Futuro Imperfecto #1: ¿Trabajaremos?

Publicado por y

Tras meses disfrutando la magnífica newsletter dominical de Antonio Ortiz, «Causas y Azares», nos hemos decidido a lanzar la nuestra propia. En parte por pura envidia (para qué negarlo), en parte también porque todos los domingos nos hemos encontrado comentando artículos que echamos en falta en su propuesta. Así que para terminar con nuestras discusiones y dadas las circunstancias, presentamos «Futuro Imperfecto». Semana a semana volcaremos en este repositorio los temas que nos han llamado más la atención, sobre los que leemos o los que nos preocupan. Esperamos que guste y sea de utilidad. Y si no las quejas a Ángel Fernández, Martín Sacristán y Guillermo de Haro. Bienvenidos a Futuro Imperfecto.


Que alguien nos explique cómo elegir una profesión que nos dé trabajo

Expediente X (1993–2018). Ten Thirteen Productions / 20th Century Fox Television / X-F Productions.

La tendencia en las cifras de empleo de la EPA es preocupante, sobre todo en unas fechas en que los padres de niños en edad escolar recibimos avisos para acudir a compartir nuestra experiencia para ayudarles a elegir estudios universitarios. ¿Qué nos motivó a estudiar lo que estudiamos? ¿Cómo terminamos trabajando en nuestro empleo actual? ¿Qué podemos hacer para tener un futuro profesional? ¿Y si no hubiéramos terminado la universidad

Una de las motivaciones para ir a la universidad era encontrar un buen trabajo al terminar. O al menos uno mejor que si no hubiéramos acudido, uno que nos permitiera ganar dinero pero que nos hiciera sentir bien a nivel personal. Pero el mercado laboral cambia cada vez más rápido. ¿Cómo predecir bien? Isaac Asimov aventuraba hace años en qué se podía convertir esta «rat race» cuando escribió su historia corta «Profesión»

En muchos casos el motivo para elegir unos estudios u otros no tiene nada que ver con el futuro sino con nuestro pasado. Más concretamente las series de las que éramos fans. El Geena Davis Institute on Gender in Media junto con 20th Century Fox plantean que el personaje de la agente Scully influyó en la decisión de estudiar STEM de una cantidad relevante de mujeres. Si hay un «Efecto Scully», ¿habrá un efecto Dracarys, perdón, Daenerys?

Quizá la ficción no sea la mejor manera de elegir, pero sí un método de enseñanza, como propone Keisha Ray, profesora de bioética en la Universidad de Utah. Usando la ciencia ficción como modelo, pretende evitar el sesgo racial que muchos alumnos de medicina incorporan a sus diagnósticos. 


Decidir cuándo el capitalismo está próximo a explotar 

American Factory (2019). Imagen: Higher Ground Productions / Participant / Netflix.

Parece que el mayor riesgo de la economía no está solo en el empleo y la educación. Ray Dalio, con quien hablamos cuando presentó su libro Principios en Madrid, ya nos comentaba entonces que no veía solución fácil a la crisis. Ahora se pone más tremendista todavía. La deuda es impagable, la cantidad de dinero que hay en circulación no representa la realidad de la economía, y el impacto de estos desajustes nos puede explotar en la cara en breve

Y no, la salvación esta vez no vendrá por el crecimiento en China. El documental American Factory asusta contando el mundo al revés. La fábrica creada por un empresario chino en Ohio va más allá de una historia de choque cultural. Es un viaje en el tiempo al taylorismo, ahora con perspectiva comunista. Y el trabajador, qué sorpresa, no sale bien parado. 

¿Puede entonces estar la solución en la semana de cuatro días? Microsoft ha sacudido el mundo empresarial aplicándola en un experimento en Japón, consiguiendo un notable aumento de la productividad. Pero la idea no es nueva, surgió en la Gran Depresión de 1929, y así es como ha ido evolucionando


Trabajar a hombros de gigantes: adiós a Margarita Salas

Foto: Lupe de la Vallina.

Ha fallecido Margarita Salas, el tipo de persona que le hace desear a uno que exista la inmortalidad. Hablamos con ella en 2015 sobre muchos temas. La echaremos de menos.

Su trayectoria puede ser inspiradora de vocaciones: fue discípula de Severo Ochoa en Nueva York y regresó a España en los años sesenta para introducir al país en la biología molecular. Sus investigaciones marcaron el comienzo de aplicaciones innovadoras para las pruebas de ADN. Como investigadora del CSIC proporcionó a la institución la patente más rentable de su historia, demostrando la importancia de la inversión pública en investigación científica.

La investigadora perteneció a un tiempo donde la igualdad de género era una quimera. Ahora que es una demanda generalizada en nuestra sociedad, cabe preguntarse si dejar los procesos de selección de personal en manos de programas informáticos también genera desigualdad. 

La abogada y consultora de discriminación en el empleo Patricia Barnes opina que sí. Claro que desde el mundo de la empresa hay visiones más optimistas


Sometidos ya a la vigilancia masiva del gobierno

Foto: Matthew Henry.

Como para alentar teorías conspiranoicas nos enteramos de que el INE va a rastrear todos nuestros teléfonos móviles, y eso nos ha hecho pasar por alto que el instituto ya tenía un plan para que sus censos de 2021 aprovechen los datos que depositamos en empresas privadas. ¿Lo hacen por el bien social o en aras de una vigilancia masiva? No son los únicos, parece que el tema está de moda. Google ha confirmado que tiene datos médicos de millones de ciudadanos, que no van a hacer nada malo con ellos, pero que el «Don’t be evil» no aplica desde 2018.

No son los únicos. La libertad no está entre las prioridades de la red social Facebook, y Aaron Sorkin, guionista del biopic sobre Mark Zuckerberg, le canta las cuarenta al respecto en esta carta abierta.  

Para hacernos una idea de lo que pueden suponer nuestros datos danzando por ahí en manos de cualquier con suficiente tecnología, nada como revisar esta charla del activista alemán Malte Spitz. En ella demuestra gráficamente cómo con suficientes datos se puede trazar todo lo que hacemos en nuestro día a día. 

Resulta preocupantemente parecido al «sistema de crédito social chino». En 2018 ya había voces que comentaban que China solo aplicaba el sistema de scoring de crédito de Occidente. De publicitarlo como herramienta para reducir el fraude y mejorar los servicios, a convertirlo en Nosedive hay un pequeño paso, aquí y allí. La diferencia es que en China están tan acostumbrados a vivir con limitaciones y prohibiciones que allí su impacto social ha sido mínimo, aunque desde aquí se diga lo contrario. Incluso hay quien lo defiende

Para bien o para mal la estadística digital está cada vez más cerca de desvelar nuestras preferencias individuales. Incluso comenzamos a acostumbrarnos a que algo tan privado como el voto pueda consultarse calle a calle y manzana a manzana. ¿Vivíamos mejor sin saber?


Con toda esta digitalización de nuestra vida, ni siquiera el amor es lo que era

Foto: Christian Wiediger.

Mei es la APP que te dice si una conversación de whatsapp contiene amor en sus entrañas XD. Puede que pronto se incorpore también al sistema de crédito social chino, y que algunas app de dating ya utilizan. Aunque para encontrar el amor en internet nada como revisar esta charla de Amy Webb sobre cómo hackear webs de citas con un enfoque totalmente científico 


Se puede saber en qué se ha convertido el cine

Foto: twinsfisch.

Amplía Martin Scorsese su visión sobre las películas de Marvel. Aquí en Xataka la traducción comentada. Primero, dejando caer la perla sobre cómo pregunta la prensa y su apetito por la polémica. Segundo, comparando las franquicias actuales con otras, como las de Hitchcock, más de autor, porque la clave del cine como arte son las historias, los personajes y la innovación. Momento curioso en la industria, en plena llegada de Disney+, de las inversiones millonarias de Netflix o Apple en contenidos, y de las dudas sobre el modelo futuro de explotación, con las ventanas en entredicho. Todo ello, en medio del éxito del Joker y el estreno el día 15 de El irlandés, va a definir el futuro de lo que antes llamábamos películas

El nuevo paradigma del cine y su estreno en plataformas es también un desafío al medio ambiente. Se suma a la contaminación generada por el uso de internet, y a un paper de publicación reciente sobre cuánto contamina enseñar a una inteligencia artificial. Equivale a la polución generada por cuatro turismos a lo largo de toda su vida útil, incluyendo fabricación y consumo de combustible. Eso nos cuesta recibir las mejores sugerencias de Netflix. 

Recomendaciones que, según las tecnológicas, son creadas por algoritmos. Al menos parcialmente. Mary L. Gray, investigadora de Harvard cuyo trabajo se focaliza en el impacto de internet en la sociedad, nos explica que existe un ejército de «negros» enseñándoles en la sombra, y corrigiendo sobre la marcha sus errores. 

No solo eso sirve para poner en duda la capacidad de la tan cacareada inteligencia artificial. Acaban de publicarse las conclusiones preliminares sobre por qué un coche autónomo de Uber atropelló mortalmente el año pasado a Elaine Herzberg en Estados Unidos. Su algoritmo fue incapaz de comprender que a veces los peatones cruzan por donde no deben. Tampoco son capaces de momento de evaluar todos los riesgos de un adelantamiento. Y qué dicen a eso los expertos. Que el único sistema viable, de momento, es el conductor humano asistido por algoritmos


Pocas risas con esto

Foto: Franck V.

La IA no es para tomársela a risa. En 1996 se organizan los primeros congresos para estudiar cómo conseguir que los ordenadores reconozcan y cuenten chistes. Se crean proyectos prácticos, como The Joking Computer, que tomará consciencia de sí misma en cuanto lea esta newsletter. Se realizan tesis doctorales como la de Kim Binstead, desarrollando JAPE (Joke Analysis and Production Engine). Pero a día de hoy los intentos de emular a Deep-Blue o Alpha-Go en el mundo de los chistes solo consiguen contaminar. La batalla entre cómicos y máquinas que generan chistes sigue desequilibrada a favor de los primeros. En conclusión, mucho humo del que nadie habla alrededor de estos proyectos y poca broma si la inteligencia artificial alcanza la singularidad.


¿Quieres recibir cada sábado un email con las novedades semanales del #FuturoImperfecto?

Acceso a los contenidos vía Telegram

1 comentario

  1. Cosas extrañas suceden hoy.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.