Diez años sin Marlon Brando

Publicado por
Brando
Escena de El Padrino. Imagen: Paramount Pictures.

Cuando Robert De Niro hacía recapitulación en torno a su profesión y miraba hacia atrás, hacia el pasado y sus principales influencias, ahí estaba Marlon Brando. Cuando miraba hacia arriba, hacia los mejores, hacia el Olimpo de los actores, ahí estaba también Marlon Brando. Pero Brando nunca había estado cuando De Niro miraba hacia los lados: pese a que ambos ganaron un Óscar interpretando al mismo personaje —Vito Corleone— nunca habían llegado a trabajar juntos y eso era algo que parecía casi antinatural. Para nadie era un secreto lo que Brando había significado para varias generaciones de actores, pero muy particularmente para aquellos que salían del Actor’s Studio, la academia donde Lee Strasberg había continuado exprimiendo el apellido Brando hasta la extenuación. Y muy particularmente para Robert De Niro, quien había tenido en Brando el modelo a seguir.

Una de sus más famosas secuencias, la improvisación ante el espejo de Taxi Driver, era en realidad la reelaboración de otra improvisación, aquella que Marlon Brando interpretó también ante un espejo en Reflejos en un ojo dorado. Aquella película, perteneciente a sus años más difíciles, había sido un fracaso comercial que casi hundió su carrera hasta que Coppola y El Padrino vinieron en su rescate, pero De Niro nunca se perdía un film de su ídolo y se había fijado en la secuencia. No sería la única. Utilizar la improvisación como una de las principales herramientas interpretativas fue la marca de fábrica de Brando, así que para De Niro la improvisación constituía casi un deber ineludible. Verlo salirse del guión una y otra vez ponía nerviosos a algunos directores y desde luego confundió a no pocos de sus compañeros de reparto; existen numerosas anécdotas sobre actores y actrices que simplemente se quedaban mudos cuando a De Niro le daba por inventarse diálogos y sabemos que algunas de esas secuencias terminaron en la pantalla. Por ejemplo en Toro Salvaje, cuando la perplejidad de Kathy Moriarty —que optaba por guardar silencio cuando De Niro se saltaba repentinamente el guión— ayudaba a darle a su personaje una aureola sumisa.

Lo extraño era que De Niro y Brando nunca hubiesen llegado a trabajar juntos desde que la ausencia de Brando en El Padrino II hubiese arruinado la gran oportunidad. De Niro, sin duda, envidiaba a Al Pacino, Robert Duvall, James Caan o John Cazale, quienes habían compartido plató, ensayos, mesa y tráiler con el gran icono. Pasaron los años y De Niro continuaba sin compartir cartel con su ídolo. Hacia el año 2001, De Niro ya no tenía nada que demostrarle al mundo, y eso se estaba empezando a notar en su trabajo, aunque no de una manera positiva. Elegía películas por motivos fundamentalmente económicos y la desidia con la que afrontaba muchos de sus papeles se trasladaba cada vez con mayor frecuencia a la gran pantalla, tendencia que iría acentuándose con el tiempo hasta prácticamente transformarlo en una caricatura de sí mismo.

Pero fue entonces cuando llegó la ocasión de compartir platós con Marlon Brando. Y la situación profesional de Brando, ni que decir tiene, era una exacerbación de aquella desidia pero multiplicada por mil. Convertido en leyenda durante los setenta, Brando únicamente había aparecido en nueve largometrajes desde 1979, cuando se estrenó Apocalypse Now. Hastiado de la profesión, había pasando años dedicado a vender ocasionalmente su apellido en películas que no le importaban lo más mínimo pero donde le ofrecían una suculenta cantidad de dinero a cambio de un esfuerzo mínimo. Su desinterés era célebre y él mismo no lo ocultaba; es más, lo aireaba alegremente por ejemplo en su autobiografía de 1995, Las canciones que mi madre me enseñó. Aunque durante aquel largo periodo de apatía hubo alguna que otra buena película que sí se tomó en serio (por citar un film poco recordado hoy, Una árida estación blanca, protagonizada por Donald Sutherland y Susan Sarandon), era más que sabido que Brando, por lo general, aparecía en los platós pensando únicamente en su cheque y en cómo largarse cuanto antes. ¿Un ejemplo paradigmático? El dineral que se llevó por interpretar a Torquemada en Cristóbal Colón: el descubrimiento, un desastre cinematográfico de proporciones épicas que recolectaba fantásticamente todo lo peor de la faceta más ridícula de Hollywood. Incluyendo a un Brando que claramente leía sus frases de un papel y del que no consiguieron extraer una frase decente ni siquiera para dar el pego en el tráiler. Estaba claro que a Brando le importaba un sacrosanto pimiento lo que los críticos y espectadores pudieran pensar sobre él. Llegaba, leía sus frases con total desgana, cobraba y se marchaba al minuto siguiente de haber grabado su parte.

Pero la película The Score (en España llamada Un golpe maestro) iba a ser diferente, y por un buen motivo: finalmente, Marlon Brando y Robert De Niro iban a trabajar juntos. Poco importaba —o poco nos importaba a algunos— que la propaganda intentase centrar el asunto en una supuesta cesión del testigo generacional de Brando y De Niro a Edward Norton, a quien por entonces la crítica estaba inflando tanto que corría el riesgo de estallar como el villano de Desafío total. Se atrevían a compararlo con los otros dos sin que ningún publicista acabase dando explicaciones ante un tribunal. Pero lo realmente importante era ver a Brando y De Niro juntos. Esta sería esta la última película en la vida de Marlon Brando. No iba a ser una obra maestra, desde luego: genérica, repleta de clichés y básicamente material de videoclub con nombres ilustres, nunca fue el recital de interpretación que podría haber sido si Brando y De Niro la hubiesen rodado veinte años antes, incluso quince años antes, y con Edward Norton haciendo a poder ser de chiquillo de los recados que les lleva el café a los intérpretes.

The Score era una ocasión diferente hasta el punto de que Brando llegó a los platós con una actitud inesperadamente colaboradora. No es que estuviese entregado al máximo; eso sencillamente no iba a suceder porque a aquellas alturas de su vida, con setenta y siete años, sabía perfectamente que su carrera lo avalaba como uno de los más grandes actores en la historia de Hollywood y todos tenemos claro que la opinión del público le resbalaba por completo. Sus islas tropicales, en la causa amerindia y otras muchas cosas más importantes que la profesión de actor ocupaban su pensamiento. Pero, con todo, su comportamiento inicial fue muy diferente al sus largometrajes inmediatamente anteriores. Parecía incluso dispuesto a escuchar las indicaciones del director Frank Oz y a disfrutar, siquiera ligeramente, del momento en que finalmente compartía cámaras con aquel actor a quien muchos habían considerado su sucesor. Por más despectiva indiferencia que sintiese hacia la profesión que lo había hecho famoso, Brando debía forzosamente sentir curiosidad por medirse a De Niro. Y aunque De Niro, ya lo hemos dicho, tampoco estaba en el momento álgido de su carrera —artísticamente hablando— a nadie se le escapaba que aquella película iba a ser muy especial para él.

Las cosas pronto se torcieron, aunque no entre Brando y De Niro, que mantuvieron una buena relación. Los problemas surgieron entre Brando y el director, Frank Oz. Y aunque parezca mentira, por una vez la culpa no fue de Marlon Brando. Oh, desde luego buena parte de la prensa se dedicó a la tarea habitual de echarle la culpa o sencillamente reírse de él, pero en realidad fue Oz quien arruinó el ambiente. Aunque no era precisamente un novato, el cineasta se sentía abrumado por la tarea de dirigir a Brando y estaba muy preocupado ante la posibilidad de que el imprevisible Marlon arruinase la muy publicitada ocasión con su ya legendario pasotismo. O de que no le tuviese suficiente respeto como director, limitándose a tratarlo como «el tipo aquel de los Teleñecos» y poniéndolo en evidencia ante el equipo. Tantas vueltas le dio Frank Oz a la cabeza, tan nervioso se sentía por tener al indómito Brando bajo su batuta, que cometió el error de dejarse llevar por los prejuicios pensando que necesitaría mano dura desde el primer instante. Craso error. Brando, ya lo hemos dicho, se mostraba inusualmente cooperativo y no dio muestras de creerse superior al director, pero un nervioso Oz lo trató con abierta beligerancia desde el primer instante, poniendo una venda donde todavía no existía la herida. Atónito, Brando perdió la paciencia y comenzó a contraatacar con su sarcasmo y rebeldía característicos. Se refería a Oz como «la señorita cerdita». Resulta fácil imaginar que desde ese preciso momento, el ambiente de trabajo no fue precisamente el más plácido. Como digo, parte de la prensa se cebó con Marlon Brando —habitual diana de burlas y menosprecios— pero Frank Oz, tras una etapa de relativa circunspección en torno al asunto («cuando uno trabaja con alguien como Brando ha de esperar cosas extrañas»), terminaría reconociendo años más tarde que la culpa había sido exclusivamente suya: «la jodí».

Comenzaron a circular las historias sobre lo difícil que estaba resultando el rodaje por culpa de Brando y cómo su carácter le estaba poniendo las cosas difíciles al director. Brando sencillamente ignoraba las indicaciones de Frank Oz, prestando atención únicamente a los consejos que le daba De Niro y convirtiendo a su compañero de reparto en el director de sus secuencias de facto. También se decía que Brando se presentaba a rodar sin pantalones para que no lo filmasen de cintura para abajo, o que llevaba al plató justificantes escritos por un supuesto médico que lo había diagnosticado como «alérgico a Frank Oz». En aquella su última película, Brando volvía a proporcionar material picante a la prensa, que siempre había encontrado en cada uno de sus nuevos rodajes una mina de anécdotas estrambóticas.

Sin embargo, la relación con De Niro fue bastante buena y en diversas secuencias ambos actores se dedicaron a poner en práctica su método de trabajo preferido: la improvisación. Rodaban un diálogo varias veces seguidas, modificándolo sobre la marcha cada vez, para quedarse al final con lo que más les había gustado. En su última película, cuando hacía décadas que había perdido el interés por la interpretación, Marlon Brando volvió a implicarse en un papel y pudieron verse aunque solo fuesen retazos de su antiguo yo. Cualquier aficionado al cine conoce sus secuencias míticas de la etapa dorada de su carrera, pero por qué no hacerle un homenaje rescatando unos momentos de su último rodaje, para demostrar que Brando era capaz de hacerlo. Estimulado por la presencia de De Niro y muy lejos de sus acartonadas apariciones en películas que solamente hacía por dinero, todavía era capaz de hacerlo. Aquí le tenemos, con De Niro: ambos interpretan el mismo diálogo tres veces seguidas. El diálogo en sí, lo que está escrito, no tiene nada de especial, porque aquella película no tuvo nada de especial en ninguno de sus aspectos. Pero fue la digna despedida de uno de los más grandes, y qué demonios… cualquier filmación en la que aparezcan Marlon Brando y Robert De Niro improvisando es más que un homenaje a cualquiera de ellos dos; es un homenaje al cine. Que sigas descansando en paz, Marlon, aunque probablemente lleves ya diez años peleándote con san Pedro.

Imagen de portada: escena de Apocalypse Now (Zoetrop Studies/United Artists)

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 
 

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 
 

ANUAL + REVISTA IMPRESA

75año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
4 Números impresos Jot Down
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + REVISTA IMPRESA + FILMIN

100año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
4 Números impresos Jot Down
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

5 comentarios

  1. Wrycker

    Un buen artículo arruinado por la calidad del vídeo adjunto.

  2. Salinski

    El creador de El Sistema, Kostantin Stanislavski, acababa literalmente agotado tras cada representación. Para relajarse y liberarse del personaje que acababa de interpretar se desnudaba completamente y se fumaba un puro en su camerino.

    Brando se fue a París una temporada cuando acabó con Un tranvía llamado deseo.

    1949. ¡Qué envidia!

  3. Federico Martinez

    Me importa un pimiento verde la calidad del vídeo. Ver actuar/improvisar a Brando y a de Niro no tiene precio. Gracias, Emilio.

  4. Joseph

    He disfrutado mucho esta nota, gracias.

  5. El jodido amo Marlon Brando.
    Merecido homenaje

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.