Annihilation: una perla incomprendida

Publicado por
Imagen: Netflix.

Es una lástima cuando películas interesantes que intentan hacer las cosas de modo diferente se la pegan en taquilla.

Sentía mucha curiosidad hacia Annihilation, por varios motivos. Es el segundo largometraje de Alex Garland, autor de la sorprendente Ex Machina, que me gustó mucho en su momento. Garland también participó en los guiones de 28 días después y Sunshine, ambas dignas de atención. Además, la crítica ha estado trazando toda clase de comparaciones estilísticas muy llamativas entre Annihilation y otras obras cinematográficas. Por citar un ejemplo, a priori casi inverosímil, se ha dicho que es una especie de combinación entre Andrei Tarkovski y John Carpenter. Los críticos también la han señalado —no por consenso, pero casi— como una de las mejores películas de ciencia ficción de los últimos tiempos. Eso sí, las opiniones del público han sido bastante más tibias, cuando no directamente peyorativas.

En tiempos, esta discrepancia solía significar que una película era artística o intelectualmente ambiciosa, cualidades apreciadas por los críticos, pero que podían resultar pretenciosas o incomprensibles a juicio de un sector amplio de los espectadores. No siempre los críticos tenían razón, desde luego, pero sí es cierto que solían reconocer obras que iban más allá de lo convencional aunque la audiencia las desestimase por motivos diversos. Generalmente, era fácil prever cuándo una película iba a caer en esa categoría. En los dos últimos años, sin embargo, la relación de opiniones entre crítica y público se ha vuelto loca hasta el punto en que, con frecuencia, me veo mucho más incapaz de intentar anticipar si un largometraje será del género interesante aunque incomprendido por el público, como A Ghost Story (muy recomendable, aunque no para todos los paladares), o del género normalito pero ensalzado por una crítica presa del hipnotismo colectivo, como Lady Bird.

Annihilation ha experimentado un batacazo tan espectacular en las taquillas estadounidenses que Paramount Pictures decidió ahorrarse la posterior distribución en cines internacionales. En casi todos los demás países puede verse solamente a través de Netflix (aunque, al contrario de lo que alguna gente cree, no es una producción propia de Netflix, que se limita a distribuirla). En España tampoco será estrenada en salas, lo cual es una lástima. Con independencia de lo que cada cual piense sobre el argumento, el metraje contiene algunas secuencias que hubiese merecido la pena contemplar en pantalla grande. Pero vamos al grano: Annihilation, en mi opinión, no ha tenido la buena recepción que merecía. ¿Es una obra maestra? No lo sé. Entiendo que haya gente a la que pueda aburrir, pero ha sido incomprendida por el público norteamericano. Aunque, cabe aclarar, tampoco creo que toda la culpa se pueda achacar a ese público.

Uno de los principales obstáculos para que la audiencia haya aceptado esta película ha sido, creo yo, la manera en que se comercializó en los Estados Unidos. Este es un problema recurrente en el actual Hollywood: cuando un largometraje se sale de lo normal y los ejecutivos de los estudios, muy acostumbrados a productos que encajan en categorías cerradas, no saben cómo venderlo, la publicidad intenta hacerlas pasar por películas de algún género de moda: ciencia ficción, terror, acción. Una táctica errónea y que, por mucho que se empeñen en ponerla en práctica, no funciona. Es más, el paso del tiempo sigue demostrando que es completamente contraproducente intentar colar una película como algo que realmente no es. Sí, quizá atrae al público durante el fin de semana de su estreno, pero se trata de un público equivocado que no solo rechazará lo que ve sino que se sentirá engañado y generará una considerable publicidad negativa. Si quieren un ejemplo reciente, piensen en Colossal, interesante film de Nacho Vigalondo: si usted compara el tono de los tráilers oficiales con el de la propia película, ¡no tienen absolutamente nada que ver! En esto, me pongo de parte del público. A mí me gustó Colossal y creo que es una lástima que fracasara en taquilla, pero hay que admitir que la campaña publicitaria no fue sincera. Hasta yo me sentí engañado, si bien en sentido inverso: precisamente por culpa de lo que mostraban los tráilers, fui a verla con desgana y terminó gustándome precisamente porque no se parecía en nada a lo anunciado. Pensaba que iba a ser una especie de película estúpida de monstruos o una especie de comedia romántica fantasiosa, y ni es estúpida, ni es cómica, ni es de monstruos. O, mejor dicho, no es de monstruos en plan Godzilla.

