Jot Down Cultural Magazine – José Antonio Montano: Adiós a la filosofía

José Antonio Montano: Adiós a la filosofía

Publicado por

Wert, el de la risa de conejo, el pretencioso Wert, el que va de intelectual sin haber dicho en su vida otra cosa que bobadas, el estirado, el insufrible, el posturitas Wert, ha llegado para culminar con el PP la tarea que comenzó Maravall con el PSOE: la aniquilación del bachillerato. Lo más preciado de una sociedad, su bachillerato, lo que marca el tono cultural medio, lo que determina su nivel de civilización, aquello cuya ausencia condena al embrutecimiento ambiente, vuelve a sufrir un rejonazo a manos de los patanes.

Ahora es la filosofía, desterrada en los rincones. La asignatura que a los 17 años nos empujaba a ser adultos. De pronto aparecían Tales, Gorgias, Sócrates, Platón, Epicuro, Ockham, Descartes, Spinoza, Hume, Kant, Hegel, Nietzsche, Wittgenstein y la cosa pegaba un subidón. Un rebote reflexivo que nos rompía el cascarón y nos propulsaba. ¡Oh aquellas mañanas filosóficas del bachillerato de los 80! Tuve suerte con mis profesores. Antonio Huertas en tercero de BUP y Salvador Macías en COU. Huertas era truculento y sentimental y nos despertó el hambre. Macías nos dio de comer: era serio y riguroso y viajamos en su curso de la antigua Grecia al siglo XX, dejándonos una articulación para toda la vida.

Me llamó la atención un compañero, el Aguayo, desubicado en todo lo demás y que encontró su sitio. Un día apareció con La República de Platón. Se había apasionado. Y estaba aquel otro, cuyo nombre he olvidado, que habría querido ser músico de jazz (a los 18 ya daba por hecho que no iba a serlo), y que también. Aquello era la enseñanza pública, cumpliendo su función pública. No solo almacenando adolescentes sino abriéndoles camino. La filosofía era la asignatura fundamental para la tarea. Era, de hecho, la asignatura que lo simbolizaba todo.

No es extraño que hayan ido a por ella, directamente. Nuestros impresentables tienen un instinto infalible. Son como el famoso mecánico que sabe qué pieza hay que tocar. Ellos lo saben muy bien, y la tocan: para que nada funcione.

22 comentarios

  1. Buen artículo. Breve, conciso y certero.
    Se elimina todo lo no “productivo”, todo lo no “rentable”. Todo lo que antes fue sólido y seguro se desvanece en el aire. No pinta nada bien.

  2. Para mi lo más trágico e indignante es que no se trata de una maniobra orquestada para conseguir unos fines, no es un movimiento estratégico que persiga conscientemente construir una sociedad de autómatas. Se trata una y otra vez de decisiones auspiciadas por una estupidez insondable, infinita, estremecedora.

    Nos gobiernan patanes desde hace tanto tiempo que a veces soy incapaz hasta de sentir rabia, y solo queda tristeza al contemplar su pobredumbre moral. Estos que mandan no llegan ni a ser hombres, son peleles, tan alejados de lo que debería ser un político (filósofo) como lo está un mendigo de ser rey.

    Malos tiempos.

    • Exacto, no es un movimiento estratégico con vista a unos fines. Es el modo de pensar y de operar de la derecha española de toda la vida. Nada más y nada menos.

  3. No querrán que leamos a Platón, aquel que decía: “Aquellos que se creen demasiado inteligentes como para involucrarse en la Política reciben su castigo al ser gobernados por otros que son mucho más tontos que ellos”. Eso sí que es una predicción y no lo de Nostradamus.

  4. Aniquilar el bachillerato? Deberían aniquilar todo el sistema educativo y volver a construirlo de nuevo.
    “Lo mas preciado de una sociedad, su bachillerato”. Mire perdone, pero lo que no es normal es que el mayor logro al que aspiren los bachilleratos, cuando acaban estos dos años de absorber información sin más, sea ir a la universidad, conseguir un buen trabajo cómodo y estable, formar una familia y morirse. Este sistema educativo peca de homogeneizador y de insulso. Aniquilador del individuo y de la creatividad. Troncal hasta hartarse y sufridor al más puro sentido cristiano ortodoxo. Cuando el sistema educativo se centre en las personas y en su felicidad y no en la intelectualidad vacía y sin rumbo, empezaré a creer en él. Wert se esta yendo para el otro lado, por supuesto, pero si nos quedamos con lo que teníamos antes, tendremos de todas formas resaca orwelliana durante mucho tiempo. Igual que me parece una locura estudiar ocho horas al día o más, que es lo que se exige a los bachilleres, también me parece una locura no estudiar durante el resto de la vida y dejar de aprender con 22. Deberíamos revisarnos un poco y quizás enviar a nuestros estudiantes a viajar por todo el mundo en vez de dejarlos sentados dos años en una silla. Amigo mío, yo en clase de filosofía sólo disfrute y aprendí con Nietzsche y las clases de meditación que impartía un profesor al que tengo mucha estima, y que se pasaba el programa educativo por el forro de las… Suerte de la gente valiente, suerte de los rebeldes. Wert? no os preocupéis, nunca esta de más tener identificado lo malo malísimo en forma de persona.

    • No sé de qué forma se puede centrar un sistema educativo en la felicidad. Sobre todo porque es un sentimiento, y cada persona lo percibe de distinta forma. No sé cómo se puede enseñar a ser feliz, y creo que es una prtensión un poco ilusa. Sin embrago, sí se me ocurre cómo enseñar a pensar, a tener criterio. En cualquier caso, ya se sabe que el concocimiento y la libertad no hacen a los hombres felices, los hacen hombres, como dijo Azaña.

      • Dices que el sistema educativo no puede enseñar a alguien a ser feliz?

        Dices que depende del sentimiento, más yo diría que depende de un tipo de sentimiento, la pasión. La pasión por una actividad, por una expresión.

        Se puede ayudar a los alumnos a encontrar esta expresión, a encontrar SU expresión, su vocación?

        Yo diría que sí, yo diría que el sistema educativo puede cambiar, para fomentar el encuentro del alumno con su pasión, su vocación.

        Cómo? Ampliando el abanico de materias (no debería quedarse ninguna actividad extra-escolar fuera) y liberándolas de los actuales encasillamientos, en bachiller (ciencias, tecnologia, humanindades, sociales y artes).

        Las materias obligatorias deberían ser menos, menos profundas y más flexibles (p.ej lecturas obligatorias elegibles, de entre varias posibilidades, según los gustos del alumno), para de esta forma reducir las horas de estudio en pos de actividades creativas, trabajos, proyectos en grupo,

        No entiendo por ejemplo, porque saber hacer matrices es más importante que el teatro o pintar un cuadro, no entiendo esta diferencia de prestigio.

        Espera creo que lo sé, porque el sistema educativo prepara para la PRETENSIÓN ILUSA, de la comodidad y la seguridad trabajando como funcionario toda tu vida o en una empresa donde la rutina y el estancamiento sea el pan de cada día.

        En definitiva estaría más que bien preparar a los alumnos para algo más. Prepararlos para ser un poco más emprendedores, un poco más autónomos, un poco más creativos. La clave? Que lo encuentren, que le apasione y que después sepan venderlo.

  5. Es un paso más en el aumento del poder de la banca y del Dinero: todo conocimiento que no sea útil, en el sentido más económico del término, sólo vale como afición o como pasatiempo. En consecuencia, la filosofía, que posee la incómoda manía de preguntarse sobre las cosas y sobre la verdad (o sea, el razonar, la dialéctica, el pensamiento libre de trabas), debe quedar desterrada.

    Lo único necesario es el conocimiento adecuado para formar buenos trabajadores, que sepan someterse a las empresas y al mercado laboral.

    Bienvenidos a una nueva Edad Oscura. Llenos de tecnología y ocio, eso sí.

  6. La filosofía es una asignatura imprescindible, muy probablemente por encima de cualquier otra. Es la que despierta las ganas de conocer, el ansia de saber, el espíritu crítico. Cualquiera que estudie filosofía, va a querer saber matemáticas, química, física…, por que, sencillamente, va a querer saber. Eso es lo que están matando.

  7. Montano, no crea que ironizo si le digo que, habiendo sido profesor de filosofía de enseñanza media, nunca había sentido la necesidad de que se aprendiera filosofía en el bachillerato, como la siento ahora, al leer su artículo.

  8. Que gran artículo
    Yo curse bachillerato hace solo tres años, y sin duda lo que más recuerdo son esas clases de filosofía. Es la asignatura que más puede despertar la mete de unos chavales de 17 años. Pero claro, todo lo que sea hacer pensar a la gente es malo.

  9. Lo más triste es que no se replantea la filosofía, simplemente se la suprime por innecesaria e intrascendente…Bienvenidos todos al mundo de los autómatas libres, salvados al fin de aquellos pesados y confusos menesteres de la razón “abstracta”…Como dice Héctor Cantó vamos para atrás, en lugar de liberar el aprendizaje para hacerlo algo más placentero, natural y perdurable, nos liberan de las materias para ahorrarnos el aprendizaje…Extraordinario!!! Apoteósico!!!
    Ahora, con esto no se van a liberar de la burocrática resaca Orweliana en la que viven, bien al contrario, cada día un poco más la información será algo cerrado y ausente de vida alguna.

  10. Pues yo estoy leyendo lo que creo que es el anteproyecto de ley y dice esto:
    Las materias obligatorias del primer curso de bachillerato serán las siguientes:
    a) lengua castellana y literatura I y, si la hubiere, lengua cooficial y literatura I
    b) educación física
    c) filosofía
    d) primera lengua extranjera

    Las materias obligatorias del segundo curso de bachillerato serán las siguientes:
    a) lengua castellana y literatura II y, si la hubiere, lengua cooficial y literatura II
    b) historia de la filosofía
    c) historia de España
    d) primera lengua extranjera

    http://www.stecyl.es/borralex/LOMCE/Anteproyecto_LOMCE_septiembre2012.pdf

    Aunque creo que en una nueva versión esa “Historia de la filosofía” ha pasado a ser optativa. Es decir, pasaría a haber filosofía obligatoria sólo en primero de bachillerato, que es como estaba cuando lo hice yo hace 10 años

    • Javier ha consultado la primera versión del Anteproyecto que salió en septiembre.

      Lamentablemente en diciembre salió el segundo borrador con importantes cambios e Historia de la Filosofía desaparece como obligatoria y pasa a ser una optativa únicamente en el bachillerato de Arte.

      [¿Por qué (sólo) el de Arte es algo? Buena pregunta ]

  11. Hombre, yo cursé 2º de Bachillerato en el año académico 2004-2005 y la asignatura de Historia de la Filosofía (básicamente consistía en una presentación de las ideas principales de diferentes filósofos, pertenecientes a diferentes corrientes encuadradas en diferentes momentos históricos, desde Platón o Aristóteles hasta Ortega y Gasset pasando por Kant, Descartes o Hume).

    Otra cosa es que luego en las PAAU se elegía entre examinarse de Historia Contemporánea o de Historia de la Filosofía, y eso hacía que muchos decidiesen ya a principios de curso en cuál de las dos materias prestarían “más” atención…

  12. En mi caso no fué tan bonito, tuve unos profes tan malos que apenas entendíamos nada y tratábamos de memorizar los textos :-(

  13. Estupendo post, Montano.

    No sé si ha leído el preámbulo del borrador de la LOMCE, donde se explica el sentido o propósito de la reforma, pues no tiene desperdicio.

    Es la cosa más plana y filistea que uno pueda imaginarse. La educación sólo sirve en términos sociales para promover el crecimiento económico y la innovación (la i pequeña, no confundir con la i de investigación) y la empleabilidad. N-a-d-a-m-á-s.

    Lo ponen muy clarito. Y hoy ha vuelto a repetirlo Wert: los estudiantes no deben estudiar lo que les guste.

  14. Por cierto, seguro que lo han comentado, pero Wert es una especie de von Stroheim vanidosete pero venido a menos .

  15. Jajaja, gracias, amigo Schelling (¡y también al amigo Gengis!). Ahora que lo dice, es verdad: “una especie de von Stroheim venidosete pero venido a menos”… Un von Stroheim combinado, exactamente, con Barbapapá.

  16. También hay que plantearse cómo se mantuvo la filosofía como historia, centrándose en la descripción de sistemas filosóficos anclados en una cosmovisión caduca, cuando podía haberse convertido en un aprendizaje del análisis, el razonamiento y la expresión, siendo los sistemas filosóficos ilustraciones al margen, usados como puntos de apoyo o herramientas. La cuestión es análoga a Lengua y Literatura, con sus áridos arbolitos y ristras de categorías gramaticales -perfectamente fungibles- que memorizan alumnos incapaces de narrar coherentemente lo que hicieron la tarde anterior. En cierto modo las “humanidades” se han dejado apolillar, manteniéndolas a base de prestigio clasicista y sentimentalismo.

  17. Pingback: Introspección, tecnología y collejas solemnes | Humo de lector

  18. Pingback: Y si la Filosofía desaparece del Bachillerato, ¿qué? | El Liberal de Bilbao

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies