Enric González: Con todos mis respetos - Jot Down Cultural Magazine

Enric González: Con todos mis respetos

Publicado por

El nacimiento de mi hija fue complicado. Clara y Lola, su madre, tuvieron que permanecer un cierto tiempo en la unidad de cuidados intensivos de la Clínica Dexeus. Resultó que la Seguridad Social solo cubría el parto y el resto me correspondía a mí. La factura ascendió a 12 millones de pesetas, lo que entonces costaba un piso. Me era imposible pagar. El diario El País, que entonces dirigía Juan Luis Cebrián, se hizo cargo del asunto. El mismo diario, con el mismo director, me pagó cursos en Esade y me procuró una beca en Estados Unidos.

No quiero olvidar esas cosas.

Incluso teniéndolas presentes, ahora comparto la opinión universal sobre Cebrián. A mí también me causa horror y una cierta repulsión. Pero prefiero pensar que está enfermo y que la cura a su enfermedad no puede pagarse con dinero. No debe de ser, como pensé hace unos años, un simple caso de ludopatía bursátil. Si fuera así, habría recuperado ya la lucidez. Dudo que lo suyo tenga remedio. Es una lástima.

Después de 27 años en El País, creo que debo irme. La decisión de despedir a un tercio de la redacción me permite acogerme, sin negociaciones particulares, a la indemnización que se establezca para el colectivo. El País ha hecho por mí mucho más que yo por él y hasta no hace mucho confiaba en que pese a la crisis, la general y la del sector, lograría superar sus disfunciones. Ya no confío. Conviene, sin embargo, subrayar algo: en 1976 trabajaba en la Hoja del Lunes de Barcelona y cuando llegó a mis manos el primer ejemplar de El País pronuncié una frase lapidaria: “Esto no dura seis meses”. Como se ve, carezco de dotes proféticas.

Desconozco quién figura conmigo en la lista de los que se van. Solo sé que son compañeros y amigos. Igual que casi todos los que se quedan. Por eso quiero suponer que me equivoco de nuevo y que El País, que seguirá contando tras los despidos con bastantes de los mejores periodistas de España (e, inevitablemente, con unos cuantos personajes lamentables), aún valdrá la pena.

He escrito estas líneas con vergüenza. Que yo deje un empleo carece de interés. Que más de diez docenas de periodistas sean despedidos de un periódico que baña en oro a sus directivos y derrocha el dinero en estupideces es bastante grave. Que en España haya millones de personas sin trabajo y con muchísimas dificultades para llevar una vida digna, mientras algunos se enriquecen a costa de la miseria ajena, es una tragedia.

Perdonen el desahogo. No volverá a ocurrir

279 comentarios

  1. Hola Enric!

    Soy suscriptor de EL PAÍS desde hace ocho años.. Me suscribí porque podía leer artículos interesantes de periodistas con criterio… pienso en ti, en Segurola, en Samano y muchos otros.. Leer estos artículos justificaba el precio de la suscripción… El año que viene no voy a renovarla… no vale la pena… Si los nuevos tiempos “obligan” a renunciar a gente como tu o Sol Gallego, es que el periódico va en la mala dirección.. Mucha suerte!

    • Tant sols vull afegir que per motius similars als seus, jo tampoc renovaré la subscripció. Sento la seva marxa com la de molts altres bons professionals.

      • Mientras queden personas como Enric Gonzalez, buenisimo escritor, dignisima persona, hay esperanza.Por que no estan en politica( personas como el(perdon por tres veces con persona)? Tambien perdon por las tildes, escribo en un k f.

    • Mi enhorabuena Enric, por esta crónica. Seguro que tu antecesor en la crónicas de”Visto y oído” , Eduardo Haro, se hubiese sentido orgulloso de ésta y la hubiese suscrito totalmente.

      • ¿Qué Haro? ¿El mismo Haro sobre el que Marsillach cuenta horrores en sus memorias? ¿O el que escribía ditirambos al régimen durante el franquismo?

        • Hombre, alguna cosa buena también tendría. ¿No lo crees así, Jambo?

          • dime qué cosas buenas tenía un tipo que babeó con el régimen franquista haciendo discursos apologéticos y que, muchos años más tarde, en su vejez, tenía al camarada Stalin como su gran referente político y moral. Haro representaba lo más cainita y sectáreo de El País. Y dudo mucho que hubiera firmado un artículo como el de Enric.

          • Es el mismo Haro, un mandarín de la peor especie, que escribía para REE unos editoriales infumables, en los que, por sistema, atribuía la culpa de todo cuanto de malo aconteciera en el planeta a los EE.UU. Por lo demás, el texto era sencilla y llanamente, ininteligible. Como expatriado, consideré mi deber elevar una queja ante la evidente falta de calidad y el sectarismo que se desprendía de aquellos editoriales y se me respondió beatificando al señor Haro, con la excusa de su inabarcable experiencia, su saber hacer y su condición de intocable. Para vomitar.

    • Tendrás suerte mientras que algunos de los que se quedan callados en El País sólo tendrán vergüenza.

      • Menudos tiempos. Un gran periodista y un gran narrador de historias, precisamente después de repasar “tus historias romanas”, he compaginado la historia del vagón indio de Ignacio. Casualidad, excelente.

        Ahora tendremos tiempo de leer las próximas “Historias de…

        Un abrazo de familia, de tal palo tal astilla.

        José Andrés Espelt

    • Soy lector de El País desde hace 36 años , justo la edad del periódico y de mi segundo hijo .Pero desde algún tiempo no me siento cómodo con la línea editorial del periódico .Si sigo leyéndolo es por algunas de las firmas que lo sostienen , entre otras estaba la de Enric González con quien comparto el lucido análisis que hace de los actuales directivos del diario.

      La marcha del Sr. González , me aleja un poco mas del periódico que de alguna forma fue un referente en mi vida intelectual.

      Una lastima.

      Un cordial saludo para Enric González y mi mas profundo reconocimiento por su ejemplar comportamiento ético , algo tan inhabitual en nuestro país.

    • Con este acto haces que mi admiración hacia ti no se limite sólo a tu escritura. Espero que esta vez consigas vivir del aire. Buena suerte

    • Josep Lluís, a mí me pasa exáctamente lo mismo que a tí. El año que viene yo tampoco renovaré mi suscripción. Me dará mucha pena por los periodistas que se queden a trabajar en El País, pero la decepción ha sido tal que me daré de baja.

    • adoro a enric, mucho mas que a el pais!

  2. Grande Enric!

  3. Con usted se va el único atractivo que para mí le quedaba a El País. Gracias por tantos años de artículos maravillosos, todo lo mejor en su futuro personal y profesional. Espero que al menos por estos lares sigamos leyéndolo.

  4. Genial la explicación. Lamentablemente la tragedia parece que no tiene límites

  5. Lo peor ya ni siquiera es que despida a tanta gente cobrando lo que cobra, lo peor es que el señor Cebrián ni siquiera se atreve a dar la cara…

    Siempre nos quedará Jotdown.

  6. Por suerte usted tiene talento, sobrevivirá, como Tom Joad. Lo terrible son los miles que vagan en los camiones hechos polvo hasta el fin.

  7. Enric, te escribo para mandarte un abrazo cibernético. Y quiero que se lo extiendas a Silver Kane. Y te guiño un ojo.
    Montero Glez

  8. Lo siento Enric por lo que ocurre en El País pero gracias por este post aunque te parezca que al mundo pueda no interesarle tu historia, como ocurre mucho en la vida, la experiencia de uno esconde detrás la de muchos otros…

  9. ¿Por qué no va a volver a ocurrir? Hace usted muy bien en desahogarse, y además hace muy bien en ser sincero. Si hay algo que la gente necesita en estos momentos, es encontrar el lado humano de las noticias. Usted, es ese lado humano, con la imparcialidad y respeto que merecen contar la verdad. Nos deja preocupados, por la seguridad de su familia al dejar el empleo. Los Españoles que no tenemos empleo (yo no lo tengo) sabemos lo que es vivir en la miseria. Gracias por estas líneas de sinceridad, que tanto estábamos necesitando.

  10. Esa crudeza, siempre, Enric, siempre.

    Lo que te acaba de pasar a ti le lleva pasando a mucha gente desde hace tiempo y cada vez en peores condiciones.

    Espero que así dejes de una vez ese tono de “Pepito Grilo” de la izquierda que últimamente te caracterizaba.

    Mi solidaridad y apoyo para los compañeros trabajadores del El País y para todos los trabajadores maltratados de España.

  11. Mucha suerte, Enric. Siempre seré de los que celebre haberte leído (mucho) en El País y haber conocido.

  12. El País pierde a un buen periodista. Para compensar, necesitamos ganar un buen escritor a tiempo completo. Enric, esperamos pronto unas Historias de Jerusalén, o equivalente. Y por supuesto también esperamos que descubra cómo vivir del aire en Londres. Suerte y hasta la próxima crónica.

  13. Gracias por todo Enric.

  14. Grande en en adiós o en la derrota… Pero permite que sea algo severo ¿No fuistéis capaces de verlo antes? ¿De ver y comprobar el deterioro de la cabecera? Joder, desde la última frontera de este País conozco a muchos que en los últimos años dejamos de asomarnos diariamente a las páginas por lo mismo. Dinero es dinero, pero…

  15. No debisteis volveros de derechas, ahora sin trabajo, y vendisteis el alma. Es complicado no hacerlo ganando 80.000 euros de media al año. Cada vez que leo vuestros artículos sobre economía impregnados de neoliberalismo me pregunto como gente que se decía de izquierdas ha terminado así… pero es facil, vivir bien como burgueses, ya solo os queda un socialismo de salón que no es más que una mascarada.

  16. Suscribo las palabras de los anteriores. Gracias por años de artículos maravillosos, y te deseo lo mejor.

    Para mí, que la mejor pluma de España en formato periodístico deje un empleo sí tiene interés…

    Un abrazo.

  17. Tu escrito de desahogo no hace más que confirmar lo buena persona que eres. Qué pena para El País perder a un periodista tan brillante y con tanto talento

  18. Asistí a una conferencia de Enric González hace unos años, (creo que en Muskiz). Me pareció un tío interesante, y veo que además es honesto e íntegro.

  19. Hola Enric,
    Te escribo desde la Argentina. Es triste leer tu artículo: no exagero si digo que El País es (¿era?), para muchos periódicos, editores y lectores argentinos, una auténtica referencia. Es triste pero parece que, a la vez, podría haberse evitado.
    Espero que pronto pueda seguir leyendo tus artículos. En El País o donde sea. Un abrazo.

  20. He conocido mejor Roma gracias a tu textos, y espero seguir leyéndote estés donde estés.

  21. Enric, hoy no llegamos ni al razonablemente bien.

    • Estoy de acuerdo. No es su mejor día. Claro que también es comprensible… y él mismo pide disculpas al final… sin embargo, esperábamos un merjo alegato final ¿verdad?

  22. Mi aplauso por su valentía y honradez.

  23. Gracias por todo, Enric. Por su trabajo como corresponsal, sus columnas de opinión, sus historias de Roma y las del calcio. Y su trabajo en Jot Down, por supuesto. Dentro de poco le agradeceré sus historias de Londres y Nueva York, y espero seguir agradeciéndole muchas más cosas. No nos abandone nunca. Un abrazo.

  24. Chapeau, maestro. Elegante hasta para el desahogo. Los que tanto aprendimos con usted del periodismo y de la vida le seguiremos allá donde vaya.

  25. Impecable como siempre el Sr. González.
    Es un gesto que le honra. Le deseo mucha suerte.

  26. Pero quién es Enric Gonzalez ??

    • Tu ignorancia es ilimitada. Posiblemente es el mejor periodista español de los últimos 20 años.

  27. Pingback: Periódico, papel o tijera « emprerdedor

  28. ¿12 millones un parto? ¿ Becas en el extranjero? ¿Cursos ESADE? Sin duda vosotros habéis vivido la buena vida de la prensa y ahora tenéis un buen finiquito, tenéis un finiquito vaya. Los periodistas que llegamos hace 5 años sí que sabemos que son las privaciones. No vosotros. No Anna Pastor, Javier Gallego y cía. ¿No es cierto que te han dado una corresponsalía? Al menos a ti te dejaron escribir en un 99% lo que te ha dado la gana. Nosotros nunca tuvimos esa opción. Muchos de nosotros hemos trabajado a destajo durante varios años y apenas hemos visto lo que tu ganabas en un mes. Cebrian es un ludopata, bien cierto, y cosas peores, pero muchos de vosotros vivisteis muchos años en una burbuja, con vuestros viajes y demás privilegios que harían sonrojar a muchos. Así que para mí son tan culpables los de arriba como las estrellas que ahora se limpian la conciencia y escriben libros pero que en su día no supieron decir basta sino que, al contrario, participaron del desenfreno hasta ahora. Pequeños burgueses como la Calaf. Ahora que les han retirado el plato nos miran al resto de periodistas, sólo entonces se preocupan de los jóvenes. En fin, no sé porque me molesto en escribir si los nuevos medios como este eliminan comentarios que no son de su agrada como hace El País. Más de lo mismo.

    • De lo más lúcido que he leído. Todos callados como putas durante años. Hablando del neoliberalismo sin mirar a su propia empresa por miedo a perder los privilegios. A Enric se le ocurrió un día hacer una breve referencia y lo despacharon a la nevera. No repitió. Hay coraje para hablar de los que viven lejos o son del otro bando. Producen sonrojo Millás, Montero, el felpudo de Cruz, Grandes, Boyero,… No morderán la mano hasta que se jubilen.

      • supongo que lo mejor es que Enric se quede callado, no? Escribió un artículo que fue a la nevera y escribió varios más (e iba a charlas) en las que decía lo que pensaba.
        Era mejor que se hubiera ido antes? Por qué?

        Y perdona, si cobráis una mierda, antes teníais que haberos quejado. Lo de culpar de todos los problemas a los demás está de la leche. Algo de culpa tendréis vosotros, ¿no?

      • estoy de acuerdo. Cuando conviene se cobija bajo el arbol para recoger manzanas pero si.la.manzana se pudre echamos a correr…

      • Yolanda, para ser periodista desde hace 5 años, escribes, puntúas y acentúas de manera muy deficiente. Así que pretender compararse está un poquito fuera de lugar.

    • Totalmente de acuerdo con los dos. Enric escribe bien, punto. Pero uno de los problemas de esta prensa es que se han creado bandos y bandas, no leer la calidad con lo que va en contra de mi ideología y gente que sólo escribe para quedar bien con sus amigos o agradar al jefe. La prensa debe reinventarse, el papel puede existir si los plumillas escriben BIEN, no para mamársela al político/colega de turno.

      Un ejemplo: JotDown.

    • Donde escribes Yolanda?. Genial

    • Muy de acuerdo en todo, salvo en el caso de Javier Gallego. Era autónomo y ganaba poco más de mil euros. Nada de finiquitos ni prebendas. Al césar lo que es del césar.

    • Yolanda,

      A la primera parte de tu comentario: ¿Y?

      A la segunda parte de tu comentario: ¿Qué?

    • Eric es de mlos buenos periodistas ,pero tb es cierto que se vive bien cuando se vive muy bien y se olvida uno de lo que pasa por los pisos bajos?
      SOy una madre cabreada de una hija que sufre ese paro ignominioso,que piensa en emigrar como lo hiciern dos generaciones mas atrás buena parte de su familiares.sus padres casi de milagro pudierron estudiar una carrera universitaria y son funcionarios que cada día ganan menos pero eso no es lo peor,por las noches me pregunto si me equivoque machacando le a mi hija que lo importante era tener una buena formación que la hiciera una mujer aut’onoma e independiente,esa fue nuestra prioridad y ahora que le cuento…?. Tiene una buena formación pero se acabo la pasta y trabajaba en cultura así que,malos tiempos.solo estoy triste como una mona por todos los abriles que me han robado en un marrullero juego de manos ,a mi y a esa clase media que no nos permitimos excesos ni vivimos nunca por encima de posibilidades,optamos por el servicio publico porque creíamos en el y paro ,pero no me cuenten milongas , a cebarían que le pasa? Parecía un hombre listo,en el buen sentido de la palabra

    • Está muy bien que digas eso de que “muchos de nosotros hemos trabajado a destajo durante varios años y apenas hemos visto lo que tu ganabas en un mes”.
      Sin embargo, eso no liga mucho con lo que relata el citado periodista, máxime teniendo en cuenta que son 138 personas las que se van a la calle. No creo que éste demás llamar a las cosas por su nombre, los despidos no son plato de buen gusto para nadie y menos cuando hay razones económicas de fondo.
      Lo que cobran unos y lo que cobran otros, merece a mi modo de ver un capítulo aparte.Puesto que son decisiones empresariales que atañen a la misma dirección,no creo que tengamos que echar mierda sobre nosotros mismos.Y siento que no te hayan ido bien las cosas, otros estamos en la misma situación o peor. A mi modo de ver, nunca está demás un poco de cordura en los tiempos que vivimos.

    • En todas las profesiones hay gente con más talento, más trayectoria y generalmente en función de ello con mejores sueldos. Su comentario esconde un argumento tramposo y no me temo que es una prueba más de lo que digo.

    • Yolanda, colega de profesión, te faltan datos, créeme.

    • Es verdad Yolanda, seguro que si a ti te hubieran ofrecido ser corresponsal de El País, tú hubieses dicho que no, que se cobra demasiado y que no mereces tantos privilegios. Este señor es un gran escritor, y por eso tenía buenas condiciones laborales, que los de El País tontos no son. Entiendo el desencanto y la rabia que produce este sistema, pero cuando hay gente que realiza su trabajo bien y tiene la suerte de que se le reconozca, no debe de ser despreciado. Ya lo decía Fernán González, España es la tierra del desprecio….. Animo a todos!!

      • Estoy totalmente de acuerdo contigo, me sumo a tu comentario, ya que yo no sé escribir como la gran mayoría de vosotr@s.
        Lo que no podemos hacer es descargar nuestra rabia contra nadie que haya consiguido unos logros profesionales que nosotr@s no.
        Conocí a Enric hace muchos años, trabajamos en la misma empresa, lo que me quedo de el fue su gran calidad humana, y sigo pensando lo mismo después de leer su despedida
        Se que podría decir muchas cosas.. pero no se como expresarlas. En mi actual empresa también estamos pasando por una mala época como casi todos,
        Animo tenemos que seguir adelante.

    • No podías haber dicho nada más cierto. El periodismo duro, cínico, asqueroso, y la ausencia de trabajo es la que nos toca a los periodistas jóvenes, no a todos ellos (que aunque son buenos, bastante buenos) han estado chupando del bote todos estos años.

      Todos fuimos becarios, pero no todos lo siguen siendo..
      No todos se pueden ir a un sitio mejor, no a todos les echan y a la mañana siguiente les llama la CNN…
      Harta de tonterías.

    • En efecto, eso mismo llevaba pensando yo desde hace unos años; ahora la burbuja ha estallado y, de todas formas, este hombre y poquitos más han dado la cara, pero otros muchos siguen callados como muertos, cuando su situación personal y profesional no sería en ningún caso obstáculo para hacer frente a toda esa mentira en que lleva convertido el grupo de PRISA desde hace ya bastantes años. Porque aquí no sólo es El País, es también su auténtico buque insignia: la cadena SER, cuyos periodistas estrella rozan ya el patetismo con sus clamorosos silencios.

    • Tú no eres periodista, eres tonta.

  29. Por una vez, no tengo casi nada que comentar, apostillar o añadir. Mejor, porque si empiezo a largar, me puede dar un jamacuco y es viernes. Suerte a los despedidos por El País y por las decenas de medios de comunicación que agonizan hoy en día. Y suerte a los que se quedan, aunque sea en campos de concentración como Marca.
    PD. A partir de ahora, habrá que ir acuñando lo de “El País verdadero”, como hace el cachondo de Anson con “El ABC verdadero”, ¿no?

  30. Lamento de veras que El País prescinda de uno de sus mejores periodistas. Siempre te tuve como tal y para mi fuiste un referente. Tus crónicas me entusiasmaban y en algún momento traté de imitar tu estilo. Fui corresponsal en Extremadura desde prácticamente el nacimiento del diario durante varios años y me entristece la situación en la que ha caído, si bien no me sorprende porque yo he pasado por situaciones similares. Comencé en la Editorial Católica y terminé en los dominios de Vocento hasta mi retiro, forzoso, cómo no. Que tengas suerte.

  31. Directo y al corazón.
    Nunca he logrado sentirme ni orgulloso ni conmovido por por lenguas o por banderas.
    Me siento orgulloso, orgullosísimo, de disfrutar de periodistas como éste y conmovido por sus palabras sobrias e intensas.
    Mucha suerte y muchas gracias.

  32. ¡¡¡Muchas gracias y mucha suerte Enric!!!

  33. Impresionante carta que rebosa humanidad, sinceridad y honestidad. Sólo desearle lo mejor en esta nueva etapa que se abre. Y gracias por escribir estas cosas, que lo mejor hubiera sido que no existieran motivos para ello.
    ¡Buena Suerte Enric!

  34. Gracias y hasta siempre.

  35. Enric, seguro que te podemos seguir leyendo en algún otro sitio. Te honra todo lo escrito. Pena me da, sin embargo, los que siguen viendo todo esto en clave de izquierdas, derechas, neoliberalismo o algún otro ismo. Aquí falta dignidad y punto. A unirse todos los dignos. Y acepta, y ojalá vuelva a llegar, una oferta que rechazaste. Se puede dar ese salto y no es mortal. Tienes red de amigos.

  36. Remedando a Jorge Reichmann: hoy, definitivamente, es “el día que dejé de comprar El País”… En fin, gracias, Enric, por todos estos años. Es cierto que se queda gente muy preparada en el diario pero para mí se acabó el sueño de lo que parecía que iba a significar en este país (siempre con minúsculas) nuestro: un periódico socialdemócrata de calidad. No pasa nada, más cosas se acabaron, supongo y otros resistieron, imagino. Te seguiremos muchos a donde vayas, así que, dentro de tus posibilidades, intenta no decepcionarnos.

    Un abrazo y espero que el Espanyol levante cabeza cuanto antes ;)

  37. Seguiremos leyéndote allá donde escribas. Muchas gracias y mucha suerte a ti y a todos los que se vayan, por cualquier causa.

  38. Mis respetos, Enric.
    Mucha suerte.

  39. Gracias una vez mas por tu testimonio, algunos de los personajes a que se refiere tendrian que bajar la cara de verguenza, peró sabemos que esto no ocurrira porqué no la tienen.
    Seguro que pronto podremos seguir disfrutando de tus articulos, ten la seguridad que muchos te buscaremos
    Salud y suerte

  40. Fenómeno, como siempre, Don Enric. Aunque aún nos quedan años de tus palabras sabias.

  41. Justo esta mañana en el metro terminaba “Historias de Londres”

    Ha sido un placer leerte y espero seguirte allá donde publiques.

    Gracias

  42. Enric, si algo nos queda, es el desahogo. Un saludo.

  43. Un abrazo, amigo, por los viejos tiempos y los que vendrán

  44. Enric, ahora tendrás tiempo para poder escribir “Oswaldo, Onteniente, orquídea”, un saludos.

  45. Un abrazo, amigo, por los viejos tiempos y los que vendrán.

  46. Muchas veces he tenido diferencias con el señor González, políticas principalmente. Eso da igual. Si a pesar de ello le sigo leyendo es porque es un PROFESIONAL, así, con mayúsculas. Y honesto. Y este gesto no solo le honra, también le libera de esos jefes miserables y refuerza, más aún si cabe, el respeto de compañeros de profesión y lectores.

    Que siga en JotDown y que, vaya donde vaya, nunca deje de escribir.

  47. Asisti a clases de periodismo en la Complutense durante 5 años. Sin embargo las lecciones me las daba El Pais en cada portada, en cada articulo, en cada fotografia, una lastima que se este convirtiendo en un periodico mas. Suerte Enric y muchas gracias por esas lecciones.

  48. Hasta siempre.

  49. Jotdown: primer medio especializado en PUBLICIDAD AD HOC (véase pie de artículo de Enric), pero ad hoc total, oiga!

  50. Estudie 5 años periodismo en la Complutense, era de los que asistia a clases. Sin embargo las lecciones de periodismo me las daba El Pais en cada portada, en cada reportaje, en cada articulo, en cada foto. Ahora es uno del monton. Muchas gracias Enric a ti y a todos tus compañeros por aquellas maravillosas y provechosas lecciones de periodismo.

  51. Le honra su lucidez y su valentía. Mi eterna gratitud por todos sus textos. Le deseo lo mejor.

  52. Sentimentalmente, de acuerdo con la mayoría de los comentarios. Pero Yolanda (17:58) tiene razón. Y sus palabras desenmascaran a los que somos, o fuimos o éramos, que ya no lo sé, socialdemócratas. Nuestro pequeño drama y nuestra derrota, que son los de El País, y también los de España.

    • Gracias por decirlo. Espero, por eso, que nos os ensimisméis contemplando esa derrota, que busquéis más allá de esa cancerígena socialdemocracia que habéis ayudado a crear y mantener y seáis capaces de volver a entender la esencia de la lucha, que un obrero se compre un Audi nunca debió ser conmemorado como una victoria.

    • Para mi, si este no es el gran drama, anda cerca.

  53. Qué pena perderte y qué pena todo lo que está pasando en El País. Muchas gracias por tu sinceridad, por tus artículos, tus entrevistas, tus libros, por todo. Aparte de en Jot Down (qué entrevistas tan estupendas estás haciendo) ojalá podamos leerte con más asiduidad, donde sea. Mucha suerte y un abrazo.

  54. Leo los comentarios y alucino. “Gracias por todo Enric”, “un abrazo, amigo”, “siempre nos quedarán los buenos momentos”, etc etc. ¡Ni que se hubiera muerto! A Paco González, ese del Carrusel deportivo, le pasó algo parecido, y, como a Enric González, a él también le llegaron los abrazos, los gestos solidarios, las muestras casi de pésame, de los compañeros y de la audiencia, en ese autobombo grotesco que los periodistas se hacen a sí mismos a veces. En menos de un mes Paco González estaba dirigiendo otro programa (el mismo programa en realidad) en otra emisora, con su mismo equipo, y seguramente ganando el doble.

    A Enric González sus lectores le seguiremos leyendo allá donde vaya, porque a la gente como él, como Ana Pastor, como Lucas y como tantos otros antes que ellos, gente que es buena en lo que hace y que ha tenido (no lo olvidemos nunca) muchísima suerte para llegar a donde han llegado, a esa gente, digo, no les va a faltar trabajo nunca.

    Reléanse todos los comentaristas plañideros el último párrafo del artículo y verán que lo de González no es ninguna tragedia. Mi mensaje a él no es un “ánimo en estos duros momentos” sino un “en tu situación yo hubiera hecho lo mismo”.

    • Infórmese primero. Comparar lo de Paco con lo de Enric muestra un total desconocimiento.

  55. Puede medirse la libertad de un hombre por su poder para decir que no cuando es Que No. Brindo por ello; y por la certeza de que se acaba lo que tenía que acabarse para poder empezar lo que ha de venir.

    Le seguiremos escuchando, maestro, sea donde sea.
    Enhorabuena por el futuro

  56. A mi tambien me han despedido despues de 28 años en una empresa agricola del grupo ALM, con la mitad de la indemnizacion que me corresponderia y un escueto “suerte” de alguien que no habia visto en mi vida…Han perdido la lucidez todos los directivos?

  57. Me enorgullezco de pertenecer a una profesión que tiene a gente como tu. Nos conocimos personalmente en la elaboración de un documental para Canal + “La Champions del Vaticano” y volcaste en una entrevista todos tus conocimientos sobre Italia y el futbol.
    El periodismo, los proyectos periodísticos son como el amor, “nada dura eternamente” y menos en este pais. Mucha suerte.

  58. Gracias Enric por esta salida digna. ¡Qué vergüenza lo que está pasando con El País! Es triste ver en lo que para el diario que ha sido el faro de tantos periodistas latinoamericanos. Con sus palabras confirmo algo que dije ayer en una charla con colegas: somos los nuevos dinosaurios.

  59. Al PAÏS le ha “jodido” el grupo PRISA, Este grupo quiere abarcar tanto, tanto que, al final, la ha “cagado”.

  60. gracias Enric

  61. Jo Enric
    Vete de donde quieras, pero no desaparezcas

  62. Muchas gràcias, Enric y mucha suerte. Te echaremos de menos y, al menos yo, te seguiré donde sea que sigas escribiendo.
    Yo también soy subscriptor de El Pais y voy a reflexionar sobre si renovar mi subscripción muy seriamente.
    Gràcias por tu dignidad.
    PD: El comentario de Yolanda tiene también su mucho de verdad. Todos estuvimos ciegos, poco lúcidos o simplemente, miramos hacia otro lado

  63. Si no hubiesen dilapidado dinero regalándolo a estrellas cómo EG, no pasaría esto. No solo a los directivos les llevan de oro.

    • Seguro que sí, que los problemas de deuda de El País se deben a lo que han “dilapidado” con Enric en sus 27 años de trabajo.

  64. Enric, espero que podrem saber el que vas fent per tal de poder gaudir dels teus excel

  65. Una lástima, como lector y suscriptor del periodico lo siento, no tengo demasiadas alternativas para mi vicio de leer prensa en papel. Ha sido la culminación del exilio a Jerusalen de hace años pero lo importante es que te podamos seguir leyendo ,en el formato que sea. Me sumo al abrazo para el gran Silver Kane.

  66. Sólo puedo decir gracias… Nada será lo mismo

  67. Chapeau.

  68. Enric; ¿Te acuerdas de mi? Siento todo lo malo que le ocurra a un periodista que es lo unico que he querido ser en mi vida, ahora ya jubilado con más lucidez y añoranza de tiempos peores, porque en este hermoso y maldito oficio siempre ha habido peores tiempos y los seguira habiendo.
    En tu caso todavia lo siento más, porque ya sabes que me honré con la mistad de otro gran periodista que fue tu padre. Bneo, honesto y para mi entrañable. Desde la prehistoria de toda una vida me acierdo aquel magnifico chaval que fuiste y te mando un abrazo de alguien que ha sufrido a la profesion a sus verdugos como pocos. Animo y adelante que tu tienes raza, porque de raza le viene al galgo. Un abrazo.

  69. Es muy triste comprobar cada dia cómo el periódico que ha alumbrado las mas oscuras etapas de los últimos años va cambiando, pretendiendo hacerlo poco a poco, como para que no lo advirtamos. S
    Salvo las firmas insobornables de siempre, te das cuenta que tienes en tus manos un papel que igual podria pertenecer al ABC o al Mundo y piensas aquello de que “la derecha cuando va a por ti lo consigue con la porra o con dinero”
    La dignidad Enric es un bien escaso y muy valioso y tu eres ejemplo de ella y de la lucidez periodistica mas importante que conozco. Gracias, seguiremos leyendote amigo.

  70. Bravo Enric.

    Te conocí por JotDown y desde entonces soy lector tuyo (disfruté muchísimo el rato con “Una cuestión de fe” por las tremendas similitudes con mi torpe Elche, aunque este año parece que vamos como un tiro).

    No soy lector asiduo de El País pero me sorprendió lo que había salido con los despidos, y me parecía una barbaridad. Más para un periódico que representa unos ideales determinados. No corresponde con la cultura de un periódico así y me parece muy loable que hayas tenido la integridad para decir las cosas como son. Hoy en día es muy raro ver cosas así. De nuevo, ¡bravo! Y mucha suerte en el futuro, seguiré siguiéndote allá donde vayas.

  71. Espero pueda a partir de ahora vivir del aire en Londres, o allä dönde sea feliz y yo pueda seguir ley’endole.

  72. Mi respetuosa comprensión. Me he dado de baja en la suscripción automática a la edición en papel aun sabiendo que quedan periodistas magníficos, de los pocos que quedan en activo. Pero no puedo olvidar el error que cometió el Sr. Cebrián con la operación de Canal+, eso si fue lanzarse al vacío. Gracias a todos los prefesionales del País, siempre les buscaré.
    ¡Salud!

  73. No pidas perdón, Enric, y que vuelva a ocurrir si desahogarte te lleva a escribir y decir estas cosas.
    Hay que luchar por algunas cosas, pero hasta un punto. Por otras es por las que hay que luchar hasta el final. Y cuando las primeras se pierden puede doler, pero a menudo se gana libertad. Espero cruzarme de nuevo contigo, aquí, allí o allá.

  74. Que seas tan feliz como a los demás nos hicieron tus letras juntadas.

  75. Me parece lamentable toda esta situación, y como liberal convencido deseo que todas las opiniones puedan ser libres de expresarse pero es que EL PAÍS ha hecho tanto daño a la verdadera democracia en este país que no me importaría lo más mínimo que lo cerrarán, lo sentiré por sus trabajadores pero me alegraría por e esté país

  76. Enric: con mis condolencias, le felicito por su gallardía. Pocas veces he leido una despedida de alguien tan lúcida y tan medida.
    Le echaremos de menos en El País, otrora gran periódico.

  77. Sr. González soy un seguidor suyo desde hace tiempo. Sus artículos tanto los de noticias generales como sus columnas de fútbol las consumí con avidez; una de ellas “El hombre que prefería la lluvia” sobre el gran Fritz Walter estaba convenientemente fotocopiada y “enmarcada” sobre mi mesa de trabajo. Le voy a echar mucho de menos, dígame dónde va a seguir escribiendo para que no pierda el vicio de leer buen periodismo.

  78. Este análisis da en la diana sobre la bajada de nivel cultural y moral del mundo prisaico:

    http://www.diarioprogresista.es/por-que-hoy-he-dejado-de-leer-el-pais-16631.htm

  79. Yo también fui suscriptor de El País. Enric te seguiré leyendo donde quiera que sea.Salud

  80. La vida se está poniendo de un drama poco recomendable por angustioso. Se nos va de las manos un mundo ‘maravilloso’, del que no hemos sabido valernos, sino exprimirlo hasta las últimas consecuencias… Ahora todo son lamentos, pero de “aquellos polvos estos lodos”, porque nadie reparamos de que aquella vida no era la nuestra. Y aunque nos la enseñaron, esta venía atada de una cuerda para que no se nos escapara… Pero alguien debió quitar amarras y llevarse la cuerda. ¡Maldita sea, que se nos escapó entonces!
    Lo siento por ti, Enric, pero también por cuantos en silencio sufren esta misma situación. Un abrazo.

  81. Gracias por los muchos buenos ratos que me has hecho pasar con tus artículos, con esa frescura de siempre!

  82. Ocurrió lo que esperaba y temía desde hace algún tiempo, quizá desde lo de la “ludopatía bursátil”. Espero que no tengas que dedicarte a escribir “mariconadas”, como dijiste en aquella entrevista aquí mismo. Con ser un gran periodista te basta.

  83. Gracias Enric por su tiempo, sus libros y sus artículos.

  84. No tengo manera, no, de enjuiciar a Enric, pero es hora de que el mundo sepa quién es Cebrián: un presunto gurú que está acabando con ese baluarte de la prensa inteligente que fue El País y el sepulturero de Prisa. Yo tengo 17 años leyéndolo diario, pero cuando me enteré de lo que están haciendo en Cadena Ser y otras empresas del grupo (que sigue ondeando banderas de justicia social), decidí no renovarla más. Hoy a leer a EDnric y saber lo de Enric, Estefania y Falledo decidí cancelarla desde ya. Por cierto, les escribo desde México, en donde Cebrián sigue pasando por la buena persona que no es.

  85. Te echaremos tanto de menos!
    (Otra razón para leer menos El País).
    Nunca olvidaré las primeras crónicas tuyas que leí sobre los atolones de Muroroa… risas y lágrimas… El primer periodista que me hizo llorar.
    Mu buena suerte

  86. Grande Enric, y sin que la humildad le impida decir las cosas

  87. Neoliberalismo, neoliberalismo, cuantos escupitajos se sueltan en tu nombre…
    ¿Neoliberal, un magnate de la prensa de un grupo erigido con ingentes y cuasi infinitas cantidades de dinero público, extirpado en forma de impuestos a la trabajadora clase media y entregados a cambio de defender con soflamas durante 30 años las posturas de la socialdemocracia más mafiosa del Sur de Europa?
    ¿Neoliberal, el que se forró a la sombra de otro magnate criado a las ubres del autarquismo franquista? ¿Neoliberal, aquel al que le dieron una licencia de televisión a la medida (alegal)? ¿Neoliberal, el que con banqueros corruptos se alió para eliminar la competencia con el “antenicidio”?
    Poneos a escupir sobre otras ideologías… Pista… caen más a la izquierda, por dónde pace el académico que escribe “clítorix”…

    • “The pot calling the kettle black”. ¿Neoliberales? Esperanza Aguirre y ese sujeto que ha convertido al Ayuntamiento de Madrid en el más endeudado de España. Con dos cojones neoliberales.

  88. Endavant Enric. Tu ets dels que porten la seva fabriqueta al cervell. Et seguirem disfrutant.

  89. Eres muy grande Enric. Mucho. No sabes cuanto. No eres de los que te importe, lo sé. No sólo dignificas tu profesión si no que también a un ciudadano. Amo tu curiosidad, tu facilidad para tener interés en cosas que con lo bien que lo transmites, hacías mías. Eres de las mejores linternas para ver en la oscuridad. Espero que sigas haciendolo. Yo no soy periodista. Era un empleado eventual del metal. Mucho antes que llegara esta estafa, me echaron. Trabajaba 6 meses y me iba a la “calle” 8. Y así durante mis maravillosos 20. Hasta que un día sonó el teléfono, eran ellos y les dije que no. Sería muy largo. De aquel 9 del 9 del 94 en que empecé a currar y ser mayor hasta ese día, se perdieron muchas cosas. En parte tu y otros como tú me habeis educado. Gracias por ejercer la dignidad.

  90. Por favor, no dejes de escribir, donde sea

  91. Lo siento Enric mí marido es el único periódico que le gusta leer !! me gustaría saber si Francisco Peregil está entre los despedidos. Un saludo y ánimo.

  92. ¿Cuántos jefes conocen que, como Cebrian, le den 12 millones a un empleado para un tema personal? ¿Y que le pague becas y cursos de más de 6000 euros? Al final resulta que no será tan malo… Pero claro, es muy tentador para un periodista estrella rebelarse ahora y plantar cara a Cebrían y convertirse en un mártir y un ángel, un ejemplo para la profesión…. Haberlo hecho hace 5 años, no es la primera vez que despiden a compañeros. Y a ver, cuántas veces vuestro jefe os ha cambiado una línea, el titular o ha hecho saltar vuestra pieza a última hora. Eso le ha pasado a cualquier periodista y no por ello se convierte en leyenda ni se le da esa trascendencia. Y, con todos mis respetos, en las universidades los periodistas, cuando dan esas conferencias, se convierten en santos, en personajes románticos, pero la verdad es otra. No sé, a veces me parece que la autocrítica es nula, que todo es pelotismo e ideología. Construimos ídolos de barro.

    • Carlota, la gente cambia y no sabes cómo. Lo digo por cebrian, porque otros no cambian nunca. Ah, y a lo mejor no fue cebrian, sino alguien a quien se aun se le respeta en Miguel yuste y q no hubiera permitido esto, Polanco.

  93. Impresionante el primer párrafo. Cómo cambian las cosas :S

  94. Una abraçada i endavant. Encara que (s’)enfonsin els mitjans, mentre hi hagi periodistes hi haurà periodisme. En el fons no sabem fer altra cosa. Sort

  95. Sigues siendo para mí, un referente. Por lo compartido. Por tu honestidad. Dimito y declaro: no lo compraré más. Supongo que en esta revista te sigo teniendo. Un fuerte abrazo. Salud, suerte y que podamos resistir con dignidad.

  96. Yo también digo eso de que “siempre nos quedará Jot Down”. Hasta que se estropee. Suele pasar. En todas partes.

    Mientras, disfrutemos.

  97. Afortunadamente, podremos seguir leyendo a Enric, con o sin “El País”. El problema de Cebrián se llama dinero y poder. No son los Cebrián los que sorprenden. Son los que mayoritariamente miran a otro lado en toda España porque todavía no les ha tocado. La podredumbre se extiende lenta e inexorablemente y lo va devorando todo, pero la indiferencia sigue siendo masiva hasta que se traga al indiferente. Con EREs de por medio, compañeros despedidos, si hay que celebrar algo se celebra y no se mueve el culo para hacer una puñetera huelga no vaya a ser que mis actos sean acordes a mis palabras y me dé un infarto. Aunque nos lleve por delante a todos sin distinción (hablo de las clases media y trabajadora, por supuesto), esta podredumbre nos la hemos ganado a pulso. Basta con imaginar como estaría Francia con este nivel de desempleo. Somos un país (Cataluña incluida) de auténticos meapilas.

  98. Soy lector de El Pais desde hace 22 años y sigo a Enric Gonzalez desde entonces. Lo seguire leyendo en Jotdown, o dondequiera que escriba. El diario El PAIS, definitivamente, no es lo que era.

  99. Pingback: Enric González deja ‘El País’ ¡Qué mala noticia para el buen periodismo! « Reinventar el periodismo

  100. Es una pena que tanta gente haya tardado tanto tiempo en darse cuenta de quién es Cebrian pero nunca es tarde si la dicha es buena. Yo jamás compré un ejemplar de El País. Ahora parece que todo el mundo está contra aquel al que reverenciaban no hace tanto tiempo. ¿Se derrumba el imperio del monopolio, los del antenicidio, los que han gozado de privilegios con canales como cuatro o canal+ o canal satélite digital? Estoy que voy a llorar.

  101. y veinte años después caí del guindo

  102. Yo conocí ese Pais que ayudaba a sus trabajadores. Conocí muchos casos como el tuyo, Enric, y doy fe de ello. Conocí una gran empresa en la que era un orgullo trabajar, muchas veces, muy duramente.
    Ahora no queda nada de eso, solo la nostalgia y la pena de ver como la traición, no a una plantilla sino a un proyecto, se materializa con el desparpajo y mala baba de una generación desposeída de memoria y entrañas.
    Se pierde gran parte del talento de este país condenándolo al paro y el olvido. Será eso lo que interesa; unos obreros sumisos o atemorizados.
    Suerte, compañero. Nos va a hacer falta.

  103. Gracias Enric, tus artículos y tus libros son un tesoro para mí. Y lo que sigas escribiendo, donde quiera que sea, seguirá siéndolo. In bocca al lupo!

  104. Solo para mandarle un abrazo desde Buenos Aires a don Enric que, de nuevo, desde su ironía y compromiso habituales, va de pesca y se atreve a mojarse aunque tenga que hablar de sí mismo.
    ¡Ya tenía ganas de oír hablar a un viejo rockero de El País! Sólo se lee algo de los pobres becarios. Claro que es fácil hablar desde fuera….

    • Estos liberales… que desean el cierre de periódicos que no concuerdan con su forma de pensar.
      Enric ha escrito en un periódico que he leído con fruición durante veintidós años: en cada ejemplar me deleitaba con la galería de firmas que aparecía en sus páginas, repletas de estilos propios e inconfundibles… que se merecen su sueldo porque compramos el periódico por ellos. Por cierto, qué mal olió el abrupto final de la columna diaria y el exilio a Jerusalén. Suerte, Enric.

  105. Lo que el Sr. Cebrián (y/o El País) hicieron por usted y su familia, no costó 12 millones de aquellas pesetas, es un gesto que, creo, no se le puede cuantificar. Por eso mismo me parece elegante y valiente que usted lo tome como tal y no se sienta obligado a pagar ahora por lo que un día fue. La calidad y la cantidad nunca fueron la misma cosa.

    Cuando a uno le despiden – o le invitan a marcharse – por hacer bien su trabajo, es el momento de levantar la cabeza más que nunca y demostrar que aún sigue habiendo clases y que, afortunadamente, éstas no se miden por la cuenta corriente.

    Le seguiremos leyendo, aquí, o donde vaya. Y esperamos más “Historias de…” porque si es a través de sus ojos, Don Enric, hasta Jerusalén pinta apasionante.

    Gracias.

  106. Suerte Enric, ya le echábamos de menos. Una pena que un buen periódico no lo dirija un equipo editorial capaz de parar los delirios de cualquiera de sus directivos. Creo que El País sigue siendo un buen periódico y ojalá no vaya a peor porque como está “el país” lo menos saludable y recomendable es que desaparezcan o se empobrezcan los periódicos. Todavía no comprendo cómo el Sr Cebrián puede ganar tanto dinero y dejar en la calle a tantos profesionales. Mucha Suerte y esperamos sus columnas y artículos y sus entrevistas maravillosas.

  107. Donde quiera que vayas allí estaremos siguiéndote, es un placer siempre leerte, sea en la forma que sea (por favor, un libro más…. te lo pedimos). El País es una sombra de sí mismo. Lo más triste es que siga siendo la menos mala de las opciones. Cebrián, además de toda su estupidez, es un traidor a lo que él mismo representaba en la prensa, y en este mundo no hay nada peor que ser eso.

    Queremos leer ya un “Historias de…”, de donde sea.

  108. La misma ludopatía y trepismo infatigable que llevó a la ruina a Cuatro y CNN+: en la venta y cierre de ambas cayeron VARIOS CIENTOS de puestos de trabajo.

  109. Me gusta mucho Enric González pero he de decir algo obvio y que miles, por no decir millones, de usuarios conocen: la Seguridad Social no cubre solamente el parto dejando fuera los cuidados intensivos o las incubadoras, eso no es cierto, la sanidad pública se ocupa de todas las posibles contingencias que puedan acontecer. Ahora bien, si una familia decide legítimamente recurrir a la sanidad privada ya no está utilizando los servicios públicos y esa es su decisión.

    • Jesús: En ese momento Enric Gonzalez estaba viviendo en USA, como corresponsal para el país.
      Un saludo

  110. Me has emocionado enormemente. No te vayas muy lejos. Espero que sigamos encontrándonos en el camino.

  111. Acabo de leer esta noticia y la verdad no entiendo todo ese escándalo ideológico pseudoprogresista. Este “drama”parece un guión barato plagiado en e la época de los Ochenta en Italia, en plena decadencia socialista, la”Milano da bere” y los amigos -por cierto, muchos periodistas entre ellos- de Craxi, fiel colaborador (y cómplice) de Berlusconi y gran amigo del Felipe nacional. Pólitica, prensa escrita y cadenas tv simpatizantes, “todo atado y bien atado”. ¿De qué “izquierda” y de qué “ideales” estáis hablando? El País siempre ha sido expresión del poder y del dinero que lo rodea ahora, y hace 30 años también.

  112. Enric González es un buen escritor, pero un pésimo periodista. Su desdén por los datos y su endiosamiento le permitía decir tonterías del tipo “la primavera árabe comenzó en otoño en un país no árabe, Túnez” (sic). Y en Jerusalén, simplemente, no se enteraba. Dicho eso, suerte. Ojalá a partir de ahora se dedique a lo que mejor sabe hacer, opinión, y no reporterismo.

  113. Pingback: Blog de Maruja Torres, marujatorres.com » La despedida de Enric González

  114. Pingback: Otras elecciones sin contar | Una realidad (in)visible

  115. Echo de menos el fondo: si la situación de la empresa justifica el ajuste.Parece que el barco, sin ajuste, se hundiría más de-prisa.El gran Enric salta a tiempo y encontrará salvavidas.El asunto Cebrían es ético,penal, o lo que sea, pero marginal. Sin lo que se ha llevado el problema de la empresa seguiría siendo el mismo.Veo mucha autocomplacencia acrítica y corporativa en muchos comentarios.En los menos cierta indignación rencorosa contra los mejores, los únicos que se salvarán.Deben reconocer que su elección profesional de ayer la dejó inservible la teconología digital.Dejen de lamentarse culpando a otros con mejor suerte.Empleen su esfuerzo en la elección de un camino acorde con las nuevas transformaciones económicas y sociales. Suerte.

  116. Hay algo que me estaba tragando, pero no, tengo que decirlo, bastante hartito ya de esta cantinela pesadísima de fans y entusiastas de la prosa. Me parece sorprendente este arranque de dignidad del señor González justo ahora, cuando Cebrián se ha convertido en persona non grata para la mayoría social de izquierdas en este país, y no lo tuviera antes, hace muchos años (más de 20) cuando El País colocaba a cientos de becarios sin contrato (curiosamente, el día que llegaba la inspección todos eran invitados a quedarse en casa; siempre fueron unos luchadores contra el poder y unos marginados estos de Prisa) o cuando esos mismos becarios pasaban a ser redactores juniors y cobraban sueldos de miseria por horarios leoninos o cuando otros muchos compañeros fueron despedidos (esto de despedir a trabajadores para adaptar una empresa a la nueva situación económica no es nuevo). Imagino que el señor González estaba entonces muy ocupado en sus corresponsalías y sus calcios, cobrando sueldos que los becarios ni soñaban, estaría muy ocupado y no sabía nada de eso que pasaba en las redacciones de sus amigos de Prisa. Imagino.

  117. ¿y que periódico leeré en el futuro? Estaba acostumbrado e El País y es un drama tener que volver a escoger otro. Además el renombre internacional que tenía el diario es imposible hoy en día que lo alcance ningún otro, dada la situación de crisis generalizada de la prensa en papel.

  118. Pingback: Después de 27 años, deja El País… « comunicarbien

  119. Don Corleone a Bonasera: ‘Algún día, que quizá nunca llegue, te pediré que hagas algo por mí. Pero hasta ese día, considera esto como un recuerdo de la boda de mi hija’.

    Si hubiera ido directamente a la seguridad social, que es totalmente gratuita, en vez de a la Dexeus…

  120. Despertarse un día sabiendo que el único periódico que lees con asiduidad no contará con el periodista a quien siempre quieres leer, hace que me pregunte sobre el rumbo que ha tomado el periodismo en general y “El País” en particular. Sé que tú, Enric, escribirás en otros medios como aquí en “Jot Down” (Dios os bendiga, majos), la revista futbolera “Líbero” o cualquier otro sitio donde el buen gusto y la calidad prevalezcan, pero me da pena saber que cuando abra el periódico de ahora en adelante no encontraré tu firma en ninguna parte. Gracias por todo, Enric.

    http://noteniabillete.blogspot.com.es/2012/05/una-cuestion-de-fe-de-enric-gonzalez.html

  121. … Salud y suerte, Enric. Deseo seguir leyéndole en cualquier otra parte…

  122. Està molt bé, però quan fa que el Cebrian està malalt? No el podrieu haver denunciat fa molt temps? Ara es massa tard.

  123. gracias Enric por saber escribir lo que muchos pensamos. !Suerte y hasta siempre.!

  124. Felicidades a este periodista, todavia hay personas con dignidad.

  125. Enric el drama, además de que no podamos leer tus colaboraciones, es que el “cambio” de El País es el de la sociedad en que se desenvuelve. Las “chonis” y los “canis” son el presente más grosero. Esa es la sociedad que gusta a la derecha. De nuevo desilustrada, grosera, muy agresiva con el prójimo; muy aduladora con el poder y el oropel. Ahí ganan. Pues la carcundia no deja de votar a quien vota. Estos, proselitistas de la incultura, ni votan, huelen braguetas y bragas y se meten lo que pillen para seguir haciéndose yogur el poco cerebro que les queda. ¿Alguién cree que esa es la gente que compra, ya no EP, algo que huela a letra impresa? Va, ni un prospecto de PIL se leen. Los bárbaros que no llegamos a escolarizar no es que no se pudo con ellos ¡es que jamás se fueron; están aquiiií! Y no desbarro. La SER también busca en la “radiobasura” ¡¡dios pensé que jamás!!! su nuevas audiencias. Lo dramático- si fuera respetable lo que Ellos no respetan- es que luego los putos “shares” quizá, les den la razón en un bucle infernal. ¡¡Todo por el Becerro!! Que siga el show… Adéu Enric… ¡pero no te vayas demasiado lejos! necesitamos que escribas lo que pensamos. Nos reconforta, nos ayuda tanto… ¡ a reconocernos!

  126. Otros inventan firmas falsas para mantener el empleo, que verguenza y otra felicitacion a este gran ser humano.

  127. Enric, tengo que decirte, con todo el dolor de mi alma, que yo si vi en el País, la primera vez que lo compré en el Kiosco de Arroyo de la Miel, en Benalmadena Costa, Málaga, que sí preví y percibí, que ese periódico, sería la luz del faro que nos alumbraría a millones de adicto a leer un periódico. Pero desgraciadamente, tengo que felicitarte por tu trabajo en estos textos de despedida. Y digo por desgracia, porque cuando prima el apetito insaciable del BECERRO DE ORO, no hay nada que hacer. La democracia no puede nutrirse solo del vil metal, ni los ciudadanos de los pueblos, ni las naciones se alimentan solo de un salario, sino que, si se callan las voces más sinceras del periodismo, solo nos quedará las miserias que le sobren al capitalismo más salvaje y sin alma. Por desgracia eso es lo que estamos viviendo hoy por hoy. Enric, un fuerte abrazo. Miguel.

  128. Me quito el sombrero, es una respuesta acorde con lo que esperábamos de alguien con lucidez.
    Ahora estamos esperando la rectificación de los que alguna tendrán.

  129. Pingback: Con la venia » Archivo » Enric González sobre El País

  130. ¿Cuántos comentarios llevamos en este escrito? Desde las tres primeras líneas se veía venir. Sin embrago leyendo ciertos comentarios se me viene la cara al suelo. No en los que animan a Enric, si no a alguno que sin más llama ignorante a otro por no conocer (irónicamente, supongo) al que llama mejor periodista de España o Espaluña de los últimos 20 años.

    A raíz de este comentario se me vienen dos preguntas:
    1)¿Sienten pudor los escritores que reciben tantos servicios orales? Porque está bien alguna alegría para el ego pero, ¿tanto? ¿Qué se les pasará por la cabeza?
    2)Estos espontáneos que se genuflexionan tanto ¿Desearían el mismo trato para ellos llegado el caso hipotético de que nos ofrecieran su talento? (no he mencionado la envidia, que me parece algo muy vulgar de mencionar).

    También son la monda los comentarios que corrigen ortográficamente a otros “comentaristas”.

  131. Un abrazo y muchas gracias por lo bien que nos lo hemos pasado juntos (y usted sin saberlo)

    Dejenos seguirle donde siga estando.

  132. ¿Por qué cuando la gente se hace muy rica es tan insolidaria y cruel con el resto de la clase social a la que algún día perteneció?

  133. Enric, gracias por todo, tus artículos, tu voz y tu energía. Ha sido un honor compartir redacción contigo. Besos

  134. Gràcies. Necessitem més periodistes com vostè!

  135. Hola Enric
    Soy Joaquín Vidal, un nombre que quizás aún te suene. Crecí y casi aprendí a leer con los ejemplares de El País que cada noche traía mi padre. Es terrible lo que está sucediendo con esta profesióna nuestra. En Zeta sabemos algo de Eres y jugadas de directivos.
    Un abrazo a todos los compañeros y amigos de ese periódico

    • Joaquín ¡Tú perdiste un padre! Otros un maestro con la inmensidad y profundidad que tiene esa acepción. Aprovecho para saludarte con todo cariño. No sabes lo que agradecí estar 7 años como “aprendiz” al lado de esa gran persona que fue Joaquín Vidal. Si viviese no estaría mucho más contento de lo que empezó a no estarlo, ya al final de sus días, y viendo como EP nos trataba a los “colaboradores”. Su grandeza llegaba a todo: a la crónica sublime y a la razón o la solidaridad. ¡Cuanto agradezco haber compartido tantas horas con un verdadero maestro! repito, ¡hoy que tanto burro va de gran profesor… como decía el tango!
      Tan grandes firmas como la suya-referentes de ética y periodismo- se han ido “cayendo” de “nuestro” períodico, dejándonos cada día un poco más huerfanos y un poco más solos…
      Con todo mi afecto, de eterno aprendiz Joaquín, mi abrazo más solidario como persona y periodista.

    • Un honor haber leido durante mucho tiempo a tu padre, viejos tiempoa aquellos que ya no volveran.

  136. Pues hombre, tras lo que expones en el primer párrafo y dado que no te vas gratis, me parece que lo que queda claro en tu artículo es una absoluta falta de gratitud.
    Te tenía en más alta estima.

  137. Gracias Enric. Yo soy otro suscriptor que no va a renovar el año que viene.

  138. Reprobar y criticar desde el elogio y el agradecimiento.
    Hablar alto sin gritar.
    Exponer ideas valientemente sin imponerlas.
    Coherencia.
    Boas noites Enric, e boa sorte!!

  139. Soy un “fósforo ” tuyo.Me identifico con tu manera de hacer
    el texto. Eres uno de los míos .Aprecio tu grandeza y elegancia en la carta de despedida.Seguiré leyéndote.Ahora
    permíteme que te diga que nuestro mundo actual se está
    cayendo a pedazos por la ausencia de ética y estética. La
    sinvergonzonería chula,macarra,vulgarzota e indecente se
    está adueñando de nuestras vidas. Las personas como tú
    podéis y debéis denunciar la situación escribiendo más claro y hablando un poco más alto,porque está llegando
    la miseria incluso para lectores del País Semanal.

  140. Durante años tuve una suscripción a El País, fuí de las primeras familias en contratar Canal + y aguanté Canal Satélite y la pérdida de norte-sur-este y oeste de esa plataforma posterior al ataque lanzado por Aznar. Pero llegó un momento en el que el divorcio entre el Medio que yo necesitaba y lo que se había convertido. Fue el día en que CNN+ cedió su espacio a Gran Hermano. Y desde entonces causé baja a pesar de haberme ofrecido quedarme incluso sin pagar. Expliqué durante mucho tiempo que sencillamente no era un tema económico pero sí de principios y pedía que se transmitiese esa rescisión-protesta. Ahora sencillamente culmina el desastre. Pero hubo un tiempo previo en el que se vió venir y quizás pudo tener solución si quien ha traído esta situación no hubiera tenido cabida. La operación de salvamento fue un éxito pero el paciente murió. Descanse en Paz. El País es pasado. Ahora tendremos El Paisito.

  141. 15 años tarde, pero enhorabuena.

  142. Ah! No me lo habéis borrado!
    ¡ Perdón !

  143. Con todos mis respetos, me parece penosa su actitud. Si desea irse de “El País”, por solidaridad o porque le conviene -indemnización mejor que futuro incierto- lo más elemental es que se hubiera ido sin hacer ruido. Que cuente lo de su mujer y su hija, no le quita nada a su desagradecimiento, al contrario. Hace muchísimos años que tengo la peor opinión de Cebrián, y Enric González me parecía ´de lo mejor del periodico. Hasta leer este articulo, en que veo que los había peor que Cebrián.

  144. Magnífica despedida despues de 27 años trabajados. Yo soy lectora del El País desde su primer ejemplar, ciudadana de a pie, y en los últimos años suscriptora. Seguiré suscrita porque hay poca cosa que leer en letra impresa en este jodido país, pero desde hace años vemos el deterioro de sus reportajes y sus tendencias de libre mercado. Los artículos de opinión siempre han sido lo mejor. Enric, mi hijo y yo te seguiremos leyendo allá donde estés. Salud.

  145. Bueno, pues otro que se va/lo echan.
    El desierto avanza sin cesar.

  146. buena suerte Enric

  147. ¿Que pasa con PRISA? Yo continuaré siguiendo a las firmas que me interesan, sea cual sea la cabecera bajo la que escriban.
    Al fín y al cabo, El País, La SER, etc. son “S.A.” que, como decía un buen amigo mío, significa “Sin Alma”.

  148. enhorabuena Enric por poderte marchar. Dejé de comprar el pais después del 15M, la infornación fué nefasta. Los periodistas que despedirán ahora poco se acordaban de los que no estaban en nómina del pais y tardaben más de 13 meses en cobrar.

  149. No te conozco y te conozco, porque era una lectora asidua de todo lo que escribías. Hasta me inspiraste le escritura de un cuento (en mis ratos libres junto palabras). Lamento lo que ocrre con El País. Tengo amigos en el periódico, pero saber que uno de los de raza que aún quedaban en este oficio se va (o le dejan irse) es una pérdida irreparable. Como lectora, te deseo suerte (disculpa el tuteo).

  150. El País ha muerto, siento decirlo por que crecí con el, un medio que cambia periodistas de renombre por becarios explotados para poder mantener el nivel de sus directivos no tiene futuro, triste momento para un diario que fue de lo mejor y vive de sus rentas.

  151. Me quito el sombrero:

    “Una máscara antigás, un traje hermético de plástico, guantes y botas especiales, un chaleco antibalas, una caja con medicamentos y jeringuillas y un voluminoso casco. Cada día, 69 periodistas se ponen todo este equipo y pasean como marcianos mareados por los alrededores de la piscina del hotel Internacional de Dahran”

    Gracias por haber sido una referencia para una generación de periodistas jóvenes. Gracias por decir siempre lo que te da la gana y por obrar en consecuencia. Y gracias por tus historias de Londres, Roma y Nueva York.

    Yo de mayor quiero escribir como Enric González.

  152. * Hace unos días, al leer la editorial de El País, por un momento regresó mi fe en el rol social de los medios impresos adictos al capitalismo, y en la visión de la “prensa global progresista”:

    Desigualdad creciente
    Edtorial de El País (fragmentos)
    España se ha convertido en el país de la eurozona con mayor nivel de desigualdad social… la brecha entre los hogares que más ingresan y los que menos no para de crecer desde hace cinco años, al tiempo que aumenta la pobreza. La crisis está afectando gravemente a la cohesión social….
    http://elpais.com/elpais/2012/10/14/opinion/1350240394_542113.html

    * Inmediatamente después, me salió una inmensa carcajada natural que inundó el salón de la casa – me había despertado con ganas de contarme un chiste…..

    El salario de Cebrián se come casi dos meses de ingresos publicitarios de ‘El País’
    http://tuitformacion.com/2012/10/el-salario-de-cebrian-se-come-casi-dos-meses-de-ingresos-publicitarios-de-el-pais/

    150 personas deberán irse a la calle y todos verán rebajados sus sueldos en un 15 %.
    http://www.diariocritico.com/nacional/el-pais/despidos/juan-luis-cebrian/ere-en-prisa/420462

    Cebrián, con 13 millones de sueldo, a sus empleados: ‘No podemos seguir viviendo tan bien’
    http://www.lavozlibre.com/noticias/ampliar/649873/cebrian-con-13-millones-de-sueldo-a-sus-empleados-no-podemos-seguir-viviendo-tan-bien

    Los trabajadores denuncian que los 13 millones anuales del presidente equivalen al de los 150 despedidos
    http://www.economiadigital.es/es/notices/2012/10/el_sueldo_de_cebrian_enciende_a_la_redaccion_de_el_pais_33800.php

    * Unos días después, me encontré con otra editorial del mismo diario, y me froté los ojos con rabia:

    Salarios encogidos
    Editorial de El País (fragmentos)
    http://elpais.com/elpais/2012/10/17/opinion/1350499951_508221.html
    El poder adquisitivo de los salarios se reduce dramáticamente al compás de las revisiones de los convenios y la continua subida de la inflación. Pero la crisis y la perversa coincidencia entre salarios congelados y precios que se disparan no solo reduce la riqueza en todos los órdenes: su manejo acentúa un cada vez más desigual reparto…
    Se corre así el riesgo de que se afiance un modelo poco social… ¿Hay alguna manera de frenar estas peligrosas tendencias?…

    * Esta vez logré de milagro evitar vomitarme encima. Porque la verdad es que no tiene ninguna gracia.
    * Y sí, hay maneras de frenar esta debacle: metiéndole palo a la perversa ruleta en la que indignos como Cebrián comparten su mueca siniestra…

  153. Pingback: Can Pla » Enric González se’n va d’El País: http://t.co/LI…

  154. Pingback: Y cómo leñes se informa uno ahora | Las penas del Agente Smith

  155. Es de agradecer, Enric, que aclares que vas a cobrar tu indemnización. Parecía que te ibas, y no que te echaban. Pensé, pues qué íntegro este hombre, que después de que le arrinconaran en Tierra Santa, se va por su voluntad en este momento; pero no es así; no es una baja voluntaria. Lo entiendo, tienes una familia, el dinero es importante.
    Siempre ha sido un gran placer leerte y espero que lo siga siendo mucho tiempo y en muchos medios. Y tienes razón, a Cebrián se le fue la pinza hace mucho. Los directivos de Prisa, en general, siempre han estado endiosados. Salud.

  156. Pingback: Blog de Notas » Blog Archive

  157. El País ha dejado de llegar a Alemania desde finales del pasado mes. No hay presencia alguna de prensa espanola en Carolingia, todo un símbolo del fracaso de la famosa “marca Espana”…

  158. Siempre se aprende de Enric González.

  159. Siento un nudo en la garganta al leer que deja el medio en el que le descubrí. Mi cabecera de referencia aunque tristemente cada vez menos.
    Comprendo sus razones y me parecen lógicas, incluso predecibles.
    Pero antes querría que supiera que usted es de los pocos periodistas a los que uno se engancha, uno de esos a los que se busca entre las paginas, de los que se ansia su columna, y que siempre deja un sabor maravilloso tras su consumo.
    Usted como a tantos otros me ha descubierto NY, Roma, Londres, y casi Jerusalén. Usted nos contado una sociedad a través de un deporte con ese toque personal, ese estilo épico para contar cualquier historia por mundana que sea.

    Gracias, pero por favor no deje de escribir ni de callar, para muchos usted es un placer y cada vez quedan menos

  160. Gracias Enric. Esto que has escrito es verdadero periodismo. Pero Yolanda también tiene razón. Mientras los de El País eran señoritos, el resto tenía que esperar sentado a que empezara la rueda de prensa “cuando llegue el de El País”, que siempre llegaba tarde. Buena tu despedida Enric. Lo han pasado de puta madre y es de envidiar. Por suerte uno de El País cuenta sus miserias porque hasta ahora han despedido no sé a cuantos colegas y hasta hoy se ha mirado hacia otro lado. Gracias Enric por haber sido de El País y que te queden fuerzas para pensar en los colegas en paro. Suerte y ánimo a los anonimos, trabajen mal pagados o no.

  161. Tristísimo fiel reflejo de esta época.
    A los que os vais, os animo a fundar un nuevo PAIS libre de ataduras.
    Ha sido un placer leerte. Suerte.
    Lector desde el primer número, me daré de baja como suscriptor.
    Enrique Balmaseda

  162. Todos agradecemos tu valentia y sinceridad. Yo me uno a los que sedan de baja. Mucha suerte.

  163. Hay que tener cara dura para desahogarse ahora (cuando te largas), y no haberlo hecho muchísimo antes cuando, usted mismo y todos los demás de ese periódico, saltaban de alegría de mesa en mesa en el casino, rindiendo culto a la ludopatía y compartiendo mesa y mantel con el celebérrimo Sr. Cebrian, al que le besaban sus pies y sus negras manos, negrísimas…

    Ahora, que esa ludopatía se ha vuelto en su contra, ahora es cuando se queja… Lamentable.

    Así va este país, y El País, un pueblo (y un periódico) de subvencionados que se quejan porque le quitan el dinero (ganado con el sudor de otros) y no antes, cuando desde los sucesivos gobiernos lo estaban envenenando…

    Que le vaya bien y esperamos haya aprendido algo, que me temo que no…

    Atentamente.

  164. Es difícil distinguir qué hay de pose y qué hay de autenticidad en el gesto de Enric. Hay cosas suyas que me descolocan bastante, una pronunciada incoherencia en ocasiones. O tal vez sea lo que decía antes alguien: que es un gran escritor pero un mal periodista: Recuerdo (buscaré la cita literal) que me sorprendió hace años en una charla digital proclamando que la mejor política de Europa era Ángela Merkel. ¿Seguirá opinando lo mismo…?

  165. A los criticáis las incoherencias, los cambios de opinión, etc. ¿Sóis vosotros coherentes, tenéis un pensamiento lineal y desprovisto de rectificaciones? El prestigio no lo da la coherencia, sino la honradez de transmitir también las incoherencias propias. Por no mencionar que el periodista/escritor/columnista se “expone” cada día un poquito más que, por ejemplo, yo mismo.
    Si queréis “coherencia” leed a Iñaki Gabilondo o a Jimenez Losantos. Así encontraréis que tenéis “razón”.
    Yo me quedo con las historias bien contadas, sin necesidad de que sean redondas, o rebosantes de coherencia eterna.

  166. El primer escrito que leí de Enric hablaba de los koalas, decía que siempre comían lo mismo y que por eso eran tan lentos.. etc, etc… A partir de ese día le buscaba por todas partes.. Recuerdo lo que dijo sobre Angela Merkel y también le echó piropos a Dolores de Cospedal.. En fin, sólo eran opiniones en un momento dado. Desde entonces todo el mundo ha comido variado y todo el mundo ha cambiado de opinión muchas veces. Y las que cambiaremos…

  167. lameculos.
    1. com. vulg. Persona aduladora y servil. U. t. c. adj.

    DICCIONARIO DE LA LENGUA ESPAÑOLA – Vigésima segunda edición

  168. Enric, si decides montar algo -lo que sea- en Londres, no te olvides de contar conmigo, por favor. Puestos a vivir del aire, mejor lo hacemos en Old Brompton Road, ¿no te parece?

  169. De acuerdo en que todos cambiamos de opiniones, etc. (…aunque pasar de glorificar a Merkel como la mejor a satanizar todo lo que ahora ella significa…Y lo de Cospedal lo desconocía) Pero, en cualquier caso, esto delata algo poco recomendable para un buen periodista: el mal olfato. Por eso decía que me sumo a quien le consideraba mejor escritor que periodista. Un escritor puede permitirse todos los cambios de opinión y de criterio que quiera sin que su credibilidad se resienta si consigue que su relato sea en sí mismo brillante “coherente”. Pero para un buen periodista, ese tipo de cadáveres en el armario no dejan de ser lastres sonrojantes.

  170. Pingback: Enric González abandona “el barco” con indignación | Periodistas En Potencia

  171. Quiero felicitarte por haber escrito lo que has escrito después de decidir salirte de El País. El dedo en la llaga se llama a lo que hace con este escrito. Este cáncer que devora el que fuera mi oficio durante 30 años, lo viene haciendo desde hace ya 20 años o más. Más directivos, ejecutivillos los llamo yo, cada vez, menos periodistas cada vez; ¿quién puede ser periodista hoy día cuando en la mayoría de redacciones un periodista cobra menos que un reponedor en el Carrefour?

  172. Comparto la sensación de decepción con “El país” (pese a que mantiene intacto su prestigio gracias a quienes lo critican obsesivamente), y la impresión de que Cebrián es un ego envuelto en poder que no añade ya absolutamente al periodismo político.

    Sobre Enric, me parece que gente como él es la materia humana desde la que habría que intentar la regeneración de una izquierda lúcida.

  173. Aunque vengo leyendo El Pais desde mi mas borrega adolescencia no tengo ni idea de quien es el tal Cebrián o de lo que haya podido hacer; bueno si, vale, sé que es uno de los jefes de El País y suena como que se está dedicando a forrar los bolsillos de los ejecutivos (y el propio) a costa del resto del personal y la calidad del producto, robando a todos para beneficiar a una casta vaya.
    Entre otros que se me escapan ahora, ya denunció tan humana práctica el novelista sueco fallecido antes del exito de su trilogía.
    Si EG ya no escribe el EP lo buscaré en otros sitios porque me suele gustar como escribe y me suele interesar de lo que escribe (y por favor, moderense con la adulación, que pasamos del apedreamiento al baboseo con una facilidad turbadora en este bendito paisito).
    En cuanto a los profetas del apocalipsisEP, pues hombre, sería una pena por lo que tiene de institución el diario, la historia, la herencia y todo eso pero sobre todo porque de momento no hay alternativa, pero seguro que sobreviviriamos somehow.

  174. Por fortuna cada vez más el periodismo son profesionales como Enric y no los grandes medios.

  175. “El País ha hecho por mí mucho más que yo por él”

    Sin embargo ahora, al despedirte, El País pierde más que tú.

  176. Qué bien has expresado lo que muchos pensamos a diario. Cada uno con sus circunstancias, por supuesto. :)

  177. Pingback: Nussbaum, Wert y las Humanidades « Colectivo Novecento

  178. Bravo, por el valor de la crónica. Ahora bien, con todos mis respetos: la decisión de irse ahora ¿es de verdad como dice por la posibilidad de acogerse a una indemnización colectiva? Creo que sobran los motivos, desde hace años, para no trabajar en ElPaís y que, la mentablemente, la dignidad para el que se la pueda permitir…

  179. Pingback: El País sufre sus horas mas negras « Magazineando

  180. Asistí al nacimiento Del Pais, Cambio 16, Interviu, etc con la idea de que España empezaba a cambiar -y así fué-. Hoy, tengo la misma sensación pero invertida. He sido lector ocasional de esa cabecera, que ha representado (y seguramente represente todavía) la España abierta al mundo. Con los testimonios de profesionales “magníficos” que tienen, obligatoriamente que abandonar la nave, me invade la sensación, que este país, entró en la órbita de los dueños del”MUNDO” Enric, tu no te morirás de hambre porque posees el talento.

  181. Soy lector de El País desde que tengo (des)uso de razón. No tengo formación universitaria, así que parte de mi educación ha pasado por la lectura de Manuel Vázquez Montalbán (cómo le echamos de menos en estos tiempos!) Eduardo Haro Tecglen y, más recientemente, Guillem Martínez y Enric González a quien admiro en su forma de escribir a pesar de vivir realidades muy distintas incluso siendo originarios de la misma ciudad; comparto su gusto por el fútbol (aunque con colores diferentes, y cada día de forma más desapasionada) por Italia y por Chet. Lamento que el periódico que me ha acompañado durante los últimos 26 años de mi vida haya ido mutando hasta convertirse en algo irreconocible, ajeno, para mí. No me apetece en este momento entrar en juicios morales sobre cómo hemos llegado hasta aquí, sólo quiero pedirte un favor: no dejes de escribirnos, nos alegra el alma leerte.

  182. Por qué hemos llegado a un punto en que una actuación fiel a unos principios, nos sorprende tanto?
    Sombrerazo Enric

  183. Gracias por tus articulos, por tus libros por tu honestidad.Un placer.

  184. Joder!!!! Espero seguir leyéndote allá donde escribas, te seguiré!!!!!
    El Pais es el mejor medio de comunicación de España, aún con secciones como nacional, partidista a más no poder, y con personajes como Cebrián, que se dedica a pasearse por conferencias y seminarios para sentar cátedra no sé de qué (y con la connivencia del periódico que documenta y enaltece todos sus bolos).
    Gracias a personas como Enric González disfruto todavía como la prensa escrita y digital. Espero que tengas muchos discípulos!!!

  185. Tengo la edad suficiente como para pensar que mi mundo desaparece; por todos lados me llegan síntomas (o hechos directamente) que me lo hacen ver. Ahora, en el ámbito de la información, le toca a El País, cosa que ya se veía venir. Que siga publicándose no significa que sea el mismo referente que fue.

  186. Es una gran pérdida para El País, que en realidad ya lo perdió hace tiempo. Me sorprende la amplia legión de seguidores que tiene, en un país donde pensar y opinar por uno mismo se paga caro. Es una buena señal.

  187. Pingback: Si el periodismo escribiera su esquela | Pasa sin llamar

  188. Poco más que añadir….
    Una forta abraçada i ànim !!!!

  189. Pingback: LA SELECCIÓN NACIONAL DE PERIODISMO | Patrulla de salvación

  190. Hace unos años ante una pregunta en el chat semanal que hacia en el País, que versaba sobre el futuro del periodismo, Enric lo primero que dijo que había que poner las cartas sobre la mesa, y que iba a contestar a alguien que aspiraba a cobrar 700€ al mes cuando él cobraba 7000€. En aquel momento ya dije que par. Con el artículo censurado por Javier Moreno pensaba que eran dos pares. Con ésto tres. A ver si esto le obliga a escribir sobre sus vivencias en Jerusalen :P

    Por cierto, este finde estuvo en A vivir que son dos días de la cadena Ser con su amigo Javier del Pino, eso es un amigo y también otro pedazo de periodista.

  191. Pingback: Will McAvoy no estuvo allí

  192. En lo personal, me lo tomo como una verdadera traición, ya sea como lector, o como cliente, me da igual el tratamiento, pero la relación invisible, viene durando muchos años. No me preocupan las historias empresariales, ni las especulaciones bursátiles, ni tantas historias que siempre van a ocurrir, lo único que me preocupa, es que por tantas deserciones, aunque sean justas, nos vayamos quedando cada vez más solos, sin periódicos ni periodistas, que nos acompañen en este viaje, tan duro, de encontrarnos a diario con el mundo.

    Por otra parte, Enric González se podía haber ahorrado este artículo, que efectivamente no tenía que haber ocurrido.

  193. Pingback: En defensa de Juan Luis Cebrián | Desde el exilio

  194. ENRIC CONTIGO SIEMPRE.
    QUE FALTA NOS HACES, CUIDATÉ MUCHO.

  195. A tantos buenos periodistas que los sucesivos naufragios van arrojando a la orilla o a una prejubilación no deseada, lanzo una sugerencia: he leído que en Francia han sacado un periódico en la red realmente independiente; se financia mediante suscripción (creo recordar que eran 10 euros al mes) Y yo me pregunto si no se podría hacer algo así en España (o semanal, o quincenal)
    ¿O sólo sabemos quejarnos?

  196. Pingback: Agudeza visual | 2010-20XX _ blog de Raúl Pedraz

  197. Rajoy, Rubalcaba, Mas o Cospedal llevando las riendas patrias sin vergüenza ni dignidad y Enric González dejando su trabajo por vergüenza y dignidad. ¿Estamos locos o qué?

    Enric, simplemente gracias por tu inmensa humanidad

  198. Pingback: LOS ABAJOFIRMANTES OTRA VEZ | Patrulla de salvación

  199. Pingback: Me dejan sin periódico y sin ilusión | Desaprendiendo

  200. Pingback: Me dejan sin periódico y sin ilusión, por Lola Hierro (@NabiaOrebia) | Periodísticos - Comunidad para profesionales y estudiantes de la comunicación

  201. He sido lectora del El País desde su primer dia, me ha formado intelectualmente pues a partir de su lectura he añadido a mi vida otro tipo de lecturas. reconozco que les debo muchísimo a muchos de sus habituales colaboradores y también a algunos periodistas, Me han ayudado a entender un poco mejor el mundo. Me indigna la situación y me duele ver como se derrumba desde hace unos años un medio de comunicación que en nuestro país representó una ventana de otros lugares. Gracias a toda la redacción y a tí especialmente Enric por tu gesto, y a la empresa se le deberian pedir responsabilidades y dimisiones de los directivos

  202. Con gente como usted, todavía quedan esperanzas. Le seguiré allán dondé esté. Gracias y suerte.

  203. Pingback: La importancia de mirarse en el espejo « Falso 9

  204. Voy a ser una nota discordante, pero me sorprende tanta hagiografía hacia Enric Gonzalez. Me parece un buen periodista, pero como tantos otros. Para mi no destaca en nada en especial que justifique tanta adoración…

  205. Jot Down

  206. Buenas noches, Enric Gonzalez

    Desde que leí tu artículo, a veces pienso en ti, es decir en tu integridad y la firmeza en tus valores. Creo que te has convertido en una referencia para mí después de esto: renunciar a un sueldo porque el dinero no vale lo que vale tener honradez.

    Gracias Enric.

  207. Pingback: Jot Down Cultural Magazine | Victorino Ruiz de Azúa: “El País se ha convertido en el símbolo del capitalismo de rapiña que se ejerce en este país”

  208. Gracias Enric. Gracias por regalarnos tu tiempo y por algún que otro invent (grande Tresor).

  209. Creo que te irá bien, Enric. Adelante con tus nuevas historias. Estamos esperando las de Jerusalem. Además, tu artículo es de lo más honrado que he leído tras un ERE.
    Saludos
    JML

  210. Pingback: Victorino Ruiz de Azúa: “Juan Luis Cebrián se ha convertido en el símbolo del capitalismo de rapiña que se ejerce en este país” : The Magazine

  211. Pingback: Jot Down Cultural Magazine | Dos semanas para investigar y una para escribir

  212. Ahora que ha fichado por El Mundo ya lo sabemos. Decidió cobrar la indemnización de El País para después fichar por El Mundo. Una jugada redonda. Y dice que se iba de El País debido al ERE y el debilitamiento de la plantilla y se va a El Mundo que va a despedir a 220 trabajadores. ¿Me lo explican? No hay ideología, todo es dinero. Cuando el País le pagaba másters, becas, esade, 12 millones para su mujer… era fantástico. Y cuando quería el sobresueldo de una indemnización, pues son unos ludopatas. ¿Y tu que eres Enric?

  213. Acabo de terminar sus “Memorias Líquidas” que recomiendo a cualquier lector de periódicos mayor de 30 años. Me ha iluminado muchas áreas oscuras. He sido lector de El País durante la universidad, de Diario 16 durante mi primer trabajo (entre otras cosas porque tenía suplemento de mi maltratada comunidad autonoma) y de El Mundo cuando Forges escribía/dibujaba y sucedió “eso” del GAL, etc… después nuevamente a El País y ahora, en electrónico, al infinito y más allá. Enric es un periodista que hay que leer. En columnas, entrevistas, libros, papel o electrónico. Donde vaya. Donde quiera ir. Enhorabuena a El Mundo, mis condolencias a El País.

  214. Pingback: Y Dios bajó a los infiernos… « El blog de Pita

  215. Pingback: MEMORIAS LÍQUIDAS; Enric Gonzalez | Patrulla de salvación

  216. También vengo aquí a comentar las Memorias Líquidas, a falta de un espacio habilitado para ello. Piensen señores de Jotdown que los enricgonzalistas necesitamos un sitio para reunirnos.

    Como corresponde al título, se beben de un trago, y dejan con sed. Enric presume de perezoso a la hora de escribir, y creo que de ahí sale ese estilo que le define. Lacónico. Con frases cortas.

    Lo único que no me ha gustado es la comparación -reiterada además en dos páginas consecutivas- con Goebbels. Ni siquiera como recurso es necesaria.

    Entre lo bueno, además de lo más obvio, que abre puertas: anoche me animé a recuperar las Historias de Mururoa, disponibles por fascículos gracias al buscador de EP.

  217. Pingback: Las Memorias Líquidas de Enric González, más que una lección de periodismo | Culturamas, la revista de información cultural

  218. Pingback: Montserrat Domínguez: “Los periodistas pagamos muchas veces esa imagen de estar al servicio del poder” | Nada Triviales

  219. Pingback: Los diez síntomas de la ludopatía | Jugar con Cabeza

  220. Pingback: Dos ideas | No prometo nada

  221. Pingback: Delaney | 2010-20XX _ blog de Raúl Pedraz

  222. Pingback: Sigue la ‘fuga’ de firmas en ‘El País’: tras Enric González, Santos Juliá, Maruja Torres… ahora Elvira Lindo : Periódico digital progresista

  223. Pingback: Sigue la ‘fuga’ de firmas en ‘El País’: tras Enric González, Santos Juliá, Maruja Torres… ahora Elvira Lindo | Lejos del tiempo

  224. Pingback: Me dejan sin periódico y sin ilusión | Reportera nómada

  225. Pingback: Que lo único que tenga frío sean los pies. | Con un ojo abierto...el otro mirando

  226. Pingback: El País de Cebrián: de diario de referencia a ejemplo de censura | Valor de cambio

  227. Pingback: El fin de la Omertà |

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Store Libros

Jot Down 100:Series juveniles
24.00
Jot Down 100:SCI-FI
24.00
Jot Down 100:CÓMICS
24.00
A Marte
13.50

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR