En la mente del psicópata

Publicado por
Richard Ramírez durante su juicio en 1985. Fotografía: Corbis.

«Siempre saludaba». Pocas expresiones dicen tanto en tan solo dos palabras. En primer lugar, sorpresa. Como si saludar con educación fuese incompatible con asesinar. Aunque siendo justos, lo que en realidad expresa la frase es lo impactante que resulta que alguien cercano y a simple vista inofensivo pueda ser capaz de algo tan extremo como un asesinato. Es como si ese saludo habitual nos conectase con el hecho. 

Estos sucesos que a menudo estallan en los medios me dejan pensativo. Quizás los psicópatas no sean muy diferentes a los demás, al menos en apariencia. Puede que cualquier sensación, idea u ocurrencia visceral tengan el potencial de evolucionar y desembocar en un desenlace macabro. Quizás ese pensamiento no es muy distinto de cualquier otro que hayamos tenido a lo largo de nuestras vidas, algo que hemos experimentado ayer, o en este mismo instante.  

Lo que sí es distinta es la manera en la que todo se tuerce, la forma en la que se precipitan las cosas a partir de un momento determinado. Pero ¿cuál es el motivo? ¿Por qué todo evoluciona de esa manera? ¿Acaso es diferente la mente de un psicópata?  

«La mayoría de los seres humanos tienen dentro la capacidad de cometer un asesinato» decía Richard Ramirez, uno de los asesinos en serie más célebres en la historia de Estados Unidos  

«El Carnicero de Milwaukee», Jeffrey Dahmer, tenía sus dudas: «Ni siquiera sé si tengo capacidad para sentir o no emociones normales, porque no he llorado por mucho tiempo».  

Puede que ambos tuvieran algo de razón, pero si atendemos a las últimas investigaciones del doctor Jesús Pujol y el doctor Narcís Cardoner recogidas en la revista Psychological Medicine, la respuesta más plausible apunta a que existe algo estructuralmente diferente en el cerebro de los psicópatas.  

En realidad todo está relacionado con la maduración del cerebro durante los primeros años de vida.  

Tras analizar más de cuatrocientos artículos publicados en revistas científicas y escudriñar las características estructurales del cerebro humano a través de más de dos mil resonancias magnéticas cerebrales de sujetos convictos con trastorno antisocial de la personalidad, los resultados indican que el estrés emocional infantil es la causa más probable de que las estructuras cerebrales implicadas en los sentimientos y la toma de decisiones maduren mucho antes de lo que deberían… con catastróficas consecuencias.  

Desde hace mucho tiempo sabemos que el sufrimiento emocional intenso en la infancia es una característica común en la mayoría de los convictos por asesinato. Ahora también sabemos cuál el mecanismo subyacente.  

Las impactantes conclusiones apuntan a que existe una aparente reducción de la sustancia gris y un incremento de la sustancia blanca, aspectos clave en la maduración cerebral, que afectan a los primeros años de vida. El cerebro del niño sometido a un intenso estrés emocional se blinda, se cierra y se protege a modo de firewall. Así se vuelve inmune al sufrimiento. Es como un mecanismo de defensa.  

La parte negativa es que dicha alteración temprana conlleva consecuencias desastrosas. Resulta que la arquitectura cerebral básica del niño se transforma dinamitando los cimientos del puente de conexión hacia el córtex prefrontal de forma permanente.  

En términos evolutivos, el córtex prefrontal ha sido la última región del cerebro humano en desarrollarse. Su vital importancia radica en que se ocupa de modular comportamientos cognitivamente complejos, como la autoconciencia, la expresión de la personalidad, la toma de decisiones, los juicios morales o la predicción de las consecuencias. Si tuviéramos que definirlo de manera simple diríamos que es la parte del cerebro que nos hace humanos. El núcleo de nuestro comportamiento.  

Así que en resumidas cuentas, el sufrimiento emocional infantil altera la conexión con el córtex prefrontal, lo cual interfiere de forma crítica en la fluidez de las comunicaciones entre estímulos, pensamientos y emociones.  

En definitiva se volatiliza el germen de la empatía, la fuerte carga emocional que nos embarga cuando decidimos entre el «bien» y el «mal» y la capacidad de predecir las consecuencias de nuestras acciones y las de los demás. Irónicamente, el citado Richard Ramírez lo describió con bastante exactitud: «Incluso los psicópatas tienen emociones. Por otra parte, quizás no».  

El apodado «The Night Stalker» o «Acosador Nocturno» tuvo una infancia marcada por las brutales palizas que le propinaba su padre en el contexto de una familia conflictiva y disfuncional, además de una adolescencia perturbadora de la mano de su primo Miguel «Mike» Ramirez. Este ex boina verde condecorado en la guerra de Vietnam le narraba sus terroríficos crímenes de guerra mientras mostraba con orgullo unas Polaroids en las que aparecía asesinando, torturando, violando o sujetando la cabeza cercenada de mujeres vietnamitas. El mismo primo Mike que asesinó a su esposa de un disparo de escopeta en presencia del pequeño Richard, quien estaba tan cerca que incluso le salpicó la sangre en la cara. Por aquel entonces contaba con tan solo doce años de edad.  

Otros doce años después, un ya adulto Ricardo Leyva Muñoz Ramirez fue detenido y posteriormente condenado a diecinueve penas de muerte consecutivas tras ser acusado de catorce asesinatos, cinco intentos de asesinato, nueve violaciones, dos secuestros, cuatro actos de sodomía, dos felaciones forzadas, cinco robos y catorce allanamientos de morada. Y todo ello contando entre sus víctimas tanto a adultos como a niños.  

Según la doctora Ann Wolbert Burgess, autora del ya célebre Manual de clasificación de delitos, una infancia expuesta a experiencias traumáticas, el mal apego y la configuración de un mundo interno y privado de fantasías y pensamientos son características habituales entre los asesinos en serie.  

En la mayoría de ellos la predicción se cumple. John Wayne Gacy, «el Payaso Asesino», vivió hostigado durante toda su infancia por su padre por medio de castigos físicos y psicológicos severos, antes de ser agredido sexualmente por un amigo de la familia a los nueve años. Asesinó a treinta y tres personas.  

Ted Bundy y David Berkowitz tuvieron problemas psicológicos al sentirse rechazados por sus familias adoptivas. Cuentan con treinta y seis víctimas a sus espaldas respectivamente.  

Tanto Andrei Chikatilo, como Ed Gein y Albert Fish, argumentan que su exposición temprana a las escenas de muerte y sacrificio propias de una vida rural con animales les empujó a convertirse en asesinos. Entre los tres acabaron con casi sesenta personas; si bien al primero se le atribuyen más de cincuenta de las muertes, los últimos dos son especialmente recordados por un desproporcionado nivel crueldad y sadismo.  

Todos ellos son el macabro ejemplo de que las experiencias emocionales traumáticas durante la infancia pueden ser el detonante de una personalidad extremadamente violenta. ¿Pero es solo eso? ¿Acaso las experiencias traumáticas son el único origen de las conductas homicidas? Desde luego que no. Existen otros aspectos de naturaleza genética, psicológica o biológica que debemos considerar.  

Según el Estudio Mundial sobre el Homicidio 2019 elaborado por la ONU, sorprenden las cifras de resultados globales con respecto al sexo de los sospechosos por homicidio, ya que alrededor de un 90 % son hombres.  

Pero lo más interesante de todo es que entre todos los sospechosos, un 90 % de ellos son menores de treinta años y mayores de dieciocho. Si analizamos las posibles causas de ambos resultados se podría deducir que la testosterona tiene algo que ver en todo esto. De hecho existen varios estudios que establecen una correlación directa entre los andrógenos y las conductas agresivas.  

Si atendemos a las investigaciones realizadas a mediados de la década de los noventa entre la población de reclusos condenados, los correlatos bioquímicos de las personas con trastorno antisocial de la personalidad son bastante contundentes. Los niveles más altos de testosterona se registran entre los sujetos con mayor número de episodios violentos. Idénticos resultados fueron obtenidos en mujeres. ¿Será que el nivel de testosterona es determinante? ¿Afecta a la conexión con el córtex prefrontal?  

Podría ser. Lo que está claro es que esta hormona puede tener mucho que ver. Solo hay que comparar el número de asesinas en serie con sus homólogos masculinos para comenzar a sospechar.  

Por si fuese poco, otro factor referido por el doctor Jesús Pujol a tomar en cuenta es que las regiones cerebrales que aparecen afectadas en los psicópatas se corresponden en gran medida con las personas que han consumido esteroides anabólicos androgénicos durante un periodo superior a diez años con el objetivo de incrementar su masa muscular, lo cual también afecta al comportamiento de forma significativa. No quiere decir que esto lo convierte a uno en psicópata, nada más lejos de la realidad, pero sí que afecta al temperamento y a la frecuencia de episodios explosivos de comportamiento.  

Es evidente que todavía quedan muchos interrogantes por resolver, pero lo que está claro es que el trastorno antisocial de la personalidad o psicopatía es uno de los misterios más fascinantes e incomprensibles de la ciencia en la actualidad. Todavía no existe ni siquiera un consenso en la manera de definirlo, ni mucho menos se observa una posibilidad real de encontrarle una solución a largo plazo o un tratamiento efectivo.  

Pero lo que sí sabemos es que las experiencias traumáticas durante los primeros años de vida juegan un papel crucial en la configuración de la mente del psicópata. Debemos prestar más atención a la educación durante la infancia. Quizás allí encontremos la solución a muchos de nuestros enigmas.


Referencias

Documentos originales citados:

Pujol J, Harrison BJ, Contreras-Rodriguez O, Cardoner N (2018). «The contribution of brain imaging to the understanding of psychopathy». Psychological Medicine 1–12. https://doi.org/10.1017/ S0033291718002507

UNODC, Global Study on Homicide 2019 (Vienna, 2019) https://www.unodc.org/documents/data-and-analysis/gsh/Booklet1.pdf

Referencias en prensa:

https://www.parcdesalutmar.cat/media/upload/pdf/

NP_Revisio_cervell_psicopates_CAST_editora_35_938_1.pdf

https://www.resumenlatinoamericano.org/2019/07/10/estudio-mundial-sobre-homicidios-de-2019/

#:~:text=La%20Onudd%20estim%C3%B3%20que%20alrededor,a%20la%20violencia%20de%20g %C3%A9nero

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

11 Comentarios

  1. «En la mayoría de ellos la predicción se cumple. John Wayne Gacy, «el Payaso Asesino», vivió hostigado durante toda su infancia por su padre por medio de castigos físicos y psicológicos severos, antes de ser agredido sexualmente por un amigo de la familia a los nueve años. Asesinó a treinta y tres personas.» Hablar de «personas» en este caso, cuando la mayoría fueron niños, y sublimarlo con un verbo como «asesinó», cuando está sobradamente demostrado que antes de «asesinar» a sus víctimas las violó y torturó, es un poco tibio.
    Por lo demás, y sin entrar en más detalles incompletos de la larga lista aportada, gracias or el artículo

  2. La psicopatía es puramente masculina. Ese debería de ser un tema crucial en la sociología. La psicopatía es masculina y abarca una serie de comportamiendos en escala que van desde lo «leve» como falta de empatía ante problemas comunes hasta los más grave como es el caso de los asesinos en serie, pero en medio hay muchos niveles, y la cantidad de hombres moviendose por esos niveles intermedios es desoladora.

      • La presencia creciente de la mujer en la política y los negocios, incuidos los ilegales, está probando que la mujer puede ser fría, maquiavélica, malvadamente pragmática, tanto como el hombre. La gran diferencia, hasta ahora, es que la mujer participa rara vez en crímenes violentos, siendo más autora intelectual o instigadora, pero en todo caso la maldad femeninas no es menor que en los varones.

    • Viendo la estadística de asesinos en serie la conclusión es obvia. De ahí a hacer una graduación de psicopatías “leves” en función de “falta de empatía” (a saber con qué hay que empatizar) o decir que la cantidad de cariño psicopatías en mayor o menor grado es desoladora……

  3. La psicopatía no es puramente masculina ni mucho menos, también se da en el sexo femenino. Aunque el artículo está muy bien incide solamente en la mente de los asesinos y no todos los psicópatas lo son, los hay bien integrados causando mayor o menor daño en función de sus intereses.

  4. No todos los asesinos son psicópatas ni todos los psicópatas son asesinos. Y creo que si se dan las circunstancias, casi cualquiera podría cometer un asesinato.

  5. Es una pena la mistificación del psicópata, incluida la de este artículo. El primer mito sobre la psicopatía es que se genera por una infancia traumática y alguna clase de proceso de «autodefensa». A poco que se piense es falso. En el mismo contexto y peor que se cría un psicópata, existen miles de otros que no lo son. Como se repite una y otra vez, aunque no conviene al periodismo, correlación y causalidad tienen poco que ver, y la ingenua idea de la tábula rasa parece más que demostrada como muy inexacta. Simplemente un niño que sufre maltrato en la infancia, puede que se eduque con otro psicópata, padre o madre, o una personalidad complementaria al psicópata padre o madre… y que por tanto tenga genes de psicópata (si es que tal cosa existe). Pero lo cierto es que hay psicópatas en familias felices… Es importante reseñar un matiz, NO todos matan.
    El psicópata no es un asesino sofisticado y brillante, un psicópata es una persona sin empatía por los demás, incapaz de generar vínculos de interdependencia emocional. Esto lo convierte en un manipulador, alguien capaz de cualquier cosa por lograr lo que desea, incluso matar, si le conviene. No es por tanto un psicópata un ejecutivo agresivo capaz de arruinar a una empresa por obtener más beneficio, ni un mortífero francotirador un psicópata… al menos no necesariamente… Aunque ser un psicópata le puede venir estupendamente.
    Es cínicamente cómico, que acabe el artículo diciendo, lo obvio, que no hay consenso sobre que es la psicópatía, pero nos han hablado todo el artículo de qué hace ser a un psicópata… ¿algo que no se sabe definir?
    En fin, no hay que confundir estudios correlacionales con conclusiones causales (como el de la testosterona), NO se puede saber si alguien es un psicópata por una resonancia de su cerebro, de hecho, la psicopatía como todos los transtornos mentales del DSM distan mucho de ser entidades bien definidas que se correspondan con una realidad, como puede ser el concepto de célula o cromosoma.

    • Madre mía, algunos es que os la cogéis con papel de fumar. La vieja técnica de llevar todo al extremo para ofenderse.
      Es más que obvio que hay psicópatas que NO matan, o que nunca llegan a desarrollar ningún comportamiento pernicioso, o que no todos los ejecutivos desalmados son psicópatas. Es más que evidente. Que el artículo no lo exprese no quiere decir que esté afirmando lo contrario. Cualquiera con un mínimo de comprensión lectora lo entiende.
      Por otro lado en ningún momento se habla de psicópatas sofisticados o brillantes, de «genes de psicópata» (increíble el término), y nunca se afirma que se puede detectar a un psicópata por medio una resonancia cerebral. Todas esas cosas te las has sacado de la manga. Para rematar, lo que dices en la última frase es justamente lo que se dice en el texto.
      En fin, no sé a santo de qué viene el comentario, pero aunque se pudiese considerar válido algo de lo que defiendes has caído justamente en lo que criticas, solo que llevándolo a un extremo mucho más cuestionable. Vaya patinazo compañero.

  6. El dogmatismo riguroso en religión, ideologías y economía (disculpen la posible redundancia), ha provocado gran sufrimiento humano en la Historia y todos los dogmáticos con poder nefasto han alegado racionalidad excluyendo lo que llaman «sentimentalismo», que ahora identifican con «empatía».

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.