De por qué es Ray Davies el mejor compositor pop de los sesenta - Jot Down Cultural Magazine

De por qué es Ray Davies el mejor compositor pop de los sesenta

Publicado por
The Kinks en 1967 (DP)

The Kinks en 1967 (DP)

Para acompañar la lectura del artículo, nuestra lista en Spotify

¿Qué es ser el mejor? Rambo, por ejemplo, era el mejor. Lo decía el coronel Trautman y él sabía de soldados de élite, ¿no? Rambo era el mejor. En lo suyo, claro. La Real Academia Española define «mejor» como adjetivo que indica que se es «superior a otra cosa y que la excede en una cualidad natural o moral». Pero esa definición no nos vale aquí. Se puede ser el mejor haciendo el imbécil (cualidad natural, además), ¿verdad? Necesitamos buscar otros elementos de baremación. Definir «lo mejor» como una cuestión lo más objetiva y menos tramposa posible. Pero claro ¿se es mejor por el mero hecho de «ser más», de «tener más», que otro? ¿Es mejor la Gran Pirámide de Guiza que el Taj Mahal por el mero de hecho de haberse construido antes, de ser más antiguo? ¿Son mejores los Boston Celtics porque tienen más títulos que Los Angeles Lakers? ¿Es Nueva York mejor ciudad que Sevilla porque es más grande, allí vive más gente y se mueve más dinero (y pasan más cosas)? Bueno, a esta última pregunta tengo yo clara la respuesta, pero no viene al caso… Centrémonos.

La cuestión de fondo, lo que nos trae hoy aquí, es que desde tiempo inmemorial vengo defendiendo —porque lo tengo prístino y cristalino— que Raymond Douglas Davies, el líder de los Kinks, el legendario grupo británico, es el mejor compositor pop de los años sesenta y, parafraseando a Steve Earle, esto lo afirmaría poniendo mis botas de cowboy sobre la mesa ante el mismísimo Paul McCartney. Consciente de la boutade, siempre me he visto obligado a tener que argumentar lo anterior, amparándome para ello en una serie de premisas «objetivas» (ya os aviso que el entrecomillado va a ser marca de la casa a lo largo de este artículo) que he considerado hasta ahora perfectamente válidas. A saber, Ray Davies posee un cancionero tan sólido como el de, digamos, los Beatles o los Rolling Stones, tanto en extensión como en calidad musical como en perdurabilidad. Ray Davies ha contado con la admiración de sus propios contemporáneos (Pete Townshend, de los Who, siempre ha comentado que a Davies deberían otorgarle el título de Poeta Laureado del Reino Unido). Por otro lado, Ray Davies ha visto cómo su repertorio no solo se perpetúa sino que gana enteros con el paso del tiempo, como así demuestra la acogida que entre las nuevas generaciones ha tenido un álbum tan olvidado en su día como The Kinks Are The Village Green Preservation Society (1968) o, incluso, el recientemente reeditado en formato «deluxe» Muswell Hillbillies (1971). El portfolio de Ray Davies sigue vivo. Sigue cotizando al alza. Sigue generando regalías. Se encuentra perfectamente consolidado. Los Kinks fueron uno de los grupos más emblemáticos del Swinging London hasta el punto de que sobrevivieron a aquella eclosión tan efímera, del mismo modo que sobrevivieron a los setenta y a los ochenta con bastante soltura, todo sea dicho. Son ya toda una institución dentro de la música popular británica. El vehículo a través del cual Ray Davies desarrolló una carrera musical impecable. Inteligente, cínico, observador, costumbrista, arrogante, ecléctico, independiente, diferente, ingobernable, cómico. ¿El mejor? Así lo creo. Pero ¿y cómo lo demuestro?

Asignar la categoría de «mejor» a algo o a alguien ha de hacerse, desgraciadamente, a costa de otros. Pero para asignar la categoría de «mejor» a algo o a alguien ha de hacerse, desgraciadamente, a costa de otros. El método comparativo, como vía de acceso al entendimiento, es más viejo que los bosques así que no voy a inventar yo ahora la pólvora. Para determinar por qué Ray Davies es el mejor compositor pop de la década de los sesenta se hace, por tanto, necesario realizar un ejercicio exhaustivo de comparación entre su obra y aquello que se venga aceptando comúnmente como el pináculo de la época, con el objetivo de valorar en firme la importancia de su aportación. Y lo primero que tenemos que concretar es con quién o qué vamos a comparar a Ray Davies. Bueno, no creo que haya que ser Einstein para averiguarlo. De hecho, ya lo hemos apuntado antes. Si los Kinks han de medirse con los Beatles y los Rolling Stones, los dos grandes buques insignias del pop/rock británico de los sesenta, a Ray Davies habrá que ponerlo a pelear con John Lennon, Paul McCartney, Mick Jagger y Keith Richards. Más alto no se puede aspirar. Me imagino que hasta aquí estamos todos de acuerdo. No obstante, llegados a este punto, creo que se hace necesario dejar claro —aunque no lo parezca— cuáles son los motivos de esta elección, quizás más desde un punto de vista negativo que positivo. ¿Por qué no Pete Townshend de los Who? ¿por qué no Brian Wilson de los Beach Boys? O casi más flagrante: ¿por qué no Dylan?

Sin duda son los Who el grupo que más similitud estética y sonora presenta con los Kinks. Surgieron casi al mismo tiempo. En Londres. Bebieron de las mismas fuentes. Construyeron sus primeros éxitos basándose prácticamente en el mismo formato compositivo (rhythm and blues con potentes y pegadizos riffs de entrada). Las dos formaciones eran cuartetos. Ambas contaban con un compositor principal (Townshend, en el caso de los Who, aunque John Entwistle hacía sus intromisiones de vez en cuando) y, curiosamente, ambos terminaron facturando rock operas a finales de los sesenta. Siempre fueron considerados los máximos exponentes de esa honrosa segunda fila dentro del pop británico. ¿Por qué no plantear el debate entre Ray Davies y Pete Townshend? Me van a perdonar los fans de los Who —que conste que soy un gran amante de su música— pero es que no hay color. Para empezar, el volumen de material facturado a lo largo de los años sesenta —téngase siempre presente el período que estamos analizando— por los Who es considerablemente inferior al de los Kinks. Los Who lanzaron en los años sesenta cuatro álbumes, un EP con material autónomo y solo seis singles con canciones no incluidas en ningún larga duración, frente a los ocho álbumes, dos EPs y diez singles con material autónomo que los Kinks publicaron en la misma década. Y más allá de la cuestión numérica —fundamental, a mi juicio, al margen de la calidad intrínseca del material— tenemos el más que curioso «paralelismo» entre las obras de uno y otro. Nunca ha escondido Pete Townshend su devoción por el talento de Ray Davies. Y los rumores sobre si un tema como «I Can’t Explain» es un homenaje o, directamente, una copia de los primeros éxitos de los Kinks («You Really Got Me» y «All Day And All Of The Night», sobre todo) siempre han estado ahí. Los Who contaron con el mismo productor que los Kinks (Shel Talmy) en sus primeras grabaciones y hasta compartieron músicos de sesión (Jimmy Page, Nicky Hopkins). ¿No es posible plantear que estuvieran simplemente tratando de fabricar otro éxito en la estela del de los Kinks? De Roger Daltrey, el vocalista de los Who, son estas palabras: «(Los Kinks) fueron probablemente nuestra principal influencia. Sin duda lo fueron para Pete que escribió “I Can’t Explain” quizás no como una copia directa pero sí que tenía un tufo importante a la música de los Kinks». Sin ánimo de entrar en polémica y más allá de la solvencia y originalidad que los Who demostraron con el paso tiempo, sinceramente no me parece correcto comparar a Ray Davies con alguien que en sus inicios musicales tanto bebió de él con independencia de que, y estoy convencido de ello, la influencia fuera mutua a medida que la década avanzaba. La comparación entre Ray Davies y Pete Townshend decantaría la balanza, claramente, hacía el lado del de Muswell Hill. No se trataría de una comparación equitativa. No hace falta, entonces, entrar en detalles.

Dejando a los Who fuera de la ecuación, nos quedan dos pesos pesados por su significación histórica y porque aquí el volumen de material compuesto no parece que nos vaya a sacar de ninguna duda. ¿O sí? A ver. Los Beach Boys facturaron en los años sesenta la friolera de quince álbumes, una cifra prácticamente imposible de batir. Es más, para cuando los Kinks fueron capaces de publicar su primer single (febrero de 1964), los Beach Boys habían sacado ya cuatro LP y Brian Wilson había compuesto más de cuarenta temas, por no hablar del éxito comercial acumulado hasta entonces. Si aplicáramos el mismo criterio que se ha utilizado antes para descartar a Pete Townshend como oponente válido al título de mejor compositor pop de los sesenta, ocurriría que Ray Davies no sería rival para Brian Wilson en ningún campo posible. Pero, a mi juicio, hay un elemento crucial que saca a Brian Wilson de toda quiniela imaginable. Y es que, con independencia de la exuberancia musical que mostró Wilson en los años sesenta —nadie tan dotado, tan capacitado como él, para llevar el pop hasta las más altas cotas compositivas imaginables—, siempre presentó un hándicap insalvable: Brian Wilson fue incapaz de escribir un texto a la altura de sus elucubraciones musicales. Brian Wilson es todo música. Brian Wilson es «solo» música. Porque Brian Wilson estuvo toda su carrera necesitado de un letrista. Ya fuera Gary Usher, Roger Christian, Tony Asher, Van Dyke Parks o su primo Mike Love. ¿Os parecería justo desdeñar las habilidades como letrista de Ray Davies en pos de la genialidad musical de Brian Wilson? Reconozcámoslo: Ray Davies es, en el campo de la composición pop, un hacedor más completo que Brian Wilson. Musicalmente hablando, inferior. Ok. Pero en lo literario, infinitamente superior. Y así, en conjunto, Ray Davies ofrece una experiencia, como creador musical en toda su extensión, mucho más satisfactoria y equilibrada que Brian Wilson.

Muchas más complicaciones nos ofrece Bob Dylan a la hora de exponer los motivos por los que no debe ser considerado como contender de Ray Davies al título de mejor compositor pop de los sesenta. Dylan no presenta problemas de volumetría (nueve LP editó en los sesenta) ni de autoría (salvo en su primer disco —mayormente formado por versiones—, Dylan es responsable de todas las letras y melodías que compuso en aquella década). Entonces, ¿cuál es el problema? ¿Por qué no debemos comparar a Dylan con Davies? Dylan no es solo uno de los compositores más completos, serios, consistentes e influyentes del período, sino que además tuvo un enorme éxito comercial. Eso sí. A cuenta de otros. El cancionero de Dylan se paseó durante los sesenta por las listas de los más vendidos, cierto, pero siempre pasado por el tamiz del pop/rock. Peter, Paul & Mary, los Byrds, los Turtles, Manfred Mann, los Hollies, etc. Que Ray Davies tuviera, como compositor, más éxito que Dylan es algo difícilmente justificable. Ni siquiera los Kinks, como formación, tuvieron más impacto comercial que Dylan. Sobre todo si tenemos en cuenta que los discos de Dylan tuvieron siempre mejor acogida en el Reino Unido que en los Estados Unidos. A lo mejor Dylan, como artista en solitario, no sonó tanto en la radio como los Kinks. Pero ese dato no me parece relevante. Dylan parece ser digno de comparativa con Davies y sin embargo no lo es. No lo es por una mera cuestión semántica. Pues a pesar del innegable impacto mediático y cultural que Dylan tuvo en la década de los sesenta, sus composiciones distan mucho de ser consideradas canciones pop stricto sensu con independencia de su adaptabilidad al formato estrofa-estribillo-puente con duración de tres minutos. Bob Dylan juega a otra cosa distinta a la de Ray Davies. Diríamos que juega casi a otro deporte. No se trata tanto de establecer departamentos estancos entre el folk y el pop —odiaría hacer eso— como de constatar que las estructuras compositivas de ambos creadores son tan dispares entre sí que hacer una comparativa entre ellas podría llevar al ridículo de tratar de discernir entre una canción de la hondura y la dimensión del «Sad Eyed Lady Of The Lowlands» (1966) de Dylan y la aparente liviandad de un tema del mismo año como «Dandy» (1966) de Ray Davies. Ni siquiera la pretensión de ambos compositores es la misma. Ray Davies compone pop de forma consciente. Su tradición es el music hall, el Tin Pan Alley. A Dylan solo le preocupan las formas puras: el folk, el blues, el country. Son dimensiones paralelas que pueden perfectamente converger. De hecho, temáticamente lo hacen. Pues tanto Dylan como Davies ofrecen ácidos retratos de la sociedad contemporánea. Dylan desde una perspectiva más social, más generacional, más idealista. Davies desde el costumbrismo, desde el individuo, desde la cotidianidad. Y aún así, las estructuras de sus canciones no confluyen. Comparar el cancionero de uno y otro daría lugar a un galimatías del que apenas extraeríamos conclusiones operativas. Dylan no hace pop. Dylan no puede ser el mejor compositor pop de los sesenta por mucho que sí pueda ser considerado el mejor compositor de su generación. Pero esa reflexión se tendrá que hacer en otro artículo y no seré yo el que lo redacte.

