El orgullo de los malditos

Publicado por
El barrio de Bozate. Foto: Ander Izagirre.
El barrio de Bozate. Foto: Ander Izagirre.

—Somos hijos de una raza maldita.

Xabier Santxotena habla, a menudo, en primera persona del plural.

—Decían que éramos herejes, que hacíamos pactos con el diablo, que teníamos lepra, que no teníamos lóbulos en las orejas, que nuestra sangre hervía. Que si pisábamos descalzos, la hierba no volvía a crecer. Si agarrábamos una manzana, se pudría. En este valle no nos dejaban tener tierras, ni ganado, ni sacar madera de los bosques comunales, ni beber de las fuentes de los pueblos. Teníamos que llevar un distintivo rojo, una tela cosida en la ropa con forma de huella de oca.

Santxotena desciende de aquellas gentes que se instalaron en la Edad Media en el barrio de Bozate, un racimo de caseríos blancos en una pradera del valle del Baztán (Navarra). Es un pueblo de cien habitantes, caminos empedrados, calles estrechas, varias huertas, una pequeña plantación de maíz, casas con explosión de geranios en los balcones y carteles que ofrecen miel casera y zumo de manzana. En la pradera pastan las ovejas, al fondo se elevan las primeras montañas pirenaicas de mil metros, un telón de laderas verdes y rasas. Bozate es una postal, Bozate fue un gueto hasta ayer.

Sus habitantes no podían casarse con otra gente y sufrieron esa marginación, como otras, hasta bien entrado el siglo XX. La antropóloga Paola Antolini mencionó una boda que causó escándalo hacia 1940: una cocinera de Bozate se casó con un carpintero tallista de Arizkun, el pueblo que queda a un kilómetro y medio, al otro lado del río Baztán. Bozate es un barrio de Arizkun; durante siglos pareció que pertenecía a otra galaxia. La boda entre la moza de Bozate y el mozo de Arizkun fue muy criticada, escribió Antolini.

—Pues esos eran mis padres: Julián y Jesusa —dice Santxotena, que nació en Arizkun en 1946, y que pronto sospechó que algo pasaba al otro lado del río—. A mí me mandaban, de niño, a llevar las vacas de Arizkun al prado de Bozate. Cruzaba el río, con ocho o nueve años, y yo sabía que entraba en un sitio un poco especial. No recuerdo nada muy concreto, pero sabía que Arizkun y Bozate eran distintos, que la gente era distinta. Algún día me llegó la palabra. Recuerdo que se lo pregunté a mi padre: qué es eso de los agotes. Qué quiere decir que los de Bozate son agotes. Y él me dijo: ¡Eso son tonterías! No me dijo nada más.

La palabra estuvo oficialmente prohibida: en 1817, las Cortes navarras decretaron que a nadie se le llamara agote, «so pena de injuriador». Según explicaba el decreto, algunos consideraban que esas gentes descendían de los herejes albigenses de la Edad Media: «Esas conjeturas y otras vulgares tradiciones han sido causa de que hasta ahora se les haya tratado con notorio desprecio, reputándoles viles, excluyéndoles de todos los oficios públicos, incluso del trato social y civil». Prohibieron la palabra, el desprecio duró. Algo queda todavía.

*

Santxotena palpa con su mano izquierda la narizota de Lope de Aguirre: la nariz de una cabeza de madera que mide dos metros de altura y pesa mil doscientos kilos. Es obra suya. Los bloques de encina, roble y nogal componen una gran nariz geométrica, unos ojos hundidos, una mandíbula prominente. La escultura tiene una expresión tranquila y poderosa. A mí me recuerda —con perdón— a Miguel Indurain. Santxotena le pega unos cachetes cariñosos en la nariz. Siente simpatía por Lope de Aguirre, el explorador loco, traidor, asesino, rebelde, el que escribió a Felipe II aquello de «van pocos reyes al infierno, porque sois pocos; que si muchos fuésedes, allá seríades peores que Lucifer»; siente simpatía por este personaje tan monstruo repudiado.

Santxotena esculpió otras máscaras, como él las llama, de personajes históricos —Unamuno, la Pasionaria, Sancho III, san Francisco Javier, Inessa de Gaxen…—. La que se levanta en la entrada a su parque de esculturas en Bozate es la única de un personaje anónimo: la máscara del agote.

—La madera es lo nuestro. Yo soy escultor porque de niño olía las virutas en el taller de mi padre, las virutas que sacaba con la garlopa, yo he seguido siempre ese olor. A nosotros durante siglos nos prohibieron tener tierras, tener ganado, así que éramos artesanos. Construíamos casas, muebles, aperos. Claro, qué otro oficio íbamos a tener. Los agotes también eran pescadores, tenían una habilidad tremenda en el río, agarraban las truchas con las manos. La pesca, la caza, la música y la madera. Eso ha sido siempre lo nuestro.

Santxotena tiene sesenta y nueve años y es un hombre alto, corpulento, compacto como otro bloque de madera. Se nota que su oficio es físico: da forma a esculturas y acaba dándose forma a sí mismo, tiene el torso y los brazos de quien maneja sierras, cepillos y mazas. Su pelo es abundante y blanco, la barba corta y blanca, los ojos oblicuos de un verde grisáceo, rasgos nórdicos en los que a él le gusta adivinar el origen de su raza maldita. Habla de los godos de Alarico, derrotados por los francos de Clodoveo en la batalla de Vouillé, godos fugitivos, godos refugiados en los valles pirenaicos. Habla de esos godos como si fueran bisabuelos a los que casi conoció. Y sospecha algo: el término despectivo cagots, una contracción de cas gots («perros godos», en lengua gascona), aparece en muchos documentos franceses para nombrar a unas gentes tan despreciadas en el Bearne como los agotes en Navarra. Los cagots, los agotes. Santxotena habla también de los vikingos que gobernaron Bayona durante un siglo y medio, que trajeron sus técnicas para construir barcos de madera, habla de algunos vikingos que se quedaron y fueron bautizados en masa para integrarse en la sociedad, aunque fuera como cristianos de segunda, habla de esas iglesias vascas con cubiertas de madera que parecen barcos boca abajo. Y en aquellas carpinterías Santxotena también intuye un origen. Habla, por fin, de los herejes albigenses, perseguidos por la Inquisición, que se desparramaron por el Bearne, Aragón, Navarra, Guipúzcoa.

En cualquier caso: demasiados siglos para que quede algo sin mezclar de godos, vikingos o albigenses, ¿no?

—Sí, el rastro de los agotes se ha perdido en todas partes. Yo he buscado en el Bearne, en pueblos donde sabemos que había barrios de cagots, en Navarrenx, en Lucq, y en la Baja Navarra, en Baigorri, donde vivían en la calle Michelenea, he preguntado en todos esos sitios y ya nadie sabe nada. Te dicen: los cagots, ah, sí, eran perseguidos, eran leprosos o algo así, ¿no? Pues sí, nosotros éramos leprosos. La Iglesia nos consideraba oficialmente leprosos, pero era lepra espiritual: en la Edad Media se creía en la lepra física y en la lepra espiritual, que se transmitía de padres a hijos. Éramos enfermos morales, gente de sangre impura. Esas historias se fueron olvidando, los agotes se iban a otro pueblo y nadie sabía que lo eran, se mezclaban con los demás. Pero el caso de Bozate es una excepción: porque Bozate fue un enclave. Fue un asentamiento de agotes, solo de agotes, se instalaron aquí y no se mezclaron.

En el siglo XIII un grupo de foráneos llegó al Baztán y recibió el permiso del señor feudal de Ursúa para instalarse en sus tierras. Venían atravesando los Pirineos, huyendo de la Inquisición.

—Éramos nosotros —dice Santxotena.

Xabier Santxotena. Foto: Ander Izagirre.
Xabier Santxotena. Foto: Ander Izagirre.

En 1515 los agotes de varias diócesis —Pamplona, Jaca, Huesca, Dax, Oloron— enviaron una carta al papa León X para protestar por las discriminaciones que sufrían en las iglesias. En la carta afirmaban que sí, que descendían de los herejes albigenses, pero que ya habían pasado doscientos años y que eran tan buenos cristianos como cualquier otro.

El papa aceptó el argumento y emitió una bula para que a los agotes se les tratara sin discriminaciones. Entonces las Cortes de Navarra les concedieron igualdad de derechos, a pesar de las protestas de algunos eclesiásticos que insistían en que los agotes eran «distintos y enfermos», pero las bulas y las leyes sirvieron de poco: en los archivos siguen apareciendo, durante tres siglos más, protestas y querellas de los agotes, que seguían marginados en las iglesias, apartados de los cargos públicos, expulsados de los terrenos comunales, castigados, insultados, reprimidos. En esa ristra de documentos queda clara otra cosa: que los agotes dieron batalla.

Pero eran los perdedores de una vieja guerra religiosa. Y lo pagaron durante siglos. Sus antepasados profesaban la fe de los cátaros o albigenses —así llamados por la ciudad de Albi, núcleo de la herejía—: negaban algunos dogmas de la Iglesia, como la divinidad de Cristo, rechazaban sus sacramentos, criticaban el poder, la corrupción y la riqueza de la jerarquía católica. La cruzada albigense, encabezada por el papa y el rey de Francia entre 1209 y 1244, derrotó en varias batallas a los señores feudales occitanos que defendían el catarismo. Y allí se fundó la primera Inquisición: dedicada a perseguir a los herejes occitanos. Aquellos grupos amenazados de muerte se desperdigaron por el sur y el oeste de Francia, donde se les llamaba cagots, cascarots, gaffets —¿origen del despectivo gafe?—, gabach —¿origen del despectivo gabacho?—. Algunos cruzaron el Pirineo y se asentaron en pueblos navarros y aragoneses.

A los que llegaron al Baztán, a mediados del siglo XIII, el señor de Ursúa les cedió un terreno para que levantaran el pequeño barrio de Bozate. Eran artesanos de la madera, hábiles para la construcción de casas, molinos, muebles, herramientas, y al señor feudal le convenía tenerlos bajo su régimen de servidumbre.

Aquellos recién llegados lo tenían todo para que los demás habitantes del Baztán los rechazaran: eran extranjeros, eran herejes, además formaban un gremio, y como todos los gremios de la época, se transmitían los saberes con ritos secretos de iniciación. Gente sospechosa. Les negaron el derecho de vecindad, les prohibieron participar en la vida pública, ocupar cargos, casarse con otros. Los agotes se vieron abocados a la endogamia y es posible que esto alimentara la leyenda negra: se les atribuían todo tipo de enfermedades y deformaciones.

—Éramos cristianos pero no cristianos limpios —dice Santxotena—. Si vas a la iglesia de Arizkun, en la parte trasera todavía verás un arco cegado. Esa era la entrada de los agotes. Tenían que entrar por una puerta distinta y se quedaban en la parte trasera de la iglesia, separados por una verja. Había una aguabenditera y una pila bautismal aparte para ellos, y les daban la comunión con unas pinzas, para no tocarles las manos.

*

Voy, pues, a la iglesia de Arizkun. Cruzo el río y subo a la colina en la que está el pueblo: quinientos setenta y siete habitantes y todo un catálogo de arquitectura baztanesa. Las casas —muros blancos, sillares de arenisca roja en las esquinas, balcones de madera— lucen en la fachada el escudo del valle. Algo querrán decir.

El escudo del Baztán es un tablero de ajedrez, coronado por un yelmo, y lo otorgó un rey navarro porque, cuentan, los baztaneses exponían sus vidas sin temor en el tablero de la guerra. En el año 1440, el rey reconoció la hidalguía colectiva de los nacidos en el Baztán: todos eran de sangre noble y, detalle importante, «indemnes de toda pecha e servitud». Es decir: no pagaban impuestos ni cumplían servidumbres. Excluyeron de la hidalguía, por supuesto, a los habitantes de Bozate. Llevaban doscientos años en el valle pero consideraron que no eran lugareños ni tenían sangre limpia.

El convento de las clarisas de Arizkun tiene una fachada barroca imponente, que podría estar en alguna ciudad del Perú —pagada por Iturralde, uno del pueblo, tesorero de Carlos II y secretario de hacienda de Felipe V—. La iglesia de San Juan Bautista, más sobria pero también monumental, tiene un retablo barroco —pagado por Goyeneche, otro del pueblo, consejero de Felipe V y tesorero de la reina—.

Rodeo la iglesia, busco la parte trasera, veo el arco tapiado: la puerta de los agotes.

Quiero preguntar, pero ha estallado una tormenta de verano, llueve a mares y no anda nadie por el pueblo. Al rato, por la mitad de la calle viene un chico de veintipocos, caminando deprisa bajo la lluvia, con un chubasquero y unas botas de goma. Viene de trabajar en una granja.

—Me han dicho que la iglesia tiene una puerta tapiada…

—¿Una puerta tapiada? No sé, no tengo ni idea —sonríe, un poco apurado por no saber de qué le hablo—. Bueno, tienes el atrio, con las losas, ¿las has visto?, son losas de tumbas, con los nombres de las familias. Eso antes era el cementerio. Pero de la puerta, ni idea. Jo, ya lo siento, ¿eh?, es que yo, de iglesias y eso…

Vuelvo a la parte trasera de la iglesia y justo pasa por allí una monja clarisa muy pequeña, un poco encorvada, con hábito marrón y toca blanca. Rondará los ochenta. Le pregunto por la puerta tapiada.

—Por ahí entraban a misa los del barrio de Bozate.

—¿Los agotes?

—Sí. Entraban aparte. Hasta que vino un párroco y dijo que eso no podía ser, porque todos somos iguales, no se podía andar separando así a la gente en la iglesia. Mandó cerrar esta puerta. Y se tuvo que ir.

—¿Se tuvo que ir el párroco?

—Sí. Los del pueblo se le pusieron… ¡buf!

—Pero eso será una historia antigua, ¿no?

—Sí, sí. Ya no hay nada de eso, gracias a Dios. Los agotes eran una gente muy fina, muy trabajadores, muy buenos. Eso ya se acabó.

—Ya no hay discriminación.

—No, ni agotes tampoco. Agotes ya no queda ninguno.

La puerta tapiada de la iglesia de Arizkun. Foto: Ander Izagirre.
La puerta tapiada de la iglesia de Arizkun. Foto: Ander Izagirre.

*

Dos nietos de Santxotena, de doce y nueve años, juegan en la orilla del río Baztán. Están de rodillas, inclinados sobre las aguas, manejando un salabardo para pescar alguna trucha. Santxotena los observa, orgulloso. Una de sus esculturas se llama Amuarraina («trucha»), un medio tubo metálico con cabeza de pez, que sale desde la tierra en diagonal, como un misil hacia el cielo. La pesca fue uno de los oficios de los agotes, la trucha es para Santxotena un tótem del río, sus nietos las buscan ahora entre las aguas.

—¿Habéis visto alguna?

—Qué va. Es que hay muchas hojas y no se ve nada —la tormenta de media tarde ha revuelto las aguas, que bajan turbias. Las truchas se han escondido. Santxotena se ríe, encantado con los chavales.

—Míralos, qué par de rubios son, y buscando truchas. Dos agotes.

Los chavales no hacen mucho caso a su abuelo con estas cosas. Viven en Vitoria, van más a la piscina que a los ríos, y cuando un amigo de la familia le preguntó si él era también agote, el chico mayor no supo qué contestar. Si tu padre es agote, tú serás agote, ¿no?, le dijo. Y el chaval dijo que bueno, que sí, que debía de serlo. Esas historias ya no tienen mucha importancia para los jóvenes.

Para algunos viejos todavía sí. En 1998, Santxotena abrió la casa-museo Gorrienea, en Bozate. En ella enseña cómo eran las viviendas de los agotes, mucho más pequeñas que las del resto del valle, porque les prohibían tener ganado y labrar campos, así que no necesitaban establo ni granero. Enseña los dormitorios, los muebles de madera tallada, las herramientas. Algunos vecinos se tomaron mal la apertura del museo y alguien le hizo una pintada: Utzi auzoa bakean («deja el barrio en paz»). En Bozate aún desconfían de quienes vienen preguntando por la historia de los agotes, o quizá sea más justo decir que ya están hartos.

—Es comprensible —dice Santxotena—. Hubo novelistas que dieron una imagen siniestra del barrio. Ya ves cómo son las casas, muy bien construidas, encaladas, limpias, luminosas. Si es que los agotes eran constructores: cómo iba a ser su barrio, pues un barrio estupendo. Y tenían oficios cualificados, ganaban bien, tenían un nivel de vida igual o mejor que el resto del valle. Pero estaba la leyenda negra. Y eso ha durado mucho, todavía sigue pasando, se han hecho programas de televisión sensacionalistas…

Pero en los últimos años han proliferado las novelas y películas situadas en el Baztán, que han tocado el tema de los agotes, y la propia oficina de turismo del valle promociona ya esta historia, como atracción. El tabú se derrite.

—Los recelos y los complejos son por pura ignorancia —dice Santxotena—. Se acabarán cuando divulguemos bien la historia de los agotes, que es fantástica: está el misterio de su origen, está su barrio, con su arquitectura tan peculiar, están sus oficios, sus habilidades, las huellas de los agotes que podríamos buscar en templos medievales como el santuario de La Antigua, en Zumárraga, con esa cubierta de madera que parece un barco boca abajo… Cuando apreciemos todo esto, la mentalidad cambiará. Yo estoy convencido: en una generación, lo que era vergüenza pasará a ser orgullo.

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 
 

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 
 

ANUAL + REVISTA IMPRESA

75año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
4 Números impresos Jot Down
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + REVISTA IMPRESA + FILMIN

100año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
4 Números impresos Jot Down
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

38 comentarios

  1. Alberto

    Estuve este verano recorriendo el valle del Baztán con mi familia (mi abuelo nació por casualidad allí, era hijo de Carabinero) y me pareció fascinante. Recuerdo caminar por cada uno de los lugares de Arizkun y Bozate que describe el autor.
    Lo cierto es que me interesé mucho por la historia de los agotes y por cómo iban ampliando sus casas a medida que crecía la familia y necesitaban más sitio, por eso se ven muchos «añadidos» a las construcciones.

  2. fat_fredy

    Estupendo artículo…Ahora os falta uno sobre los vaqueiros, su historia es similar (orígenes inciertos, trabajo en un sector específico, discriminación…hasta el detalle de la iglesia)

  3. Pingback: El orgullo de los malditos » Ander Izagirre · Blog y web personal

  4. Fernando Herrán

    Yo desciendo de otro de esos pueblos «malditos», en este caso los maragatos. Aún hace pocos años al hablar con un anciano de quién era mi abuelo me dijo un «ah, esos eran maragatos, mala gente» que me hizo estallar en carcajadas. Aunque el hombre se deshizo en halagos a mi abuelo, al que conoció, pero eso… «maragatos».

    Mi casa también es, con la del cura, la única distinta a todas las demás del pueblo, también porque mi familia no tenía ganado ni apenas tierras, aunque no existía ninguna prohibición, por tradición familiar, no vivían del campo. Pasaron de ser arrieros a asentarse cuando el oficio empezó a desaparecer y mis abuelos vivían de una mezcla de cosas, aún parcialmente de arrieros, cosa que les facilitaba practicar el contrabando en la frontera con Portugal al estar siempre de un lado a otro, finalmente acabaron de barberos, yendo de pueblo en pueblo para afeitar, poner inyecciones, arreglar huesos y, de paso, si caía algo de contrabando, moverlo sin ser detectados por los carabineros.

    Ya fue mi bisabuelo el último «maragato» arriero de la familia y el que se asentó lejos de la maragatería, pero el apodo nunca lo perdió, ni él, ni mi abuelo. Y sí, también estoy orgulloso de ellos y de su ascendencia, de mi ascendencia. Gente normal con circunstancias anormales con las que tuvieron que vivir, porque el apodo les precedía en los actos y ante eso es difícil que los actos no se acomoden al apodo.

    Hoy en día creo que ya no se conserva el «apodo» en generaciones más jóvenes, pero sí que en sus casas sé que algún abuelo ha hablado a sus nietos sobre que mi familia no es de fiar, porque sus padres ya se lo decían a ellos. Ni saben por qué, pero la mala espina intentan clavarla. Por suerte las generaciones jóvenes ya no están a estas cosas, pero si estuvieran, sería el más «maragato».

  5. Pingback: El orgullo de los malditos

  6. Mi aita y toda la familia de él nacieron en Bozate, en la casa Matxipenea. Recuerdo perfectamente esas historias y también que mi aita sentía orgullo de ser agote. La mayor parte de mis primos de Bozate viven en California. Siendo que consideran Bozate como barrio de Arizkun para mí es una de las aldeas más hermosas del mundo. Muy buen trabajo. Muy buen trabajo de Ander, didáctico a más no poder.

  7. Espero ir el año próximo.

  8. No comenté que mi aita casose con la mujer más hermosa de Elizondo, donde me engendraron y parieron. Hablo de hace mil años (es un decir). Pero recuerdo, siendo un enano, que esa unión causó escozores en la capital de Baztan, mi tierra adorada. Mi aita era un agote soñador, imaginativo, como todos en mi rama paterna. Contrabandista empedernido y enamorado de su familia y de su tierra. Los agotes son historia aparte, pero a la vez, indispensables en el relato de Euskal Herria. Osasuna!!!

  9. Mutil: me gustaría que saludaras al maestro Santxotena por su testimonio. Conozco sus andares. Mis respetos. Aio

  10. Katia Hueso

    Como descendiente de Bozate (llevo el apellido Bidegain) me ha encantado leer el artículo. No sabía nada del museo, iré a verlo en cuanto pueda. Gracias por escribir sobre los agotes!

  11. Izaro

    Super interesante!!!
    Para historias del Baztan os recomiendo la trilogía de Dolores Redondo

    • VISITACION

      Dolores Redondo, tiene más de gallega, que de Navarra y su historia del Basajaun, esta muy mal documentada, porque jamás se vio el Basajaun en el Baztan, le sirvió muy bien como novela negra, pero sin mucha veracidad en lo que cuenta.
      Si quieres saber más de las historias de los valles, léete a Toti Martínez de Lezea mucho más sabía en da y leyendas vasco-navarras.

  12. Historias de discriminación, de odio al diferente. Sociedades rurales, cerradas y egoístas. Cientos de años alimentando prejuicios hacia el otro, persistiendo en el cerrilismo:

    Un cura que le echó huevos y tapió la puerta de la infamia ¡en una iglesia! predicando que todos eran iguales. Le hicieron la vida imposible y le echaron.

    Una boda conflictiva por diferencias de tribu de los novios…en 1940, siglo XX

    Estuve este verano en Arizkun y Bozate. Bellísimo paisaje. Caseríos primorosos con flores en las ventanas. Pancartas de apoyo a asesinos. Un ambiente de hostilidad silenciosa. La misma cerrazón y el mismo odio ancestral, vestidos
    de diferentes colores.

    • Gorka

      Hostilidad? Odio? No sería que como bien dice Emilio en otro comentario, el rencor no nos deja ver la realidad? No existe hostilidad en las creencias de cada uno. Creo que podrías haber disfrutado más si cabe de Bozate, Arizkun y todo Baztan dejando los prejuicios e ideales en casa.
      Un saludo.

    • jesus, creo que tu comentario expresa tu total ignorancia a la historia y actualidad de estas formidables personas!..quien eres tu para juzgarnos como complices de asesinos y hostilidad silenciosa?..quien eres tu para juzgarnos como hostiles, llenos de rencor y odio ancestral?..no vamos vestidos como tu, fascista disfrazado con ropa de actualidad, la hostilidad,el odio, rencor y mente sin desarrollar lo llevas tu!!

      • Flavia

        Jm zaldua, con tu mensaje has confirmado lo que decía Jesús. Él habla de sus experiencias (notó hostilidad) y es algo que tú no puedes cuestionar porque no eres un elemento ajeno en ese entorno, como lo fue Jesús en su visita. Confirma algo que es innegable, que hay apoyo a asesinos. Asesinos de niños, mujeres y hombres. Ahora si quieres haces una apología del asesinato y de paso sigues confirmando lo que decía Jesús en su mensaje: que los malditos y los que maldicen, pueden tener distintas formas según la época que nos toque vivir. Justificar a asesinos es lo mismo que justificar a los que hacían la vida miserable a los agotes.

  13. Félix Cubillas Rey

    La primera vez que hoy hablar de los agotes fue en un libro que me prestó mi tío titulado «Los pueblos malditos de España» creo que era el título exacto y la autora Era Concha Espina. Hace muchos años y puede que el título no sea exacto pero creo que la autora sí. Desde entonces me picó la curiosidad e intenté comparar el libro pero ha sido imposible. Me encantó leerlo y desde entonces esos pueblos: agotes, pasiego, maragatos, vaqueiros, etc han contado con mi respeto por sufrir una discriminación basada en ser diferentes. Afortunadamente se eso ya queda poco. Un placer haber leído el artículo.

  14. Me ha encantado el artículo, expresa una realidad que por vivida no deja de repetirse aunque cada vez los que medran del rencor y del odio lo tienen más difícil por mucho que se empeñen en crear guetos, ya sean por la religión, raza, lengua, o cualquier otra superchería que les permita seguir viviendo del odio y las diferencias, ¿aprenderemos de los hechos ya acaecidos?, ¡seguro que si!.
    Saludos y enhorabuena.

    Emilio Díaz.

  15. Hola
    Magnifico articulo.
    No conocía nada de los Agotes, si de los Maragatos, pero creo que en todas las regiones hubo grupos de gentes en esas circunstancias y creo que los Vaqueiros de Alzada sufrieron, mas o menos, los mismos rechazos y vicisitudes, aqui en Asturias.
    De momento ya van tres grupos de discriminados, los agotes, los maragatos y los vaqueiros.
    Conoceis mas?
    Jesús
    Conoceis mas pueblos

  16. Una historia muy interesante, increíble la puerta tapiada de la iglesia y comentarios muy acertados, ,me encantan estas historias, aunque son terribles y tuvieron que sufrir lo lo suyo. y

  17. Debo decir sin pena que la trilogía de Dolores Redondo es poco rigurosa. Soy baztanés e hijo de agote. La trilogía está correctamente escrita, pero en mi nada humilde opinión carece de sustento.

  18. Pingback: Lecturas de Domingo | Maven Trap

  19. Pingback: Recuerdos marginales | Digresiones de un neandertal

  20. Angel Torres

    Cabe la posibilidad que fueran decendientes de judios? Dado a ciertas caracteristicas que lei ejemplo, nariz pronunciada, no podian tener tierras y eran artesanos entre otras cosas.

  21. Xabier Santxotena

    Estimado Ander, el escrito magnifico y con repercusión es una parte de toda una historia ignorada, apartada de su verdadero genesis el cual con el tiempo verá luz destapando verguenzas y acusando injusticias civiles y religiosas.

    Milla esker valorando tu sabiduria y saber hacer.
    Xabier Santxotena Alsua

  22. Gorka

    Como siempre Ander, da gusto leer tu punto de vista. Me encanta que siempre exista en casi todos tus artículos un guiño al ciclismo.
    Besarkada bat.

  23. Cristina Algota

    Buenas.
    Quisiera preguntar si alguien lo sabe, el apellido Algota viene de los Agotes?
    Otra curiosidad que me intriga es que Algota sólo lo tiene mi familia, y dado que Algota, parece ser, es un apellido deformado, quisiera descifrar mi verdadero apellido.
    Alguna sugerencia?
    Gracias!!

  24. En las Villas de Nuevo Baztan, pueblo de Madrid, se sigue recordando su historia.

  25. Toribio

    Ese arco tapiado es del atrio y por lo tanto no es una entrada a la iglesia.

  26. Patricia Aranguren

    Me ha encantado el artículo, zorionak Ander.

    Me gustaría saber si se conserva aquella carta que en 1515 enviaron los agotes a papa León X, me encantaría leerla.

    Un abrazo!

  27. Itziar Laborda

    Me apasiona el tema de los llamados «pueblos malditos». Hace dos años publiqué mi novela » La herida de los diferentes». Los agotes ocupan un lugar primordial en el relato. Cuando lo estaba escribiendo fui muchas veces a Bozateby Arizkun. Gracias a eso aprendí mucho sobre la historia y, muy importante, conocí a Xabier Santxotena. Según mi árbol genealógico desciendo de Agotes. Como me gusta que éste, y otros pueblos, se reconozcan.

  28. Pingback: Minorías minoritarias : mitos y realidades de culturas exóticas en España.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.