Futuro Imperfecto #48: Un Trump es para siempre

Publicado por
Donald Trump. Foto: Cordon Press.

Esto es un fraude para el pueblo americano… Estamos preparados para ganar estas elecciones. Honestamente, hemos ganado estas elecciones. (Donald Trump, 3 noviembre de 2020)

Donald Trump ha ganado. Como candidato republicano suma 5 millones de votos más que en 2016, y cuando finalice el recuento puede que sea el más votado, históricamente, de su partido. Joe Biden es el candidato más votado de la historia, con 3.8 millones de votos más que su oponente. Pero Trump ha logrado agrupar en torno a su figura a una gran parte de la sociedad estadounidense. Contrariamente a la extendida afirmación de que los estadounidenses están divididos, es la primera vez que se agrupan clases medias y bajas blancas, hispanas y negras junto con amantes de las armas, y evangelistas profundamente religiosos. Entender esta realidad, y cómo repercute en nuestro mundo, supone aceptar que las formas y modo de gobernar de Trump han venido para quedarse. Y él también. 

Las encuestas se equivocaron en quién votaba qué

Cuatro estados iban a dar la victoria a Joe Biden, y en los que sí se cumplió la predicción fue por porcentajes de medio punto o menos. Florida falló estrepitosamente, y ello porque los demócratas estaban convencidos de que los hispanos apoyarían a Biden. Un buen ejemplo de lo que ha pasado lo aporta el condado de Miami-Dade, donde un 46% de su población son cubanos nacidos en Cuba, y donde el 46% del electorado ha votado por Trump. 

Lo que más preocupaba al votante hispano en estas elecciones era la pandemia del coronavirus; el coste de la atención médica; y el empleo y la economía. Trump ha impedido que se tomaran medidas duras contra la COVID-19 y reducido el número de personas con menos recursos que acceden a la sanidad, destruyendo el Obamacare. Por tanto, deberían votar por Biden. Pero en los cubanos pesó el recuerdo de Fidel Castro y el miedo al socialismo (sinónimo de comunismo según parámetros de Estados Unidos).

Solo en Arizona los latinos dieron la victoria a Biden. Tanta insistencia en este colectivo no es casual, ahora son la primera minoría en Estados Unidos por número de habitantes y votantes, ahora por delante de los ciudadanos negros. La segunda gran minoría que también ha votado masivamente por Donald Trump.

Esto también va contra la lógica, pensaron los demócratas. El movimiento Black Lives Matter ha surgido con enorme fuerza, sobre todo porque el exceso de fuerza de la policía contra los negros se cobra víctimas diariamente. Estados Unidos es un país donde los padres afroamericanos tienen con sus hijos «the conversation» (la charla) para explicarles que deben comportarse dócilmente con la policía si quieren sobrevivir al interactuar con la fuerza del orden. ¿Qué opinan, vistos sus votos? Que el decreto de reforma de la policía hecho por Trump es una buena medida, aunque los de Biden la acusaran de ser insuficiente. 

Por último, si analizamos las donaciones a ambas campañas, los empleados y empresarios de las tecnológicas (Facebook, Apple, etc.) universitarios con grandes sueldos, se inclinan por apoyar a Biden. Los de paquetería, retail e industria militar (UPS, Walmart, etc.) a Trump. Es decir, los universitarios cualificados demócratas, los «obreros» republicanos. De forma simplista y europeísta puede traducirse en: trabajadores con más ingresos a un partido de izquierdas, los de menos ingresos, obreros, a uno de derechas. Es lo que algunos detectan ya en el votante de los partidos socialistas y en el perfil de votantes de la ultraderecha en Europa. 

Joe Biden, un presidente sin poder

El demócrata, si los tribunales o el recuento revisado no se la arrebatan en las próximas semanas, enfrentará presidir una sociedad dividida. Menos por el voto que por la concepción de cómo debe ser el país. El trumpismo ha ganado en cuanto a que garantiza el principio de que la defensa de los valores más conservadores de EE. UU. (religión, raza, no intervención del Estado) puede hacerse eliminando la alternativa contraria. 

Ese mal punto de partida es peor por los resultados del Senado, cámara donde Biden debe llevar adelante sus reformas legislativas. Y todo indica, antes del recuento definitivo, que en esta cámara tendrán mayoría sus oponentes republicanos

Eso impediría todos los cambios que Biden había prometido. 

El mismo día de las elecciones EE. UU. se retiraba del Acuerdo de París para reducir las emisiones contaminantes y promocionar la energía verde. Una senda que ya ha tomado la Unión Europea. Pero Trump prefiere el carbón y el petróleo, lo que deja en el aire la transformación energética mundial. Así como las aspiraciones del popular Movimiento Sunrise y de su agenda para influir en la política estadounidense. 

La UE está al borde de iniciar una guerra diplomática y de sanciones económicas con EE. UU., con Alemania en el punto de mira. El principal motivo es la construcción del gasoducto y oleoducto Nord Stream 2, que proveería de gas y petróleo ruso a la UE. Daría mucha fuerza a la industria alemana, por extensión a la UE, poniendo en peligro la hegemonía estadounidense, que ya ha visto surgir a China como otro gran competidor. Un senado republicano solo nos lo pondrá más difícil. 

Situaciones similares enfrentan Oriente Medio, donde Trump ha facilitado que líderes autoritarios tengan más poder; 

Los grandes logros de Trump

Reformas y herencias presidenciales imposibles de deshacer. Ahora emigrar ilegalmente a EE. UU. desde México es mucho más difícil a causa del muro de Trump, aunque no la paguen los mexicanos. La imagen de niños migrantes en jaulas o apartados de su familia tampoco han conmocionado al mundo, ni la reputación de Trump ha empeorado por ello. 

La Corte Suprema de EE. UU. ahora es conservadora, lo que hace posible cosas como que el aborto quede prohibido en el país. 

Donald Trump queda para la historia como el presidente que derrotó al califato del ISIS, igual que Obama ejecutó en su casa a Bin Laden

Además ha creado la Space Force, esa parte del ejército dedicada a ¿la lucha espacial? Más allá de la serie-broma hecha por Netflix, lo cierto es que la exploración espacial siempre había dependido de una agencia civil, la NASA, y que esta nueva creación determinará la gestión de los avances espaciales. Ya ha desplegado un sistema de satélites militares, como primer logro

Y una peliaguda herencia personal

Donald Trump también arrastra una serie de delitos y conexiones con el mundo del crimen organizado que podrían hacer de él el primer presidente encarcelado. Los tribunales le juzgarán, si lo hacen, de momento lo único que tenemos es un largo listado de sus supuestos delitos. Algunos analistas políticos creen que con su estrategia de agitación busca protegerse de la persecución legal a la que se verá sometido. 

Trump ha transformado el control de la información

Un artículo de Jorge Carrión que no tiene que ver con las presidenciales reflexionaba sobre el papel del editor en los medios que han adoptado las redes sociales y los algoritmos. Resulta un excelente punto de partida para entender cómo Trump ha acabado influyendo en los gigantes de internet, y en su modo de difundir la información, ahora que actúan como medios. 

La semilla la puso Obama, que en 2008 revolucionó la recaudación de fondos y difusión de ideas usando un concepto llamado hoy Política 2.0 —participación directa de los ciudadanos en la campaña vía internet, entre otras cosas—. Sus oponentes republicanos estuvieron demasiado lentos para copiarles, al menos hasta 2012, cuando inventaron la fake new de que Obama no había nacido en EE. UU., lo que le inhabilitaba para ser presidente, según el artículo 2 de su constitución. 

Quien más ayudó a difundir esa fake new fue Donald Trump, que en ese momento era un famoso presentador estrella de televisión, conduciendo el programa The Apprentice, en algunos de cuyos cortes vemos a Trump actuar exactamente igual que en sus intervenciones públicas como presidente.

Además, Trump copió el uso de internet de la campaña de Obama de 2008 en 2016, alzándose con la victoria gracias a miles de microcampañas dirigidas a públicos muy concretos, principalmente en Facebook. Eso facilitó que países como Rusia intervinieran haciéndose pasar por ciudadanos que apoyaban al candidato, con microcampañas parecidas, y por tanto como apoyo al mismo Trump, cosa que él mismo acabó reconociendo.

Y así es como llegamos al momento actual, en que Facebook y Twitter, pese a sus reticencias de controlar la información que circula por sus aplicaciones, han acabado admitiendo que tienen que hacerlo. Facebook ya ha cambiado su algoritmo para promocionar noticias de calidad. En esta decisión ha pesado la mala reputación que estaban adquiriendo por no perseguir las fake news ni a grupos muy pro-Trump como QAnon. Twitter avisaba de que leyeras lo que ibas a retuitear, o que directamente borrara tuits, algunos de Donald Trump cuando se puso a asegurar que el recuento de votos era un fraude. Fue una decisión tomada para las elecciones presidenciales.

Pero EE. UU. no es solo trumpista

Ha habido otras sorpresas electorales que se han pasado por alto, y que reflejan esa parte de EE. UU. más abierta. Además, claro, de que antes de las elecciones se vendieran más armas que en toda su historia. 

La ayudante de sheriff despedida por lesbiana por su jefe se presentó al puesto de sheriff contra él, y ganó. Primera sheriff abiertamente homosexual del país. El estado de Nevada ha eliminado de su Constitución (sí, allí cada estado tiene una) la prohibición de matrimonios del mismo sexo y también ha blindado su futura dependencia de la energía verde. Nevada es un estado donde el voto está dividido casi al 50/50 entre ambos candidatos. 

El avance de la comunidad LGTBI en la política ha sido significativo estas elecciones. Sarah McBride será la primera congresista transgénero. Richie Torres también estará en el Congreso como primer negro declarado abiertamente gay

Oregón también ha sido noticia por despenalizar la posesión de drogas duras. No es solo la reforma en sí, sino su calado, este es el delito por el que EE. UU. tiene a más gente encarcelada —principalmente negros—. Dakota del Sur, Montana, Arizona y Nueva Jersey han legalizado el uso de la marihuana recreativa

Este no es el final de Trump

Pocos saben que prometió presentarse otra vez en 2024 —si hubiera ganado ahora sería imposible, porque ningún presidente de EE. UU. puede tener tres mandatos—. Pero pensaba hacerlo elevando a la candidatura a su hija, Ivanka Trump, y ayudándola a gobernar desde su experiencia. Eso, más el apoyo en votos recibido, hace predecir que de Trump habrá secuela. 

Ah, y no nos olvidemos de la NASA. Acaban de estimar que hay unos 300 millones de planetas habitables solo en nuestra galaxia, la Vía Láctea. En cada uno de ellos podría haber vida. En cada uno existir un Trump.


¿Quieres recibir cada sábado un email con las novedades semanales del #FuturoImperfecto?

Acceso a los contenidos vía Telegram

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

2 Comentarios

  1. Un análisis un tanto sombrío para un día que se resuelve con positividad. La clave de estas elecciones no era que ganase Biden, sino que perdiese Trump. No creo que fuese una elección entre esos dos señores; esto iba más lejos. Era una elección entre el bien y el mal, entre seguir caminado por una senda demócrata o abandonar el país a una dictadura. Solo queda esperar que los demócratas espabilen.

  2. Parece que nuestra extinción, una posibilidad fantasiosa en otros tiempos, comienza a tomar forma con tanta búsqueda de bienestar mal entendido, una religión sectaria, unas razas miopes y una moral fosilizada.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.