No sé si os he convencido. O, al menos, si me admitís «pulpo como animal de compañía». De lo que no creo que haya dudas es de que los tándems Lennon/McCartney y Jagger/Richards tienen la entidad necesaria para erigirlos como los rivales más fuertes. Todos ellos contemporáneos de Ray Davies y los Kinks, mucho más exitosos (comercialmente hablando) y con un repertorio a prueba de bombas. Nadie ha marcado tanto la década de los sesenta en el campo del pop/rock como los Beatles y los Rolling Stones. Es más, en comparación, Ray Davies debería palidecer. Sentirse pequeño. Insignificante. Pero los datos «objetivos» parecen decir lo contrario cuando se analizan con detalle. Vamos a ello.

Antes de entrar en materia, hay que aclarar unas cuantas directrices que he tenido en cuenta a la hora de establecer los criterios de comparación entre la obra de Ray Davies y la de Lennon/McCartney y Jagger/Richards. Se trata de pequeño ajustes, necesarios para homogeneizar los resultados:

— El marco temporal tomado en consideración abarca desde 1964 (año en el que los Kinks editaron su primer single) hasta 1970 (cuando se publicó el último de los Beatles). Este hecho implica que lo publicado por los Beatles y los Rolling Stones con anterioridad a 1964 no se ha tenido en cuenta a efectos del estudio comparativo. No puede ser de otra forma, por otro lado, pues si no se estaría dando «ventaja» a un grupo sobre el otro únicamente por el hecho de haber publicado antes. Imaginad que el arco temporal fuera, en lugar de la década de los sesenta, desde 1964 a 1990, por ejemplo. ¿Cómo podría comparar a Ray Davies con John Lennon que murió en 1980? Injusto, ¿no? Ray Davies tendría diez años más de ventaja. Diez años más de canciones. Pues eso.

De todas formas, ha de tenerse en cuenta que el primer single de los Beatles, «Love Me Do», surgió en octubre de 1962 y lo primero de los Rolling Stones, «Come On», vio la luz en junio de 1963. El tiempo transcurrido entre esas fechas y 1964 no es muy relevante en términos de impacto mediático o éxito plausible.

Así, el primer single de los Beatles que computaremos a estos efectos será «Can’t Buy Me Love» y el primer LP A Hard Day’s Night. Por su parte, el primer single de los Rolling Stones será «Not Fade Away» entrando, sin problemas, su primer LP en el cómputo.

Por último, para 1970, el último single publicado de los Rolling Stones sería «Honky Tonk Women» (1969) y su último LP Let It Bleed (1969). Los Kinks habían publicado «Apeman» como single en noviembre de 1970, siendo el álbum Lola Versus Powerman And The Moneygoroundround, Part One (1970) el último que se ha tenido en cuenta a los efectos del estudio comparativo realizado. Los Beatles, por su parte, incluirán todo lo grabado desde 1964 hasta su separación. El último disco será, cómo no, Let It Be (1970).

— Las referencias a las discografías se han hecho siempre a las publicadas en el Reino Unido. Los tres grupos son ingleses y, con independencia de su éxito en los Estados Unidos (sobre todo durante el boom de la llamada «Invasión Británica»), resulta evidente que su público originario fue el británico o, en su defecto, el europeo. A nadie escapa que los Beatles, tras la publicación de «I Want To Hold Your Hand» en EE. UU., en diciembre de 1963, y su aparición en el show de Ed Sullivan en febrero de 1964, se convirtieron en un fenómeno planetario y que el número de ventas fue muy superior en Norteamérica que en Europa. Pero igualmente se haría, entonces, necesario apuntar que los Kinks sufrieron un veto por la American Federation of Musicians en EE. UU. y su música estuvo prácticamente proscrita desde 1965 hasta 1969. Una cosa por otra, motivo suficiente para desdeñar las discografías americanas.

De todas formas, la decisión de computar exclusivamente la discografía editada en el Reino Unido no impide que cualquier canción compuesta por Ray Davies, John Lennon, Paul McCartney, Mick Jagger o Keith Richards y publicada oficialmente durante el período de referencia (1964-1970) haya sido tenida en cuenta a los efectos del estudio comparativo, incluso aquellas no firmadas por los Kinks, los Beatles o los Rolling Stones. En este sentido, al margen de los LP, EP y singles editados en el Reino Unido se han tomado en consideración las canciones compuestas por ellos pero que terminaron grabando otros artistas. En el caso de Jagger y Richards, se da la circunstancia de que en ocasiones firmaron sus composiciones bajo el pseudónimo Nanker Phelge y, por supuestos, esas canciones se han incluido como composiciones propias. A Paul McCartney también le gustaba eso de esconderse en los créditos de las canciones y compuso «Woman», grabada por Peter & Gordon, como Bernard Webb. Todos estos subterfugios han sido desenmascarados y tenidos en cuenta debidamente.

Por último, señalar que no se han tenido en cuenta las grabaciones en directo publicadas oficialmente en la época. Ningún directo oficial de los Beatles vio la luz en los años sesenta. Pero sí de los Rolling Stones, en concreto el EP Got Live If You Want It (1965) y el álbum Get Yer Ya-Ya’s Out! (1970). Y, de los Kinks, Live At Kelvin Hall (1967). Ninguna de estas referencias ofrece aportaciones de relevancia al cancionero original de los compositores y por ello se han desechado.

— La mayor de mis preocupaciones, a medida que iba organizando las distintas discografías que quería comparar, era la de ser capaz de asignar la autoría de cada tema a un único autor. Me explico. Las canciones compuestas por Ray Davies son fácilmente identificables pues, como ya hemos visto, él es responsable de letra y música. Y salvo en algunos casos muy aislados, en los que co-firma una canción (ya sea con su hermano Dave Davies o con Shel Talmy), todo está compuesto bajo su nombre.

Pero por todos es sabido que las canciones que John Lennon y Paul McCartney escribieron para los Beatles venían firmadas, siempre, como Lennon/McCartney cuando era público y notorio que la co-autoría era ficticia en la mayoría de los casos. O eran de Lennon o eran de McCartney. Y la excepción era la verdadera fusión de talentos. Discernir qué canción está compuesta por Lennon y cual por McCartney es ligeramente sencillo. Solo hay que consultar Revolución en la mente (1997) de Ian MacDonald.

Pero ¿qué ocurre con el tándem Jagger/Richards? Aquí sí existe una verdadera colaboración siempre bajo la presunción de que Keith Richards era el músico y Mick Jagger el letrista. De entender esto así, estaría claro que la comparación de Ray Davies con Jagger/Richards llevaría a un desequilibrio notable. Sería un claro dos contra uno. Y, de hacerlo por separado, quedaría claramente vencedor a los puntos el bueno de Ray Davies. No obstante, esa forma de colaboración entre Jagger y Richards se produjo únicamente a principios de los sesenta. Durante la época de eclosión creativa, cada uno escribía sus propias canciones si bien, a diferencia de lo que ocurría con los Beatles, no se sabe a ciencia cierta quién compuso qué. La solución práctica parecía ser acreditar a Jagger y a Richards con el 50 % de cada canción.

Reconozco que este asunto me quebraba la cabeza. Estaba seguro de que iba a tirar por tierra toda mi argumentación. Básicamente porque no iba a ser capaz de ponerla en pie. Pero una vez planteadas en firme las discografías me di cuenta de que no hacía falta saber quién había compuesto cada canción. Volveré a este punto más adelante.

Una vez establecidos los criterios temporales y de contenido se hace necesario aplicar un último filtro a las discografías seleccionadas. Hay que separar el grano de la paja. Esto es, descartar todas aquellas canciones incluidas en las discografías seleccionadas no compuestas por Ray Davies ni por John Lennon ni por Paul McCartney ni por Mick Jagger ni por Keith Richards. Fuera versiones, fuera composiciones de Dave Davies, de George Harrison, de Ringo Starr, de Bill Wyman.

Vale, ya lo tenemos todo limpito. ¿Y ahora qué? Ahora me encuentro en disposición de afirmar lo siguiente: entre 1964 y 1970 vieron la luz ciento treinta y cinco canciones escritas por Ray Davies. El tándem Jagger/Richards solo noventa y cinco. Esto es, Ray Davies, él solo, compuso cuarenta canciones más que Jagger y Richards ¡juntos! No es mal dato. Pero sigamos. Lennon y McCartney, en el mismo período, compusieron y publicaron ciento sesenta y siete temas. Sí, vale treinta y dos canciones más que Ray Davies. ¡Pero es que ellos eran dos! Es decir, si comparásemos a Ray Davies con John Lennon o con Paul McCartney, cada uno por su cuenta, claramente tendría el líder de los Kinks mucho más cancionero que los dos beatles. Por eso decía antes que me da igual saber de quién es cada canción. Es que las cifras de Ray Davies dan miedo, en comparación. Se los come a todos. Pero seamos honestos. Antes hemos afirmado que uno no es el mejor por tener «más» que otro. Hay que contextualizar un poco esas cantidades. Vamos, entonces, un poco más allá.

Las composiciones de Ray Davies suponen el 86 % del cancionero de los Kinks mientras que Jagger y Richards únicamente aportaron el 68 % de los temas de los Rolling Stones. Esto es lógico. Los Stones hicieron muchas versiones, sobre todo en sus comienzos. Pero ¿y Lennon y McCartney? ¿Cuánto aportaron a los Beatles? Pues ¡menos que Ray Davies! Solo un 80 %. E insisto: ¡ellos eran dos! Y ahora miremos estos porcentajes únicamente teniendo en cuenta el material original grabado por cada grupo (es decir, fuera versiones). Ray Davies es responsable del 94 % de los temas originales de los Kinks. El 6 % restante se lo podemos asignar a su hermano, Dave Davies. Por su parte, el tándem Jagger/Richards está detrás del 99 % del cancionero original de los Rolling Stones pues solo hay una canción no compuesta por ellos: «In Another Land» de Bill Wyman. ¿Queréis saber cuál es la impronta de Lennon y McCartney en el material original de los Beatles? ¡Solo el 86 %! Y aquí tiene mucho que ver el hecho de que George Harrison, el gran olvidado, colaborara de forma muy activa en labores de composición. Mucho deben los Beatles a Harrison.

Vistas las anteriores estadísticas, no queda más remedio que afirmar que Ray Davies no solo compuso, en el mismo período, más que Lennon, más que McCartney, más que Jagger y más que Richards sino que su aportación al grupo que le dio la fama fue mayor y más relevante que la de sus contemporáneos. Y ya no solo es una cuestión numérica. A excepción de sus primeras grabaciones, Ray Davies terminó siendo compositor, letrista, arreglista y productor de su propia obra. Los Rolling Stones siempre tuvieron a Andrew Loog Oldham escondido en la consola de producción. Y a finales de la década a Jimmy Miller. Los Beatles siempre vivieron bajo la batuta de George Martin. Pero Ray Davies se lo guisó todo el solito: veintidós singles. Dos EP. Ocho LP. Tres de ellos, discos conceptuales. Ambicioso, ¿no? Tres #1 en las listas británicas más doce Top 20. Ciento cuarenta y cuatro canciones grabadas, todas, en un estudio cochambroso situado en la ATV House, cerca del Marble Arch londinense, que obligaba a los Kinks a regrabar las cintas porque no había espacio para almacenamiento. Todo muy lejos del esplendor de las cuatro pistas que usaban los Beatles en los estudios de Abbey Road, por ejemplo. Así que por cada uno de vosotros que me venga con «Please, Please Me» tendré preparado un «You Really Got Me». Frente a «Get Off Of My Cloud» opondré «Sunny Afternoon». Rubber Soul y Revolver son discos impecables, revolucionarios, pero ¿y Face To Face? ¿Y Something Else? Si me hablas de «Paint It, Black» yo te diré «See My Friends». «Eleanor Rigby», vale, pero ¿qué tal «Village Green»? «A Day In The Life» es una cumbre pop, sin duda, pero ¿acaso no lo es también «Shangri-La»? Si eres de los que crees que «Yesterday» o «Ruby Tuesday» es de lo mejor que se ha compuesto nunca, por favor escucha «Waterloo Sunset» o «Days». ¿Seguís sin saber por qué es Ray Davies el mejor compositor pop de los sesenta? Dejémonos de tonterías. Porque lo digo yo.

72 comentarios

  1. A la puta cárcel el autor de este artículo.

    • jajajajaja! muy de acuerdo.

    • Sensacional artículo! Esté uno de acuerdo o no… Yo siento una devoción especial por casi todos los mecionados, pero particularmente por Ray…
      Es cierto que, en número, las composiciones “brillantes” de Lennon y McCartney son inigualables, no admiten comparación… Pero comparar a los Kinks con los del Río da una idea de la cantidad de paletos musicales que hay en este país…

    • Jajajaja de acuerdo

  2. Mike Love no es el hermano de Brian Wilson, es su primo. Acaso el no compartir apellido debería haberle dado una pista al autor. Y con ese rigor, el resto del artículo…

  3. Jajaja! Buena aproximación cuasi-científica. Gracias por el esfuerzo. Pero qué mas da! No se ni si tan siquiera merece la pena discutir quien es el mejor, aun mas si se trata de comparar a Kinks, Dylan, Who, Beatles y Stones.
    Me quedo Con la última frase, la mas real y sincera: POR QUE LO DIGO YO.
    Afortunadamente el arte no se puede cuantíficar.
    Sé que Ray es el mejor con la misma certeza que cuando porto a mis hijos en brazos, se que no se me van a caer ni aun estando en medio de un huracán.
    Gracias! God save the KinkS.
    Nos vemos en Donosti en julio

    • Claro que sí! Así es como hay que tomarse el artículo. Al fin y al cabo no es más que una “carta de amor” escrita desde la cabeza, no desde el corazón.

  4. Qué pena que el autor del artículo haya basado su argumentación en números, me habría encantado leer sobre canciones. Arte. Sensaciones.
    Las matemáticas pueden darte la razón, pero nunca te llevarán donde te lleva la música.

    Animo al autor a que lo intente.

  5. Siendo un gran admirador de los Kinks y de Ray en particular, no se duda de su prolífica carrera pero no es mejor compositor (quizá iguale el talento puntualmente en ejemplos como los mencionados en el artículo). ¿Alguna canción más trascendental de los Who? My Generation. Ya supera cualquier tema de los Kinks y no es la mejor canción de los sesenta.

    ¿Alguna más trascendental de los Beach Boys? Good Vibrations. También supera cualquier tema de los Kins y tampoco es la mejor canción de los sesenta.

    Por otra parte, comparar canciones de los Kinks y admitir que son mejores que legendarios temas como Gimme Shelter, Satisfaction, Street Fighting Man (Stones), A Day In The Life, Strawberry Fields, In My Life, Hey Jude, Come Together (Beatles), Like a Rolling Stone, Desolation Row (Dylan)… tiene más que ver con la última frase del artículo (“Porque lo digo yo.”)

    Los discos de los Kinks fueron magistrales en los sesenta, pero nunca mejores que Blonde on Blonde, Pet Sounds, Revolver, Sgt. Pepper´s, Abbey Road, Highway 61 Revisited.

    Y si tomamos como referencia el rock de los Kinks, y lo comparamos con LPs rockeros clásicos como The Doors, Led Zeppelin II, Green River, Disraeli Gears, Are You Experienced? o cualquiera de los Who, simplemente palidecen.

    • Compañero, esto son simplemente opiniones, no hay ninguna verdad absoluta en tus palabras.

  6. Gran intento. Meritorio, bien argumentado -aunque discutible-, original… pero uso su argumento incontrovertible: el mejor compositor de los 70 es Pete Townshend… porque sí. Y añado, parafraseando al poeta gallego, porque me da la gana.

    Y lo de dejarle fuera de la ecuación, es un recurso fácil. Me encantan Ray Davies y los Kinks, pero -e insisto en que es mi opinión- ni de lejos llegaron nunca a hacer obras tan redondas como Tommy, Who’s Next o Quadrophenia, con el permiso del Village Green. Todos sin Shel Talmi, por cierto, con quien rompieron casi inmediatamente (apenas cinco singles, aunque qué singles…).

    Ahora sí, en el dos, casi lo acepto sin discusión. Aunque el señor Wilson anda rondando…

    PD: Y por cierto, es TownsHend. Con H.

  7. ¡JAJAJAJA! …muy bueno e instructivo. Me ha gustado mucho.

    En resumen: Ray Davies es el mejor compositor Pop de la “década” que va de 1964 a 1970, considerando sólo a aquellos que escribieron sus propias letras, excluyendo a sospechosos de folkie y siempre atendiendo a un criterio de “cantidad” producida.

  8. Por cierto, propongo a John Fogerty como duro rival.

    Sólo habría que cambiar un poco las condiciones y poner la “década” 68-70, en vez de 64-70. Porque lo que hizo ese hombre en esos 3 años es imbatible.

    • Es más, lo que hizo Fogerty en 1969 no tiene parangón. Menudo período de creatividad…

  9. no cabe duda que haciendo caso al autor del panegírico davisiano, en lo que queda de tarde de domingo vamos a sacar al pulpo de paseo

  10. Mi “Vergüenza-Ajenómetro-2000” ha estallado después de leer éste artículo.
    Solo cabe añadir…
    ¡¡¡Tu-ru-rú!!!

  11. Como fan absoluto de los kinks que soy añadir un par de intuiciones rapidas:

    -si los kinks hubieran contado con George Martin, o incluso un Phil Spector, las comparaciones con los lp’s de los otros rivales hubieran sido mas equilibradas

    -añado un contendiente injustamente olvidado: Paul Simon (cumple todos los requisitos: gran musico, compositor unico de todos los temas del grupo, enorme letrista, y entraria en la categoria pop)

    • Sin duda, las producciones de los Kinks son muy deficientes en comparación con otros contemporáneos. Y no toda la culpa la tienen los estudios de la Pye Records. Allí grabaron también los Searchers y Donovan y sus discos sonaban bastante mejor que los de los Kinks. Un buen productor les hubiese venido muy bien, la verdad…

      Y tienes toda la razón: Paul Simon es un dignísimo ‘contender’… ¡Menos mal que no lo metí en el artículo! ;)

  12. A mí me parece estupendísimo que se hable de Ray Davies como genio y figura, pero siempre me pareció muy injusto que se deje de lado (y encima de manera bastante descarada) a su hermano Dave, cuya aportación a los Kinks va muchísimo más allá del riff de You Really Got Me (Que es lo único por lo que le suele recordar la gente).

  13. Incontestables las canciones pop de Ray Davies ,pero ,claro, entramos en terreno resbaladizo ,como discutirle a un fan de los Beatles “Eleanor Rigby” o a cualquier persona humana el “Satisfaction”(estamos hablando de pop).Coincido con el autor en lo de Dylan,aquello es otro juego y si me apuran otra galaxia.
    Vamos a dejar un momento a Ray y vamos con su hermano Dave, es decir a los Kinks; digame alguno de los presentes que grupo de los mencionados fue capaz de sacarse de la manga unos riff como los de “You really got me” y “All day and all of the night” que influenciaron a la mayor parte de grupos de pop-rock que vinieron después(los Doors tuvieron que pagar).Ninguno.Cause I said so.

    • A Dave Davies habría que hacerle un artículo aparte. Olvidadísimo guitarrista, tremendamente original y creativo y muy poco reconocido, cierto…

  14. Magnífico el artículo, comparto al 100% el método utilizado aunque el planteamiento resulte algo extraño por que se trata en el fondo de música y al fin y al cabo de emociones. SI os apetece leer algo más sobre Ray y los Kinks y escuchar unas cuantas canciones:
    http://seriebsongs.wordpress.com/2013/06/18/the-kinks-o-las-cronicas-britanicas/

  15. Buen artículo, menos mal que a Dylan no decide tenerlo en cuenta porque el título de mejor compositor de los sesenta (así, a secas) le pertenece claramente a él.

    Y por cierto, curioso que mencione las similitudes que tiene ‘I Can’t Explain’ con ‘All Day and All Of The Night’, cuando ‘Hello, I Love You’ de The Doors es calcada!

    Ah, y me encanta el anglicismo empleado en la frase ‘en comparación, Ray Davies debería palidecer’.

    Enhorabuena, saludos!

    • El plagio de los Doors es notorio pero… ¿sabías que los Kinks fueron acusados también de plagio por Manuel de la Calva y Ramón Arcusa (el Dúo Dinámico, para más señas) que consideraban que el final de “Death Of A Clown” copiaba claramente el estribillo de su “La, la, la”? Y lo peor es que si escuchas ambas canciones con detenimiento no iban muy desencaminados.

      • Perdona pero, no fue al revés? Death of a Clown, incluida en Something Else y piblicada en Septiembre del 67. Lalala, como sabemos, ganó Eurovision en abril del 68. De hecho, lo que yo había oído es que los Kinks habían denunciado al Dúo Dinámico.

        • Pues tienes toda la razón, Lord Day. Había escuchado la anécdota al revés pero lo que dices tiene todo el sentido, por el tema de las fechas.

          Más allá de presunciones, Doug Hinman en su libro “All Day And All Of The Night” confirma que el 15 de mayo de 1968, la editorial de los Kinks, Davray and Carlin Music, fue la que anunció a la prensa la demanda por plagio contra Philips Records, Northern Songs y Arcusa Records (poseedoras de los derechos del “La, la, la”) aunque finalmente la retiró ya que los Kinks tenían montones de litigios pendientes en aquella época y no les salía a cuenta iniciar otro.

          Acepto humildemente la corrección.

        • Dave Davies en su autobiografía ‘Kink’ se queja del plagio de “La la la” de “Death of a clown”, pero habla de una cantante española. Se refería a Massiel…

    • Es solo similar al principio, de calcada nada. Hoy en dia no habria sido motivo ni de comentario. Y que conste que soy fan de Kinks. Bueno, tambien de Doors, todo hay que decirlo.

  16. Hola
    Estupenda y divertida disertación. Por ponerle una pega tendría que titularse “Nadie es mejor que Ray Davies… haciendo de Ray Davies”.
    Ya sé el resultado pero hay que mencionar a Marriott-Lane.
    Un saludo.

  17. Vaya paja mental, amigo. Sí, Ray Davies es un grande, pero no se merece este tocho fanzinero.

  18. Que Ray Davies ha sido injustamente dejado de lado fuera de UK es un hecho . Posiblemente las letras de los Kinks sean mejores que la de los Beatles , pero en cuanto a las melodías , los Beatles eran superiores y las producciones soberbias ( cada día sueñan mejor , como dicen los argentinos de Gardel ). Sobre los Stones de los 60 , para mi son un grupo de segunda que jugando la baza de ” chicos malos ” subieron por encima de sus méritos musicales . Los Kinks tuvieron un bajón del que no se recuperaron después de Soap Ópera . Los 60 están llenos de bandas que se salen de los campos trillados de Beatles- Stones-Dylan . Habéis nombrado a Paul Simón y para mi , hay una banda que en Europa no esta nada valorada que son los Jefferson Airplane . Pero sobre gustos no hay disputas y desde luego hablar de música de los sesenta y no nombrar a los músicos de Soul , es una falta de objetividad total

    • Despues del Soap Opera bajaron???
      Schoolboys In Disgrace 1975, Sleepwalker 1977, Misfits 1978, Low Budget 1979 y State Of Confusión 1983, elevó el nivel con creces al Soap Opera. The Kinks hasta el 85 no pegaron el bajonazo definitivo. Pero hasta el State Confusion seguian siendo un grupo muy prolifico y de un nivel de calidad compositivo superior al resto. Con esto no quiero decir que el album conceptual A soap Opera sea mal album, mas bien era un disco aseadito y con las canciones muy bien cohesionadas y evidentemente recomendable, pero con la anterior imponente obra “Preservation” y lo citado anteriormente si que bajó un poco el Soap Opera. Es cierto que hubo etapas musicales que perdieron mucha popularidad, pero no de calidad y que aún fueron mas prolifico, sobre todo en su etapa de las Operetas que eran menos convencionales y menos comercial.

  19. Sin duda, las canciones The Kinks fueron un fenómeno musical, pero las de The Beatles lo fueron a escala cultural. Y de ahí no hay comparación.
    Sólo dos detalles:
    Sobre el tema «I Can’t Explain» de The Who, efectivamente, en un documental Pete Townshend admite que surgió después de escuchar los riffs de The Kinks.

    Y sobre la cantidad de canciones compuestas por Davies, tal vez se deba a que en una ocasión, en uno de esos festivales Mersey que se realizaban en Inglaterra, Davies recuerda a Lennon como “un sujeto malo, muy malo” debido a que el beatle le comentó antes de salir a escena: “Pobres, sólo tienen dos canciones, si quieren pueden tocar una de las nuestras”.

    Saludos

    • Conocía la anécdota de Lennon y estuve tentado de incluirla en el artículo, más que nada para hacer ver que el que podía haber usado una canción de Ray Davies cuando le hiciera falta era el propio Lennon, que para eso el de Muswell Hill fue mucho más prolífico que el de Liverpool.

      Hay otra anécdota interesante. Al parecer, Lennon quedó fascinado por “Wonderboy” y en una fiesta le estuvo pidiendo al DJ que la pusiera una y otra vez.

      Gracias por comentar.

  20. Don Fran G. Matute, toda mi admiración desde la discrepancia más absoluta. El método científico utilizado con notable rigor aplicando, eso si, lo que podríamos llamar exclusiones testiculares o “cos-I-deserve-it exclusions”. Una de las argumentaciones más formidablemente demagógicas para apoyar las propias querencias que he leido, partiéndome de risa, pero admirando eso sí el trabajo de astuta selección. En fin, el criterio final (“porque lo digo yo”) es el perfecto en estos casos. Y ya sé que cuando quiera info en condiciones sobre Ray Davies he de recurrir a V. En todo caso, entre Davies y Townshend lo tengo claro. El de las Rickenbacker siempre tendrá un sitio destacado en mi corazón, más que tu admirado Ray :D

  21. El talento no se puede medir con estadísticas pero, puestos a hacerlo, ¿por qué no se menciona que The Beatles son, tras Elvis, el grupo con más disco vendidos de la historia?

  22. Pingback: De por qué es Ray Davies el mejor compositor pop de los sesenta

  23. Bueno, queda claro que el artículo no es otra cosa que una excusa para darle el sitio que se merece a Ray Davies. A mí me impota un pito lo científico y/o exhaustivo del estudio, me puse a leerlo porque en él se hablaba del grandísimo autor de tantos y tantos temas memorables.

    Los kinkis forever!!!!

  24. Me ha encantado el artículo! Y mira que soy fan de The Beatles y siempre “tiro” hacia ellos, pero siempre me ha alucinado la capacidad creativa de Ray Davies.

  25. El artículo está bien, y se lee con mucho interés y tal… pero vamos, que esperaba alguna conclusión un poco más “seria”. No discuto que Ray Davies ha sido y es un crack, pero tanto como el mejor…

  26. Entretenido artículo, aunque demasiado extenso quizás, para concluir con un ‘Ray Davies es el más grande porque me lo parece a mi’.

    De todas formas, comparto tu admiración por el líder de los Kinks, un personaje trascendente para la evolución del pop rock, padre o abuelo espiritual de muchas de aquellas bandas británicas que protagonizaron la New wave a finales de los 70 y lo que llamaron brit pop en los 90, autor entre otras maravillas de casi todo el material de cuatro discos imprescindibles de los 60: Face to Face, Something Else, Village Green Preservation Society y Arthur.

    Como ya han dicho por ahí arriba, ¡Nunca es tarde para reivindicar a los Kinks!

    • No has puesto el mejor album de toda su discografía, y otro para muchos funs su favorito. “Lola vs Powerman” sin duda es mejor album de los The Kinks, y “Muswell Hillbillies” para muchos de los funs del grupo es su favorito y para mí en mi modesta opinión, aunque no sea su mejor album o de sus 5 mejores albumnes, es la obra mas ambiciosa de Ray Davies y de toda su Carrera, y es una autentica joya musical, a pesar de no ser recomendados para iniciados, se trata de una maravillosa Opereta conceptual “Preservation” dosificado en dos Actos, el primer Acto mas convencional daba paso al enorme y maravilloso doble album, Acto 2.

  27. No me gusta el integrismo de la Beatlemania, pero yo diría al autor ¿Cuántas canciones de Ray Davies perduran en la conciencia humana?. La humanidad se acuerda solo de You really got me, sin embargo, las composiciones de Lennon/McCartney y Jagger/Richards han pervivido hasta nuestros días. ¿No es la pervivencia musical una manera de evaluar la calidad compositiva?. Así debería ser. Ray Davies era un gran compositor, pero en la memoria colectiva han perdurado las mismas canciones que en el repertorio de Los del Río.

  28. Pues con ese mismo argumento te cargarias a Bob Dylan, por no hablar de que tambien a la mayoria de los autores de musica clasica. Mencionar a la “humanidad” asi, en toda su extension, suena como muy grandilocuente cuando lo que quieres decir es que no te gusta el integrismo de la beatlemania, pero que en el fondo, eres uno de esos.

  29. Mola el esfuerzo justificativo del autor. Pero lo mejor es la reivindicación de Ray Davies, en eso estoy de acuerdo con varios comentarios.
    Por lo demás, como decía Harry el Sucio (creo): “las opiniones son como los culos, cada uno tiene el suyo y cree que los de los demás apestan”.

  30. Por una parte dices que no hay que hacer tanto caso a los números y a la cantidad de material por sobre la calidad, pero lo ponderas especialmente cuando descartas a Townshend rápidamente, como para quitarle a Davies al verdadero y único rival en ese aspecto, porque en el estrictamente musical, los Who iban sobrados.

    Lo que no te puedo perdonar es que has metido en la carrera a los Rolling, que en el aspecto puramente letristico, están a años luz de Davies, de Dylan no te digo nada, nunca me ha gustado, lo considero uno de los artistas más sobrevalorados que hayan pisado la faz de esta tierra.

    Si coincido que Davies es el mejor letrista de los años 60’s pero creo que Townshend a la larga consolidó una mejor carrera.

    Me habría encantado que detallaras en toda forma las letras de Davies mas que sus estadísticas, has quedado a deber, pero se agradece que te acordarás de este genio casi olvidado.

  31. A mi me da igual cuantas canciones hicieran cada uno, sólo sé que las LETRAS de Ray Davies son INSUPERABLES

  32. Matute, eres mi héroe…

  33. Muy largo. Solo se mide la cantidad y no la calidad, sin demeritar a Davies. Una cosa: los Beach Boys están desde el 59 en eso ya hay desigualdad.

  34. Desde que el maestro Nitsche dijo que dios ha muerto se acabaron los absolutos. ¿Cuál es la mejor banda o músico? Pues el que le guste a cada uno. Y no se les olvide que The Kinks son los creadores del mayor número de géneros del rock. ¿No lo creen? Investíguenlo.

  35. A mi me gustaban más Jean and Dean que los Beach Boys. Fuera de dos o tres canciones, Pet Sounds me parece un disco aburrido a más no poder. Sorry.

  36. No sé si viene mucho al caso, pero a Dave Davies le echaron del colegio a los quince años porque le pillaron tirándose a una compañera en un parque (a la que dejó preñada, por cierto). De manera que, dado el sesgo numérico del artículo, habría que concluir que Ray es más prolífico, pero su hermano es indudablemente más fecundo.

    Ah, y los Kinks son grandes, pero los Who más grandes, y Beatles y Rolling sencillamente juegan en otra división. Es como comparar peras con manzanas. A mí me gustan las cerezas (Small Faces, Steve Marriot es otro gran infravalorado).

  37. Magnifico artículo, personalmente me encantan las tres bandas. Sin duda Ray Davies es uno de los compositores más importantes de los 60.
    De todas formas, las comparaciones son odiosas, sobretodo si las haces contra los putos Beatles, hace algún tiempo yo era Stoniano jajajaja y los odiaba bastante.
    Con los años y tras mucha música escuchada, ni los Rolling, ni los Kings, ni la virgen María, no hay una obra musical (y probablemente nunca la habrá), que sea más rica, más creativa, con más calidad ni más consistente que la de lo Beatles. Pese a quien pese.

    • totalmente de acuerdo. Llevo muchos años escuchando rock, y la mayoría se me va desvaneciendo en el recuerdo juvenil veinteañero, o en la decepción… pero The Beatles me van creciendo a cada escucha, a cada día…

  38. aqui de argentina…tengo a los fab four en el olimpo… pero los kinks y Ray me derriten….son mejores que los who..beach boys ..doors..zeppelin..y todos ellos los escuche a full. los kinks siempre fueron contra la corriente…de solo pensar que en el medio de la psicodelia y colores tuvieran su postura de sacar un album color gris!!! o Athur…primer album conceptual…perdon who..tener el primer tema hindu…Fancy. o esa joya de bossa nova…lo tienen? y ni hablar de esa guitarra de you really got me…el SOLO!!!!! Y aca paro…porque JOHN ,PAUL GEORGE Y RINGO van a tener que encorgerse un poco para dejar entrar a los insuperables,unicos ,prodigiosos y eternos KINKS. viajeros del tiempo.

  39. Por diós!! ¿qué es esto? ¿quién la tiene más grande?.

  40. Los mejores compositores españoles debe ser Bisbal y Amaral, si tenemos en cuenta los nro 1 en ventas en el top 20.

  41. Sin lugar a dudas, Fran. Las cosas como son. :)

  42. Dices que Lennon-Macca “sólo” tienen en su haber el 86% de la composición total de Beatles…o sea, casi el 90, o sea, casi todo!! descontemos las intervenciones de Ringo, que solían ser versiones o compuestas por Lennon-Macca, y las de Harrison, que son buenas (y algunas obras maestras), pero que serán un 8% de total. Yo creo que está claro. Además Harrison no me parece el gran olvidado, ¿por que se creó esa leyenda desde que murió? siempre tuvo éxito comercial en solitario, (aunque mucho de su material no me gusta demasiado y me parece sobrevalorado) pero hay que reconocer que eran un par de canciones por disco de los Beatles…ah!, y el solo de Taxman ya sabemos que es de Paul…
    Referente a Ray, que me gusta bastante, para mí no tiene comparación con los de Liverpool (de hecho, nadie la tiene); en calidad vocal no hay quien se les acerque (puede que a veces los Beach Boys en armonías). Ray Davies es inteligente (a veces demasiado, diría yo), y aunque puede cantar con éxito muchos estilo (blues, rock, pop, música de variedades inglesa, cabaret…), no se puede decir que tenga calidad técnica vocal, al contrario que Mccartney, increible y perfecta su variedad vocal.
    Tambíen peca (a mi humilde entender) de pedantería y egolatría. Se le nota, y la lucha interna con su hermano también (buenísimo guitarrista, y acertado contrapunto agudo a la voz de su hermano, pero disperso musical, y, me temo, mentalmente, quizá por culpa de las sustancias peligrosas; sólo escuchar su, en general, horrible carrera en solitario, y creo que estareis de acuerdo conmigo).
    Los primeros redondos de los Kinks, exceptuando dos o tres hits de Ray, eran rithm & blues de la época, discos que te puedes encontrar de cualquier grupo que empezba en los 60 (veáse Stones o Who), pero the Beatles, aunque versioneaban bastante, ya se les veía una profesionalidad y un saber hacer, en cualquier tipo de canción (desde melódica a rock´n´roll,) que se salían de la media… y la evolución era cada disco que sacaban. Nadie, ni siquiera los Rollings, se les acercaba cuando cantaban R´n´roll de los 50. Cuando Macca versioneaba a Elvis o a Little Richard, tenía su misma calidad, cuando Lennon o Harrison, o incluso Ringo, (veáse Matchbox) igualaban al original.

  43. Pingback: Lo Parte Any 4 Núm. 22 | Lo Bloc de Lo Parte

  44. Pingback: Descartes - Jot Down Cultural Magazine

  45. …”Celluloid Heroes” debe ser una de las más sublimes canciones que la humanidad haya conocido, grandes, grandes y grandes…

  46. No sólo fué el mejor compositor de la década de los sesenta como dijo el mismisimo Pete Townshend, sino también de los seTenta con los inmensos albumnes “Lola vs Powerman” el mejor album de ese año, “Muswell Hillbillies”, de los 5 mejores album de ese año, las meritorias y épica mega obra “Preservation” (especialmente Preservation Act 2), que solo Ray sabía hacer algo diverso, distinto, arriesgado y un desparrame creativo brutal, y la estupenda trílogia “Sleepwalker”, “Misfits” y “Low Budget”.
    En mi humilde opinión John Lennon y Ray Davies fueron los mejores compositores de los 60 y 70 por su calidad y sus carrera tan prolifica… luego vienen los Dylan, Young, Mccartney y para los puestos de Uefa Europa League, los que componían a medias Jagger/Richards, Mercury/May, Paige/Plant, los que no sabian convivir con el otro… Ray Davies era puro compositor, Productor, con malos ejecutivos discografico, No tenía a George Martin, Nunca tuvieron grandes colaboraciones de entidad como otros grandes, en busca de mas popularidad. Fueron vetados a los mejores eventos musicales, y vetados en la radio en EEUU en su epoca dorada. Y la publicidad y el marketing era la de un equipo de regional. Así que era imposible competir con grandes transatlántico. A todo esto adoro a todo estos grupos citados.

    God Saved The Kinks!!!

  47. Esta claro que John Lennon Y Ray Davies son los mejores compositores de la musica contemporanea ya cada uno tendrá su elección si uno era el mejor o el otro. Ray Davies siempre le faltó popularidad que tenían otros sin tener el talento ni la capaciadad de hacer albumnes como churros sin mediodicridades. Tampoco vendió y sus obras maestras pasaban de maneras desapercibidas, mientras otros vendian millones de copias a costa de las idas que recogian prestadas de Ray Davies (Led Zeppelin/Queen/Davie Bowie/Marc Bolan/Ac Dc/The Who/Rolling Stones/The Jam/Blur/Oasis…. Pete Townshend no fue menor en decir textualmente, que para él Ray Davies fué el mejor compositor de los sesenta, y que para mí en mi modesta opinión,tambien lo fué durante la decada de los setenta con sus obras maestras “Lola vs Powerman”/ “Muswell Hillbillies”/las tres méritorias Operetas, sobre todo la genial e imponente “Preservation” y la vuelta al rock covencional con su gran trílogía “Sleepwalker”/”Misfits” y “Low Budget” y cerrando con la gran gira “One For The Road”. Es un grupo de culto y aquí demuestra de verdad que al que le gusta la música consigue tener a este genial e influyente grupo del Sr. Davies.

  48. La canción es un género mixto. Tal vez otros sean más completos en el aspecto musical. Como retratista de la sociedad de su tiempo, como documento de utilidad para supuestos historiadores o sociólogos del futuro,… Ray es el más grande de todos los mencionados. No me cabe la menor duda.
    Su esforzado heredero en los primeros 80 en esta vena fue Paul Weller. Entre los jóvenes aspirantes que suspiran por acudir como invitados de Ray para recibir su bendición o compartir su aura están Noel Gallagher y Damon Albarn.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies