Jot Down Cultural Magazine – David Nygren y Alessandro Bettini o la física como fuente de la eterna juventud

David Nygren y Alessandro Bettini o la física como fuente de la eterna juventud

Publicado por y

(English version)

No todos los días se tiene la oportunidad de mantener una conversación con dos físicos del prestigio de Alessandro Bettini y David Nygren. El equivalente, si estuviéramos tratando con estrellas de la música, sería entrevistar a Bob Dylan y Leonard Cohen, o acaso a Jagger y McCartney. El par de viejos rockeros —andan ambos por los tres cuartos de siglo, muy bien llevados— representan la flor y nata de la física de partículas en Europa y en Estados Unidos. A ellos se une, en calidad de aprendiz de brujo, Juan José Gómez Cadenas, director del experimento NEXT, colaborador habitual y groupie de estos dos pesos pesados.

Alessandro (Sandro) Bettini ha ocupado durante décadas una cátedra en la misma institución que Galileo Galilei, la célebre universidad de Padova. Es uno de los representantes de la exquisita escuela de físicos italianos, herederos directos de Fermi y sus ragazzi da Via Panisterma. Científico de renombre internacional, reputado profesor y autor, Sandro ha sido también director del Laboratorio Nazionale di Gran Sasso, el LNGS, que vendría a ser el hermano mayor del Laboratorio subterráneo de Canfranc (LSC) que dirige en la actualidad. El fichaje del profesor Bettini por parte del LSC, por volver a las metáforas, vendría a ser equivalente al milagro que permitiera a un aguerrido Getafe o Atletic, birlarle al Real Madrid un futbolista como Cristiano Ronaldo.

Claro que si Sandro Bettini es equiparable a Ronaldo, no nos queda otro remedio que comparar a Dave Nygren con Messi. Estamos hablando del que, para muchos, es el mejor físico instrumental del campo de física nuclear y altas energías del mundo. Científico distinguido del Lawrence Berkeley National Laboratory (LBNL), una institución que cuenta, ella solita, con trece premios Nobel de física (a comparar con el rotundo cero español). Trece que podrían ser catorce cualquier año de estos, ya que Dave es un candidato más que obvio al preciado galardón. Su éxito más conocido es la invención de la cámara de proyección temporal (TPC) a mediados de los setenta. Este aparato (esencialmente una cámara de fotos electrónica para medir trayectorias de partículas subatómicas) se usa, hoy en día, en los grandes experimentos del LHC, ha encontrado aplicaciones en campos como la física médica y es el fundamento de experimentos como NEXT, que buscan la desintegración doble beta del neutrino. Pero Dave, como Messi, no es jugador para salir al campo a haraganear, ni siquiera a sus 25 x 3 años. Ha inventado el instrumento y ahora quiere mirar por él, ver, como Galileo, los cráteres de la luna. Y su TPC, encarnada en la familia de experimentos de los que NEXT sería una primera generación, ambiciona demostrar que el neutrino es su propia antipartícula, o detectar la traza de una partícula de Materia Oscura.

Si los entrevistados son un privilegio, el entorno no lo es menos. Estamos en el Hotel Santa Cristina, pegados a la montaña del Tobazo, al laboratorio subterráneo de Canfranc y su nuevo edificio, que durante la mañana hemos invadido, cámara en ristre. El personal del laboratorio, encabezado por la secretaria científica, Yolanda Labarta, nos recibe con tanta amabilidad y entusiasmo que  la visita se extiende durante horas. Tomamos fotos y vídeos, hablamos con los miembros nacionales e internacionales de NEXT, y deducimos que esta banda de científicos parece divertirse de lo lindo con su trabajo. Y los que más se divierten, por lo que parece, son nuestros dos entrevistados.

Dave, ¿qué es la materia oscura y qué importancia tiene en el modelo cosmológico actual?

Si la materia fuera dinero en la cuenta bancaria del universo, Hacienda estaría investigando por fraude. Y es que no quiere mostrarnos todos sus activos. De hecho, sabemos que la materia oscura, la que el universo nos escamotea, existe en una proporción cinco veces superior a lo que sí vemos, como estrellas y planetas. No sabemos cuál es la naturaleza de esa materia oscura; establecerla se ha convertido en una de las cuestiones centrales en Física y Cosmología.

Alessandro, resulta sorprendente que vayamos al interior de un túnel bajo una montaña para encontrar respuestas sobre los interrogantes que presenta el Universo. ¿Cuál es el motivo?

En nuestro oficio andamos a la búsqueda de fenómenos muy raros que son, por lo tanto, muy improbables. La física que se realiza en los laboratorios subterráneos es el equivalente científico a buscar una aguja en un pajar. La aguja sería la débil señal, digamos, de la materia oscura. El pajar, el enorme ruido de fondo que puede enmascararla y que se debe a multitud de fuentes como, por ejemplo,  la radioactividad natural, que incluye el bombardeo de rayos cósmicos, y la ducha radioactiva que emana de la abundancia, nada despreciable, de uranio y torio en la roca. Vivimos en un planeta bastante radioactivo y eso dificulta mucho nuestro trabajo. En los laboratorios subterráneos todo ese fondo se amortigua bastante.

Alessandro, en el LSC se llevan a cabo dos experimentos relacionados con la detección de materia oscura. Uno de ellos es ANAIS, que tiene el objetivo de detectar las hipotéticas partículas llamadas WIMPs, de las cuales no se conoce exactamente su naturaleza. ¿Cómo se las arregla ANAIS para detectarlas si no se conocen sus propiedades intrínsecas? Como la masa, por ejemplo.

A: Para empezar, me gustaría comentar que el nombre WIMP es un juego de palabras, viene de las iniciales Weak Interacting Massive Particles (Particulas Masivas de interacción débil) y a la vez suena como debilucho, o flojeras, porque estos animalitos no tienen ningún interés en tratarse con la materia ordinaria. Son partículas parecidas a los neutrinos, pero mucho más pesadas.

J.J.: Un WIMP es algo así como un neutrino que toma esteroides.

A: Creemos que la galaxia está llena de WIMPS. Como la Tierra (y el sistema solar) se mueven en la galaxia, cruzan esas nubes de WIMPS. El equivalente es que nos cae encima una lluvia (o nos sopla un viento) de Materia Oscura. La intensidad de este viento, además, cambia con las estaciones, ya que a veces la Tierra se mueve a favor y a veces en contra de él, de ahí que afirmemos que la señal de materia oscura debe estar modulada. Cuando una WIMP golpea el núcleo de un átomo lo hace retroceder y produce una pequeña cantidad de luz. Esta luz puede detectarse con nuestros aparatos.

David, hace unos meses el episodio de los neutrinos superlumínicos parecía que podía poner en cuestión los principios básicos de la Física. ¿Qué motivación subyace en el enfoque que los físicos de OPERA dieron a los resultados? ¿No se actuó con precipitación?

Sí, fue en parte un acto de valor anunciar algo que viola la teoría de la relatividad de Einstein, que ha sido tan bien establecida. Hay que decir también que el artículo de OPERA estaba escrito de una manera bastante cuidadosa. Sin embargo, fue tomado en su mayor parte por la prensa no especializada como una afirmación de que se habían observado neutrinos superlumínicos. Habría sido mejor no publicarlo e invitar discretamente a otros a que fueran a observar, porque a menudo es mucho más fácil para alguien que viene de fuera y no está sesgado ver un error que para los científicos que realizan el experimento, que pueden pasarlo por alto. En todo caso, es muy desafortunado que la prensa de a entender que los científicos de Opera fueron incompetentes o descuidados. Fue en realidad una tarea muy exigente conocer las posiciones relativas y el tiempo a escala de nanosegundos entre Ginebra y Gran Sasso. Creo que su error es perfectamente comprensible, pero deberían haber sido más cautos.

David Nygren

Alessandro, el marco teórico con el que los físicos describen la materia y la energía, que se conoce como el Modelo Estándar, describe cada partícula en términos de un campo matemático. Bajo este modelo se agrupan teorías con mucha capacidad predictiva, como la cromodinámica cuántica, pero también hay lagunas importantes que usted describe en su libro al final, Introduction to Elementary Particle Physics, y que que todavía el Modelo Estándar no conoce. ¿Es posible que la Física de partículas se esté desarrollando de manera similar a lo que pasó en el modelo  cosmológico de Tolomeo?

El modelo de Tolomeo no era una teoría predictiva, en el sentido que lo es el Modelo Estándar o la Teoría de la relatividad. El Modelo Estándar incorpora todas las fuerzas excepto la gravitacional. Funciona a la perfección con muy pocas excepciones. Se supone que los neutrinos tienen una masa cero, cosa que sabemos que no es cierta. Existen posibles modificaciones del modelo (o mejor, de la teoría) estándar para incluir la masa de los neutrinos y otras que permitirían explicar la existencia la materia oscura, tal como las teorías supersimétricas. Todas esas teorías amplían el ME pero no lo invalidan, al igual que la Teoría de la relatividad no invalida la mecánica newtoniana. En cambio, el modelo Copernicano (que se deriva de las leyes de Newton) sí invalida el modelo de Tolomeo, que no era más que una construcción geométrica incorrecta.

Los neutrinos son los otros grandes protagonistas de Canfranc  junto con la materia oscura.

A: ¡Esperemos! (risas)

Entre otras cosas, porque pueden tener la llave para explicar por qué no existe la antimateria en el universo. ¿Es el neutrino su propia antipartícula?

D: ¡Creo que sí!

(Risas)

J.J.: Una buena razón para creer en ellos es que los neutrinos de Majorana pueden introducir en el universo temprano una cierta asimétrica entre materia y antimateria, que explicaría por qué el cosmos actual sólo está hecho de materia. Los neutrinos de Majorana son algo tan bello que sería una lástima que la naturaleza escogiera no implementarlos, y la naturaleza parece ser muy amable: cuando se trata de hacer cosas bellas ella siempre cumple… y en lo referente a los neutrinos es muy generosa con nosotros.

Alessandro, el científico que postuló esa posibilidad fue el siciliano Ettore Majorana, que desapareció misteriosamente en 1938. ¿Cuál es el legado científico de Majorana? ¿Y a que físico italiano admiras más? ¿A Galileo? ¿a Fermi? ¿al propio Majorana?

A: Resulta difícil decidir cuál es el más grande de estos tres. Majorana desapareció muy tempranamente y su personalidad era complicada.  No tuvo mucho tiempo para trabajar, aunque hizo grandes artículos, son sólo siete u ocho, pero todos o casi todos son magníficos. Fermi era mucho más abierto y, por supuesto, Galileo también.

J.J.: Recuerdo leer esta frase del mismo Fermi, citada en este fantástico libro de Sciascia, La Scomparsa di Majorana, en el que dice algo así: “Hay físicos corrientes, otros buenos, otros muy buenos (cómo él mismo se consideraba) y otros excepcionales. Majorana estaba entre estos últimos”.

D: Se dice que cuando Majorana y Fermi realizaban cálculos complejos Fermi usaba una regla de cálculo y Majorana logaritmos, pero los logaritmos estaban en su cabeza, y los podía hacer con mayor rapidez que Fermi.

A: Probablemente la anécdota sea cierta. Parece ser que Segrè llevó un día a Majorana a la oficina de Fermi cuando éste estaba haciendo algunos cálculos en la pizarra. Pero la operación no estaba terminada; Majorana siempre estaba fumando, así que tomó su lápiz y escribió la fórmula en el paquete de cigarrillos que llevaba, y al día siguiente visitó a Fermi y le dijo “esta es la solución”.

(Risas)

David, hay muchos experimentos en el mundo que intentan demostrar que los neutrinos son partículas de Majorana, usando tecnologías muy diferentes ¿Cuál te parece más convincente?

Veamos. Para realizar un experimento buscando una desintegración tan rara, con unas vida media billones de veces mayor que la edad del Universo, tienes que intentar recopilar toda la información que la naturaleza te ofrece; ¿hay un electrón en ese acontecimiento, o bien dos? ¿Tiene ese acontecimiento toda la energía? ¿Tiene el aspecto de una línea continua? NEXT está basado en una TPC de gas Xenón a alta presión y es capaz de medir la energía de forma muy precisa y de registrar las trayectorias de los dos electrones. Esto nos da una manera única de demostrar que los sucesos que registramos son verdaderamente señal. En ese sentido NEXT es una magnífica lupa para buscar la aguja en el pajar.

Alessandro, la inversión en laboratorios subterráneos en todo el mundo, y especialmente en Europa, no ha dejado de crecer desde hace tiempo: en relación costes/productividad, ¿que está funcionando mejor, los costosos aceleradores como el LHC o los laboratorios subterráneos?

Son escalas diferente: el presupuesto de este laboratorio antes de los recortes es de un millón y medio de euros pero…el de Gran Sasso es diez veces mayor …y el del LHC cien veces mayor. La cuestión es que los aceleradores, al final, están limitados. No podremos alcanzar nunca las energías de Gran Unificación que es extremadamente alta. Un acelerador no podría probar esta energía de ningún modo. La única forma de explorar esta escala es hacerlo con experimentos subterráneos porque los fenómenos característicos de una energía muy alta suceden también de forma natural, aunque de manera muy esporádica. Así que la física subterránea es la física de los fenómenos muy raros. Casi, casi, la física de los imposibles.

Alessandro Bettini

Dave, en una de las diapositivas que he visto de tus presentaciones, puede verse cómo crece con el tiempo el número de físicos investigando; sin embargo, los resultados de cara al público no están siendo proporcionales a ese crecimiento exponencial. ¿Se ha planificado mal la inversión en este campo?

Cuando miramos a los últimos veinte años nos damos cuenta de que los descubrimientos más importantes no responden a una planificación. No teníamos ningún indicio de que los neutrinos tenían masa y su descubrimiento surgió de un experimento sin aceleradores. Otro ejemplo es el descubrimiento de la energía oscura, en base a un experimento que muchos consideraron una pérdida de tiempo, y ahora, ya veis… Premio Nobel. De ahí se deduce que no es tan fácil planificar dónde debería gastarse el dinero para obtener los mejores resultados.

Así que la física es una inversión de alto riesgo…

J.J.: Exactamente. Considera, por ejemplo, a Ray Davis Jr. en los años sesenta, cuando se le ocurre la idea de llenar una piscina olímpica con lejía, a fin de hacerse con muchas toneladas de cloro. Los neutrinos solares pueden transmutar un átomo de cloro en otro de argón, y Davis pretendía saber cómo filtrar toda la piscina de lejía cada mes y encontrar en ella un átomo o dos de argón. Cuando hizo esa propuesta, muchos comités de tipos serios gritaron ¡Imposible! ¡Prematuro! ¡No está probado! Por cierto, uno encuentra reacciones similares a NEXT en la España de hoy. Pero Davis detectó los neutrinos solares y además demostró que veíamos menos de lo que nos esperábamos. Le costó treinta años que le hicieran caso, pero al final su medida era correcta y sabemos hoy en día que el déficit de neutrinos solares se debía a las oscilaciones de neutrinos. Los tipos serios pasaron de no concederle funding a proponerle para el premio Nobel.

David, su famoso detector de partículas, el Time Projection Chamber, tiene la particularidad de que fue diseñado para uso en aceleradores, pero se está utilizando en muchísimos proyectos como NEXT, como ArDM, el proyecto XENON 100… ¿Cuál es la clave de la gran versatilidad del TPC?

D: Su simplicidad… el detector casi no contiene nada, excepto lo que tú quieras poner para lograr una imagen tridimensional de los sucesos que quieras estudiar. Por cierto, quiero contaros una anécdota divertida. Al poco de proponer la TPC recibí una llamada telefónica de un vicepresidente de la compañía General Electric, que casi susurrando me preguntó: “Así que tiene usted una Cámara de Proyección Temporal… Dígame, ¿cómo de lejos ha viajado ya en el tiempo y en que dirección?”.

(Risas)

D: No tuve el ingenio de decir:  “Bueno, sólo un poco hacia delante”. Bromas aparte, fueron tiempos muy interesantes. Al principio no entendíamos el comportamiento del detector, pero finalmente conseguimos hacerlo funcionar. Una combinación de suerte y testarudez, creo que es una buena receta en el oficio.

J.J.: La fórmula que queremos aplicar en NEXT es la misma. Construir un detector maravilloso que nos permita comprar papeletas de lotería a la naturaleza… y ver si toca.

Alessandro, Tanto en el IFIC como en Berkeley se han construido dos versiones del prototipo que se va a realizar ahora para el proyecto NEXT con el objetivo de detectar la desintegración doble beta; ¿qué resultados auguran estos prototipos?

Los prototipos ya han demostrado los principios básicos y los resultados que ha mostrado la colaboración son muy, pero que muy prometedores. Aún queda mucho trabajo por delante, sin embargo. Esperemos que pueda hacerse, a pesar de la crisis.

David, recientemente el experimento DAMA/LIBRA en el laboratorio de Gran Sasso en Italia ha presentado datos que se interpretan como una señal inequívoca de la detección de materia oscura del halo galáctico. ¿Cuál es su opinión?

D: El experimento DAMA/LIBRA es excelente en muchos aspectos. Es la interpretación y la afirmación derivada del experimento de lo que discrepo. No han probado que ninguna otra explicación convencional pueda explicar los resultados, así que pienso que están demasiado predispuestos a afirmar un gran descubrimiento.

A: ANAIS debería ser puesto a prueba con la misma tecnología, espero que así sea.

Alessandro, precisamente usted ha sido director del Gran Sasso, uno de los centros más importantes en el mundo de la física de partículas, con una gran tradición. ¿Qué diferencia encuentra entre Italia y España con respecto a hacer ciencia al máximo nivel?

Los recursos aquí son muy inferiores; el laboratorio es unas diez veces más pequeño, pero aún así es posible intentar algunos experimentos como NEXT. En todo caso, no hay que olvidar que aún siendo más modesto que Gran Sasso,  Canfranc  es el segundo laboratorio subterráneo  de Europa.

El laboratorio de Berkeley tiene trece premios Nobel; ¿cuál es el secreto de su alta productividad? Y, si las hipótesis sobre la naturaleza del neutrino se demuestran con NEXT, ¿hay posibilidad de que el LBNL tenga algún premio Nobel más?

D: Existe algo especial entre de Berkeley y el laboratorio Lawrence Berkeley y es que están íntimamente conectados; se remonta a Lawrence, pero creo que de una forma más importante a gente como Álvarez, que estableció un estilo, una combinación de arrogancia y humildad muy interesante. Te atreves con todo, pero si cometes un error lo admites y no pasa nada. Se trata de una manera de operar típica de Norteamérica, intentamos cosas, lo ponemos todo patas arriba y si hay que empezar de nuevo no importa. A veces no sale bien, a veces hacemos el ridículo, pero también eso vale. Esa cultura es muy pegadiza y LBNL responde a ella. Cuando yo llegué a Berkeley, mi mentor, Jack Steinberger (premio Nobel de Física)  y Luis Álvarez (premio Nobel y fundador de LBNL) me dijeron: “no le hagas mucho caso a las agencias de financiación, siempre están renegando, limítate a hacer lo que creas correcto”. Y este tipo de cultura, una combinación de arrogancia, humildad y una especie de actitud americana del puede hacerse, es el motivo por el cual creo que tenemos tantos Premios Nobel. Que ganemos otro depende del señor Gómez Cadenas y su liderazgo, así como del apoyo de Sandro. El descubrimiento de la desintegración doble beta sin emisión de neutrinos en un modo convincente sería un descubrimiento de categoría de Premio Nobel.

J.J.: Ya me gustaría a mí poder permitirme el lujo de no hacerle caso a las agencias de financiación. Por cierto que siguen renegando…

D: Es lo suyo.

La investigación de la naturaleza del Universo parece ser el área de la Física que atrae a más investigadores; sin embargo, cosas mucho más prácticas de cara a la gente que no somos físicos, como la superconducción a temperatura ambiente o la fusión en frío, parecen tener menos adeptos que la física teórica; ¿por qué la élite de los investigadores prefiere entender el mundo a progresar técnicamente?

A: Las implicaciones prácticas de la Física básica no son obvias, pero llegan, tarde o temprano, a veces de manera directa, otras de manera indirecta. Como ejemplo, cuando Faraday descubrió el electromagnetismo aparentemente el Primer Ministro inglés le preguntó: “¿cuáles son sus implicaciones prácticas?”. Y Faraday respondió: “no tengo ni idea, pero sé que cobrarán tasas gracias a ellas”.

(risas)

Alessandro, en el año 2007 escribió un artículo donde hace una relación de los diferentes laboratorios subterráneos que hay en el mundo, la naturaleza de los proyectos que se llevan a cabo en cada uno de ellos. A día de hoy, ¿qué aporta al conjunto de forma específica el LSC?

Probablemente sólo unos cuantos experimentos. NEXT, ANAIS y algunos otros. Pero el LSC es importante para un país como España, porque la física es excelente y no resulta muy caro. Sería bueno encontrar un equilibrio entre lo que se hace en España, y lo que se hace fuera… el CERN, por ejemplo, es importante, por supuesto. Pero debería existir un equilibrio entre lo que inviertes en el CERN y lo que inviertes en España. Por supuesto, para los físicos resulta más exigente trabajar en España, porque la infraestructura del CERN es más potente. Pero si España quiere progresar debe equilibrar ambos aspectos.

La última pregunta es para los dos: ¿qué diferencia hay entre la Física que hacíais cuando erais jóvenes y la actual?

D: Creo que es un oficio que engancha. Te diviertes, te enamoras…  hay algo mágico en levantarte un día y pensar “Esto que acabo de hacer no se había hecho nunca antes”. Es muy gratificante.

A: Para mí lo fundamental es la curiosidad. La naturaleza es misteriosa y seductora. Uno se hace mayor, pero no pierde nunca la curiosidad, las ganas de saber más.

J.J.: Yo creo que estos dos han encontrado en la física la fuente de la eterna juventud. No existen muchas profesiones donde puedas ver a gente que ya ha sobrepasado de largo los setenta tan motivados y activos como si tuvieran veinticinco. ¿Dónde hay que firmar?

Hall A del laboratorio subterráneo de Canfranc donde se está construyendo el experimento NEXT

Información adicional

Casi un kilómetro (850 m) de roca separa el área experimental del laboratorio subterráneo de Canfranc (LSC) de la cima de la montaña del Tobazo.  Un kilómetro de roca que es necesario para atenuar la lluvia de partículas penetrantes llamadas muones —una versión pesada del electrón— que caen sobre la Tierra como consecuencia de los rayos cósmicos que contínuamente bombardean nuestro planeta.

En el interior del LSC la lluvia de muones se convierte en un goteo, tolerable para los experimentos de bajo fondo que se desarrollan allí. Entre ellos, ANAIS, que intenta detectar la débil señal dejada por la interacción de partículas de Materia Oscura en el material sensible del aparato, y NEXT, un experimento muy innovador, basado en una cámara de gas Xenón a alta presión.

NEXT y ANAIS tienen en común la peculiaridad de que ambos buscan una aguja en un pajar. La aguja es una señal extraordinariamente rara´que se produce, en el caso de ANAIS, cuando una partícula de Materia Oscura— llamada WIMP de sus siglas en inglés y, a todos los efectos, similar a un neutrino muy masivo— excita un átomo del detector, produciendo un débil centelleo, que los sensores del aparato pueden detectar. En el caso de NEXT, el isótopo Xe-136 del Xenón puede experimentar una desintegración exótica en la que el átomo se desintegra emitiendo dos electrones y NO emitiendo neutrinos. En ambos casos la probabilidad de que estos sucesos ocurran es ridículamente baja, pero los experimentos juegan con el hecho de que la materia tiene una enorme cantidad de átomos. Se trata pues de una ruleta rusa en la que las probabilidades de acertar son infinitesimales,  pero el número de veces que se lanza el dado es inmensamente grande. El resultado es, con suerte, la observación de unos pocos sucesos interesantes al año.

Pero estos sucesos (la aguja) hay que separarlos de un auténtico océano de farsantes producidos por interacciones espúreas debidas a la radioactividad de fondo ambiental, que incluye los rayos cósmicos, y la actividad de la roca que forma las paredes del laboratorio, rica en elementos radioactivos.

Así pues, disponer de un laboratorio subterráneo es condición necesaria, pero no suficiente. Los experimentos como NEXT, cuyo objetivo —si descubre la desintegración rara que busca— es demostrar que el neutrino es su propia antipartícula (una hipótesis que, de ser cierta, podría explicar por qué el universo está hecho sólo de materia y no de antimateria), necesitan implementar sofisticadísimas técnicas experimentales. El gas Xenón emite una débil luz de centelleo como respuesta al paso de una partícula cargada, que el detector amplifica, reconstruyendo en esencia una imagen tridimensional de los dos electrones producidos en el suceso. La técnica fue inventada en los años 70 por David Nygren, científico distinguido del Lawrence Berkeley National Laboratory (LBNL) y miembro no menos distinguido de la colaboración NEXT, dirigida por el físico español Juan José Gómez-Cadenas.

El LSC es el segundo laboratorio en tamaño e importancia de Europa, el hermano menor del Laboratorio Nacional de Gran Sasso (LNGS). Su director, Alessandro Bettini, dirigió el LNGS durante años. El LSC es una ampliación del laboratorio iniciado en los años 80 por los hermanos Ángel y Julio Morales, ambos prematuramente fallecidos. El tercer miembro del trío pionero de la época, el profesor J.A. Villar, es hoy el director científico asociado del LSC, que cuenta con la presencia continua del grupo de física de la Universidad de Zaragoza, que participa tanto en ANAIS como en NEXT.

Pero el LSC cuenta también con un reducido pero muy experto grupo de científicos y técnicos que hacen posible su funcionamiento cotidiano. Por ejemplo, el experimento NEXT requiere 100 kg de gas Xenón enriquecido al 90% en el isótopo Xe-136. Este proceso requiere el uso de centrifugadoras idénticas (de hecho, las mismas) a las que se usan para enriquecer uranio con fines militares. El único “fabricante” de este producto es Rusia. La adquisición del gas enriquecido fue una proeza burocrática casi imposible de ejecutar debido a la gran diferencia de criterios comerciales entre la administración española y el proveedor ruso. Corrió a cargo de Alejandro Calvo, gestor del LSC. El secretariado científico del laboratorio corre a cargo de Yolanda Labarta, mientras que Susana Gutiérrez se ocupa de las cuentas. José Jiménez, coordinador de mantenimiento y seguridad, es uno de esos ingenieros a la antigua usanza, cuya enorme experiencia práctica resulta imprescindible para la instalación y funcionamiento de los experimentos. Silvia y Iulian son una pareja de científicos (él físico, ella química) cuyo apoyo a los experimentos no es menos imprescindible. Finalmente, Alfredo  se ocupa de la mecánica, Víctor de la electricidad, Sergio de la informática, y Alberto de la electrónica. Entre todos forman un equipo reducido, eficiente e imprescindible.

La visita de Jot Down coincidió con la reunión de la colaboración NEXT en el pasado mes de Mayo. El espectáculo del moderno edificio externo del LSC (situado en Canfranc estación), atiborrado de científicos internacionales, amablemente pastoreados por el personal del LSC, parecía indicarnos que la ciencia del más alto nivel, después de todo, sí es posible en España.

WEB

http://www.lsc-canfranc.es/en/index/description.html

http://www.lsc-canfranc.es/en/index/history.html

Colaboración internacional NEXT, proyecto coordinado por Juan José Gómez Cadenas investigador del Instituto de Física Corpuscular centro mixto CSIC-UV, contando con la financiaciación del Ministerio de Ciencia e Innovación (MICINN) a través del proyecto Consolider-Ingenio 2010 CUP (Canfranc Underground Physics), del cual es coordinadora Concha González García (ICREA-Universidad Stony Brook, EE.UU.) y coordinador ejecutivo Juan José Gómez Cadenas.

Fotografía: Jorge Quiñoa
Transcripción y traducción: Xavier Ferre
Revisión técnica: Francesc Monrabal

5 comentarios

  1. Pingback: Jot Down Cultural Magazine | David Nygren y Alessandro Bettini, the physics as fountain of eternal youth

  2. No sabía de la existencia de este laboratorio en Canfranc y me leo todas las noticias de ciencia y más, así que dobles gracias por el artículo. Y muy bien dar los nombres de los que trabajan ahí, se lo merecen.

  3. Compararlos con Dylan, y luego con Messi y Cristiano, cómo si no hubiese quedado claro.

  4. Pingback: Conversaciones de física en el Santa Cristina: Ariella Cattai y Concha González-García

  5. Pingback: Francis Halzen: «Siempre aconsejo a mis alumnos que no lean demasiados libros, que hagan cosas»

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies