Banda sonora para correr por las paredes

Publicado por

Al contrario de lo que se puede deducir por lo surtido de nuestra sección gastronómica y lo parco de nuestros artículos relativos a la actividad física en primera persona —el sillón ball es otra historia—, en Jot Down somos unos apasionados del deporte. Aún así quizá sería bueno demostrar que hacemos otras cosas además de intentar comer de gorra.

Una de mis pasiones es correr. No solo delante de la policía, se entiende. Correr por el puro placer de correr. Hay gente que se lo toma como una tarea, para estar en forma, operación bikini y demás. Quizá este pequeño artículo le sirva de algo a ese tipo de gente, aunque no es a quien va dirigido. Mi intención es conversar con aquellos para los que correr supone una liberación. Ese rato antes o después de trabajar que se aprovecha para desconectar, si es generando endorfinas mejor que mejor. Hay gente que tira de la caja tonta. Una elección de lo más respetable. ¿Quién soy yo para criticar al gilipollas que se sienta en el sofá delante de alguna de esas maravillas como son los programas del corazón? Nadie.

Perdonen que me vaya por las ramas. Ya bajo. Me gusta correr y me gusta hacerlo con música. ¿Qué tipo de música? Pues precisamente de eso va este artículo. Precavido que es uno, intenté realizar un pequeño brainstorming en nuestra redacción. Uno de mis compañeros que prefiere permanecer en el anonimato, y yo no soy nadie para contradecir a Ricardo, me recomienda este disco. No, no cierren el navegador todavía. Esa pestaña sí. El disco está bien. Para ambientar un ataque vikingo en el siglo IX. Pero para correr… qué quieren que les diga, yo lo he intentado y en la tercera pista he tenido que parar porque me había entrado flato.

Así que, de momento, se van a tener que conformar con un único punto de vista. Pero ojo, que esta lista está avalada por muchos kilómetros y suelas desgastadas por todo tipo de suelo. No deja de ser una mera guía orientativa, cada uno tenemos nuestra forma de correr, la cual variará en función del circuito elegido y el momento del día que hayamos tenido. Por ejemplo, yo prefiero correr al final del día. Pueden quedarse con la lista completa, solo con algunas canciones o mandarla entera a la mierda y utilizar la sección de comentarios que hay más abajo para proponer las canciones «correctas». Insultándome o no, eso ya lo dejo a su elección.

Si están leyendo esto es porque ya saben de qué va el asunto o, no teniendo la más mínima idea, se encuentran aburridos y, por algún extraño motivo, han acabado en este artículo habiendo otros mucho más interesantes en la revista. Por cualquiera de las dos razones me veo con la facultad de saltarme la parte en la que les digo lo importante de un buen calentamiento, estiramiento, blablabla.

Empezar a correr puede ser complicado. Las primeras zancadas están para coger sensaciones, ver cómo se encuentran hoy nuestras piernas. Hay veces que lo mejor es empezar por el final, así que por qué no lanzarnos con algo como Ready To Start de Arcade Fire. Tanto la letra como el ritmo son perfectos para comenzar. Una vez que notamos el hormigueo de la sangre circulando por nuestras piernas, llega el momento de enchufarnos una de esas canciones que te va marcando el paso como es Seven Nation Army de The White Stripes. Para la elección de música de cara a correr es clave, además de que sean temas que nos gusten en mayor o menor medida, que tengan un ritmo acorde al que queremos llevar en nuestra carrera. Recordemos lo acontecido con el disco de Pantera mencionado algo más arriba.

¿Piernas calientes? Subamos el ritmo y las apuestas con esa maravilla que es Under Cover Of Darkness de The Strokes. Es im-po-si-ble escuchar esa canción y que nuestros pies no nos empiecen a llevar hacia delante. Aprovechemos la descarga de energía para saltar al single con el que debutó Jack Peñate, Second, Minute Or Hour. Un cantante y una canción rematadamente gay, lo admito, pero que nadie me toque las narices, que no he metido a Madonna. Todavía.

Llegado este punto deberíamos haber roto a sudar. Quizá sea uno de esos corredores que le gusta incorporar sesiones de fartlek de vez en cuando. Explicación para novatos. Si es así, tiene la suerte de que hoy mismo y sin que salga de casa, le traigo La canción del fartlek: Dance With Somebody de Mando Diao. Parece hecha con toda la intención del mundo para correr buscando dos frecuencias cardiacas distintas, intercalando periodos cortos de esfuerzo máximo con espacios más prolongados a un ritmo de recuperación. Si hasta son suecos como el que inventó la técnica, joder. Es muy posible que tras estos casi 4 minutos de mucha intensidad el cuerpo nos pida un respiro. Perfecto, vamos a bajar un par de escalones la exigencia, manteniendo la intensidad, con Dog Days Are Over de Florence and the Machine. Recuerda: corre rápido por tu madre, por tu padre, por tus hijos, hermanos y hermanas. Ahora viene una canción que nunca me había dicho nada hasta que descubrí su gracia durante una carrera. En la primera (y única) edición de la Human Race que se celebró en Madrid. Todos los participantes veníamos reventados de subir la Carrera de San Jerónimo, blanditos blanditos, cuando, al entrar en Sol, nos encontramos con un escenario y una banda tocando el Take Me Out de Franz Ferdinand a todo meter. Como inyectarte nitroglicerina en las piernas, parece que no puedes más y te revive.

Qué mejor forma de seguir nuestra huida hacia delante que con la voz de Nina Persson, es decir, The Cardigans, más concretamente con My Favourite Game; fantástica canción con un videoclip muy original en el que podíamos ver a Nina atravesando el desierto de Mojave en un Cadillac Eldorado con una conducción «ligeramente atrevida» que provocaba varios accidentes. Dicho vídeo fue censurado por los mojigatos de la MTv británica. Nosotros nos quedamos con el espíritu: tira para delante y que nada te detenga.

No paramos, saltamos un año hacia delante respecto al tema anterior y nos quedamos en 1999, con The Offspring y The Kids Aren’t All Right. Tres minutos de punk rock comercial del bueno. Toma oxímoron. Y vamos a darle al César lo que es del César. Veinte puñaladas no, me refiero a la única recomendación de Ricardo que sí me ha parecido bastante acertada para la finalidad de esta lista, el Search And Destroy de The Stooges. Joder, es buena y acompaña de vicio una buena carrera. Rematemos este pequeño grupo con Highway To Hell de AC/DC, una canción que nos va a servir de puente entre momentos de puro esfuerzo físico y otros en los que también cuenta la fortaleza mental.

Llega un punto en que la carrera puede volverse monótona, que nos fatigue a nivel psicológico. Esto pasa por ejemplo los días en los que tenemos rodadas largas. Cualquiera que salga a correr con cierta asiduidad sabe que hay días de simple trote cochinero. Por voluntad o porque el cuerpo ese día no acompaña. También hay canciones perfectas para estos momentos. Baba O’ Riley de The Who es una de ellas. Y, por supuesto, Johnny B. Goode del señor Chuck Berry, que a sus 84 años sigue dando conciertos. Respect.

Tenemos que ir pensando en terminar, que no estamos poniéndole la banda sonora a una maratón, y lo vamos a hacer con tres temas. Cualquiera de ellos sería perfecto para acabar, así que vamos a ir de menos a más. Primero con los ingleses Pulp y esa joya que es Common People. Tiene un crescendo genial. Si te dejas llevar por completo, es una canción que te vacía. Conviene medir bien la distancia. Después una canción que sirve para seguir corriendo cuando ya no te queda fuerza en el cuerpo: All These Things That I’ve Done de The Killers. Piensas que estás seco y todavía consigues exprimir algún kilómetro más a tus piernas. Coño, es que si te gusta el deporte, es imposible ver este vídeo y que no se te ponga la piel de gallina. Y acabamos de la mejor manera posible con una canción como la copa de un pino rindiendo homenaje a un músico aún más grande: Clarence Clemons, el saxofonista de la E Street Band que acompañaba a Bruce Springsteen. La canción es, claro está, Born To Run. Descansa en paz, Big Man.

Tienen en sus manos y orejas poco más de una hora de música que hará que sus pies vuelen sobre el asfalto, los caminos o el tartán. La clase de pista sí que la dejo a su elección.

Puede escuchar el playlist completo en este enlace de Grooveshark.

Ilustración: Diego Cuevas

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

44 comentarios

        • Pingback: Mira Mamá soy Runner. - Eme du Puits

        Comentar

        Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

        Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.