Gürteland

Publicado por
gürtel pp
Celebración en la calle Genova frente a la sede del Partido Popular, vinculado a la trama Gürtel. Foto: Cordon Press.

Nicky Santoro, el descerebrado gángster que interpreta Joe Pesci en Casino, era capaz de apuñalar a un tipo con una estilográfica, enterrar el cadáver enrollado en un mantel de cuadros en mitad del desierto, dormir como un bendito y levantarse para desayunar unas tostadas con mermelada en el mejor sitio de Las Vegas. Ese era el mismo plato que elegía el ascético Michael Corleone en El padrino III junto a un zumo de naranja natural. Y el mismo que, rodeado del lujo barroco del Hotel Lexinton de Chicago, degustaba Robert de Niro travestido de Al Capone en Los intocables de Elliot Ness. Si te empeñas en que tu gente te llame «Don Vito» y aspiras a protagonizar el mayor caso de corrupción de la historia de España, no tienes mucho margen para pedir otra cosa. Ponme tostadas y zumo de naranja, anda. 

Estamos en España, año 2003. Se hace llamar Don Vito, sí, pero en realidad los camareros de la cafetería Serrano 48 lo conocen como el Chuloputas por sus maneras déspotas. Se mueve con la seguridad de Frank Costello en Infiltrados. Es el capo del barrio y aprovecha todas las mañanas para dejar propinas de cuarenta euros, comprar lotería para todos sus esbirros y hacerlos esperar mientras que el limpiabotas de la puerta le encera los mocasines de setecientos euros. El mantra que repite a diario ante su séquito: «Soy el señor Correa y estas son mis pelotas». 

Esos zapatos de setecientos euros pertenecen a su colección, que descansa en una de las suites que, a quinientos euros por día cada una, posee en el Hotel Fénix, en la madrileña plaza de Colón de Madrid. Durante meses, los mejores meses de su existencia, alquila estas habitaciones para disfrutar como John Gotti, el mafioso neoyorquino de los trajes elegantes, que hizo de la ostentación una forma de vida. El señor Correa hizo vaciar una de las estancias, comunicada con la otra, para llenarla con caballetes para sus mejores trajes. 

Hoy nadie conoce a nadie, pero esa es la época en la que Correa es reverencialmente saludado por todos en el cercano cuartel «popular» de la calle Génova. Bárcenas, Sepúlveda, Galeote, clin clin, caja. ¡Buenos días, señor Correa! Una mafia suele reemplazar al Estado donde este no existe, pero aquí el Estado está por todos lados. Audiencia Nacional, Tribunal Supremo, Ministerio del Interior, sede del Partido Popular, en esos momentos en el Gobierno… Gürtel parasita poco a poco el corazón del Estado, con la gran bandera de España de Colón como kilómetro cero de la metástasis.     

Estamos en 2003, sí. Y la burbuja se hincha con dinero del ladrillo, el paro roza mínimos históricos, se alquitrana la costa, Seseña es El Dorado y Marbella, Shangri-La. El señor Correa nunca lleva tarjeta pero sí cinco mil euros en el bolsillo. Los reparte durante horas entre restaurantes de lujo, garitos de copas caras, suites de hoteles de cinco estrellas, burdeles con chicas de catálogo y tiendas de la milla de oro de Madrid donde tiene cuenta. ¿Profesión? Lubricador de contactos, especulador de amistades, buscavidas, conseguidor. Nacido en los años 50 en Casablanca, su familia se arruinó pronto y él se puso a estudiar en la mejor universidad del don de gentes: botones de hotel con solo trece añitos. 

En la mejor época de Correa, cuando vestía chaqué en El Escorial como testigo de la boda de Ana Aznar y Alejandro Agag, tuvo que comprar varias máquinas de esas de contar dinero de los bancos porque se cansó de hacerlo a mano sobre la mesa del hoy desaparecido restaurante Sorolla (Hermosilla, 4). Después de salir de la oficina de Pablo Crespo, en Serrano 40, donde estaba la que llamaban la «caja madre», iban allí a comer. En un reservado llamado Velázquez, que parecía el King’s Court de Donnie Brasco, Don Vito y sus chicos se repartían fajos de billetes como en una partida de Monopoli, solo que este juego era real hasta en lo de ir a la cárcel. Allí Don Vito y sus secuaces se venían a diario con alcaldes corruptos del PP, consejeros de la Comunidad, concejales de aquí y de allá. Yo te hago este acto en tu ayuntamiento, o en tu consejería, o en tu campaña electoral, a precio de amigo. Amiguito del alma. Tú te pasas por la joyería Suárez y eliges un reloj. El que quieras, ¿me oyes? Solo di que vas de mi parte, del señor Correa. Cuando el alcohol subía le gustaba decir eso de «somos empresarios de Champions League». 

Quien dice un reloj dice un bolso para tu señora, o un traje para ti, que vas hecho un desastre. Ya puesto, llévate varios. La comida, que empieza sobre las 2:30 de la tarde, se alarga mientras desfila por allí media Comunidad de Madrid. Correa come y bebe frugal. Ponme un gin-tonic, con dos dedos de ginebra, como a mí me gusta, les dice a los camareros. Cuando el negocio crece y extiende sus tentáculos hasta la Valencia de Camps y Ricardo Costa, alias Ric, gracias a Álvaro Pérez, aka el Bigotes, ya se cuentan en la mesa millones de euros. Sí, con máquinas de esas de los bancos que hacen brrrrrr. Un fajo. Brrrrr. Otro. Brrrrr. Champions League.   

Cada generación tiene sus barras fetiche para comer y emborracharse. Mario Conde y De la Rosa iban al restaurante Jockey (Amador de los Ríos, 6) y acudían a los servicios a hacerse confidencias cuando sospechaban que ya les estaban espiando. Correa llega a filmar, con cámaras ocultas, esas comidas interminables. Así, cuando un alcalde corrupto se afloja, le ponen el vídeo en la tele. Mírate ahí lo guapo que sales con los billetes, tío Gilito. Y vuelta a empezar. Yo te monto este acto en la plaza de toros, tú me lo pagas a precio de amigo. O sin acto, qué más da. Nadie huele el peligro. Todo sucede en una burbuja de impunidad. Son amigos de Aznar, se sienta en la boda de su hija junto a Berlusconi, toman copas con jueces y fiscales, los contrata el Gobierno de Esperanza Aguirre. ¿Qué puede pasarles? Correa les dice a todos que, como mucho, el tema del dinero en negro es una multa de Hacienda. Pero no te preocupes y elige un bolso de Louis Vuitton. O un Patek Philippe. O un viaje al Caribe. O un Jaguar. Solo hay una persona que odia a Don Vito en Génova: es Miguel Ángel Rodríguez, exministro y tertuliano, que casi llega a las manos con Cascos por intentar echarlo. Pero Correa en Génova es el señor Correa. 

A veces las comidas empalman con las cenas. La agenda es amplia y muchos los compromisos. Varios móviles al lado del cubierto del pescado que no paran de sonar. Bandeja del mejor jamón, taquitos de merluza con gulas, ese pulpito de lujo. Y vino del bueno. Después de cenar van todos a los sillones acolchados del desaparecido Balmoral (Hermosilla, 10) al que Loquillo le dedicó un disco. Cortinas de terciopelo grueso, copas a media luz y negocios aún pendientes que el alcohol termina por cerrar. En la cresta de la ola, Correa alquilará este legendario garito para las fiestas navideñas de su empresa, a las que acuden ministros, banqueros, magistrados y periodistas. Muchos periodistas. En ellas, Correa se siente como Tony Montana en el club Babylon. «The world is yours». 

Pero Don Vito alterna momentos de euforia con un carácter taciturno. Los que están junto a él perciben que, quizá, todo esto se le está yendo de las manos. Sotogrande, La Finca, Marbella, un tren de vida de jeque árabe que, cómo no, acaba a altas horas de la noche y de sultanas. Eligen el Pigmalión (calle Pinar, 6) como su sopranesco Bada Bing, el mejor google de panteras de Europa del este, comparable a aquella Costa Fleming que describía Raúl del Pozo por la zona de Cuzco. En este burdel los actores secundarios de la trama gastan trescientos euros cada uno en una hora de sexo más las copas, pero Correa desea intimidad. Por eso paga una fortuna y se lleva a una chica paraguaya hasta una habitación del Hotel Sanvy (Goya, 3), donde primero le hará las pruebas del sida para así tenerla para su uso personal durante semanas bajo siete llaves. Como si fuera su limpiabotas o su camarero en el reservado, tendrá un detalle en forma de propina. Cuando ella vuelve a Paraguay Correa le envía remesas de dinero. Porque Don Vito, como Corleone, es el gran capo, pero un capo con corazón.   

Algunos alcaldes, fascinados con aquellas bacanales de alcohol y sexo, fantasean con repetir la hazaña en chalets con chicas aún mejores. ¡Aún mejores! Cocaína para pintarse la cara como los actores del teatro kabuki, alcohol de primera, autobuses enteros de vikingas, eslavas y zíngaras. Y todo el mundo quiere participar. ¡Claro que sí! Lo monta el señor Correa. ¿Qué nos puede pasar? 

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

13 Comentarios

  1. ¿Les ha pasado factura?¿O Casado invita a esos viejos fantasmas a su Congreso? ¿Como puede ser cosa a no comentar del pasado y a la vez orgullo del presente al mismo tiempo? ¿Es que no hay vergüenza?

  2. JOTDOWN y su plumero.
    ¿Para cuándo una crónica de los 900 Millones de euros malversados por el PSOE de Andalucía?
    Parte de ese dinero gastado en prostíbulos y en cocaína pagados con dinero público por socialistas y sindicalistas; todo registrado y judicializado.
    Hay que recordar que la famosa trama Gurtel no llega ni a los 120 Millones malversados, y la de Valencia de los trajes de Camps (que fue absuelto) no llegaba ni a los 20.000 euros. Decir que los ERE de Andalucía pueden llegar a los 1.200 Millones y que es solo una de las muchas tramas que afectan al PSOE.
    La izquierda en España tiene Patente de Corso para ROBAR a mansalva y escudarse en la superioridad moral y en doble rasero.
    Luego nos vienen películas como “El Reino” (Rodrigo Sorogoyen, 2018) para mantener el discurso hegemónico; película ésta genialmente rodada y escrita, por cierto.
    Hay que recordar, por último, que el PSOE es el partido político más corrupto de Europa Occidental (en cuantía monetaria) y con las manos manchadas de sangre desde su fundación, pasando por 1934 en Asturias, por el Terror Rojo de la Guerra Civil, por su latrocino durante ésta, por su cobarde huida al exilo durante la dictadura o por el Terrorismo de Estado del GAL.
    Es muy triste que en todos los Medios Mayoritarios españoles se siga blindando a la izquierda y condenando a la derecha; este país merece menos palmeros y más periodistas de investigación serios.
    O si se quiere, más “periodistas con gracia” hacia la mano que les da de comer…

    • Hola, te doy la razón, los del PSOE cometieron la misma tropelía en Andalucía, pero hay dos diferencias fundamentales:

      1.- Los que lo hicieron en Andalucía fue a título personal, no involucrando a toda la “organización criminal” tal y como definieron y condenaron los jueces al PP

      2.- Los que lo hicieron en Andalucía sabían que hacían mal y que se jugaban ir a la cárcel, los del PP de la Gurtel sabían positivamente que eso no iba a ser así porque ellos tienen impunidad para hacer lo que quieran, estan respaldados por sus jueces y magistrados y todos los involucrados en esa “organización criminal”, tal y como se demuestra con los hechos, el único en la cárcel es Bárcenas… en fin…

      • @Hassansudeim

        1.-Lo de que en Andalucía lo hicieron a título personal NO es creíble. Estamos hablando de 1.000 MILLONES DE EUROS; imposible de ocultar en las cuentas públicas, fondos de reptiles, cursos del paro, EREs y demás prebendas clientelares. Seguramente transcienda, incluso, la “organización criminal” que usted dice…
        Ahora, recuerde, y busque cuántas portadas de periódico o de telediarios abrieron con esta trama de corrupción. “En fin”…

        2.-Lo que hacían socialistas y sindicalistas con el dinero del los parados andaluces era fundírselo en COCAÍNA y PROSTITUTAS. Los prostíbulos eran variados y de diferentes provincias de Andalucía, hay hasta una ruta que hicieron periodistas por estas casas de alterne; el Don Angelo (Avenida Manuel Siurot, Sevilla) era propiedad de un amigo de Fernando Villén Rueda, miembro del PSOE, y donde éste se llego a gastar más de 15.000 EN UNA SOLA NOCHE.
        Fíjese usted la impunidad que tenían que se permitían el lujo de pagar con las TARJETAS PÚBLICAS del partido, por eso está registrado.
        Ahora, de nuevo, piense que pasaría si un político del PP hubiera hecho lo mismo. “En fin”…
        Y lo del tema de la Cocaína lo llevaba Juan Francisco Trujillo, el ex chófer de Francisco Javier Guerrero.
        Ahora busque José Luis Ábalos “prostitutas y cocaína” y verá que la cosa NO ha cambiado mucho en 2021 en el PSOE (partido supuestamente “progresista y feminista”…).
        En cuanto a lo de la Justicia “Corrupta”, esta TOTALMENTE controlada por el Bi-partidismo (PSOE-PP), entre ellos se reparten los jueces (nada de jueces “franquistas” y tonterías baratas); es más a la jueza instructora de los ERES andaluces, Mercedes Alaya, le hicieron la vida imposible y al final consiguieron desplazarla a otra plaza y poner una jueza afín al PSOE, María Núñez Bolaños.
        ¿Cuántos miembros del PSOE y Sindicatos han entrado a la cárcel por la mayor trama de corrupción de Europa Occidental? ¿Por cuánto tiempo? Chaves y Griñán (máximos responsables) de la política en Andalucía durante los ERES, han entrado en prisión, lo harán?
        “En fin”…

      • Lo que hicieron los del PP fue en beneficio propio. Se corrompieron entre ellos. Lo que hizo el PSOE fue corromper o invitar a corromperse a muchísimas personas, en la confianza de que esa corrupción les permitiría mantenerse para siempre en el poder.

        Lo de la cárcel parece una broma. He perdido la cuenta de los años que lleva Bárcenas, y lo que le queda. De miembros del PSOE, por ese motivo entraron unos cuantos pececillos, ningún pez gordo, durante unos meses. Por no hablar de miembros del gobierno de la Junta de los ERES que ahora son miembros del gobierno de España.

    • “… con las manos manchadas de sangre desde su fundación, pasando por 1934 en Asturias, por el Terror Rojo de la Guerra Civil, por su latrocino durante ésta, por su cobarde huida al exilo durante la dictadura…”

      No seré yo quien defienda al psoe ni por sus ideas ni por su práctica, pero esto que cito apesta a facherío muy muy rancio. Uno de esos que tienen la palabra libertad en la boca todo el santo día y son unos fachitas. Un fascista es un liberal asustado, ya se sabe.

      • @Máximo
        No te confundas. Aquí el único “asustado” es usted. Quizá es que sea un comunista de sofá, de la banda podemonguer; aquellos que se llenan con la palabra revolución mientras se llenan los bolsillos con el dinero de los incautos que les votan (chalets en Galapagar, bodas por todo lo alto, chofers, asesores, niñeras, sobresueldos, etc.); y éstos eran los de la “izquierda del cambio” los que iban a acabar con la “casta”…
        Un comunista asustado es un podemita subvencionado acomodado.
        En cuanto a la historia del PSOE, es algo que debería difundirse más, si las “Memorias históricas o democráticas” lo permiten…
        Cuando se habla del albañal corrupto del PP es para no hablar del albañal histórico, corrupto y criminal del PSOE.
        Y ése es el momento en el que hay que ponerse a leer.
        Un saludo.

        • ¿Compara la compra con hipoteca de una casa en Galapagar con, por ejemplo, usar la policía, los jueces puestos a dedo, y los medios subvencionados para perseguir mediática y judicialmente a un partido? ¿Lo hace por maldad, o recibe?

  3. Por esas razones, porque el PSOE está demasiado cerca del PP y sus prácticas caciquiles se precisa de un partido de izquierda revolucionario que instaure una república, revierta los regalos (“ventas”) de empresas públicas a los amigotes de los González y Aznar y ponga a la clase empresaurial del país en donde le corresponde. O sea, en el presidio.

  4. Andy Andy Andy… que rapidito te destapas, ni tiempo a replica nos diste! Te fuiste al 34 y se te vio el plumero. El plumero y el traje entero.
    Que si, que los malos son la izquierda, el terror de la guerra civil todo cosa suya, el PSOE es un partido de izquierdas, el ratoncito perez es un idolo de masas infantil y Obi-wan Menobi nos devolvio el equilibrio a la galaxia. Vaya cuento nene.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.