Lo mismo ha sucedido con Annihilation. Superficialmente parece una película de ciencia ficción con toques de terror y así la han querido vender, pero quien fue al cine esperando ver exactamente eso salía comprensiblemente perplejo. Porque, sobre todo en su tramo final, es otra cosa completamente distinta.

Sé que no es fácil publicitar un film que se sale de la norma. Hay mucho en juego y resulta muy arriesgado apuntar de antemano a un público reducido, más con una película como esta, que no es barata de hacer. A Ghost Story, que fue hecha con cuatro duros, podía permitirse una audiencia reducida, acostumbrada al cine arty. Su autor David Lowery no podía pretender que el público de Star Wars se interesara por esa pequeña obra existencialista sobre un fantasma que va por ahí con una sábana, y que contiene cosas como una larguísima y agotadora secuencia en la que vemos a una mujer comerse una tarta durante cinco interminables minutos. Hay que estar mentalizado y saber de antemano que A Ghost Story es algo más profundo (y más exigente para el espectador) que un mero entretenimiento genérico. Respeto a quien no le guste, claro, y entiendo que no es una película para cualquier momento.

Dicho esto, Annihilation no me parece tan adusta. Tiene un presupuesto importante —costó casi tanto dinero como The Arrival, para que nos hagamos una idea— y es cinematográficamente espléndida. La historia no es difícil de seguir y, en general, no es excesivamente críptica. No debería haber fracasado tan estrepitosamente. Si había público hasta para La forma del agua (que a mí no me gustó, pero puede decirse que entra en la misma categoría de película), no veo por qué no lo hubo para Annihilation. Siempre, insisto, que el estudio no hubiese cometido la torpeza de dar gato por liebre. Sobre todo cuando el gato resulta ser mejor que la liebre.

Vayamos con el argumento. Un meteorito se estrella en la costa estadounidense y genera una especie de cúpula electromagnética (la «zona X» o «el resplandor») que empieza a extenderse lentamente, amenazando con devorar ciudades y territorios conforme vayan transcurriendo los meses hasta, hipotéticamente, devorar el mundo entero. Las autoridades estudian en secreto el fenómeno, enviando sondas y expediciones. Los intentos son inútiles: nada ni nadie, ni siquiera transmisiones de radio, regresa de la zona X, así que no se sabe lo que sucede allí dentro.

Ajena a todo esto, una profesora de biología llamada Lena (Natalie Portman) intenta superar la pérdida de su marido Kane (Oscar Isaac), un militar al que conoció mientras también ella estaba en el ejército. Kane partió a una misión secreta un año atrás y no se sabe nada de él. Lena cree que quizá ha muerto en Afganistán o alguna otra zona de guerra. Un día, de repente, Kane reaparece. Lena descubre que había sido enviado enviado a esa secretísima zona X y que es el primer individuo que ha conseguido salir de allí con vida. Sin embargo, ya no parece el mismo: se muestra extraño, emocionalmente ausente, y además está muy enfermo, cayendo rápidamente en coma. Lena decide presentarse voluntaria para entrar en la misteriosa cúpula y tratar de hallar respuestas con las que ayudar a su agonizante marido. Formará parte de una expedición que cuenta con cuatro científicas y una médica. Las cinco mujeres se adentran en la zona X y, a partir de ahí, las cosas raras empiezan a sucederse.

Como ven, un planteamiento típico de la ciencia ficción. Es lo que la película parece al principio, aunque hay detalles que resultan un tanto desconcertantes, al menos hasta que lleguemos a la parte final. Por ejemplo: ¿por qué las cinco mujeres entran en la zona sin nadie que las supervise de cerca, o que las filme, y sin probar siquiera el tacto de la misteriosa cúpula antes de atravesarla como si tal cosa? Eso es algo que entenderemos más adelante. Esto no es ciencia ficción «dura», ni lo pretende, y no es necesario ser físico o biólogo para saber que los detalles no intentan ser rigurosos desde el punto de vista científico. Annihilation usa la ciencia como MacGuffin, no se nos intenta apabullar con libros de texto como en Interstellar. En su primera mitad, Annihilation sí tiene algunas similitudes con el film de Nolan y sobre todo con The Arrival, en el sentido de que vemos ciencia ficción entrelazada con drama intimista. Pero una vez las cinco protagonistas entran en la zona misteriosa, la película da su primer giro y nos topamos con algunas píldoras de terror alienígena como el de La Cosa. Más adelante hay nuevos giros, y nos vienen a la mente Stalker o Solaris. Al final, todo se vuelve muy David Lynch. Es comprensible que la gente que fue al cine esperando ver ciencia ficción convencional o terror clásico quedase descolocada con último tercio del metraje

Las virtudes técnicas de la producción son evidentes. El aspecto visual es impecable y, por momentos, incluso mágico. Personalmente, me atrae muchísimo más la escenografía de Annihilation que la de La forma del agua, por ejemplo. Creo que para los aficionados a la pintura, sobre todo, puede ser muy interesante la imaginería de esta película porque, conforme avanza la trama, va cayendo progresivamente en un enfoque cada vez más pictórico: al principio tiene el estilo visual de la ciencia ficción al uso, pero al final parece casi una sucesión de lienzos surrealistas. En cuanto a las interpretaciones, Natalie Portman jamás ha sido una gran actriz y no ha empezado a serlo con esta película, pero al menos está contenida, lo cual es de agradecer. Cuantos menos diálogos y secuencias tenga que sacar adelante por sí sola, mejor. Oscar Isaac lo hace bien, como de costumbre en él. Y Jennifer Jason Leigh es probablemente lo mejor del reparto; la desgana y constante cara de asco que pone su personaje resultan algo chocantes al principio, hasta que descubrimos de dónde viene esa actitud y entendemos que la actriz está tremendamente brillante expresándolo.

Annihilation será muy interesante para quienes gusten de la ciencia ficción existencialista al estilo de The Arrival, pero con muchos más toques oníricos. Si es usted de esos, se la recomiendo encarecidamente. Quien busque acción o terror en plan Alien debe saber que la película contiene algunos momentos así, pero no son la columna vertebral de la historia, y debería estar preparado para que sus expectativas sean puestas patas arriba. Tampoco debe esperar explicaciones científicas sobre cuestiones extraterrestres ni una resolución melodramática al estilo Nolan. Aquí, lo que empieza como una historia más o menos convencional en su género, termina transformándose en una especie de sueño. Lo cual no significa que el argumento no tenga lógica, pero es una lógica que, como en el cine de David Lynch, va por sus propios derroteros.

Es difícil entrar más a fondo en en análisis sin desvelar el significado de la película, lo cual puede ser considerado un spoiler. Si todavía no la ha visto, quizá lo ideal es que deje de leer aquí y vaya a verla sin saber mucho más. Si, por el contrario, no le gusta ver una película y sentirse confundido, si no le importa saber de antemano de qué va todo y quiere más información antes de depositar su tiempo en ella, o si ya ha visto la película y busca alguna interpretación para contrastar con la suya propia, pase a los siguientes párrafos, en los que explico cuál es, para mí, el significado de Annihilation.

Imagen: Netflix.

Vamos con el significado. Creo que resulta bastante evidente (o lo ha sido para mí) que Annihilation es una metáfora y no una historia de ciencia ficción propiamente dicha. En concreto, es una metáfora sobre el cáncer terminal, o casi terminal, y la manera en que distintas personas se enfrentan a él. La zona X es el cáncer: dentro de ella, todo desarrolla una hiperplasia: los árboles, los animales, hasta los propios minerales. Es una hiperplasia desordenada, que no parece seguir una lógica concreta. Se nos dice que la radiación de la zona «duplica todo, incluyendo el ADN». El propio meteorito que originó todo tiene una forma caótica, como de tumor. Las cinco mujeres que entran en la zona X afrontan la enfermedad de diferente manera: una (la protagonista) quiere combatirla; otra quiere comprenderla; otra termina aceptándola como inevitable; las otras dos están aterradas pero responden al miedo de diferente manera, ya sea con desesperación o con ira. Kane, el marido de Lena, también ha pasado por la enfermedad, pero tras curarse (tras «regresar de la zona X») ya no es el mismo. La propia Lena atraviesa la enfermedad y descubre que ella tampoco es la misma de antes, o que, por lo menos, no está segura de serlo.

La secuencia clave, magnífica en mi opinión, es la del último interrogatorio de los investigadores a Lena. Le preguntan sobre la zona X como si fuese un fenómeno extraterrestre, pero las respuestas de Lena se aplican perfectamente al cáncer: confirma que es alienígena (en inglés, la palabra alien tiene aún más sentido como «intruso» o «extraño»), se expande amenazando su vida pero no actúa por maldad sino de manera automática («Ni siquiera creo que supiera que yo estaba allí», dice Lena). No sabe por qué ha aparecido, no consigue pensar en un motivo.

El cáncer es mencionado varias veces de manera explícita durante el metraje. Al principio, cuando vemos a Lena dando clases, proyecta imágenes de células cancerosas que son casi idénticas a las que, una vez en la zona X, ella descubre en su propia sangre. Son células de cáncer cervical, lo cual está seguramentre relacionado con el que la «expedición» esté formada solamente por mujeres. El marido de Lena, obviamente, habría sufrido otro tipo de cáncer: quizá de pulmón, a deducir por el hecho de que escupe sangre. A Lena también la vemos leyendo el libro The Inmortal Life of Henrietta Lacks, que habla sobre una paciente real de cáncer cervical. Más adelante, una de las compañeras de expedición de Lena, que había perdido a su hija por culpa de la leucemia, se deja llevar ella misma por la mutación diciendo que no pretende combatirla ni estudiarla (es decir, se rinde a la enfermedad para reunirse con su hija). Y así es, pues suponemos que reaparece convertida en una hembra de ciervo que está junto a una versión joven de sí misma: ambas están en paz, porque han muerto en paz. Otra de las compañeras, sin embargo, ha sido absorbida por un horrendo monstruo, porque no ha conseguido morir en paz. En los rugidos del monstruo aún se escuchan los ecos de la mujer pidiendo ayuda.

En el reencuentro final de Lena y Kane es, con mucho, lo más ambiguo de la película. Ambos han pasado por la misma experiencia y han regresado, pero no están seguros de seguir siendo los mismos de antes. Esto puede tener varias explicaciones. Desde luego, han cambiado psicológicamente. Además, tienen la incertidumbre de no saber si el cáncer ha desaparecido del todo aún, lo cual podría estar representado por el brillo que ambos muestran en sus ojos. Es un final abierto que se presta a varias interpretaciones; tendría que volver a verlo para encajar todos los detalles (como el agua mutante en el vaso que Lena sostiene durante el interrogatorio), pero que parece pensado precisamente para dar que pensar al espectador. En cualquier caso, Annihilation es una bella y desasosegante alegoría de la enfermedad; quizá no sea una película perfecta, pero hubiese merecido mucha mejor suerte.

Imagen: Netflix.

Si te ha gustado este artículo ¡Haz un donativo online!

Donar una cantidad personalizada

Información personal

Credit Card Info
Detalles de facturación

Total de la donación: 5,00€ One Time

37 comentarios

  1. Sara S

    Creo que te has equivocado en un punto importante (sigo tras el aviso de spoilers)

    SPOILER SPOILER SPOILER

    La chica de la muerte horrible absorbida por el monstruo es la que ha perdido a su hija, no la que se convierte en planta. De esa solo sabemos que se autolesionaba. (de hecho, la peli juega con eso cuando empieza a transformarse, primero las flores parecen cicatrices).

    La que perdió a su hija muere de la forma menos pacífica posible.

    FIN DE SPOILERS

  2. Sara S

    Le di a enviar sin querer, lo siento. La interpretación del cáncer no la había hecho y me parece fantástica. La tendré en mente cuando vuelva a ver la peli.

  3. Joe Chip

    No me parece visualmente impecable, ni me pareció mágica, solo atractiva a ratos y con algunos escenarios que parecían tan falsos como los de la peli de Congo, con cuatro plantas por ahí repartidas y unos hongos en los árboles . Al que le interese conocer más de esta película en su aspecto visual que se pase por el blog de harmonica cinema donde Ignacio Aguilar cuenta su opinión.
    Mira que coincido mucho contigo Emilio y me he visto más de una recomendación tuya pero Annhilation… No, no me ha convencido. Ese cansancio de drama familiar a raíz del [[[SPOILER]]] polvo con el moreno y esa búsqueda de la zona con ese casting de remake de ghostbusters… Recomiendo mejor ver Stalker para los que tienen la suerte de aun no haberla visto, obra mayúscula de la ciencia ficción con los escenarios más memorables que he visto nunca.

  4. Jesús Couto Fandiño

    No me gusta mucho la idea de la “metáfora del cáncer”; ojo, no quiero decir que no sea correcta, porque sí que parece que les dió por ahi, pero como es (otro) cambio grande respecto al libro… yo es que prefiero simplemente el ángulo Solaris (también libro, no pelis). El Área X esta bajo una influencia imposible de entender pero que intenta entendernos igual que nosotros intentamos entenderla a ella.

    Y me parece que hay un error, porque la que tenia la hija con leuciemia es la que se la come el “oso”…

  5. Alex Garland siempre es interesante, pero Ex Machina podría haber sido una gran película de no ser por cómo se va de madre a mitad de metraje. Me parece un tanto sobrevalorada.

  6. Dolors

    Yo hice exactamente la misma reflexión. Que era cáncer lo tuve bastante claro, pero yo deduje que ellas son células o química para atacar al cáncer. La expedición de los hombres fracasa porque son otras células /química que no ha tenido éxito y por eso ahora han probado una diferente, la de las mujeres. Es posible que el enfermo sea el marido, lo vemos de hecho y una vez ella destruye el núcleo él mejora. No sé…pero sí, es una metàfora

  7. María

    No la he visto así que no puedo opinar en ese sentido.
    Pero sí puedo compartir la razón por la cual no lo he hecho: Natalie Portman.
    Nos la han servido hasta en la sopa. La culpa probablemente sea de youtube, que em manda el anuncio de Dior cada 3 minutos. Me he cansado de su cara (y de la marca también, dicho sea de paso).

  8. Manolo

    Vi la película casi por casualidad buscando algo que ver en Netflix. Es verdad que según la veía por momentos me pareció un poco lenta pero al final me gustó, es de las que de te vuelve a la cabeza durante varios días y sabes que la vas a recordar al cabo de un año…
    Me parece muy interesante la interpretación de la película como una metáfora del cancer, y es cierto que muchas de los personajes y sucesos de la película se prestan a ello. No obstante, yo interpreto el final de una manera diferente, a un nivel más superficial:
    SPOILER SPOILER SPOILER
    Yo creo que el final de la película, cuando Lena y Kane se reencuentran y se ve ese brillo tornasolado en sus pupilas, lo que nos indica es que quienes han regresado de la zona X son en realidad las dos “copias” de Lena y Kane. En el caso de Kane está claro porque se ve cómo el Kane original se suicida en el video hallado en el faro; en el de Lena, en un principio parece que es la humana la que sobrevive, pero en realidad es su copia la que lo hace, tras haberse apropiado de su memoria. De esta manera la entidad extraterrestre no resulta destruida tras el incendio en el faro. Lo que resulta destruida es su llamémosla matriz, pero la entidad encuentra la forma de sobrevivir camuflándose bajo apariencia humana, con el propósito, quizás, de dar comienzo a una nueva especie híbrida extraterrestre-humana. Saludos!

    • Estoy de acuerdo con Manolo

      • Asclepios

        Yo también he interpretado que los que vuelven nos son los “verdaderos” Kane y Lena. Pero de alguna manera sí lo son. Parece, en cualquier caso, que ni ellos mismos lo sabes. Descubrí que esta película esta basada en una novela que sólo es la primera parte de una trilogía. Supongo que en la segunda exploran su identidad.

  9. Lo curioso de este tipo de películas es que cada cuál quiere dar su “explicación” sobre de qué va realmente. Cuando resulta que tanto Alex Garland, como el escritor del libro (una trilogía en realidad) en el que está basada , como las actrices han explicado en diferentes entrevistas cuál es la idea sobre el que gira toda la trama: la autodestrucción.
    Pero bueno, está bien que una obra así excite la imaginación de espectadores y críticos que le encuentran otras explicaciones.

  10. D. A. F. Segura

    interesante el articulo y los comentarios pero me gustaría añadir que la película está basada en el primer libro de una trilogía de ciencia ficcion de Jeff VanderMeer.

    Los otros dos libros se titulan Autoridad y Aceptación.

    Recomiendo su lectura. Quizá se modifiquen algunas ideas

  11. Nacho Maldonado

    Emilio, me encantan tus artículos, pero hoy no estoy de acuerdo contigo. Sólo voy a comentar dos aspectos para no parecer cansino:
    1.- La película es aburrida hasta decir basta o al menos yo no he tenido ningún cabo donde engancharme a ella.
    2.- Comparar esta película con “La llamada” es, como mínimo, atrevido. La llamada juega en otra liga, claramente superior.

  12. Vicentet

    Señor Emilio, la vi anoche cuando ya casi me iba a dormir porque leí justo antes su artículo y la busqué en Netflix. Me fui a descansar a las tantas pero estoy contento de haberla visto. Así que todo ese tinglado era el cáncer y por eso esas fallas valencianas del final vendrían siendo como la quimioterapia, no? También gracias a usted y a la María de más arriba, he visto la luz con respecto a Natalie Portman. Después de veinte años o más de considerarla una buena actriz (dios, qué estúpido he sido) usted me ha abierto los ojos. Y es que solo hay que verla como lo hace en este film, habría que apedrearla por mala y por anunciar perfumes.

  13. Buena película, muy simbólica, con varias capas.

    Destripes varios.

    Me gustó que cada muerte representa un tipo de lucha contra la enfermedad (sea càncer o sea otra cosa): La muerte fulminante, la confusión de no saber que es lo bueno o lo malo para ti que termina llevándote a un final tráfico, la resignación y pasividad como consecuencia de la aceptación, la necesidad de comprenderla por encima del ímpetu por combatirla… y la lucha contra la enfermedad aunque algo de ti se quede en el camino.

    También me fascinó la naturaleza del extraterrestre, que es una gran amenaza, aunque sea muy difícil situarlo en un eje de bondad/maldad.

    Me queda por entender (o formarme una opinión sólida) la escena del reencuentro. Más que el brillo en los ojos, que eso lo ví hasta predecible, se trata de la historia de Kane, que se ve duplicado, que envia a su copia a encontrar a Lena, se suicida, y su copia mejora con la muerte de la matriz en lugar de morir. Pero también creo que sin estos cabos sueltos la película perdería parte de su magia, así que no me molesta demasiado.

  14. David Domínguez

    Yo estoy de acuerdo con la idea que se ha dejado en algún comentario por ahí: la película habla de la autodestrucción a varios niveles. De hecho, estoy de acuerdo en que, en parte la historia es una metáfora de la enfermedad, pero reducirlo todo a eso es simplificar. Yo veo varias capas:

    1) Nivel cósmico: un alienígena llega a la tierra y modifica nuestra vida hacia algo más evolucionado, más bonito, más variado, más avanzado. Nos imita, aprende rápido. Realmente no nos quiere hacer daño, pero nos amenaza, así que hay que aniquilarlo.

    2) Nivel especie. El cáncer nos mata. Nos mata imitando células y sustituyéndolas por la versión modificada, como hace el alienígena con nosotros mismos. Digamos que entonces tenemos cáncer “desde dentro y desde fuera”. Entonces es cuando viene la reflexión de: un momento, no hacemos nosotros mismos lo mismo con nuestro entorno? No somos un cáncer?

    3) Nivel interior: Sí, en cierta manera es algo así: somos un cáncer, pero no sólo hacia lo que nos rodea (eso se quedaría en reflexión ecologista) sino también hacia nosotros mismos. El miedo, las dudas, las mentiras… Aquí es clave la conversación con la psicóloga antes del primer ataque.

    El tema de los ojos del final yo lo veo más como una especie de: “al final, todo cambia y el cambio se abre camino”. Es decir, todo es aniquilado y sustituido por algo nuevo, da igual lo que hagas. Y no tiene por qué ser malo.

    Por cierto, no jodais con Natalie Portman. Pero no habéis visto Cisne Negro?

    • Vicentet

      No joda usted. Si el Sr. Emilio dice que Natalie Portman no es nada del otro mundo, punto en boca.

    • Muy de acuerdo contigo, David. Y Portman está espléndida. Por cierto, por que al final de la peli lleva el tatu del símbolo del infinito que llavaba una de sus compañeras?

  15. gaznapiro

    Con respecto a Stalker, la secuencia en primer plano del reflejo en un arroyo debe de ser la escena más homenajeada/plagiada con diferencia!

  16. David Farinós

    También es digno de mencionar SPOILER

    SPOILER SPOILER
    el tatuaje que le aparece a la biologa militar (un ocho en el antebrazo), que lo llevaba la paramédica. Algo asi como que todas empezaban a tener algo de ADN de las demás…

    • Jóse Herrera

      Si mal no recuerdo. El chico del video al cual destripan también tenia el tatuaje del “infinito” al igual que la paramedico. Sería maravilloso poder destramar la relación de ambos. Lo que además indica que si existía una relación ella también mintió al igual que Lena y además … Kane le saco las tripas a este tipo. Yo igual me enojaría y ustedes?. Hay dos ideas que aún me rondan. Quizás Kane si tenía alguna enfermedad terminal y por eso ingresa a la mision, por la pequeña conversación del inicio “nadie con una vida perfecta vendría”. De la misma manera quizás Kane ingreso por los celos y es por eso que su clonviaja a buscar a leña por venganza. para dejar de vuelta la pagina. La psicóloga indica que todos son autodestructivos de cierta manera. Como matamos a algo que asimila cosas? Llegando al núcleo no? Que nos copie y se mate como sucedió al final? Por que la psicóloga solo pretendía llegar al faro a toda costa? En fin… lograron que me vea obligado a leerme los libros.

  17. He visto la película estos días y francamente me ha aburrido soberanamente. Es lenta, sosa y con un argumento que no te lleva a nada. Francamente, cuando ha acabado la película (tengo la mala costumbre de ver las películas hasta el final aunque no me gusten) simplemente me ha dejado frío, muy frío y sin ganas de volver a plantearme verla otra vez o ni tan siquiera recomendarsela a alguien.
    He llegado a este articulo por casualidad y la verdad que lo he leído por curiosidad de ver que le ha parecido al resto, porque me ha resultado increíble que buenas actrices pierdan su tiempo en semejante película.

  18. Pingback: Aniquilación (2018) – Acabo de salir del cine

  19. Tergiversador de Enredos

    Vi la película porque está en Netflix, porque soy fan de la Ci-Fi, y bueno, porque sale Natalie Portman. Y ello a pesar de que hace unos años me tragué la trilogía en que está basada.
    La trilogía de Jeff Vandermeer es pretenciosa e insatisfactoria. El primer libro estaba bien porque, a pesar de regodearse demasiado en el enigma, era sólo la presentación, y se le perdona. Pero la segunda novela era horrorosa, tediosa, malísima. Leí la tercera porque ya me había gastado la pasta, y porque era la última y de perdidos al rio. Mejoraba la segunda, pero igualmente se iba por el sumidero. Una pena de trilogía con una buena idea desaprovechada.
    Por eso afronté la película con reservas, sin expectativas… y fue una suerte. Porque me ha encantado, y porque coge lo bueno de las novelas y se deshace de todo lo innecesario. Manda a la porra el coñazo del mensaje en las escaleras del faro, deja de hacerse la misteriosa cada dos pasos, y se centra en que la historia avance hacia un final. Cosa de lo que la trilogía carece.
    Visualmente es muy bonita, con un uso del color que va desde el brillo sutil aceitoso del agua al desparrame estilo splatoon. El ritmo es más que correcto, las actuaciones están ajustadas, y la trama avanza con interés hacia un final ambiguo pero más que sugerente. Y la interpretación que le da Emilio de Gorgot es muy interesante.
    Pienso recomendarla como la buena película que es.

  20. Y qué me dicen de la música al final eh? con el Alien. Se debe escuchar con unos buenos parlantes. Alucinante.

  21. carlos

    Cuando vi hace prácticamente un año que iban a sacar esta peli, me decidí a leer el libro. El libro es una absoluta bazofia sin ningún sentido, no hay por donde cogerlo, se nota que el autor iba escribiendo todas las chorradas que se le ocurrían pero sin tener la menor intención de hilar absolutamente nada.
    Tenía curiosidad de ver la película por ver cómo conseguían coger esas toneladas de mierda y transformarlas en algo audiovisual. Es sorprendente porque la peli es TOTALMENTE diferente al libro, absolutamente en toda la trama (quitando quizá la base de 5 tías que se meten en la zona X).
    Conclusión: la peli tampoco tiene ningún sentido. Al menos han intentado darle algo de hilo y un final semidigno (a costa de alejarse completamente de la trama del libro) pero sigue siendo una gilipollez.
    Cualquier persona a la que le mole la trama de la peli es un/a pretencioso/a que aunque no ha entendido una puta mierda (porque no hay nada que entender) quiere pensar que sí para diferenciarse del común de los mortales. Pero no, amigos, el rey va desnudo.

  22. Manuel H

    @carlos “consiguen” darle sentido porque en realidad Garland no adapta el libro, él escribió el guion a la vez que el autor escribía la novela (sabía de qué iba la cosa y el esquema de trama, pero no había un libro que adaptar todavía). Seguramente por eso el guion salió mejor que la novela.

  23. Benito Soto

    Henrietta Lacks murió hace mucho tiempo, pero sus células transformadas por el cáncer viven, no se si para eternidad, en los laboratorios clínicos y de investigación bológica de todo el mundo. Son las células HeLa.
    La aniquilación es actualmente la única forma de lograr la inmortalidad.

  24. Pingback: Aniquilación y Lost in the Drama – museo de metralla

  25. Indígena

    Señores… Si le agregan un buen porro o un pequeño ácido, la interpretación cambia considerablemente…

  26. Oscar Gonzalez

    La clave es la frase que dice Dan cuando saluda a Lena en la escalera de la facultad:

    “Mucho trabajo y poca diversión” ..hacen de Jack un tipo tristón…

    El Resplandor está ahí, ese es el referente del autor. No se trata de cáncer, que es un proceso biológico, sino de locura, de destrucción de la propia personalidad, de una mutación del ser íntimo, de cómo nos enfrentamos a nuestras contradicciones. Dan es la contradicción de Lena, el deseo que se contradice a su amor por Kane. Ese es su cáncer.

    Por eso hay una psicóloga al cargo y no una bióloga o una física. Porque lo que área del resplandor provoca no es sólo un cambio físico sino algo mucho más profundo, que afecta a la psique y al ser de cada uno. Por eso las condiciones físicas no son tan importantes como la estabilidad psíquica de los sujetos. De ahí que la expedición no sea formada por 5 tíos grandes como armarios (seguramente las hubo en el pasado y fracasaron) sino 5 mujeres con estados emocionales muy diversos.

    Todo es un viaje al centro, a la madriguera de conejo blanco de Alicia, y traspasar ese canal y salir por el otro extremo (que es una vagina) es una metáfora clásica de un parto, de un nacimiento, de la creación de algo diferente.

    La película es un muy buen comienzo de algo que esperemos no defraude.

  27. pepe gotera

    Lo mejor de la película: Anya Taylor-Joy

    Un punto positivo: te llegas a involucrar con la trama, por exasperante.

    Lo peor: la película en el fondo aburre y exaspera a partes iguales.

    El final de la película: previsible….. y fantástico.

  28. de ventre

    odio, odio, odio, pero odio que me vendan una peli como una metáfora.

    … de verdad alguno de ustedes puede tomar una película y disfrutarla como “una metáfora”?

    la peli me ha encantado, la vi ayer y si puedo la volveré a ver esta noche.

    j

  29. No me ha gustado nada. La película bebe de clásicos del género, incluso de alguna serie. Pero tiene ese tufo (pretencioso) de lo que tiene lo que no se sabe rematar bien. Muy Netflix y muy de losntiempos que corren.

  30. chencho9000

    Me parece que la analogía con el cáncer es correcta para comprender el comportamiento del alien pero el jugo de la película va por los derroteros de la culpabilidad y la necesidad de redimirse. Lena se acuesta con sy compañero de trabajo engañando a Ken y éste se entera y se apunta a una misión suicida destruido como persona (pero aún enamorado de Lena “Busca a Lena” le dice a su copia). Por cierto el tatuaje que lleva el marido en el pecho es un oso

  31. Pingback: Aniquilación: la vida quiere vivir – El Sol Revista de Prensa

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ACEPTAR

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Aviso de cookies