Juan José Gómez Cadenas: La paradoja de Fermi

Publicado por
Figuras grabadas en la placa de la sonda espacial Pioneer 10 informando a una posible civilización extraterrestre sobre la presencia de vida humana en la Tierra

Decíamos en el último post que la probabilidad de encontrar otras civilizaciones tecnológicas con las que poder comunicarnos, depende directamente de la longevidad de las civilizaciones. Nuestro cálculo (muy aproximado) arrojaba que:

Donde C es un número que puede valer alrededor del uno por mil (0.001). Imaginemos ahora qué condiciones tienen que darse para que no hayamos encontrado señales todavía. Dada la extensión del programa SETI creo que no es descabellado afirmar que si N fuera del orden de mil, habríamos detectado señales, pero si es del orden de 100 podrían habérsenos pasado por alto (no hemos barrido aún suficientes frecuencias). Pero si N vale 100 y C vale 0.001, entonces la longevidad de las civilizaciones es de cien mil años:

Y aquí viene la paradoja. Si en la galaxia hay del orden de cien civilizaciones tecnológicas, cada una de las cuales tiene cien mil años de edad (la distancia que nos separa del hombre de Cromañón), da igual que nosotros no les hayamos encontrado todavía. Deberían habernos encontrado ellos a nosotros.

Para comprender la lógica del argumento, imagine el lector, nuestra propia civilización tecnológica, que en la actualidad no tienen más de 100 años. Sin duda alguna, en los próximos siglos, tendremos que resolver algunos problemillas si queremos llegar, digamos hasta los 1000 años de longevidad tecnológica. Entre ellos: control del armamento nuclear, fuentes de energía y desarrollo (agrícola, urbano) sostenible, lo que a su vez probablemente implique control de la población, aumento de la longevidad, automatización del trabajo y (soñar es gratis) democracias igualitarias. No digo que todas esas utopías estén a nuestro alcance. Pero si no somos capaces de aproximarnos a ellas, dudo que nuestra civilización sobreviva.

Pero imaginemos que se da el milagro y allá por el año 3000 hemos superado la fase en la que devastamos el planeta y metido en cintura a generales, políticos y banqueros. Hemos evolucionado hacia sociedades justas, donde el trabajo está a cargo de robots y los ciudadanos se dedican de lleno a la ciencia, las artes, los servicios sociales y la mejora del ser humano. Los trabajos típicos en el año 3000 son: físico, pianista, eco-ingeniero, psicólogo del bienestar, creador de arte 3D… Y por supuesto, explorador. Por muy bien que nos vaya, es inevitable que el planeta se nos quede pequeño y es inevitable que, en cuanto dispongamos de la tecnología para ello, intentemos colonizar el sistema solar. Para el año 3000 los motores de fusión serán pan comido (de hecho, mucho antes) y estaremos explorando Marte, Mercurio, Júpiter y sus lunas…

Flash-forward al año 13000. Acabo de saltarme diez milenios de un tirón. Y otra vez, hay que asumir que nos ha ido bien, porque en otro caso suspendemos el examen de civilización longeva. Hemos tenido diez milenios (el tiempo que nos separa de la última glaciación, bastante antes de la invención de la agricultura o de la escritura) para explorar el sistema solar de arriba abajo, aprender a usar todos los recursos energéticos disponibles (en los planetas exteriores hay cantidades… planetarias… de hidrógeno para nuestros motores de fusión) y perfeccionar nuestras naves. Allá por el año 13000 sin duda estaremos enviando una flota a explorar la galaxia. Puede que en esa flota vayan humanos (los humanos de entonces, posiblemente muy mejorados biónica y genéticamente), puede que vayan robots inteligentes, o puede que vayan híbridos, cyborg mitad humanos y mitad máquinas adaptados al viaje espacial. Diez milenios de tecnología dan mucho de sí.

¿Dónde estaremos allá por el año 113000? No creo que sea descabellado asumir que llegaremos a viajar a fracciones importantes de la velocidad de la luz, quizá el 20 por ciento. Así que en cien mil años habremos llegado a unos veinte mil años de aquí, esto es, hasta el centro de la galaxia. Por supuesto, en el camino iremos colonizando los planetas que encontremos, estableciendo puestos avanzados, expandiéndonos en una red comunicada (aunque sea en diferido), tal como contaba en uno de los posts anteriores de esta serie.

Imaginemos ahora que esta historia se repite, no solo con nuestra civilización, sino con otras cien. Mientras que nosotros avanzamos desde el barrio periférico del Sol hasta el centro de la Vía Láctea, los killingon cubren la esquina opuesta y los vulcanos se mueven por el centro. En cien mil años nos da tiempo de sobra de encontrarnos todos y, dado que somos civilizaciones avanzadas y hemos superado la guerra, obviamente nos pondremos de acuerdo para formar la Fundación Galáctica con la que soñaba Asimov.

Imaginemos ahora, que en el año 113000 de nuestra civilización tecnológica (año 30000 de la Fundación) viven en un planeta de la estrella Vega unos tipos que acaban de inventar la electricidad, la energía nuclear y las hipotecas subprime (una civilización muy, muy atrasada, que lleva solo 100 años de tecnología y aún no se aclara). Nuestros veganos ponen en marcha un programa SETI… ¿Qué encontrarán?

¡Encontrarán una galaxia llena de gente! Terráqueos, Killingon, Vulcanos… Todas esas civilizaciones ancianas, tecnológicas y benéficas que acabamos de describir. De hecho, mucho antes de que los Veganos arranque su programa SETI, habremos pasado por allí en la expansión terráquea. Si por una casualidad se nos ha pasado por alto, apenas enchufen sus antenas podrán asistir en directo a la liga de Champions en su versión galáctica.

Y esta es la paradoja de Fermi. La ecuación de Drake indica que la única solución que permite una galaxia plural, en las que las civilizaciones coexisten, requiere que estas sean muy longevas. Si son muy longevas, presumiblemente son muy avanzadas (sostenibilidad), pacíficas (en otro caso tienden a destruirse pronto) y exploradoras (para no aburrirse). Pero si eso as así han colonizado la Vía Láctea y deberíamos haberlas  escuchado, deberían habernos visitado ya.

Y no escuchamos a nadie y nadie, que se sepa, nos ha visitado. Por tanto, o no hay civilizaciones tecnológicas longevas en la galaxia y, efectivamente, estamos solos (o solos en la práctica, demasiado separados en el tiempo y la distancia de otros náufragos de la Vía Láctea) o existe una conspiración (un club galáctico avanzado que nos observa pero aún no nos ha concedido el carnet de socios, lo que de paso exige que ET no se comunique en la banda electromagnética), o bien nadie abre la boca en la galaxia por la cuenta que le trae. Aquellos pardillos que delatan su presencia son aniquilados por…

¿Por quién? ¿No hemos quedado en que las civilizaciones avanzadas deberían ser pacíficas? Bueno, no necesariamente. Quizá existan otras soluciones evolutivas, como la formación de enjambres mecánicos (robots carentes de empatía con nuestras formas biológicas, dotados de inteligencia y organización social distribuida, tipo insecto social) que atacan y destruyen cualquier posible competición en la galaxia. Quizá la Vía Láctea es como una selva primigenia y nosotros unos pardillos llamando la atención de todos los depredadores de la zona…

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 
 

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 
 

ANUAL + REVISTA IMPRESA

75año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
4 Números impresos Jot Down
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + REVISTA IMPRESA + FILMIN

100año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
4 Números impresos Jot Down
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

21 comentarios

  1. Hay un dicho comico que es: la mejor prueba de que hay civilizaciones extrarrestres ahi fuera es que no kos han visitado… xDDD
    No quiero parecer conspiranoico, pero con el argumento de la no-interferencia si que me resulta muy factible que hubiese civilizaciones que nos visitan, o incluso tan avanzadas que directamente no le generamos el mas minimo interés.

    En el otro extremo esta la idea, tampoco descabellada, de que podemos ser la primera de la civilizaciones inteligentes de la galaxia y los killingon todavia estan en la edad de piedra. A fin de cuentas, si hay varias… Alguna tendrá que ser la primera.. No?

  2. También existe la posibilidad de que seamos parte de un experimento biológico a gran escala llevado a cabo por civilizaciones avanzadas, algo así como un show de Truman a nivel intergaláctico.
    Puede ser que las condiciones de habitabilidad de nuestro planeta fuesen preparadas o que al hallar un planeta con dichas condiciones se introdujeran organismos vivos para que se desarrollaran y poder estudiarlos.

  3. Fulgencio Barrado

    Como ejercicio de adivinación es divertido. Pero siempre encuentro que estas “divagaciones” son más propias de creacionistas y seguidores del “diseño inteligente”, que de científicos. Presumen una evolución direccional, como si la inteligencia, la habilidad tecnológica, y cualquier otra cosa en la que el ser humano destaque, sean valores absolutos en la evolución, y personalmente creo que son simples ventajas circunstanciales.
    Es posible que el desarrollo tecnológico humano nos sobrepase como especie y nos haga desaparecer, por poner un ejemplo. O que el ecosistema varíe en forma que ser un estúpido forzudo sea lo ventajoso, y nos veamos superados por otra especie. No sé, predecir sobre evolucionismo siempre es determinista, pero esos sí, divertido. Forma parte más de nuestra vertiente creativa-artística, que de la científica (aún cuando esta también disfruta de aquella).

  4. Hola, coincido un poco con todos, aunque no estoy del todo de acuerdo con que estas especulaciones tengan nada que ver con “creacionistas”. En mis posts, como siempre, intento hacer los números cuantificando qué entendemos y qué no. Es decir, una aproximación científica. Que un problema tenga muchas incertidumbres por falta de medidas experimentales, como es el caso, no lo hace intratable desde el punto de vista científico. De ahí que en estos posts haya usado la ecuación de Drake como elemento director.

    Pero también es verdad que en este asunto de si estamos sólo o no, de quién o qué hay ahí fuera, interviene la vena artística y soñadora, cómo no. Es un apasionante problema.

    Gracias por los comentarios!

  5. El artículo está escrito con mucha gracia. Creo que no podemos imaginar todas las posibles soluciones de la evolución. Puede que haya especies retorcidamente agresivas que se expanden sin cesar arrasando todo a su paso, como el Alien de Ridley Scott o, peor, como La Cosa de Carpenter. Puede que al movernos nosotros encontremos restos de civilizaciones muy avanzadas, longevas y pacíficas que han desaparecido por algún accidente o pequeño error de nada, como los Krell de Planeta Prohibido. Quién sabe. Por si acaso, mejor no levantar olas y escuchar sin armar mucho ruido.

    De momento la Pioneer lleva un mensaje: somos tontos, venid a por nosotros.

  6. Si hay vida inteligente ahí fuera y es capaz de viajar hasta encontrarnos…bueno, mejor que no nos encuentre! No entiendo estas ganas locas de que nos visiten los extraterrestres, por que dejémonos de mundos de yupi con alienigenas evolucionados y pacificos. Para que se viaja como especie/civilización? Para encontrar recursos. Y generalmente x motivos muy urgentes, que viajar x la galaxia tiene que ser costoso de narices como para ir de turismo.

    Los españoles en america del sur, los ingleses en las indias y america del norte, portugueses, belgas, alemanes, holandeses, franceses en africa. Todos superpacificos. Para que viajan los mamiferos, sean carnivoros o herbivoros? Para buscar recursos, reduciendo los recursos a los que habitan ese territorio, y si son depredadores lo hacen ademas por la via rápida…un ejemplo de colonización pacífica?

    Pues eso. Que no nos encuentren.

  7. Al leer este post he recordado una idea que, no hace mucho, me tenía un poco obsesionado: el transhumanismo. No creo que sea descabellado (al menos no más que otras suposiciones) que, en el futuro, la humanidad -o parte de ella- sólo sea una consciencia almacenada en “recipientes” artificiales.
    Os dejo un fragmento del libro de Michio Kaku “Física de lo imposible” que habla sobre el trabajo de Hans Moravec:
    “Moravec concibe un tiempo en el futuro lejano en el que nuestra arquitectura neural será transferida, neurona por neurona, directamente a una máquina, lo que en cierto sentido nos dará inmortalidad. Es una idea extraña, pero no está más allá del reino de la posibilidad. Así, según algunos científicos que miran a un futuro lejano, la inmortalidad (en la forma de cuerpos mejorados en ADN o de silicio) puede ser el destino final de la humanidad.”

  8. Muy interesantes también los últimos tres comentarios de Nemo, iNacs y JoseK. En efecto, el mensaje de la Pioneer es un poco imprudente (aunque las probabilidades de que la encuentren son muy escasas, de hecho yo creo que algún día una de nuestras naves la encontrará…) el comentario de iNacs “que no nos encuentren” también es relevante. En cuanto al transhumanismo quizás sea la única forma de viajar a otros mundos lejanos…

    Os confieso que estoy preparando toda una saga de novelas al respecto (la primera saldrá con Espasa dentro de unos meses)… así que podremos seguir hablando del tema largo y tendido…

  9. rogelio

    Encuentro tu exposición magistral y las alternativas que expones son las convencionales y razonables. Hay una más, al menos, esbozada en la ciencia ficción de múltiples maneras (2001 Una Odisea en el Espacio, sin ir más lejos): que nuestra especie es un experimento de los “dioses”. Una civilización interestelar no se mueve en los mismos parámetros de duración que la nuestra, por motivos obvios, así que están acostumbrados a esperar (si es que no son capaces de dar saltos en el tiempo, al fin y al cabo ni nosotros estamos seguros de que la relatividad general sea la última palabra). Siendo nosotros un experimento, los ET ya están aquí, pero mirando “desde detrás de la ventana de su laboratorio”. En la versión no agresiva, puedo imaginar esos estudiantes de doctorado extraterrestres, haciendo campañas de toma de datos de los “homínidos con armas nucleares”, mientras se lamentan por lo incómodo de su situación y lo escaso de la beca, con lo cómodos que estaban en casa de papá ET :D

  10. Isismoking.

    La respuesta a la paradoja de Fermi es Galactus.

  11. Taberneiro

    Por el texto tiene pinta que el autor conoce a Michio Kaku, pero bueno de todos modos aquí dejo un pequeño extracto de este genio de nuestros días(con 17 años se hizo su propio acelerador de partículas en el garaje de su casa)

    https://www.youtube.com/watch?v=Av5w-vGYux4

  12. Matias

    No quiero ser pesimista, pero en el mejor de los casos encontraremos una civilización que ya no existe, pues la luz se tarda “mucho” en viajar para lo inmenso que es el universo, así que seria gracioso decirle a las generaciones futuras que algunos de los exoplanetas que pasaron por alto eran civilizaciones ultradesarrolladas en realidad. jajaj

  13. In-victus

    Tal vez deberíamos dejar de pensar tanto en exploraciones galácticas y busquedas de otras inteligencias interestelares y centrarnos más en nuestro pequeño mundo. En respetarlo y protegerlo al máximo, puesto que la única realidad conocida es que, por los motivos que sean, hemos tenido la suerte y el gran privilegio de habitar este rincón diminuto e insignificante del universo, que puede que sea el único que alberga un tipo de vida avanzada (aquí iba a añadir “e inteligente” pero me lo ahorro por razones obvias).

  14. O sea, que puede que nos vengan a visitar los insectores (formics) de Scott Card. Habrá que ir preparando generales para la contienda ;-)

    Buen artículo.

  15. Pequenyo problema con el articulo: al autor se le olvida que quizas haya imposibilidades fisicas a un viaje interestelar.

    Supongamos que hemos construido una nave que viaje a la velocidad de la luz. Esa nave no es ni mucho menos lo bastante rapida para un verdadero viaje espacial ya que tardaria cuatro anyos en ir a Alfa Centauro y cien mil en cruzar la galaxia. Sin embargo nos conformaremos con ella y emprenderemos el viaje. Pero tendremos un problema: el impacto de nuestra “lentisima” nave contra un grano de polvo de una millonesima de gramo (y me temo que nos vamos a encontrar a mas de uno durante el viaje) es equivalente a nueve veces el de un obus de 460 del acorazado Yamato el mayor de la historia. Y todavia no hé hablado de la cantidad de energia necesaria para propulsarla o de como aislar el habitaculo de un motor que estara generando esa cantidad prodigiosa de energia. Asi que la unica solucion es pasar por el hiperespacio pero y si este no existe?

  16. Hola gracias a todos por vuestros comentarios
    En lo que respecta a las pegas que pone JFM al viaje espacial, hablo de estas cosas en posts snteriores en este mismo blog
    Gracias!

  17. Otra posibilidad es que los viajes interestelares impliquen dificultades técnicas que, sencillamente, ninguna civilización pueda superar, y las 100 civilizaciones que haya ahora en la galaxia esté cada una reducida a su propio sistema planetario, sublimando las ansias de aventura mediante otro tipo de actividades

  18. Turner

    Yo me apunto a la tesis de Jesús Zamora. El límite que supone la velocidad de la luz, actúa de jaula invisible, para evitar males mayores.

  19. Nunca encontraremos civilizaciones extraterrestres. Vivimos en un universo diseñado de forma clara e inequívoca (por quien o para qué o si vivimos en un plano físico o virtual es una singularidad que no nos atañe) y estamos solos en él.

    @ Jesús Zamora: Te limitas a las posibilidades de la relatividad general. El futuro será cuántico o no será.

  20. Gracias a todos por los comentarios. Han salido en ellos casi todos los puntos de vista que quería resaltar y que hacen el problema sumamente interesante.

  21. Oscar Martinez

    “viven en un planeta de la estrella Vega unos tipos que acaban de inventar la electricidad, la energía nuclear” Juan Jose, te pregunto porque dices la frase anterior? A mi me parece que tanto la electricidad como la energía nuclear no son inventos del hombre. Son sencillamente descubrimientos. Saludes,

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.