¿Cuál ha sido el mejor biopic de un personaje histórico?

Publicado por

El consuelo que nos queda a quienes no seremos recordados por la posteridad es que aquellos pocos que sí lo serán por frases que nunca dijeron. El que peor lo lleva es Einstein, del que a juzgar por lo que se difunde por internet debió ser un prolífico —y un tanto cursi— autor de libros de autoayuda de comienzos del siglo XX. Algo mejor parado sale John Wayne, a quien en una confusión del actor con sus papeles se le suelen adjudicar toda clase de declaraciones campanudas: «La vida es dura, pero es más dura cuando eres estúpido». Gran verdad, lástima que no sea suya. Pero el amo y señor de todas las citas falsamente atribuidas es sin duda Churchill. No, nunca dijo «Los fascistas del futuro se llamarán a sí mismos antifascistas». Tampoco «Si a los veinte años no eres de izquierda, no tienes corazón. Si a los cuarenta años no eres de derechas, no tienes cerebro». Y ni mucho menos aquello de que «El mejor argumento contra la democracia es cinco minutos de conversación con el votante medio». Con todo lo que él hizo para defenderla…

Además de internet, algo de culpa en la distorsión de la memoria histórica la tiene el cine. Las necesidades dramáticas a la hora de escribir un guion suelen llevarse unos cuantos hechos por delante y requieren inventarse momentos que nunca tuvieron lugar pero, oye, quedan bien en la pantalla. Aun así algo podemos aprender. Seguramente un poco de todo ello contendrá la recién estrenada El instante más oscuro, que se añade —y esperemos que supere en calidad y rigor— a otro biopic estrenado hace apenas unos meses sobre la misma figura, titulado precisamente Churchill. En unos días llegará El joven Karl Marx y también tenemos en los cines una nueva biografía de Van Gogh, muy original en su planteamiento, por cierto. Pero en su día ya preguntamos por biopics sobre pintores, así que centrémonos ahora en aquellas películas que recrean las vidas de líderes políticos o militares que cambiaron el mundo. Seguramente ninguna superará jamás en rigor histórico a Abraham Lincoln: cazador de vampiros pero démosles una oportunidad, así que voten su favorita o añádanla en los comentarios al final.

(La caja de voto se encuentra al final del artículo)

_______________________________________________________________________

Alejandro Magno

Imagen de Warner Bros. Pictures.

Lo bueno de las grandes producciones sobre algún personaje o acontecimiento histórico es que su estreno trae consigo una inevitable cascada de polémicas, de manera que aquellos detalles de la trama más cuestionables quedarán expuestos y al final, de una forma u otra, algo más habremos sacado en limpio. En este caso a Oliver Stone le cayeron palos por todos lados, de griegos e iraníes. Los primeros negaron la homosexualidad que se le atribuye al protagonista, los segundos  se molestaron por el maniqueismo al retratar el ejército persa como caótico frente a las disciplinadas tropas macedonias. También fueron cuestionados detalles como la visión legendaria de Babilonia próxima a los decorados de Intolerancia o que los personajes hablaran del territorio conquistado usando un anacronismo tan flagrante como el de «millas cuadradas». Pero en todo caso la película está rodada con mucha espectacularidad y abundancia de medios.

_______________________________________________________________________

Cleopatra

Imagen de 20th Century Fox.

Definitivamente un proyecto se te ha ido de las manos cuando el presupuesto inicial calculado termina multiplicándose por veintidós. Los problemas de salud de Elizabeth Taylor, entre otras cosas, prolongaron un rodaje en el que no se escatimaron recursos de manera que terminó siendo el más caro de la historia, sin que aún haya sido superado. Todo en esta película es grandioso, incluyendo su duración, que según el montaje varía entre las tres y las seis horas. Respecto a su fidelidad histórica cabe señalar que la ciudad en la que gobierna Cleopatra es Alejandría, así llamada por su fundador, el anteriormente mencionado Alejandro Magno. Por tanto la estética era de estilo helenístico y no egipcio, pero los espectadores demandan clichés fácilmente reconocibles y ciertamente queda más vistosa toda la iconografía del antiguo Egipto a la que se recurrió.

_______________________________________________________________________

La historia más grande jamás contada

Imagen de United Artists.

Tampoco quedan cortos en comparación con la anterior los doscientos sesenta minutos del metraje original de esta cinta, así que no sé si será la más grande, pero sí una de las más largas jamás contadas. Parte del rodaje tuvo lugar en los espectaculares y reconocibles escenarios del Valle de la Muerte que tantas veces hemos visto en los wésterns… pero la Biblia no dice nada de que Jesús fuera californiano, así que ahí tenemos de nuevo la supeditación del rigor a la espectacularidad. El propio Max von Sydow con sus ojos azules resultaba un improbable habitante de Palestina de la época, aunque esa manera de representar artísticamente a Jesús no fuera una novedad precisamente. Por lo demás se ajusta al relato de los Evangelios.

