Jot Down Cultural Magazine – La magia de ver por los lados

La magia de ver por los lados

Publicado por

jd 4 periferiaLes confieso que he estado tentado de volver a hablarles de la Universidad, sus miserias y tabúes. Pero como a mitad del texto me he empezado a sentir mal, he decidido tirarlo a la papelera y cambiarlo por algo distinto y seguro que más divertido. Quizás en otro momento me encuentre con más ánimos para abordar esos temas. Pero hoy vuelvo al sistema visual.

Si reflexionan por un momento sobre la capacidad que tenemos para ver el mundo que nos rodea, espero lleguen a la conclusión de que estamos «equipados» con un sistema visual realmente maravilloso. Si les preguntara qué es lo que más valoran de su visión seguramente me responderían que su capacidad de ver detalles. Y lo cierto es que la forma habitual de evaluar la calidad de la visión consiste en medir la agudeza visual, que no es más que una indicación de los trazos más pequeños que se pueden leer. Y decir que alguien tiene buena agudeza viene a ser equivalente a decir que tiene una buena visión.

Pero para ver los detalles más finos solo usamos una parte muy pequeña de la retina, llamada fóvea. El resto del campo visual, lo que constituye la visión periférica, aunque no nos permite ver detalles, juega un papel tan fundamental como a veces ignorado.

Cuando detectamos algún objeto que requiere nuestro interés por los lados, rápidamente colocamos la fóvea sobre el mismo para identificarlo correctamente. Los movimientos oculares hacen una especie de «barrido» continuo de las escenas. Pero sin la presencia de toda la información periférica, nuestra visión estaría seriamente limitada.

Les animo a que comprueben esto por ustedes mismos haciendo un experimento muy sencillo. Construyan un tubito con una hoja de papel y paseen por una habitación mirando a su través intentando hacer las tareas normales (mejor con un solo ojo, cerrando el otro). En pocos segundos se darán cuenta de la tremenda importancia de su visión periférica y me imagino que no querrán continuar el experimento bajando unas escaleras (yo, al menos, no se lo recomiendo). Como con muchas otras cosas en la vida, la importancia de nuestra visión lateral probablemente solo la apreciaremos si por alguna desafortunada causa la perdemos.

Además de ser fundamental para las actividades de orientación, la visión lateral tiene también algunas curiosas peculiaridades. Un fenómeno poco conocido es la incapacidad de reconocer objetos grandes en la periferia visual cuando estos se encuentran rodeados por otros. Un objeto que distinguimos correctamente cuando está aislado, se vuelve literalmente invisible cuando se rodea de otros objetos similares (en inglés este fenómeno se conoce como visual crowding). Como no es algo muy evidente les voy a proponer que hagan otro experimento. Cierren un ojo, con el otro miren de frente y coloquen sus dedos desplazados lateralmente con el brazo estirado formando unos 45 grados con la dirección de la mirada. Si ponen un solo dedo lo distinguirán de manera clara, pero si ponen 3 o 4 en la misma posición no serán capaces de contarlos. Si no se fían de ustedes mismos, pidan a alguien que coloque los dedos y traten de adivinar el número.

Pero este fenómeno perceptual es más que un divertimento y puede causar malas pasadas a los artistas plásticos. Un cuadro que haya sido realizado para ser visto centralmente, puede perder, o ganar, cuando se observe periféricamente. Y una escena de teatro o ballet gustará más o menos dependiendo de cómo se perciba periféricamente por el público. Y en estos casos será muy probable que haya varios actores o bailarines agrupados lateralmente mientras que el espectador se fija en la parte de la escena que mantiene la atención. No es de extrañar que en algunas producciones que quieran cuidar todos los detalles se asesoren con científicos visuales.

Y la periferia no está exenta de esos «falsos amigos» que son las ilusiones visuales. Nuestro sistema visual, a pesar de su eficiencia, tiene «fallos» perceptivos que se conocen como ilusiones ópticas. Hay muchos aficionados a estos asuntos pero quizás una de las mejores colecciones, con sus explicaciones, es la del Michael Bach (http://www.michaelbach.de/ot/). Finalmente, un tercer experimento que les muestra un error en la visión lateral. Miren en la imagen de abajo a la cruz central del círculo con cuñas. Tras comprobar que es una foto fija, dirijan su mirada a cualquiera de las cruces en los laterales y vayan alternándola. El círculo empieza a girar cuando se proyecta en su retina periférica. Y les garantizo que no hemos hecho ningún truco con esta imagen.

 JD 4 artal ilusion mejorada

 

Les emplazo a que sigan haciendo sus propios experimentos, porque entender mejor el funcionamiento de la visión periférica nos ayudará a disfrutar de la magia de ver por los lados.

7 comentarios

  1. Simplemente maravilloso. Hare los experimentos con mi hija

  2. Profesor Artal. Es cierto que las cosas no las notamos a faltar hasta que no las tenemos. Tengo algun ejemplo propio.
    Me ha gustado mucho la ilusion. Es dificil pensar que al mirar de lado esta realmente quieta.

  3. La puerta de entrada de la información (la retina) es fascinante, pero las habitaciones donde dicha información se procesa (el encéfalo) no admiten adjetivos que resalten su complejidad y belleza.

  4. Mi visión periférica es tan mala que no puedo ver al mismo tiempo el círculo y una cruz. Calculo que tengo mi visión es un cono con unos 30° de ancho. Siempre he visto del mismo modo, al menos desde que recuerdo, y es bastante jodido tratar con las “materializaciones” de gente o vehículos que un momento antes no están y al siguiente tengo en frente. La mayoría de las situaciones se resuelve con movimientos de cabeza y de ojos, pero sigue siendo un problema.

    Aprovecho el sitio para decir que el término “visión en túnel” que suele usarse en las publicaciones corrientes es una pésima explicación de lo que ocurre y desorienta mucho a quienes no tienen el problema. No es que haya un círculo de visión y áreas en negro, como al mirar por un tubo, sino que el sentido solo abarca un área reducida y el resto no existe. Al menos en mi caso, la parte que no veo en la periferia está tan fuera del alcance de la visión como lo que hay tras los talones o la nuca.

    Saludos.

    • Roberto,
      Muchas gracias por tu amable y muy “util” comentario sobre la importancia de la vision periferica.

      Y… absolutamente de acuerdo. Los ejemplos de vision tunel no muestran en absoluto la vision que tienen las personas con fallos de vision periferica. Ellos, como bien dices, “llenan” el campo con sus movimientos y no notan ese “estereotipo” de una zona central con “negro alrededor”.

  5. El asunto de no poder contar mas de dos en la vision lateral es increible. Nunca lo habia notado. Es un problema del ojo o del cerebro?

    • La razon del fenomeno llamado “crowding” (no poder contar en la periferia) tiene una base neuronal, no optica. Muchas gracias por tu interes.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies