¿Cuál es la secuela más bochornosa, indecente e innecesaria de la historia del cine?

Publicado por

Algo funcionó en taquilla. Porque era una buena peli, porque los protagonistas salían muy guapos, porque llegó en el momento justo al lugar adecuado. Vaya usted a saber cómo se arriba al éxito, yo todavía estoy en lo de salir del fracaso.

Y eso, que nos hemos forrado a base de bien. Bum, gritones y gritones de dólares en taquilla. Así que algún ejecutivo se le ocurre una idea. Ya verás, ya, es la monda, soy su-per-o-ri-gi-nal. Una segunda parte, hagamos una segunda parte. Ya ven, ahí, arriesgando. Sucede que a veces las cosas no salen como a uno le gustaría. Igual tienen al guionista en una clínica de desintoxicación, quizá el director entró en Gran Hermano, quién sabe si la pareja principal llevó su tórrido romance más allá de las cámaras y ahora no se pueden ni ver. Esos temas, seguro que se les ocurren más ejemplos. Y entonces nos acercamos cada vez más al abismo. Y, como dijo Nietzsche, si lo miras mucho al final es el abismo quien te mira a ti. Y desastre, chapuza, hostias de la crítica, promesas tipo «no volverá a pasar», gañidos de «era mi primer día». Secuelas de espanto.

Pasa que a veces vamos incluso un poco más allá. Que una segunda parte sea peor que la primera es algo esperado, más o menos (y no me digan lo de El padrino, que yo prefiero la original) pero es que en ocasiones se va de madre el asunto. Esas pelis que no se filman: se perpetran. Y siempre duele más cuando ves que joden tus recuerdos, ¿no? Si Tiburón era buena ¿qué necesidad hay? Vale, sí, llenarse los bolsillos de billetes verdes, pero ¿es que nadie tiene dignidad artística en Hollywood? Usted, el del fond, ¿por qué se ríe?

Así que aquí tiene usted su lista de las diez secuelas más bochornosas, indecentes e innecesarias del cine. Ojo, no las peores, aunque alguna puede competir por el título, sino aquellas que te hacen apretar puñitos, postrarte de rodillas sobre la tierra y decir muy fuerte «nooooo». Excluimos remakes (por eso no está El despertar de la Fuerza), reboots (ese horror del nuevo Conan) y continuaciones no oficiales (como El ete y el oto, con los hermanos Calatrava). Disfruten ustedes, pues, con este solaz de inmundicia y desvergüenza fílmica, solo apto para paladares sensibles capaces de obtener matiz afrutado y retrogusto en una bolsa de gusanitos, voten por su favorita o añadan en los comentarios los desastres que echen en falta.

(La caja de voto está al final de la pieza).


Cazafantasmas 2

encuesta secuelas
Cazafantasmas 2. Imagen: Columbia Pictures.

Empezamos fuerte, porque si no te gusta Cazafantasmas es que estás muerto por dentro. Digamos que la primera es una tontería simpática que se sustenta en dos cosas importantísimas: nuestra nostalgia y la elección de intérpretes más acertada en la historia del cine. Así, sin medias tintas. Vamos, que muy bien. Que no me enteré yo sobre disidencias en esto. Entonces ¿qué es lo que hace infumable la secuela? Pues varias falencias, pero sobre todo una. Entre las secundarias: el guion es una fotocopia del anterior, los chistes tienen menos gracia, lo estrambótico resulta menos estrambótico, Dan Aykroyd parece sobrio la mayor parte del metraje y el final da vergüenza ajena salvo que seas de esos que van con una camiseta I Love NY (comprada en Guarromán). Todo es perdonable, ojo, aunque se haga bola. Pero lo otro, no. Lo otro. Que hay un bebé, colegas. Un bebé. Y es imposible mantener un nivel alto de molonidad en cualquier experimento narrativo donde aparezca un bebé (salvo que sea un Yoda, o acabe convertido en Tarzán, o su madre se llame Rosemary). Imposible recuperar de ese hándicap. No, hombre, no. No me ponga usted a Bill Murray agarrando al niño y fingiendo que podría ser padre modelo. Ah, luego ya en los dosmiles hubo un reboot de esos, y ahí sí que las hostias llegaron finas, pero porque la protagonizaron mujeres. A mí me hizo gracia, por cierto.


Highlander 2

encuesta secuelas
Highlander 2. Imagen: Lamb Bear Entertainment.

Highlander es un producto tan ochentero como los calentadores, el pelo cardado y que te atracasen en tu barrio volviendo a casita un jueves por la noche. Esto último más, vaya, que las otras cosas salían mucho por la tele, pero donde yo me crie llegaban regular. Tupido velo. A la peli. Planteamiento interesante (aunque poco original), actuaciones de risa (Sean Connery va vestido de flamenca y Christopher Lambert no puede evitar ser Christopher Lambert) y, en general, pocas aspiraciones intelectuales pero mucha diversión. Vamos, que funcionaba. Eso y que las Highlands lo molan todo, así que minipunto por allá. Además tenía banda sonora de Queen, y no duraba demasiado, así que dejabas de oír la banda sonora de Queen en un espacio de tiempo razonablemente corto (la cinta dura, más o menos, lo que dos escuchas de «Bohemian Rhapsody»). Entonces, ¿por qué hacer una segunda parte? A ver, lo entiendo: por el vil metal, pero ¿por qué tan mala? Tan espantosa. Tan horrísona. Por qué hacer a los inmortales extraterrestres (les hago destripe porque si después de leer esto ustedes van a verla es solo bajo su responsabilidad), por qué mancillar de esa forma a Sean Connery. Highlander 2 tiene, además, otro mérito: jode a la primera de forma retroactiva. Vamos, que no puedes volver a verla sin pensar que… En fin, toda suya.


Tiburón: la venganza

encuesta secuelas
Tiburón: la venganza. Imagen: Universal Pictures.

En una localidad turística hay un peligro bien gordo que amenaza los ingresos de hostelería, grandes superficies y chamarileros en general. El osado gobernante dice que na, que está to pagao, que salgamos a divertirnos cual adolescentes en julio. Tragedias, olas y un bicho enorme (pero enorme, enorme) que da mucho miedo. Con estos mimbres (y cuatro cambios para no incumplir derechos de imagen) Steven Spielberg grabó un falso documental sobre Isabel Díaz Ayuso titulado Tiburón. Como la cosa tenía gancho se hicieron varias secuelas, a cada cual más lisérgica (tampoco vayan a pensarse que podías estirar mucho el rollo sin caer en lo repetitivo). La campeona indiscutible en cuanto a chorrada fue esta Tiburón: la venganza, cuyo guion bien podría firmarlo Paulo Coelho hasta arriba de peyote. En pocas palabras: la naturaleza es sabia, colega, y hay por ahí un escualo la hostia de vengativo que puede oler tu rastro genético y averiguar si eres familia de Roy Scheider, Richard Dreyfuss o el mismísimo Peter Benchley. Ya ven, pececito listo. Hola, me llamo carcharodon carcharias, tú mataste a mi padre, prepárate a morir. O algo. Lo juro, que persigue a la familia de los protas (de los protas que hubo en la buena, se entiende) porque el pez en cuestión es, a su vez, familia de los otros simpáticos jaquetones. Jijí, jajá, solo que va en serio. Con este argumento entenderán ustedes que Michael Caine se tomase la cosa… en fin, un poco así… a chufla. Como entiende la vida Michael Caine, por otra parte. 


Batman y Robin

encuesta secuelas
Batman y Robin. Imagen: Warner Bros.

Yo no digo que Batman y Robin sea la peor película jamás filmada. No. Pero me arriesgo a que es la más vergonzante, mamarracha y deshonrosa que nunca nadie haya firmado con nombre distinto a Alan Smithee. A ver, llegamos de ver todo lo que sobre Batman alberga la cabeza de Tim Burton (y, con esos pelos que me lleva, ahí caben un montón de cosas) y me pone usted a Joel Schumacher para dirigir cosas nuevas. Es que el tío hizo The Lost Boys, oiga. Pues muy bien. Adelante. Nostalgia en vena, pero ya. Que allí había unos gemelos llamados Edgar y Allan, joder, que de sutilezas andamos justos. En fin. A lo que íbamos, a ver, por dónde empezar. Ah, sí, Robin. Si ya Robin es un personaje al que deseas matar (venderías tu alma al Joker por verlo bajo tierra) aquí su índice de hostiabilidad alcanza cotas impensables. «Quiero un coche. A las chicas les molan los coches». Ojo, este diálogo no es de Hemingway, aunque lo parezca, sino de Robin. Bravo. Ah, también tenemos surf espacial, pelea con hockey sobre hielo, un peluche que quiere dar miedito (es que es un puto peluche, es que ni su disfraz en el colegio, oiga), y a Schwarzenegger con pinta de entender aquel engendro y sudársela todo un montón. También hay una batitarjeta de crédito, y Batman nos dice que nunca sale de la batcueva sin ella. Palabrita. Hace parecer a la serie de los sesenta una peli de Jean-Luc Godard. Joder, es tan sumamente ridícula que ya tarda nuestra vanguardia cool en reivindicarla como «peli de culto». 


Superman IV

encuesta secuelas
Superman IV. Imagen: Warner Bros.

Todo mal, como en la camiseta que regalaron a su amigo el optimista. Digamos que Superman IV venía herida de muerte desde su concepción, cuando la inefable Cannon Films decidió tirar para adelante con aquello a pesar de tener menos presupuesto que un episodio de Acacias 38. En fin, son sus costumbres, y hay que respetarlas. A la Cannon le debemos otras maravillas ochenteras como aquellos Master del Universo con Dolph Lundgren perennemente embadurnado en aceite y una pizpireta Courteney Cox pensando que, joder, a ver si pilla una buena teleserie de una puta vez, porque esto no es vida. Fallo desde el principio. Los actores parecen estar allí porque tienen obras en casa. Christopher Reeve a sus cosas, Gene Hackman rumiando que es imposible caer más bajo (años después hizo Rápida y mortal). Y luego el elemento estrella. Ese villano, ese Hombre Nuclear («nucelar… la palabra es nucelar») que parece el malote de su barrio tras cinco o seis ciclos. Vamos, que no. Eso sí, guapísimo y pelazo. He buscado a Mark Pillow en la actualidad y sale en sus redes sociales raleando calvorota y sacándose fotos con gatetes. Tampoco vamos a extractar conclusiones precipitadas, pero… Ah, los afectos especiales son las risas, porque hay rocas rebotando, trucos chusquísimos y explosiones provocadas con el Quimicefa. Me dices que la filmó Mariano Ozores y te creo. Luego Zack Snyder retomaría al personaje con una de sus pelis típicas: cero sentido del humor, cero variedad cromática, mucha testosterona escapando del traje. En fin, ok, Zack.


Grease 2

encuesta secuelas
Grease 2. Imagen: Paramount Pictures.

Que Michelle Pfeiffer es un ser de luz lo demuestra que fuese capaz de relanzar su carrera después de hacer… en fin, después de hacer esto. Bueno, eso y la Catwoman de Tim Burton, vaya. Pero me disipo. Horrible. Ya la Grease original tenía mucho de casposo, amigos, para qué engañarnos, pero también poseía dos o tres hallazgos cómicos muy reivindicables (Travolta en pantalón corto y fumando, por ejemplo, o las actuaciones en su conjunto). Pero hasta ahí, no nos vengamos arriba. La historia era un diapasón entre la vergüenza ajena y el empalago, la estética parecía recién sacada de una feria rural y rezumaba farlopa por los cuatro costados. Y, oigan: secuela. Secuela. Mismo tono, mismo humor, mismo aire, cero carisma. El protagonista masculino (un tal Maxwell Caulfield, lo acabo de buscar, buen nombre para novela de Salinger, por cierto) mantiene la misma expresión apazguatada durante casi dos horas, soltando chistes sin gracia y poniendo morritos adorables. Como la posmodernidad es lo que tiene no son pocos quienes reivindican Grease 2 como un giro casi metaficcional a la primera, sustituyendo nostalgia por descreimiento irónico. Puede ser, no les digo yo que no, pero así, en plan cazurro, lo que parece es un enorme montón de mierda. Solo que esa explicación queda menos intelectual, supongo.


Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal

encuesta secuelas
Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal. Imagen: Lucasfilm.

Steven Spielberg filmó durante los ochenta una trilogía prácticamente perfecta combinando aventuras, humor, guiños privados y toneladas de carisma. Aquello del cáliz fue un final redondo, con Indy y su padre cayendo a la inmortalidad (con lo que aburre) y el templario ese de barba blanca pillándose pisito en Benidorm, que ya cotizó de sobras. Bien, cierre, fundido en negro, musiquilla, Marcus Brody se pierde, recuerdos entrañables. Veinte años más tarde el señor Spielbergo, equivalente mexicano no sindicado de nuestro Steven, perpetró una cosa que daba miedo al susto. Y mira que yo iba con toda mi buena intención, y hasta disfruté un poco ese principio tan autoparódico, pero es que después… El guion lo escribió Enrique de Vicente en plena resaca, los actores tienen pinta de estar pensando en sus cosas, y el non plus ultra de frikismo explota en las manos al bueno de Spielbergo. Harrison Ford se salva, porque alguien que sonríe tan torcido se salva siempre, pero Shia LaBeouf pasa todo el metraje ahí, razonando si será buena idea lo de irse con Lars von Trier (spoiler: no). Ah, los monos. Joder, esos monos. Por qué, los putos monos. En fin.


Blues Brothers 2000

encuesta secuelas
Blues Brothers 2000. Imagen: Universal Pictures.

Dos palabras. Bueno, tres. John Belushi. Droga. Tampoco es una asociación tan nueva, ¿eh? Y eso, que la película original de Blues Brothers se sostenía sobre ambos conceptos. El rostro moldeado en piedra de Belushi, con ese aire cínico de no estar actuando, sino ser exactamente así. Y toneladas de coca. A veces de forma evidente, otras un poco en plan subterráneo, pero el perico corría por aquel film como en cualquier consejo de administración importante. Y claro, eso se pierde en la secuela. Al margen de músicas, estilos, movidas y estética que pasó de cool a cliché. Pero es que John Goodman no es Belushi, por mucho que lo intente. Y hay, en general, mucho menos desfase. O nos pilla más cínicos, también es eso. Que no es problema, lo del desfase (lo del cinismo ya tal), pero es que sabiendo lo que sabemos es una pena. Ah, aquí también hay niño, así que igual por ese lado debemos explicar el asunto. O son cosas mías. Eso sí, a Dan Aykroyd no me lo toquen, que ha protagonizado algunas joyas imperecederas (y tiene un atractivo paradójico). Vale, hay en esta lista dos pelis suyas, pero qué quieren, a veces los vicios no se pagan pintando Las lanzas, sino retratillos de Belén Esteban.


Rocky III

encuesta secuelas
Rocky III. Imagen: United Artists.

Aquí es difícil decantarse, porque tanto Rocky III como Rocky IV son auténticas obras cumbres de la vergüenza ajena. A ver, que en la cuarta el cuñado de Rocky tiene un mayordomo robot con el que parece desarrollar cierto… en fin, cierto arco argumental amoroso, ustedes me entienden. Punto a favor de Stallone eso de meter un cuñado gorrón, sabihondo y algo despreciable (tengan en cuenta que Rocky IV se rodó antes de inventarse Twitter). Ah, Balboa lleva la perestroika él solo hasta la Unión Soviética, porque es un deportista puro que no se dopa (jajaja, solo se dopan los rojos), y ayuda a granjeros en mitad de Moscú. O algo. En fin. Pero Rocky III… ay, es que Rocky III… un duelo interpretativo entre Sly y Laurence Tureaud, más conocido como Mister T., más conocido como M. A., más conocido como el tío que se abrazaba a Hulk Hogan en bañador escueto estando los dos bastante sudadillos. Guion con la profundidad dramática de un tamagotchi, menos sorpresas que en la sección novedades del Covirán y cierta sensación de que, oye, la vaca ya no da más leche, oiga. Eso sí, dejó para la nostalgia una agradable tonadilla llamada «The Eye of the Tiger», que aun hoy millones de personas tararean mientras preparan su batido de esteroides.


La amenaza fantasma

encuesta secuelas
La amenaza fantasma. Imagen: Lucasfilm.

Usted coge elementos narrativos que ya eran viejos cuando Geoffrey de Monmouth estaba aprendiendo caligrafía, los bate con algo de espiritualidad new age, salpimenta algunas sorpresillas que se alejen del tópico, mete elementos de ciencia ficción suave y… hop, tiene toda una franquicia de leyenda (quizá algo más) entre las manos. Bueno, a todo eso tiene que añadir el desbordante carisma de los protas (qué coño, y de los actores y actriz que interpretan a los protas) y el malo más icónico y reconocible de todos los tiempos. Vamos, Star Wars. Pasa que allá por finales del siglo XX a George Lucas se le jodió el ordenador con el que hacía retoques, nuevas versiones y, en general, chapucillas varias sobre su gran creación. Una tormenta mala alrededor del Rancho Skywalker, supongo. Estaba aburrido y puso a girar sus meninges, y de ahí salió toda una trilogía nueva, con personajes bobos, diálogos bobos e intensidad más impostada que en la boda de tu primo, el de Albacete. El problema es que Lucas olvidó todo lo bueno en el cajón de sus recuerdos. Los personajes son insulsos (hasta ese Liam Neeson en la época anterior a que le secuestrasen su hija cada domingo por la tarde), la trama es confusa y aburrida (es ver un episodio de Mazinger Z y que se tiren veinte minutos hablando sobre cómo ajustar la junta de la trócola al robot), y además está lo de los midiclorianos. Que no me jodas, con los midiclorianos. En qué pensabas, George, con los midiclorianos. Déjame soñar, George, déjame ser libre.


MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

61 Comentarios

  1. Ni la cuarta de Indy ni Blues Brothers 2000 me parece que deban estar aquí. En cambio podríamos hablar largo y tendido de las secuelas de sagas de terror…

  2. Precisamente y solo por el “The eye of the tiger” ya no debería estar Rocky III, la música no lo es todo pero es que como película tampoco es tan mala. Alguna sonrisa me ha arrancado el autor.

  3. El ataque de los mari clones es la segunda parte de una segunda parte mala. Aburrida, caótica y con tanto senado, republica y demás politiqueos parece solo apta para estudiantes de primero de derecho

  4. Acabo de votar otra: sois demasiado jóvenes para recordar que alguien se atrevió a perpetrar 2010 Odisea dos. Sí, una segunda parte de 2001 una odisea del espacio.

    • A ver, plantearse una secuela de una obra maestra imperecedera ya tiene mérito. Evidentemente no es una gran película, pero no es una películ infame, ni mucho menos.

  5. Hola desde Mexico. Me sumo al apoyo de Rocky III. Definio mi adolescencia, me hizo cultivar mi entonces inexistente autoestima, y me sigue gustando mucho.

  6. A mi entender Tiburón II ya fue un bodrio monumental. El tiburón se convierte en el actor principal.
    La referencia a la ida viene muy al caso. Te ha faltado citar textualmente a ese eminencia: “Nace un nuevo modelo de libertad: compro donde quiero, consumo donde me da la gana”.

  7. Me sorprende la presencia de Cazafantasmas 2. Me parece una buena secuela y me gustó mucho. El resto, efectivamente, vergonzosas.

  8. Estaba bien. Leo Ayuso y me voy. ¿Porqué esa necesidad moralizante de ser político? No basta ser crítico que ahora se alecciona a la masa.
    Asquea. Ya mucho.

  9. IJ y el Reino de la Calavera de Cristal, absolutamente infame. Su único punto a favor es que dio para un muy buen capítulo de Southpark

  10. Halloween 3
    Y pesadilla en Elm strret 2
    Y el reboot de muñeco diabólico que es un robot con la voz de Mark hamil

  11. Se podría hablar de muchas, pero creo que las secuelas de Speed o La Máscara se merecen su huequito en esta lista.

  12. La verdad es que de cine entiende usted lo mismo que yo de cirugía cerebral. Osea, nada.
    Seguro segurísimo que la crítica a la película de los Cazafantasmas versión chicas pijaschupipandis era mala hasta aburrir (nunca mejor dicho) porque eran chicas. No porque era un sinsentido, con personajes faltos de carisma (y faltos, en general) y porque cada minuto era un suplicio, no… Que va… Que me diga que tiene que haber el religioso cupo feminista, vale, es lo que nos toca malvivir… Pero que me compare a la 2 con ese cupo femichupi metido con calzador…
    En fin…

    • No le quitaría ni una coma a este comentario. El autor del artículo tiene un pésimo gusto para el cine si ya empieza diciendo que las Cazafantasmas es mejor que Cazafantasmas 2 e insinuando encima que su batacazo en taquilla se debe al machismo y no a la tremenda mierda de película que fue. Lamentable.

  13. Completamente de acuerdo contigo, en esta década si delante de tu proyecto tienes a una mujer o mujeres, puede ser la mayor mierda jamás vista, que dirán que es por ser mujeres, en fin…

  14. Que metas Cazafantasmas 2 y Rocky 3….te has canteado mucho…o no entiendes mucho no se..
    Solo mira los votos..

  15. ¿Alguien puede apuntar alguna secuela mejor que la historia original? Es que no me viene ninguna a la cabeza.

    • No por opinión personal, pero por opinión popular suelen andar ahí El Padrino II, El Imperio Contraataca o Regreso al Futuro II, por citar tres ejemplos.

      Y personalmente a mí siempre me gustó más Cazafantasmas II que la I, pero es que yo también soy raro.

    • Para mucha gente, Aliens II, la segunda de Spiderman de Toby McGuire, Un lugar tranquilo 2, Terminator 2, Antes del atardecer (la única con la que concuerdo, por cierto)…

  16. Cazafantasmas 2 me parece una peli BRUTAL. Yo y los colegas llevamos 20 años idolatrando a Vigo el Azote de los Cárpatos.

  17. A mi me falta la tercera de Matrix. La muerte más estúpida y odiosa que se les podría haber ocurrido para el personaje de Trinity. Por dios, ¿para que salvarla al final de la segunda si la ibas a matar en la tercera de esa forma? Se merecía una muerte gloriosa, joder, no tener un accidente fatal de nave voladora.
    Es de las películas que he visto en el cine que más me ha cabreado el pagar la entrada, y en aquella época era una adolescente a la que sus padres le daban 5€ a la semana y apañatelas.

  18. Ya me da igual,aunque tenga razón,lo d laa secuelas..lo quw si digo que esta persona a escrito el artículo,más originalmente,vestíanl,gracioso que e leído,jajjaja,un 10

  19. Mira, la PEOR peli de los Cazafantasmas ha sido la que salió en 2016…mala de narices, super womans por doquier y el hombre es tontín… asquerosa

  20. De terminator nadie ha dicho nada, ¿pero alguien se acuerda de la primera parte?, yo ni si quiera recuerdo haberla visto

  21. Según dicen segundas partes nunca fueron buenas, ¿pero alguien se acuerda de la primera parte de terminator?

    • Pues tiene más votos en FA que la segunda parte, y una nota muy similar. Yo diría que sí, mucha gente se acuerda de ella. Y a muchos nos gusta incluso más que la segunda.

  22. Ostias solo por Vigo el Cárpatos, Cazafantasmas 2 merece la pena. Es el cuadro que pondré en mi cueva de macho

  23. Entre las películas patrias, Ocho Apellidos Catalanes. Y menos mal que ahí quedó la cosa, que 19 autonomías dan para muchos escalofríos!

  24. Creo que hay películas muchísimo mas malas,ni caza fantasmas 2 y indiana jones deberían de entrar en esta lista pero para gustos colores

  25. A mi solo me parece insulsa, que no mala, Los inmortales 2
    El resto, o buenas o muy buenas
    Blues brothers 2000, Rocky 3 y Grease 2 no las he visto

  26. Se han olvidado de el cortador de césped 2 … No me puedo creer que esa no esté en el primer puesto de las peores secuelas.

    • Si hombre, son malas.
      Sale más fácil que te lo hagas mirar tu que que se lo haga mirar el resto de la humanidad.

  27. La segunda parte de “El Proyecto de la Bruja de Blair” Que se tituló “El libro de las sombras” esa si fue para llorar.

  28. Puedo jurar que me puse literalmente enfermo en la sala en la que me tragué enterita y sin interrupciones la peor continuación de la historia: Highlander 2.
    Al salir de la “película” sufrí una de las peores d14rr34s que he tenido en toda mi vida. Siento ser tan gráfico, pero es que fue literal. Todo mi cuerpo expresó lo que opinaba de un bodrio tan infumable.
    Ah, soy fan acérrimo de la primera, por cierto.

  29. Muy buen artículo, son todas espantosas.
    Pero la peor para mí es la de Indy4.
    Las demás o te las ves venir, o están tan lejos de lo anterior que toma distancia.

    Pero Indy4 hizo creer a la audiencia que iba a ser otra buena de Indy. Qué estaba Spielberg. Que saldría Natalie Portmam haciendo de hija. Que volvería Connery (si, entonces aún vivía).

    Y fue un despropósito con efectos vergonzosos. Tener efectos digitales en manos de Steven y que cante, qué vergüenza. Eran mejor los efectos clásicos de las anteriores, sin render.

    En fin, qué mala.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.