Antonio Escohotado: "La cruzada contra las drogas acabará entre susurros" - Jot Down Cultural Magazine

Antonio Escohotado: “La cruzada contra las drogas acabará entre susurros”

Publicado por

Es imposible resumir la vida y obra del filósofo Antonio Escohotado (Madrid, 1941) en unas pocas líneas sin dejar fuera lo fundamental, pero intentemos un esbozo: tras pasar su infancia en Brasil, se licencia en Derecho a finales de los sesenta y comienza a trabajar en el Banco Español de Crédito. Poco después lo deja todo para irse a vivir a una cabaña en Ibiza, donde traduce a Marcuse y Hegel, escribe sobre metafísica y comienza a experimentar con las drogas. En los ochenta pasa dos años en prisión acusado de tráfico de estupefacientes y allí culmina la monumental obra Historia general de las drogas, que lo convierte en una autoridad mundial en el tema y un personaje público siempre envuelto en la polémica. Posteriormente muestra interés por la física cuántica y escribe Caos y orden, que obtiene el Premio Espasa de Ensayo. Durante los últimos once años se ha volcado en la economía, pasión de la que da cuenta su impresionante Los enemigos del comercio, libro del que publicará en septiembre una segunda parte. Parece gozar de una salud indestructible —ha tomado tantas drogas que casi nos deja al resto del mundo sin ninguna—, una curiosidad intelectual insaciable y una fecundidad digna de un sultán (es padre de ocho hijos). Pero si algo hay que destacar es su carácter cordial y profundamente empático. Antonio Escohotado nos recibe en su casa:

En tu libro Los enemigos del comercio trazas el recorrido histórico del comunismo, remontándote hasta hace 2.000 años, con aquellos que consideraban la propiedad privada “un robo y el comercio su instrumento”. ¿Te  definirías como anarcocapitalista?

No lo sé, todo el trabajo que hago últimamente es intentar evitar etiquetas y simplificaciones. Anarcocapitalista parece ser la obra de Nozik y aún más la obra de Hayek. Anarquismo es rechazar el autoritarismo, un invento feliz y atractivo para cualquier persona que tenga respeto por los demás y por la inteligencia. Lo que pasa es que esta formulación tan sencilla —“el anarquista es el que frena al autoritario”— en la práctica resulta en otra cosa. Sale una pandilla de rusos muy raros que están deseando es destruirlo todo —los nihilistas— que piensan que tras esa destrucción, de repente, va a emerger una racionalidad y un sentido nuevo de las cosas. De modo que no podemos declararnos anarquistas si nos atenemos a los precedentes prácticos (risas). Respecto al capitalismo: el capital es trabajo acumulado, así que capitalistas somos todos y siempre lo seremos. Lo que pasa es que algunos no han podido acumular su trabajo de manera que les permita vivir mañana y a esos desdichados los podemos llamar no-propietarios, o proletarios. Dentro del capitalismo, están el capitalismo de Estado —que es el que aplicaban los romanos o el Sha de Persia— y el capitalismo privado. El cual comienza con una serie de personas que, en la disyunción entre el más allá y el más acá, dijeron: “a mí me basta con mi profesión”. Centraron su fervor en una maestría que les permitiese trabajar por cuenta propia. A esto lo podríamos llamar el alma puritana.

En ese sentido suele relacionarse el auge del capitalismo con la ética protestante, como en la obra de Max Weber.

Sí, por ejemplo en el tomo segundo de Los enemigos del comercio desarrollo un aspecto que Weber no ha estudiado y que me parece muy interesante: el cómo las sectas puritanas en Estados Unidos crean el capitalismo específicamente norteamericano. Porque da la casualidad de que son sectas comunistas. Son siete —cuatro de ellas alemanas y dos inglesas— apoyadas en los recursos que tienen los cuáqueros, otra secta importante. Porque cuáquero fue William Penn, el gobernador de Pensilvania, que decidió no quedársela sino hacer un estado; luego, los estatutos de Pensilvania son un 80% de la constitución norteamericana. Pues bien, aprovechándose de que los cuáqueros poseían el Merchant Adventurers —que era una compañía que llevaba bienes y personas a uno y otro lado del atlántico— se compadecieron de unas iglesias reformadas, independentistas, que no eran comunistas cuando vivían en Europa pero cuando llegaron a Estados Unidos y viendo las dificultades enormes que tenía que sacar adelante, se hicieron comunistas. Todo esto no es conocido pero es muy interesante: ver cómo un comunismo que no es obligatorio, que no quiere doblegar al otro, que es un comunismo instrumental, puede ser una fuente inexorable de prosperidad, paz y respeto mutuo. Aún ahora, cuando inspeccionas el panteón fundacional del capitalismo norteamericano, lo que aparecen son los “shakers”, los rapitas, los zoaritas, los amanitas… esas sectas comunistas originales.

Sueles criticar duramente la revolución francesa y reivindicas la revolución norteamericana como la auténticamente liberal.

Es que en la Revolución Francesa se produce una oposición entre conseguir la autonomía personal y conseguir la autonomía nacional, por eso llega Robespierre y, con él, el Terror. Porque dice que la libertad debe ser el cumplimiento colectivo, la satisfacción general del pueblo. Vale, pero ¿por qué demonios excluye los derechos civiles? ¿Por qué coincide el establecimiento de la libertad con que se llame “liberticida” al disidente? ¿Por qué “libre” significa “patriota”? La Revolución Americana, en cambio, se consuma sin sangre. La única sangre derramada está en la Guerra de Independencia. Pero cuando se vence, los muchos realistas que quedan son gentilmente invitados a respetar la nueva Constitución, a irse a Canadá o a volver a Inglaterra.

En esa línea es curioso como Estados Unidos en su día compró Alaska en vez de haberla invadido militarmente, que es lo que siempre se había estado haciendo.

Y lo mismo hizo con la Luisiana, en la famosa compra de Jefferson a Napoleón. Yo intento documentarla con detalle, porque Jefferson dice de él que no sólo es un payaso, sino un muerto de hambre. Ellos querían comprar el puerto de Nueva Orleans y de repente Napoleón estaba tan mal de dinero —como siempre les pasa a estos señores que andan haciendo guerras— que ofreció toda la Luisiana que acababa de robarle a los españoles. Y Jefferson le dijo al embajador “¡Compra!”.

Pero, por otro lado, también se asocia el capitalismo con el imperialismo. El imperialismo europeo decimonónico, suele decirse, fue consecuencia del desarrollo capitalista.

Hobson, que luego influiría mucho en Keynes, es quien más estudió el momento dramático inmediatamente anterior a la Primera Guerra Mundial, cuando Alemania intenta abrirse camino estableciendo colonias por el mundo. Ante su poder intelectual e industrial, sus universidades y sus fábricas, a Alemania le resulta absurda la situación de no tener posesiones en el extranjero, a diferencia de Francia o Inglaterra. Ahí es cuando se plantea el vínculo entre imperialismo y capitalismo.  Hobson, a mi juicio, es un pensador al que no se le concede ahora el mérito que tiene. En parte porque Lenin lo aprovecha para sus propios fines y lo combina con un libro que acababa de publicar Rosa Luxemburgo acerca del capitalismo, que no se podría mantener sin convertirse en imperialismo. Cuando lees a Hobson te das cuenta de que él no dice eso, sino que el capitalismo sufre una crisis interna recurrente –eso ya lo había visto Sismondi un siglo antes—, tratando de conseguir un estímulo del consumo basado en que no se extreme el ahorro. Y esto lo podemos llevar a las sectas puritanas en las que el dogma ha sido “trabaja y ahorra”. Lo que Hobson reclamó, como hizo antes Sismondi y luego Keynes, es “trabaja, pero parte de tu ahorro empléalo en el consumo o si no esto no se podrá mantener”.

Esto, en la sociedad actual ocurre de manera más acentuada.

Ahora es evidente; ha habido tantísima liquidez que para que las ratas no se comiesen los almacenes de efectivo la solución ha sido invertir. Y claro, “la inversión de la inversión de la inversión” ha llevado a esta ingeniería financiera. Yo dedico en Caos y orden dos capítulos a la ingeniería financiera de los que estoy satisfecho, porque el libro es de 1999 pero, leídos ahora, se ve que son una descripción de lo que pasó con Lehman Brothers. Se empieza a hacer lo que llaman ellos “productos garantizados” en base a unos cálculos supuestamente sofisticados e infalibles, sobre que si inviertes en bonos del tesoro coreano y luego inviertes también en General Electric… etc. Y que si haces una diversificación de cartera quedas absuelto de riesgo. ¡Mentira! Lo que haces es aumentar la volatilidad de esos productos al máximo. Pero date cuenta de que esto es inevitable.

Según algunas voces esto habría sido consecuencia de la desregulación bancaria, de un exceso de liberalismo.

Pero estas personas deberían estudiar el caso para ver cómo lo regularían ellos. Igual que hablan de neoliberalismo y no saben lo que dicen —porque no saben distinguir neoliberalismo de liberalismo— tampoco son capaces de identificar cuáles son los mecanismos de regulación a los que aspiran. ¿Significa esto que no pueden hacerse transacciones a través de Internet, por ejemplo? Esto es lo que en el fondo se está pidiendo. La velocidad de traslación de capitales que Internet permite… si quieren decir esto, que lo digan. Pretender que el liberalismo saca al Estado de la actividad económica es ignorancia.

¿Y aquellos que defienden por ejemplo la Tasa Tobin?

Lo mejor en esos casos es leer lo que decía el propio Tobin cuando los anti-globalización pretendieron imponer dicha tasa. Y él decía “lean mis libros, entérense de lo que realmente hablo”. Es un poco absurdo que se estén citando unos consejos escritos antes de que apareciese Internet, cuando él no defendía eso. Señores, infórmense. Que es, por lo demás, lo que me pasa a mí, que a los cuarenta años me tuve que poner a estudiar matemáticas, a los sesenta me tuve que poner a estudiar física de partículas y ahora a los setenta estudio economía política. Con todo lo mal que va el mundo en muchos sentidos, en este ámbito de la información disponible va fenomenal. Para las personas que quieren informarse, es un momento idóneo.

Ahora con Internet parece que las posibilidades son enormes, pero es difícil distinguir la información veraz entre todo lo que se escribe…

Evidentemente. En la Wikipedia puedes encontrar una información perfecta si buscas Carlay o Epicuro, y muy discutible si te hablan de derivados financieros. Porque en un caso hay propaganda y en el otro no. Es función del entendimiento individual. Lo que hay que entender es aquello que decía Holderlin: “donde crece el peligro, crece la salvación”. Cuando alguien viene y nos ofrece una situación segura, hay que preguntarle inmediatamente: ¿qué me vas a ordenar a cambio de esta seguridad que me ofreces?

El comunismo tradicionalmente ha gozado de mucho prestigio intelectual y moral. ¿Por qué?

Porque proviene del cristianismo y detrás tiene la constelación mesiánica, la gran promesa de superar el estado de cosas. Es lo que Marx llama “Ley general de desarrollo”, donde las clases sometidas expulsan a las clases sometedoras: el proletariado expulsa a la burguesía en una versión actualizada de “los último serán los primeros”. El mesianismo es algo que tiene un pie en la consciencia y otro en la inconsciencia, es un arquetipo universal. El Mesías es el chivo expiatorio racionalizado y el chivo expiatorio está tan conectado con nuestro sistema nervioso como la tendencia humana a desplazar el mal de un lado a otro, la transferencia del mal. Si lees a Marx verás cómo desprecia esas tonterías del paraíso de Adán y Eva, que no son nada en comparación con las comodidades efectivas que ofrecerá el comunismo una vez aplicado.

El profesor de psicología de Harvard, Dan Gilbert, dice que mucha gente no comprende realmente el funcionamiento del mercado. Según él, un error muy frecuente es considerar el precio de las cosas como una esencia invisible del objeto y no como una relación dependiente del contexto, de la oferta y la demanda. Es decir, muchos creen que una hamburguesa debería costar siempre y en todo lugar tres euros, y si te cobran más, aunque estés en medio del desierto, es un robo.

¿Gilbert se llama?, qué gracia. Oferta y demanda es lo que en derecho se llama autonomía de la voluntad. Cada vez que decimos que hay que superar el mercado lo que se quiere decir es: queremos que nos digan qué producir. Es bastante gracioso que se personalice, igual que Marx a veces pone “Capital” con mayúscula y pasa a llamarlo “Monsieur le Capital”. Él, que tanto habla de los fetiches, fetichiza el capital, que no es nada más que trabajo acumulado. El gran problema del comunismo es intentar medir el valor como trabajo por unidad de tiempo. Eso es tan disparatado como imaginar que Picasso pinta una paloma y le toma tres segundos, y eso vale tanto como la pintura que hagamos tú o yo de una paloma. Pues no es así, lo sentimos mucho (risas).  ¿Por qué demonios ciertos trabajos son enormemente valiosos, como los poemas de Verlaine, y lo que escribió El Tostado no vale nada? Porque hay autonomía de la voluntad. Si no reinase el deseo, reinaría la planificación.

¿Esa oposición a la planificación de un poder centralizado frente a la existencia de múltiples agentes autoorganizándose, podría ser lo que inspira las protestas de Sol?

Vendría bien que estas personas de Sol releyeran la dialéctica del amo y el siervo tal y como la plantea Hegel en su Fenomenología del espíritu. Se darían cuenta de que no puede interrumpirse el movimiento. Las cosas son producto de la evolución y para evolucionar necesitan atravesar etapas de contradicción. Sin contradicción no hay progreso. Que un planificador central dé paso a una autoorganización localizada es algo inevitable y además deseable. Pero fíjate tú que ahora mismo el problema de España es tener que pagar el Estado central y el autonómico. Eso no quiere decir que no debamos tener autonomías, quiere decir que hemos de ser humildes y admitir que no vamos a encontrar ninguna solución definitiva. Vamos hallando remedios al problema fundamental de la vida en sí, que tiene que alimentarse de otra vida. En el momento en que descubramos el fusor, que requerirá una temperatura de millones de grados para tirar ahí una piedra y extraer dos megavatios cambiará la situación. Hasta entonces, hemos de tener todos los días mil millones de pollos mantenidos en condiciones atroces, incompatibles con la dignidad que deberíamos otorgar a otras formas de vida. Pero lo fundamental es que no vamos a encontrar soluciones definitivas, eso es lo que hay que decir a los chicos de Sol. No se trata de romper lo establecido, sino de perfeccionarlo. Les diría también que igual que antes fue necesario separar a la Iglesia del Estado, ahora es necesario separar a la clase política de la economía. Esa es la asignatura pendiente de nuestro tiempo, ya hemos visto lo que ha pasado por ejemplo con las cajas de ahorros.

Respecto a la clase política, parece que critican su separación de la ciudadanía.

La clase política es imprescindible en las democracias representativas con densidades de población muy grandes. Es inevitable que algunas personas sean descargadas de otros trabajos para dedicarse a funciones legislativas, ejecutivas y judiciales. Es imprescindible, pero manteniendo un control sobre su crecimiento. Nos encontramos con una clase política que en el pasado nos liberó de los salvadores tipo Hitler, Stalin y otros totalitarios, pero ahora esa clase política ha crecido demasiado y hay que controlarla para que no asfixie al poder judicial, para que no corrompa al poder legislativo y no aumente su poder hasta extremos absurdos su poder, como por ejemplo en la cruzada contra las drogas.

En tu libro Sesenta semanas en el trópico cuenta que en los años sesenta intentaste ingresar en el Vietcong para combatir en la selva vietnamita a los marines americanos.

Claro que sí, es que era indignante. Yo me despertaba cada mañana indignado con las noticias de que estaban bombardeando con Napalm a aquella pobre gente que solamente tenía su coraje y un AK-47 para resistir al invasor. Creo que si volviese a producirse una situación así y no tuviera setenta años volvería a ofrecerme voluntario. Por fortuna, el cónsul vietnamita dijo que aquello era muy duro y que ningún europeo lograría sobrevivir, pero también me dijo que hubo miles de europeos y americanos que pasaron por su consulado parisino para ofrecerse voluntarios.

En ese libro da la impresión de que acabaste realmente harto de los tailandeses.

Es que son personas que no están acostumbradas a recibir residentes, acogen al turista una semana y ya está. Pero si vas allí y pides que te traten como a uno más, como se trata a los inmigrantes en Europa, entonces la cosa se torna muy dura. Ellos se llaman orgullosamente “gitanos”, no se dan cuenta de que en Europa no es un término de exaltación o prestigio. Y tienden a tratar a los visitantes de una forma un tanto expoliatoria, obligándote por ejemplo a renovar el visado todos los meses para sacarte más dinero. Si en Europa se pidiese algo equivalente a los inmigrantes, los arrasaríamos por completo. La idea es que haya reciprocidad. El trato al extranjero es muy duro, he visto en las comisarías de Tailandia a birmanos encadenados en muy malas condiciones sanitarias, simplemente por haber entrado ilegalmente al país.

Narras también un viaje a Brasil, organizado por una pequeña agencia de viajes española, que consiste en tomar ayahuasca en una cabaña en medio de la selva durante una semana. ¿Lo recomendarías a nuestros lectores?

La ayahuasca es un fármaco del mayor interés. En primer lugar es sana, es increíble pero es como un purificador orgánico. La gente que toma Prozac o antidepresivos toman la mitad de la ayahuasca, la beta-carbolina. Si comes algo mientras tomas ayahuasca sufrirás una tremenda diarrea y vomitona, sin embargo al día siguiente te sientes nuevo y estimulado. Si además tomas una dosis suplementaria, tendrás un viaje. Ese viaje es como el de LSD y tiene todos los peligros para quien se lo tome trivialmente. El que va allá para aplacar el aburrimiento se encontrará con un genio como el de Aladino que le aplastará como a una colilla, porque su finalidad es incorrecta y merece ser castigada. Pero si no, tiene la ventaja respecto al ácido de que mientras un viaje con éste puede durar veinte horas, el de ayahuasca no dura más de dos. Sin embargo es igual de profundo, incluso más sentimental. Yo creo que deben estar convenientemente guiadas por personas competentes, capaces de decir “mira chico, yo a ti te veo neurótico, mejor no tomes esto” y al otro “te encuentro preparado, pero antes debes formarte un buen criterio y prepararte un cuadro de preguntas que te vas a hacer a ti mismo durante el viaje psíquico”. En esas condiciones puede que aproveche a nueve de cada diez personas.

El contacto con la naturaleza juega una parte importante del proceso, ¿no?

Claro, en este caso estábamos en un afluente del Amazonas, en el centro de una naturaleza tan vivaz que durante la noche era de un estruendo comparable a estar en plena Times Square, en Nueva York. Había que ponerse tapones en los oídos para poder dormir. Yo estaba aterrorizado porque acababa de separarme y pensé que viajar me iba a matar. Estaba muriéndome orgánicamente pero además iba a morirme psíquicamente. Me intenté resistir a tomarlo durante un par de días, pero al final me dije “no seas cagueta” y me vino bien. No recomendaría tomar LSD más que en condiciones muy restringidas, en cambio con la ayahuasca, al requerir otras condiciones y por su propio rigor, los peligros se reducen.

¿Y con estas drogas existen peligros para la salud mental, riesgo de acabar en un psiquiátrico?

Yo no he conocido a nadie que no estuviera loco de antes de tomar estas cosas. He sido muy amigo de Albert Hoffman, que me llamaba su hijo espiritual, y me dijo que tampoco conoció a nadie que hubiese perdido la salud mental con el uso de estas cosas. También me lo dijo Ernst Jünger. Si sumas la experiencia de nosotros tres a lo mejor equivale a la de varios miles de personas, no es una inducción completa, pero es relativamente válida.

Sueles hablar de las drogas como una vía de conocimiento. ¿Qué te han enseñado?, ¿es algo que puede ser descrito con palabras?

Aprendiendo de las drogas es como se titula uno de mis libros. Sucede una cosa graciosa con él. Se publicó originalmente en Mondadori como El libro de los venenos —que me pareció una forma irónica de describirlo— y vendió en total quinientos ejemplares. Una vez caducó el contrato con esa editorial, Jorge Herralde de Anagrama sugirió cambiar el título y al llamarlo Aprendiendo de las drogas pasó a vender cien mil ejemplares.

Creo que algo parecido debió pasar con su otro libro Realidad y substancia…

(risas) Algunas personas creyeron que ese tratado de metafísica, que es tan insufrible como los Elementos de Euclides —porque los tratados no están para entretener— era sobre drogas.

Además en la portada aparece una piedra oscura que parecía de hachís.

¡Qué va, es una roca de la luna! (risas). El caso es que es el único tratado de metafísica que ha vendido dos ediciones. Porque Fenomenología del espíritu, a mi juicio el libro más inteligente y profundo jamás escrito, vendió quinientos ejemplares en los primeros cincuenta años de su publicación. Pero nos habíamos quedado en qué es lo que puede aprenderse de las drogas. A priori sería abusivo perfilar qué tienen las drogas de enseñanza. Salvo un punto, el de la introspección. Es posible nos ayuden a ver cosas del exterior, pero a mi juicio es absolutamente evidente que las drogas  —las de paz, viaje o estimulación— siempre te van a decir algo sobre tus abusos, tus puntos fuertes, y sobre todo sobre tus puntos débiles. Siempre van a demostrarte quién eres, te van a decir “mira chico, no te sigas mintiendo, a lo mejor eres un pelele”.

¿Y para las relaciones personales?

A veces pueden ayudar, a veces estorbar. A priori es muy difícil decir nada.

¿Qué opinas la prohibición de fumar en lugares públicos con la que comenzó el año?

Esto es un ensayo del Estado Clínico, que decía Thomas Szasz. La nueva clase política está comprometida con un proyecto de condicionamiento tipo Gran Hermano, que podemos retrotraer a la ética utilitarista: Bentham, Stuart Mill… que es placer del mayor número, que importan más los fines que los medios. Son formas refinadas de autoritarismo. En este caso se trata de ver hasta dónde se puede condicionar al personal. Por este camino se puede llegar a imponer que las personas tomen ciertas drogas para conducir mejor o llevarse mejor con la pareja… son seudópodos, tentativas del nuevo Estado para ver hasta dónde puede crecer.

Los partidarios de esa ley argumentan que no se trata de proteger a los fumadores de sí mismos, sino a los no-fumadores.

Ya, esto es curioso. Siempre se habla de las víctimas, como cuando Robespierre impone el Terror como atajo para la virtud pública: es para defender al pueblo francés de los saboteadores y liberticidas. Cada vez que se quiere mandar a una persona sin su consentimiento se busca la idea de que hay un tercero victimizado o de que es por el bien del propio obligado.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, se ha mostrado partidario de la legalización de las drogas. Por otra parte, en California ha habido un referendo para legalizar la marihuana, y los resultados estuvieron bastante igualados. ¿Son hechos anecdóticos o hay un cambio de tendencia en el mundo?

En el caso de California se perdió el referéndum, según dicen sus promotores, porque al ser domingo la gente joven se quedó durmiendo en casa. Si fuese así, qué triste, porque es precisamente la gente joven la que hace de esto una bandera y una seña de identidad, un símbolo. Porque igual que la heroína simboliza el malestar y la cocaína la prosperidad, el cáñamo simboliza el ser progre… (risas) es una forma curiosa de proyectar nuestros valores sobre entes objetivos.

¿Crees que esto cambiará en el futuro?

La guerra contra las drogas se terminó hace unos quince años. Eso se nota en la reducción del presupuesto de las diversas brigadas de estupefacientes de diferentes países. Se ha impuesto de forma más o menos explícita la política de reducción de daños en materia de drogas. La cruzada contra las brujas no se acabó con un decreto diciendo “nos hemos equivocado”, se acabó entre susurros. Y así es como se acabará la cruzada contra las drogas, entre susurros. Nunca se ha conseguido que una cruzada del tipo que fuere contra el librepensamiento, la homosexualidad, la brujería o las drogas terminase explícitamente.

31 comentarios

  1. Pingback: Antonio Escohotado: “La cruzada contra las drogas acabará entre susurros”

  2. Magníficas todas las entrevistas de Javier Bilbao. Y todas las respuestas del entrevistado sumamente interesantes. Sigan así, les leemos.

  3. Enhorabuena. Da gusto leer entrevistas así. Grandes preguntas y las respuestas de Escohotado aún más.

  4. Mis mas sinceras felicitaciones para el entrevistador y el entrevistado. Gran labor periodística y fantástico aroma a sabiduría desprendido por el señor Escohotado a lo largo de toda la entrevista. Me habéis hecho pasar un estupendo rato. Muchas gracias.

  5. En Holanda se está viviendo el debate opuesto respecto a las drogas. De hecho, a partir del próximo invierno va a haber grandes restricciones a los nacionales y una práctica total prohibición a los extranjeros.

    A mi me ha resultado beneficiosa la ley anti-tabaco ya que soy abstemio y creo que hay bastantes métodos de introspección mejores que las drogas, que lo que consiguen es “liberar” algo que no has aprendido a liberar por ti mismo (que es lo que logra un abstemio mediante técnicas de meditación y auto-control). Sin embargo, soy favorable a la legalización de cara a eliminar el consumo insalubre, aunque limitaría su consumo a “clubes” específicos con cuotas para evitar el impacto en la salud. Creo que el uso de cualquier cosa no es necesariamente malo, pero el abuso sí, y no todo el mundo es suficientemente inteligente para controlarse (casos conozco de sobra, ya que crecí en los 80).

  6. Escohotado más que anarquista en el sentido que aquí lo conocemos es como dice Chomsky un libertario de derechas contra el estado y a favor del capital. Como se puede ver el apoyo a conductas sexuales de otro libertario de derechas y amigo suyo Sánches Dragó

    Alaska, Albert Boadella, Gustavo Bueno, Luis Alberto de Cuenca, Antonio Escohotado, José Luis Garci, Luis Racionero y Fernando Savater, entre otros, han firmado un manifiesto de apoyo a Fernando Sánchez Dragó a raíz de las críticas de que este ha sido objeto por alardear, tanto literaria como literalmente, de sus relaciones sexuales con niñas.

  7. “La guerra contra las drogas se terminó hace unos quince años. Eso se nota en la reducción del presupuesto de las diversas brigadas de estupefacientes de diferentes países. Se ha impuesto de forma más o menos explícita la política de reducción de daños en materia de drogas.”

    La entrevista es cojonuda, pero me fastidia un poco el enterramiento prematuro de la cruzada antidroga -que no es algo nuevo en Escohotado, sino que viene desde hace una década, por lo menos. Se podría decir aquello de “los muertos que vos matáis…”, porque en EE UU sigue habiendo 500.000 presos en el narcogulag, en España hemos triplicado nuestra población penitenciaria en los últimos 30 años (con las drogas como factor esencial en este crecimiento desmesurado), lo de México (y Brasil, y Venezuela y muchos más países que no salen tanto en los papeles) no es ninguna broma y la reducción de daños, lejos de haberse impuesto, es motivo de grandes trifulcas entre la OMS y ONUSIDA, por un lado, y la UNODC y la JIFE (dos cabezas para un solo cancerbero) por otro, y la mejor prueba es el desastre sin paliativos del SIDA intravenoso en Rusia y en los países que antiguamente formaban la URSS, con unas tasas de infección altísimas. Y lo de Rusia y demás no es un caso raro, pùes todavía son muchos los países que se oponen ferozmente a la RDR.

    En cuanto al presupuesto de las brigadas antidroga, y si tomamos a la DEA como ejemplo, en el gráfico que viene en el enlace al pie se puede comprobar que no ha crecido tanto como en otras épocas, pero tampoco ha disminuido y se siguen tirando a la basura miles de millones de dólares para encarecer artificialmente el precio de los estupefacientes – unos 20.000 millones anuales en EE UU y 40.000 en Europa

    http://www.theatlantic.com/politics/archive/2011/06/the-war-on-drugs-turns-40

    Se podría decir, parafraseando a Churchill, que no estamos asistiendo al fin de esta locura asesina y liberticida, ni siquiera al principio del fin, pero sí al fin del principio.

  8. La nueva clase política está comprometida con un proyecto de condicionamiento tipo Gran Hermano, que podemos retrotraer a la ética utilitarista: Bentham, Stuart Mill… que es placer del mayor número, que importan más los fines que los medios

    La referencia a Mills debe de ser un lapsus. De un texto de Escohotado

    “Su ensayo Sobre la libertad (1859) constituye uno de los grandes textos sobre el derecho a la autodeterminación individual. Allí mantiene el principio de que la intervención de una autoridad en la conducta del individuo sólo puede justificarse por la defensa de otros derechos individuales; el ciudadano puede decir y hacer absolutamente todo aquello que no lesione de modo real y concreto la persona física o los bienes de otro u otros ciudadanos, con lo cual es “opresión” cualquier acto de una autoridad social, estatal, etc., que intervenga alegando «por su bien», como acontece con la censura, la policía de costumbres e instituciones tutelares semejantes. Lo propio del ciudadano es precisamente el derecho a saber cuál es su bien.
    El principio de Stuart Mill —que Tocqueville suscribiría sin vacilar y constituye el colmo de lo intolerable para el progresismo comtiano— había sido expuesto más de medio siglo antes por el estadista Thomas Jefferson: «las leyes están hechas para protegernos de los otros, no de nosotros mismos». Estos criterios los veremos expuestos con mayor sistematismo en Spencer.”

    Escohotado, Antonio. TEMA XXI

  9. Soberbia entrevista. Muchas gracias.

  10. Que sigan existiendo los hegelianos y que además sean simplistas me tiene bastante preocupado.

    “Las cosas son producto de la evolución y para evolucionar necesitan atravesar etapas de contradicción. Sin contradicción no hay progreso. Que un planificador central dé paso a una autoorganización localizada es algo inevitable y además deseable.”

    Esta parte es especialmente freak. Te transporta a las explicaciones de Sabine sobre el estado hegeliano en primero de carrera. Lo vacío de algunas ideas asociadas a esa línea me fascina. Hasta hace relativamente poco siempre que quería defender un argumento algo imbécil afirmaba que “era algo deseable desde una perspectiva hegeliana”

    Lo más divertido de todo es que Sabine caricaturizaba estas nociones con frases calcadas a la que se ha sacado A.E. de la chistera.

    Espero no estudiar jamás seriamente a los 70. No creo que sea bueno. A los 50 o 60 estudiaré neurobiología para convencerme de ello.

  11. Mentiras o manipulación de Escohotado, entre muchas cito una que demuestra su visión sesgada, plasmada en una enseñanza sesgada para con los demás: “La Revolución Americana, en cambio, se consuma sin sangre. La única sangre derramada está en la Guerra de Independencia.”

    Obvia que en EEUU hubo una Guerra Civil que terminó de pulir las disputas originadas en la revolución con los ingleses. Es sólo un ejemplo de cómo tergiversar con medias verdades.

    Este hombre ha estudiado mucho, se ha drogado mucho, genial…pero es un nacionalcatólico desde niño.

    • Qué sandez de comentario acabas de hacer. Dónde está el nacional catolicismo de este hombre…?

      Pero tú has leído algo de él?

    • Y te quedas tan ancho.
      Decir eso es como decir que la 1a guerra mundial la motivan las guerras napoleonicas.
      Algo tan simple como obvio.
      La guerra de secesion es un enfrentamiento entre dos planteamientos muy distintos de las cosas, muchos de cuyos puntos no se empezarian a discutir hasta 30 años despues de la guerra de independencia.
      Es cierto la lucha entre los que quieren un gobierno central fuerte y los que no, empieza con la independencia, pero eso no fue causa de guerra durante un siglo. Ni fue el verdadero motivo de la secesion.

  12. Es más, aunque fuera cierto que es un nacional católico, que es más que discutible, dónde está tu sentido de la tolerancia para criticar que este hombre sea lo que le dé la gana?

  13. Este señor es un grande de España.

    Recomiendo a todo el mundo el programa de filosofía de la 2, “Pienso, luego existo”, y la entrevista que le hacen a Escohotado.

  14. Una entrevista muy interesante a un hombre que sobrevuela la linea entre la locura y la sabiduría. Su visión filosófica me parece algo limitada, su Hegel supone una hermenéutica de pies flotando a 2 metros del suelo, bastante incompatible con una economía política que tenga algo de sentido, ya que requiere una faceta práctica.

    Por otro lado su desligar a la casta política de la economía, suena a una especie de tecnocrácia de ámbitos estancos, y eso parece dirigir una sociedad mas hacia la ruptura en un punto de máxima tensión que hacía una continua evolución: El diálogo político-social y económico debe cuidarse para no terminar viciado, ahora mismo lo está, y si se aspira a sortear las revoluciones por medio de una evolución debe siempre tomarse como base el consenso, para alcanzar esas “soluciones siempre provisionales”.

    Muy interesante en cualquier caso su crítica a la concepción del trabajo, sin embargo ¿Como determinar la legitimidad del criterio con el que valorarlo mas allá del tiempo?

  15. Escohotado se siente molesto cuando le preguntan por la desregulación financiera y la Tasa Tobin. De hecho, echa balones fuera y no contesta. En su lugar, invita a la gente a ilustrarse, una manera muy sutil de llamarnos idiotas. Respecto a Tobin, es cierto que no coincidía con los antiglobalización en cuanto al destinatario social, pero si que propuso un impuesto para frenar la volatilidad de los mercados cambiarios internacionales. En cuanto a la desregulación, podríamos volver al estándar Glass-Steagall, que prohibía mezclar la banca comercial con la banca de inversión.

  16. Estoy transcribiendo algunas entrevista, conferencia e intervenciones de Antonio Escohotado que se pueden encontrar en videos de la web. Están en http://parerga-und-paralipomena.blogspot.com.es/

  17. Soy admirador de la obra de Antonio Escohotado y lo tengo por un gran pensador, pero si considera anarcocapitalistas a Nozick o a Hayek, debería releerse sus obras.

    • Se vanagloria de estudiar a fondo las cosas y en fin, de vez en cuando suelta chorradas así que me dejan perplejo.

  18. Genio y figura. Brillante

  19. Pingback: Ganador del concurso de divulgación científica: Anatomía de un pedo | Mediavelada

  20. Es un placer leer a este señor. Podrás compartir, o no, su pensamiento, pero nadie podría argumentarlo mejor.
    Ahora sí. Mi admiración está del lado del entrevistador, gran J.Bilbao. Debe ser durísimo mantener el tipo con semejante eminencia, capaz de referenciar casi cada palabra. Algunas de sus citas son tremendas!! Me gustaría saber como se prepara uno para lidiar con tal león de nemea.
    Salud

  21. Pingback: La vida nunca va a ser Jauja | · el justo miedo ·

  22. No entiendo qué le pasa a la gente. Por qué huevos tiene que contar nada sobre Breaking Bad (sin avisar) para tratar este tema. De mala hostia.

  23. Pingback: » La revolución gilipollas: anti-contra-ultra-manifiesto para mentes malpensantes

  24. Sinceramente, el que mucho abarca, poco aprieta. Lecturas históricas apresuradas (¿cómo se puede reducir la Revolución Francesa a Robespierre y el terror?), filosóficas (¿cómo no entender que Hegel presupone en su idea de devenir un fin metafísico en la síntesis?) y políticas (solo las personas con mala fe asumen que la economía no es una parte fundamental de la política, a pesar de que lo sea en los textos políticos desde Aristóteles)..y dejo de lado ese anarquismo paradójico de salón. En fin, mucha erudición pero también un exceso de lugares comunes y poco análisis. Eso y una excesiva estima de sí mismo…En el reino de los ciegos…

  25. Pingback: Escohotado frente al miedo - Vestal's Fire

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Store Libros

Jot Down 100:Series juveniles
24.00
Jot Down 100:SCI-FI
24.00
Jot Down 100:CÓMICS
24.00
A Marte
13.50

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR