente) y el Petróleo y el Gas, importados en su totalidad.
    Actualmente la población disminuye, opción racional dado lo que se ve, y entendiendo lo que se viene.
    .
    Acá explico,
    “Cómo Disminuir la Población de Sinapia a la mitad, en 35 años”
    .
    http://www.armandobronca.com/como-disminuir-la-poblacion-de-sinapia-la-mitad-en-35-anos_16495/
    .
    Imperceptiblemente o casi, y sin masacres en absoluto.
    .
    Plantear VHMT o población cero, es precisamente garantía de no hacer nada.
    En cuanto a la emigración a otros planetas terraformados, aparte de algunos aguerridos pioneros [y lo veo bien] es imposible ese éxodo masivo, ni a Marte ni a la Luna siquiera, por las exigencias energéticas, tema del que nunca se habla por los sinapios, población que parece ignorar rotundamente cual es la derivada de x↑n, y el que no sepa una cosa tan fácil y elemental, entienda que vive con la mentalidad de una persona medieval, o sea que a aprender y cultivarse, señoras y señores, que la gasolina no sale de un tubo en el surtidor de la gasolinera, ni la leche de un brck.

  3. Joseph

    Suena prometedor esta iniciativa, también se dice que la juventud es un “estado mental”, no tengo porqué dudar de las buenas intenciones de este movimiento.

    Desempleado y todo.

  4. Aún sigo teniendo fe en una pandemia, que deje al planeta en un nuevo (o antiguo?) orden social, que nos haga volver a la economía del trueque. Sigamos pensando en esto mientras otros hacen camping 3 días para comprar en nuevo iPhone.

  5. Guillermo

    Comenzar un artículo diciendo que Malthus estaba en lo cierto…

    La trampa Maltusiana lleva cien años rebatida porque parte de una premisa que se ha demostrado falsa, que el crecimiento de alimentos es aritmético.

  6. ¿Cómo que Malthus estaba en lo cierto? Precisamente, lo que tú dices que demuestra que tenía razón es lo que le contradice. El jamás imaginó que pudiera llegar a haber tantos seres humanos, las estadísticas actuales revientan y desbordan absolutamente todas sus predicciones… por lo tanto… NO estaba en lo cierto.

  7. Victor

    Apoyar la extinción humana voluntaria no es ninguna estupidez, tenemos sobradas razones para hacerlo. Sin ir más lejos, desde un punto de vista biológico, somos una plaga para el resto de animales y un virus para el organismo vivo que es La Tierra. Por tanto, siguiendo con nuestra propia política de intervención ante lo que consideramos plagas (como jabalíes, palomas, etc.) deberíamos abogar por extirparnos a nosotros mismos del planeta; o, como mínimo, reducir hasta niveles soportables nuestra presencia en el mismo.

    Por otro lado, el movimiento vehemente en ningún momento ni defiende ni provoca en ningún caso ningún tipo de perjuicio o daño a los seres humanos ni a los animales; ni tan siquiera viola la libertad de nadie. La extinción, como queda claro, es voluntaria y progresiva. Muy al contrario que nuestra disparatada necesidad de seguir creciendo poblacionalmente, que está íntimamente ligada a la guerra por los recursos, a problemas políticos, y en definitiva, a grandes males.

    Lo que es estúpido de este artículo es la crítica sin fundamento y la burla sin argumento (que no es sátira). Un artículo muy pobre, de poco nivel para una revista cultural.

  8. Pingback: ¿Terraformación o extinción?

  9. Fantástico.
    Lo de “nosotros no no veremos el día en que no haya seres humanos en el planeta” es de una lógica aplastante, que recuerda el argumento de Epicuro para no preocuparse de la muerte.

  10. guillermo borrás

    pobrecitos ciudadanos del primer mundo, excrecencias de la clase media post-industrial, se aburren tanto y están tan paranoicos de sobreinformación que se permiten el lujo de desear la extinción, no sólo la suya sinó además la de todos!; y además los muy decadentes se piensan que el ser humano destruye el planeta, cuando es el planeta el que una vez molesto y harto de la mala gestión humana haciendo gala de sus procesos de reequilibrio reajustará a la especie (que no raza como sostiene el autor del artículo) neutralizando las alteraciones cometidas (clima, recursos, etc..).

    un poco más de humildad tb. camaradas de la Iglesia de la Eutanasia, o lo vuestro es mero roll-playing burgués o es que olvidastéis que tb vostros sois un primate recrecido.

    adelante pase lo que pase, humanum est!!
    saludos libertarios

  11. Eso de la extinción voluntaria no es una idea tan novedosa. Ya la defendía el filósofo alemán Philipp Mainländer a finales del XIX. Claro que a él no se le ocurrió que la finalidad fuera la conservación de la naturaleza (objeto que deja de existir en cuanto desaparece el sujeto-hombre), sino la subsanación del error de ser: https://antoniopriante.wordpress.com/2013/12/30/mainlander-i/

  12. Ingrod

    No solo esta desmentido Malthus, sino también la idea de que la población humana es insostenible y va a seguir creciendo hasta el infinito. Las hambrunas son motivadas por especulación con alimentos, no por su escasez. El crecimiento de la clase media y la educación de las mujeres lleva al control de la natalidad, y la desaceleración en el crecimiento de la población. Los datos reales de la ONU muestran precisamente esa tendencia, y un buen ejemplo es España en las ultimas décadas. Se reduce la mortalidad infantil y aumenta la longevidad, ya no hace falta tener tantos hijos porque no hace falta tanta mano de obra, y todas las especies de mamíferos longevas tienen poca descendencia. Así que en unas décadas se llegará a un equilibrio de población.

  13. He leído el artículo y me he ido cabreando cada vez más a medida que avanzaba la lectura. Cada cierto tiempo surgen olas de neomalthusianismo y olas de personas ingenuas que se entusiasman con la idea.

    Son tantos los disparates y cosas sin sentido que engloba este artículo que no sé por donde empezar. A ver, resumiendo mucho:

    1. El crecimiento incontrolado de la población se controla con DESARROLLO ECONÓMICO, OPORTUNIDADES SOCIALES E INCORPORACIÓN DE LA MUJER a la sociedad. Demostrado por la casi nula o negativa tasa de crecimiento vegetativo (nacimientos-muertes excluyendo fenómenos migratorios) de los países desarrollados europeos (ejemplo: España) que al revés tienen que crear políticas de estímulo a la maternidad para no tener crecimiento negativo. En el control de la natalidad juega un papel fundamental la incorporación de la mujer al trabajo, el acceso a políticas de autocontrol de natalidad, el aumento de nivel educativo, la industrialización y la no necesidad de agricultura de subsistencia, etc.
    Dicho de otro modo: la solución más sencilla y realizable (olvida las terraformaciones y los exoplanetas, mas sobre eso abajo) aquí y ahora, en un plazo de 20-40 años es DEJAR DE PUTEAR al 3er mundo extrayendo 10, prestándoles 2 con condiciones onerosas y fórmulas FMI que perpetuan la pobreza, y donando 0,5 a gobiernos corruptos que sirven para engrasar la perpetuación de la pobreza y facilitar infraestructuras para la extracción del 10 antes mencionado.

    2. Como decía, una reducción o reversión de tasa vegetativa se logra básicamente dejando realmente de putear a los países del Tercer Mundo que es donde se concentra ahora mismo el 80% del crecimiento vegetativo mundial, dejando de apoyar a las petrocracias feudales de Oriente Medio para que sus mujeres puedan iniciar sus propias revoluciones femeninas, y realizando políticas solidarias REALES con Africa, India, etc.

    Continío en el sig comentario

  14. Contunuación:
    3. El planeta puede perfectamente albergar 7-8-9 mil millones de personas, es decir un poco de crecimiento más hasta que comience la reversión natural hasta niveles de población como los actuales. En todo caso en el planeta pueden convivir unos 10 mill millones de personas apretadas o 5 mil millones holgadamente PERO NO CON LOS MODELOS DE CONSUMO Y CRECIMIENTO ACTUALES

  15. Perdón, se me disparó el Enviar (es que estoy muy cabreado con los razonamiento indocumentados e ingenuos del articulista y los comentarios más ingenuos aun de dos o tres que enseguida se apuntan a cualquier idea descabellada sin informarse o razonar un poquito antes), Continúo:
    4. La Terraformación de un planetita sería una tarea tecnológica, física (volumen de materia-energía.reursos, etc) y organizativa tal que es INVIABLE fuera de las novelas de ciencia-ficción. ¡Si no somos capaces de revertir la desecación del Mar de Aral, controlar la central de Fukushima o ya no revertir, simplemente detener la desertización del área sub Sahariana o la deforestación del Amazonas o la descongelación de los glaciares, o de lograr la fusión fría termonuclear para dejar de depender del petróleo, que coj… vamos a pensar ni ahora ni en 200 años en terraformar planetas inertes de dimensiones cercanas a la mitad de la Tierra.

  16. 5. No voy a extenderme en el tema de exoplanetas y viaje interestelares. Es de tontos gastar tiempo argumentando aquí. Me remito a cualquier libro de física, matemáticas, astronomía o geografía de la ESO. van, se lo leen, tratan de entender de que figuras y magnitudes y procesos estamos hablando y vuelven aquí. (que conste que si me acerqué a este artículo es porque soy amante de la ciencia-ficción pero la ciencia-ficción se compone de dos palabras, no de una). Así que para “terraformar” solo hay dos posibilidades: La Luna y Marte (de nuevo reenvío a libros de nivel de ESO al que tenga curiosidad por saber por qué no Venus, Mercuro, Júpiter o Plutón) y volvemos al punto 4

  17. 6. Antes de volar en brazos de la imaginación y las esperanzas examinemos hechos concretos cercanos. Por ejemplo Galicia e Irlanda, para de países que promovieron una emigración muy masivas (del orden del 20-30% de la población) y donde hubo hambrunas considerables (mas en Irlanda que en Galcia) por razones ¿malthusianas? no señor, porque había un atraso, una estructura social, un subdesarrollo tecnológico y económico atroz, incluida falta de control de natalidad (no voy a mencionar a la Iglesia Católica, no).
    Pregunta: mejoró con ello el nivel de vida de la población. NO. los que se quedaron siguieron muriéndose de hambre o viviendo en la miseria. ¿Que lo resolvió? El desarrollo social y económico varias décadas o siglos después, la solidaridad e integración en la Unión Europea, etc. Antes vivían en Galicia 2,5 millones de pesonas y no había comida para todos, haora viven 2,7 y la UE tiene que prohibirles producir demasiada leche, (o barcos) y están todos muy preocupandos por el crecimiento negativo de la población.
    Think about it, please antes de apuntarse Ud. a alguna secta de iluminados extincionistas.

  18. 7. Supongamos (haciendo uso de la ciencia-ficción y de una suspensión temporal del raciocinio) que logramos terraformar Marte (me troncho y me parto, ero bueno…):. Marte tiene la mitad de diámetro y la cuarta parte de la superficie de la Tierra (144 millones de km2) Y NO TIENE AGUA. Pero bueno, admitamos que podemos albergar una civilización sin agua (oh, Bradbury que estás en los cielos), entonces tenemos la misma superficie de tierra que la Tierra, valga la redundancia. Pregunta: con el modelo de consumo y civilización actual que prefiere terraformar planetas en lugar de resolver sus propios problemas sociales, ¿cuanto crees que durará Marte en joderse también? ¿Y después qué?
    Pregunta super-ingenua: en lugar de pensar en sectas para autoextinghuirnos, colonizar sistemas inalcanzables o terraformar planetas inhabitables ¿no es mas sencillo arremangarnos y tratar de resolver los problemas del 1 y 2?
    En fin, creo que estoy gastando el tiempo. Creí que Jot Down era más serio. Mejor que no se salga de la literatura tradicional y las tendencias de consumo actual, que ahí sí que lo borda.

  19. Carlos

    Al margen de que sea o no cierta o certera la teoría Malthusiana (que me da un poco igual, en un sentido práctico), lo que sí que es cierto es que con el ritmo actual de consumo y de reproducción humana, en 100 años la Tierra no dará abasto. Sí que es posible que la población humana se autorregule, ya sea con guerras mundiales, pandemias incurables, etc. Pero si no, ¿por qué es tan descabellado pensar en una futura terraformación de Marte?

    Por supuesto que ahora es imposible, simplemente no tenemos el nivel tecnológico para ello. Pero, ¿y dentro de 20 años? ¿Y de 50? ¿Y de 100? La tecnología también parece avanzar a un nivel exponencial, y la robótica no para de hacer avances. Y a nivel personal, si no queda más remedio, ¿no se pondrán los principales gobiernos mundiales de acuerdo para realizar esta tarea? ¿Aunque sea, no lo verán como un posible enorme negocio?

    Por cierto, hablar de terraformación y no hablar de la trilogía de Marte, de Kim Stanley Robinson… pecado! :D

  20. steppenwolf

    Áviso a los navegantes que el artículo es pretendidamente irónico y pseudocientífico, una chorradilla para pasar el rato vaya, por si alguien de ahí arriba se lo ha tomado en serio… Y ya para análisis formales me quedó con el comentario de Rolando Buenavilla. Antes de viaja aunque sea a un asteroide a picar piedra primero vamos a tener que enfrentarnos a los problemas politicos , económicos y sociales que tenemos, nos guste o no. Y si el ciudadano medio no tiene ni p** idea lo mejor que puede hacer es dejar lo de pensar a nos que sean inteligentes y limitarse a cooperar en vez de destrozarlo todo con su pretendida arrogancia y superioridad animal.

  21. Troy McClure

    Metete tu filantropía por donde te quepa, guishermo.

  22. solipsista

    Hay un hecho incontrovertible: absolutamente todos los problemas que existen en el mundo se deben a la superpoblación humana, y mientras no afrontemos esta realidad lo único que cabe esperar es a que desestabilicemos tan gravemente los complejos mecanismos de la biosfera que se produzca un colapso y la consiguiente reducción forzosa de la población. Eso o que un meteorito o erupción volcánica masiva facilte las cosas. Que así sea, esa es mi única fe.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies