Jot Down Cultural Magazine – De héroes, niños y utopías

De héroes, niños y utopías

Publicado por
Raiders-of-the-Lost-Ark_3

En busca del arca perdida (1981). Imagen: Paramount Pictures / Lucasfilm

Ah, las corrientes de opinión… a veces se convierten en maremotos que arrasan con el criterio, la razón o la opinión individual. Y, a veces, acaban fijando en esa especie de memoria colectiva popular ideas que damos por ciertas, clavadas en nuestra cabeza como la espada atrapada en la roca. Lo hemos visto recientemente con la última adaptación a cine de los Cuatro Fantásticos, universalmente aclamada como una de las peores películas de la historia del género superheroico, como si viviéramos en un mundo que no ha tenido que sufrir a un Batman con pezones. Y es que basta un visionado sin prejuicios de la película de Josh Trank para darse cuenta de que, entre sus muchos defectos y algún despropósito, asoman virtudes que, si no la convierten en una gran obra (spoiler: no lo hacen) sí la sitúan por encima de mucha, mucha morralla como Elektra, Batman & Robin, Catwoman o las propias e infames primeras adaptaciones de los 4F. Es tan corto el amor y tan presto el olvido: claro, hoy es fácil pensar en la serie de Netflix y olvidar que tuvimos aquel mediocre Daredevil con la cara de Ben Affleck y una mirada perdida que no se debía a la ceguera.

Pasado el tifón del estreno, los Cuatro Fantásticos no quedará para la posteridad como una gran película (ese tercer acto que lo arruina todo…), pero sin duda tampoco es Josh Trank la reencarnación de Ed Wood que algunos han querido ver. Pero claro, con el ejemplo reciente surge la duda: ¿cuántas veces hemos hecho algo similar, crucificando a una película que no lo merecía? ¿Con qué obras hemos sido injustos, condenándolas a un olvido o desprecio que no se corresponde con la realidad? ¿O quizá, por el contrario, hemos encumbrado como dios de la cinematografía a algún triste hombrecillo que movía los hilos tras la cortina de la Ciudad Esmeralda? Igual es hora de reevaluar algunas ideas preconcebidas…

Star Wars. Episodio I: La amenaza fantasma

oie_2105819vKMuCiDR

Star Wars: Episodio I – La amenaza fantasma (1999). Imagen: Lucasfilm

Quizá con Jar-Jar Binks empezó la gran moda de la lapidación colectiva de películas icónicas. Y ojo: no seré yo quien defienda al bicho, que es sin duda lo peor de la cinta (junto con un par de chistes de cacas y pedos dignos de alguna serie televisiva española). Pero ya hubo que hacer un esfuerzo en El retorno del Jedi para que los ewoks no nos impidieran ver el bosque de Endor, y en esta sucede algo parecido: dejando aparte algunas concesiones a la infantilización, y obviando las comparaciones con la trilogía original, La amenaza fantasma sigue siendo una gran película de aventuras espaciales por sus propios méritos. Con un derroche de inventiva que no se veía desde las novelas pulp de Edgar Rice Burroughs (o desde las épocas doradas de la Marvel, en todo caso). Un villano y un duelo de esgrima que habría firmado encantado Michael Curtiz. Una carrera digna de William Wyler. Y una banda sonora como ya no se hacen. En suma, y aun con gungans y midiclorianos, La amenaza fantasma fue (y sigue siendo, vista hoy) más imaginativa, audaz y emocionante que cualquier otra superproducción estrenada en 1999. No en vano el fallecido Ángel Fernández-Santos la calificó en El País como «cine de riada, porque se sale mejor persona después de bañarse en él». No es poco, y no es fácil hoy en día encontrar películas así.

Y es que, os pongáis como os pongáis, La amenaza fantasma le da mil vueltas a

Matrix

Matrix

Matrix (1999) . Imagen: Warner Sogefilms

Que por mucho que en su día fuera recibida como la segunda venida de Philip K. Dick, esta discretita película de ciencia ficción se ha desinflado con el paso del tiempo como un soufflé mal cocinado. Vale, no es un espanto, y se deja ver como entretenimiento si no ponen nada mejor en la tele. Pero no deja de ser una sarta de tópicos (¿«sigue al conejo blanco»? ¿En serio? ¿A estas alturas de vida?) y malas interpretaciones (Keanu Reeves hace que Ben Affleck parezca Konstantin Stanislavski), personajes planos, pensamientos filosóficos de cuenta de Twitter e ideas recicladas de filmes mejores. Todo ello, claro, envuelto en unos efectos especiales que, en su momento, disimulaban bastante bien las mil carencias de la película. Agotado ya el efecto sorpresa, qué quieren que les diga: me quedo con Dark City y Nivel 13.

Por no hablar de unas secuelas que ríete tú del supuesto declive de Lucas y Spielberg: los Wachowski apenas tardaron cuatro años en alcanzar las más profundas simas de la ridiculez. Hablando de lo cual…

El reino de la calavera de cristal

indy 4

Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal (2008). Imagen: Paramount Pictures / Lucasfilm

No, Spielberg no había perdido su toque. No, los aliens no son más inverosímiles que «la ira de Dios». Y no, lo de la nevera no es lo más tonto que ha pasado en una película de Indiana Jones. Pero vayamos por partes…

Lo cierto es que servidor aún se queda perplejo ante el torrente de furia vertido contra Steven Spielberg por Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal. El bueno de Steve sufrió en sus carnes las iras desatadas unos años antes por La amenaza fantasma, y por idénticos motivos: sobre todo, la incapacidad de competir con películas que solo existen en nuestra memoria. «Ah, pero yo he vuelto a ver las antiguas y…». Ya, pero cada vez que vemos En busca del arca perdida, en realidad estamos proyectando la película que vimos de niños. No me entiendan mal: creo que es una cinta maravillosa, y otro tanto puede decirse de Indiana Jones y la última cruzada. Pero son aventuras tan inverosímiles como ver a James Bond volar con una mochila propulsora, y ahí radica su encanto. Nos hemos creído el poder del arca porque lo hemos interiorizado, lo hemos hecho nuestro y ahora nos parece que siempre ha estado ahí. Unos hombrecillos verdes del espacio interdimensional no pueden competir con eso. Además, no podemos pasar por alto una de las grandes virtudes del film: si las tres primeras entregas eran un tributo a los seriales de aventuras de los años cuarenta, la cuarta, introducida ya de lleno en la era atómica, homenajea a los seriales de ciencia ficción de los cincuenta, llenos de hombrecillos verdes y platillos volantes. ¿O es que preferíamos una tercera demostración del poder de Dios?

Por otro lado, El reino de la calavera de cristal es una coda impecable para La última cruzada: el spielbergiano tema del padre ausente se invierte de manera magistral, e Indy, hijo desatendido de Sean Connery, se ha convertido no solo en el abuelo entrañable que era aquel (pantalones a la altura de la sobaquera incluidos), sino en un espejo de su desastrosa labor paternal. Todo un ejemplo de autocrítica, madurez y melancolía por parte de un Spielberg que, como su Peter Banning, acabó creciendo a la vuelta de Nunca Jamás.

Y si en esta defensa de la indianidad notan ustedes una ausencia, eso es porque…

… El templo maldito…

templo maldito

Indiana Jones y el templo maldito (1984). Imagen: Paramount Pictures / Lucasfilm

… nunca fue tan buena como las demás. Ya, ya, yo también me he quedado un poco así al escribirlo. Pero es verdad. Imaginen mi sorpresa cuando descubrí que mis mejores recuerdos de Indiana Jones y el templo maldito eran en realidad de El secreto de la pirámide. Que era la misma película, pero mejor hecha. Y es que vale, el comienzo en el club Obi-Wan es brillante (all pun intended), y hay momentos impagables aquí y allá. Y, qué demonios, es Indy, así que mola y punto. Pero de nuevo son los anteojos color de rosa de la infancia… ¿Cómo, si no, podemos criticar la escena de la nevera y dar por buena la del bote salvavidas? ¿Un crío chino de metro y medio haciendo artes marciales contra guerreros gigantes? ¿Indiana Jones frenando un vagón con los pies cual Pedro Picapiedra sin acabar con un muñón a la altura de la rodilla? Súmenle a todo ello a la peor «chica Jones» de la serie (una Willie insoportablemente gritona) y a un protagonista egocéntrico y nada heroico, mucho menos atractivo que el Indy que discutía de igual a igual con Marion Ravenwood… y tenemos la película más descompensada de la, hasta ahora, tetralogía. Tampoco es válido el argumento tan repetido de «pero es la más oscura de las cuatro» como si eso fuera un valor per se. ¿Qué hay de bueno en una película oscura de Indiana Jones? Precisamente el tono que hizo grande al personaje ensalza todo lo contrario: aventuras old-style, no sufrimiento y desolación.

En todo este fenómeno de las opiniones colectivas, es obligado mencionar una curiosa manía que se ha instaurado entre los espectadores del siglo XXI de manera generalizada: el odio visceral e irracional a cualquier personaje infantil o juvenil que se atreva a manchar los recuerdos que atesoramos de nuestras propias sagas de la niñez. Donde antes aceptábamos a Tapón, ahora rechazamos a Mutt o al pequeño Anakin. Escudándonos en unas supuestas carencias interpretativas que no son tales, o en una pretendida construcción deficiente de sus personajes. Y es que podrá decirse lo que se quiera de Hayden Christensen, pero Jake Lloyd o Shia LaBeouf defienden sus personajes con una solvencia que ya hubiéramos querido ver en Ke Huy Quan o Sean Astin. La otra excusa suele ser que «no era necesario meter a un niño». Uno acaba teniendo la sensación de que son celos, pura y llanamente: que somos incapaces de aceptar que otro crío ocupe el protagonismo en esas nuevas historias: un lugar que aún sentimos que pertenece por derecho al niño que fuimos.

Inteligencia artificial

Inteligencia artificial

Inteligencia Artificial (2001). Imagen: Warner Bros. Pictures

Además, ¿quién somos nosotros para dar lecciones sobre la infancia a Steven Spielberg? Si el mismo Stanley Kubrick entendió que no había nadie mejor que el director de Hook para hacerse cargo de la historia del pequeño David en Inteligencia artificial… Y aquí topamos con una opinión generalizada que es, además, radical e históricamente falsa (atención, vienen spoilers: si no has visto Inteligencia artificial, te espero unas líneas más abajo, entrados ya en materia de superhéroes). Cuando se estrenó la película, muchos medios la presentaron como la obra semipóstuma de Stanley Kubrick, finalizada por Spielberg tras la muerte de aquel y según sus propios antojos. En realidad, y aunque el proyecto fue impulsado inicialmente por Kubrick, este decidió muy pronto que la adaptación del relato Los superjuguetes duran todo el verano, de Brian Aldiss, necesitaba a un director con unas sensibilidades distintas a las suyas, y rápidamente se lo propuso a Steven. Juntos fueron desarrollando el guion, pero siempre con la idea de que lo dirigiera este último. En cualquier caso, todo ello llevó a la idea errónea de que el epílogo, en el que David despierta después de miles de años para encontrar a los últimos seres (mecánicos) que sobreviven en el planeta, era una concesión de Spielberg al happy ending. La conclusión facilona, superficial y, en definitiva, errónea, era que Kubrick, mucho más frío y cerebral, habría acabado la película con David sumergido bajo el agua, esperando, por toda la eternidad.

Lo cual solo demuestra que a los seres humanos nos gusta más un golpe de efecto barato que la lógica y la coherencia. Porque ese supuesto final kubrickiano, qué duda cabe, nos habría hecho salir del cine impactados. Y luego, al llegar a casa y repasar mentalmente la película, nos habríamos dado cuenta de que faltaba algo. Que no podía acabar ahí. ¿Qué significaba el modo en que el film representaba a los humanos? ¿Cuál era la moraleja de este Pinocho futurista? ¿Qué nos querían decir con la escena (esta sí, salvajemente kubrickiana) del «mercado de la carne»? Todo ello quedaba en suspenso, y muchos de los hilos argumentales que se habían ido tendiendo a lo largo del metraje se truncaban de golpe al llegar esa escena, ese no-final, para resolverse de golpe en el epílogo. Lo mismo ocurría con la historia del propio David. Acabar ahí, por suerte, nunca fue una opción para ninguno de los dos directores. El desenlace de Inteligencia artificial necesitaba un final para el viaje de David, pero los dos cineastas no contaron con que los espectadores nos estamos volviendo cínicos y descreídos, y la ciencia ficción ya no es terreno para soñadores, sino para distopías. No queremos niños en nuestras pantallas, y si por un casual los hay, qué coño… que sufran. Vivimos en la era de las relecturas oscuras de la fantasía, y no se libran ni los géneros más luminosos, como ya demostrara…

Watchmen

watchmen

Watchmen (2009). Imagen: Warner Bros / Paramount Pictures / Legendary Pictures / Lawrence Gordon Productions / DC Comics

Claro, tarde o temprano había que dar una vuelta de tuerca al género superheroico, y allá por los años ochenta, en pleno reinado tenebroso de Margaret Thatcher y Ronald Reagan, gente como Alan Moore o Frank Miller redefinió el cómic tirando por la borda la esperanza. El mundo estaba jodido (lo sigue estando), y eso siempre da como resultado un buen puñado de obras maestras en cualquier disciplina. Watchmen, el cómic de Moore y Dave Gibbons, hizo lo que nadie había hecho hasta entonces. Entre otras cosas, porque presentaba a los superhéroes como imperfectos, llenos de defectos y vicios, y en definitiva humanos. Pero Watchmen era mucho más que una historia oscura: era una exploración de los límites del cómic como medio artístico. Por eso, cuando Zack Snyder lo adaptó a cine creyendo ser absolutamente fiel, adaptó coma por coma la letra, sí, pero se olvidó de la música. Llena de juegos de espejos y simetrías, de simbolismos, de capas superpuestas de argumentos y temas que se retroalimentaban, la obra de Moore era sobre todo experimentación narrativa. Los ritmos y engranajes del cómic no estaban en la película, y daba la impresión de que el cineasta ni siquiera había sido consciente de esos elementos. Watchmen, el film, no es un desastre, y puede que sea lo más decente que ha hecho Snyder en toda su carrera, pero está muy lejos de ser una adaptación digna del Quijote de los cómics. Por supuesto, buena parte de los aficionados la recibieron como una obra maestra, porque era oscura, era despiadada y era (engañosamente) fiel. Toda una reacción contra aquella encarnación de la verdad y la justicia que una vez fueran los héroes del tebeo como Superman. Oh, a propósito, ¿recuerdan aquella gran película llamada…

Superman Returns

superman returns

Superman Returns (2006). Imagen: Warner Bros / Legendary Pictures / Peters Entertainment / Bad Hat Harry Productions / DC Comics

… que tan injustamente recibida fue? Aún resuenan en alguna parte los gritos enfebrecidos de los fans, quejándose de que no había suficiente acción, que Superman no peleaba, que todo era demasiado cursi y bienintencionado. No querían ver un relato de fuerte carga metafórica (toda la película es un remake de la Pasión de Cristo, como por otra parte ya lo eran E. T. o Matrix) sobre el sacrificio, la inspiración y la esperanza. Ni una continuación de aquellas superproducciones maravillosas con las que creímos por primera vez, Christopher Reeve mediante, que un hombre podía volar. La marcha de John Williams ya no funcionaba, y el público clamaba por un héroe nuevo para un mundo nuevo. Un mundo peor, de colores desvaídos, donde el rojo, el azul y el amarillo resultan ya demasiado ingenuos, demasiado naífs. Tuvo que venir…

El hombre de acero

man of steel

El hombre de acero (2013). Imagen: Warner Bros.

… de nuevo dirigida por Zack Snyder, para hacernos ver que la oscuridad no es un valor por sí misma. Por un lado, porque la tortura existencial que le sienta como un guante de neopreno a Batman no encaja con las coloridas mallas del kriptoniano. Por otro, porque Snyder nunca entendió que lo cool, sin unos personajes que impulsen adelante la historia, apenas da para hacer pósteres molones y fondos de escritorio de Windows (un poco lo que le pasaba a La vida de Pi, solo que sin provocar tanta vergüenza ajena. Pero no voy a entrar ahí). Si algo nos enseñó Joss Whedon en Los Vengadores (qué demonios: ya en Buffy, cazavampiros, muchos años antes) es que una escena de acción no es una pausa en la historia: una escena de acción es la historia. Por eso sus protagonistas no dejan de hablar, sufrir, reflexionar y, en definitiva, evolucionar mientras se pegan entre sí. Cuarenta minutos de hostias como panes a palo seco no son cine, Zack. Caray, ni siquiera son pressing catch.

Y súbele el contraste a la tele, anda.

Podría uno seguir eternamente, porque infinita es la injusticia del ser humano (o quizá porque aquí un servidor es fundamentalmente puñetero y le gusta llevar la contraria). Podría argumentar que en el Spiderman 3 de Sam Raimi, la infame escena del baile y el Peter Parker «emo» no consiguen arruinar una obra coral en la que todos los personajes están unidos por el tema común de la redención y la búsqueda del perdón. O que Los Goonies tiene problemas de ritmo que la sitúan muy por debajo de otras obras míticas de su quinta, como La princesa prometida o Dentro del laberinto. Que en el Dune de David Lynch hay más cine que en toda la filmografía de Michael Bay. Pero en definitiva, la lista sería interminable y tampoco es la intención de este texto sentar una cátedra alternativa a ese extraño pensamiento único que criticábamos.

Lo que quizá sí merece la pena es preguntarse por qué condenamos algunas obras por las mismas razones que antes aplaudíamos otras. Si no será, quizá, que ahora juzgamos las historias de manera sumarísima e implacable porque hemos crecido y, como el adolescente que juega a ser mayor fumando a escondidas, despreciamos los divertimentos infantiles y renunciamos al sentido de lo lúdico creyendo estar, a estas alturas de la vida, por encima de algo tan pueril. Quizá hoy, adultos resabiados, no estamos dispuestos a dejarnos llevar por el disfrute sin buscar detrás de cada rincón dónde está la trampa, el error, el truco que revele que todo es mentira… Queremos historias sombrías, secas, con finales tristes, resignados y convencidos de que la vida, al final, era eso. Pero a fin de cuentas, si la fantasía ha de servir para algo, es para recordarle al niño que fuimos que la aventura y la emoción aún se esconden tras la segunda estrella a la derecha. Nos están esperando.

60 comentarios

  1. Sé que escribir una respuesta a una opinión exige una argumentación más o menos pormenorizada. Mea culpa, hoy me permitiré una excepción: La Amenaza Fantasma no le da mil vueltas a Matrix.

    • No puedo estar mas de acuerdo contigo, la puesta a parir de la amenaza fantasma viene dado de mezclar lo mistico ( la fuerza de las anteriores peliculas ) con lo cientifico ( los puñeteros bichos esos que me niego a nombrar ) es lo que arruina todo y a partir de ahi va cuesta abajo, lo mismo con las 2 peliculas posteriores, sin mencionar el abuso de CGI que hacen que pireda el encanto, acaso nadie añora esas humaredas despues de los tiroteos??? vease la entrada triunfal de Darth Vader en el episodio IV en la fragata de la princesa Leia ( le dan un punto de credibilidad que realmente no la tiene, no existen los blasters y lo sabes ). Lo mismo le ocurre al reino de la calavera de cristal, Jones viene de una serie de aventuras con poderes misticos, poderes de dioses o hechiceria, como comparas eso con extraterrestres??? Es mas lo de las calaveras de cristal son objetos que realmente existen, eso de que provengan de extraterrestres ya es discutible. Otra vez el mismo fallo de mezclar lo pseudo cientifico, por llamarlo de alguna manera, con lo mistico.

    • Es que no hace falta ni decirlo. Son películas que no se pueden juntas ni siquiera en el mismo párrafo. Matrix habrá envejecido mejor o peor, y su contenido sería plagiado en mayor o menor parte, pero es indudablemente una película que funciona. La Amenaza Fantasma es sencillamente un desastre, confirmado por prácticamente toda la gente que trabajó en esa película. Son tantos los niveles a los que no funciona que hasta aturde pensar en ellos. Pretender que funcione porque te gusta la banda sonora y el trabajo artístico no tiene sentido.

  2. Yo debo ser el mas tonto o menos listo de la sala. A mi I.A. me pareció una gran película las 3 o 4 veces que la he visto… solo, acompañado y finalmente llevando a mis hijas de la mano y abrazándolas cuando sufrían por David.

    Lo que reconozco es que el final me decepciono como una suerte de Deux ex machina porque no atiné a entender que esos seres eran mecanicos, pense que eran marcianitos… y por ende me pareció un final pobre.

    Las tres veces.

    Pero entonces saninternet redentor de estupidos sacó esa teoría de que eran robots del futuro y todo encajo.

    O no.

    Pero lloramos con ese brillante último día. Ole por Spielberg, David se lo merecía.

  3. Estoy totalmente de acuerdo con la tesis del artículo, pero, sinceramente, elige mal algunos ejemplos, o no acabo de entender el sentido de elegirlos. Es decir, “La amenaza fantasma”, “El reino de la calavera de cristal” y “Superman returns” son películas “bombardeadas” por crítica y fans que el autor defiende (y ahí no me meto, es un artículo de opinión). También “aceptamos” Matrix, como película comúnmente alabada, opinión no compartida por el sr Ruíz (ahí tampoco me meto). Pero “El templo maldito” es la película peor considerada de la trilogía original y el autor sólo lo reafirma; de la misma manera, ni “Watchmen”, ni “El Hombre de Acero” son películas particularmente alabadas, más bien lo contrario, y él tampoco lo hace. Por último Inteligencia Artificial es un “empate técnico”, diría, entre partidarios y detractores, con lo cual tampoco es un ejemplo de eso que llama “corrientes de opinión”.

    • A mi también me gustó IA. Es una película de ciencia ficción como deben ser estas. Te ofrece una pregunta, ¿qué es ser humano?, y te ofrece una respuesta: ser humano es ser consciente de tu vida y su trascendencia, y desear la supervivencia por precaria o indigna que ésta sea. Son tan humanos los hombres del mercado de la carne, con sus odios (nacidos del miedo) y sus fanatismos, como los androides que huyen, se apoyan, se curan y son solidarios y empáticos entre sí.
      Pero además la película te ofrece un caramelo final, especialmente si eres padre. David pasa miles de años soñando con el hada madrina que le conceda el deseo de ser un niño digno de la madre que adora, y los marcianos (yo pensaba que eran alienígenas) le conceden un día entero con ella. La moraleja que yo quiero entender es que pasar un día entero con tu madre, y con tu hijo, sólo para tí, bien vale una eternidad de sueños.

  4. De acuerdo con lo de Indiana Jones y la Amenaza Fantasma. No comparto en absoluto las observaciones sobre Watchmen, Hombre de Acero, o Superman Returns (ponerla por encima de la de Snyder, en serio? Si eso no es ver la vida con lupas de nostalgia, como se achaca a otras críticas en este mismo artículo, ya me contarán)….

    • Pues no necesariamente. El hombre de acero es uno de los bodrios más infumables que he podido ver en cine. Más de una hora de aburrimiento absoluto (menos 10 minutos de Kriptón) y pretencioso aderezado con algunas imbecilidades que harán historia (como Kevin Costner y el autobús de los niños, o Kevin Costner, el perro y el tornado), para, de repente, enzarzarse en otra hora de tortas sin sentido, mal rodadas (entre la música, la dirección y el montaje demasiado rápido y confuso -que les informen que los planos de más de segundo y medio son legales- salí necesitando una aspirina) y con un argumento ridículo. Para más inri dura casi dos horas y media la jodía y los actores son horrorosos (¿Por qué ha tenido que hacer esto Diane Lane?) y esta jalonado con chistes malos metidos con calzador (y encima remata la película con uno de ellos). En fin, calamitosa. Si a usted le gusta, sus razones tendrá, no seré yo quien le saque de su evidente error; ahora, no lo achaque a nostalgia porque no, es mala con avaricia. La del “Superman returns” es pretenciosa y cursi, pero al menos no da dolor de cabeza ni provoca tanta vergüenza ajena (aun así, mala es, muy lejos del carisma que desprendía de Christopher Reeve).

  5. La Amenaza Fantasma es un truño se coja por donde se coja. No soy fan de la saga galáctica, pero creo que está muy sobrevalorada por las hordas de fans que la han mitificado gracias al enorme merchandising de la franquicia, instaurado en nuestra memoria sentimental a través de todo tipo de artículos. Si nos ponemos tiquismiquis, desde el punto de vista de la física no aguanta ni un round, aunque sé que el objeto del artículo es primar lo inverosímil y rescatar al niño que una vez fuimos. Decir que Matrix es mala es arriesgado. ¿Pretenciosa? Sí, pero también fascinante, y prueba de ello es que no ha envejecido nada y será vista dentro de muchos años de la misma manera. Las secuelas son infumables.

    • Si no eres fan de la Saga Galáctica, igual tu opinión es más subjetiva. Yo soy fan de la saga galáctica y la Amenaza Fantasma es un truño se coja por donde se coja :). Lo peor es que el Episodio 2, el ataque de los clones, es aún peor (si es que puede ser peor) y la gente no lo sabe ver.
      Con Matrix pasa, más o menos, lo mismo que con las tres primeras películas que se hicieron de Star Wars: Es mítica y marcó un antes y un después en la historia del cine. Siempre será “Buena”.

      • Yo creo que La Amenaza Fantasma es en líneas generales peor película que El Ataque de los Clones. El problema de esta última es que sus partes malas (básicamente todo lo relacionado con Anakin Skywalker y la parte romántica) son extremadamente malas, lo peor que se ha hecho en toda la saga. Por eso puede dejar una sensación peor que La Amenaza Fantasma, pero si las ves las dos en perspectiva yo creo que Clones mejora un poco la cosa.

        • Como de opiniones trata el artículo, ahí va: para mí El ataque de los clones es la peor película, muy de largo, de la hexalogía (o como se quiera llamar a la saga). La amenaza fantasma tenía bastantes más alicientes: volver a la saga, atreverse a meter política, un mundo hostil como Tatooine bien renovado, un esclavista graciosete (Watto), un Palpatine al que aún no se le había ido la pinza y aún es intimidante, más que patético, una espada doble que, digan lo que quieran, tenía su gracia, una carrera de vainas emocionante, etc. Vale, tenía midiclorianos y a Jar Jar Binks. Sin embargo, no tenía a Hayden Christensen, al romance más cursi de la historia del cine ni a Yoda dando botes como un duende puesto de anfetaminas. Además introducía a personajes interesantes. Qui-Gon Jinn era un jedi diferente (y cómo olvidar su “siempre hay un pez más gordo”) y carismático -gracias a Liam Neeson-, Darth Maul daba miedo, una princesa Amidala guapa e interesante (aunque lejos de Leia, por supuesto), un Ben Kenobi con todavía algo de carisma… Y aun así, es regularceja, pero la segunda es vomitiva. La tercera empieza bastante mal, pero al menos se deja de marear la perdiz y ofrece un duelo entre Obi Wan y Anakin digno de recordarse (y uno entre Anakin y Dooku que puede pasar), con una banda sonora que ayuda a la épica. Luego ya la cagan con el nacimiento de Vader y volviendo a poner a repartir tortas a Yoda, pero bueno, algo es algo. La escena cumbre de la de los clones destruye toda la mística y el encanto alrededor de los jedi y los sables láser metiendo a 30 o 40 luchando en una plaza de toros (y encima perdiendo, tócate los huevos).

  6. De acuerdo con lo dicho por el autor sobre La Amenaza Fantasma, pero con un *gran* pero.

    La Amenaza Fantasma, como película, es pasable. Pero integrada dentro de una saga (y creo que es un hecho que no hay que dejar de lado, pues así se concibió) es absolutamente irrelevante.

    Intentando minimizar los spoilers: no aporta realmente nada al arco argumental. El arco argumental trata sobre la evolución de un personaje que en la tercera película tiene que tomar una decisión, pero La Amenaza Fantasma no aporta nada sobre ese personaje sobre esa evolución o porque termina tomando esa decisión. Además, la gran mayoría de personajes que aparecen en ella o no vuelven a salir o son nuevamente presentados en la segunda. El único hecho relevante es presentar a la madre del personaje… y, bueno, eso podría haberse hecho en el principio de la segunda película.

    En mi opinión, podían haber empezado esa trilogía por la segunda película, añadiendo el prologo necesario, sacar una película ahondando en la evolución de *ese* personaje y terminar con la tercera tranquilamente.

    • No estoy de acuerdo con que sea irrelevante. Primero, porque no se trata solo de presentar a la madre, sino de mostrar la pureza del Anakin niño, antes de ser corrompido por los Sith, sí, pero también por la trasnochada filosofía de los Jedi y su política de “no aferrarse a los seres queridos”. Haber visto a ese niño le da una dimensión especial a su posterior caída, y a su redención final. Y segundo, porque muestra el ascenso de Palpatine al poder con su magnífica duplicidad (de lo mejor de la trilogía). Con todos sus problemas (que los tiene), me parece que aporta una perspectiva muy interesante a lo que viene después.

      Como ves, podría estar debatiendo eternamente sobre el tema ;)

  7. Sinceramente, esto de Jotdown empieza a ser preocupante (o casi enfermizo). No había visto una sarta de gilipolleces reunidas en un solo artículo desde hacía mucho tiempo.

    • Absolutamente de acuerdo. Se que parecere durisimo pero es que el grado de desinformacion generalizacion “porquesi” que supura cada linea es aterrador. Por no hablar de la falta de criterio. Lo que viene a decir el artculista es que las pelis que han sido fails monumentales para critica y seguidores y que con los años sus imperfecciones han ido aumentando hasta causar mofa y befa entre el respetable..pues que no es asi y que no nos lo tomemos tan a pecho porq probablemente todo sea cuestion de si la vemos con espectativas de adulto o con optica y edad infantil.

  8. No es que queramos que la fantasía sea oscura, es que es oscura. Desde la mitología clásica (si se acepta el parentesco), pasando por los cuentos de hadas clásicos, o la ficción de superhéroes. Otra cosa es que cuando somos niños vemos la acción y lo oscuro es sólo simbólico, pero cuando somos adultos, lo oscuro ya no es simbólico, ya lo vemos en imagen completa, para recordarnos que más vale que aprendamos de esas historias de ficción algo interesante, porque ya no somos niños y vemos tras nosotros el rastro del tiempo y de la muerte.

  9. De acuerdo en que muchas críticas furibundas vertidas contra las adaptaciones literarias o continuaciones de sagas pecan de intentar comparar el nuevo producto con el recuerdo que se tiene del original, sucumbiendo a la nostalgia o poniendo el listón a una altura inalcanzable (no se puede ser sublime sin interrupción, mal que le pese a Baudelaire). Pero, todo hay que decirlo, es el mismo pecado que comete el autor al comparar una gran película de superhéroes como Watchmen con el tebeo original, una de las cimas de su género.

    Otra contradicción es criticar la postura pseudointelectual, tan de moda estos años, de considerar la sordidez y oscuridad como un valor añadido, como la única manera adulta de rodar una película, especialmente si es de superhéroes (parecen defender que los tebeos, y sus adaptaciones cinematográficas, no son infantiles, y lo hacen cambiando su tono, lo que es tirarse piedras contra su propio tejado), y acto seguido caer en una falacia similar, también muy recomendable si uno quiere parecer el entendido del grupo durante el coloquio, de que si es una metáfora (o una parodia), es buena, como si tener referencias más o menos cultas y de una sutileza variable (nula en el caso de Superman Returns) fuera, per se, un mérito.

    Como indica otro usuario, también ha servido este artículo de mera excusa para dar algunas opiniones que no vienen a cuento dado el tema tratado, que es la de defender una postura contraria a la corriente de pensamiento: “El hombre de acero” fue puesta a caldo más que alabada, “Inteligencia artifical” está bien considerada salvo por su final -vamos, lo mismo que opina el autor-, “El templo maldito” es, mayoritariamente, tenida por la peor de la trilogía original y Dune, aunque denostada en su día, es casi una película de culto hoy, sea lo que sea eso.

    Aun con todo, buen artículo, a pesar de no estar de acuerdo con todo, evidentemente (si alguien creyó que era mala “La amenaza fantasma”, debió de ser porque se formó la opinión antes de ver “El ataque de los clones”).

    PD: los aliens de “Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal” no son menos verosímiles que la ira divina en el mundo real, pero dentro de la película sí lo resultan, probablemente por lo grandilocuente de las escenas finales (no es raro que a Spielberg, gran director inmerecidamente castigado por gustar y ganar pasta a espuertas, se le vaya la mano con algunas escenas y efectos especiales).

  10. Es un artículo de opinión, y por lo tanto se puede coincidir más o menos con el autor, pero tiene un trasfondo muy interesante: cómo afecta la edad al prisma con el que vemos una película. Yo me pregunto en muchas ocasiones si me gustan las películas de cuando era un adolescente porque son buenas, o porque sencillamente era un adolescente y me ‘calaron’ más de lo que puede hacerlo una de las de hoy en día.

    • Estoy completamente de acuerdo con este comentario. Para empezar porque, efectivamente, es un artículo de opinión, y como tal hay que tratarlo aunque no se esté de acuerdo. Generalmente jotdown destaca porque los artículos son buenos y quienes los comentan, aportan además mucho interés y generan debate.
      En segundo lugar, estoy también de acuerdo con que el articulista nos lleva a ese trasfondo del prisma. Muchas de estas películas representaron algo en su día, y aunque podamos aceptar que son de poca calidad en algunos casos, para nosotros significan algo. Ocurre igual con las canciones de esos momentos importantes de la vida.

      Y lo dice uno que ha leído el Señor de los Anillos una barbaridad de veces y en varios idiomas, y sin embargo no es capaz de tragarse las películas (otra vez) porque le quitan magia a la imagen que el libro, la fantasía y la edad de lectura, han proyectado en la mente.

  11. El último Indy y los tres truñazos con jedis demuestran dos cosas. Que Lucas ha envejecido fatal y que nunca ha sido un buen guionista. Otra cosa es su capacidad para crear historias que luego otros han desarrollado en Courier Prime. Pero criticar ” El templo maldito ” por su falta de verosimilitud es como tomarse en serio la saga Matrix (son legión quienes lo hacen, empezando por los Wachowski) o cualquier cosa que haya escrito, dirigido o excretado Joss Whedon (este por lo menos no se toma en serio ni a si mismo). Y si tiene algo en contra de los Goonies, dígalo sin necesidad de mentar a William Goldman o a Jim Henson y Terry Jones. Se merece usted ver eternamente las creaciones de J.J. Abrahams y Lindelof. Eso y nada más.

    • Aplauso cerrado

    • Las películas fantásticas y de ciencia ficción también pueden resultar inverosímiles. Por muy futuristas, místicos o extraños que resulten los objetos y demás, estas películas poseen una lógica interna. Es decir, independientemente de que lo sucedido en ambas películas sea físicamente imposible, a mí también me resulta más inverosímil “El templo maldito” (y peor aún “El reino de la calavera de cristal”) que, por ejemplo, “Matrix”. Y, evidentemente, soy consciente de que ninguno de los dos argumentos está muy cercano a la realidad.

  12. ¿De verdad que un adulto siempre es mejor crítico que un niño? A ningún niño hay que explicarle la necesidad de que I.A. tenga ese final, como no hay que explicarle el final de Pinocho.

  13. No se equivoque no se considera mala una película de Indiana Jones o de James Bond por su falta de verosimilitud. Uno espera que a Indy le reboten las flechas está hecho para eso, lo que la hace mala es la pérdida del carácter del personaje en la que no resuelve por si solo ninguna aventura y pierde todo sarcasmo que le hacía atractivo. Si a eso le sumas efectos digitales en versión vomitiva (excepto los primeros 10 min de la cinta no hay ninguna localización real todo es croma) y situaciones, ya no verosímiles sino ridículas que no vienen al caso (vease tarzán de los monos) o intentar hacer pasar las hormigas carnívoras como algo inquietante al estilo de los escarabajos en La Momia (sin llegarle a la suela de los zapatos), sale un bodrio y un engaño diciendo que eso es una película de Indiana Jones
    Por volver al ejemplo cercano de La Momia, que ya la ví siendo mayor y no tengo ninguna idolatría infantil, la disfrute como cochino en un charco. La película de La Calavera de Cristal es una parodia de sí misma al estilo de scary movie.

  14. Hombre, aunque no compartía algunas de las cosas comentadas (normal, es un artículo de opinión y cada uno sus gustos) todo iba bien hasta que he llegado a londe Dune.

    No puedes hablar en serio. Dune de David lynch esprobablemente la peor película que he visto (y veo muchos truños que disfruto jeje).

    Esa peli tiene el mérito de ser la única que habiendo pagado por ella (un alquiler de euro y medio, afortunadamente) no la pude terminar de ver. Y no pude, literalmente, por la verguenza ajena que me estaba dando.

    Como te comento, puedo ver y disfrutar películas que se pueden considerar truños sin problema. Pero Dune supera todo lo que he visto.

    Peliculas malas, aburridas, malas interpretaciones, historias lamentable, mal rodadas… De estas habré visto varias (algunas reuniendo varias de éstas características) pero peliculas que me hicieran sentir vergüenza ajena casi en cada fotograma, solo recuerdo esta.

    Reconozco que no la vi entera (llegué hasta algo más de la mitad, y luego vi a cachos a ver si cambiaba algo).

    Es que ni juntando los momentos más cutres de los dramones televisivos y peliculas catastróficas de serie z que emiten a veces a los mediodias creo que pasaría tanto bochorno.

    Pero bueno, eh, es solo una opinión! Es que no se por qué, en cuanto he visto lo de dune algo muy en mi interior ha saltado como un muelle y me ha incitado a escribir jijiji.

    Saludos!

  15. Por cierto, su comentario criticando a Los Goonies le hará arder en el infierno eternamente.

    Lo sabe ¿no?

    Pd: hereje!

    • Ay, sabía que lo de los Goonies me traería algún tipo de castigo… En cuanto a lo de Dune, pese a sus profundos defectos, siempre defenderé la audacia de su concepción visual, entre otros valores.

  16. punto 1- La amenaza fantasma no es que no sea pelicula, que no lo es. Carece de la mas minima consistencia en los elementos del genero. Por no tener no tienen ni protagonista definido y sus personajes y cada linea de guion es intrascendente. Busquen a Mr Plinket en youtube, el les hara un analisis pormenorizado desde luego mejor que esta EXAGERADAMENTE benebola referencia. (por cierto, el germen de la amenaza fantasma, si es correcto,…fueron los ewoks, hay razones para lapidar a unos personajes que al principio iban a ser wookies y fueron introducidos solo para vender muñecos,…consulten a MR Gary Kurtz sobre el tema)

    punto 2- Matrix desinflada? Matrix sigue viva pues aun no ha sido igualada y sigue siendo permanentemente imitada. Su sombra es tan poderosa y alargada que sus propios creadores estan sucumbiendo a ella (los wachovsky aun no han parido algo de semejante magnitud). Matrix es ademas un capitulo de avance tecnologico en la forma de hacer cine que aun no ha cambiado. (consulten cualquier guia de vfx, esta en la historia del cine) Solo alguien que no sabe de cine se puede permitir semejante desahogo. Esta usted perdonado.

    punto 3- Estas perplejo porque probablemente no viste la saga en orden o simplemente Indy te la suda. Pero si Indy 4 esta por derecho propio en la historia del cine es como la destruccion voluntaria de un icono cinematografico del siglo 20. Hay un acuerdo de critica y publico y ya sabeis,..si camina como un pato y hace cuack quizas sea un pato (busquen de nuevo a Mr plinket en youtube el les explicara)

    punto 4- La frase ” Imaginen mi sorpresa cuando descubrí que mis mejores recuerdos de Indiana Jones y el templo maldito eran en realidad de El secreto de la pirámide” en un articulo en el que se intenta apostolizar sobre cine. Es como intentar escribir un articulo sobre musica de cine y confesar que confundes la score de superman con la de star wars. Lo grande del templo maldito es lo que le hace cine, su guion su fotografia su musica y su sentido del espectaculo..algo que por lo que se lee en el articulo para ti esta en segundo plano .

    punto 5- el que tenga problemas con un personaje infantil sin entender la pelicula en la que esta insertado es que DE NUEVO no sabe de cine. el niño de IA es perfecto porq de el va la pelicula es el eje de la tematica y el espiritu de esa obra cinematografica. El niño de la amenaza fantasma, esta impostado y sobra, para empezar no tiene timeline con quien sera su furuta mujer (natalie portman) que es abiertamente mayor que el. Ves? es posible analizar/criticar un personaje infantil sin irse al argumento generalizador de la “mania a los niños”

    punto 6,..veo que tocas el punto de superman SNyder y el de singer..con el criterio que has despachado en todo lo anterior juraria que te gustan,..hasta serias capaz de decir que el superman de Donner te parece anticuado y excesivamente valorado,..fijate si el traje es de licra mala ….mola mucho mas los modernos que estan injustamente apaleados por gentes superficiales que solo miran el ritmo el guion el sentido y mensaje de la pelicula….y no se fijan en lo importante que es lo muchisimo que añade a un profesor de arqueologia llamado doctor jones,.. que resista una explosion nuclear en una nevera. O lo buenisimo que es que nos expliquen que la fuerza son unos muñequitos que hay en la sangre….donde va a parar…..la explicacion mistica de la fuerza del imperio contrataca era muy poco definida!!!! que superficial el guion de lawrence kasdan!!

    • punto 1- La amenaza fantasma será una mejor o peor película, pero indudablemente ES una película. No se le puede negar esa categoría ni siquiera a engendros como The Spirit, de Frank Miller, como no se le puede negar la categoría de novela a 50 sombras de Grey. Y sí, La amenaza fantasma tiene grandes y graves problemas, pero también grandes y ninguneadas virtudes.

      punto 2- Por fortuna, hace mucho que nadie se molesta en imitar a Matrix, tras una moda frenética de querer calcarla en lo visual. Y los blockbusters hace años que dejaron de lado el famoso “bullet time”, que parecía que iba a redefinir el género. Los avances tecnológicos no los cuento como logro artístico. Si no, La amenaza fantasma tampoco admitiría discusión, ¿no cree?

      punto 3- Si hay un acuerdo mayoritario entre la crítica cinematográfica mundial es que Indiana Jones 4 es una gran película. No se fíe de mi palabra, échele un vistazo a esta web, que monitoriza nada menos que 255 críticas de entre los medios más destacados http://www.rottentomatoes.com/m/indiana_jones_and_the_kingdom_of_the_crystal_skull/

      punto 4- La frase ” Imaginen mi sorpresa cuando descubrí que mis mejores recuerdos de Indiana Jones y el templo maldito eran en realidad de El secreto de la pirámide” no es ninguna confesión, sino un comentario irónico sobre ciertos parecidos argumentales y de puesta en escena entre algunos momentos de ambas películas: momentos que, a mi juicio, están mejor resueltos en la de Levinson. Por supuesto, en ningún momento las he confundido.

      punto 5- Es curioso que sostenga que el eje de AI es el niño y que, sin embargo, el de La amenaza fantasma sobra: el niño TAMBIÉN es el eje de esa película. Otra cosa, sobre la que sí se podría discutir, es que esté mejor o peor tratado, pero, ¿sobrar? Entonces no habría película. El “timeline” con su futura mujer… la diferencia de edad es de solo 5 años, una distancia más que salvable para cuando alcanzamos el episodio II. Que es cuando comienza su romance, y no antes.

      punto 6- El Superman de Donner es la plantilla en la que se han mirado todas las películas de superhéroes posteriores. Precisamente la voluntad casi obsesiva de alejarse de él es lo que acabó por arruinar el de Snyder. El de Singer, aunque lejos del original, al menos trata de mantener su espíritu, y eso me parece bastante mejor que este último anti-Superman snyderiano. Gracias por debatir :)

      • 5 El niño de la amenaza fantasma no sobra. estaremos de acuerdo que simplemente no existe ni cinematograficamente para el propio creador de la pelicula, que lo introduce como protagonista casi a la mitad de la cinta.hasta ese momento la pelicula es una trasnochada y adolescente indigestion de la primera trilogia. llena de personajes y personajes y personajes sin la menor enjundia para culminar en un crio que ni siquiera (te pongas como te pongas) puede dar respuesta a la portman en una inversimil tension sexual. La amenaza fantasma no es por lo tanto Psiko ni Lucas Hitchcock no cabe coartada posible para una estructura tan rompedora, mas bien se trata de uno de los involuntariamente claro, peores guiones de la historia. Recordar a titulo informativo que Lucas nunca destaco en direccion ni en guion si sin embargo como un rompedor productor ejecutivo y director departamental con muy muy buena mano para la creacion y desarrollo de ideas originales. Su despeñamiento con la nueva trilogia era la cronica de una muerte anunciada. Asi como su desenterramiento de Indiana Jones en el mas triste akelarre cinematografico hecho en una secuela desde la hija de Dartacan. Defender la obra de alquien que considera que hay que retocar Star wars y no Howard el pato creo que deja perfectamente situada la cuestion.

        Seguiré con otros apartados de su contestacion cuando la lea detenidamente. Y gracias por tomarse mis navajazos de una forma tan deportiva. Le honra

  17. May: “lo que la hace mala es la pérdida del carácter del personaje en la que no resuelve por si solo ninguna aventura”… si eso fuera así, la peor película de Indiana Jones sería el Arca Perdida, como bien señalan en The Big Bang Theory: “Indiana Jones no juega ningún papel en el resultado de la historia. Si no hubiera estado en la película, los Nazis habrían acabado encontrando el Arca, la habrían llevado a la isla, la habrían abierto y habrían muerto exactamente igual.”

    Y, en cuanto a la pérdida de carácter, la película menos consistente en el retrato de Indiana Jones es El Templo. Tras la escena inicial, ese personaje no es un arqueólogo, o al menos no le importa el valor arqueológico de lo que persigue. Ni siquiera es un héroe, es un señor cínico que se tropieza con las situaciones a regañadientes.

    • Con independencia de explicaciones revisionistas mas o menos lucidas calavera de cristal no funciona porq EFECTIVAMENTE el doctor jones no toma parte activa y eso no quiere decir que el vaya a cambiar el curso de la historia, lo que quiere decir dicha frase es que INDY en su cuarta aventura, no lidera, no protagoniza, no foll@, no mata violentamente , pasa por la trama formando parte de una troupe de personajes (madre mujer amigo socio hijo y perro) en la que queda diluido durante toda la pelicula y de la que solo sale para decir o hacer gili@lleces a la sombra de su hijo (verdadero protagonista tapado de la cinta). En las anteriores peliculas Indy pegaba con todo su ser en cada puñetazo, le latigaban le pegaban un tiro, arrojaba arena o mordia a su oponente en un brazo notabas el polvo del camino. Estaba rodeado de mujeres bellas y el era bello, era un tio fornido y sudoroso…y cuando habia que hablar como un arqueologo c@ño!!! te ibas a una biblioteca y resultaba que las cosas que decia estaban en los libros de arqueologia y mitologia religiosa…buscad por favor un tratado arqueologico de calaveras de cristal

  18. El autor del artículo ha caído en el mismo error que critica pero desde otro frente. Sí, vale, es cierto que a veces idealizamos películas de nuestra infancia. Cualquier tiempo pasado fue mejor y todo el rollo…

    Pero existe el problema opuesto. Aquellos que piensan: “No puede ser tan mala. El problema debo ser yo que estoy viejo y soy incapaz de juzgar la peli objetivamente porque vivo atado a mi pasado. Seguro que en realidad es un peliculón” Pues no. A veces no. A veces el tiempo pasado SÍ fue mejor y la peli moderna es, en efecto, una mierda. “La amenaza fantasma” es un truño. La compares con la peli que la compares de ahora o de hace 50 años. Lo mismo para el nuevo Indy que roza la vergüenza ajena aunque ni hayas visto sus predecesoras.

    Que lo de “cualquier tiempo pasado fue mejor” no sea siempre verdad no quiere decir que sea siempre mentira. El cine de aventuras y juvenil ha sufrido una involución y una pérdida de calidad enorme. Y no es por mirar las pelis con el filtro de la nostalgia. Y si no que alguien se haga una sesión doble “Gremlins” y “Goonies” y al día siguiente se trague “los juegos del hambre” y “Crepúsculo”. Y luego que me cuente milongas del “filtro de la nostalgia”

    A veces una mierda es simplemente una mierda. La mires como la mires.

  19. Vayamos por partes. En primer lugar, entiendo que el artículo se orienta a desmitificar las obras repudiadas por el público (pero aun así viene a decir que Man of Steel es caca porque Superman es sombrío, aquí hay un poco de incoherencia). Sin embargo, no todos los ejemplos son los mejores.

    Matrix 1 sigue siendo ahora una obra de culto dentro de la ciencia ficción, fue una revolución en su dia (tanto a nivel conceptual como innovador) y no tiene mala crítica por ningún sector (exceptuando el hipster) asi que no termino de entender por qué aparece en el artículo. Hubiera tenido más sentido defender sus dos secuelas, las cuales sí fueron vapuleadas por todo el mundo (aunque personalmente me gustan ambas y creo que son buenas secuelas, que no mejores).

    Y con respecto a Indiana Jones… creo que está mal enfocado. El problema de Indiana Jones 4 no es su inverosimilitud (como bien dice, todas las pelis de Indy lo son) sino que no funciona como película de Indy. El Reino… (pese a empezar magistralmente bien) cae en el tópico de las películas de acción en las que todo pasa muy rápido y sin conexión entre escenas con un guión pobre, de ahí que las “Indianadas” lejos de las leyes de la física chirrien y sientan mal al espectador y sean diana de críticas y burlas. En Indy 2 (que tampoco es que me guste en exceso) el espíritu Indy sigue intacto, aventurero, torpe, presentándose ante una trama por la que todos querríamos pasar. De ahí que Tapón o la molesta Willie no sean buenas ideas, pero tampoco destrozan la película ni la hunden en el fondo de un pozo. Hay equilibro, contraste, es una Georlucada/Spielberiada pero que no naufraga un buque que se sostiene gracias a mantener su esencia. ¿Ocurre lo mismo en Indy 4? No a partir de la mitad de la película. La primera hora es magnífica (siempre lo diré) pero obviar toda la iconografía de este personaje para hacer una persecución destrozaselvas infumables, hormigas carnivoras por ordenador y al final unos extraterrestres que resultan ser seres interdimensionales y que se van por ahí reventando una zona entera de suramérica, es pasarse 10 pueblos. Si ya de por si has abandonado cualquier sensación de aventura y logicidad con tu propia historia para meter solo planos “chulos” (y las comillas están precisamente porque dichas escenas tales como Shia balanceándose con los monos o la nave interdimensional activándose provocan arcadas en vez de euforia) es normal que las idas de olla resulten inaguantables en lugar de funcionar (como si ocurre con las demás películas de nuestro aventurero favorito) La ira de Dios, a fin de cuentas, fue en una isla perdida y lo que ocurrió se quedó solo para los “expertos”.

    En fin, es un artículo con contenido, que saca a la luz elementos con los que sí, podríamos reflexionar sobre porqué destrozamos intelectualmente unas cosas (en este caso, películas) y no otras, pero erra precisamente en lo mismo que quiere criticar. No puedes venir diciendo que Indy 4 no está tan mal porque es igual de fantástica que sus precedesoras pero decir que Man of Steel o Daredevil son mierda porque no te han gustado el enfoque de ambas (al igual que mucha gente).

  20. Disculpa, pero “La calavera de cristal” no hay por dónde cogerla… Es un capítulo de Expediente X más que una película de Indiana Jones. Desde luego, para mi que desde niño soy super fan de Indiana Jones, sólo existe una trilogía, la cuarta es una tomadura de pelo, empezando por los perritos de la pradera en su fundido con la montaña de la Paramount, pasando por la nevera, y acabando por los marcianitos y las naves espaciales. ¡¡¡Venga ya, hombre!!! Si por algo se caracterizó Indiana Jones es por ser una película de aventuras que nos hizo interesarnos por la historia y la arqueología. La cuarta sólo es un delirio de George Lucas que arrastró (a regañadientes) a Spielberg que no estaba de acuerdo con gran parte de la historia.

  21. El artículo es interesante y acierta en algunos aspectos (glorificación nostálgica, desdén a las películas recientes, etc). Sin embargo no duda en introducir una dosis importante de trolleo.

    “La amenaza fantasma” me decepcionó muchísimo. No digo que sea una mala película, pero simplemente no me motiva en absoluto y prefiero ignorarla. No sólo el niño me importó un pimiento, también Qua Gon Jin, Darth Maul… Las dos siguientes me parecieron directamente abominaciones. Increíble en “El Ataque de los clones” cuando la sala entera se partió de risa por un diálogo supuestamente romántico. Es cuando Annakin le dice a Padme “cuando estoy contigo hay algo en mí que crece”. LOL

    Cometes un error grave con las pelis de Indy. Hay películas que se enmarcan en una época concreta y luego envejecen y pierden su magia. Hay otras atemporales que se convierten en clásicos. Por ejemplo, podrás ver “El bueno, el feo y el malo” en 2050 y seguirá siendo una obra maestra. Con “Raider of the lost ark” pasa algo parecido, es simplemente magistral. Con sus elementos sobrenaturales y sus fantasmadas, por supuesto. “El templo Maldito” es una excelente peli de acción ochentera, con algunos defectos evidentes que le sacan de las grandes ligas. Pero vamos, pese al insoportable Tapón y la insoportable Willy, me sigue pareciendo excelente. Y respecto a “La última cruzada”, una película que podré haber visto unas 20 veces fácil, es un gran entretenimiento (casi comedia) mejor considerada de la anterior cuando en realidad no es más que un remake de “Raiders” con un tono de parodia evidente.

    La peli de Indy 4 lo tenía todo para triunfar. Harrison Ford en buena forma, multitud de medios (ahora digitales), el regreso de Marion, la novedad de la Guerra Fría, etc. Sin embargo la cagaron con una mierda de guión que no hay por dónde cogerlo. La historia es ridícula incluso en el universo Indy. No se trata de si hay marcianos o no: es que se trata de un insulto a la inteligencia de principio a fin.

    • “El artículo es interesante y acierta en algunos aspectos (glorificación nostálgica, desdén a las películas recientes, etc). Sin embargo no duda en introducir una dosis importante de trolleo.”

      Sprocket no lo ha podido definir mejor. En cualquier caso, agradezco a Juanma Ruiz que proponga estos puntos de vista que nos hacen revisar por un instante nuestros propios recuerdos y opiniones.

      Aunque no hay que subestimar la opinión de nadie: el condicionante nostálgico es muy evidente y creo que la mayoría intentamos apartarlo antes de hablar. Como ha dicho el usuario Ramón, “A veces una mierda es simplemente una mierda”. También podemos estar de acuerdo en lo inverso, a veces una buena peli es una buena peli.

      Los condicionantes se diluyen con el tiempo y creo que ese mismo tiempo pone a cada obra en su lugar. Una película se sobrevalora o infravalora durante, tal vez, diez o quince años, que es lo que dura el eco de su estreno. A partir de ahí, sólo sobrevive si ha conseguido penetrar en el imaginario colectivo o en la propia técnica cinematográfica.

      Dentro de 30 años se seguirán usando películas como Matrix o El Arca Perdida como referente para listas y comparaciones. No creo que ocurra lo mismo con otras obras que aparecen en este artículo. Y no es nostalgia: también se sigue hablando, por ejemplo, de Ben Hur o 2001: una odisea en el espacio… yo ni siquiera he visto Ben Hur (ojo, sólo comparo este par de pelis con las anteriores por su impacto en el la cultura cinematográfica).

  22. La prueba del ocho de los postulados del autor la tenemos en los tebeos. Superlopez. Los doce primeros dan mil vueltas a todos los demas?.

  23. Prueba del ocho?. Ay.

  24. Sin entrar en muchos detalles puedo decir que en primer lugar, Watchmen es una muy buena pelicula que no merece estar en esta lista, A.I. esta muy por encima de la media de peliculas de ciencia ficcion y lejos de caer en el olvido y las tres pelicuas de Indiana jones (El templo maldito incluida) son clasicos que no solo siguen haciendo caja hoy en dia si no que ademas son el paradigma de lo que una buena pelicula de aventuras es. Si este articulo hablase solo sobre peliculas que de verdad tuvieron tan mala critica no nos hubiera resultado interesante leerlo. Entiendo que esa era la idea del autor, provocar. Gracias!

  25. Un problema sobre valorar este tipo de películas es que hay una tendencia a clasificarlas como obras maestras o como truños absolutos. Se pierde el término medio… Hay pelis de ahora que no son tan malas y hay pelis de antes que no son tan buenas. Pocas son truños absolutos y pocas son obras maestras.

  26. Hace poco volví a ver Matrix, no lo había vuelto a hacer desde el día de su estreno y pensé que no iba me iba a parecer tan mala como me pareció entonces (allá por el 99 mi grado de exigencia cinéfila era mucho más alto que ahora) Viéndola hoy me parece aún peor y si he sido especialmente cruel con esta película todos estos años ha sido porque me he encontrado legiones de defensores de Neo y sus colegas. Puede que tenga alguna virtud pero me la han vendido tanto que solo veo sus ridículas maneras. Basta encontrarte a alguien que defienda fervientemente alguna película que no te haya gustado para encenderse y acabar afirmando que es el mayor fiasco de la historia, y viceversa. Así es más divertido, ¿no?

    • Antes de que existieran todos los canales de información actuales aún podías encontrar una joya que no conocías; esa experiencia de descubrimiento mejoraba tu opinión sobre la película.

      Hoy en día el marketing infla las espectativas hasta niveles cósmicos e influye negativamente en la percepción del cine actual (no suele cumplirse lo prometido, pero esto ya es otra línea de debate).
      Lo mismo ocurre con las legiones de incondicionales. Yo, en particular, vuelvo a reflexionar mi opinión sobre una película al encontrar, muchos años después del estreno, legiones de estoicos fans. Un ejemplo es la serie de Star Trek, que a mí nunca me gustó, pero quizás esa obra pinchó un nervio que otras coetáneas no consiguieron. Eso para mí ya es un punto de partida para no tacharla de especialmente mala.

  27. Esto va de opiniones, no?:

    – La Amenaza Fantasma: Mierda, pero mierda de las gordas. La vi en el cine y no sabía qué me pasaba, hasta que me di cuenta que estaba cabreado de cómo podían haber mancillado la trilogía inicial con semejante engendro. Hace poco intenté volver a verla, a ver si era yo, y no, era ella, ese engendro.
    – Matrix: Me gusta, me parece una buena película que queramos o no ha influido en el cine posterior. Hace poco la volví a ver, ha envejecido un poco mal, pero me sigue pareciendo una buena película de ciencia ficción.
    -El Reino de la Calavera de Cristal: Sin llegar a lo comentado en la Amenaza Fantasma, me decepcionó, no le vi ritmo ni interés en ningún momento. El final me pareció una calamidad.
    – El Templo Maldito: Para mí es un arquetipo de lo que deben de ser las películas de acción: la escena de la carretilla, si no es una escena icónica del cine de aventuras apaga y vámonos.
    – Inteligencia Artificial: La vi ya sabiendo que las críticas no la ponían demasiado bien y… me encantó. Me pareció conmovedora y profunda.
    – Watchmen: Aquí me has dejado un poco loco. He leído la novela gráfica y no sé muy bien a qué te refieres. Salvo la historia del Navío Negro y el final, me parece que la película no solo es fiel, sino que para mí es la mejor película que se ha hecho sobre personajes de comic (no me atrevo a calificarla como de superheroes). Peliculón.
    – Superman Returns y El Hombre de Acero: Basurilla. No me las creo, pero como tampoco me creo a Supermán, me aburrieron.
    – Los Goonies: Obra Maestra.

  28. No entiendo el articulo. Me esperaba otro tipo de peliculas. Estas no me parecen especialmente que esten olvidadas y no valoradas. Al contrario. Tienen muchos fans.

  29. ¡¡Ja, ja, ja, ja…!!

  30. I.A. no juega en la misma categoría que las demás. Las otras pueden o no según el gusto ser un “no estaba tan mal”. La película que visionó Kubrich, es una obra superior que puede estar entre las cinco mejores de su director, lo cual es decir muchisimo.

  31. Muchas ganas de trolear hay en este artículo.

    Que La Amenaza Fantasma es una película “mala” no es una opinión, a estas alturas de la vida ya se le puede calificar como hecho. No, el problema no fue sólo Jar Jar Binks y los midiclorianos. Personajes muy, muy, mal perfilados, ausencia de protagonista con el cual identificarse el espectador, argumento incoherente y deslabazado, mezcla y confusiones de tono, etc… Los desaciertos de la película se podrían comentar durante horas. Eso no hay John Williams o coreografía de Ray Park que lo solucione. Si te gusta esa película, yo diría que tienes un problema.

  32. Cualquier película de Supermán es un mojonaco que no se lo salta un gitano. Ese personaje es más plano que un mapa de Albacete.

  33. Y Jar Jar Binks es pariente en primer grado de Alicia Camacho.

  34. Pingback: Hay más cine ahí fuera | De Truffaut a Darth Vader - BATUZA

  35. Pingback: Hay más cine ahí fuera | De Truffaut a Darth Vader - TodoCine

  36. Pingback: Movimiento Urbano » Hay más cine ahí fuera | De Truffaut a Darth Vader

  37. A mi la segunda trilogía de Star Wars me parece tan buena como la primera, o, al menos no me parece peor, lo mismo me pasa con Indiana Jones.
    En cambio con la nueva de Star Wars me parece que han intentado calcar las tres primeras y, para hoy en día, se ha quedado demasiado plana.

    IA me parece una de las mejores películas de la historia del cine, así, sin mas.

    El problema de Watchmen es que cuando la veía me parecía que ya la había visto. Se parece demasiado al comic y no aporta nada nuevo o diferente.

  38. Eso de que en Dune hay más cine que en toda la filmografía de Michael Bay es lo más snob que he leído en mucho tiempo. Dolor y Dinero es una maldita obra maestra. Y Transformers 3 es una auténtica lección de cine de acción y aventuras.

    • Toda la razón: Transformers 3 es una autentica lección de cine.

      De todo lo que NO hay que hacer.

      Es más, yo lo extrapolaría a toda la saga: personajes extraños (¿porque corre? ¿a cuento de qué dice eso?¿como ha llegado ahí? ¿no debería estar asustado?…), situaciones incomprensibles, planos rarísimos, tramas inverosímiles,…

      Malas a rabiar.

      Me gusta mucho el cine y, particularmente, me encantan los blockbusters, pero vamos Michael Bay merece ser acusado de brujería por la Santa Inquisición y ajusticiado acordemente.

  39. De estas películas sólo he visto Matrix, y me parece una buena. No tan mala como la han querido hacer parecer. Por el contrario, una muy mala que la gente por esnobismo se ve en la obligación de mencionar como un referente, la película que se encumbra como un bodrio infumable con el paso de los años, y con un final digno del peor videoclip de la Bonnie Tyler de los ochenta es, 2001 Odisea del Espacio, del genial Kubrick.

  40. Pingback: Encuesta: ¿quién es el mejor político del cine? | CinemaNet

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies