Los fichajes (realmente) más caros de la historia del fútbol

Publicado por
Zinedine Zidane. Foto: David Ruddell (CC).

Zinedine Zidane. Foto: David Ruddell (CC).

El fútbol es por naturaleza hiperbólico y exagerado. Por eso nadie se extraña si el precio de un fichaje bate todos los récords casi cada verano. Traspasos que fueron hitos hace un lustro hoy son rutinarios. Basta revisar la lista de los fichajes más caros de la historia para comprobar que está dominada por el presente —entre los veinticinco primero solo hay cuatro anteriores a 2009—, a pesar de que el fútbol vive una época de relativa crisis.

La paradoja se explica porque esas cifras son falsas, o mejor, exageradas.

El dinero no tiene un valor constante; por tanto, no podemos comparar sin más cantidades de épocas distintas. Con el tiempo el dinero ha ido devaluándose, como sabrán ustedes si, como yo, tuvieron un abuelo de esos que de pequeño les decían: «con tu edad yo iba al fútbol por un duro y me sobraba para las pipas». Por eso, por que el dinero cambia de valor, es imprescindible ajustar las cifras monetarias antes de compararlas.

Pues bien, si hacen ese ejercicio de expresar en euros actuales todos los traspasos que fueron récord en las últimas décadas, verán como cambia la historia de los fichajes astronómicos.

futbol fichajes

Fuente: Wikipedia. Nota: desde 1999 los traspasos se han tomado en euros, y se han actualizado a 2013 usando el IPC. Los traspasos anteriores a 1999 se han tomado en libras, se han actualizado a libras de 1999 usando el RPI británico, y desde ahí a euros según el cambio en ese momento. Todos las cifras son aproximadas, por la fluctuación entre divisas y porque las cifras del traspaso no siempre son oficiales.

El no récord de Cristiano Ronaldo

El primer titular que ofrecen las cifras revisadas es que Cristiano Ronaldo nunca fue el fichaje más caro de la historia. Contra lo que aseguran las crónicas del momento, lo que se pagó por el traspaso del portugués no superó el récord anterior. El Real Madrid pagó noventa y cuatro millones de euros por Ronaldo, frente a los setenta y cinco que había pagado por Zinedine Zidane. Sin embargo, entre uno y otro habían pasado ocho años, con la consecuente devaluación del dinero. Por Zidane se pagó lo que hoy equivaldría a ciento tres millones de euros, mientras que lo pagado por Ronaldo hubiese sido un millón menos.

La diferencia es casi calderilla, pero suficiente para descabalgar al portugués del trono. Zinedine Zidane sigue siendo, doce años después, el fichaje más caro de la historia del fútbol mundial. Muchos detractores del club blanco se alegrarán de ver a Cristiano despojado, aunque dudo que sean felices con lo que su caída significa: que Florentino no cometió su mayor exceso económico para contratar al jugador que critican por egocéntrico y acaparador, sino que pagó una suma récord para hacerse con el fútbol elegante de un francés parco en palabras.

El no récord de Gareth Bale

Los datos, siempre fríos y ajenos a las portadas, vienen también a derribar el mito de este verano: el fichaje de Gareth Bale no supuso ningún récord. Desde agosto las cifras del traspaso del galés se han rodeado de controversia. Mientras que los medios ingleses aseguraban que el traspaso se acordó en cien millones de euros, los directivos del Madrid habrían filtrado más o menos veladamente una cifra inferior, en torno a los noventaiún millones. Algunos rumores dicen que el club difundió una cifra rebajada para dar imagen de contención en época de crisis, mientras que otros aseguran que la razón era evitarle un disgusto a Cristiano Ronaldo. No importan los rumores. Sean noventa o cien millones lo pagado por el galés, el récord de Zidane resiste. Es más, Cristiano Ronaldo puede estar tranquilo, si le preocupaba, cosas a mi juicio harto dudosa, que sepa que sigue siendo el jugador más caro de la plantilla.

1996 – 2001: el lustro de los récord

En 2001 el Real Madrid fichó a Zidane por una cifra astronómica. Desde entonces han pasado doce años sin que nadie haya pagado una cantidad equivalente. Aunque entonces no podíamos saberlo, el traspaso del francés supuso la cima de una era inflacionista que agitó el fútbol europeo a finales de los años noventa.

Los setenta y cinco millones que el Madrid pagó por el francés vinieron para superar el récord que ostentaba el mismo club, que solo un año antes había pagado sesenta y dos millones por la carta de libertad de Luis Figo. Aquel fichaje polémico fue la baza electoral de Florentino Pérez en su llegada al club blanco. Los fichajes de Figo y Zidane están unidos a ese nombre, el del presidente que los mandó hacer, pero lo cierto es que no fueron una excentricidad, ni siquiera una anomalía, sino el final de una escalada que duró seis años e implicó a muchos clubs europeos.

Entre 1996 y 2001 el récord del fichaje más caro se batió cada verano.

En 1996 el fichaje de Shearer por el Blackburn elevó el listón. Al año siguiente fue el traspaso de Ronaldo, que dejó Barcelona para fichar por el Inter, el que pulverizó el récord de forma sobrada. Duró poco. En el verano siguiente el Betis trajo a Denilson desde el Säo Paulo y marcó un nuevo hito. Fue la última vez que un club no europeo se beneficiaba de un fichaje récord, cosa que no ocurría desde que Maradona dejó Boca Juniors rumbo a Barcelona. Pero tampoco el Betis conservó los honores mucho tiempo. Al año siguiente Vieri fue traspasado al Inter por una cantidad superior, y solo un año después la Lazio invirtió lo conseguido por Vieri (y algunos millones más) para fichar a Hernán Crespo. Aquel fue el récord más fugaz, porque ese mismo verano Luis Figo volvió a elevar el listón. Al año siguiente, por fin, El Real Madrid contrató a Zidane.

Desde entonces se han normalizado los fichajes astronómicos y unos pocos han amenazado el récord, pero la marca se resiste a caer, como esos hitos olímpicos de la era más turbia del dopaje. En doce años nadie se ha atrevido a invertir tanto en un jugador. Quizás la historia hubiese sido diferente si Messi, el mejor jugador de la década, no hubiese jugado en el mejor equipo de su tiempo, pero sobre eso solo podemos especular.

1996 – 2001: fútbol y mercado único

Para explicar los motivos de ese lustro desorbitado se habla en ocasiones de un burbuja alrededor de los derechos televisivos. Sin embargo, parece más bien que el detonante fue el caso Bosman. En 1995 el Tribunal de Justicia de la Unión Europea declaró ilegales dos prácticas hasta entonces habituales en el fútbol europeo. Por un lado, dictó que un jugador era libre de fichar por cualquier equipo europeo una vez finalizado su contrato, declarando así ilegales las indemnizaciones que eran comunes en varios países (aunque no en España). Al mismo tiempo prohibió que las ligas domésticas aplicasen cupos de extranjeros a jugadores que fuesen ciudadanos de la Unión Europea, ya que suponía violar el derecho comunitario.

El resultado fue un terremoto que sacudió el fútbol europeo.

La decisión del tribunal derribo dos barreras a la competencia entre clubs. Los equipos ya no podían retener a sus jugadores una vez expiraban sus contratos, lo que daba a estos más poder negociador y facilidades para cambiar de club. Además al flexibilizar el cupo de extranjeros, lo que sobrevino fue la creación de un mercado europeo del fútbol. Hasta entonces existían varios mercados nacionales, con intercambios más o menos esporádicos, que de golpe se vieron transformados en un mercado único, europeo y casi mundial.

Al abrirse el mercado, los grandes clubes europeos pudieron contratar a los mejores jugadores sin importar su nacionalidad. La Juventus, el Milan, el Barcelona, el Bayern o el Madrid no tenían que conformarse con jugadores nacionales y un par de estrellas extranjeras, sino que podían buscar talento en España, Italia e Inglaterra, y sobre todo en mercados secundarios, como Francia, Holanda, Alemania o Suecia. Además eso liberó el cupo de extranjeros que se dedicó casi por entero a traer sudamericanos, cuyo número aumentó también por la vía de la doble nacionalidad.

Los efectos del mercado único fueron los previsibles: se multiplicaron los intercambios entre países, aumentó la competencia por los jugadores más talentosos y el precio de sus traspasos se multiplicó. El resultado fue que los mejores jugadores se concentraron en las mejores ligas y en los mejores clubs. Gracias a esa concentración es probable (ahora sí) que los equipos de la última década sean los mejores de la historia: un puñado de clubs aglutinan a los jugadores más talentosos del mundo.

Liberalizar el mercado de fútbol tuvo, claro, otros efectos menos deseables: si bien es cierto que mejoró a los grandes equipos, en comparación hizo peores al resto de equipos y convirtió en más desigualdades las ligas domésticas.

1950 – 2013: el fútbol como negocio floreciente

Observen la tabla del principio y recórranla desde 1950, de abajo hacíia arriba. La tendencia es claramente ascendente: los fichajes son cada vez más caros. El ritmo no es tan desbocado como indicarían las cifras sin corregir por inflación, pero en términos históricos los fichajes han tendido a encarecerse, lo que indica algo más o menos evidente, que el fútbol mueve cada vez más dinero.

El primer factor para explicar esa tendencia es, sencillamente, la opulencia europea. Después de la Segunda Guerra Mundial el continente vivió varias décadas de enorme crecimiento, la renta per capita se triplicó, y los europeos tuvimos más dinero para gastar en pasatiempos. (Sí, el fútbol es un pasatiempo).

Otro factor que explica la riqueza creciente en el fútbol tiene que ver con la globalización. Paulatinamente, las ligas europeas han dejado de ser fenómenos nacionales para convertirse en eventos a nivel mundial. Sabemos que la globalización trae beneficios, pero también que tiende a ensanchar las desigualdades entre grupos con distintas habilidades. Si antes cada país tenía sus estrellas deportivas, y por tanto había centenares de ellas repartidas en el mundo, hoy todos los deportistas compiten por ser estrellas globales. El premio es ahora absurdamente más grande, pero unos pocos escogidos se lo llevan todo.

Esas estrellas del mundo globalizado, sean futbolistas, músicos, ejecutivos, diseñadores, intelectuales, ingenieros, abogados o guionistas, generan (o pueden generar) unos retornos económicos brutales (e inéditos) porque sus trabajo influye en millones de personas. Por eso la globalización está detrás de la emergencia de una nueva clase de trabajadores, los asalariados ricos, de los que los futbolistas son un ejemplo arquetípico. El precio disparatado de sus traspasos es la prueba.

 

24 comentarios

  • Saviola? Mendieta?

  • NEYMAR? Dónde está?
    Muy por encima, en costes reales, que Bale… Rosell, no nos engañas… FUERA DEL BARÇA.

  • Ibrahimovic???

  • La única fuente que señala los 91 millones por Bale es el Real Madrid, si exhibir ningún documento. Todos en Inglaterra señalan que fueron más de cien.

    • ¿Todos? sólo el que lo vendió y el que lo compró lo saben

      • Si, lo que sucede es que quien lo vendio no tiene ninguna razon para mentir…el otro si

        • Claro que tiene razones para mentir: demostrar que no ha malvendido a un jugador ante una afición que no era partidaria de la venta.

  • Muy bueno , leyendo esto creo que se podría corregir la desigualdad del fútbol , pero entendiendo el artículo, nos damos cuenta de que el poderoso caballero don dinero tiene ganada esta batalla. Una pena. Forza Depor

  • El más caro es Cristiano Ronaldo en función de lo que costó y los títulos que ha cosechado el Madrid con él en sus filas.

  • Me ha recordado algo que lei hace tiempo relacionado con el mismo tema:

    http://aprendizdebolsa.blogspot.com.es/2013/08/cuales-son-los-fichajes-mas-caros-en-la.html

  • Y ojo que aquí no sale el dinero que cobran. El fútbol es una de las mayores locuras de europa lo mires por donde lo mires, y el deporte de élite en general, con gente que vive como auténticos faraones a costa de hundir más al pueblo. Habría que dejar de ir a los estadios pero YA.

    Por cierto hoy ha fallecido otro trabajador en la construcción de un estadio para el mundial de Brasil. Espero que haya tantos minutos de silencio en los partidos como vidas se ha llevado esta locura.

    El estado actual de la sociedad occidental y el camino que lleva es para reflexionar profundamente.

  • Cuando hoy he visto que el aeropuerto de Ciudad Real sale a la venta por 90 millones de Euros he pensado inmediatamente en Gareth Bale…No se si el precio del Galés es hiperbólico pero me parece que el precio de venta de esa infraestructura a precio fichaje de Florentino es cuanto menos un Floren-timo….¿Cual fue realmente su coste?

  • Quizás sería mejor normalizar el precio del fichaje al presupuesto del club en el momento de realizarlo. Inclusó normalizarlo a la variación del presupuesto durante el tiempo que el jugador estuvo en las filas del equipo.
    Esto si que daría una idea del “caro” o “barato” que salió el fichaje.

  • vamos este tio es madridista si o si,no me jodas,que a cr7 no le preocupa el ser el jugador mas caro de la historia???quien dice eso.

    en fin hasta hay me atrevi a leer,no puedo con muchos articulos de futbol de jotdown se nota por donde vienen los tiros,cuando se habla la liga española,o cuando se habla del madrid

  • Paquet Fail son 101 no 91 pesaos

  • A ver si lo entiendo: la base del artículo consiste en un análisis (con la wikipedia como fuente, wow…) de las cifras “falsas, o mejor, exageradas”. Pero eliminando de la lista ciertos grandes fichajes porque no fueron récord EN SU MOMENTO, es decir, sin ponderar. ¿En qué quedamos?

    • Es una lista de la secuencia de fichajes más caros, no la lista de fichajes más caros (no es lo mismo). Sí, usando datos de Wikipedia (que toma la mayoría de la BBC y de mucha otra prensa).

      Los fichajes altos que no fueron récord en su momento no importan para esa lista. Si no fueron récord en cifras nominales, tampoco pueden serlo al ajustarlos por inflación (porque el récord ese año siempre los superará). Por eso no importan para la lista-secuencia. Los únicos no-récords incluidos son Bale y Cristiano porque son récord en nominal, aunque luego de corregir la inflación vemos que no son realmente un récord. El otro caso es Savoldi, en 1975, que fue hito nominal pero no cuando se corrige la inflación.

  • El fútbol hace ya muchos años que dejó de ser un deporte, una pasión popular, para convertirse en un ejemplo de la más descarnada obscenidad financiera, con impunes constructores destruyendo clubes famosos y con solera, con representantes llevándose en crudo comisiones millonarias, con los propios futbolistas besando la camiseta que nunca desearon enfundarse, con los periodistas encanallados en disputas digitales, radiofónicas y televisivas que no tienen fin, con buena parte de los aficionados desencantados y asqueados ante la degradación de un hermoso deporte en una pasarela de la obscenidad más hortera. Lo verdaderamente caro es el precio que está pagando la sociedad española con estos modelos de gestión, de deporte y de periodismo.

  • Lo que sí resulta de la lista que se publica es que los cuatro primeros fichajes (o sea, los más caros) son del Real Madrid, y que suman entre ellos como las dos terceras partes de todo el resto de la lista junta. O sea, que estamos más o menos donde estábamos, creo.

  • esta semana Neymar ganó puntitos! :)

  • Post relacionado:
    Neymar: ¿el más caro o uno de los más baratos?
    http://www.malaprensa.com/2014/03/neymar-el-mas-caro-o-uno-de-los-mas.html

  • CUANTO BALE BALE Y

Responder

— required *

— required *