José Antonio Montano: Vaya mañanita

Publicado por

Del Apocalipsis solo sabemos una cosa: que nos pillará tuiteando. Sin duda hay quienes no tienen Twitter, pero a esos el Apocalipsis les ha llegado ya: estarán en el Infierno, o quizá en el Paraíso; aunque sin Twitter no puede haber Paraíso en absoluto.

Qué bien lo pasamos. Del tostón de la vida nos salva el Twitter. Ahora no entendemos cómo pudimos vivir sin él, tragarlo todo sin él. Los debates electorales, los Goya, Eurovisión, incluso las emocionantes finales deportivas: si, como ya sabemos, solo son digeribles con Twitter, ¿cómo no nos indigestábamos antes? Quizá teníamos entonces (hace nada, dos años) un dispositivo darwinista que nos permitía sobrevivir sin Twitter. Pero ese dispositivo se la volatilizado ya, y como nos quiten Twitter ya no aguantamos nada: ni una final del Mundial, nada.

Ni siquiera el Apocalipsis. Me imagino lo de ayer sin Twitter. Todos acojonados en la casa, cambiando de canal, atentos a los transistores. En manos de los profesionales de la información, inevitablemente barriendo para casa, es decir, para la catástrofe: a río revuelto, ganancia de informadores. ¡Y sin bromas! Pero ayer los informadores no eran mucho más que los cantantes de Eurovisión. Iban soltándonos las noticias, como quien suelta Vitorinos, y nosotros, en Twitter, las toreábamos que daba gusto. Lo que pudo haber sido una miríada de dramas individuales, lo convertimos en un gran festín colectivo.

Esto se hunde, no lo voy a negar. Pero los cascotes tendrán que acostumbrarse a convivir con nuestras risas. La orquesta del Titanic somos nosotros mismos: descojonándonos mientras nos hundimos, la sinfonía del jajaja. Podrían habernos enlatado las risas para mil años de teleseries. De pronto saltó un titular maravilloso: “La prima de riesgo llena de nervios los pasillos del Congreso”. Y nos imaginábamos a la dichosa prima con un arnés, persiguiendo a nuestras utilísimas señorías (¡Queriendo dar placer por dolor, y luego dicen que la prima es mala!).

Las sensaciones son eléctricas (¡electrónicas!). Con los dedos pegados al teclado mientras nos bombardean los alemanes. Los tiburones nos muerden por todos lados, pero nosotros no apartamos la vista de la pantalla. No es exactamente evasión, puesto que estamos al tanto de lo que pasa; compulsivamente al tanto incluso. Se trata más bien de procesarlo a toda leche. Por un sofisticadísimo proceso alquímico, las desgracias se transmutan (tras pasar por nuestros alambiques neuronales) en gracietas. Lo que va a venir va a ser sin duda tremendo, pero nos lo tomaremos a guasa. Con el agua en la barbilla, aún soltaremos un último chistecito. Siempre que el cacharro no se haya mojado y podamos tuitear.

 

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

FOR EVER

120Para siempre
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
PARA SIEMPRE (en un solo pago)
 

18 comentarios

  1. Patricia

    ¡Bravísimo!

  2. raulrpolo

    Magistral, Montano. Voy a tuitearlo!

  3. Mi abuela sólo tuvo un juguete hasta que cumplió los cuatro años, cada día sufrían para que llegara la comida a casa, no sabían nunca lo que ocurriría mañana, pasó la guerra, sobrevivió y continuó.
    Nosotros con Twitter, ipad, iped, ipod, ipud, coches, comida, tecnología, menos dinero…. nos pasamos el día hablando del «Fin del Mundo», las generaciones anteriores si que estuvieron cerca del fin, lo nuestro es una «broma larga y pesada», otro juego de políticos.
    En unos años volveremos a gastar lo que no tenemos para volver a caer años después.

  4. Ayer tuve esa sensaciónde hundimiento y descojone al ver que #PorraPrima era TT.
    Me gusta, ya que nos hubimos que sea de la forma más estranbótica posible.

    http://planetamancha.blogspot.com

  5. Jose Rabal

    ¡Genial el artículo! Compartido en aquella nuestra casa.

  6. Conistorsis

    Muy bien, Montano. Sin embargo, cuando alguien en el futuro glose esta apocalípsis no encontrará restos arqueológicos de tus crónicas twitteras del desastre. No las borres, porfa. O, por lo menos, no las borres hasta que yo las lea. Es una orden.

  7. Impresionante, sublime, lo mejor que he leído en Jown Dot, es increíble cómo contorsiona el idioma hasta hacerlo transferible a las zonas de conocimiento del córtets cerebral e imbuirnos en la gracilidad del ritmo, es como un poema hecho prosa, un verso hecho vida, un artículo despojado de la herrumbre del sintacma adjetival, como un capullo que se abre para dar el aroma de un vaso de vino recién exprimido, algo inasible, muchas gracias.

  8. Gracias a todos, y en especial a Satur: el fan soñado por todo ídolo; el fan autoderretido (autopepsicoleado) en admiración hacia su ídolo.

    Conistorsis: mis tuits están tan locos con el Apocalipsis, que se precipitan a él los primeros; pero intentaré ralentizar un poco el encalamiento.

    Manola: muy bueno!

  9. laurie

    Montano es Gila con wifi en vez de teléfono negro. La tesis se resume en: Mabéis matao al hijo, pero lo que me he reído…

  10. Jajaja, ¡lo que hubiera hecho Gila con la prima esa!

  11. Mucho ji ji ji, mucho ja ja ja. Un poco de seriedad es lo que se necesita en este país.

  12. Pues sí, bien dicho. A los informadores les gustaría que estuviéramos terriblemente serios, porque alguien aterrorizado está más pendiente de la información (y por tanto de los anuncios que se intercalan, que es de lo que se trata al final).

    Bueno, no solo a los informadores, hay infinidad de tertulianos, foreros y, también, twitteros, que encuetran un particular placer en ser especialmente dramáticos anunciando el fin del mundo, se imaginarán que así se les presta la atención que no logran captar de otras maneras. Pero la realidad es que, por mal que ahora estemos, estamos infinitamente mejor que en épocas anteriores.

  13. No, si yo jiji jaja, pero luegooo…

  14. Delicioso canapé de letras amigo J.A.M., humor mayúsculo y digno de La Codorniz (pues ya sabe que no todo el que intenta ser gracioso lo consigue, no hay más que ver, hablando de hundimientos, el hundimiento céntuplo de los 100 buques de Cristian Campos en esta misma revista, y que lamento aquí por no comentar allá…)

  15. Gracias, amigo Urzass. Quizá me anime yo a escribir unas «Mentiras como catamaranes» :-)

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.