Escudero, todo un señor que rescató del abismo al Athletic

Publicado por
El Bristol de Aviaco que se estrelló en Somosierra. Foto: DP.
El Bristol de Aviaco que se estrelló en Somosierra. Foto: DP.

Las figuras de Rafael y Concepción de Pablo Romero, su esposa, atrajeron a la iglesia y sus alrededores a una auténtica multitud la tarde de sus exequias. Las directivas de la S. D. Indautxu y del Athletic Club acudieron al templo de Nuestra Señora de las Mercedes de las Arenas para presentar por última vez sus respetos a uno de los integrantes más decisivos de la historia de los dos clubes más importantes de la capital vizcaína. Era el 6 de diciembre de 1953, dos fechas después de la tragedia aérea de Somosierra.

Un avión de la hoy extinta compañía Aviaco, procedente de Bilbao y con destino Barajas, se estrellaba contra la sierra Cebollera la Vieja a poco menos de cien kilómetros de Madrid. La causa: un remolino de viento ante el que nada pudo hacer el empeñado piloto. La pequeña localidad madrileña de Somosierra veía alterada su habitual tranquilidad ante semejante situación. Luego de mucho trabajo a mil ochocientos metros de altura y con la dificultad añadida de la importante capa de nieve que cubría la montaña, el recuento señaló que eran veintidós los fallecidos de entre los treinta y dos del pasaje. Entre los que dejaban este mundo, amén del matrimonio citado y de una pareja de recién casados, hallaron a la primera azafata española de la historia en morir por causa de un accidente de aviación.

Rafael, cuyo cuerpo inerte fue hallado abrazado al de su mujer Concepción, no era otro que Rafael Escudero Echevarría, un futbolista de un enorme nivel que jamás aceptó cobrar una moneda por vestirse de corto.

Recordatorio del funeral por el eterno descanso de Concepción de Pablo Romero y Rafael Escudero. Foto: DP.
Recordatorio del funeral por el eterno descanso de Concepción de Pablo Romero y Rafael Escudero. Imagen: cortesía de Memorias del fútbol vasco.

Nacido en el Botxo el 4 de noviembre de 1919, sus padres educaron a un mozo especialmente dotado para jugar cerca de la portería contraria. Estudió en el colegio de los Padres Jesuitas de Indautxu para posteriormente ingresar en la prestigiosa Universidad de Deusto, regida también por la Compañía de Jesús. Cuando llegó la Guerra Civil, Rafael tenía dieciséis años y ya destacaba con el balón en los pies.

Escudero no se conformaba con lo mal que pintaban las cosas en Bilbao tras el fin del enfrentamiento, él quería seguir jugando. Le apasionaba el fútbol. Así que se puso manos a la obra y consiguió que su amigo Jaime de Olaso le acompañara en la creación de un nuevo club de nombre idéntico a otro desaparecido hacía pocos años. Nacía —o renacía— la Sociedad Deportiva Indautxu. Pese a que Rafa provenía de una familia más que acomodada, nunca quiso echar mano del capital paterno. Así las cosas, el Indautxu tuvo que pedir prestado durante mucho tiempo cualquier campo que estuviera libre para que pudieran recibir como locales a los contrarios. El debut del nuevo equipo de Escudero tuvo lugar el 8 de septiembre de 1940 disputando el choque como local en el campo de San Fausto y derrotando a la Cultural de Durango. En poco tiempo aquel nuevo Indautxu que se movía por el fútbol regional se fue convirtiendo en un conjunto muy valioso, siempre capitaneado por un Rafa Escudero que asombraba tanto por su valía técnica como por su facilidad para ver puerta.

