Hemos venido a jugar: la era Mega Drive - Jot Down Cultural Magazine

Hemos venido a jugar: la era Mega Drive

Publicado por

maxresdefault

La consola de sobremesa Mega Drive (conocida como Genesis en tierras americanas) aterrizó en Europa en 1990 con un retraso de dos años respecto a su lanzamiento japonés, pero animó igualmente los televisores de tubo del salón familiar: Nintendo aún tardaría un buen montón de meses en exportar su máquina de 16 bits, la futura SuperNES, a Occidente y lo que venía a pisotear Sega era una competencia de colores chillones bastante desfasada con la mitad de bits habitando sus tripas: la clásica y angulosa Nintendo Entertainment System (NES). La compañía además se presentaba con mucha bravuconería y la chulería noventera de llevar la gorra de lado, tenían ganas de ser la alternativa cool a los creadores de Mario Bros y ni siquiera se cortaban con la publicidad agresiva, hasta el punto de pasarse bastante de la raya y atropellar al buen gusto en más de una ocasión.

Internet Archive es una biblioteca virtual con varios materiales disponibles para su consulta entre los que se puede encontrar una colección de juegos de Mega Drive para jugar directamente desde el navegador. Lo que viene a continuación es una pequeña selección de títulos destacables. Los enlaces a las versiones jugables de la biblioteca digital se encuentran en el título de cada juego.

__________________________________________________________________________________

Space Harrier II (1988)

spaceharrier2

La máquina recreativa del primer Space Harrier se inspiraba en el pintor Roger Dean y la película La historia interminable para crear un mundo fantástico con un mantel de cocina sobre el cual flotaba todo un ecosistema de criaturas maravillosas que era necesario ametrallar. Su secuela, ambientada en el ya cercano 6236, ofrecía la posibilidad de agujerear el bestiario mágico sin salir de casa.

__________________________________________________________________________________

Altered Beast (1988)

alteredbeast

Detonador de nostalgias por ir amarrado a la llegada de la consola a los grandes almacenes. Altered Beast tenía bastante ramalazo gay con esos jóvenes culturistas protagonistas luciendo teta en la antigua Grecia, el encanto de patear criaturas mitológicas y todo el asunto de las metamorfosis locas: el héroe podía transformase en hombre lobo, dragón, oso u hombre tigre si recogía unas esquivas esferas a lo largo de los niveles. Hoy es evidente que el auténtico problema de Altered Beast es lo difuso de la memoria, el juego es mucho más intratable, torpe y malo en general de lo que recuerda el jugador medio.

__________________________________________________________________________________

Thunderforce III (1990)

thunderforceiii

Exquisito matatodo y destrozamucho horizontal de Technosoft que añadía a los caminos comunes del género (artillería variada, enjambres de naves y enemigos finales gigantes) una nueva mecánica de control que permitía cambiar sobre la marcha la velocidad de la nave.

__________________________________________________________________________________

Strider (1990)

strider

Best seller de la época, Strider tenía un ninja de salto circense, una colección de animales robots entre los que figuraban águilas y gorilas, paletas obsesionadas por combinar el plata con el naranja y un primer nivel legendario plagado de estereotipos rusos. También lucía la animación más antinatural y antigravitatoria posible para descender por una superficie inclinada.

__________________________________________________________________________________

Moonwalker (1990)

moonwalker

Michael Jackson guardaba una relación de pasillo estrecho con el mundo del videojuego. Por una parte se dedicaría a componer algunas melodías para Sonic 3 que no llegó a firmar, según Sega por la mala imagen de todo el escándaloso tema de acostarse con niños y levantarse mojado, pero según uno de los compositores oficiales porque el ex-Jackson 5 no se encontraba demasiado orgulloso del resultado. Y por otro lado se convertiría en personaje de videojuego en más de una ocasión: ocurría en la serie Space Channel 5, Nba Jam o Ready 2 Rumble Boxing Round 2.

Moonwalker era la adaptación de aquella película que no era película construida a mayor gloria el ego del artista, una interpretación del vídeo de «Smooth Criminal» que enfrentaba a Jacko contra sicarios malvados siguiendo los pasos de la película, aunque diferenciándose de aquella en que en este caso el resultado final no era infumable. Adquirió estatus de juego de culto e introdujo el poder definitivo: un movimiento que exterminaba a todos los enemigos en pantalla a base de ponerlos a bailar.

__________________________________________________________________________________

After Burner II (1990)

afterburner

¿Quién necesita un simulador aéreo realista cuando tiene a mano un campo de batalla bamboleante donde despachar oleadas de aeronaves como quien come pipas?

__________________________________________________________________________________

Wonder Boy III: Monster Lair (1990) Wonder Boy in Monster World/Wonder Boy V: Monster World III (1991) Monster World IV (1994)

wonderboy

La serie Wonder Boy la componía un grupo muy querido de aventuras plataformeras donde un simpático chaval despachaba monstruos mazmorreando. Como a los japoneses les gusta complicarse la vida, sus entregas en algunos casos incluían una doble numeración, atornillada a su subsaga Monster World, que daba dolores de cabeza a distribuidoras y jugadores. Por Mega Drive pasaron tres de sus entregas, de las cuales la última, de protagonista femenina, era exclusiva de Japón. En la actualidad los fans de la serie andan bastante emocionados porque su creador original está a punto de sacar del horno una secuela espiritual para los sistemas modernos: Monster Boy and The Cursed Kingdom.

__________________________________________________________________________________

Road Rash (1991) Road Rash II (1993) Road Rash III Tour The Force (1995)

roadrash

La saga Road Rash era la versión Valentino Rossi de las carreras de motos jugables: aquella en la que no solo era imprescindible dominar el volante para ganar, sino también el arte de repartir hostias alegremente.

__________________________________________________________________________________

Alien Storm (1991)

alienstorm

Agarrar Golden Axe y convertir las aventuras de espadazos en un mundo de fantasía en la batalla contra un montón de alienígenas en el planeta Tierra. Incluía unos vistosos niveles en primera persona donde hacer un rato el «cazafantasmas» volatilizando mobiliario.

__________________________________________________________________________________

Sonic The Hedgehog (1991), Sonic The Hedgehog 2 (1992), Sonic Spinball (1993), Sonic 3D Blast (1996)

sonic

Aunque cueste creerlo, la mascota eterna de Sega en los noventa molaba. De hecho era la versión radical y dinámica del héroe de videojuego. Donde Mario saltaba con su precisión almidonada, Sonic pasaba zumbando entre loopings, muelles y propulsores a velocidades absurdas, una virtud que jugaba en su contra: las carreras del erizo eran tan veloces que resultaba imposible esquivar los obstáculos si uno no conocía el terreno de memoria. El juego se convirtió en el cartucho más vendido de la consola con quince millones de copias, y su continuación llegaría un año más tarde introduciendo a un zorro como escudero (y opción para el segundo jugador). La franquicia continuaría en Mega Drive con secuelas (Sonic 3, Sonic & Knuckles), y spin offs: Sonic Spinball convertía al personaje en bola de pinball mientras Sonic 3D Blast tiraba de perspectiva isométrica. Durante los años posteriores Sega siguió sacando de manera desquiciada nuevas entradas de la franquicia, pero por alguna razón inexplicable la mayoría de ellas resultaban un desastre, construyendo una curiosa maldición llamada ciclo Sonic, que se repetía una y otra vez: de las decenas de juegos de Sonic posteriores a su etapa en Mega Drive era posible contar con una mano aquellos que se salvaban de la mediocridad o el despropósito, y entre ese puñado de títulos salvables se encontraban cosas como Sonic Adventure, Sonic Colors o Sonic Generations.

__________________________________________________________________________________

Quackshot (1991)

quackshot

Quackshot era el resultado de cruzar a Indiana Jones con un Pato Donald que empuñaba una pistola de desatascadores de váter. Y también era una aventura excepcional, como todo lo que hacía la Disney más digital en aquella época.

__________________________________________________________________________________

Streets of Rage (1991), Streets of Rage II (1992)

streetsofrage

En el 91 el concepto de justicia suponía atarse un trapo a la cabeza y saltar a las calles a golpear punkis aleatorios hasta llegar al núcleo del problema. En la ficción esto sorprendentemente funcionaba, y, como la suspensión de la incredulidad alcanzaba gravedades espaciales, tampoco pasaba nada si uno dejaba de preguntarse por qué alguien salía a delinquir vestido de luchador de la WWF y se limitaba a reconfigurar las caras enemigas con un desfile de nudillos. Streets of Rage era la respuesta a aquel Final Fight de Capcom, la versión exclusiva para Sega de las batallas callejeras, y era sorprendentemente bueno. La secuela mejoraba en todo e incluía entre los nuevos personajes jugables a un tío llamado Max Thunder y entre los villanos a una dominatrix apodada Electra, lo que explica en parte que suela aparecer en los listado de mejores juegos de la historia. Esa segunda parte superaría incluso a la futura tercera entrega.

__________________________________________________________________________________

Mortal Kombat (1992), Mortal Kombat II (1993), Mortal kombat 3 (1995), Ultimate Mortal Kombat 3 (1996)

mortalkombat

Es difícil decidir qué resulta más vergonzoso al mirar a los orígenes de la franquicia Mortal Kombat: las películas que surgieron a partir del juego, lo de escribir «Combat» con K por hacerse el chulo o la polémica sobre su violencia extrema (que propició la creación del sistema ESRB para etiquetar con calificaciones de edad los videojuegos). Pero el trasvase de la recreativa al ámbito doméstico se hacía con eficiencia y los adolescentes acabarían teniendo a esos buscabroncas digitalizados en la tele de casa arrancándose graciosamente los corazones y las espinas dorsales. La versión de Mega Drive venía en apariencia limpia de hemoglobina y con unos fatalities censurados, pero permitía acceder a los chorretones de sangre y la casquería en general a través de un código secreto que implicaba introducir la secuencia de botones ABACABB en la sección de trucos, un guiño al albúm Abacabb del grupo musical Genesis, aquellos tocayos de la consola.

La secuela de Mortal Kombat mantendría toda la sangre y el gore sin necesidad de meter códigos secretos. Y, a pesar de los ahorros necesarios para que aquello se acomodara en un cartucho, el cafre juego de lucha se apuntaba al más y mejor de las segundas partes para construir a base de puñetazos un divertimento que se movía con más rapidez que el arcade original. Además incluía soporte para funcionar con el Sega Activator, aquella gilipollez de control de movimiento que algún chiflado en el departamento de I+D de Sega creyó que era buena idea. Su tercera parte llegaría un par de años más tarde y tendría una revisión ampliada: Ultimate Mortal Kombat 3.

__________________________________________________________________________________

Hook (1992)

hook

En los noventa, las películas todavía seguían llegando acompañadas de versiones digitales que no tenían por qué ser productos esperpénticos. Hook es un ejemplo de ello, un plataformas dificilillo pero decente basado en una película horrible. Eso sí, el protagonista no se parecía en nada a Robin Williams.

__________________________________________________________________________________

Crüe Ball (1992)

crueball

Un pinball basado en los encantadores Mötley Crüe. Con un 100% menos de groupies en el backstage. Lo más heavy era la pantalla de presentación.

__________________________________________________________________________________

Sunset Riders (1992)

sunsetriders

Sunset Riders era una veterana de las recreativas con vaqueros y tiroteos cuyo éxito propició adaptaciones domésticas de las cuales la destinada a Mega Drive era la más aguada: carecía de personajes, niveles y enemigos finales. Pero daba igual, porque tener una experiencia cercana a los salones recreativos era más importante que el hecho de que la misma cojease un poquito al andar, tuviese chepa y bizquease al pronunciar frases completas.

__________________________________________________________________________________

Kid Chameleon (1992)

kidchameleon

Plataformas protagonizado por un chavalito con maneras mortadelescas: adquiría nuevas habilidades gracias a los diferentes disfraces en los que podía embutirse. Su portada además era un anzuelo para la imaginación de cualquier crío.

__________________________________________________________________________________

Another World (1992)

anotherworld

Aventura extraordinaria con ínfulas de película y secciones desesperantes (las babosas con aguijón del inicio solo pueden ser hijas de Satán). Embellecida por el rotoscopio e inspiradora en diversos campos: los aliens de Attack the Block son hijos de una criatura de este mundo y decenas de vieojuegos posteriores trataron de imitar su estilo para narrar una historia.

__________________________________________________________________________________

Splatterhouse II (1992) Splatterhouse III (1993)

splatterhouses

Cubetas de gore y viscosidades ochenteras, un protagonista escondido tras una máscara de hockey plagiando sin sonrojarse el outfit del amigo de los viernes que caen en 13 y un desfile de enemigos grotescos y pesadillas peliculeras. Splatterhouse venía con todo ganado.

__________________________________________________________________________________

Street Fighter II Champion Edition (1993) Super Street Fighter II The New Challengers (1994)

streetfighte2r

Un cuarto de luna y puñetazo construyen el amén de los juegos de lucha, y es imposible presentar Street Fighter II porque no es un juego, es una religión con numerosos feligreses.

__________________________________________________________________________________

Power Monger (1993)

powermonger

Power Monger, aparte de un título que daba lugar a mucha broma tontorrona, también ofrecía uno de los escasos acercamientos a la estrategia en tiempo real en consolas, unos aparatos que carecían de la comodidad del ratón de los ordenadores. Un título derivado del ultrafamoso Populous cuya presentación tonteaba con el terreno tridimensional en una macedonia de píxeles embarullados.

__________________________________________________________________________________

PGA Tour Golf II (1993), PGA Tour Golf III (1994), PGA European Tour (1994), PGA Tour 96 (1995)

pga

__________________________________________________________________________________

Flashback (1993)

flashback

Delphine Software se marcó una obra maestra al parir esta aventura de ciencia ficción en un mundo hostil. Flashback se convirtió en el videojuego francés más vendido de la historia tirando del rotoscopio para crear unas animaciones espectaculares y del espíritu del Prince of Persia y de aquel Another World de la misma Delphine para encaminar las desventuras del héroe por el universo adverso. A primera vista podía parecer un plataformas más, pero bastaban un par de pasos para descubrir que todo tenía bastante más miga de la aparente.

__________________________________________________________________________________

Wiz ‘n’ Liz (1993)

wiznliz

Wiz ‘n’ Liz iba de atrapar conejos, mezclar frutas en un puchero y, exceptuando los jefes finales, no tenía enemigos en sus fases. Y, a pesar de lo mal que suena todo lo anterior, resultaba muy divertido. Incluía un modo para dos jugadores a pantalla partida y lucía unos gráficos fabulosos, con ese pixel art tallado con gusto típico de Psygnosis.

__________________________________________________________________________________

Rocket Knight Adventures (1993), Sparkster (1994)

rocket

Extraordinario plataformas de acción protagonizado por una zarigüeya llamada Sparkster embutida en una armadura con jetpack. Había sido diseñado por Nobuya Nakazato, un caballero que tenía en su porfolio varios juegos de la famosa, y menos amable, franquicia Contra. Tuvo una secuela al año siguiente, llamada simplemente Sparkster, que mantenía el nivel.

__________________________________________________________________________________

Tiny Toon Adventures: Buster’s Hidden Treasure (1993) Tiny Toon Adventures: ACME All-Stars (1994)

tinytoons

En los noventa Steven Spielberg sacaba la cartera cada dos semanas para producir alguna cosa y los Tiny Toons fueron una de ellas, dibujos animados que modernizaban la herencia de los Looney Tunes de toda la vida. Sus adaptaciones al terreno de juego solían gozar de una calidad sobresaliente, Buster’s Hidden Treasure era un sólido plataformas y ACME All-Stars ponía al reparto a practicar deportes.

__________________________________________________________________________________

Ecco II: The Tides of Time (1994)

ecco2

Según la biblia de Douglas Adams los delfines son unas criaturas superiores en todos los aspectos al ser humano, pero eso no significa que convertirlos en protagonistas de un videojuego le pareciese a cualquier diseñador cuerdo una buena idea. Excepto a Ed Annunziata, el hombre que ideó una aventura guiada por sonar sobre delfines, atlantes y marcianos, cosechando un inesperado éxito.

__________________________________________________________________________________

Urban Strike (1994)

urban

Tercer juego de la serie Strike (tras Desert Strike y Jungle Strike). Shoot’em up de helicóptero en perspectiva isométrica.

__________________________________________________________________________________

Shaq-Fu (1994)

shaqfu

Ojalá haya sobrevivido al demonio de la droga aquella persona que en los noventa consideró que era buena idea producir un juego donde Shaquille O’Neal se partiera la cara contra demonios, mujeres gato, momias y coroneles cibernéticos. Un juego de lucha con una premisa tan absurda como la pose de maestro de artes marciales que tenía la mole de Nueva Jersey en la carátula del juego. Y tan recordado, más por lo demencial de su concepto que por su calidad, como para que un cachondo crowdfunding destinado a facturar una secuela haya recaudado más de cuatrocientos cincuenta mil dólares prometiendo a los mecenas recompensas que incluían al propio Shaq yendo a tu casa a ejercer de pinchadiscos en caso de party hard.

__________________________________________________________________________________

Virtua Racing (1994)

virtuaracing

Mega Drive nació como contenedor de mundos en dos pixeladas dimensiones y por eso mismo la adaptación de la recreativa Virtua Racing a la consola doméstica tenía mucho de prodigio técnico. La máquina original, a pesar de no ser la primera en convertir motores en polígonos (Hard Drivin’ y Winning Run ya rodaron por ese asfalto a finales de los ochenta), dejaba a los jugadores con el culo retorcido al sentarlos al volante de un Fórmula 1 de tres dimensiones que se comportaba como un tentetieso en caso de siniestro total. La conversión tuvo que incluir en las tripas de cada cartucho un carísimo chip especial, el SVP (Sega Virtua Processor), para que el aparato pudiese manejar todo aquello sin convertirse en un asador, y aquello disparó el precio de cada unidad: en el 94 una copia de Virtua Racing costaba cien dólares o tu primer hijo varón.

__________________________________________________________________________________

Boogerman (1994)

boogerman

Boogerman era un chiste de parvulario que utilizaba como temática los fluidos corporales, el pedo y el eructo. Un juego donde el protagonista lanzaba un moco contra la pantalla antes de que acabasen los créditos iniciales y que incluso tenía un spot televisivo de gusto bastante cuestionable. Boogerman resultaba provocativo por esa grosería que convertía todo producto expelido por el cuerpo en armamento, y eso era lo que lo hacía destacar frente al resto de juegos. En realidad, más allá de algunas animaciones admirables y unos escenarios donde imperaba el color verde mucosa, era un juego del montón para escandalizar a los padres. Un reciente kickstarter para resucitar al personaje acabó quedándose en nada.

__________________________________________________________________________________

Ristar (1995)

ristar

Entre los bocetos que en Sega tiraron a la papelera diseñando a su futura mascota se encontraban los esbozos de un conejo que se enfrentaba a sus problemas a base de asirlos con las orejas y hostiarlos cariñosamente. Años más tarde alguien rescató aquella idea y reimaginó al personaje como una estrella en un prototipo llamado Feel. Y aquello acabaría convertido en un juego completo bastante majo llamado Ristar que en principio estaba destinado a ejercer de relevo del propio Sonic. Aunque realmente la vida de la estrella no llegaría demasiado lejos por un error de cálculo: en el 95 Sega estaba a semanas de saltar a su siguiente consola, la Sega Saturn, con lo que nadie prestaba atención a nuevos lanzamientos para el cacharro moribundo. Y, por otro lado, Sonic seguía gozando de una popularidad demencial como para enterrarlo en vida.

La historia de Ristar empezó y terminó con su primer juego, un plataformas que pasó arrastrándose por debajo del radar de todo el mundo. Que el juego pareciese un hijo bastardo de Sonic (los escenarios y la presentación eran clavados a los que lucía el erizo) y Dynamite Headdy sin la velocidad del primero no ayudaba mucho a quitar esa impresión de hermano pequeño. Pero, a pesar de esa aura de un Sonic puesto de diazepam, el cartucho era más que recomendable.

__________________________________________________________________________________

Vectorman (1995), Vectorman 2 (1996)

vectorman

Dos juegos más que decentes de robótico protagonista, que sorprendentemente nadie recuerda por haber aparecido cuando la consola se encontraba encamada, agonizando y reuniendo a la familia para repartir la herencia.

__________________________________________________________________________________

Comix Zone (1995)

comixzone

Uno de los juegos más cortos y difíciles resultó ser también uno de los mejores de todo el catálogo de la máquina. La excusa de un dibujante de tebeos atrapado entre las páginas de un cómic facilitaba que sus creadores reinventasen la estructura de un videojuego: avanzar suponía saltar de una viñeta a otra y finalizar la fase conllevaba pasar de página, los personajes utilizaban recursos de tebeo como los bocadillos y paneles informativos, los enemigos eran dibujados en escena por la pluma del villano y era posible utilizar a una rata mascota para rasgar el papel de las páginas y revelar objetos ocultos. También incluía puzles bien llevados y bifurcaciones en cada nivel. Ha envejecido muy bien, pero sigue siendo igual de cabrón.

12 comentarios

  1. Hay un reportaje buenísimo de 3 horas hecho por los de GameBackTV sobre esta consola en Youtube.

    https://www.youtube.com/watch?v=zv7zJsANHyw

    Disfrutadlo. :-)

  2. Toe Jam & Earl, Earthworth Jim, Bugsy the Bobcat, Fifa International Soccer (el primer Fifa, isométrico, escapando de las amarillas del árbitro corriendo por el campo)… Muchos años de servicio me ofreció esta consola.
    Mención especial para 2 adapactiones de películas: Aladdin, creo que el mejor plataformas de esta consola, y Parquie Jurásico, que no era distinto al de SuperNES pero no peor

  3. Aladdin, de virgin, entonces andaba por allí Dave Perry antes de fundar Shiny. Una obra maestra, deliciosa.

    • Ese juego es una maravilla, con las animaciones dibujadas a mano por gente de la propia Disney. De aquella todo lo que salía de la división de videojuegos de la casa de Mickey Mouse era bastante la hostia a varios niveles. El rey León, Castle of illusion o World of Illusion eran otros legendarios aunque en animaciones e imaginación el Aladdin los atropellaba a todos.
      Pero existe una razón para que no salga en esta lista: por no repetirme mucho, hace un tiempo monté una similar con juegos de MS-DOS y metí el port de Aladdin allí: http://www.jotdown.es/2015/10/hemos-venido-a-jugar-los-ochenta-y-noventa-del-ms-dos/
      Ese port al Pc es más flojo que la versión de Mega Drive, pero bueno.

  4. Cuando era un chaval me impuse a mí mismo la siguiente meta: “cuando sea mayor y tenga mogollón de pasta me compraré todos los juegos que me gustan”.

    Pues bien, no tengo mogollón de pasta pero desde 2009 he estado coleccionando juegos de megadrive porque los que hacen ahora ya no me gustan. Por muy poca pasta he podido rescatar mi ilusión infantil y he jugado a mogollón de juegos que, 25 años después, siguen siendo una maravilla :D

    -R-

  5. Muy mal no hablar del legendario Shinobi. Muy bien por todos los demás.

    • En efecto, Shinobi es un juegazo, y además cualquier juego con OST de Yuzo Koshiro, merece estar en esta lista.

    • Me he tenido que repasar dos veces el artículo, no me creía que no lo hubiesen mencionado. Shinobi era una auténtica maravilla. Y quizá no fuera tan popular, pero yo tenía uno de El Rey León que era una pasada también.

  6. Que grandes recuerdos. Yo tenía antes de la Maga Drive la Master System. Y los recreativos, cuantas monedas de 25 pelas me habré dejado y bien gastadas.

  7. Con el tiempo te das cuenta que Sega hacia consolazas y su catalogo de juegos era la hostia ….pero claro, en aquellos tiempos estabas muy ocupado con las consolas de nintendo y sus juegos jaajaj

  8. Mi madre que recuerdos!!!, recuerdo Aladdin como uno de los mejores. Gracias por el artículo.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Store Libros

Jot Down 100:Series juveniles
24.00
Jot Down 100:SCI-FI
24.00
Jot Down 100:CÓMICS
24.00
A Marte
13.50

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR