La salud vegetariana - Jot Down Cultural Magazine

La salud vegetariana

Publicado por
14429819027_b92376caa9_b

Fotografía: Geoffrey Coelho (CC)

La OMS, con su declaración alertando de los riesgos de un consumo excesivo de carnes procesadas y carnes rojas, ha generado revuelo. Aunque no hay motivo para el pánico, es evidente que existe una solución fácil: olvidarse de chuletones, jamones ibéricos, costillares y hasta de ese salchichón pequeñito que algunos llaman fuet y dedicarse a las lechugas, la coliflor y al brócoli. De hecho, un número pequeño pero creciente de personas no come carne por una decisión voluntaria y consciente. Entre los vegetarianos famosos están Paul McCartney, Antonio Gaudí, Mohandas Gandhi o Jane Goodall. En algunos países, como la India, la proporción de población vegetariana es muy alta, superior al 35%, por razones culturales y religiosas, mientras que en los países occidentales es menor; en torno al 1,6% en Alemania y cerca del 3% en Gran Bretaña y Estados Unidos. En España las estimaciones son algo inferiores. Sergio Fanjul en El País mencionaba un 0,5% de la población, y la encuesta ENIDE de 2011 hablaba de un 1,5% de españoles.

Los estudios sobre la salud de los vegetarianos muestran que generalmente tienen un buen estado físico, comparable o superior al del resto de la población. La explicación se debe por un lado a la propia persona: es más consciente de lo que come y se cuida más. Por otro, a la misma dieta vegetariana, que soluciona algunos de los problemas más frecuentes de la alimentación general como son el exceso de grasas o la escasez de fibra. Además, los vegetarianos tienden a tener un estado de vida más saludable, están menos obesos, beben menos alcohol y hacen más ejercicio que los consumidores de carne. Sin embargo hay un ámbito distinto, menos comentado, y es el de la salud mental. Aunque ha habido resultados contradictorios, los últimos estudios señalan que los vegetarianos tienen un índice más alto de depresión, más trastornos de ansiedad y más trastornos somatomorfos (molestias diversas, difusas, sin una causa orgánica y que suelen ir acompañadas de dolor, inflamación, náuseas, vértigo o sensación de debilidad) que la población general.

La explicación no la sabemos. A nivel biológico, el estado nutricional puede afectar a la función neuronal y la plasticidad sináptica que, a su vez, podría influir sobre los procesos cerebrales involucrados en el inicio y persistencia de un trastorno mental. Por ejemplo, hay una clara evidencia de que la carencia de ácidos grasos de cadena larga omega-3 (ácido docosahexaenoico y ácido eicosapentaenoico) aumenta el riesgo de una depresión mayor, y puesto que se encuentran en especial en el pescado hay riesgo de que se consuman en menor cantidad por los vegetarianos estrictos. Además, aunque los estudios son menos concluyentes, la vitamina B12 es necesaria para la formación de glóbulos rojos y el mantenimiento del sistema nervioso central y los niveles bajos parecen ir también unidos al riesgo de depresión. Algunos vegetarianos —aunque bastantes suplementan su alimentación con esta vitamina— pueden tener una deficiencia de vitamina B12, lo que aumenta la posibilidad de sufrir un trastorno del ánimo.

Los factores psicológicos también pueden jugar un papel, tanto en positivo (muchos vegetarianos tienen una motivación ética que puede ser un refuerzo en su actitud ante la comida) como en negativo, y así es común entre los que siguen esta dieta definirse negativamente por lo que no son y sufrir cierto estrés crónico por no sentirse parte del pensamiento general ni compartir los principios o el modo de vida, al menos en la alimentación, del conjunto de la sociedad.

Otra posibilidad es que la conexión sea en sentido contrario: no es que el vegetarianismo te lleve al trastorno mental sino que una alteración en los procesos mentales induzca un cambio de costumbre en la alimentación y la adopción de una dieta vegetariana. De hecho, se ha planteado que las personas que estén sufriendo un trastorno mental puedan ser más conscientes del sufrimiento de los animales como reflejo del que ellos mismos sienten o pueden tener una tendencia apremiante a cuidar más su salud con el objeto de, en lo posible, acelerar su recuperación e influir positivamente en el curso de su problema mental.

Otras posibles explicaciones se basan en  las características sociodemográficas. Así, los vegetarianos son mayoritariamente mujeres, tienden a vivir en áreas urbanas y tienden a ser solteras. Las tres características muestran una correlación positiva con la depresión y los trastornos de ansiedad; es decir, tienen más tendencia a sufrirlos que los hombres, la población rural y las personas casadas.

Fotografía: Yannick B. Gélinas (CC)

Fotografía: Yannick B. Gélinas (CC)

Hay al menos siete estudios que analizan la salud mental de las personas vegetarianas. El problema es que en algunos casos se basan en lo que la propia persona expone sobre su estado de ánimo en vez de tener un diagnóstico inequívoco, y en otros las personas analizadas son una muestra específica, como adolescentes, adultos jóvenes, o formaban parte de una población especial. Pero aún con estas particularidades los estudios encontraban cosas como que los adolescentes vegetarianos tenían mayor probabilidad de haber estado deprimidos la semana anterior de haber contemplado o intentado un suicidio frente a sus compañeros de clase que tenían una dieta omnívora. También, los adolescentes vegetarianos tenían una mayor probabilidad de que su médico les hubiese dicho que tenían un trastorno de la alimentación, o de haber mostrado comportamientos alimentarios anómalos como dietas drásticas, vómitos autoinducidos, uso de laxantes o fenómenos de atracón con pérdida del control de la ingesta de comida.

Solo hay un estudio que encuentra una mayor salud mental en los vegetarianos que en el grupo control y fue realizado por Bonnie Beezhold y su grupo de la Arizona State University. La particularidad de este estudio es que la muestra analizada era un grupo de adultos de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, una comunidad cristiana protestante que se caracteriza por su observancia del séptimo día de la semana, el sábado, y por su énfasis en la inminente segunda venida de Jesucristo.

Los sesenta y cuatro adventistas vegetarianos tenían menos emociones negativas que el grupo de setenta y nueve adventistas no vegetarianos, algo que se valoró usando dos cuestionarios diferentes para depresión, ansiedad, estrés y estado de ánimo. La diferencia puede deberse precisamente a la particularidad del grupo: aunque no todos los adventistas son vegetarianos, el vegetarianismo es muy valorado y practicado por un número importante de adventistas. Eso hace que los seguidores de la dieta sin carne tengan un buen estatus entre sus compañeros, un sentimiento de coherencia con las creencias de su comunidad y un intenso sentimiento de pertenencia al grupo. Por el contrario, muchos vegetarianos en los países occidentales sienten un conflicto entre su decisión y la opinión de la mayoría, y eso puede llevar a sentirse más aislados dentro de su comunidad. El resultado sugiere que es posible que los aspectos psicológicos pesen más que los biológicos, pues lógicamente las carencias de ácidos graso omega-3 o de vitamina B12 se darán igual entre los adventistas que en el resto de la población.

Finalmente, una pequeña digresión histórica. Hay personas que no eliminan el consumo de carne pero lo disminuyen conscientemente. Un ejemplo son los católicos que siguen las normas de abstinencia establecidas por la Iglesia durante la Cuaresma y la Semana Santa. Curiosamente, para una organización que se define como universal —eso es lo que significa católica—, las reglas varían bastante de un país a otro. En Estados Unidos es común la abstinencia parcial, que consiste en comer carne solo una vez al día, en la comida principal. España y sus antiguas colonias tienen importantes dispensas de las normas basadas en los privilegios establecidos en las bulas de la Cruzada, los documentos papales que concedían indulgencias por actuar contra los musulmanes, los paganos o los herejes. En algunas colonias europeas, las obligaciones de ayuno y abstinencia variaban según las razas, donde los nativos tenían normas más indulgentes que los europeos y los mestizos.

Lo más curioso son los criterios sobre las especies comestibles. En general, la abstinencia solo permitía el consumo de pescado y marisco pero hay algunas excepciones llamativas. En Sudamérica, y en particular en Venezuela, se permitía el consumo de capibara, el roedor más grande que existe y que se convirtió en un alimento popular durante la Cuaresma y la Semana Santa. Del mismo modo, en respuesta a una consulta de los colonos católicos franceses de Quebec, comer castor fue también considerado aceptable para cumplir con la abstinencia. Y no es algo solamente de hace siglos, el arzobispo de Nueva Orleans, demostrando más su manga ancha que sus conocimientos zoológicos, declaró en 2010 que «el caimán se considera de la familia de los peces», algo que recibió el apoyo de la conferencia episcopal norteamericana. La base legal para estas sorprendentes clasificaciones puede ser la Summa Theologica de Tomás de Aquino, donde los animales son clasificados atendiendo a su hábitat y no por su anatomía o su genética, que son los criterios fundamentales que utilizan los taxónomos. Capibaras, castores y caimanes son tres especies que pasan gran parte del tiempo en el agua y, por lo tanto, para capturarles muchas veces son «pescados».

Para leer más:

Beezhold BL, Johnston CS, Daigle DR (2010) «Vegetarian diets are associated with healthy mood states: a cross-sectional study in seventh day adventist adults». Nutr J  9: 26.

Fanjul SC (2012) «Comer en verde». El País 7 de mayo. Enlace

Michalak J, Zhang XC, Jacobi F (2012) «Vegetarian diet and mental disorders: results from a representative community survey». Int J Behav Nutr Phys Act. 9: 67. Enlace

72 comentarios

  1. Pingback: La salud vegetariana

  2. En los países llamados ‘desarrollados’ comemos demasiada carne. Eso no sólo es perjudicial para la salud del interesado, sino para el medio ambiente. La ganadería, sobre todo la estabulada o intensiva, consume mucha agua y es un ineficiente y despilfarrador convertidor de materia vegetal en animal, pero incluso la extensiva, pastando a diente las praderas, es responsable de gran parte de la deforestación en zonas cálidas y de la emisión de gases de efecto invernadero, algunas chuscas pero en absoluto anecdóticas, como el metano emitido por los pedos de las vacas. En fin, este es un caso paradigmático del lema “mejor con menos”, porque no comer carne ni productos de origen animal (huevos, lácteos) en absoluto, típico del veganismo, es también nocivo por ausencia de minerales y algún aminoácido difícil de procurarse por vía vegetal.

    • Estoy de acuerdo. Se come demasiada carne, pero en mi opinión, la solución no es suprimirla por completo ( que me parece un exceso igualmente ) sino comer menos. No es preciso que en cada comida haya algo de carne, se puede limitar su ingesta a varias veces a la semana – en mi caso, 3 o 4 ocasiones – , no eliminarla por completo de la dieta.

      • Exactamente eso es lo que he dicho

      • ¿Por qué es un exceso suprimir la carne?

        • Pues porque, como digo en otro comentario ( dia 20, 11:18 ) el cuerpo humano necesita proteínas o aminoácidos que no las proporcionan los vegetales. Esto no es que lo diga yo, lo dicen los nuticionistas – como también digo, Grande Covián por ej. – . La carne en sí no es mala, lo que es malo es el abuso.

    • En los países llamados “desarrollados” comemos demasiado.

      Y punto.

      • Bueno, no es tan sencillo. La obesidad está aumentando a pasos agigantados en los países en desarrollo: nuevos hábitos de comida, entrada masiva de la comida masiva, calorías baratas, etc.

    • No hay ningún mineral o aminoácido que no esté presente en el mundo vegetal. No hay evidencias científicas de que el veganismo sea “nocivo”, es más todos los estudios epidemiológicos señalan menos incidencia de enfermedades crónicas en veganos que en no vegetarianos.

  3. Me gustaría saber qué clase de estudios son esos que dicen que las mujeres solteras son más depresivas.

    • Exactamente eso es lo que he dicho

    • No ha dicho que las mujeres solteras sean depresivas. Ha dicho que el prototipo de vegetariano en España es una mujer, urbana y soltera, y ha señalado que las tres facetas están en el lado depresivo del espectro, o sea que estadísticamente la depresión afecta a más mujeres que hombres (70% por 30% en caso de depresión exógena), más a los que viven en la ciudad que en el campo y más a los solteros que a los casados, con lo que si eres mujer, urbana y soltera haces tres de tres. Eso no significa que obligatoriamente vayas a tener depresión.

    • Las mujeres solteras que viven solas por eleccion y conviccion no son son más depresivas, sino más libres. Saberse libre en este mundo de cadenas deprime. Pero se supera.

    • En realidad es al revés: entre las mujeres con depresión, mayor porcentaje de “no casadas”. El estudio es un análisis epidemiológico en Alemania

      Psychol Med. 2004 May;34(4):597-611.
      Prevalence, co-morbidity and correlates of mental disorders in the general population: results from the German Health Interview and Examination Survey (GHS).
      Jacobi F, Wittchen H-U, Holting C, Höfler M, Pfister H, Müller N, Lieb R.

  4. Un vegetariano no tiene deficiencia de vitamina B12 ya que consume huevo y lácteos. Un vegano, que no consume ningún tipo de alimento de origen animal, si podría tener deficit de B12, pero por lo general un vegano atiende mucho a su alimentación y se suplementa conscientemente. Hay muchos alimentos de origen vegetal que contienen B12 y Omega 3. Solo es cuestión de informarse.

    • Un vegetariano no es por definición ovolactovegetariano, puede o no serlo. Un vegano no sólo no come nada de prodecencia animal sino que no usa nada que provenga de animales.

      Un vegetariano puro que no coma huevos ni lácteos y un vegano sí deben suplementarse con B12.

      Ser vegetariano/vegano necesita recurrir a suplementos artificiales, por lo tanto podemos afirmar que va en contra de nuestra naturaleza omnívora, lo que no es malo ni bueno, es una elección.

      • La carne que come un no vegetariano proviene de animales que han sido alimentados con pienso y suplementados con vitamina B12 y otras- no naturales.
        Según recomendaciones del gobierno de EEUU todos los adultos mayores de 50 años deben tomar alimentos fortificados con B12 o suplementos- uno de cada tres puede ser deficiente en B12 por disminución “natural” de la absorción con la edad. Quizá es que no sea “natural” que los humanos vivamos más allá de los 50 años.
        La sal está suplementada con yodo- esto también es antinatural -pero ha salvado a generaciones enteras del cretinismo.
        La leche está suplementada con vitamina D porque no la contiene “naturalmente” y porque cada vez es más difícil obtener la vitamina D del sol. También lleva yodo procedente de los productos de limpieza de las ubres de la vaca, que son yodados.
        Las mujeres embarazadas- todas, no solo las vegetarianas- deben tomar ácido fólico para evitar defectos del tubo neural en el feto. Quizá es que la dieta omnívora tampoco es tan maravillosa ni tan “natural” como parece.
        Por último: las vacunas, los antibióticos, la anestesia epidural, los coches y la calefacción central no son “naturales” pero han hecho más fácil la vida de los humanos en países occidentales y nadie querría renunciar a ello. No entiendo por qué se invoca el argumento de lo “natural” solo cuando uno se refiere al veganismo.

  5. El porcentaje de personas con agresividad es muchísimo más bajo en los vegetarianos que en los carnívoros, por más que el suicidio sean una forma de agresión. Hay mayor conciencia y autoanalisis en personas vegetarianas, por aportar algo.

    • Sí, pero al ser vegetariano y no ser agresivo, viene cualquiera que te infla a hostias y tú a correr, dejando atrás tus pertenencias junto con la mujer y los hijos. Mejor meterse entre pecho y espalda un sangrante chuletón para poder repeler agresiones de los carnívoros.

    • Normal, son personas más “sensibles”. Así, con comillas.

  6. El capibara, llamado chigüire en Venezuela, es plato tradicional en Semana Santa, ya que no se considera carne roja, pero además en mi país se consume el rabipelao (zarigüeya) otro roedor, de aspecto desagradable, prácticamente una rata grande. También se consumen en algunas regiones unos monos llamados araguatos, que ignoro si cuentan como carne roja, e incluso culebras (serpientes).

  7. La teoria que relaciona la serotonina con la depresión es solo eso, una teoria no probada, ya que los estudios que se realizan muestran resultados concluyentes.
    Quizás es más fácil que sean más sensibles o quizás solo se ha estudiado la población de determinado sitio. Seria interesante estudiarlo en India, ya que hay un porcentaje mayor de vegetarianos.

  8. Cuando eres consciente de la inmensa masacre que se está produciendo cada segundo (casi 2000 muertes de animales por segundo) sólo por dinero y por capricho del paladar, normal que tiendas a estar triste, deprimido y que tengas ansiedad. Cuando te la suda, tal vez no sufras esos síntomas, pero para eso tienes que cercenarte parte de tu propia conciencia, lo que es un remedio muchísimo peor que la “enfermedad”.

    • Al margen de que no es sólo un capricho del paladar ( ya se ha dicho que el ser humano necesita proteínas que las verduras no proporcionan ); si la muerte de pollos y conejos te produce tristeza, depresión y ansiedad, no quiero ni pensar lo que te producirá las hambrunas en Africa, o las muertes y sufrimiento en cualquier conflicto bélico, o directamente el hambre que padece un porcentaje muy elevado de la población mundial. ¿ Puedes dormir ?

      • En las verduras están contenidos todos los aminoácidos necesarios.

        • ¿Se jacta usted de su falta de empatía?

          • Lo que digo es que no hace falta ser tan sensible.

            • Que no hace falta ser tan sensible. ¿Pero usted piensa que la sensibilidad es algo que se pueda manipular como si de una máquina se tratara? Esto se hace por empatía y lo que usted juzga (de la forma en la que lo hace), se llama insensibilidad.

        • No. Consulte vd. cualquier libro de nutrición, por ej. Grande Covián.

      • ¿Cuáles son las proteínas que necesitas y que las verduras no proporcionan? ¿Puedes decir sus nombres?
        Si esto fuera cierto los millones de vegetarianos y veganos que hay en el mundo ya estarían muertos.

        Sí, también nos preocupa el hambre en África, especialmente sabiendo que toneladas de cereales se destinan cada año para el consumo del ganado y que si se destinaran al consumo humano no habría hambre en el mundo.

  9. Yo como pavo y conejo al horno porque me encantan. Digamos que me zampo un par de conejos al mes y unas ocho patas de pavo. Tengo entendido que su carne es menos nociva que la de ternera, buey, cordero y cerdo que me gustan menos. ¿Alguien puede y quiere aportar datos al respecto? ¡Gracias!

    • A mí también me gustaría zamparme un par de conejos al mes…

    • La carne de conejo o ave son en principio buenas elecciones, siempre y cuando sean de corral. Piense usted que un conejo necesita “ponerse de pie” con frecuencia y “esconderse” de vez en cuando. En las granjas convencionales son mantenidos en jaulas tan pequeñas que no permiten ni lo uno ni lo otro. Es una auténtica tortura para ellos. El problema, incluso para alguien insensible al tema, es que el estrés inducido por este tipo de criamiento supone que el que se coma esa carne se está “empachando” de hormonas de estrés, que según algunos estudios podrían ser perjudiciales. A los pavos de granja convencional no les va mejor. Si no se puede asegurar de que la carne que coma procede de granjas biodinámicas, (o simplemente le parece demasiado alto el precio) yo personalmente reduciría su consumo al mínimo.

  10. Salvador, la zarigüella no es un roedor. Es un marsupial.

  11. El estudio del vegetarianismo no debería hacerse sobre el resto de la población, sino sobre el teatro de población que tiene una alimentación equilibrada. Así se vería si es mejor una alimentación completa o una vegetariana.

  12. PÁNICO Y TERROR
    Esto me suena a lobby de la industria cárnica al ver que la OMS ha dicho lo de que comer ciertas carnes pueden producir enfermedades. Para que no se les vaya la clientela y se vuelvan locos (o vegetarianos) se sacan esto de la manga. Vamos con algunas de las manipulaciones vertidas aquí:
    Para empezar, pone una foto raquítica de lo que se supone que comemos los vegetarianos. para producir rechazo por lo penoso de comer sólo frutas.
    Dice que los vegetarianos somos más propensos a la depresión, ji claro. Eso mismo.
    Que las vegetarianas suelen ser solteras (vaya tela).
    Que los adolescentes (personitas que no tienen cerebro) en su depresión, baja autoestima, trastorno de la realidad, se vuelven vulímicos y vegetarianos. Eso mismo, claro, por qué no, si cuela cuela. Ya que los adolescentes no leen estas chorras de artículos, pues al menos meterle miedo a los papis.
    Que a los vegetarianos nos falta la vitamina B12: NOOO!!! eso es a los veganos y ellos saben bien cómo suplirla.
    Que solo hay un estudio (de los otros 7 ni menciona ni envía enlaces para poderlos ver) que dice que no, que los vegetarianos son más optimistas, peeeeroo… ohhhh son de una secta. Es decir, que tienen el cerebro absorvido.
    Es lamentable que utilicen estos medios para desacreditar el vegetarianismo. Es penoso. En fin, es la calidad de nuestros medio de comunicación, raro el que no esté manipulado para llevarse el pato al agua.

    • Si hubiera estudios concluyentes de que una alimentación estrictamente vegetariana no es positiva para la salud, o derive de una salud dudosa (los dos planteamientos expuestos en el texto) eso no significaría que fuera menos loable desde un punto de vista ético. Sería un precio a pagar por unos principios, y no creo que sea lógico cerrarse de antemano a esa posibilidad.

      ¿Dejarías de serlo si se demostrase alguna de las teorías del texto?
      Dicho esto, parece claro que falta volumen de datos y estudios para determinar esto, en ningún sentido.

      • Laha, muy interesante lo que expones. He pensado muchas veces en eso y creo que debería ser muy trágico la repercusión negativa que tuviera en mi salud para cambiar esta conciencia de no comer a otros animales. Que se me caiga el pelo, que dure algo menos de vida o cosas así, no me importaría. Lógicamente si mi vida fuera en ello ya sería otro cantar. Pero ya tenemos un largo recorrido los vegetarianos y en general gozan de muy buena saludo. Así que palante :)

    • Soy el autor y no tengo ninguna relación con la industria cárnica, más allá de ser un consumidor ocasional de sus productos. Las fotos las ponen los editores pero no creo que sean raquíticas ni generen rechazo. A mí, al menos, la fruta me encanta. El estudio que señalo es un metanálisis que compara y resume los otros siete (las referencias de los 7 están en el artículo que puede leer pulsando el enlace). Siento que lo vea penoso y desde luego no he intentado desacreditar al vegetarianismo (eso parece que lo hace usted bien sin ayuda), sino aportar información y favorecer un debate animado y respetuoso. Por último, al agua lo que se solía llevar era un “gato”, no un “pato” ¡Salud!

      • Estimado José Ramón, gracias por la explicación. Ningún estudio de los que figuran al final del artículo es un metaanálisis; los dos son estudios observacionales que no estudian relación causa-efecto (no son ni siquiera longitudinales). ¿Me podría decir cuál es el metaanálisis por favor? Gracias

        • Estimada Miriam
          El trabajo de Michalak y colaboradores resume y plantea las limitaciones de siete trabajos previos que estudian la situación de la salud mental en vegetarianos. Es cierto que los usa para introducir y discutir su propio estudio. El artículo es de libre acceso. Un saludo cordial

  13. Lo que yo he observado tiene que ver con la vitamina D. Si vives en una región con poco sol y como vegetariano (también como no vegetariano) no tomas suficiente vit. D eso influye muchísimo en el ánimo. Si eres vegetariano y en invierno tomas vit. D en cantidades suficientes el estado de ánimo se estabiliza. Vit. B12 y D. B12 influye en los nervios

    • Sí, pero era de esperar que ciertos gremios, dieran coletazos. Es tremendo. Es como si dijeran que los que no fuman se deprimen más… en fin.

  14. Yo vivo en el extranjero, y he visto varias conversiones como mínimo curiosas al vegetarismo, pero que comprenden casi el 90% de los vegetarianos.

    El español alternativillo que acaba de llegar y se hace vegetariano, según él por convicción, según todos los demás, porque no tiene pasta para comer carne. Lo mismo va para la ropa de segunda mano y el reciclar muebles del contenedor pintándolos artesanalmente. Se le suele pasar (todo) en cuanto consigue un trabajo mejor.

    La vegetariana (también he visto hombres, pero muchos menos) que se convierte, según ella por convicción y amor a los animales, según todos los demás, porque decir que uno es vegetariano es infinitamente más cool que decir que está a dieta perpetua y así te rodeas de un aura de respetabilidad (a la cara, en privado se siguen haciendo los mismos comentarios, o peores). Suelen tener recaídas, muy breves, cuando están borrachas o cuando alguien se trae un 5 jotas.

    • Pepe, me imagino que nos conoces a todos los vegetarianos, de ahí tu estudio minucioso de lo que sucede. ¿En qué estudio te basas? ¿Cuántos vegetarianos conoces?

    • Pepe, que el vegetarianismo o el veganismo se hayan puesto de moda dentro de unos sectores ávidos de nuevas tendencias, no le resta en absoluto valor a las mencionadas dietas. De hecho, los vegetarianos/as ya existían/mos antes de la llegada del hipsterismo, las barbas y demás, por lo que utilizar el estigma de ciertas tendencias actuales que tiene más de moda efímera que de conciencia ética es un grave prejuicio.
      El vegetarianismo despertó en mí un interés por alimentos que en mi antigua dieta cárnica eran totalmente ignorados: hablo de las frutas, los frutos secos, los productos integrales, las proteínas vegetales, etc. Me convirtió en una persona mucho más consciente de lo que me llevaba a la boca, de qué comía. Todo ello fue un aprendizaje progresivo muy gratificante, que continúo muchos años después hasta el día de hoy. Por supuesto que también habrá alguno que se llame a sí mismo vegetariano y que viva a base de pasta y salsa de tomate, pero eso ya es otra historia.

      Yo creo que al vegetarianismo le depara un gran futuro en los años venideros. Tengo la sensación que los seres humanos somos cada vez más conscientes de la necesidad imperante de cuidar nuestros recursos, de la flora y la fauna del planeta. Es necesario plantearnos otras formas de alimentación, más éticas y sostenibles, y el vegetarianismo y el veganismo son el mejor camino.

      ¡Ánimo para todo/as aquellos/as que se plantean hacerse vegetarianos o veganos!

    • “Alternativillo”, “no tiene pasta para comer”, “ropa de segunda mano”…”cool!, “aura de respetabilidad”…
      ¿pero tú que vegetarianos conoces? Ser vegetariano no es ser un perroflauta, hippie, recogedor de basura…Ser vegetariano o vegano es optar por un modelo alimenticio concreto, desde luego bastante más sano que el de la mayoría de la población. Tengo 51 años, soy lacteovegetariano, licenciado superior, con 30 años cotizados y tengo ingresos suficientes para comprarme, chuletones, muebles y ropa nueva.

      Si tu no quieres ser vegetariano, bien, es tu decisión y alla tú y tu colesterol y arterias, pero respeta a los que lo somos, que nada malo te hacemos a ti ni a nadie, y no nos faltes el respeto. Y además salimos más baratos a la Seguridad Social. No tengo sobrepeso, ni colesterol, ni trigleceridos…

      Nunca comentó que soy vegetariano fuera de mi ámbito cercano. Estoy harto de oír comentarios despectivos y desinformados… sobre todo de gente que me sobrepasa en veinte o treinta kilos o me duplica el colesterol.

  15. Llevo más de 6 años siendo vegetariana. Siento lástima, en general, por las personas que muestran una clara falta de empatía por el entorno en el que viven y que critican a los vegetarianos.
    A pesar de lo que muchos piensan, ser vegetariano no significa morir de hambre. Lo digo porque cuando invito a gente a casa, gente súper carnívora, se quedan atónitos de que tantas cosas puedan ser vegetarianas y estar buenas y que puedan saciar del mismo modo que lo haría un chuletón.
    Mis convicciones para adoptar una dieta libre de carne fueron, en primer lugar, darme cuenta de la matanza sistemática de seres vivos para satisfacer a un hombre que se cree el centro de la cadena alimenticia y, en segundo lugar, ver el tratamiento que recibe, tanto alimenticio como de conserva, ese animal y su carne, sea vaca, pollo o cerdo, y me parece increíble que la gente no se informe de lo que come el animal o los aditivos y conservantes que se echan a la carne que luego compran e ingieren.

    • No sé qué harás cuando descubras que las plantas también son seres vivos sometidos a una matanza sistemática, y se les echa no ya aditivos y conservantes, sino directamente venenos que matarían a cualquier animal en caso de ingerirlos accidentalmente.

      • ¿Tienen sistema nervioso las plantas? ¿Pueden sentir dolor y sufrimiento? ¿De verdad estás comparando a una vaca con una alubia?

        De todas formas si te interesa tanto el destino de las plantas sabrás que es necesario usar muchas más plantas para alimentar a un comedor de carne que a un vegetariano- pues el ganado consume toneladas de proteínas vegetales antes de ser sacrificado.

        • Por supuesto las plantas no tienen sistema nervioso pero me parece apasionante las formas de comunicación entre ellas. Si una planta es comida por un herbívoro se ha visto que las de alrededor ponen en marcha sistemas de defensa para protegerse. En algunos casos parece que es por sustancias volátiles, una especie de “olfato” vegetal y en otros, a través de las micorrizas. Por si enriquece un poco la discusión.

    • Y te sientes más triste o más feliz desde que eres vegetariana? es que me lo estoy planteando.

      • Emma, la felicidad no depende de lo que comes, es un estado de nuestra mente – depende más de nuestros hábitos mentales y de otros muchos factores. Pero lo que sí te puedo decir es que si crees que el vegetarianismo es para ti la forma de vida correcta, practicarlo te hará sentir mejor porque sabrás que tus actos son consecuentes con tus convicciones. Y eso no tiene precio.

    • “Siento lástima, en general, por las personas que muestran una clara falta de empatía por el entorno en el que viven y que critican a los vegetarianos.” Pregunta: las alcachofas o los guisantes, ¿forman parte del entorno en el que vivimos? ¿Es qMás preguntas: ¿los tomates sienten algo cuando los arrancan de la mata? ¿Es mejor una verdura silvestre nacida en libertad que la misma verdura cultivada en un huerto? En cuanto a la lástima,

      • Sigo porque el teclado me ha jugado una mala pasada (debe de ser vegano). En cuanto a la lástima, ponla a buen recaudo. No conviene ir por ahí diciendo “me das lástima”. Hay gente muy sensible que puede reaccionar mal.

  16. El artículo ya comienza mal hablando de que el cambio de una dieta a otra en la que nombra tres vegetales “brocoli” de salchichas a brocoli, faltando el respeto a las personas que no comen carne y que por la ignorancia otros quieren asociar su alimentación a cuatro vegetales y hortalizas. Todo por una falta de conocimiento. Sobre salud mental de los vegetarianos habría que ver como se hicieron esos estudios. Hace ya un mes cuando vi lo de la oms, sabia que iban a empezar à sacar información para meter miedo sobre dejar la carne.

    Llevo más de 4 años como vegano y mi salud mental es perfecta. Vosotros a lo mejor os deprimís más que yo. Lo de la b12 … los animales de ganadería son suplementados a saco con B12, por eso los índices medios en la población que come carne son más altos. Yo no tomo B12, quien la quiera tomar por curarse en salud, que se tome de vez en cuando unos comprimidos de vit B completa de herbolario que lleva también b12, y después que descanse unos meses… los que comen carne están tomando b12 artificial y de peor calidad… el tema de la b12 no está concluido como investigación.
    Lean el libro del Estudio de China, que incluye estudios de todas partes del mundo. Esta en pdf en Internet gratis

    https://www.google.es/url?sa=t&source=web&cd=1&rct=j&q=el%20estudio%20de%20china%20pdf%20gratis&ved=0ahUKEwi5q7DQp5_JAhWGbRQKHXaFBqwQFggaMAA&url=https%3A%2F%2Fsemillasysalud.wordpress.com%2Fel-estudio-de-china-en-pdf-gratis%2F&usg=AFQjCNE38FAHr-m0SWXqpf5H-QUUZ8iFFg&sig2=4S–Ob0HmnqkN6LzDKy6CQ

    • No creo haber faltado el respeto a nadie. Tengo total respeto a las personas que eligen una dieta vegetariana o vegana, entre las que hay gente a la que quiero mucho. La ciencia hace análisis estadísticos y medias, no quiere decir que todas las personas que tomen una dieta determinada les pase algo, o sean de determinada manera, y el que su salud mental sea perfecta (enhorabuena) no quiere decir que eso sea demostrativo de nada. Usted sería un dato más (después de comprobar que lo que dice es cierto) en una estadística donde entran miles de personas. Ver conspiraciones por todas partes, como sabe, sí puede ser un síntoma de trastorno mental pero usted ya nos dice que esto no le sucede. Su comentario contiene algunos errores: la vitamina B12 de origen animal no es artificial, es abundante en las almejas, por ejemplo. El Estudio de China he visto dice que la alimentación vegetariana revierte algunos tipos de cánceres: eso es mentira, una irresponsabilidad y una forma perfecta de desacreditar lo que usted pretende defender. Según eso, los esquimales deberían tener niveles de cáncer muy superiores y simplemente no es cierto.

      • La vitamina B12 no es de origen animal, es de origen bacteriano. Ni las plantas ni los animales la sintetizan. Los animales la adquieren de las bacterias de su intestino o de las bacterias que contaminan su comida; en la ganadería industrial los animales la obtienen de los piensos suplementados. La vitamina B12 se obtiene en el laboratorio a partir de cultivos bacterianos. El 70% de la producción mundial de B12 se destina a la suplementación del ganado.

        • En sentido estricto, no solo de las bacterias sino también de las arqueas. Y evidentemente la que consumimos la mayoría de los humanos ha sido absorbida previamente por los animales y la consumimos al tomar leche, huevos, carne, pescado, moluscos, etc. El intestino humano puede tener algunas bacterias productoras de B12 pero no está claro en qué medida colaboran a las necesidades nutricionales mínimas

  17. Hace casi 20 años que soy lactovegetariano. Al igual que muchos compañerxs nunca he tenido ningún problema de nutrición. He conocido a otrxs que sí. Lo mismo que cualquier persona de cualquier grupo. Esta es una conclusión, basada en estudios serios de cierto peso:

    “CONCLUSIONES

    Las dietas vegetarianas bien planeadas han
    mostrado ser saludables, nutricionalmente
    adecuadas, y beneficiosas en la prevención
    y tratamiento de ciertas enfermedades. Las
    dietas vegetarianas son
    apropiadas para todos las etapas del
    ciclo vital. Hay muchas razones del
    aumento del interés por el vegetarianismo. Se
    espera que el numero de vegetarianos
    en los Estados Unidos aumente a lo
    largo de la siguiente década. Los
    profesionales en alimentación y
    nutrición pueden ayudar a los clientes
    vegetarianos proporcionando información
    actual correcta acerca de la nutrición
    vegetariana, alimentos, y fuentes.”

    Fuente: https://masalladelaespecie.files.wordpress.com/2009/12/veganismo_ada_09.pdf

  18. Yo sí estoy de acuerdo con las estimaciones generales del artículo. Por mi consuta pasan pacientes de todo tipo y he de reconocer que en la mayoría de cuadros depresivos femeninos se dá una mayoria de vegetarianas. No así en los masculinos que suelen darse de forma infinitamente más aleatoria sin que en ellos exixta, por lo general, tal forma específica alimentaria y, abundando en ello, yo misma, durante largos períodos vegetariana, consideré conveniente agregar a mi dieta semanal, por un dia, carne y pescado, por la “flojera” y desánimo que, probadamente, la dieta vegetal me causaba, Y eso que me ponía hasta las cejas por ser muy buena comedora. Saludos.

    • “Por mi consuta pasan pacientes de todo tipo y he de reconocer que en la mayoría de cuadros depresivos femeninos se dá una mayoria de vegetarianas”.
      ¿Qué clase de valor científico tiene esta afirmación? Mientras no des el número total de pacientes, el % de ellos mujeres, el de mujeres vegetarianas, su diferencia estadísticamente significativa con el de pacientes no vegetarianos, su relación con la población general etc; este comentario es una apreciación puramente subjetiva.

      Por otra parte, cuando tú eras vegetariana y tenías esa “flojera y desánimo”, ¿fuiste al médico? ¿qué diagnóstico te hizo el médico? ¿qué deficiencias se vieron en tu análisis de sangre que justificaran la “flojera”? ¿Qué tratamiento te propuso? ¿O nos estás sugiriendo que no hiciste nada de esto y que esa “flojera”misteriosa se curó milagrosa y mágicamente al comer un trocito de carne?

      • Es una observación, lo dice claramente la autora del comentario. Igual que las suyas, supongo pero me parece excelente que se busque la evidencia de los datos y de eso es lo que va el artículo, de estudios que merecen la pena, en mi opinión, ser conocidos y valorados. ¿No debería ser este un debate racional? ¿Hay alguna razón por la que se vaya tan rápido a la descalificación de las opiniones de personas que son diferentes a las suyas?

        • Por favor, ¿dónde está la descalificación personal? Estoy haciendo crítica del comentario. Esta persona dice que su dieta vegetal “probadamente” le produjo “flojera y desánimo” y le estoy pidiendo detalles para entenderlo. Ella no dice que es una observación, dice que estaba “probado”. Me gustaría entonces saber cuál fue el diagnóstico.

        • Gracias José Ramón por valorar mis comentarios u observaciones al respecto en su justa medida. Soy médico y de ahí mi humilde opinión. Y en lo tocante a mi experiencia personal le aseguro que la mejoría ha sido, directamente, causa-efecto. Es por eso que, al hilo, lo cuento. A Miriam ni la contesto por descabellada y fuera de lugar su respuesta aunque… de ser ella vegetariana se podría explicar hasta cierto punto su escasa sintonía y agresividad fuera de lugar, dándome en cierta forma la razón. Venga, saludos, y a ver si se consigue cambiar experiencias y opiniones sin que pretendan poner a nadie contra el paredón.

  19. Es curioso que en el Génesis dios le dice al hombre que se alimente de todos los frutos de los árboles. Solo después del pecado original se menciona que de alimente de animales. No soy religioso ni nada, solo me parecd curioso y lo quería comentar.

    Dejé de comer carne parcialmente, pues como pescados y frutos del mar. Mi regla es que todo lo que salió del agua no se come, especialmente los mamíferos, pues son demasiado sintientes, con sístemas límbicos que les permiten tener emociones como las nuestras.

    Sería interesante leer un estudio detallado sobre los beneficioa económicos de reducir la oferta de carnes en el mundo. Una dieta menos carnívora y con menos carbohidratos de seguro ha de ser más sana.

    • Realmente las plantas terrestres salieron del agua, así que me quedo con la duda de si cumple su propio criterio de que “todo lo que salió del agua no se come”. Es curiosidad, solamente. Un saludo

  20. Que cada cual lleve la vida que PUEDA y que sea LO FELIZ ¡QUE PUEDA!
    Las mujeres maltratadas QUE COMEN.????????.
    Tienen SEXO y QUE LES PARECE ¡SON FELICISIMAS! VERDAD.
    Déjense de Decir Medias VERDADES. Que No Hay MAYOR MENTIRA, QUE ESO.!!!!!!!

  21. Este artículo es el que tiene más comentarios de los que llevo escritos en Jot Down. Siempre es grato recibir el feedback de los lectores y algunos me hacen sonreír y otros fruncir el ceño (no mucho, es una columna, procuro no perder la perspectiva). Imaginaba que fuera polémico y extremé el cuidado pero es curioso quienes no se limitan a tomar sus decisiones (esto sí lo como y esto no) sino que quieren, en alguna medida, intervenir en las decisiones de los demás (no comas esto o come esto). Nos pasa en otros ámbitos, es cierto. Estuve tentado de incluir información sobre las plantas como seres “sintientes” (parece que pueden saber si un animal herbívoro está comiendo las hojas de su planta vecina y ponen en marcha mecanismos de defensa) pero ya me parecía liar mucho la madeja. En realidad, el mensaje era “gracias por los comentarios, a todos y cada uno”.

  22. Pingback: Dieta vegetariana, ¿buena para la salud?

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Store Libros

Jot Down 100:Series juveniles
24.00
Jot Down 100:SCI-FI
24.00
Jot Down 100:CÓMICS
24.00
A Marte
13.50

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR