La vulva es bella: de la vagina dentata a la adoración del yoni

Publicado por

¿Podría el lector o lectora coger un bolígrafo y garabatear un pene y unos testículos en algún post-it cercano? Y ahora, ¿podría dibujar una vulva, con sus labios mayores y menores y su capucha clitoral? La escritora Mithu M. Sanyal, autora de Vulva, la revelación del sexo invisible, llevó a cabo un experimento similar con un buen número de mujeres, hallando que muy pocas sabían dibujar una vulva reconocible y anatómicamente correcta. Su conclusión: “con la salvedad de las ilustraciones médicas, solo vemos imágenes de la vulva como productos de las industrias del porno y de la higiene”.

La vulva es representada en el imaginario colectivo occidental como una ausencia, un hueco, un agujero, un espacio en blanco: “para la simbolización del sexo de la mujer, el imaginario solo provee una ausencia allí donde en otros casos hay un símbolo muy destacado”, en palabras de Lacan. El clítoris y los labios se tornan invisibles, solo se tiene en cuenta la apertura vaginal considerada como una ausencia. Cuando sí se admite la existencia de la vulva, es tratada por los imbéciles con asco, prevención o rechazo; es ocultada y sumergida por mitos como su supuesta fealdad o mal olor… Grabad estas palabras en piedra: un coño limpio huele de maravilla. Cuando una compañía alemana sacó al mercado un perfume vaginal llamado Vulva, pudieron leerse en la red miles de comentarios infantiles y llenos de aspavientos ridículos… Y ya solo la sugerencia o metáfora de la vulva causa polémica al aparecer en el espacio público, como en este objetivamente nada obsceno cartel del 12º Festival de Cine Erótico de Barcelona.

El laberinto de referencias artísticas, mitológicas y religiosas al coño resulta apasionante y divertido de desentrañar, así que he convencido (no sé cómo) a los responsables de Jot Down para que acojan un artículo vulvar en su seno. Un viaje que empezará con una pregunta a la que durante siglos los filósofos han estado dando vueltas… ¿Qué es un coño?

1. Un coño no es un pene ausente

Lo que yo tenía y era bueno al tacto no tenía nombre. Solo los niños tenían algo afuera, así que yo no podía tener mi clítoris y al mismo tiempo ser una niña”. Paciente de la psicoanalista Harriet Lerner.

En las sociedades occidentales el varón ha sido tradicionalmente la medida de todas las cosas, y por tanto los genitales femeninos han sido patéticamente descritos como variantes subdesarrolladas de los genitales “completos”, los masculinos. El mismísimo Galeno escribió: “Al estar mutilada, la mujer es menos perfecta y completa que el hombre en relación con las partes que asisten a la reproducción”. Alberto Magno asocia la femineidad a problemas durante el embarazo que impiden el desarrollo del pene, de lo que deduce que “la mujer no es en su naturaleza un ser humano, sino un nacimiento fallido”.

Aparentemente incapaz de imaginar una mujer sin algún tipo de falo, el anatomista del siglo XVI Andreas Vesalius representó en De humani corporis fabrica los genitales femeninos como un enorme pene invertido del que la vulva sería el glande. No tiene desperdicio la explicación de Prospero Bergarucci, discípulo de Vesalius, para esta extraña configuración anatómica: “A sabiendas de la inconstancia y soberbia de la mujer, y para contrarrestar así su permanente anhelo de dominio, la naturaleza le dejó las partes sexuales en su interior para que, cada vez que esta piense en su presunta carencia, deba volverse más pacífica, más obediente y finalmente más pudorosa que cualquier otra criatura en el mundo”. Si Dios hubiera querido enseñar humildad al varón le hubiera invertido el escroto, podría deducirse siguiendo ese tren de pensamiento.

Cuando se admite que las mujeres carecen de falo, surge la idea de que les gustaría tenerlo. Según Sigmund Freud, las niñas entre tres y cinco años descubren que no tienen pene y que han sufrido una castración (de nuevo la vulva permanece aparentemente invisible) y adquieren “envidia del pene”, especialmente el del padre; un ansia inconsciente que solo puede verse satisfecha dando a luz un niño como sustituto del falo.

Si los labios de la vulva han permanecido ausentes del imaginario colectivo occidental durante siglos, el pobre clítoris ha llegado a ser tratado directamente como una deformidad. Barbara Walker cuenta una anécdota tristemente significativa en The Woman’s Encyclopedia of Myths and Secrets: “Durante un proceso por brujería en 1593, el esbirro a cargo del examen (un hombre casado), descubrió por primera vez un clítoris y lo identificó como una marca del diablo. Era ‘un pequeño trozo de carne, sobresaliente como una tetilla, de media pulgada de largo, escondido en un lugar muy secreto que era indecoroso mirar’. (…) Mostró la cosa a varios espectadores, que no habían visto jamás algo así”.

Aunque casi sería mejor esta ignorancia que un reconocimiento que desemboque en prácticas como la ablación del clítoris y/o de parte de los labios de la vulva, animalada que persigue eliminar “las partes masculinas” de los genitales femeninos (es decir, dejar solo el agujero penetrable y eliminar lo que no se comprende) y limitar el acceso de la mujer al placer sexual para aumentar su docilidad. Y a quien le parezca algo exclusivo de culturas exóticas, que se fije en esta frase algo repulsiva de Freud: “cuando una mujer llega a la edad adulta y entra en la femineidad, el clítoris debería ceder su sensibilidad e importancia, parcial o completamente, a la vagina. Lo que no sea un túnel, una vaina, un receptáculo para el pene del varón, sencillamente no debe existir o debe ser secundario. Muchos ven en este rechazo hacia la vulva el origen de bastantes labiaplastias, intervenciones de cirugía estética en que mujeres avergonzadas de sus labios vaginales los remodelan o mutilan para reducirlos.

Ya paro, que me indigno. En cualquier caso, lo primero que debe hacerse para revertir el proceso de invisibilización de algo es nombrarlo con precisión. Pero, ¿cómo podemos llamar a la rosa?

2. El nombre de la rosa

“Los maridos debieran seguir un curso
por correspondencia
si no se atreven a hacerlo personalmente
sobre los órganos genitales de la mujer
hay una gran ignorancia al respecto
quién podría decirme por ejemplo
qué diferencia hay entre vulva y vagina
sin embargo se consideran con derecho
a casarse
como si fueran expertos en la materia”
Nicanor Parra, Sermones y prédicas del Cristo de Elqui

En textos médicos antiguos se usa la palabra vulva para referirse indistintamente a los labios, la vagina, el útero o todo junto: lo triste es que duren imprecisiones similares siglos más tarde. Resulta sorprendente la extendida confusión entre vagina (el tubo interno de membrana mucosa) y vulva (los genitales externos). En la famosa obra teatral Monólogos de la vagina se usan indistintamente ambos términos, lo que llevó a la psicoanalista Harriet Lerner a lamentarse: “¿Existe una repentina amnesia feminista en relación con la diferencia entre la vulva y la vagina? (…) Dudo que los hombres toleraran una supuesta celebración de su sexualidad en que se confundiesen los testículos con el pene”.

En 1980 Lerner fundó el Club Vulva con el objetivo de prevenir las consecuencias de este tipo de confusiones. Lerner pone el ejemplo de un texto de educación sexual de los setenta en que, si bien los genitales masculinos se describen detalladamente, se omite cualquier referencia a los labios o al clítoris, mencionándose solamente “apertura vaginal, vello púbico, ovarios y útero”. Los genitales quedan reducidos a las partes involucradas en la reproducción y el agujero en que el hombre envaina su espada.

La palabra vulva (“envoltura”), del latín volvere, no está teniendo demasiado éxito a pesar de ser mi favorita particular, junto a la más imprecisa “coño”. Muchos consideran “vulva” un término médico o técnico, cuando no lo es más que pene o testículo; otros se limitan a hacer chistes diciendo que vulva suena a marca de coches sueca. Sin embargo vulva es una palabra preciosa: su V repetida remite al triángulo genital, al vello púbico y a V de Vendetta. Bueno, esto último quizás no. Pero en cualquier caso es mejor que las alternativas…

Y es que muchos nombres para el genital femenino van asociados a la vergüenza o la ocultación, ya desde el sinus pudoris (cueva de la vergüenza) o el inhonesta usados por Isidoro de Sevilla. En alemán los labios mayores y menores son Schamlippen, literalmente “labios de la vergüenza”, y el triángulo público es el Schamdreieck, “triángulo de la vergüenza”. Eso cuando se utiliza un nombre cualquiera y no se ocultan los genitales femeninos como “las partes” o el “allí abajo” que recuerda Gloria Steinem: “‘Allí abajo’, esas eran las palabras —pronunciadas raras veces y en voz baja— con que las mujeres de mi familia llamaban a los órganos sexuales femeninos, tanto internos como externos”.

Ante estas alternativas, en este artículo reivindicaré tres palabras: “vulva”, “coño” y “yoni”, nombre sánscrito que, como veremos más adelante, tiene implicaciones tántricas y religiosas.

En la Yoniversity puede encontrarse un recopilatorio de nombres de la rosa en varios idiomas. Es un mito que los esquimales utilicen cien palabras para designar a la nieve (son más bien diez o doce), pero sí existen 27 nombres árabes llenos de matices para los genitales femeninos. En el manual erótico del siglo XVI The Perfumed Garden se recogen desde el genérico el feurdj (“abertura, valle”) hasta los muy específicos el deukakk (“aplastador”) para referirse al yoni capaz de apretar y comprimir el pene durante el coito, el harr (“cálido”) para el que emite un intenso calor propio, o el hacene (“hermosa”) para la vulva de una simetría y belleza tales que hace imposible dejar de mirarla fijamente.

Lo que nos lleva a una pregunta desasosegante: si mirar fijamente el Sol puede dejarte ciego… ¿puede resultar peligroso mirar directamente un coño?

3. En las fauces de la vagina dentata

¿Tan misterioso es esto? ¡Es mi vagina, no la esfinge!” Miranda, en Sexo en Nueva York

Freud hablaba del miedo a la castración que experimentan los niños al darse cuenta por primera vez que las niñas no tienen pene: confieso que no he visto una mejor demostración de ese pánico primordial que en esta escena de Dragon Ball en que Son Goku descubre la vulva de Bulma. En cualquier caso, no hace falta mucho psicoanálisis para deducir que muchos hombres sienten miedo por lo intrínsecamente femenino. En lo simbólico los atributos masculinos se asocian traidicionalmente a obeliscos apolíneos y a la razón, mientras que los femeninos han sido vistos como propios de la oscuridad irracional, el miedo o el asco. En palabras de la investigadora feminista Toril Moi: “El falo es entendido a menudo como una forma completa, homogénea y sencilla, en contraste con el caos aterrador del genital femenino”.

La materialización más evidente del miedo a la castración es la imagen de la vagina como grieta peligrosa y sangrienta armada de dientes afilados: la vagina dentata. Este símbolo aparece en cuentos y leyendas de todo el mundo como una clara advertencia: el sexo de la mujer es peligroso y puede castrar al varón o inutilizarlo. Un mito antiquísimo vigente hoy en día en películas como la reciente Teeth, con un giro irónico-terrorífico que convierte la dentata en arma de autodefensa.

A veces no es necesario ni siquiera penetrar esa vagina letal, basta con mirarla. En una leyenda árabe recordada por Catherine Blackledge en Story of V, el sultán de Damasco pierde la vista al observar una vagina dentata que le arranca los ojos (!) de un mordisco. Al personaje popular de Peeping Tom se le caen literalmente los ojos al suelo tras espiar a la desnuda Lady Godiva. Todos los espectadores que vieron la desnudez de la santa Epistene durante su martirio perdieron la vista…

En varios cuentos africanos el final feliz llega cuando el héroe usa palos o lanzas (instrumentos fálicos, en definitiva) para arrancar los dientes de la vulva mordedora, en una metáfora evidente de la ruptura de la voluntad de la mujer y su transformación en criatura inofensiva y apta para el matrimonio. De forma menos literal pero con el mismo trasfondo, en La fierecilla domada de Shakespeare Petruchio le arranca a Catalina los dientes de su intelecto y su sarcasmo, domesticándola hasta convertirla en una cuasilobotomizada criatura que acaba recomendando a las mujeres que “pongan sus manos, como señal de obediencia, a los pies de sus maridos”.

Otras visiones de la dentata sitúan su origen en el hecho de que tras eyacular el hombre queda exhausto, exprimido, “devorado” por la mujer vista como una vampira de energía vital. Dice Camille Paglia en Sexual Personae (polémico libro que merecería un artículo para él solo): “la vagina dentada no es una alucinación sexista: cada pene es disminuido por cada vagina, del mismo modo en que la humanidad, varón y hembra, es devorada por la Madre Naturaleza”. Paglia ejemplifica esta identificación natural con un fragmento de A contrapelo, de Huysmans, en que “un hombre es atraído magnéticamente hacia los muslos abiertos de la madre naturaleza, hacia las ensangrentadas profundidades de una flor carnívora de hojas afiladas como sables”.

Es curioso este pánico primordial masculino hacia los dientes simbólicos de la vagina… y que sin embargo esté tan extendido (afortunadamente) el gusto por la felación realizada por una boca repleta de dientes auténticos. Pero la simbología de la fellatio (que la hay, y mucha) queda para otro artículo futuro, si no me devora antes alguna dentata o me echan de Jot Down por pervertido.

4. La adoración del yoni

“Su parte inferior es el altar sacrificial,
su vello la hierba sagrada,
su piel el origen del soma.
Los labios de su yoni son el fuego central.
Muchos mortales atraviesan el mundo sin virtudes,
especialmente los que practican la unión sexual sin saber esto.“
Brihad Aranyika Upanishad, VI

En contraste con el pánico de la dentata, los genitales femeninos han sido vistos también como lugares sagrados y curativos. Existen mitos y leyendas en varias tradiciones en los que la exhibición de la vulva en un momento crítico ha ahuyentado a los demonios, resucitado a los muertos o incluso salvado al mundo. En el artículo Strip/Tease del especial aniversario de Jot Down hablé del mito de Baubo, la diosa que salvó a Deméter de la desesperación contándole chistes obscenos, riendo y mostrándole su vulva sanadora. Inanna, la diosa sumeria del amor y la guerra, estaba muy orgullosa de sus genitales. En los Himnos a Inanna podemos leer: “la diosa lanzó gritos de júbilo por su vulva, tan hermosa de contemplar, y se felicitó a sí misma por su belleza”. Inanna también aportó su granito de arena al debate sobre el nombre de la rosa al declamar: “Mi vulva, el cuerno, la Barca Celestial llena de deseo como la joven luna”.

El poder apotropaico (es decir, protector) del coño se manifiesta en las Sheela-na-gigs, esculturas de mujeres con una sonrisa maníaca en la cara y las manos abriendo de par en par los labios de la vulva. Se encuentran en iglesias románicas y castillos, especialmente en Irlanda, y su situación estratégica frente a puertas y ventanas sugiere que protegen contra el mal y la muerte.

El culto religioso a la vulva (o, hablando con propiedad, al yoni) se encuentra extendido en muchas sectas hindús, en general en relación con el masculino lingam. El yoni de la Gran Diosa Kali manifiesta el poder generador de la naturaleza. En palabras de Ajit Mookerjee, director del Museo de Arte de Nueva Delhi, en Kali, the feminine force: “El yoni es alabado como un lugar sagrado, un punto de transferencia de fuerzas sutiles, la puerta de entrada a los misterios cósmicos. En las esculturas, la diosa es representada yaciendo sobre su espalda, las piernas abiertas para el culto, o con los pies muy separados mientras su adorador bebe bajo el arco de sus piernas el yoni-tattva, la esencia sagrada. (…) En el yoni-puja o ritual de la vulva, la vulva de una mujer viviente o su representación en piedra, madera, pintura o metal son adorados como símbolo de la diosa”.

Merece la pena detenerse en este ritual del yoni-puja y comprender que es un rito religioso, desprovisto de contenido directamente sexual, a pesar de que una de las formas de celebrarlo es bebiendo cinco líquidos derramados en la vulva de una sacerdotisa. Sobre el yoni de la mujer se vierten consecutivamente agua, yogur, miel, leche y aceite, que son recogidos con un cuenco situado entre sus muslos. El contacto íntimo con la vulva purifica estas sustancias, que representan los cinco elementos de la cosmología hindú, antes de ser consumidas por los asistentes al ritual.

El Ambubachi Mela es un festival realizado en Assam en honor de la menstruación anual de la diosa tántrica Kamakhya, un aspecto de Kali. Durante las celebraciones se depositan ofrendas a la diosa frente a una abertura vulvar abierta en la roca de la que mana un riachuelo subterráneo. Los peregrinos tocan esta agua sagrada de yoni y beben de ella… En esta misma familia de rituales se engloba el segundo nacimiento, un ritual similar al bautismo en que los creyentes pasan a través de un gigantesco yoni de madera o piedra, tras lo que se consideran renacidos a un nuevo mundo espiritual.

Parece que al fin estamos en el buen camino: la vulva como señal sagrada, pliegue cálido y acogedor del cosmos, puerta entre estados de conciencia… Ya podemos declamar que la vulva es bella.

5. La vulva es bella

Eduquemos a una generación sin chistes de babosas y pescados, con respeto por los ciclos mensuales femeninos en lugar de asco, vergüenza y dogmas religiosos. Regalémonos más imaginería genital femenina en mitos, arte, joyería, libros…” Kirsten Aderberg

Todo el arte de la humanidad empezó con el dibujo de un coño. Durante unas excavaciones recientes en la cueva francesa de Abri Castanet se encontraron diseños vulvares grabados en la pared de roca hace 37.000 años: el arte rupestre más antiguo del mundo. Estos grabados, junto a otros similares hallados en las cuevas de Fontainebleau o la aparición de estatuillas de Venus como la de Willendorf o la de Hohle Fels, con la vulva muy acentuada, han sido interpretados como elementos de rituales de fertilidad y adoración de Diosas Madre primitivas.

Para encontrar hoy en día vulvas grabadas en las paredes no tenemos que irnos muy lejos: el escultor británico Jamie McCartney ha sacado recientemente 400 moldes de yeso de otras tantas vulvas, pertenecientes a mujeres de entre 18 a 76 años, y las ha expuesto en diez enormes paneles que forman un muro de nueve metros de largo, bautizado con cierta rechifla como Great Wall of Vagina (en realidad son vulvas y no vaginas, pero la precisión le fastidiaba el chiste). Esta exposición itinerante se presenta como un muestrario de vulvas, una celebración de su enorme variedad y de su belleza intrínseca. Un proyecto a priori cautivador pero no carente de críticas: la frialdad blanca del yeso no parece combinar con la carnosa suavidad rosada de las vulvas originales.

Entre los grabados paleolíticos y las esculturas de McCartney tenemos unos cuantos siglos de expresiones artísticas de los genitales femeninos que me gustaría al menos mencionar. Rastrear falos resulta sencillo en el arte occidental, pero no ocurre lo mismo con las representaciones explícitas de vulvas más allá de algún fresco pompeyano o algún estudio anatómico-forense de Leonardo Da Vinci. Un motivo recurrente a partir de la época clásica es la venere pudica (de pudere, “avergonzarse”): la diosa tapándose pechos y vulva con las manos, avergonzada de su desnudez, como en la Afrodita de Praxíteles o El nacimiento de Venus de Botticelli.

Dado que el genital femenino se oculta y escamotea, se redescubren constantemente otros símbolos: copas, triángulos, rosas u otras plantas como las flores genitales de Araki o Georgia O’Keefe, espirales, entradas de cuevas, laberintos (imagino a Borges sobresaltándose), valles… y corazones. Dice Gloria Steinem: “La forma que llamamos ‘corazón’ —que en su simetría se parece mucho más a la vulva que al órgano asimétrico cuyo nombre lleva— es probablemente un símbolo remanente del genital femenino. Siglos de dominación masculina lo han despojado de su poder y reducido al romanticismo”. La Goulue, bailarina de cancan que aparece en varios cuadros de Toulouse-Lautrec, llevaba un corazón rojo bordado en su ropa interior, y lo descubría obscena y juguetonamente al levantar las piernas durante el baile. Esta identificación entre corazón y vulva está presente en todo tipo de iconografía moderna.

Para pasar de los símbolos a la representación explícita del coño en la pintura occidental tenemos que desplazarnos a 1866, año en que Gustave Courbet pintó por encargo El Origen del Mundo. Esta vulva en primer plano y encuadre forzado a la que no se puede asociar un rostro (lo que crea a la vez intriga y sensación de universalidad) lleva más de un siglo dejando un rastro de censuras, escándalos y polémicas, la última tan reciente como octubre de 2011, en Facebook.

Tanto pudor europeo contrasta con el despreocupado arte tradicional japonés, en particular con los shunga o “dibujos de primavera”, grabados abiertamente pornográficos producidos en su mayoría entre los siglos XVII y XIX. Muchos artistas dibujaron shunga sin que fuera visto como una deshonra o una vergüenza, entre ellos el mismísimo Hokusai con imágenes tan potentes como esta. Tanto el pene como la vulva eran representados de forma explícita, exagerada y anatómicamente clara.

En occidente hubo que esperar a los siglos XIX y XX y a Klimt, Picasso o Schiele (o a fotógrafos como Helmut Newton o Robert Mapplethorpe) para encontrar representaciones más o menos explícitas de genitales femeninos. Por supuesto, podemos encontrar ejemplos de representaciones vulvares en el arte moderno: del amor lésbico de Suzanne Bellivet a la claridad de Álvaro Pemper o el hiperrealismo de John Currin. Taschen editó el libro de fotografía definitivo para fanáticos del coño como yo: The big book of pussy, con más de 400 imágenes de vulvas de todas las formas, colores y tamaños. Una de las fotógrafas incluidas en el recopilatorio, Frannie Adams, es autora de obras tan vulvófilas como Pussy Portraits, una serie de fotos de coños retratados junto a las caras de sus dueñas.

En el terreno de la performance y las artes plásticas alternativas una generación de artistas rompió el tabú de la vulva sobre el escenario. Una de estas pioneras fue Shigeo Kubota, que pintó cuadros en 1965 usando sangre menstrual y su vagina como soporte para el pincel. Diez años más tarde, Carolee Schneemann en Interior Scroll se desnudó sobre el escenario y extrajo de su vagina un larguísimo rollo de papel del que leería uno de sus incendiarios poemas… Una estrategia de poesía genital que seguirían años más tarde, fisting mediante, artistas como Diana Torres, pornoterrorista. Por su parte, Judy Chicago revolucionaría en los setenta el arte abstracto con sus formas vulvares y su instalación The Dinner Party, homenaje a 39 mujeres importantes de la historia.

Llega un punto en que arte plástico, feminismo, performance y divulgación vulvar se unen de la mano: Annie Sprinkle y su ginecología casera de espéculo y autodescubrimiento, Marina Abramovic y su descacharrante repaso a la sexualidad balcánica, el documental Viva la vulva en que Betty Dodson discute con un grupo de mujeres la apariencia de sus vulvas y cómo estimularlas… Y estaría tentado de añadir a Maude Lebowski y su pintura vaginal aérea si no fuera un personaje de ficción.

Termino el recorrido con un par de recomendaciones para quien quiera leer más: el imprescindible ensayo Vulva, la revelación del sexo invisible de Mithu. M. Sanyal, y el libro Vulva Empowerment: vulvas in History, Art, Mithology and Society, de Kirsten Anderberg. También es interesante y poético este artículo de Rodrigo Martínez Andrade La vulva como metáfora, afortunado título que me sugiere la palabra vulváfora. Y, en otro estilo, tengo que recomendar Coños, de Juan Manuel de Prada, como mirada masculina y coñona (nunca mejor dicho) al mundo de la vulva. Un libro salvaje y divertidísimo que nunca entenderé cómo ha podido surgir de la misma persona que ahora sostiene que la pornografía va matando el alma.

Y ya que sale el tema de la mirada masculina: soy un hombre que acaba de escribir sobre coños, pero no pretendo ser uno de esos irritantes perdonavidas que, en palabras de Gloria Steinem, “pretenden saber más del cuerpo de las mujeres que las mujeres mismas”. Lanzo pues al aire dos peticiones a las mujeres lectoras de este artículo: complementad la información parcial que aquí aparece y, sobre todo, animaos a escribir, en justa reciprocidad, un artículo sobre penes, varitas mágicas, bastos, pollas, obeliscos, herramientas, falos…

153 comentarios

  • Cuando he visto este artículo no me lo podía creer. El libro de Mithu M. Sanyal es uno de mis regalos de estas Navidades ¡Llevo meses detrás de esta información para escribir un artículo! (Y porque mi siguiente tatuaje será un yoni). De hecho, tengo guardada la última imagen que habéis puesto junto con otras pertenecientes a la exposición ”El gran muro de la vagina” de Jamie McCartney.

    Son de estas casualidades que ocurren a veces que te dejan con la boca abierta.

  • Genial. De todos los que te leí, el que más me ha gustado. Y me ha hecho mucha risa el comentario final a Juan Manuel de Prada. Voy a recomendar este artículo!
    Larga vida al coño.

  • Me parece un artículo correctísimo que nos acerca a los hombres (¿me puedo considerar un hombre?) el desvalorizado mundo del yoni (al menos algo más he aprendido de este artículo). Yo, como hombre en vías de desinhibición, encuentro también el coño como algo bello, no entiendo el porqué hay mucha gente que no lo ve así. Yo cada día soy más y más vulvainómano, porque para empezar es, como el cuadro de Courbet, el origen del mundo. Es más, con ese cuadro tuve un enfrentamiento dialéctico en el Museo d’Orsay con una amiga. Recomiendo la lectura, y relectura, de este artículo y el amor a la vagina, el yoni y la vulva.

  • Artículo coñonudo.

  • Excelente artículo. Me encanta la relación entre el símbolo del corazón y el coño.
    Solamente puntualizar que “Mythology” se escribe así y no como ha hecho el autor.

    • Muchas gracias! :) Darme cuenta de lo del corazón fue un “mindfuck” en toda regla, es ese tipo de cosas que no se te ocurren hasta que te lo dicen y luego lo ves perfectamente obvio.

      Gracias también por la correctión: no puedo editar yo mismo el artículo una vez publicado, pero pasaré aviso.

  • Me gusta el final porque tengo que reconocer que, durante todo el artículo (buenísimo), tenía en la cabeza las palabras de Gloria Steinem… Aunque esté mal visto decirlo, me gusta leer este tipo de artículos escritos por mujeres, lo siento, pero es cierto… nadie puede saber más del coño que nosotras mismas (o mejor dicho, nadie debería).

  • Otra referencia a la vagina dentata:
    “Vagina dentata, castración afectiva, emasculación posesiva, mío, mío, tú eres mío, ¿quién quiere quitármelo?”
    de Luis Martín Santos, en “Tiempo de silencio” http://j.mp/T1Daa5

  • Hola,

    excelente articulo. ¿puede decirnos de quién es la primera foto? Es genial.

    Gracias

  • El tipo de artículos suscitado por la proximidad del fin del mundo… ¡No falla!…

  • Tanto ginecocentrismo al final pasará factura

  • Sólo un detalle, mejor emplear “inuit” o “yupik” en lugar de “esquimales”. No les gusta mucho, significa comedor de carne cruda.
    Por lo demás, gran artículo…

    • No conocía esa precisión, me la apunto… ¡Muchas gracias! :)

      (Me doy cuenta de que con lo que me gusta comer carne cruda, entre los steak tartar y los sashimi, debo tener algo de esquimal).

  • Uno de mis manjares preferidos.

    • a mi también me gustan los mejillones, las mollejas o la morcilla, pero no voy diciendo que son “bonitos”.

      • No es que sea bonita, es que es preciosa.

        • Con los coños pasa como con las caras, los culos, las tetas y como con casi todo: que los hay feos (¡esos “pavos” navideños!) y los hay bonitos (el “cántaro donde no falta el vino aromático”).

          • Pero si los pavos son muy bonitos cuando están vivos!! y lucen también muy bien cuando están cocinados. La belleza esta en el ojo de quien mira.

      • Pues dicen que la comida entra primero por los ojos :)

  • Bueno: la boca es también la leche de difícil de dibujar, y mira que vemos bocas a lo largo del día. No es lo mismo dibujar una protuberancia que un agujero rodeado de pliegues.

  • Magistral!!! Lo he compartido en FB. Todo el mundo debería leerlo. En serio, tengo una tienda erótica y es alarmante la incultura relativa a la vulvay la vagina en los tiempos que corren.
    ME gustaría apuntar que la industria farmacéutica y cosmética tambien ha puesto su grano de arena para esa percepción negativa del coño, siempre tratando de vendernos cosas para paliar el supuesto mal olor , su apariencia natural, y demás … Lamentable.

    • Muy buenos ambos enlaces, muchas gracias por traerlos… Me quedo con las ganas de charlar más sobre el clítoris, pero entonces el artículo hubiera quedado aún más largo de las 4000 palabras que ya tiene, y algo hay que dejar para más adelante. :)

      Lo de los olores me fascina… Me dejé también en el tintero hablar sobre Charlotte Roche, una escritora feminista que da charlas sobre los peligros sobre una excesiva higiene íntima… Que una cosa es tener el coño limpio y otra cargarlo de química “limpiadora” y cargarse la imprescindible flora vaginal.

      • Me alegro de que le gusten, Mr Lapidario. En cuanto a Colombo, no he leído “El Anatomista”, su biografía novelada, obra del argentino Federico Andahazi, pero es muy graciosa la historia del premio literario que ganó a raíz de este libro, y de la polémica subsiguiente: “La obra premiada no contribuye a exaltar los valores más elevados del espíritu humano”

        Federico Andahazi – controversia por un Premio

  • Vivan los yonis!

    #yonipowah

  • Sólo hay un
    problema
    metafísico digno
    de consideración:

    El Coño

    José María Álvarez

    • Coño, qué bueno. De haberlo conocido antes, lo hubiera incluido de alguna manera en el artículo…

      • Lo tienes incluido dentro de un portentoso Poemario publicado por Visor (1999) titulado “La lágrima de Ahab” del cartagenés José María Álvarez… una de mis joyas de adolescencia.

        Gracias por tu artículo. Sensacional.

  • Un artículo imprescindible! Me ha impresionado, me ha impactado y me ha encantado. Queda demostrado que ni la historia ni el machismo intrínseco que anida en ella, han podido relegar a un segundo plano a toda una obra de arte de la naturaleza como es nuestro yoni.

    • Los coños son feos y hediondos, no te creas las palabras de los aduladores falsarios que se visten de intelectuales para ver si así consiguen arrimar cebolleta.

      Las mujeres tenéis cosas mucho más bonitas, como las tetas mismamente.

      • arrastrao, sigues pegado a las tetas de tu madre, cuando seas adulto/a hablemos mejor… no hay un punto mejor o más bello que otro en el cuerpo , se puede hacer el amor con los ojos, las manos, los coños, los falos, el pelo, la belleza está en quien la ve, si ud no la aprecia, es porque no la tiene

    • Leti, casi apostaría dinero a que he pasado la lengua por más chochetes que tú y no, no son bonitos. Además algunos no huelen bien ni saben a fruta del paraíso.

      Otra cosa es la adulación acrítica al sexo femenino a ver si así alguna se deja follar. Yo a veces lo hago, como casi todos los hombres. Por tu respuesta parece que hay mujeres que realmente se creen las chorradas que les decimos para poder metérsela.

      • El sabor del pene es exactamente igual que el de la vulva y, sin embargo, a todxs nos parece natural que el varón reciba estimulación oral. Sería buenísimo que empezáramos a naturalizar la estimulación oral practicada a una mujer. Todos los comentarios masculinos tienden a presentar a los genitales femeninos como lugares de placer para ellos o agujeros para la reproducción de la especie. Es hora de pensar en el placer femenino que se obtiene sólo de esta manera (tomad nota): con la estimulación DIRECTA Y CONSTANTE (con dedos, labios y/o lengua) del clítoris y los labios vulvares. La vagina casi no tiene terminaciones nerviosas, de modo que sólo constituye un escenario de inmolación del placer femenino para brindar placer al varón. Trabajemos para la igualdad y gocemos de a dos!

        • los chochitos o vaginas son lo mas preciado en la mujer, son la flor o esencia de ellas, son tan hermosas son la distinción de mujer, con sus feromonas que nos ponen a 100, las lamidas y caricias en ellas les arrancamos ayes de placer.

      • jajaj te ha de gustar la verga entonces si no te gusta el coño, ya aceptálo y deja que te lo metan y te remuevan la caca, seguro así serás feliz y dejarás de atacar la femeneidad ¿envidia?

  • Llega un momento en que se abusa de los atributos sexuales femeninos para hacer literatura, filosofía y toda una suerte de interpretaciones. Esto redunda en una idea existencialista tendente a considerar el ginecocentrismo como la única opción estetico-moral legítima.

    Espero que no me censureis otra vez (aunque lo llameis “moderar mensajes”)

  • ¿Freud? ¿Lacan? ¿Sexo en Nueva York?

    Que asco dais los posmodernos.

    Pues claro que las vaginas son feas, son pliegues de piel. Las mujeres tienen muchísimos atributos hermosos que destacar (y a los que se ha prestado incesante atención y elogios desde siempre) como para andarse con estas gilipolleces feminazis intelectualoides.

    • te van a borrar tu mensaje por machista jejeje

    • Las orejas son pliegues y nadie cree que sean feas. Por favor, revisa tus prejuicios. Tal vez asocias los pliegues a la vejez, a la infertilidad, y tu ser primitivo los rechaza por eso. Aquí estamos hablando de placer sexual, no de excelencia genética para la mejor reproducción de la especie.

  • Alguien: ¿qué sugieres? ¿El falocentrismo de siempre?

    pasteljamón: sí, los hombres creen que el falo es una bellza. Son feos: un colgajo absurdo entre las piernas. ¿Entonces?

    • NO, ¿por qué volver a un falocentrismo? ¿por qué cultivar la cultura del individualismo que nos desune? Abogo por un punto intermedio, pero tanta reivindicación “vaginal” está llevando la filosofía existencial humana al ginecocentrismo, que yo entiendo, es tan perjudicial como el falocentrismo.

      Hay que acercar posturas no individualizarse a ultranza pues crea sectarismos e intransigencias varias.

    • ¿Cayendo en la trampa de empezar una guerra de sexos?
      Pues no Nancy, las pollas son geniales y una polla dura un auténtico monumento.
      Y los coños una maravilla escultura de feminidad, vida y placer.

  • Un artículo que intenta pasar como un manifiesto intelectual mediante el abuso de las absurdas apreciaciones de los genitales femeninos; intentan adularlo exageradamente y en muchos casos salen completamente del tema para establecer su propia agenda.

    Lo siento, es un artículo ridículo.

  • Pero no ha sido ridículo el falocentrismo. No es ridículo que los hombres vivan jactándose del colgajo, e incluso convirtiéndolo en sigo de “hombría”, “fortaleza”, “poder” y demás babosadas…
    ¿Qué es lo que tanto les molesta con respecto al artículo? ¿Que no trataba del pene? ¿O acaso que no es un artículo pornográfico, que es el único sitio que otorgan al cuerpo femenino?…

  • Vaya coñazo de artículo.

  • Un dato: el clítoris es el único órgano en toda la naturaleza cuyo uso está única y exclusivamente dirigido al placer. Muchas gracias por el artículo, me ha encantado.

    <3

    • Un dato inventado, concretamente.

      A la espera de que alguien me explique por qué un clitoris es un órgano y un glande no.

      • Las definiciones de “órganos”, “aparatos”, “sistemas” son invenciones culturales y, por lo tanto, cuestionables. Aquí estamos tratando de divulgar una obviedad largamente silenciada: las mujeres no gozan con el coito sino con la estimulación de sus genitales externos. Los genitales femeninos internos sólo producen placer en el varón. Cada quien sabrá qué hace con esta información: los hombres debieran cuestionarse si deben seguir penetrando vaginas para su única satisfacción, y las mujeres debieran cuestionarse si van a seguir dejándose violar en silencio en vez de enseñar qué estimulos necesitan para gozar.

        • “las mujeres debieran cuestionarse si van a seguir dejándose violar en silencio”

          Que llames “violación” al sexo consentido aparte de un disparate lo que demuestra es que los prejuicios y traumas sobre el sexo que en las de aquellos que llamas a liberarse. Háztelo mirar, amiga.

          Por otra parte, dado que el sexo es cosa de los dos, pues tampoco es cuestión de pasarse de frenada y buscar únicamente el placer femenino.

        • Bueno, aquí habría que hacer unas cuantas matizaciones. Una cosa es reconocer (porque es cierto) que el clítoris es la fuente principal del placer sexual femenino, y otra afirmar que “las mujeres no gozan con el coito”, lo que sencillamente no es cierto como norma general. Ni siquiera hay necesidad de que ese “coito” sea con un hombre: anda que no hay lesbianas que incluyen diversas formas de penetración (arneses, fistings) entre sus prácticas sexuales, tanto vaginal como analmente.

          La polémica eterna sobre orgasmos vaginales vs orgasmos clitorianos es en el fondo ridícula teniendo en cuenta dos cosas: 1) la vagina no está desprovista de terminaciones nerviosas (que su estimulación pueda provocar el orgasmo o no es otro tema, pero abierto a debate teniendo en cuenta que hay mujeres que se corren hasta con la mente) y 2) Según cómo se realice la penetración, se estimula la parte interna del clítoris, que es bastante grande. Así que en realidad muchos orgasmos “vaginales” son en realidad clitorianos… pero conseguidos gracias a un tipo de penetración.

          El problema viene cuando gente como Freud suelta frases como la que cito en el artículo sobre que la mujer adulta debería ceder la sensibilidad del clítoris a la vagina, lo cual es sencillamente un absurdo. Marie Bonaparte, discípula de Freud, analizó a muchas mujeres a las que se le había practicado la nefasta ablación del clítoris, y comprobó que se masturbaban en muchos casos acariciándose la cicatriz… Porque lo que se había cortado era la parte externa, pero tal como decía hace un momento, gran parte del clítoris es “subterráneo”. Eso le hizo a Bonaparte preguntarse si realmente su maestro Freud tenía o no razón en sus ansias de “vaginalizar” a las mujeres…

        • discrepo contigo, en mi experiencia sexual, hetero, casi 30 años, con algunas experiencias breves con mujeres.. debo decirte que sí se goza con el coito, el tema es con quién tiras (follas, en Chile decimos tirar o culear) y cómo te relacionas con ese otro ser sexual, si te planteas la union genital como sólo coital o como una violación, te olvidas de que el sexo también es la unión de los flujos energéticos de quienes participan en el… sea una solita , sea una pareja, un trío, un grupo, tenlo en mente ;)

      • Como estudiante del tema, el glande puede ser un órgano también si te apetece (o una estructura).
        Un órgano por el que sale la uretra, el fin de la estructura de salida de la uretra que tiene muchas terminaciones nerviosas, sin ser la estructura masculina que más tiene, ojo (eso es el conducto deferente).
        Pa mear, vamos.
        Por el clítoris no. Ni sale nada ni está para nada. Sólo tiene terminaciones nerviosas. Es la diferencia a que fuese la vagina (que también tiene como función el parto y la salida del crío).
        Ale, un besele.
        E intenta no tachar de datos inventados cositas sin comprobar.

        • Es cierto que de manera estructural el clítoris no tiene entidad propia pero entendiendo que es un punto de confluencia nerviosa y que es centro de buena parte de la masturbación y el orgasmo femenino, creo que tiene más importancia de la que le das tú con ese “no sirve para nada”

  • Dice el refrán: No hay mujer fea si se la mira por donde mea

  • Esta gente que dice que los coños son feos no han visto uno en su vida. Depilados, peludos, arrugados, tersos… todos son preciosos y exquisitos al paladar. Y que conste que no soy un intelectualoide adulador con ganas de arrimar la cebolleta. Si me muriera hoy, habría disfrutado de más coños de los que ellos pueden soñar. ¡Vivan por siempre los coños!

    • Para los trolls dalinianos

      “La obsesión por los culos se encuentra continuamente en todas sus pinturas, de la misma manera que encontramos la obsesión por los sexos masculinos, sobre todo por los mas jóvenes, con claras derivas pederásticas, y por la sodomía. Todo el mundo en Cadaqués ha oído hablar de lo que eran las fiestas de Dalí, de que manera buscaba, como en el hotel Meurice de París, hombres y mujeres para sus puestas en escena eróticas de las cuales por otro lado el mismo no se escondía.(…)

      Dalí tenia una gran desconfianza, un verdadero terror por el sexo femenino, por la vagina: “Nunca en mi vida no había «hecho el amor» y me representaba este acto como terriblemente violento y desproporcionado a mi vigor físico: «eso no era para mi»” decía Dalí respecto al hecho de tener relaciones sexuales con Gala. Las vaginas, para Dalí, son los orificios mas terroríficos y para estigmatizarlos ha puesto muchas en sus obras (…)”

      Masturbaciones – Xavier Barral i Altet

  • Pedazo de texto que se ha currado Josep Lapidario, tan bueno que los trolls acuden como moscas.
    Si este artículo despierta vuestra sincera indignación… hacéoslo mirar; quien se pica ajos come.

  • Te faltó un clásico con coños para todos los gustos:

    http://www.pornomedia.com/extra/caviar/pussies/

  • Me declaro, oficial y públicamente, adorador, sacerdotiso y sectario de las Vulvas y Vaginas Infinitas.
    De las Bellas y Poderosas Venus que, empoderadas cómo en el pasado ignoto, van a volver a dar alegría y dignidad a nuestra existencia, devolviendo el sentido a nuestro viaje a través de las Eras y los Años Luz.
    Succionándonos, abrazándonos y haciéndonos eternos amantes del Misterio en el que flotamos.
    Os Amo.

    pd: gran artículo.
    Gracias!

    • Otro tema que no he podido tratar por falta de espacio: la eterna batalla entre depiladores de coños y fans del felpudo selvático… Una guerra fratricida en la que me situaría en un aristotélico punto medio

  • Los coños son horribles !
    Lo sé porque ke tengo uno, para examinarlo tenga ke hacer extrañas poses de contorsionista, una zona dificil de asear; a todas horas estar pendiente del “moco” manchador de ropa con olor a pescado muerto, y además, con la edad se arrugan

    Debí cambiar de genero a Hombre o reencarnar como uno

    • ¿Seguro qué tienes un coño? No me identifico nada con la descripción… Jaja

    • Tal vez no debas examinarlo con la vista (como si fueras a diagnosticarlo) sino simplemente gozar con él. Efectivamente, las mujeres no fuimos diseñadas para mirar nuestros genitales pero nuestros brazos sí fueron diseñados para que la mano caiga justo ahí. A gozar!

    • Te voy a regalar un espejo de mano.

      He comido cent… decenas de coños (soy un chico afortunado) y sólo olían mal un par de ellos.

  • ????, por que esté escondido no significa que sea feo. Ese moco que mencionas es flujo, te mantiene sana y lubricada si es que te apetece un poco de acción. Y si te huele a pescado muerto, seguramente tengas alterada la flora vaginal, como a tantas de nosotras nos ha pasado (si te lo tratas, ese olor desaparece y tu coño empieza a oler a pan recién hecho, mmmm…).
    No te cambies de género, mujer, que a nosotras se nos arrugará con la edad, pero al menos nos sigue funcionando. ;)

  • Está claro: a los heteros les gustan las vulvas, a los homo, los falos. No hace falta atacar las vulvaspara defender a los falos…a no ser que seas un troll, claro.
    El que la define como “pliegues de piel”, que poquitas vulvas has visto o mirado con atención. Con razón hay tanta mujer insatisfecha.

  • Muy interesante el artículo, gracias por el curro que te has pegado, Josep.

    Realmente uno se da cuenta de toda la ignorancia que rodea al coño, vulva, vagina, etc. Y se alegra de toparse con artículos como este.

    Y luego se apena cuando ve a 4 gilipollas que se sienten atacados (que me expliquen por qué) por darle un espacio a la otra mitad de la sexualidad humana. En fin, ellos con su cortedad de miras.

  • Entiendo que la intención del autor ha sido buena. Y agradezco que haya escrito un artículo así, ya que estas informaciones son necesarias; no me cabe duda de que hay muchas personas que desconocen todo lo que la vulva y la vagina son.

    Sin embargo, a pesar de esto, creo que el artículo cae en una visión simplista y mutilada de los genitales femeninos, aunque puedo entender que no es algo intencionado por el autor. El motivo por el cual creo esto es porque no se habla apenas del útero y los ovarios que, en definitiva, son los que nos permiten crear vida y los que convierten a las mujeres en seres cíclicos con diferentes energías, ánimos, o como queráis llamarlo, según la fase del mes en la que estamos.

    De hecho, aunque en Occidente se ha traducido yoni como vagina o vulva, en sánscrito también se traduce como útero (se puede consultar en wikipedia).

    Hay varios libros que hablan de este tema y, también, unos cuantos blogs. Yo recomendaría, a quien le interese, un libro llamado “Luna roja. Emplea los dones creativos, sexuales y espirituales del ciclo menstrual”, de Miranda Gray que trata acerca de la importancia del útero y la menstruación en las mujeres.

    Está muy bien que hablemos de vulvas y vaginas, sí. Pero no debemos olvidar la gran importancia que tienen el útero y los ovarios. De hecho, esta mutilación también ocurre con los hombres, ya que se habla mucho de los penes y poco de los testículos (también son la base de la vida y la creatividad masculina).

    Puede parecer que voy de intelectualoide o de feminazi. No obstante, cuento algo que, como mujer, vivo diariamente (mejor dicho, mensualmente). Y, por eso, creo que es importante dar a conocer esta otra visión de la sexualidad femenina.

    • Y del páncreas tampoco dice una palabra, lamentable olvido por parte del autor.

    • Antes que nada, gracias por tu aportación y por dar tu visión de la sexualidad femenina: ya puse en el último párrafo del artículo que me encantaría complementar el artículo con visiones ajenas (y, a poder ser, femeninas) en los comentarios.

      Dicho esto: omitir el útero y los ovarios (y, por extensión, los ciclos menstruales más allá de una observación pasajera) no ha sido una omisión involuntaria, sino buscada. Porque el objetivo del artículo para mí no era hablar del conjunto de los genitales femeninos, sino de los externos: la generalmente ignorada o despreciada vulva. En parte por cuestiones de espacio (ya hay 4000 palabras y me he dejado muchas cosas en el tintero) y en parte porque…

      Bueno, la ciencia occidental se ha preocupado mucho del útero y los ovarios: con mayor o menor fortuna, pero gran parte de las investigaciones han ido dedicadas a entender/modificar/curar asuntos relacionados con la procreación. En cambio el clítoris y los labios vaginales, al carecer de “función” clara relacionada con la reproducción, han sido ampliamente ignorados hasta hace bien poco. Lo comenta Mary Roach en “Bonk, the curious coupling of sex and science”: quien quiera que le financien un estudio sobre orgasmos o en general sexualidad femenina más vale que incluya alguna referencia a la reproducción o lo tendrá muy difícil para obtener fondos…

  • Estupendo artículo, aunque yo nunca he ncesitado que me convenzan de lo cojonudo que son los coños. Si a algún hombre no le gusta comer coños, una de dos, ó tiene un serio problema, ó es homosexual, en cuyo caso como que va de suyo que no les apetezca ni mucho ni poco. Y los, y las (que también las hay, unas cuantas, además), que dicen que si son feos y no sé cuántas chorradas más… bueno, esa pobre gente está más allá de la estupidez.

  • El Perú también tiene su libro vulvalucionario: es una mezcla de fotografías en primer plano y testimonios personales.

    http://soyunachicamala.wordpress.com/2012/11/05/yo-amo-mi-vulva/

  • Tremendo artículo. Hace meses que me leí Vulva, el sexo invisible y no he dejado de hacer difusión del mismo. Me ha encantado cómo lo has recopilado todo y sobretodo lo bien que lo has tratado, he de decirte que hasta que no he leído que eres un hombre había dado por supuesto que eras una mujer. Y que conste que esto no me había pasado nunca. Bravo!
    Te dejo un link a mi web relacionado con el libro y lo que da de sí
    http://www.elcaminorubi.com/el-blog/tags/tag/148-mithu-m-sanyal.html

    • Muchas gracias! :) La mayoría de este tipo de artículos suelen estar escritos por mujeres… Y creo que tiene su interés que los hombres hablen sobre coños, del mismo modo en que me gustaría bastante, como comento al final del artículo, leer un artículo sobre penes escrito por una mujer.

      Me apunto el link a tu web, ahora iré a curiosear…

      El libro de Mithu M. Sanyal es una absoluta maravilla de principio a fin: entretenidísimo, lleno de ideas y exhaustivamente referenciado. Y a partir de su lectura aparecen un buen montón de anclas para ir investigando otros temas paralelos…

  • lo que le faltaba a jotdown : un artículo sobre la historia del chocho.

  • Enhorabuena por el artículo. Sobre el arte rupestre, para quien tenga curiosidad tenemos en España una muestra ad hoc en la Cueva de Tito Bustillo (Ribadesella, Asturias). La primera galería con pinturas que se descubre cuando por accidente se accede a la cueva es precisamente “el Camarín de las Vulvas” y están representadas con bastante detalle. Actualmente no se visita toda la cueva por conservación y porque siguen las investigaciones in situ. Yo tuve la suerte de verla hace unos años. Aquí os dejo un enlace con foto de la galería, las pinturas tienen 14.000 años aprox. y están al nivel (el conjunto artístico) de Santillana y Lascaux.

    http://www.asturnatura.com/turismo/cueva-de-tito-bustillo/1297.html

    • Muchas gracias por el enlace! :) La verdad es que antes de empezar a documentarme para el artículo conocía la existencia de las estatuillas paleolíticas (la venus de Willendorf y compañía), pero no tenía ni la más remota idea de que existiera arte rupestre vulvar de tanta antigüedad…

      • Primero, excelente artículo, me ha parecido muy interesante ^^ y dgpastor, geacias por el enlace ^^

        En segundo lugar, una aclaración respecto al arte rupestre: todo o casi todo giraba en torno a la reproducción, sobretodo en el palolítico superior (35.000-10.000 aC). Las pinturas suelen encontrarse en lugares de díficil acceso, por lo que se cree que formaban parte de algún ritual. Hay diversas tématicas: animales, humanos, híbridos y signos. Esos últimos, la mayoría tienen un simbolismo sexual (Leroi-Gourham). Como vale más una imagen que mil palabras, aquí una tabla con los simbolos femeninos (arriba) y masculinos (abajo) y sus evoluciones http://4.bp.blogspot.com/-mh6gxti49fE/UFOhyDtN_zI/AAAAAAAAACY/WwC1xxuNXoY/s1600/FIG.9.jpg También hay otros simbolos como manos, una especie de cabañas, puntitos, etc, pero no entran en lo que estamos hablando. En lo que se refiere a representaciones antropomórficas, predominan las de mujeres. Están son algo “deformes”, pues buscaban resaltar las zonas sexuales. Las representaciones de hombres son reducidas, y también destacan su componente sexual. El hecho de que haya más reférencias a la feminidad que a la masculinidad hace creer que era una sociedad matriarcal. Al ser matriarcal, también se cree que las encargadas de los rituales también eran las mujeres, como sacerdotisas o algo parecido, por lo tanto, las pinturas fueron hechas por ellas (aunque en las pelis siempre salgan hombres pintandolas xD) Y otra cosita, sobre los animales: una de las teorias (Leroi-Gourham, otra vez) dice que los caballos representaban lo masculino y los bisontes lo femenino (eran los dos animales más representados). Otra teoria, hecha por Anette Laming-Emperaire (díscipula de Leroi-Gourham), dice justo lo contrario, caballos-femenino y bisontes-masculino. Esas teorias se basan en la conjunción de caballos al lado de representaciones masculinas y bisontes al lado de las femeninas. También hay otras teorias, sin esa sexualidad, la totémica (Frazer, Durkheim), la mágica (abad Breuil), la social (Laming-Emperaire, otra vez)…
        En resumen, las representaciones sexuales, tanto masculinas como femenínas, aunque las últimas fuesen más nombrosas, estaban a la orden del día en aquella época.
        Todo el rollo que he soltado solo se refiere al arte encontrado en la zona franco-cantabrica y del paleolítico superior. Y ahora me despido, vaya bien!

  • Yo también he estado pensando en esto. Para mí, además de hablar de vulvas y vaginas (el “autocorrect” de mi teléfono no tenía registradas estas palabras me acabo de dar cuenta), falta hablar de nuestros placeres, sensaciones y fluidos.

    • El objetivo del artículo era hablar de vulvas, pero por supuesto cualquier apreciación paralela sobre “placeres, sensaciones y fluidos” será bienvenida.

      Hablando de fluidos, me dejé en el tintero dejar caer algún comentario sobre squirting, que es un tema apasionante, pero imagino que encajaría mejor en un artículo sobre orgasmos (hmm, no sería mala idea) que en uno dedicado al fin y al cabo a la simbología/mitología/arte de la vulva.

  • Cochinotes

  • mucho hablar de coños, y no haya una mención al chocho del apocalipsis, es motivo de cese!

  • Lo que ha quedado meridianamente claro viendo la cantidad de comentarios, es que la “Piel de Toro” es un país de – Piloneros -

  • Genealogía de la higa (Agustín García Calvo): “…esto nos coloca cerca de otra de las apariciones de las formas de terror más tradicionales, que tiene mucho que ver con ello: es el gesto de hacer la higa, que ustedes me han visto hacer ahora mismo al recitar el trozo de la _Iliupersis_. Es un ejemplo bueno de cómo la aparición del terror, siendo ya ella un disimulo, siendo un conjuro, trata a su vez de disimularse y confundir. Hay un texto de Rabelais, que creo que Freud mismo recoge y usa, en que un diablo huye delante de una mujer que se levanta las faldas y le muestra el coño, sin más: el coño directamente aparece como un motivo de huida para el demonio; y si ese demonio es un demonio masculino, es un representante, es decir, del terror masculino, entonces la imaginación de Rabelais es muy exacta en ese caso. En todo caso, hay una mala interpretación respecto al gesto de hacer la higa. Su forma más corriente es ésta [el orador hace el gesto, con el dedo medio agitándose sobre los otros replegados por el pulgar]. Muchos de vosotros puede que hayáis caído en el error, es decir, pensar que esto representa un poco ridículamente un pene que trata de mostrarse en erección, amenazando Es muy claro que no es así: esto, lo mismo que esta forma [hace el gesto con la punta del pulgar asomando entre índice y medio replegados] que aparece algunas veces también, es una representación del coño, y la cosa aparece mucho más clara cuando se le opone al gesto de corte de manga, que éste sí,evidentemente, éste sí [hace corte de manga] que es un gesto fanfarrón y vanaglorioso, representación,del pene en erección y amenazando. Frente a esto, este otro es una representación del coño, y ambos gestos vienen desde siglos inmemoríales presentándonos así los actos de la guerra de los sexos. Pero es importante que hombres y mujeres desconozcan una cosa tan sencilla como ésta, hasta el punto de que aseguraría que una buena parte de vosotros no lo había visto así, siendo tan evidente. Esto es una representación del coño con un clítoris temblante, y, por tanto, amenazando en el sentido que puede amenazar a los hombres la cosa.”

    • Terror masculino que viene a ser, en su análisis, terror a la cuantía bruta, innumerable:

      “En eso que llaman las señoras hacer el amor se sabe muy bien que hay una desigualdad tremebunda entre los sexos en principio: los hombres son limitados, numéricos; el más atlético de todos los que se pongan a hacer el amor, queda, por así decir, encerrado dentro de números que se cuentan con los dedos de la mano, y generalmente sobran casi todos. Frente a esto, en el otro lado no es que haya mucho sólo: es que no hay ningún motivo de limitación: se siente que no hay ningún motivo de limitación más que, en todo caso, el puro agotamiento, que no se podría llamar cansancio, porque el cansancio parece correlativo del trabajo, y se supone que en este caso no se trataría de trabajo.Este terror de la innumerabilidad del placer…”.

    • ¡Tremendo! :) ¿Está extraído de una conferencia de García Calvo?

      Sobre los gestos que representan el coño en diferentes culturas valdría la pena investigar con más calma… Desde que leí nosedónde que el gesto de hacer una “O” con pulgar e índice significa en Grecia “que te den por culo” en lugar de “OK” me dí cuenta de que hay que ir con un cuidado exquisito con estas cosas.

      • Sí, se titula “El sexo y lo sagrado”.

        Un apunte político. Pensar que estos terrores masculinos están superados (en vez de que, como quiere decir García Calvo, nos constituyen y están en la base de nuestra civilización -masculina, la única-) es como decir que no hay conflicto de intereses entre el dueño de la fábrica y los asalariados.

        • Por ahí va también Camille Paglia en “Sexual Personae”…

          A mí es que me gusta pensar que además de dueños de fábrica y asalariados hay cooperativas. :-)

    • “en que un diablo huye delante de una mujer que se levanta las faldas y le muestra el coño, sin más: el coño directamente aparece como un motivo de huida para el demonio”

      Debe de ser esta imagen

  • Mientras en esta sociedad se cendure a toda prisa la imagen robada de la vagina de una actriz, vamos, su aproximacion, pero continuemos enseñando sin problema los sesos de los afganos bombardeados…….

  • Gran trabajo.

    Mi “angel” en mi web de esculturas es, en realidad, una vulva puesta boca abajo…..

    Esperando artículo sobre “Sexual Personae”, ya que a ratos me deja muy decepcionado y me gustará saber tu opinión.

  • Qué placer. Muy bueno.

  • Iré a besar coños.

  • Chapeau!!

  • Que excelente este artículo! Estupendo, pasaré a muchos para que lo leyan!!!

  • Un artículo muy completo, me ha gustado especialmente la referencia al yoni, que es la terminación en un masaje tántrico a una mujer, en el hombre se llama lingam.

  • Gracias!! estupendo artículo.Propósito para el nuevo año: amar más mi vulva.

  • Hola

    Fue en la línea donde se podía leer: “Es curioso este pánico primordial masculino hacia los dientes simbólicos de la vagina… y que sin embargo esté tan extendido (afortunadamente) el gusto por la felación realizada por una boca repleta de dientes auténticos” cuando me di cuenta de que el artículo estaba escrito por un hombre. La verdad, me sorprendió gratamente.

    Cierto es que existen mujeres ignorantes de su sexo, nada orgullosa de él, y triste pero real, que este hecho sólo hace que su gozo sea menor, o incluso ausente.

    ¿Cuántas mujeres no conocen el placer de masturbarse? Hacerlo es conocerse mejor, y este conocimiento lleva a más sexo y mejor.

    ¿Cuántas mujeres, (y hombres), desconocen que el placer no sólo lo trae la penetración? La misma masturbación lo demuestra, o el cunilingus.

    ¿Cuántas mujeres no toleran que se les lama, chupe, bese su vulva? Sienten entre vergüenza, miedo y asco. ¿Por qué esto no ocurre con el hombre? Él no siente vergüenza de que se le chupe, de hecho lo pide, incluso a desconocidas. Y esas desconocidas, a veces, acceden, pero sin embargo, no piensan en dar satisfacción directa a su vulva.

    Y sobre el porno, he visto pocas películas donde el pene y la vulva sean protagonistas de igual importancia. Me gustará el porno cuando éste no esté exclusivamente dirigido a los hombres, si es que está dirigido a ellos.

    Gracias por escribir este artículo.

  • BUENO ARTICULO. GRACIAS. ESCRIBIR MAS.

  • Muy interesante el artículo!
    Lástima que haya zarpado hueco comentando…
    Muchachos no sean tan resentidos.

  • A Juan Manuel de Prada le fastidiaron al darle el premio Planeta tan jovencito, Se crearon unas expectativas que no pudo cumplir, acordaos del ordenador robado en una estación de autobuses con el la única copia de la novela que se había comprometido a entregar, y encontró como salida el soltar burradas para conseguir público en la derechona huérfana desde la muerte de José María Pemán.

  • excelente articulo!! genio…y mas siendo varón… cada parte del cuerpo es hermosa y sagrada… el tantra adora el yoni porque es el origen de todo….todos venimos de allí!! es maravilloso! y es maravilloso también pensar en el clítoris como órgano de goce únicamente…es genial la naturaleza… lamento comentarle a los hombres que sus órganos sexuales no son tan específicos…jajaja.
    pero en realidad creo que todas las partes del cuerpo humano, de hombres y mujeres, yonis y lingans… vulvas, vaginas, penes… todo es sagrado!! un regalo de la naturaleza para disfrutar…

  • Excelente artículo. Lo comparto hasta el infinito y más allá.
    Gracias por recordarme lo mucho que tenéis que aportar los hombres a la caída del patriarcado (el 50% más o menos).

  • Echando un ojo rapido a los comentarios me doy cuenta que aqui hay “hombres” con cierto complejo de superioridad, en otras palabras, egocentristas y jactosos. No me sorprende que cada vez haya mas lesbianas =S

  • Que me ha encantado ese artículo. Que gracias.

  • Admiro la formalidad, correctitud y rigurosidad de la investigación para escribir el artículo, muy bien tratado el tema, muy explicativo y perfectamente referenciado, un trabajo de gran calidad.

    El problema es que ahora analizo cada coño antes de comérmelo.

  • excelente articulo y la imagen en la montaña de la vagina hagan una a ca en ecuador los q estudian las montañas riocossas

  • por el mero hecho de ser la puerta por donde se sale ala vida es bello y lo mas grande que tiene la mujer

  • ¡Qué buen artículo!

  • es genial el articulo, apenas una aproximación a un tema que da pa darle!
    soy una chica abierta y mientras he estado sola he tenido una vida sexual muy activa, se de los prejuicios tanto de hombres como mujeres respecto de la vulva, y puedo asegurar q hay muy pocos hombres q disfrutan de la vulva como yo puedo disfrutar del pene, pero éstos son los q de verdad saben hacer el amor, los q pueden sentir el placer femenino y no simplemente hacerse una paja dentro de la vagina de una mujer.

    me instruí tanto leyendo, o viendo pornografia y mas que nada practicando la felatio, y es algo q disfruto mucho, me estimula y dispone a tener buenos orgasmos, y puedo dar fe que el pene tambien huele y sabe feo si no esta higienizado correctamente, sin embargo, al minuto de lamerlo esos olores o sabores se desvanecen y puede terminar sabiendo a la mas rica fruta, es cuestion de sentir interiormente q el estimulo al otro es tu propio estimulo, que el otro tambien eres tu y en su placer encontraras el mejor de los placeres porque es el placer de compartir.

    sino tambien existe la autosatisfacción, que lamentablemente pocas mujeres practican (sin culpa por lo menos), y creo que no se trata de una guerra de sexos, es muy infantil pensar asi, la realidad es que este mundo todavia es falocentrico, pese a que quizas muchos europeos crean lo contrario, sigue siendo el falo el q dirige la sexualidad y regula la vida en nuestra sociedad occidental, pero claro q no es “culpa” de los hombres, el problema empieza por nosotras, que engendramos hijos a los q desde el nacimiento vamos inculcandoles el machismo (no soy madre pero lo veo en mi entorno), y somos las mujeres q por no volver sobre lo mismo preferimos fingir un orgasmo q tomarnos la molestia de explicarle al macho q toco en suerte q mejor suavecito, que mejor frotando el clitoris de alguna forma, no se si por miedo a herir su hombría (otro signo de machismo en las mujeres), si por miedo a quedar en vulnerabilidad al decir q con un simple coito no nos alcanza (necesariamente) para llegar al orgasmo, o porqué, claro que en relaciones casuales es mucho mas difícil, y muuuuuchas veces me arrepentí de haberme acostado con tal o cual porque son muy pocos y generalmente son los q aprecian a la vulva como yo aprecio al pene, los que pueden gozar y hacer gozar, lo mismo las mujeres, debe haber pocas mujeres q sepan hacer gozar a un hombre, y el hombre en este mundo falocentrico tiene por este motivo una especie de papel que jugar en la relación sexual, aparece como el activo, y muchas veces nosotras aceptamos esto, ni hablar cuando la relación es casual, se la pasan de pose en pose demostrando sus destrezas amatorias q no se si hasta con la presion q tienen sobre esto logran disfrutar, porque no es solo el orgasmo, he visto a hombres gozar realmente de toda la relación sin eyacular y a muchos venirse sin venirse, o sea mera eyaculación sin placer, placer real, placer de dos cuerpos besandose como se besan las bocas, es la manera mas hermosa de ofrecerse y darse y abrirse a recibir.

    la vulva es bella, tanto como el pene, quizas no bellos desde el lado de la estetica (“la estetica es el recurso de los imbeciles”) pero si bellos en cuanto a que son los instrumentos del amor, y asi como cuando niños no nos gustaba determinado sabor y de grandes nos permitimos probarlo y de pronto se hizo lo mas sabroso (me paso con muchas cosas) lo mismo la vulva y el pene, la unica manera de hacer q algo nos guste es probandolo y desmitificandolo, la primera vez q hice una felatio no me gusto para nada pero al verle la cara a mi novio me di cuenta q era algo que tenia q hacer q me guste para q podamos disfrutarlo los dos, y asi proponiendoselo uno mas tarde o mas temprano lo logra, asi es que ahora no solo lo disfruto sino q soy casi una experta! (jeje)

    hoy estoy felizmente enamorada y a pesar q mi compañero arrastra consigo un prejuicio respecto a la vulva intrínseco en la mayoría de los hombres (por lo menos los q he probado! y son muuuchos),(ojo tambien en las mujeres), estamos en esta etapa trabajando sobre el tema en cuestion, todo comenzó con q mis sesiones de felatio no eran retribuidas con sesiones de cunnilingus lo q para mí es condicionante, y enseguida hube de decirle, mi amor, si usted no me la chupa pos yo tampoco! y claro de aqui surgieron largas conversaciones sobre la vulva y el mito del olor, de la suciedad, algo q para mi no es real, es cierto q puede oler mal pero si huele mal es q algo tiene, ya sea una infección, un hongo, etc. (muy normal en una mujer) y q es facil de tratar (un consejo para mujeres: despues de haber usado tantas veces los ovulos y los antibioticos, he descubierto por una amiga q la mejor forma de curarse es con el propio pis, por mas raro q parezca apenas sientan ardor o irritación o un olor a pescado muerto, jeje, pues haganse lavados vaginales con su propia meada introduciendo un poco del pis en la propia vagina y es magico, les aseguro q no solo se cura en seguida sino q previene a futuras infecciones, y es muchisimo mas sano q cualquier medicina alopatica), en fin la cuestion es que cualquier prejuicio puede dejar de serlo para cualquier persona, solo q hay q dejar abrirse al corazon, especialmente en cuanto al arte de amarse, y hablar del tema es la mejor manera de empezar, por eso festejo este articulo, porque por mas q sea una mera aproximación, es un puntapie para q deje la vulva de ser algo mal visto, q no se enseña, q no se ve, q no se aprecia, faltan dias, meses, años de escritura para lograr desmitificarla, pero la vulva, como el pene, son maravillas de nuestra naturaleza humana, y merecen ser contadas, y especialmente saboreadas!

  • Lo mejor es una POPOLA CARIBEÑA!

    Excelente artiCULO!

  • Que viva la vulva vivalva no importa que tenga dientes

  • Me inspira. Ha sido de las mejores expresiones hacia la Belleza Natural Yoni… Sentir tus letras humedecen a la Luna en Mí y me hacen sonreír.
    Corazón-Vulva…

  • Aqui tienes un video(performance)exhibition de Myriam Thyes en que el Davis Museum presenta su obra “Global Vulva”

    http://www.davismuseum.com/index.php?/exhibitions/2013/

    http://www.youtube.com/watch?v=YECi0MZczHI

  • Hola, sólo quiero decir, que según el libro “Pariremos con placer” de Casilda Rodrigáñez, “yoni” significa útero, no vulva o vagina ;) Ojo que esto da un giro total.

  • El coño es poderoso, misterioso, protector.

  • ¡Magistral! Son cachitos de pensamientos que han ido pasando por mi cabeza con lecturas y reflexiones que he hecho este último año ensamblados de forma maravillosa y mágicamente complementados ¡Muchísimas gracias por compartirlo con el mundo! Yo haré lo propio e iré multiplicándolo allá donde vaya.
    Por otra parte he de decir que estaba leyéndolo en mi cabeza con voz de mujer, hasta que me he dado cuenta de mi error ¡Enhorabuena y de nuevo gracias! Nos es que se haga más valioso, es que en mi opinión has roto todas las barreras y tabúes en este tema ¿Se puede considerar una vulváfora?
    Un fuerte abrazo,
    María

  • Inteligente, fascinante y entretenido viaje, Josep. Si me permites, os dejo el enlace a “De pops i pubis: la representació del plaer” (De pulpos y pubis: la representación del placer) para continuar el viaje por tierras exóticas.

    http://enarchenhologos.blogspot.com.es/2012/04/de-pops-i-pubis-la-representacio-del.html

  • los hombres son frecos

  • No encontré información sobre Kubota… alguien sabe dónde puedo encontrarla?

  • Le faltó algo muy importante al artículo. La extraordinaria semejanza entre la vulva-vagina y las orquideas.

  • Muy buen articulo. Pero creo muy importante destacar 2 cosas para evitar confusiones.

    1-)Es incorrecto pensar que falo es lo mismo que pene. El falo es conceptualizado por Freud como algo simbolico, para nombrar lo innombrable, lo que no tiene significante en nuestra estructura. Que justamente va mucho mas alla del pene. No simboliza al pene, ni es lo mismo.

    2-)Scham en aleman tiene varios significados. Puede ser tanto “verguenza” como “desnudez”. Por lo que schamlippen se puede traducir como “labios de la verguenza” o “labios de la desnudez”. Si uno ve la filologia de las palabras compuestas en aleman, la mayoria de ellas surgen como contraposicion de su terminologia original, por lo que si uno le pide a un aleman que lo traduzca, optara por “labios de la desnudez” como contraposicion de los “labios” a simple vista

  • TREMENDO ARTICULO, DE LO MEJOR PARA LEER, RELEER Y SEGUIR LEYENDO, PUES NO SE ABSORBE TODO DE UNA LEIDA, O TAL VEZ SE DISFRUTA MAS. LO UNICO; TODAS TUS VULVAS, YONIS, VAGINAS?: TE TEZ CLARA, BLANCAS. HABEMOS MUCHAS DE MATIZES OSCUROS, NEGRAS. EXISTIMOS, MUUUUCHO MAS INVISIBILIZADAS COMO PUEDES VER. SEGUIMOS RECLAMANDO NUESTRO ESPACIO.

  • A estas alturas del tiempo dejemos de decir que todos los hombres hablan y están en contra de la mujer, en este mundo no hay nada absoluto excepto la velocidad de la luz, por tanto es mejor decir la mayoría de los hombres o gran parte de, la mitad, mas de la mitad o algunos hombres siguen con ese machismo sin razón, no por unos paguemos todos..,

    Que les pareciera si dijéramos todas las mujeres son frígidas, muchas darán el grito de su vida, en esta vida hay de todo, con sus diversificaciones, mezclas y matices.. nexos y conexos.

    Cuando se esta “criticando” a una mujer en determinado temas o temas, es correcto decir algunas mujeres son y se comportan de esa u otra forma. No todo es negro o blanco, son demasiadas-os extremistas, hay un sin fin de combinaciones.

    Parece una forma de venganza o desquite por todos esos cientos y cientos, miles de años de presión contra ustedes, sean justas y hablemos lo que es. Sin embargo, sí aquí un hombre habla en contra de la mujer pues denle con todo a ese cabron y no incluyan a los que hablamos a favor de ellas,

    En lo personal una vulva es súper hermosa, muy estética a la vista, puedo pasar buen rato contemplándola, delineándola toda su belleza mmmmmm

    Este es un buenísimo pagina dedicada a la vulva…. faltaron algunas entrevistas de ellas

Responder

— required *

— required *