Para qué demonios sirve un periodista

Que el periodismo lo carga el diablo es algo sabido; que la profesión es aficionada a dispararse en el pie, también. Pasado ya el eco de la magnífica Spotlight, el mundo vuelve a ser el de siempre: la cacareada transición digital, el mal llamado periodismo ciudadano, los tiempos de las vacas flacas, los ERE y los gestores con necesidades puramente … Sigue leyendo Para qué demonios sirve un periodista