_______________________________________________________________________

Braveheart

Imagen de Icon Pictures.

A la versión de la vida de Jesús a cargo de Mel Gibson, rodada en arameo, latín y hebreo, desde luego no se le puede reprochar falta de empeño en resultar fiel a las fuentes, pero si hay un biopic con el que se relaciona a tan singular cineasta es sin duda este otro, que se caracteriza precisamente por lo contrario. Para empezar el apodo de «Braveheart» no correspondía a William Wallace, la falda escocesa que luce tardaría varios siglos en inventarse, la edad, condición social y conducta de los personajes no se corresponde con la realidad, la batalla de Stirling fue muy diferente a como aparece en pantalla (tuvo lugar en un puente) y, en fin, otros detalles que por supuesto no impiden que se trate de una película muy entretenida.   

_______________________________________________________________________

Juana de Arco

Imagen de Columbia Pictures.

De la fascinación que esta figura histórica ha ejercido en el mundo del cine da prueba que ya la primera adaptación fuera en el año 1898, y desde entonces hasta en más de cuarenta ocasiones ha regresado a la pantalla. Ingrid Bergman la interpretó en dos ocasiones, Jean Seberg también le prestó su rostro angelical a esta santa guerra e incluso el mismo año del estreno de esta versión de Luc Besson hubo otra para la televisión.

_______________________________________________________________________

Elizabeth

Imagen de Polygram Filmed Entertainment.

La heroína romántica que se nos presenta aquí hacía más viva la película pero tenía muy poco que ver con lo que era realmente una reina del siglo XVI. No hablemos ya de la cronología de los hechos presentados. Pese a todo tenía momentos buenos, como ese discurso antes de la batalla en el que hace de Aragorn arengando a sus tropas frente a los españoles, que ejercemos aquí de orcos al servicio de Sauron.  

_______________________________________________________________________

La locura del rey Jorge

Imagen de The Samuel Goldwyn Company.

En torno a Jorge III se ha repetido con frecuencia la anécdota de que el cuatro de julio de 1776 escribió en su diario «Nada importante ha sucedido hoy». Justo el día en que se declaró la independencia de Estados Unidos, nada menos. Es deliciosamente irónico… y también falso. La realidad tiene la manía de no satisfacer nuestras expectativas, pero en ocasiones nos ofrece buen material, pues de hecho otras muchas historias en torno a este rey loco sí son ciertas y fueron enhebradas en esta película, que obtuvo a mediados de los noventa un gran éxito de crítica y público, aunque solo logró uno de los cuatro Óscar a los que estaba nominada y en una categoría menor. Una nueva afrenta a su majestad de esos malditos colonos emancipados.

_______________________________________________________________________

Lincoln

Imagen de Dreamworks.

Insatisfecho con la etiqueta de niño grande que tantas veces se le ha atribuido, Spielberg ha insistido a lo largo de los años en ganarse el respeto como cineasta serio capaz de fijar en la memoria colectiva la historia común. Se le reconoció como tal con La Lista de Schindler, que tiene algo de biopic aunque en realidad ahí la historia del biografiado es solo una excusa para acercarse al Holocausto, y desde entonces ha perseverado generalmente con acierto. Hubo críticos que reprocharon a esta película estar hecha a mayor gloria de Obama usando la figura de Lincoln como vía interpuesta, también algunos echaron en falta cierta carga dramática o épica más allá del chalaneo político en torno a la aprobación de la Décimotercera Enmienda. En cualquier caso en lo referido a la figura retratada, el historiador Ronald White considera que la cinta se ajusta en lo fundamental a los hechos y se deshace en elogios a la interpretación de Daniel Day-Lewis.

_______________________________________________________________________

Fitzcarraldo

Imagen de Werner Herzog Filmproduktion.

Carlos Fermín Fitzcarrald es uno de esos personajes extraños y fascinantes que a veces aparecen en uno u otro rincón del mundo, buscándose la vida con singular habilidad y persiguiendo sueños tan estrafalarios que uno solo puede desearles éxito. Muchos de ellos por desgracia caerán en el olvido, algunos han sido recopilados por Tseban Rabtan en El atlas del bien y del mal, y por su parte el director Werner Herzog les ha hecho un hueco en su filmografía, desde Lope de Aguirre en Aguirre, la cólera de Dios, pasando por Zishe Breitbart en Invencible hasta esta otra que nos ocupa, cuyo rodaje terminó siendo una locura comparable a la que buscaba retratar.   

_______________________________________________________________________

Lawrence de Arabia

Imagen de Columbia Pictures.

David Lean logró crear aquí un clásico del cine, pero también que el hermano de Thomas Edward Lawrence dijera tras verla que no reconoció en ella a su protagonista. Para empezar el esbelto Peter O’Toole poco tenía que ver con aquel arqueólogo al que sentado apenas le llegaban los pies al suelo. El paisaje en el que se mueve, formado por espectaculares dunas desérticas, tampoco guardaba relación con el que realmente sirvió de escenario a sus correrías, mientras que la cronología y repercusión de los hechos se debe, en primer lugar, a las necesidades dramáticas de la historia. Pero la cinta guarda un punto fuerte en su favor, que es también el que lo convierte en la obra maestra del cine que es. La propaganda bélica y patriótica, así como el propio entorno de Lawrence, hicieron de él desde el primer momento un héroe sin matices ni sombras, un mito. Algo a lo que no se prestó esta producción, que prefirió recrearse en una personalidad atormentada, frágil, la de alguien que más que cambiar el mundo intenta encontrarse en él, un carácter más humano y  cercano a la realidad íntima del personaje.   

_______________________________________________________________________

Patton

Imagen de 20th Century Fox.

«Quiero que recordéis que ningún bastardo ganó jamás una guerra muriendo por su patria. La ganó haciendo que otros pobres estúpidos bastardos murieran por ella». Así de contundente comenzaba el guion de Coppola interpretado por George C. Scott, lo que le valió a este un Óscar que no quiso recoger por la sencilla razón de no querer formar parte de un espectáculo al que no veía sentido. La recreación de la trayectoria de este militar de personalidad tan marcada fue rodada en buena parte en nuestro país, de hecho los tanques que vemos en acción formaban parte de la División Acorazada Brunete.

_______________________________________________________________________

El hundimiento

Imagen de Constantin Film.

Todos los historiadores coinciden en alabar el rigor de este film, fiel a los testimonios que se conservan de quienes vivieron esos días en ese lugar. A menudo los guionistas han de retorcer los hechos para hacerlos encajar en un arco argumental o para darles la pompa que merecen, pero hay momentos excepcionales en los que a la cámara le basta con ser testigo mudo. Este es el caso, en el que presenciamos la agonía de un mundo que se derrumbaba en ese búnker berlinés. La película contiene además escenas que se han convertido en una fuente inagotable de memes, qué más se le puede pedir.

_______________________________________________________________________

Gandhi

Imagen de Columbia Pictures.

«La vida de ningún hombre puede ser abarcada en una narración. No hay manera de dar cada año su peso asignado, para incluir a cada evento, cada persona que ayudó a dar forma a su vida. Lo que se puede hacer es ser fiel en espíritu a la grabación y para tratar de encontrar el camino al corazón de un hombre». Esta es la humilde declaración de intenciones que abre la película y que podría hacerlo también con todas las demás que estamos comentando en esta selección. La realidad siempre es complicada, pero si no la simplificamos no podremos comprenderla. En favor de esta cinta cabe destacar además que no se centra tanto en la independencia de la India —un proceso intrincado y con muchos actores implicados— sino en mostrarnos la personalidad, el trato con los demás y los valores del protagonista. En contra, también cabe decir que la narración no va un milímetro más allá de la imagen pública de santidad que él mismo construyó cuidadosamente ante los medios y que algunos documentos y grabaciones hechas públicas con el tiempo han matizado.

_______________________________________________________________________

El último emperador

Imagen de Columbia Pictures

Bertolucci tuvo que lograr la aprobación del Gobierno chino para el rodaje en la Ciudad Prohibida y eso trajo consigo la estricta supervisión del guion. No es de extrañar entonces que quedaran fuera algunos detalles como el escrito por el propio Puyi en su autobiografía: «A la edad de once años, apalizar a eunucos era parte de mi rutina diaria». Tampoco protagonizó el episodio romántico que le atribuye, dado que sentía un completo desinterés por el sexo (pese a tener, formalmente, cinco esposas), una subtrama que contribuyó a endulzar esta historia eficazmente narrada que logró en su día nueve Óscar.

