Extraña Navidad musical

Publicado por
Fotografía: Getty.

Para acompañar la lectura del artículo, nuestra lista en Spotify:

¡Paparruchas! las Navidades son el periodo más conflictivo del año. Enfrenta de la manera más tonta a las poseídas por el espíritu del buen rollo con las cascarrabias que se niegan a ser infectadas. Pero este no es un artículo-soflama. Tanto da si vuestras ideas sobre la Navidad coinciden con un sentido melodrama de Capra o, por el contrario, la veis en plan La cosecha de hielo, de Harold Ramis. Esta es una lista musical, mi selección de canciones que tratan el asunto y otros relacionados. Las he agrupado sin acudir a los villancicos industriales y el producto de baja calidad. A esos los he dejado a un lado, por respeto a las personas que trabajan en los comercios y son atronadas constantemente en estos días de ansiedad. Tranquilas, tampoco hay coros de animales ni discos de Navidad de Bob Dylan (yo soy muy fan, pero…). He escogido de entre lo más auténtico y delicado del mercado, todo hecho a mano (…) y con materiales de primera. Tengo elegías al invierno, himnos a favor y en contra de la Navidad, papá noeles un poco particulares, danzas burlonas y baladas para llorar. Por supuesto, hay otras miles de posibilidades en el mundo de los sonidos navideños, conectados con una fiesta de sentimientos opuestos, mezcla de tradiciones, ritos y gastos, tan bella, tan antigua y tan desagradablemente comercial.

Disfruten y felicidades a todas.

_______________________________________________________________________

«Lonely Christmas» – Crayon Pop (2015)

Es tan exagerada y extrema, que por eso fue elegida el mejor villancico K-Pop del 2015. Es imposible no rendirse a algo así, reinvención de electro-pop pegajoso, optimismo histérico, estribillo maníaco y un vídeo en el que las bailarinas-cantantes saltan la barrera del ser. No se sabe si estamos en un estadio de juguetes animados, de androides muy perfeccionadas o simplemente, se trata de la expresión más divertida del apocalipsis transhumanista. Es absolutamente fantástica y el tema pone los pelos de punta, por lo que resulta la mejor canción de Navidad posible. South Corean pop rules!

_______________________________________________________________________

«Ghosts of Christmas Past» – Nox Arcana (2005)

Desde unos presupuestos muy alejados —en teoría— de la propuesta anterior, el dark ambient reclama los mitos del solsticio y la tradición antigua de los ritos de invierno. Digo en teoría, porque la música y todo aquello que rodea al género dark wave tiene también un lado muy kitsch y carnavalesco. Este es un ejemplo clarísimo: los veteranos Nox Arcana han dedicado su trabajo a obras conceptuales y han producido una trilogía en forma de banda sonora imaginaria para recuperar las figuras de Saturnalia y las fábulas medievales en torno a esta época del año. Del primero, «Winter´s Knight», esta balada sobre la parte siniestra del cuento de Dickens. Ideal para la misa del gallo.

_______________________________________________________________________

«Ding Dong Bell» – The Ethiopians (1968)

¿No os ha convencido ninguna de las dos? Esta es una apuesta segura. De Port Antonio llega Leonard Dillon, uno de los músicos más importantes de Jamaica, con los Etíopes, maravilloso grupo de ska y rocksteady y su villancico católico, aunque no lo parezca. Esta vez sin necesidad de marcos conceptuales y sobre adjetivación, las canciones de Dillon marcaron una edad de oro a lo largo de la década de los sesenta y setenta, la última etapa del género, siendo uno de los primeros grupos en triunfar en Inglaterra. Este temazo se puede escuchar junto a otras joyas en la caja de tres discos de Navidad de Trojan Records.

_______________________________________________________________________

«Fifty Kilowatt Tree» – The Bobs (1996)

El veterano cuarteto de pop novelty a capella tiene su disco de canciones de Navidad, con versiones muy particulares y composiciones propias, siempre en modo humorístico, como este delicioso tema, «Mi árbol de cincuenta kilovatios». El protagonista es como Homer Simpson en un especial de Navidad: el pueblo se ha quedado a oscuras por una tormenta, pero él tiene iluminada la casa como Las Vegas («Hay una estrella en oriente, pero soy yo»), gracias a un generador que tiene a los vecinos en pie de guerra.

_______________________________________________________________________

«Inverno» – Franco Battiato (2011)

De las grandes canciones sobre el invierno que comienza estos días hay una en especial que tiene todas las papeletas para ser, si no la mejor, al menos la más conmovedora. La escribió y grabó Fabrizio de André para su tercer elepé, Tutti morimmo a stento (1968). «Invierno» es, evidentemente, es una canción fúnebre sobre el ciclo de la vida y la muerte, con versos increíbles, pero en la voz de Battiato, que ha rendido homenaje en varios discos al sublime artista genovés, adquiere una inesperada luz.

_______________________________________________________________________

«Natal» – Cesária Évora (1996)

Para los temas de Navidad de folk alrededor del mundo, del disco World Christmas, he elegido esta composición de Manuel D´Novas interpretada por la gran Évora, porque ella era (y es) un rayo de esperanza para la música y el ciclo de las tradiciones desde Cabo Verde, a ritmo de coladera y alma de tres continentes:

_______________________________________________________________________

«No hay cama pa´ tanta gente» – El Gran Combo de Puerto Rico (1985)

Tírenlos pa abajo, que son un peligro arriba. Oye, que con esta gente no hay quien pueda, son una amenaza.

Esto es una juerga navideña y lo demás son tonterías. La hizo mundialmente famosa el Gran Combo, acerca de una fiesta imaginaria que habría organizado Tavín Pumarejo y en la que se junta la crème de la crème de la música tropical (mezclando épocas, a Pérez Prado con Tito Puente, Eddie Ventura con los Guaracheros de Oriente y Celia Cruz), pero todo se le va de las manos. La original la grabó su autor,  Flor Morales Ramito, el padre de la música boricua, en una versión que me parece aún más enloquecida, si es que es eso posible, (aunque en ella difieren algunos nombres de la lista de invitados). Para bailar, las dos:

_______________________________________________________________________

«Father Christmas» – The Kinks (1977)

Desde el punk se han grabado muchas canciones contra los estereotipos de la Navidad. Sin embargo, la denuncia social más furiosa la escribió Ray Davies en pleno 1977. En «Father Christmas», el grupo ejecuta una canción pop en su estilo inconfundible que inspiró la nueva ola, pero de contenido negrísimo, una constante en las letras de Davies. El protagonista es un desgraciado que trabaja como Papá Noel a la entrada de unos almacenes. Los chavales le pegan, exigiéndole dinero en lugar de juguetes ridículos. Los niños piden a Papá Noel que les traiga trabajo para sus padres, mientras que el pobre Papá Noel falso suplica por una pistola para espantarlos en la calle. Este mensaje, con el carismático cantante disfrazado con gorro y barba en las actuaciones, no pareció hacer mucha gracia a los grupos con los que compartían escenario. Todavía no habían llegado los roperos rockeros de Live Aid, donde los Kinks jamás participaron.

_______________________________________________________________________

«Homo Christmas» – Pansy Division (1995)

Los ídolos del queercore, con otra de sus formidables melodías, hacen un tema ideal para las fiestas. El cuarteto de California no quiere que les regalen calzoncillos y calcetines, como siempre. Lo que desean es un chico guapo, gay y muy caliente. Incluso se ofrecen ellos mismos como regalo, envuelto y todo («No seas un triste como Morrisey», «Si tu familia no te apoya, yo te ofrezco alimento sexual»). Bastones de caramelo y nueces para jugar bajo el árbol.

_______________________________________________________________________

«Back Door Santa» – Clarence Carter (1968)

La música pop de Navidad tiene un subgénero muy especial: los temas que abordan la figura de Santa Claus desde un punto de vista «adulto». Hay canciones que juegan con los clásicos dobles sentidos de las letras del rhythm and blues, y lo hacen sobre ese tipo que, a modo de vendedor a domicilio se cuela en las casas cuando el marido sale a trabajar. No confundir con temas, entre inocente y traumáticos, como el clásico que cantaba la estrella infantil Jimmy Boyd y versionaron The Jackson Five, «I Saw Kissing Santa Claus» («Vi a mamá besando a Santa Claus, y se lo voy a decir a papá»). Grabada en el estudio Fame de Muscle Shoals, Carter afirma que él entra por la puerta de atrás, para no tener problemas con la chimenea, y a diferencia de san Nicolás, que solo aparece una vez al año, él vendrá siempre que le llames, con sus regalos…

_______________________________________________________________________

«My First X-Mas (As a Woman)» – The Vandals (1996)

Los Vándalos californianos llevan años tocando punk rock, con letras que no dejan títere con cabeza. Se atrevieron con un elepé de canciones de Navidad, Oi To The World! y de él me gusta mucho esta, desde el punto de vista de un transexual que vive las fiestas, por fin, dentro de su verdadero género. A ritmo de pop beatle acelerado, los Vandals describen el proceso en unas letras de contenido poco sutil, pero algo está claro: para la protagonista, estas son sus primeras Navidades de verdad.

_______________________________________________________________________

«Christmas Morning Blues» – Victoria Spivey (1928)

Cómo pasar la Nochebuena alejado de tus seres queridos por causas de fuerza mayor: estás en prisión durante las fiestas. El blues tiene varias canciones. Van desde la autoparodia, el vacilón «Navidades en la cárcel», a cargo de Leroy Carr, popular cantante y pianista de los años veinte, en la que el protagonista se lamenta por pasar la Navidad encerrado («de nuevo»), a esta, ya sin chistes de ninguna clase. Tremebunda interpretación de Spivey y Lonnie Johnson, sobre la carta que una mujer recibe el día de Navidad. En ella le comunican que su pareja ha sido arrestada por robar un cerdo, está en la cárcel de Atlanta y según las curiosas leyes de aquel estado, le han sentenciado a muerte. En una frase antológica, Spivey resume la gravedad de la situación: «Mi hombre lo tiene tan crudo que ni los blancos le podrían dejar libre». Fiel a su estilo, concluye la canción con unos versos que conectan el día de Navidad con el suicidio: «Las próximas fiestas no estaré aquí para que me den estos disgustos; poned en mi lápida: “Murió del blues de Navidad”».

_______________________________________________________________________

«Things Fall Apart» – Cristina (1981)

Una de las más fabulosas canciones de baile de los ochenta, y al mismo tiempo, entre las sátiras postmodernas más logradas sobre la Navidad. Estaba en la recopilación navideña del sello neoyorkino Ze Records, propiedad del entonces marido de Cristina Monet-Palaci. Esta magnífica producción de rock y synth pop de Don Was, refleja el hastío de los jóvenes urbanitas de final de siglo, con escenas navideñas demoledoras la madre de la protagonista con el angelito sin alas que pone en lo más alto del árbol; la pareja al borde de la ruptura que solo se puede permitir un cactus adornado con los pendientes de la chica, y el árbol centenario que corta la pandilla de amigos para hacer la gracia. Cristina recita en un estilo gélido y concluye, como si fuese Jean Rhys: «Buenos días, medianoche, es navidad».

_______________________________________________________________________

«Feliz Navi Nada» – El Vez (1994)

No fue el último, pero sí el primer disco navideño de este inclasificable músico de Chula Vista. En Merry MeX-Mas hacía varias versiones de villancicos, acompañado por las simpar Elvettes. Por ejemplo, el popular «Feliz Navidad» de José Feliciano se convertía en un corrido punk rock. Como bonus track, se incluía una curiosa versión de la por sí ya muy curiosa balada novelty «(Mamacita) Where is Santa Claus?», que popularizó el actor infantil Augie Ríos a finales de los cincuenta.

_______________________________________________________________________

«Five Ponds Box of Money» – Pearl Bailey (1959)

Show woman forjada en el vodevil desde niña, Pearl Bailey fue una institución de la cultura negra en Estados Unidos, saltando todas las barreras de género, raza y estudios. Su estilo picante, simpático y arrollador, su magnífica voz cautivó a los espectadores en el cine, el teatro y la música, a lo largo de más de cincuenta años. Esta canción navideña, composición de la artista, es puro estilo Bailey. La cantante le exige cariñosamente a Santa Claus que se deje de buenos deseos y paz en el mundo, y le deje una cajita con cinco dólares para llegar a fin de mes… que eso no pesa nada…

_______________________________________________________________________

«Scary Fucked-Up Christmas» – Garfunkel and Oates (2011)

En este tema, las actrices y músicos Riki Lindhome Garfunkel y Kate Micucci Oates nos ofrecen una alternativa para sobrellevar con calma esas reuniones de Navidad con la familia que se pueden presentar un poco difíciles. La solución, llegar fumada. Como cantan en el estribillo, «Si no puedes con los problemas familiares, pilla un papel y hazte un porro, la Navidad es mucho mejor cuando estás puesta»:

_______________________________________________________________________

«La luz del mundo» – Single (2012)

El sello Elefant también produjo una recopilación de canciones navideñas, A Christmas Gift For You. Entre ellas, me quedo con esta canción del dúo donostiarra Single. En ella se resume la esencia de la tradición que se celebra estos días, al estilo singular de sus intérpretes. Sobre el acompañamiento tecno pop (¡con inesperados aportes hawaianos y medievales!), la voz de Teresa Iturrioz declara las intenciones del solsticio de invierno, en unos versos que completan el círculo más luminoso del pop español: del costumbrismo psicodélico de Vainica Doble a la elegante ironía de Carlos BerlangaSomos sumerios y babilonios, somos romanos, griegos y egipcios, todos queremos la luz del mundo, nos la regala el Sol invicto»). El vídeo, de Miguel Gutiérrez, es otra experiencia reveladora:

_______________________________________________________________________

«Listen, The Snow Is Falling» – Yoko Ono (1971)

Traigo a Yoko Ono como intérprete y compositora de esta bella balada de invierno, que se publicó por primera vez en un single de la artista, junto a «Mind Train». Después aparecería en la cara B del éxito de Navidad de John Lennon, «Happy Christmas (War Is Over)», de 1972. La producción corre a cargo de la pareja, más los arreglos de Phil Spector, que le añade unos sombríos efectos de pisadas en la nieve y oleadas de aire. Como en pocas canciones, la nostalgia y el frío calan hasta los huesos. La versión más conocida y guitarrera del tema, por Galaxie 500, en la voz de la bajista Naomi Yang, también es digna de mención.

_______________________________________________________________________

«Son los padres» – Astrud (2007)

Como una estrella fuera del plano de la eclíptica, así describió el dúo Astrud su carrera en el universo pop de los años noventa. De su último disco, Tú no existes, de 2007, esta revelación deslenguada y provocadora, en el estilo que les hizo inmensamente populares, pop tecno con mensajes tan poco sutiles como divertidos sobre la vida cotidiana y sus miserias. El niño descubre una dolorosa verdad de la mano de su madre,  que en esos días aún no tenía grupo de whatsapp de mamás de colegio o compis de pilates. Ritmo obsesivo, mentiras y regalos de Navidad.

_______________________________________________________________________

«Merry Xmas (I don´t want to fight)» – Ramones (1989)

No puedo cerrar la caja sin poner en el lugar reservado a los dulces rellenos de chocolate puro, el christmas carol más sincero e inocente de las últimas décadas. Este solo lo podía haber escrito Joey Ramone.

_______________________________________________________________________

6 comentarios

  1. Jorge Decarlini

    El mercado italiano ya está representado en el artículo con la canción De André, pero igualmente voy a apuntar un par de canciones que a mí se me vienen siempre a la cabeza en estas fechas.

    Primero, una que directamente se llama ‘Natale’, de Francesco de Gregori. En realidad, la única referencia navideña que hace es el títuloo y que, la noche que describe es dos días antes del 25. El resto es la añoranza, propia de la época del año, de alguien que se marchó. De Gregori también tiene una estrofa muy navideña en ‘Il ´56’, otra tema melancólico.

    Y la otra no es exactamente Navidad, sino de fin de año. Es ‘L’anno che verrà’, aunque a mí al menos me sale siempre llamarla ‘Caro amico ti scrivo’, de Lucio Dalla. Es la carta que le escribe a un amigo para despedir el año, y narra todo lo que hay que inventar para no tirar la toalla y encarar el siguiente. Al final, cuando el ‘Vedi, vedi, vedi, vedi, vedi’, es ciertamente complicado no venirse arriba.

  2. Un aporte más seria “Noche de paz” por el grupo Sumo (vocalista Luca Prodan) de la Argentina de lis 80… se me antoja un villancico cruel y bonito a partes iguales

  3. Carlita

    Respeto mucho a Grace Morales, pero hay que tener un día de cerumen especialmente denso para poner ese pestiño de letra a la altura de las inimitables Vainica Doble.

  4. eggman

    Run Rudolph Run – Chuck Berry o, mejor, la versión de Pigpen con los Dead

  5. Raúl

    Falta “El nacimiento de la Industria”. Un clásico absoluto de Aviador Dro. Además, una de sus mejores canciones en mi opinión.

  6. The Hoff

    Una “five pound box of money” equivaldría a una cajita de poco más de un par de kilos llena de pasta.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies