¿Cuál es la mejor película en torno a la locura?

Publicado por

La vida es una película mal montada, dijo alguna vez Fernando Trueba. Afortunadamente para eso tenemos a la memoria, que va encargándose de recortar el metraje aburrido y dotar de un sentido narrativo al conjunto, a menudo recurriendo a la imaginación para rellenar los huecos. Así que cada uno de nosotros se monta su propia película, una en la que vive inmenso con frecuencia a espaldas de ese aguafiestas llamado «mundo real». Al fin y al cabo basta echar un vistazo a cualquier perfil de LinkedIn o Tinder para descubrir ahí no menos fantasía que en Dragones y mazmorras. Pero, un momento, según Freud «la persona neurótica se esconde de alguna manera en su imaginación para alienarse y protegerse de la realidad, llegando a creer en sus delirios como si se tratara de la verdad, con casos extremos en que una psicosis alucinatoria llevaba al paciente a negar el acontecimiento que había dado lugar a su ruptura de la cordura». ¿No cabe entonces concluir que Todos nacemos locos? Ese es al menos el título que Jose Valenzuela le ha puesto a su libro, al que corresponde la cita y que trata, precisamente, del estrecho vínculo entre el cine y la locura.

En el siglo XIX el hospital de Bethlehem exhibía cada domingo por un penique a los locos furiosos, quienes realizaban además toda clase de piruetas ante el público a base de latigazos de sus carceleros. Un espectáculo quizá poco edificante, pero que deja entrever la fascinación que siempre nos han generado y explica la abundancia de trastornados en la gran pantalla. Una y otra vez vemos historias de personajes que se extravían, cuyas decisiones alucinadas generan el conflicto que la narración requiere y cuyo aterrizaje final en el suelo de lo real nos conmueve, nos hace reír o reconforta nuestro sentido de la justicia. Valenzuela ha recogido medio centenar en su obra, nosotros hemos seleccionado las siguientes y quien lo desee puede añadir sus favoritas en la sección de comentarios.

(La caja de voto se encuentra al final del artículo)


El gabinete del doctor Caligari

Imagen de Decla Bioscop.

Podríamos decir que estamos ante una adaptación no de Macbeth sino de aquella célebre línea suya sobre que la vida es un cuento contado por un idiota, lleno de ruido y furia y que no significa nada. De manera que esta historia narrada por un loco permitió dar rienda suelta a la creatividad en unos decorados de geometría y proporciones disparatadas que inventaron el expresionismo alemán y prácticamente un siglo después siguen sorprendiéndonos. Paradójicamente, es el sanatorio donde vive el único lugar cuyas líneas guardan proporción, equilibrio y simetría.


Arsénico por compasión

Imagen de Warner Bros. Pictures.

Persigue tus sueños y no te preocupes por lo que los demás puedan pensar, es el sabio consejo que debieron seguir estas señoras y les llevó a matar a doce personas. «Esto ya se está convirtiendo en una mala costumbre» les afea el personaje de Cary Grant cuando descubre su naturaleza reincidente, pero al fin y al cabo son asesinas en serie en una familia con una fuerte inclinación por el crimen y la locura: un hermano suyo cree ser el mismo Theodore Roosevelt y el otro regresa a casa tras un largo reguero de cadáveres tras de sí. En semejante casa se sitúa esta adaptación de una obra de Broadway, que dirigió Frank Capra en un inciso en la tarea de rodar documentales de guerra.


El invisible Harvey

Imagen de Universal Pictures.

Para interpretar a un tipo afable y con un punto excéntrico no podía haber elección más adecuada que la de James Stewart, y de hecho él siempre aseguró que fue el papel favorito de su carrera. Hay quien ha interpretado en esta historia una metáfora del alcoholismo, lo cierto es que en realidad puede serlo de otras muchas cosas, al fin y al cabo cada uno de nosotros tenemos, a nuestra particular manera, un conejo gigante imaginario cuya amistad nos hace la vida más llevadera.


El ángel exterminador

Imagen de Producciones Alatriste.

El cine es, en esencia, hobbesiano. Uno de los planteamientos más sugerentes y frecuentados es el de situar a un grupo de personas en un escenario en el que la fina capa de racionalidad y civilización que nos adorna cae y se muestra la bestia que llevamos dentro. La convivencia forzosa en un encierro termina desquiciando a los personajes y lo mejor es que ni siquiera llegamos a saber el motivo por el que no pueden salir al exterior.


Psicosis

Imagen de Paramount Pictures.

Pocos cineastas han mostrado mayor interés que Hitchcock por diseccionar la mente y las pulsiones de sus personajes, si se habla de cine y psiquiatría su nombre tiene que figurar necesariamente. El psicoanálisis, disciplina ahora ya de capa caída, tuvo por ejemplo un gran protagonismo en Recuerda. Tampoco podemos dejar de citar Vértigo, por supuesto, aunque Psicosis directamente puso patas arriba la historia del cine. El terror por aquellos años estaba en todo su esplendor con películas como las de la productora Hammer centradas en criaturas sobrenaturales… y repentinamente esta las dejó a todas anticuadas de un año para otro. Tocaba reinventarse. Ahora un perturbado daba más miedo que un vampiro y la industria tuvo que seguir el nuevo camino que aquí se marcó.


Alguien voló sobre el nido del cuco

Imagen de United Artists.

Huérfano por culpa del nazismo y exiliado de su país por el comunismo, el anhelo de libertad de Milos Forman es la característica más notoria de su obra. Vemos retratada en ella de forma recurrente la lucha entre creatividad e independencia del individuo contra un sistema que quiere ahormarlo. En el caso de esta adaptación un delincuente sinvergüenza y dicharachero intenta burlar a las autoridades del centro donde ha sido ingresado, iniciando una especie de revolución de los locos que será aplastada con la inclemencia de aquella Primavera de Praga que hizo huir a Forman a Nueva York. La película cosechó una excepcional acogida en unos tiempos en los que comenzó a ponerse de moda la corriente de la antipsiquiatría.


Rain Man

Imagen de United Artists.

El lenguaje cinematográfico para poder contar mucho en poco tiempo debe recurrir a sobreentendidos y clichés con los que el público ya esté familiarizado; uno de los más potentes es el que relaciona autismo en diferentes grados con genialidad ¿Cómo mostrar que un personaje es excepcionalmente inteligente? Aparte de ponerle gafas e incluir en sus diálogos palabras esdrújulas y latinajos está el recurso de atribuirle un comportamiento más o menos torpe para las relaciones sociales. Puede que como muchos tópicos tenga un núcleo de verdad, pues el mismo Asperger del  síndrome epónimo señaló: «al parecer, se requiere un chorrito de autismo para el éxito en la ciencia o en el arte». En el caso de esta película el personaje que inspiró la historia en realidad padecía el síndrome de Opitz-Kaveggia, pero qué importa. Quedaba bien en la pantalla la combinación entre la exhibición de superpoderes mentales y una fragilidad extrema, lo que le valió su segundo Óscar a Dustin Hoffman. Contó además con una estupenda banda sonora a cargo de Hans Zimmer y temas como este.


El silencio de los corderos

Imagen de Orion Pictures.

Como hemos visto la figura del psychokiller ya llevaba décadas circulando y en los ochenta atormentó a todo adolescente que se aventurase a una excursión a donde fuere. Aquí le bastaron veinticuatro minutos de presencia en la pantalla a Anthony Hopkins para redefinir el modelo. Ahora el villano ya no era un simple perturbado que perseguía a sus víctimas con un cuchillo, además era exquisitamente culto, de maneras suaves y tenía una agudeza casi sobrenatural para leer la mente de quienes le rodean, buscar sus puntos débiles y malmeter sibilinamente. Fue la primera cinta en ganar los cinco Óscar principales desde la mencionada Alguien voló sobre el nido del cuco.


El rey pescador

Imagen de Columbia Pictures.

Si preguntásemos por el lunático más célebre de la ficción quizá en el ámbito anglosajón mencionasen a Hamlet —aunque había método en su locura— pero no hay duda de que el más inspirador a lo largo del mundo ha sido el Quijote. Volverse loco es la reacción más cuerda que uno puede tener ante la calamidad y el absurdo del mundo, es lo que hacía aquí el personaje de Robin Williams al afrontar una situación personal tan descorazonadora como la muerte violenta sin que él pueda impedirlo de la mujer a la que tanto amaba, así que tira por la calle de en medio y decide convertirse en un caballero andante que desface entuertos por las calles neoyorquinas. Terry Gilliam ha sido siempre un incondicional de la obra de Cervantes y esta peculiar adaptación/guiño no es la única de su filmografía. El primer intento de rodar El hombre que mató a Don Quijote se saldó en un fiasco que al menos le permitió firmar el documental Lost in La Mancha, casi veinte años después lo intentó de nuevo y esta vez pudo, efectivamente, culminar la realización de una película que se estrenó el pasado año.


Enemy

Imagen de Rhombus Media.

Hace apenas unos días se hicieron públicos nuevos detalles sobre la nueva versión de Dune que está preparando Denis Villeneuve y la cosa promete bastante. No tanto por el sabor que nos dejó Blade Runner 2049 como por las cintas previamente dirigidas por él, magníficas todas ellas, entre las que se encuentra Enemy. Basada en una novela de José Saramago, podríamos incluirla en un selecto subgénero de thriller psicológico bautizado por algunos como «¡El asesino era yo!» que incluye a cintas como Memento, Shutter Island o…


Yo, yo mismo e Irene

Imagen de Twentieth Century Fox.

… Esta con la que cerramos la lista. El trastorno de identidad disociativo es, tras la psicopatía, la enfermedad mental estrella de la cultura popular. Desde que Stevenson nos describiera a un doctor que tomando un bebedizo dejaba salir a la bestia que llevaba en su interior esa historia ha contado con más de ciento veinte adaptaciones al cine, las referencias indirectas son incontables. Se ve que nada nos hastía más que aquel consejo de «sé tú mismo». ¿Acaso no nos vendría mejor ser otro, aunque sea durante un rato? Frente a lo que los demás esperan de uno, a la servidumbre de la rutina y las convenciones sociales, una vocecita alternativa dentro de nuestra cabeza que tome las riendas y que Jim Carrey supo interpretar con tanto ímpetu. Más adelante volvió a indagar en ese terreno en otro papel, esta vez en una cinta bastante más sombría, El número 23.


ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 
 

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 
 

ANUAL + REVISTA IMPRESA

75año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
4 Números impresos Jot Down
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + REVISTA IMPRESA + FILMIN

100año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
4 Números impresos Jot Down
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

31 comentarios

  1. Una mujer bajo la influencia

  2. Alejo Urzass

    Iba a votar Repulsión, de Polansky, pero no la veo.

  3. El silencio de los corderos es una película sobre un psicópata. Y la psicopatía no es psicosis, ni locura.

    Hay una mezcla en la lista de películas sobre la «locura» (psicosis, esquizofrenia), la neurosis, y personalidades diferentes (psicopatía entre ellas). Son tres cosas bien distintas: si metes las tres en el saco de «locura» entonces la tercera parte de la humanidad, como mínimo, «está loca».

    • Jorge

      Algunos teneis una necesidad irrefrenable de ponerle puntilla a todo. La definición de locura como psicosis o esquizofrenia es en base a que?
      Segun la rae, «locura» es:

      1.
      Trastorno o perturbación patológicas de las facultades mentales.

      2.
      Acción imprudente, insensata o poco razonable que realiza una persona de forma irreflexiva o temeraria.

      En la primera definición entrarían tanto la psicopatía como la ¿Neurosis? ¿Me podrias explicar a qué te refieres con este término? He tenido a bien buscarlo en el DSM – V y no aparece.

      Y habida cuenta de que este es un articulo en la seccion cultural y no científica, podrias dejar tu «neura» a un lado, y sentarte a leerlo y disfrutar. O no leerlo, si tanto discomfort te produce.

  4. Misti castillo

    Buena selección de películas. Quisiera recomendarles otra película sobre la locura a partir de la experiencia de una chica que cree que es un cyborg. Es del director koreano Park Chan-wook, “I’m a cyborg but it’s ok”. Sin duda en el cine asiático encontramos múltiples referencias a la locura.

  5. ArminTanzarian

    La lista resulta desigual y diría que la premisa inicial es confusa.
    No queda claro.Locura es un término demasiado amplio y en el cinen hay subdivisiones. Los psicópatas es solo una(minúscula)parte.
    Lo primero.que me ha venido a la.cabeza….Cara a Cara, de Bergmar.
    Hace muucho que no la veo.
    Obligado visionado en mi opinion

  6. Pere C

    – El resplandor, de Kubrick.
    – La palabra, de Dreyer.
    – Carretera perdida, de Lynch.

    • El protagonista de Ordet, Johannnes, no es un loco al uso, sino que sirve de canal fílmico para representar de forma alegórica la fe religiosa. En el fondo se trata de la exaltación de la vida y del amor. De hecho podríamos decir que es una vehiculación de cómo entendía la espiritualidad el propio Dreyer.

  7. Marcelo

    ¡Por fin gané en una!!

  8. No acabo de entender que tiene que ver Rain Man (un protagonista autista, no loco) con la locura la verdad.
    Hay varias que podrían añadirse a esta lista como Shutter Island, Abre los Ojos (o su remake Vanilla Sky), Amadeus con el loco Salieri, pero quizás la más interesante para mi gusto sea Mulholland Drive.

    • Esa obra maestra no tiene nada que ver con la locura sino con la obsesión, que es muy diferente.

      • Jorge

        Primero, ser categórico en el significado con una película de Lynch es ser como mínimo un osado. Segundo, aún aceptando que la idea principal sea una obsesión, ¿por qué no interpretar una obsesión amorosa enfermiza como un tipo de locura si en el fondo es la alteración de las facultades mentales?

        • Entiendo la locura como una negación de la realidad, o alteración hasta actuar inconscientemente. El personaje de Naomi Watts se obsesiona hasta lo enfermizo, pero es consciente de lo que hace, hasta el punto de arrepentirse de su «momentáneo instante de locura» cuando decide contratar a un sicario para matar a su amada. Pero incluso ahí es consciente de que lo que va a hacer está mal. Un loco no sería consciente de que matar está mal.

          • Efectivamente esa es la interpretación más habitual de esa maravilla de película. Sin embargo hay muchas otras, entre ellas una que a mi me parece muy interesante. La primera parte de la película nos explica una historia desde dentro de una persona trastornada/loca que incapaz de asumir una vida frustante (actriz mediocre, rechazada por un amor de una actriz importante, casera malencarada, tía muerta, encargo por despecho de asesinato etc) en su cabeza incapaz de asumirlo crea una vida q querría tener hasta el punto de creérsela (actriz brillante con un amor correspondido, tía de viaje, inverosímil situación por la q no se llegó a producir el encargo de asesinato etc). La segunda parte de la película tras la caja azul (brecha por la q se cuela la realidad) sería cuando se va dando cuenta q lo q cree no se produjo y ve la realidad.

            Recomiendo el artículo de este blog:Mulholland Drive:la pelicula perfecta

            http://planet-jfs.blogspot.com/?m=1

            A ver que te parece. Gracias

            • Eso que dices y de lo que trata el artículo es verdad, pero todo pertenece al mundo onírico, no es que se fabrique una realidad alternativa, sino que está tan arrepentida por lo hecho que en sus sueños intenta hacer esa otra vida. Si hay partes de locura es opinable, pero no la catalogaría como una película sobre ello, sino más bien sobre los sueños. Ya lo decía su maravilloso eslogan original: A love story in the city of dreams.

              • Jorge

                Es verdad que la mayoría de críticos que interpretan esta película lo ven como un sueño de Naomi Watts y puede ser que estén en lo cierto. Sin embargo hay una escena que creo que refuerza mi tesis, aquella en la que se ve que la protagonista ha perdido completamente la cabeza viendo alucinaciones de viejecitos en miniatura riéndose sin parar, hasta tal punto que se pega un tiro.
                En definitiva, si mi idea de que David Lynch nos mete dentro de la mente alucinada de alguien que ha perdido la cabeza es cierta, entonces no encuentro mejor película que refleje lo que puede ser un estado de locura.

                • Sí, pero esa escena es puntual, Diane no se encuentra en ese estado enajenado durante el resto del metraje. Además, tiene sentido ese rapto de locura porque justamente después se suicida, y para cometer tal acto has de perder la conciencia momentáneamente, de lo contrario no se produciría nunca.

                  • Reformulo la pregunta¿entre Rainman y Mulholland Drive cual le parece que tiene más sentido en una lista que refleja la locura?

  9. Clint

    Corredor sin retorno, de Samuel Fuller, para mí es la mejor

  10. Miguel

    Coincido con Alejo. Para mí, falta la película referencia sobre la locura: «Repulsión»

    • Alejo Urzass

      Pues después de leer algunos comentarios, estaba reconsiderando tomar parte por «loca academia de policía» «autos locos» y «locos de remate» :D
      Bromas aparte, efectivamente, «repulsión» es un efectivo retrato del brote psicótico, y una magnífica oportunidad de ver a la jovencísima Deneuve en una brillante interpretación.

    • Santana

      Muy de acuerdo. Si hablamos de películas sobre la locura, ‘Repulsión’ es sin duda de las mejores.

  11. A qué insensato se le ocurrió separar
    del gremio de los humanos aquellos
    que siempre estuvieron en minoría?
    Poetas, artistas, malabaristas, enanos
    y esta no nueva categoría de trastornados
    serán siempre lo que son; espinas
    a un costado, a la fuerza visionarios
    que matan menos que las guerras
    justas o de los accidentes de tránsito
    o de la caja de Pandora de la familia.
    Además, somos hijos de la violencia,
    aquella cósmica con su Big Bang,
    el dolor que causamos para llegar
    y matar para alimentarnos.
    Propongo que en vez de locos
    los llamenos simplemente obsecuentes
    elegidos por la insensatez de la vida.

  12. The Lady of Shalott

    Muy buena selección de pelis. De las que añadiría se me ocurren varios títulos, pero hay una película en especial que para mi está impregnada de locura y sobre locura va, aunque no sea la justificación primera de la cinta: Posession, de Zulawski… La escena del metro es la mejor escena de locura que se me ocurre.

  13. Jorge

    Yo rio en los dueños y lloro en las fiestas, con frecuencia tomo los hechos ciertos por mentira, mirando al cielo caigo en los ollos… pero una voz me consuela y me dice:
    «Guarda tus sueños, los sabios no los tienen tan bellos como los locos»

  14. Dos imprescindibles:
    -»Una página de locura» (1926), Teinosuke Kinugasa.
    -»Titicut Follies» (1967), Frederick Wiseman.

  15. Rubén

    Pues ya entrados en gastos se podría mencionar también Naranja Mecánica, Cabo de miedo, pero si se toma literal el término locura pues estaría más complicada la selección, esa es la lista y voten sobre ella, si no les gusta ninguna hagan su propia lista con sus amigos.

  16. Percival

    «Julien Donkey Boy», de Harmony Korine. Es una obra maestra en el sentido más bastardo, y la actuación de Werner Herzog memorable.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.