_______________________________________________________________________

El último rey de Escocia

Imagen de DNA Films

Un recurso narrativo muy frecuentado para contar un evento histórico o aproximarse a una figura relevante, especialmente si ocurre en un lugar exótico, es el de inventar un personaje en principio ajeno al contexto que permita a la audiencia identificarse con él y ver lo que ocurre a través de sus ojos. Así las costumbres locales en principio extrañas le son explicadas a él y por tanto a la audiencia y sus reacciones son, también, las nuestras. A menudo suele tratarse de un periodista occidental de visita en tierra extraña o, en este caso, un médico escocés. Garrigan nunca existió, pero su presencia resulta necesaria para que entendamos lo que vemos en la pantalla, especialmente porque en muchos aspectos resulta demasiado surrealista como para ser cierto, pero en parte así fue. Idi Amin fue algo parecido a lo que se cuenta, o tal vez deberíamos llamarlo como él mismo se bautizó: «Su excelencia el presidente vitalicio, mariscal de campo Alhaji Dr. Idi Amin Dada, VC, DSO, MC, señor de todas las bestias de la tierra y peces del mar y conquistador del Imperio británico en África en general y en Uganda en particular»

_______________________________________________________________________

Si te ha gustado este artículo ¡Haz un donativo online!

Donar una cantidad personalizada

Información personal

Credit Card Info
Detalles de facturación

Total de la donación: 5,00€ One Time

30 comentarios

  1. Excelente iniciativa, como para individualizar las que no vi. Gracias.

  2. ¿Cómo es posible que una película tan mala y como Alexandros que es una recreación tan tan mala de Alejandro Magno pueda estar en esa lista??

  3. pepito

    Si ponen en la lista “La historia mas grande jmás contada” también debería estar “la guerra de las galaxias” no? Las dos son ficción.

    • ¿Que Jesús es ficción lo sabes tú? Te lo pregunta un ateo, aporta pruebas aparte de la navaja de Occam.

    • Agustín

      Las dudas o sospechas sobre la historicidad de Jesús están fuera de estudio desde algo asi como 50 años. Es mucho más complicado explicar su no existencia que su existencia. Hay un consenso prácticamente total entre distintos estudiosos sobre algunos hechos puntuales: Que fue un predicador que vivió en Nazareth, que fue bautizado por su primo, que provocó desmanes en el templo, y que murió crucificado.

  4. Yo, el Vaquilla.

  5. Goslett

    Espartaco / Viva Zapata / Toro Salvaje / Marcado por el Odio / Los Diez Mandamientos / El Hombre Elefante / Pasolini /Bird / El Hombre de Alcatraz / El Heroe Solitario (El Espiritu de San Luis) / El Orgullo de los Yankees /Grita Libertad

    • Máximo

      Espartaco.

    • Por supuesto!!! Bird!!! Enorme película de Eastwood sobre Charlie Parker

    • Jose_Nobody

      Espartaco, Toro Salvaje y El Hombre elefante dejan a la altura del betún a más de la mitad expuestas. El hundimiento y el último rey de escocia son dos joyas, (sobretodo la segunda)

      Lo de A.Magno es un despropósito,y La historia más grande jamás contada un biopic…no comments.

  6. En esta ocasión he votado por Lawrence de Arabia, xro me falta la excelente Amadeus de Milos Forman.

  7. JuanXx

    Amadeus.

  8. Alberto

    Napoleón, de Abel Gance.

  9. jorge ortega

    Me encantaría que hubiera usted escrito sobre el tema. Habla de unas películas cuyo rigor histórico queda en el aire. De qué era que iba usted a escribir?

  10. Echo de menos Ludwig (Luis II de Baviera) de Luchino Visconti.

  11. Sines

    ¿Porqué no aparecen películas como El Joven Lincon, de John Ford, o El Gran Dictador, de Chaplin, entre tantísimas otras?

  12. tutmesmenjeperre

    Biopic es una contracción del inglés biografic picture, no existe el el diccionario de la RAE y su utilización en español es incorrecta según Fundéu BBVA. Película biográfica es correcto, o biografía.

    Opino que la prensa, especialmente la que se considera más culta, debería ser cuidadosa con el idioma y no utilizar términos contaminantes e incorrectos.

  13. Bronski

    Amadeus, de Milos Forman.

  14. kikote

    Qué pasa con la vida de Bryan?

  15. Danny Coughin

    Máximo Décimo Meridio

  16. Diego Amalfitano

    Vergonzoso no mencionar a Klaus Kinski en la interpretación de Fitzcarraldo y quedarse solo en la dirección de Werner Herzog, diluyendo además la descripción con una riada de otros títulos. Al César lo que es del César

  17. Me falta Robin y Marian, de Richard Lester con Sean Connery y Audrey Hepburn.

  18. Fernando

    El Orgullo de los Yankees

  19. La mejor es Bird, de Clint Eastwood, que ya han nombrado varias personas. Y también son estupendas, aunque no sé si tienen mucho rigor histórico, Francisco, juglar de Dios, Prisionero del odio, El joven Lincoln, Sargento York, Los amantes de Montparnasse, Tucker, un hombre y su sueño, Remando al viento, Las montañas de la luna y Tierras de penumbra.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ACEPTAR

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Aviso de cookies