Pasados los dos primeros años era un clamor que el chaval tenía el nivel suficiente para jugar en primera división. Mas él no quería dejar su Indautxu. Cuando de Olaso y él rescataron de sus cenizas al club, lo hicieron para disfrutar con sus amigos. Esa era la mirada que Rafael tenía hacia el fútbol. No es que no le gustara enfrentarse a los mejores, ni mucho menos, pero anteponía la amistad, la camaradería y el entusiasmo natural a cualquier otro atractivo que pudiera tener el balompié de primerísimo nivel. Su hermano Jaime, nacido en 1923, pasó a formar parte del club rojillo y entre ambos dominaban el juego interior de ataque. Rafael por un costado y Jaime desde el opuesto. El pequeño no gozaba del mismo talento que el bueno de Rafa, pero sí el suficiente como para que además de divertirse ayudara a dominar en los cuarenta los campeonatos vizcaínos de aficionados que conquistaron hasta en cinco ocasiones.

El Indautxu de los Escudero no solamente dejó una huella indeleble en la provincia de Vizcaya, sino que fue un equipo de los más importantes en el nutrido fútbol amateur español de aquella década. Fueron subcampeones del Campeonato de España de aficionados en 1942, 1947, 1948 y 1949, y campeones en 1945 en una magnífica final disputada en San Mamés ante el F.C. Barcelona aficionado, a quien derrotaron por un contundente 3-0.

Rafa era socio del Athletic Club y acudía siempre que sus ocupaciones futboleras se lo permitían a ver al primer equipo de Vizcaya, cuya historia le tocaba de cerca. Un hermano de su madre, Germán Echevarría, destacó como futbolista en San Mamés durante la segunda década del siglo XX. Su notable estilo hizo que le motejaran como «Maneras». El club rojiblanco sufrió —como tantos otros, pero quizá en especial— la pérdida de muchas de sus estrellas por causa de la contienda civil. Algunos habían dejado la península por causas políticas (sobre todo, aquellos que se enrolaron en la larga gira de la selección de Euzkadi) y otros simplemente colgaron las botas. El Athletic era antes de la guerra el mejor equipo de España y al volver la actividad futbolística se vio obligado a hacer tabla rasa y partir casi de cero. La directiva rojiblanca peinó cada pueblo de Vizcaya y solo así fue capaz de reclutar a futbolistas que con el tiempo se convertirían en leyendas del club. Poco a poco, las alineaciones del equipo se vieron nutridas de nombres como los de Zarra, Gainza, Lezama, Iriondo, Unamuno I y Panizo, que volverían a dar tardes de gloria y títulos a la parroquia de San Mamés.

Nada podía hacer presagiar que tras conseguir el doblete de Liga y Copa en la campaña 42/43, el Athletic fuera a verle las orejas al lobo nada más iniciarse la siguiente temporada. La 43/44 comenzó mal para los rojiblancos. Tan mal, que tras debutar con un empate a tres en Les Corts frente al Barcelona, el portero Lezama y el ariete Zarra tuvieron que dejar su puesto a José Antonio Barrie y José Luis Duque. El alfa y el omega de la escuadra se iban al dique seco y les sustituían un guardameta con solo diez choques disputados cuatro años atrás y un delantero centro sin experiencia alguna en la máxima categoría. Los regidores bilbaínos tenían fresca en sus retinas la situación por la que había pasado el Real Madrid la temporada anterior y veían que necesitaban un puntal extra para afrontar la campaña.

El Madrid había quedado en décima posición en la Liga 42/43, un campeonato nacional liguero formado por catorce equipos en el que los dos últimos descendían directamente a segunda mientras que el undécimo y el duodécimo debían disputar la promoción con dos escuadras procedentes de la categoría de plata. Los blancos ocupaban la undécima posición a falta de siete jornadas aquel año y se libraron de tener que promocionar consiguiendo solo un punto más que el Espanyol al acabar el torneo.

Roberto de Arteche, recientemente elegido presidente del Athletic Club, y Juan Urquizu, el míster, no daban crédito a la situación que vivía el equipo después de las primeras siete fechas ligueras. Las bajas de Lezama y Zarra estaban causando una mella de tal calibre en el juego y los resultados del vigente campeón de Liga que ocupaban la penúltima posición en la tabla superando únicamente al Celta de Vigo tras una victoria, dos empates y cuatro derrotas. Algo insólito ante lo que había que buscar una solución con carácter de urgencia.

Así fue como tras unas aceleradas conversaciones entre el Athletic y el Indautxu (de tercera división), Rafael Escudero aceptó incorporarse a la disciplina del equipo de San Mamés con dos condiciones de obligado cumplimiento: que su paso al Athletic fuera a préstamo gratuito por lo que restaba de temporada y que él seguiría siendo un jugador amateur; no cobraría ni un céntimo, como hasta entonces.

Escudero entendía el deporte, o al menos el fútbol que él practicaba, como un divertimento muy serio en el que no tenía cabida pecunio alguno. A comienzos de los años cuarenta tampoco es que se ganase una barbaridad como futbolista de élite, pero una de las estrellas de la época podía llevarse a casa un sueldo cuatro o cinco veces mayor que el de un trabajador normal. Y eso, en la posguerra, era un dinero nada despreciable. Salvo para Escudero. Sencillamente, él no pasaba por ahí. El fútbol no se manchaba. Punto.

Foto autografiada por Rafael Escudero el año que salvó al Athletic Club. Imagen: cortesía de Memorias del fútbol vasco.
Foto autografiada por Rafael Escudero el año que salvó al Athletic Club. Imagen: cortesía de Memorias del fútbol vasco.

Su debut se produjo en San Mamés ante el colista Celta en la octava jornada, y tras el partido en el palco las sonrisas parecían comenzar a aflorar otra vez. Los leones se impusieron por 5-1 con dos tantos del recién fichado de la tercera división. La labor de Escudero fue impecable durante todo el campeonato, consiguiendo ocho goles en los trece encuentros que jugó. Una lesión le apartó del equipo durante seis fechas en las que sus compañeros solo fueron capaces de ganar dos partidos y empatar otro. Al finalizar la Liga, los de San Mamés quedaron décimos —un puesto por encima de la promoción— con dos puntos de ventaja sobre el Espanyol de Barcelona. Rafael había resultado vital para que el Athletic Club no descendiera en una campaña en la que, además de los veintitrés encuentros que no pudo disputar Lezama y los cinco domingos en los que faltó Zarra, Urquizu asistió impotente ante la baja de Agustín Gainza en otros quince choques.

Con el calamitoso torneo de la regularidad terminado, comenzaron a disputar la Copa sin demasiadas esperanzas. Aun así, fueron eliminando al Barakaldo, al Arenas (con cuatro tantos de Escudero) y al Granada hasta llegar a unas semifinales en las que les esperaba el Atlético de Madrid. Una derrota por 3-1 en la capital de España se vio compensada con una victoria en Bilbao por 2-0 en la vuelta. Tres días más tarde se hubo de disputar un partido de desempate en el feudo del Barcelona, en el que se acabaron imponiendo los leones por 3-2 con un gol de Escudero que deshizo las tablas en el minuto noventa.

Sin apenas ocasión para recuperar el resuello, cuatro días después del desempate en Les Corts, los bilbaínos competían en la final copera de Montjuïc con un descansado campeón de Liga: el Valencia C.F. Primero Zarra y luego Escudero hicieron subir al marcador los dos únicos tantos de la final. Contra todo pronóstico la Copa regresaba a Bilbao, se impedía el doblete de los che y Escudero volvía a ser actor principal de la gesta.

Escudero, tercero por la izquierda, después de ganar la Copa del Generalísimo del 44. Imagen: cortesía de Memorias del fútbol vasco.
Escudero, tercero por la izquierda, después de ganar la Copa del Generalísimo del 44. Imagen: cortesía de Memorias del fútbol vasco.

Transcurridos los fastos correspondientes, Roberto de Arteche le ofreció, lógicamente, la continuidad a Escudero, pero este declinó la oferta. Él se quería volver con su hermano y sus amigos a la tercera con el Indautxu. Al fin y al cabo, ya había advertido a las dos partes que su cesión al Athletic iba a tener lugar por su amor al club rojiblanco y solo en comisión de servicio. Así que tal como llegó se fue, no sin antes acceder a que los de San Mamés le regalaran un reloj con la inscripción de campeón de la Copa del Generalísimo de 1944. Un souvenir que fue lo único material que se llevaría Rafa durante toda su carrera deportiva.

La siguiente temporada conquistó con su Indautxu el citado Campeonato de España de aficionados ante el Barcelona en San Mamés, y siguió jugando al fútbol siempre en su club hasta que un importante desencuentro con los regidores del Indautxu le hizo abandonar la práctica deportiva a sus veintinueve años. Ocurrió a finales de la temporada 48/49.

Rafael Escudero posa con la Copa de campeones de España de aficionados del 45. Imagen: cortesía de Memorias del fútbol vasco.
Rafael Escudero posa con la Copa de campeones de España de aficionados del 45. Imagen: cortesía de Memorias del fútbol vasco.

El F.C. Barcelona cumplía sus bodas de oro y como la final del Campeonato de España de aficionados la iban a disputar los culés y la S. D. Indautxu, quisieron los catalanes que el partido tuviera lugar en su feudo para que formara parte de las celebraciones de los cincuenta años del club catalán. El Indautxu accedió a jugar en Les Corts a cambio de cien mil pesetas de la época y aquello encendió los ánimos de Escudero. Tras unas acaloradas reuniones entre el club y el delantero, los directivos decidieron mantener la palabra dada al Barça y saltarse uno de sus principios fundacionales. Los hermanos Escudero no acudieron a la final al considerar que se estaba concediendo una clara ventaja a su rival a cambio de dinero, que como era más que sabido atentaba contra la manera de ver el fútbol de Rafa. El Indautxu perdió la final por un apretado 3-2.

El gran Escudero no volvió vestirse de corto y su hermano Jaime fichó una temporada por el Athletic y las dos siguientes por el F.C. Barcelona, si bien solamente saltó al terreno de juego en cuatro partidos de Liga con los primeros y cinco con los culés; Escudero II acabaría siendo médico analista en Bilbao.

Rafael Escudero falleció en el aquel vuelo del Bristol de Aviaco a la temprana edad de treinta y cuatro años siendo vicepresidente de Athletic Club. Fue un hombre de insobornables principios y resultó decisivo para que setenta y un años después de su contribución al Athletic, el club de Ibaigane sea junto al Real Madrid y al Barcelona uno de los tres clubes que siempre han militado en la primera división.

Si te ha gustado este artículo ¡Haz un donativo online!

Donar una cantidad personalizada

Información personal

Credit Card Info
Detalles de facturación

Total de la donación: 5,00€ One Time

21 comentarios

  1. Vigasito

    ¿Espanyol de Barcelona? Será Español de Barcelona. Por cierto, qué gran nombre de guerra: Unamuno I

    • Javier

      Pues no, esta bien como lo pone en el articulo Espanyol de Barcelona.

      http://www.rcdespanyol.com/

      • Vigasito

        No. Nació con el nombre castellano. El catalanizarlo ha sido una cosa ultramoderna (sólo unos pocos años) y, entre tú y yo y sin que nos lea nadie, “algo” política. El nombre original era “Sociedad Española de Foot-ball” y luego Español de Barcelona (así, en castellano) y todo el mundo lo llamaba así, incluso antes de antes del franquismo .

        Lo de catalanizar oficialmente el nombre me suena a la obligación después de la Guerra Civil de quitar los anglicismos de los nombres de los clubes de fútbol y españolizar (ese franquismo tan cosmopolita, ¿verdad?), prohibición mitificada y distorsionada por los culés y los del Athletic de Bilbao (ese rasero nacionalista tan de ellos), como si la prohibición franquista sólo fuera dirigida a ellos, se olvidan de que el Madrid se llamaba (Real) Madrid Football Club. Y así con otros clubes menos victimistas que los dos primeros.

        • Valhue

          Quizá el victimismo se deba a que, siendo la ley la misma para todos, al Real Madrid se le obligaba a abandonar el anglicismo por la lengua habitual de los madrileños y oficial del estado, y al Barcelona y a otros equipos se les obligaba a quitar los anglicismos y a usar la lengua que el dictador les había impuesto.

          • Vigasito

            Eso es mentira. El Osasuna es un ejemplo de ello. Sólo se españolizaron los anglicismos. Nada que ver con la obligación (por imposición de multas) actual en Cataluña de catalanizar nombres de clubs que nacieron con nombres españoles. Por cierto, el español, idioma de la mayoría de los catalanes…

    • Euribe

      En la misma línea, el club sería en ese momento el Indauchu, ya que en la época franquista no se permitía utilizar nombres en otro idioma que no fuera el castellano (en aquel entonces, se obligó a llamar al Athletic como Atlético de Bilbao). Yo recuerdo al Indauchu cuando era niño. El cambio de nombre llegó con la democracia.

    • Juanjo

      Gran artículo; son estas historias, catárticas por definición, oxígeno puro; imprescindibles para no abominar todo lo que rodea este gran deporte. Escudero, Bartalli, Zatopek, gracias por hacernos soñar y hacernos olvidar tanta mediocridad.

  2. Ramontxu

    ¡Cómo narices no aparece este señor en letras de oro de la historia del Athletic! Me descubro ante él al conocerle por este artículo… ¡Aupa Athletic y Escudero!

  3. Igualito que los de ahora, vamos. Si vive hoy en día se lo comen por tonto.

  4. La hermosura del fútbol es que se salva cuando salva a otros, como en este artículo que trae a nuestro tiempo la grandeza de un olvidado

    Me encanta este tipo de periodismo deportivo, el que no vive pendiente de los cortes de pelo, o de quién saludó a quién.

    Aquí les dejo este link, que guarda mucha distancia en talento pero que hace el intento de llegar a este nivel
    http://fullde95.blogspot.com/2015/08/una-historia-de-futbol-y-alguna-tregua.html

  5. Héctor

    Muy buena historia. La nobleza del fútbol vasco viene de antaño. Aupa Athletic!

  6. Vigasito

    Bonita historia. Los orígenes del fútbol en España dan para muchos artículos como este: Esos fans de un juego desconocido todavía (Los toros era lo que privaba a principios de siglo, el fútbol no pasaba de ser un entretenimiento más de tantos) consiguieron con su esfuerzo lo que tenemos ahora. Y se lo debemos a esos pioneros. Pero bueno, tampoco debemos mitificar épocas. A saber lo que dirían en los cincuenta del juego de esos años….

  7. Pingback: Escudero, todo un señor que rescató del abismo al Athletic | AthleticBilbaoHooligans

  8. Ainara

    Por gente como Escudero somos como somos. Eup!

  9. SERHITOH

    @vigasito

    guste más o menos (http://www.rcdespanyol.com) Espanyol es su nombre oficial en la actualidad. Todo lo demás es bla,bla,bla…

    genial el artículo!

    • Vigasito

      Lógico que lo cambiara. Si no, la Generalitat de Cataluña podría haber multado al Club por no utilizar el catalán en lugar del castellano. Cosas de nacionalistas catalanes.

  10. carlos

    Por historias como estas se enamora [email protected] del Athletic y se aborrece tanto el futbol como las “figuras” de hoy dia.

  11. Pingback: Escudero, todo un señor que rescató del abismo al Athletic  | Orgullo Athleticzale

  12. Noromixo

    Supongo que el rescate del avión siniestrado se llevaría a cabo a mil ochocientos metros de altitud (elevación con respecto al nivel del mar) y no de altura (elevación sobre la superficie terrestre). Si los restos del avión se encontraban esparcidos por el suelo, como es de suponer, estaban a cero metros de altura.

    Por lo demás, magnífico retrato de Escudero.

  13. Ramón

    Qué saber estar tenían nuestro abuelos. ¡Olé por el señor Escudero!

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ACEPTAR

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Aviso de cookies