¿Cuál ha sido el mejor musical de los últimos años?

Publicado por

Este fin de semana se ha estrenado en nuestro país bajo el título La ciudad de las estrellas la película que unos días antes había logrado llevarse más Globos de Oro que ninguna otra anteriormente: mejor comedia o musical, mejor director, mejor guion, mejor actor, mejor actriz, mejor canción y, por supuesto, mejor banda sonora. Es un género poco frecuente que parecía haberse quedado en el pasado pero, al igual que el wéstern, ha regresado con brío en los últimos años. Al menos en las pantallas occidentales, el cine indio ha mantenido constante una enorme producción de musicales que desconocemos concienzudamente y seguro que algún paladar exquisito sabrá apreciar. Así que centrémonos ahora en el otro lado del mundo para repasar las películas de este género que hemos visto en los cines desde el año 2000 en adelante y votemos por nuestra favorita.

(La caja de voto se encuentra al final del artículo)

_______________________________________________________________________

Los miserables

Si hemos de creer su autobiografía, Eugène-François Vidocq fue desde muy joven un pendenciero que se movió por los bajos fondos parisinos durante la época revolucionaria, protagonizó múltiples duelos durante su estancia en el ejército, fue condenado a galeras, tuvo una extensa lista de amantes y esposas, se fugó de prisión siempre que quiso y llegó a trabajar como infiltrado de la policía con tanto éxito que en cierta ocasión lo reclutaron para matarse a sí mismo. Pasó a la historia como fundador de la Policía Nacional francesa y de las técnicas modernas de criminología, pero también, de forma más indirecta, cuando sirvió de inspiración a su amigo Victor Hugo para su obra Los miserables. La novela tendría varias adaptaciones como musical tanto en cine como en teatro, siendo la más reciente esta protagonizada por Hugh Jackman y Anne Hathaway, que fue un gran éxito de público y ganó infinidad de premios. Curiosamente este pasado verano su tema principal estuvo en el centro del debate político estadounidense, convertido por los seguidores de Trump en su himno después de que Clinton los llamara «deplorables», y el ahora presidente electo pasara entonces a usarlo para abrir sus mítines.

_______________________________________________________________________

Moulin Rouge

Aquí podemos ver una trayectoria similar. Alejandro Dumas hijo publicó la novela La dama de las camelias basándose en su propia vida, que más adelante Verdi convertiría en ópera en La Traviata. Mucho tiempo después, fascinado por la atención que despertaban las películas musicales en la India, Baz Luhrmann hizo una adaptación al cine de forma muy libre, añadiéndole ese toque suyo que desde luego no pasa desapercibido. El resultado fue un musical de ritmo frenético y visualmente deslumbrante, un filme «deconstruccionista e irreverente» según unos críticos y según Carlos Boyero «una gilipollez». En principio ambientado en el París bohemio de finales del XIX, vemos cómo van sucediéndose los números en los que se versionan éxitos de la música contemporánea, como «The Show Must Go On» de Queen, «Smells Like Teen Spirit» de Nirvana o el «Material Girl» de Madonna que vemos arriba.

_______________________________________________________________________

Sweeney Todd

En este caso también hay quien afirma que la leyenda de este despiadado barbero tiene una base real. El musical de Broadway fue muy aclamado y Tim Burton quiso llevarlo a la pantalla con su característico estilo, de hecho resulta inevitable recordar a Eduardo Manostijeras cuando escuchamos al protagonista cantar que con esas navajas de plata «mi brazo está completo de nuevo». No sabemos si será el mejor, pero al menos sí ha sido catalogado como el musical más sangriento de la historia del cine. De él cabe destacar además la potente voz de Johnny Depp y la presencia de Alan Rickman, quien como otros tantos nos dejó este pasado año.

_______________________________________________________________________

Bailar en la oscuridad

Un rasgo común de las mentes privilegiadas es ver más allá de las apariencias, captar significados que a los demás mortales se nos escapan, como que por ejemplo Grease trata sobre un pueblo maldito. Una conclusión con la que seguro que hubiera coincidido el bueno de Jeff, quien no entendía los musicales porque en su vida diaria nadie se ponía de repente a cantar y bailar, pero dentro de la mente de Selma sí: era su forma de colorear una vida que iba sumiéndola en las sombras. Del choque entre dos mutantes tan insólitos como Björk y Lars von Trier estaba claro que algo convencional no iba a salir, una historia conmovedora que se llevó la Palma de Oro de Cannes.

_______________________________________________________________________

Chicago

Durante la década de los sesenta el Óscar a la Mejor Película parecía reservado a los musicales: en 1961 lo obtuvo West Side Story, en 1964 My Fair Lady, el año siguiente Sonrisas y lágrimas y en 1968, Oliver. Desde entonces, la nada más absoluta. El género pareció caer en desgracia, aunque los títulos mencionados, lejos de ser olvidados, pasaran a ser clásicos. Después de tres décadas de vacío en 2002 Chicago lo volvió a ganar. Los números de Catherine Zeta-Jones fueron sin duda lo más memorable de la cinta, aunque también aparecían por ahí Richard Gere —el musical no es lo suyo—, Renée Zellweger con su primera cara y también en una fugaz aparición quien llegaría a ser el detective Jimmy McNulty.

_______________________________________________________________________

Into the Woods

Tras el buen resultado anterior su director, Rob Marshall, probó suerte con la adaptación de un musical de Broadway que a su vez se basaba en una película, Ocho y medio de Fellini. Para evitar confusiones al título se le añadió medio punto más, Nine. Pero la acogida esta vez resultó bastante más tibia. No se desanimó y años después volvió a intentarlo con esta otra adaptación de un musical que recogía el universo de los hermanos Grimm, entrelazando varias de sus historias más conocidas.

_______________________________________________________________________

Mamma Mia!

A la vista del formidable éxito de taquilla de esta producción no es de extrañar que estén proliferando los musicales en estos últimos años. De esta película cabe decir que logró trasladar a la pantalla el espíritu desenfadado y ligero de la música de ABBA.

_______________________________________________________________________

South Park: más grande, más largo y sin cortes

Estrenada en España en la primavera del año 2000, no podíamos dejar fuera un musical tan original y logrado, con temas que homenajeaban a Los miserables, otros que merecieron una nominación al Óscar como «Blame Canada» y algunos tan pegadizos como el que pueden encontrar sobre estas líneas.

_______________________________________________________________________

Frozen

Pese a que Disney haya dejado atrás la animación tradicional en dos dimensiones no por ello tiene por qué renunciar a uno de los recursos más característicos de su cine, como es el de los números musicales que intercala en la narración. En Frozen lo volvió a hacer, merece la pena escuchar de nuevo el tema principal cantado en veinticinco idiomas.

_______________________________________________________________________

El fantasma de la ópera

Aparte de las innumerables versiones musicales en teatro, la novela de Gastón Leroux ha contado con media docena de adaptaciones al cine, de la que esta es la última y probablemente más espectacular.

_______________________________________________________________________

Hairspray

Una de las películas más celebradas de la peculiar filmografía de John Waters fue Hairspray, que en 2002 dio lugar a un musical de Broadway, el cual a su vez cinco años después tuvo una adaptación al cine. En su número inicial pudimos ver al director en un cameo que le venía como anillo al dedo, luego la historia continuaba en un tono que mezclaba nostalgia y sátira en en torno a los tan mitificados años sesenta.

_______________________________________________________________________

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

FOR EVER

120Para siempre
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
PARA SIEMPRE (en un solo pago)
 

16 comentarios

  1. Manuel Zapardiel Rodriguez

    Para ser un articulo Jotdown… Os habéis dejado: «Once», John Carney (2007)

    más momentos musicales, y Mejores canciones, que muchos de los musicales citados.

    y posiblemente el que tiene mejor argumento de todos.

    Y «I’m not a hipster», Destin Daniel Cretton (2012) . también debería estar en la lista.

  2. qwerty_bcn

    Joder macho, os habéis olvidado de ESTO:
    «LA FELICIDAD DE LOS KATAKURI » de Takashi Miike
    https://www.youtube.com/watch?v=aXJeDA1QUlk

  3. Me siento incapaz de opinar. Los musicales no me convencen. O sí… El problema que encuentro es que nunca me cantan cuando a mí me conviene: me cortan el hilo de una escena o de una relación con un ataque liricohilarante. Estaba acostumbrada a los clásicos y se lo perdonaba porque eran quienes eran (oh, Sinatra, oh, Fred Astaire, y otros así) y porque el resto valía a pesar de. Pero ahora ni los éxtasis románticos son demasiado creíbles, porque asistimos a una especie de «A ver, vas o no vas…» muy poco romántica (justo esa cosa que vive de los a lo mejor, aunque imposiblemente, podría ser sublime si) o se pasan de edulcorados tres pueblos (algo nada romántico, sólo sumisamente extorsivo o estomagante). Quiero decir que, si ya el romanticismo me parece que anda un poco perjuicado, no hablemos de su musicalización. Y el resto de musicales, los no románticos, son también para mí una molestia equiparable a los impuestos, con recargos, multas y por sorpresa.

  4. JuanS

    Aparte de «Once», ya mencionada por otro usuario, yo añadiría «Hedwig and the Angry Inch» a la lista. Y la votaría.

    Saludos.

    • Santana

      Acabo de nombrar a “Hedwig and the Angry Inch” sin percatarme de que ya lo habías mencionado. Efectivamente, un musical fantástico.

  5. Si lo catalogamos como musical Begin again también merece entrar en la lista.

  6. Hamilton, y ni la habéis puesto.

    • nachob

      ¿Ya han hecho la película? ¿O es quejarse por vicio? Por que queda claro en el enunciado que se refiere a PELÍCULAS musicales.

  7. feko#1

    ¿Un artículo sobre musicales y no tienen la delicadeza de nombrar a los compositores?

  8. JoseFco

    Cualquiera menos Los miserables, que es el tedio más absoluto.

  9. Santana

    Yo añadiría a la lista (y la votaría)’Hedwig and the angry inch’, musical más original, rompedor y divertido que la mayoría de los reseñados. Una auténtica obra de culto. De los de la lista voto a ‘Dancer in the dark’. ‘Moulin Rouge’ es infumable e irritante a partes iguales.

  10. No he visto todos los musicales de la lista pero me quedo con Chicago, que me la he visto y re-visto… me encanta esa película. Moulin Rouge también me gustó así como Into the Woods, Les Miserables… pero Chicago es mi favorita.

  11. Riff Raff

    Añado mi favorita: The Rocky Horror Picture Show.

  12. Hombre .. cuando escribe que despues de West side story y sonrisas y lágrimas no ha habido nada..pues despues se hicieron musicales mucho mejores que los de los últimos años como Cabaret, All that Jazz de Bob fosse , Fama de alan parker ..musicales algo menos conocidos como Chorus Line , de los últimos años se hice Rent que no tuvo mucho exito aunque estaba bien.

  13. Isabel

    Pero, pero, pero… ¿DÓNDE ESTÁ Spring Awakening?

    Perdón por los gritos, pero hay cosas que duelen… Y no, no hay película, pero como siempre, está todo en youtube.

    En la lista hay muchos buenos, con alguna buena escena, o buena música… pero salvo «Dancer in the Dark», ninguno de los que se pueda decir: «me he quedado impresionado tras ver esto». Moulin Rouge no tiene música original, y la historia es La Dama de las Camelias. Sí, estéticamente interesante y especial… pero nada del otro mundo. Luego está que Ewan McGregor sigue teniendo como joven enamorado la misma sonrisa de cabrón que en Trainspotting. Lo mejor de esa película es Nicole Kidman y parte de la estética… de la primera mitad.

    South Park era de retorcerse en la silla de la risa, merece estar en la lista, pero tampoco es para quitar el sentido. Phantom of the Opera… Bueno, Emmy Rossum está bastante bien pese a lo jovencito… más recordable por iniciar las carreras de muy buenos actores, pero tampoco algo tan impresionante. Frozen tiene buenas canciones, pero un ritmo bastante malo, una historia con fallos serios, y realmente la escena más memorable es el Let it Go. Buena, pero no de las mejores.
    Los Miserables no me pareció de tirar cohetes, e Into the Woods se me hizo hasta aburrida, por no hablar de que la música no era tampoco lo mejor de lo mejor, pocas canciones realmente inolvidables (algo de lo que Frozen y South Park se escapan, desde luego).

    En serio… Echad un vistazo a Spring Awakening. Y luego me contáis si dejáis la lista igual.

    Sí, Spring Awakening es de 2007, si mal no recuerdo. Lo justo para ser «de los últimos años». Y de todas las que hay en esta lista, en mi humilde opinión, ninguna la mejora. «Dancer» quizá esté a la altura… que Spring Awakening me parezca mejor ya es personal. Pero debería estar en la lista. No se queda uno igual después de «The Bitch of Living», «The Mirror Blue Night» o la increíble (por el magnífico contexto dentro del musical y la interpretación de Groff) «You’re fucked». Denle una oportunidad… diría por favor, pero el favor se lo hacen a ustedes mismos, y luego me cuentan.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.