Carme Chaparro: «Hay Gobiernos que presionan más y otros menos, pero todos llaman a los informativos»

Publicado por

Carme Chaparro para Jot Down 0

Ha sido el rostro de algunas de las noticias más importantes de este país en los últimos quince años. Algunas trágicas, como la injustificable muerte de un compañero, José Couso, en la guerra de Irak; otras, alegrías históricas, como el triunfo de la selección española en el Mundial de Sudáfrica. Carme Chaparro (Salamanca, 1973) puede hablar de cómo se vive en la redacción de un informativo de televisión cuando gobiernan mayorías absolutas, cuando tus compañeros son secuestrados. Es testigo de cómo decreció el interés de los espectadores por la economía en los tiempos de la burbuja cuando rozábamos el pleno empleo, o también de que la crisis ha eclipsado problemas graves que están lejos de resolverse, como la violencia de género. Intentamos a través de su relato conocer de qué manera se ven los informativos de televisión durante tanto tiempo desde el otro lado de la cámara.

Nos recibe en su casa. En la estantería del salón, una foto de su marido, el cámara Bernabé Domínguez, junto a un carro de combate en Oriente Medio. Alrededor, muchos libros desordenados. Confiesa que se acaba de leer Guerra Mundial Z, y que es «excepcional, no tiene nada que ver con la película». Después cita de carrerilla su biografía lectora, empezó con Allende a los catorce años, luego García Márquez, Vargas Llosa, Ian McEwan, Tom Wolfe, Paul Auster… Aunque nos advierte de que si enredamos en los estantes, vamos a terminar preguntándonos «cómo escoge los libros esta loca». Pero nuestro encuentro lo marca la actualidad, no la literatura. Es once de septiembre, la Diada, y ella es catalana y feliz residente en Madrid.

¿Te han preguntado mucho por la Diada?

Al ser catalana y vivir en Madrid es normal que te llamen medios de comunicación y te pregunten tu opinión sobre lo que va a pasar, o no, en unas horas. Yo, como periodista de informativos, considero que mis opiniones —que las tengo, como todo el mundo deben quedarse al margen en determinados temas, pero sí es cierto que este caso lo traslado al ejemplo de una pareja. Si tienes una pareja y no te quiere, déjala. En Europa hay democracias mucho más participativas que la nuestra, como la Suiza, donde hacen referéndums hasta para preguntar si se puede recoger la caca del perro de un parque. Quizá aquí nos haría falta ser un poco más participativos democráticamente. ¿Por qué no se puede preguntar a determinada parte de la población si quiere o no seguir en este matrimonio? Es solo una pregunta. Luego lo que venga a partir de ahí será fruto de negociaciones políticas y ciudadanas, pero no debemos tener miedo a preguntar. Es bueno que la gente se exprese hablando y en las urnas, lo malo es que se exprese de otras maneras.

¿Percibes a veces en Madrid un, digamos, zumbido por el hecho de ser catalana? ¿Has tenido malas experiencias o, por el contrario, no hay ni el más mínimo problema?

Tengo muy buenos amigos y nunca me he sentido maltratada en Madrid, aunque a veces tienes la sensación de que va a rachas. Cuando hubo el boicot a los productos catalanes hace unas cuantas Navidades… El problema es que mucha gente cree que en Cataluña los que hablan catalán y castellano se están pegando por la calle. En mi caso, mi madre es extremeña y mi padre catalán. Con mi padre hablo en catalán y con mi madre en castellano. Cuando estamos los tres, hablo a mi padre en catalán y automáticamente, si miro a mi madre, cambio al castellano, pero sin darme cuenta. Porque en Cataluña se vive así, de manera muy conciliadora, integrada y natural. Otra cosa es que desde la política quieran ensuciar, o desde las tertulias, donde mucha gente que no ha vivido en Cataluña no sabe lo que pasa y habla de oídas para meter barro al asunto.

¿Crees entonces eso que se comenta a veces de que los medios agitan o generan un conflicto donde no lo hay?

Más que por los informativos, creo que el problema viene por las tertulias. Algunas tertulias políticas han copiado la estructura de los espacios del corazón. Ya sabes: pantojistas contra antipantojistas. Ves tertulias en las que están dándose golpes como si todo fuera la España de los dos bandos. Al final, todos opinan de todo y acaban dando esa imagen, como digo, de que estamos pegándonos por la calle, y no es así.

En el informativo del siete de septiembre, cuando Madrid no fue elegida para celebrar unos Juegos Olímpicos, abristeis con una música triste de piano, pero éramos muchos los que estábamos felices de que no nos los dieran. Aunque la famosa encuesta dijera que solo éramos un 9%. El caso es que Àngels Barceló, antigua compañera tuya, ha dicho: «desde la candidatura nos vendían un entusiasmo que contagió a los medios».

Lo que ha ocurrido debería servir para una reflexión en los medios de comunicación. Estoy de acuerdo con Àngels Barceló en que se creó una burbuja en la que prácticamente todos los periodistas de este país, al menos de las redacciones de Madrid, estaban muy convencidos de que la ciudad iba a conseguir los Juegos de 2020. Y deberíamos reflexionar sobre esto porque si leías medios de comunicación extranjeros te dabas cuenta de que el análisis era mucho más contundente y duro con la candidatura madrileña. Yo era de las pocas que pensaba que no estaba tan claro, y estuve todo el rato diciendo que necesitábamos un plan B en el informativo por si no se lo daban a Madrid, pero tampoco podía hablar muy alto, porque como soy catalana, te pueden decir: «¡Claro, como tú ya tuviste las tuyas!» No obstante, no sé si hubiera estado bien o mal que se los dieran a Madrid. Hacer previsiones a siete años vista es muy complicado. 

Se podría haber analizado de forma más realista, porque la sensación es de que ha habido una obediencia vertical en la prensa. Ha faltado el escepticismo que debería imperar en los medios, especialmente con un tema tan delicado como construir más.

Visto en perspectiva la sensación que da es que llevamos tanto tiempo de malas noticias que era una manera de meter una sonrisa, una alegría. Y al final todos los medios acabamos subiéndonos al carro del entusiasmo, quizá por la situación en la que estamos, todo el día contando noticias tristes… El año que viene es el Mundial, por ejemplo, y va a pasar lo mismo con el fútbol. España es la favorita desde el primer partido y habrá banderas, gente en la calle, fiestas, celebraciones, pero no como obediencia vertical, sino como desahogo, para alegrarnos un poco el día.

Pero una cosa es el deporte y otra inversiones de muchos millones de dudosa utilidad.

Sí, pero como te decía, no soy capaz de opinar sobre si hubieran sido buenos o malos unos Juegos en Madrid dentro de siete años. Todo depende de los proyectos que se hubieran ejecutado, cómo se hubieran hecho, del tipo de inversiones, de cómo los políticos hubieran contado o no con el apoyo de los foros sociales y los sectores económicos. Por ejemplo, reunir a todos los restauradores de la capital y preguntar qué se puede hacer para promover, de aquí al 2020, maravillosos negocios que entusiasmen al mundo y que cuando venga la gente a los Juegos se queden alucinados con la gastronomía madrileña. Las cosas se pueden hacer muy bien y muy mal. Si te dan los Juegos tienes siete años para hacerlo muy bien o para hacer otra burbuja y hacerlo muy mal. Por eso no me veo capacitada de decir si hubiera sido bueno o malo.

He leído en tu blog una opinión sobre el tema sirio. Te quejabas de que se daba la imagen de que Siria era el único país que había utilizado armas químicas. Debe de ser el tema más complejo que tenéis ahora mismo en la redacción, en el que no se puede hacer un análisis reduccionista.

Una pieza de informativo son cincuenta segundos más la entradilla, que son quince. Es imposible analizar al detalle una situación tan compleja, que además no tiene que ver solo con lo que está pasando dentro de las fronteras sirias. Al final, lo acabas reduciendo a un titular y a mí, particularmente, no me gusta dividir entre buenos y malos. En plan Al Assad es malo y la resistencia es buena. No es todo blanco y negro, es muy complejo. Ahí está (señala a la estantería) el libro de Robert Fisk, La gran guerra por las civilizaciones. Con estas 1.500 páginas tienes solo para empezar a entender cómo se construyó Oriente Próximo. No somos expertos. A no ser que seas Mónica Prieto, por ejemplo, o alguien muy especializado en un país porque vives ahí, los que estamos en España intentamos coger un poquito de cada sitio para hacernos una idea y explicársela a la gente, pero el tema de Siria es muy complejo. Aunque cada vez hay medios más escépticos; cada vez, ayudados por las redes sociales y los blogs de los periodistas, la gente se está informando más. Y nosotros los periodistas también, nos estamos volviendo más críticos, escépticos, miramos más lo que hay detrás de cada tema. Eso es muy bueno. No creo que ahora la gente diga eso de que Al Assad es el diablo.

¿Ahora ves más difícil que se diera un caso como el de la primera Guerra del Golfo, que se llamó la guerra de la CNN?

Hace unos años solo te podías informar por la televisión, los periódicos o la radio. Cuando la primera guerra de Irak yo estaba estudiando en el instituto. Pero creerse una noticia «prefabricada» depende del periodista. Y en ese sentido, los que había entonces, los de la vieja guardia, esos tan sabios a los que los medios están despidiendo, los grandes periodistas de máquina de escribir, no se tragaban nada, buscaban siempre sus propias fuentes. Algo que también requiere tiempo y que te dejen trabajar.

Pero ahora estamos intentando volver, a pesar de las limitaciones de tiempo y dinero de los medios que influyen en el trabajo del periodista, a preguntarnos el porqué de las cosas, que ese es nuestro trabajo. No puedes coger una nota de prensa y publicarla tal cual. Cuando llegaron los vídeos de los niños de Siria yo estaba en la televisión y en la sección de Internacional trabajaron muy duro para verificarlos, lo que pasa es que a veces es complicado hacerlo desde Madrid. Fíjate lo que le ha costado al Gobierno de los Estados Unidos conseguir pruebas. Siempre hay que poner las informaciones en cuarentena, vengan de donde vengan. Nuestra mirada tiene que ser escéptica y buscar qué hay detrás.

Carme Chaparro para Jot Down 1

Luis Fernández fue tu mentor.

Sí, Luisfer fue quien me puso a presentar.

Fuera del gremio no es muy conocido, pero fue quien cambió los informativos de Telecinco hasta el punto de que, según me ha comentado gente que trabajó con él, el suyo era el informativo que veían los del PP porque tenían los otros tan controlados que con el de Telecinco era por el que realmente le tomaban el pulso a la actualidad.

Puede ser. Yo coincidí poco con él. Entré en Telecinco para trabajar en la delegación de Barcelona en enero de 1997, y fue porque Luis Fernández decidió que Telecinco necesitaba delegaciones propias, no le valía con las imágenes de agencia. Abrió en Madrid, Valencia, Andalucía, País Vasco y Cataluña. Yo estaba una noche en TV3 minutando entrevistas del 30 minuts, un formato americano muy bien hecho, bajé al comedor a cenar algo y me encontré a un productor de informativos al que conocía de vista. Éramos los únicos en el comedor, así que me senté con él. Me preguntó si había hecho directos y le dije que en la tele de Les Corts. Me comentó que Telecinco iba a abrir una delegación, me pidió el currículum y así me contrataron.

¿De redactora?

Sí, de redactora. Buscaban a alguien que hubiera hecho directo en televisión, que no era tan fácil en aquella época en que no había tantas cadenas. Al año siguiente, en enero de 1998, Luis decidió que quería tener un espacio de información local en cada delegación. Cataluña fue la primera en empezar, se hizo un casting y yo ni me presenté. Pero no les gustó nadie y se les echaba el tiempo encima porque querían empezar el quince o veinte de enero y ya había pasado el día de Reyes. Entonces nos hicieron una prueba a las chicas de redacción, que éramos dos, y me dijeron que iba a presentar yo. Cuando me trasladé a Madrid, Luis ya no estaba, me trajo Juan Pedro Valentín.

¿Te consta o has oído eso de que Aznar pedía la cabeza de Luis Fernández?

No, pero sabiendo cómo es Luis me puedo creer todo. Es un tipo muy combativo. Es la típica persona que genera un amor de fan total u odio. Pero me pilló en Barcelona, así que tampoco lo viví.

Te tocó, en cualquier caso, la época del Prestige, la mayoría absoluta de Aznar, cuando Telecinco tuvo los informativos más independientes.

Llevo en Telecinco desde enero de 1997, prácticamente toda mi carrera profesional, y nunca, y es una de las cosas de las que me siento más orgullosa, nadie me ha dicho que no cuente algo. Ni en los tiempos de Luis Fernández, ni en los de Juan Pedro Valentín, ni en los de Pedro Piqueras. Cosa que otros compañeros de otros medios no pueden decir. Esa es una de las grandes fortunas que tengo como periodista: poder trabajar con absoluta libertad. Cuando aterricé en Madrid coincidieron el Prestige, la guerra de Irak y las manifestaciones en contra con un gobierno de derechas, y al resto de televisiones se le daban consignas muy claras. Lo sé porque todos tenemos amigos en todos los medios. Algunos no podían decir la palabra «chapapote», por ejemplo. Nos llevamos todos los premios ese año porque llamábamos a las cosas por su nombre. Pero no hicimos otra cosa distinta a lo que hacemos ahora: hacer periodismo. Lo que pasa es que ahora hay muchas más fuentes: Internet, Twitter, los blogs… es mucho más fácil que la masa crítica encuentre manera de informarse, cuando antes lo hacía solo a través de la tele o la radio. Por eso nos convertimos en referente.

Me ha comentado una periodista de otra cadena que el Gobierno actual está volcado en su crisis, pero que el de Aznar lo estaba en el control de los medios.

A mí me pilló la época final, pero todos los jefes de gabinete de cualquier ministro o secretario de Estado llaman a todos los medios de comunicación. Te puede llamar para comentar una rueda de prensa y decirte qué es lo importante que se ha dicho. Entonces tú dices: «Mira, deja que lo importante lo elija yo». Pero no te llaman a ti, llaman más arriba para hacer más presión. Esto sucede siempre, sea el gobierno que sea, todos llaman. Es su trabajo, controlar qué vas a sacar y cómo lo vas a contar, igual que tú les llamas para confirmar cosas. Hay gobiernos o ministerios que presionan mucho más y otros que presionan menos, pero todos llaman.

Durante el bombardeo de Yugoslavia, fueron secuestrados por fuerzas serbias Jon Sistiaga y el que ahora es tu marido, el cámara Bernabé Domínguez.

Yo estaba en Barcelona y me enteré por la televisión. En esa época no había móviles. Recuerdo el primer plano de Juan Pedro Valentín abriendo con un videowall gigante detrás con la foto de mi marido. Fue duro. Lo que ocurrió fue que estaban grabando en un tren en la frontera. Según los serbios, el tren invadía parte de su territorio y en mitad del vagón les cogieron gritándoles «¡albani terroristi!». Les llevaron a una casa y les encerraron toda la noche, apuntándoles con pistolas. No hubo torturas, pero sí que se llevaron algunos golpes. Tuvieron que hacer un vídeo diciendo que estaban grabando en territorio serbio. Cuando vimos ese vídeo, porque lo distribuyeron, nos quedamos pensando: «madre mía qué caras…». Luego supimos que se los habían llevado a Priština, justo en el momento en el que Solana dice que empieza el bombardeo de la OTAN. Les habían encerrado en un hotel y empezaron a ver caer las bombas. Pensaban: «¿Sabrán que nos tienen en este hotel y no lo bombardearán?». Tuvieron que poner colchones en las ventanas…

Vivieron lo que estaban viviendo todos los serbios.

Sí, imagínate. Luego consiguieron salir, creemos que se negoció a través del CNI, aunque esto nos lo imaginamos, porque no nos lo han confirmado nunca, son imaginaciones nuestras, pero pudo ir mucho por ahí. (*)

Luego la guerra de Irak, que causó gran impacto en la opinión pública española.

La sociedad española se implicó mucho por las grandes manifestaciones del «No a la guerra», con millones de personas en toda España pidiendo que nuestro país no se metiera. Fue la gran indignación por la foto de las Azores. Pocas veces ha habido en España un movimiento ciudadano tan unificado. Ahora tenemos el 15-M, la marea verde, la blanca… pero un movimiento tan contestatario de la ciudadanía como ese contra una acción que iba a emprender el Gobierno, pocas veces se ha visto en este país. Interesó porque media España estaba en la calle pidiendo que no nos fuéramos a Irak. Lógicamente, la gente se quería informar.

La cobertura fue muy fuerte. En la primera Guerra del Golfo, las imágenes eran las que enviaba la CNN, como de videojuego, con los «tomahawks» blancos sobre fondo verde. En la segunda, teníamos a periodistas empotrados mandando imágenes. Recuerdo a FOX y CNN enviando vídeos en directo de la fila de tanques que avanzaban por el desierto entrando en Irak. La gente estaba necesitada de saber lo que estaba pasando. Y fue un orgullo poder contarlo. También te digo que a nosotros nos llegaban muchas imágenes que no emitíamos por lo duras que eran. Dicen que los periodistas alentamos el morbo, pero no.

Sí, ya te he leído que una vez cubriste un accidente de tráfico y a uno de los cadáveres, carbonizado, le explotó de repente la vejiga.

Fue de las primeras cosas que hice en Telecinco. Me quedé congelada. Ni siquiera los habían cubierto con una manta, los acababan de sacar del coche. Entonces vi cómo uno explotaba y salía un chorro. Pregunté y me dijeron que era normal que pasara por la presión de los gases al haberse quemado. Pero es que a la tele llegan muchas imágenes como esas que no damos. De homicidios no os podéis imaginar las imágenes que no se han emitido. Ahora con internet y Youtube hay más acceso, pero nosotros procuramos evitarlas, y luego nos dicen que solo buscamos el morbo. Mira, una guerra es una tragedia, que maten a unos niños es una tragedia, que haya un accidente de tren en Galicia es una tragedia, y la tragedia no la puedes dar enseñando margaritas con música clásica de fondo, tienes que contarla. Evidentemente, con los primeros planos procuramos ser lo más quirúrgicos posible, que no se vea nada que permita identificar un cadáver, por ejemplo. Si hay una guerra y han gaseado a niños en Siria, pones los planos menos duros, pero señores, es que lo que está pasando ahí es muy duro. 

Volviendo a Irak, ¿cómo vivió la redacción una tragedia como la de Couso? Muere un compañero y tenéis que seguir trabajando, dar esa noticia…

Estábamos en la redacción y alguien de enlaces dijo que algo pasaba en el Hotel Palestina, estábamos recibiendo señal en directo de AFP o Reuters. Nos apelotonamos todos delante del monitor y vimos a Jon Sistiaga con un colchón y algo encima. Cada vez éramos más gente y de repente alguien dijo que quien había sobre el colchón era José. «Cómo va a ser José», pensábamos, Y nos llamaron diciendo que sí, que era José, pero que no pasaba nada, que lo llevaban al hospital y le iban a hacer un torniquete, aunque iba a perder la pierna. Todo esto con las comunicaciones de Bagdad en plena guerra, recuerda que la imagen de portada de todos los medios al día siguiente fue la estatua de Saddam Hussein cayendo. Y no nos lo creíamos. «Pero si José ha mandado esta mañana un vídeo, un enlace, desde el balcón». Entonces nos llamó «Quiño» de Antena 3 (el cámara Jesús Hernández Quiñonero), diciendo que estaba en el hospital y que a José lo habían metido en el quirófano. Y llegó la hora del informativo, bajé a vestirme y, cuando ya entraba a plató, aparece Hilario Pino y me suelta: «Acaba de morir, cambiamos la escaleta». Fue un shock. Cuando acabamos el informativo me dio el bajón y me puse a llorar. No pude hablar con mi marido, que había estado allí hasta hacía dos días con José, porque estaba entrando en directo… Él sí que lo pasó muy mal.

Carme Chaparro para Jot Down 2

Después de tantos años, ¿qué balance haces de la búsqueda de justicia?

Lo bueno que he sacado es conocer a la familia de José. Esta ha sido la lucha de la familia de Couso y del juez Pedraz, que quiere justicia y se ha enfrentado a todo y a todos, nadie más. Eso es algo que se ha visto en los papeles de Wikileaks, en los que incluso el gobierno socialista que tantas cosas dijo, que le dio la medalla al mérito al trabajo a José y dijo que el malo había sido Aznar, al que se le hizo un plante de cámaras en el Congreso, resulta que a la hora de la verdad el PSOE también se salió por la tangente. Si no hubiera sido por el juez y la familia no hubiéramos llegado hasta donde estamos, se hubiera olvidado. Es el único caso en todo el mundo en el que hay tres militares estadounidenses procesados. Aunque solo sea simbólico y no se llegue a nada, es una victoria descomunal.

También te tocó el 11M.

Sí, cuando ocurrió estaba llegando a la tele. En la curva de entrada al edificio estábamos escuchando la SER y recuerdo a Iñaki Gabilondo diciendo que parecía que había habido algo en Atocha, pero aún no se sabía nada. A mediodía, Aznar había llamado a todos los medios de comunicación diciendo que había sido ETA, pero en la redacción lo queríamos contrastar. Aunque abrimos diciendo que «Fuentes del Gobierno dicen que es ETA», nuestro trabajo como periodistas era poner en duda todas las versiones. Cuando luego se descubrió la furgoneta con los versos del Corán, muchos en la redacción dijeron: «¿Ves?». De hecho, recuerdo una persona, y no voy a decir quién, que tenía muy buenos contactos en fuentes antiterroristas, y cuando llamó Aznar nos advirtió de que a él le decían que no, que era imposible. Que se les podía pasar un tío con una pistola, pero tal cantidad de explosivo, no. Otegi ya había salido a decir que no había sido ETA. Pero claro, había llamado Aznar en persona. Por la tarde se desmontó todo, y aun así, en la rueda de prensa al día siguiente seguían manteniendo que era ETA. Entonces vinieron las manifestaciones y lo que todos sabemos qué ocurrió.

¿Había indignación en la redacción por lo que estaba haciendo el Gobierno?

Como te pilla trabajando y con esas prisas, hasta después, cuando ya ha acabado todo y reflexionas, no eres del todo consciente de que te la han intentado colar. Pero es que funciona así, todo el mundo te intenta meter su versión. Además, yo estaba con los directos, así que iba oyendo cosas, pero no estaba en los despachos, no recibía las llamadas.

Fuiste pareja con Hilario Pino y con Màxim Huerta.

Hilario era el conductor y editor, y yo estaba a su lado para complementar determinadas informaciones. Hicimos tres años con ese formato y luego se cambió. Con Màxim fueron un par de veranos muy divertidos. Ya nos conocíamos, él estaba en Valencia y yo en Barcelona, nos llamábamos a nosotros mismos «los periféricos». Fueron veranos duros, pero muy divertidos. Recuerdo una vez, en directo, el típico vídeo de final del informativo veraniego, con una cosa de masajes o algo así. Yo presenté la noticia y, cuando acababa, Max tenía que recogerlo y presentar otra cosa. Pero entonces, vimos a nuestra compañera del directo, que era una mujer, digamos, generosa de escote, vibrando en la cama de masaje en un plano medio… nos entró tral ataque de risa que Max fue incapaz de dar paso al vídeo siguiente (risas).

La época de Zapatero se denominó, informativamente, como la de «la crispación». ¿Cómo la recuerdas?

La verdad es que no sé si hay más crispación ahora… Pero de aquella época ¿recuerdas cuando las grandes manifestaciones contra la reforma de la ley del aborto, a favor de la familia, esas marchas multitudinarias en las que se colapsaba la calle Serrano?Serrano Tengo una amiga que trabaja en la SER, y era la época en la que desde medios de la derecha se atacaba directamente a los medios de izquierda. Esta amiga mía iba con los distintivos de la SER y, en plena faena, una señora de cincuenta y pico años le cogió el micro en la manifestación y empezó a llamarla manipuladora, que quería matar a los niños… Y de repente le preguntó dónde estaba la cámara. La señora ni siquiera sabía que la SER era una emisora de radio. Ella había oído que la SER era mala y ya está. Se espolea a la gente, de un bando y de otro, con titulares. Como decíamos antes, lo reducimos todo a blanco o negro. En este país estamos llegando a unos extremos en los que por intereses políticos estamos enfrentando a la población, que se está creyendo ciertos titulares.

Hay tantos mensajes que la gente piensa en titulares. Esto lo noto en Twitter: dices una cosa y te contestan a lo contrario de lo que has dicho, porque no lo han leído bien. En casa, la gente está haciendo la cena o la comida, quitándose los zapatos, y la tele está puesta de fondo. Se quedan con un titular, una imagen. Si tú machacas ese titular y esa imagen uno detrás de otro, la gente lo acaba interiorizando como si fuera verdad. Si insistes en que este año han crecido las becas, habrá determinadas personas que se queden con ese titular y lo usarán luego en el bar, porque todos somos politólogos y tenemos discusiones con los vecinos de café. El problema es ese, que se reduce todo para una guerra política. Se enfrenta a la gente en la calle.

Lo que enciende a la gente son las tertulias y debates. En determinados sitios se ha copiado el formato de los programas del corazón y no hay términos medios. Ciertos programas viven de que los contertulios se peleen, y cuanto más se peleen, mejor. ¿Es más digno un programa en el que se pelean contertulios políticos que un programa en el que se pelean dos del corazón? ¿Quién está haciendo más daño? El corazón, mira, te echas unas risas, pero no va a influir en tu vida. En cambio, si llevamos eso al terreno de la política y se miente, se manipula o se tergiversa la verdad, y ves que hay personas serias en la tele que se enfrentan, se traslada a la calle y puede llegar a ser muy peligroso. O al menos eso creo.

El quince de mayo de 2011 vuestro informativo fue el primero en hacer un directo desde la Puerta del Sol.

Me alegra que saques ese dato porque nuestros redactores fueron insultados y vapuleados cuando estaban haciendo los directos. Pero la primera cobertura periodística en una televisión de la gran manifestación del 15-M la mueve Iñaki Aguado, un compañero nuestro, que desde la semana anterior ya nos iba avisando de que había un gran movimiento que iba a hacer historia, y estuvo toda la semana en contacto con ellos. El viernes, dos días antes de la manifestación, cuando aún nadie hablaba de ellos, se fue a grabar. El domingo no había ninguna tele más, y nosotros lo llevamos a sumario e hicimos conexión en directo. Luego, visto lo visto, las otras teles y medios fueron a remolque. Pero después tienes que verte con gente que insulta a los periodistas de Telecinco diciendo que manipulamos, que no contamos las cosas. Pues en esto fuimos los primeros. He visto imágenes de compañeros nuestros como Antonio Gil haciendo un directo y gente intentando tirarle de la tarima donde estaba, dándoles golpes… Estoy informando. Te puede gustar más o menos lo que hago o cómo lo hago, pero me tienes que respetar. No vale pegar a los periodistas, no puede ser.

¿Cómo llevas las críticas que se hacen a Telecinco en general por sus programas del corazón y realities?

Yo empecé en Telecinco en el último tramo de las Mama Chicho, no sé si llegué a coincidir exactamente con ellas, pero su sombra fue muy alargada. Y eso sí que era muy complicado. Recuerdo que salía con el micro de Telecinco a la calle y todo el mundo me gritaba «¡Mama Chicho, Mama Chicho!». Esto sí que era duro. Lo de ahora es más una leyenda urbana. En serio. Yo tengo una cuenta de Twitter con setenta mil seguidores, recibo muchos mensajes al día Y claro que hay críticas, porque tiene que haberlas, pero la mayoría están hechas desde la educación y el respeto. Gente que está contenta y que nos pregunta por qué elegimos un tema o por qué no hemos sacado esa otra historia. También hay quien confunde nuestros contenidos con los contenidos de otros programas no informativos, pero me atrevería a decir que es gente que no nos sigue, o que no nos “ve”.  Es muy fácil criticar sin ver el producto. Y yo les digo que se paren a ver nuestros informativos, que comparen nuestra escaleta —guión con los de las demás cadenas. Estoy muy orgullosa de Informativos Telecinco y de la redacción. Hemos demostrado muchas veces que nuestro producto son los mejores informativos que se están haciendo en televisión en este país. En cuanto al resto de0 la programación, Telecinco es una empresa privada, emite lo que mucha gente quiere ver, somos líderes, pero esto hace a la cadena rentable, tener beneficios, y gracias a eso podemos hacer unos informativos libres y como consideramos los periodistas que deben hacerse.

¿Qué opinas de los cambios que ha habido en RTVE con la llegada de Rajoy?

No trabajo en TVE, por lo tanto, no soy quién para decirte si con Zapatero fue tan independiente. Eso lo saben los periodistas que están allí, que son los que reciben o no las presiones. Yo no me atrevo a opinar de algo que no sé de primera mano, que no he vivido o no conozco. Presiones de los políticos las hay siempre, o de las personas que trabajan para ellos y tienen que hacer de poli malo.

Qué gestión defiendes tú entonces, ¿una independiente o una controlada por la mayoría de turno del Congreso?

Una independiente, claro.

Como estaba antes.

A ver, una televisión pública tiene que ser independiente, tiene que dar contenidos de calidad y tiene que tener un director, no solo de la cadena, sino de informativos también, que sobrevivan a los distintos colores de los parlamentos cada legislatura. Además, tienen que ser personas con el suficiente criterio para saber manejar algo que es complicado de manejar, como las presiones políticas. Así debería ser en un mundo ideal, pero no lo es… Sería muy fácil decir que como llevamos pocos años de democracia tenemos poca cultura democrática, pero creo que a los políticos les parece un caramelo muy goloso la televisión, llega a mucha gente. Les cuesta soltarla, es más fácil para ellos tenerla de su lado.

Carme Chaparro para Jot Down 3

Hace unos días apareció Rajoy en televisión dando un paseo. En internet hasta se filtró la convocatoria de prensa, «Rajoy dará un paseo mañana»… ¿Os encontráis muchos «mudos» (como se conoce estas convocatorias en el argot) como este?

Imagina que hay una reunión del ministro de Trabajo con los sindicatos. ¿Cómo ilustras esta reunión si no puedes entrar a ella? El «mudo» nace para que los reporteros gráficos pudieran entrar y tomar unas imágenes de antes del encuentro, pero ya con todos sentados en la mesa mientras hablan del tiempo o de cualquier cosa. Luego, cuando las cámaras se van, empieza la reunión de verdad. Era una herramienta para poder contar el encuentro de un político con quien fuera, y sobre esas imágenes, narrabas los resultados o lo que pudieras saber de cómo había ido. Lo que pasa es que luego ese «mudo» colonizó muchos ámbitos de la vida política, y te encuentras con un paseo del presidente del Gobierno por un campo gallego.

¿Y para qué vas?

Para tener la imagen, y luego lo cuentas. Yo estaba trabajando el día del paseo de Rajoy. Cuentas que han hecho esto, que no nos han dejado acercarnos a preguntar y que estaba tal o cual persona. Luego, el espectador, que saque conclusiones.

En la televisión pública, los tiempos correspondientes a los partidos políticos están repartidos por su representación en el Parlamento. Eso se intentó llevar a las privadas pero no se consiguió. ¿Qué criterio se sigue?

La televisión pública no tiene nada que ver con la privada. La televisión privada, si no es rentable, cierra. La pública, si no es rentable, no cierra. Si eres un partido minoritario o sin representación y haces una propuesta interesante, novedosa y muy buena, te voy a dar tiempo; la televisión pública no porque no tienes representación parlamentaria. Pero yo sí porque te juzgo periodísticamente. Y si eres el partido que tiene mayoría absoluta, pero lo que has dicho hoy no vale un carajo, no te voy a dar tiempo, o te voy a dar quince segundos. Damos las cosas de manera periodística, que creemos que es como se tiene que dar.

Ahora los partidos políticos organizan actos los fines de semana con la intención de salir en la tele.

Todos, está clarísimo. No hay Congreso, no hay Senado… ¿cómo salen los políticos en la tele un fin de semana? Pues montando un acto y mandándonos las imágenes de ese encuentro a las redacciones gratis por satélite. Nosotros lo que hacemos es escuchar el acto y sacar la declaración que consideramos más interesante. Hace años ya que logran salir en televisión los fines de semana de esta manera. Pero a veces ni se saca porque no es interesante, eso ya queda en manos de la redacción.

Háblanos de «la curva», la medición de audiencia del informativo minuto a minuto.

Son datos que se nos envían cada día a los presentadores y editores. Es la audiencia minuto a minuto, tema a tema del informativo comparado con otras televisiones. Si la gente se ha ido incorporando o ha ido cambiando de canal dependiendo del tema que estés emitiendo en cada momento.

Llevas dieciséis años en televisión, ¿cómo has visto la evolución de los intereses del espectador a través de estos datos? Me han comentado que Internacional cada vez interesa menos.

La curva es imprevisible. Hay días en que sales del informativo muy contenta, y luego ves la curva fatal. Otros días salimos no muy contentos porque no ha habido noticias importantes o ha habido algún fallo y la audiencia es buenísima. Nunca lo sabes. Depende mucho de dónde vienes y dónde vas [se refiere al programa que va antes y al que va después, N. de r]. Pero sí te das cuenta, por ejemplo, de que la información económica hace unos años caía en picado y luego con la crisis, para arriba. Ahora son temas que normalmente suben la curva, a la gente le interesa. E internacional, que para mí es uno de los temas más apasionantes, efectivamente interesa menos. Ni siquiera el ataque de gas en Siria acabó de funcionar. La curva es una guía, pero yo hay cosas a las que no renuncio y creo que tengo que contarlas. Igual que no renunciamos a hablar de economía hace unos años, no puedes dejar de contar lo que está pasando en el mundo.

A Piqueras se le ha criticado mucho, recuerdo ahora una portada de El Jueves con él retratado como un carnicero y el titular «Todo por la audiencia».

Es un periodista excepcional. Hace unas escaletas que si pudieras estar en la reunión para ver cómo razona los temas alucinarías. Sabe mucho de televisión y la maneja muy bien, así como los tiempos y ritmos. Sabe cómo meter diversos picos en el informativo. Estoy convencida de que si coges escaletas de todos los informativos él no es ni de lejos el que mete más sucesos. Mira, a veces decides que un asunto es importante y nunca más vuelves a saber de él. Y otras no das algo, y en dos días es portada en todos los periódicos. Pues con Pedro siempre hay un hueco para todo lo que va a ser importante días después.

Decíamos que baja el interés en Internacional y te pregunto: qué sube, ¿temas de gastronomía, de belleza…?

No creas. Depende de en qué informativo estés, en qué franja y cómo cuentes las cosas. El público no es el mismo a la hora de comer que por la noche; un sábado al mediodía es más familiar, un sábado por la noche mucha gente está cenando fuera, y si es verano los niños están jugando…

Carme, yo lo que quiero es que me digas que vivimos en una sociedad decadente cada vez más interesada en temas relacionados con el consumismo.

Bueno, pues ya lo has dicho tú (risas) No, no es así. Lo que pasa es que la gente es multipantalla. Mira, en esta casa hay tres televisores, dos tablets y tres ordenadores. Son ocho pantallas, a las que hay que añadir los smartphones. La televisión nos da un concepto general, un titular, una idea de lo que es importante. La gente busca otras vías para informarse; nosotros, sencillamente, damos un abanico general. Cuando compras un periódico puedes ir directamente a deportes, sociedad o internacional, en la tele no.  Cada vez estamos más informados, pero de maneras alternativas, no solo con la televisión o la prensa.

Luego hay temas que pueden perder interés y no deberían, como la violencia de género.

He estado con mujeres maltratadas porque tengo una amiga, Núria Varela, que trabajaba en Interviú y que luego fue jefa de gabinete de Bibiana Aído, que me introdujo en el tema. Fue de las primeras personas que empezó a mover en España lo de la violencia de género, y lo descubrió entrevistando a alguna de esas mujeres. Lo tituló Los maridos españoles matan más que ETA, cuando ETA mataba mucho. Con todo lo que ha representado ETA en este país, ¿Por qué valía más la vida de un político que la de cincuenta, sesenta o setenta mujeres? ¿Y si de repente los que murieran fueran setenta panaderos al año o setenta abogados o setenta periodistas? ¿Por qué vale menos la muerte de una mujer maltratada? El revulsivo fue la muerte de Ana Orantes. La mujer que fue a Canal Sur a denunciar que el marido la maltrataba, el juez había dictaminado que el marido podía vivir en el piso de encima al de ella y dos días después de salir por la tele la quemó. A raíz de este suceso la gente se dio cuenta de que se estaba matando a mujeres, y que una mujer que muere apuñalada en el País Vasco es el mismo tipo de víctima que otra que muere de dos tiros en Algeciras. Es víctima del machismo. El hombre que mata no es un hombre de clase baja sin estudios, puede ser un tío de dieciocho años y puede ser un abogado. He estado con mujeres en una casa de acogida y una de ellas era escolta de un político muy importante, la otra era mujer de un catedrático de Economía que todavía se pasea por las televisiones, había dos chicas de dieciocho años… la violencia de género no tiene que ver con clases sociales o edades, abarca a toda la sociedad. Son hombres que todavía creen que la mujer es suya y la pueden dominar. Y es un proceso como el de una secta: no empiezo pegándote leches o puñetazos, primero te maltrato psicológicamente diciéndote que no te pongas esa minifalda o salgas con esas amigas, ejerzo cierto control mental sobre ti y cuando te tengo reducida y he conseguido lo que te he ordenado empiezo a maltratarte físicamente. Es un proceso y la mujer tarda de media diez años en denunciarlo.

¿Pero la gente se ha insensibilizado respecto a este tema?

Con la crisis han pasado a un segundo plano porque la situación económica del país, con niños que no tienen para comer, lo ha relegado a algo secundario.

Carme Chaparro para Jot Down 4

Ahora te pido una reflexión sobre prestar atención a la norma o a la excepción en los informativos: en la década anterior España recibió muchos inmigrantes. La norma es que la mayoría trabajan y hacen crecer el país. La excepción es que algunos delinquen. Sin embargo, en los informativos de todas las cadenas no se informaba de cómo su llegada servía para pagar las pensiones, por ejemplo, sino de «una banda de rumanos», «traficantes marroquíes»… ¿La excepción se convierte en norma de cara a la opinión pública?

Es cierto, solemos hacerlo, hablar de «una banda de rumanos». Cuando son españoles solemos obviarlo. Quizá al principio se hizo por ser la excepción. Ahí hemos podido tener cierta culpa en criminalizar a algunas nacionalidades. Ahora hay muchas operaciones en las que hay mezcla de españoles y extranjeros, e intentamos decir que hay tantos chinos y tantos españoles. Pero sí, algo de culpa hemos podido tener.

Ha habido por ahí titulares del tipo «La policía detiene a tres personas y un chino».

Sí, pero también pasa a veces con las mujeres. Recuerdo ver libros de Historia de EGB que decían «los hombres del Neolítico se desplazaban con sus mujeres». Las mujeres también eran parte de la humanidad en el Neolítico, ¿no? 

Hablamos de la curva, de que los temas áridos no gustan a la gente… y luego llega Jordi Évole y con una entrevista a un inspector de Hacienda consigue un millón y medio de espectadores.

Salvados es como un reportaje, o un informativo de una sola noticia. Lo que es revolucionario, además de Jordi, es el formato. Han conseguido contar en una hora un tema a base de entrevistas. Consiguen que los entrevistados digan lo que no quieren decir, y ese es el trabajo de un periodista. Jordi ha conseguido dar a la gente lo que quiere, lo que en un informativo no da tiempo a desarrollar en un vídeo de cincuenta segundos. Al final los datos que da son públicos prácticamente todos. Pero él hace el trabajo de unirlo todo, contar con una documentación exhaustiva y hacer las preguntas en un formato que te permite hacerlas. A Jordi lo conozco desde hace mucho, estudió la carrera conmigo. Empezó un año más tarde que yo y entró justo cuando la carrera pasaba de cinco a cuatro años, así que acabamos al mismo tiempo. Y hemos seguido en contacto.

Cuando empezaste a trabajar, se abrió la televisión a las chicas. Antes no pasaba.

Llegó un momento en que un grupo de mujeres periodistas más jóvenes llegamos a la televisión y se nos da la oportunidad de dar la cara y contar las cosas. Echo mucho de menos en televisión a Olga Viza, Àngels Barceló, MontseDomínguez… no me quiero dejar a nadie, pero son mujeres que han pasado por los informativos y ahora están haciendo otras cosas en la radio o en la prensa escrita. Hemos tomado el relevo desde hace unos años un grupo de mujeres jóvenes. A veces, por ser jóvenes, se nos discute la profesionalidad desde determinados sectores. Pero miras lo que ha hecho Sandra Barneda este verano con El programa de Ana Rosa, bregando con temas difíciles, y ves que ha hecho unos programas extraordinarios. Es una periodista espectacular, pero como es muy guapa y hacía un programa los sábados por la noche, era la guapa tonta. Este verano ha demostrado que no es así, hablando de temas de corrupción, por ejemplo. Así que dejen de cuestionarnos ya, por favor. ¡Que tengo cuarenta, ya no soy joven!

¿Qué opinas de The Newsroom? Al venir aquí me decías que no tenía que ver mucho con la realidad de una redacción de informativos.

Justo ayer vimos el último capítulo que se ha emitido en España. Es una serie y tiene tramas de ficción, pero luego hay cosas que quizá suceden en la tele americana, pero aquí son imposibles. Hubo un capítulo que trataba del vertido en el golfo de México, en el primer o segundo año de mandato de Obama. Ellos manejan el mismo sistema de edición que nosotros, que tiene un programa para leer todos los teletipos. Había un momento en el que decían que había un vertido de petróleo, pero que como el teletipo no venía en rojo, pues que «¡baaah!». Y nosotros al verlo: «¿Cómo que «baaah?». Si eres periodista, tú valoras. Si viene uno diciendo que se ha muerto el rey, pero no viene en rojo, ¿vas a decir «baaah»? «Ahora ha subido a naranja, vamos a mirar esa muerte del rey» (risas). Hay mucha ficción ahí. El mundo de la televisión no es como lo cuentan. Supongo que los médicos al ver una serie de médicos pensarán lo mismo. El problema que sí le veo a Newsroom es que quiere sentar cátedra y dar moralina. Me da la sensación de que Aaron Sorkin quiere darnos lecciones incluso a los propios periodistas.

¿Alguna vez te ha tocado hacer algo del toro Ratón?

Quita, quita. Pero lo han retirado ya, ¿no?

Murió y lo han disecado.

¡Es verdad!

Es que hablaban cada verano de que volvía a las fiestas de los pueblos y recordaban, casi con sonrisas, los muertos que tenía a sus espaldas. ¡Maravilloso, vuelve el toro Ratón! ¡Mató a tres e hirió a diez el año pasado! ¡Genial! ¡Viva!

No puedo, yo no puedo; y menos con una sonrisa. Pero con el toro Ratón sube la curva. Es lo mismo que me pasó el otro día. Vi en varios lugares que este verano solo habían muerto un cierto número de personas. ¿Cómo puedes decir «solo»? Aunque solo sea una es un drama. Debemos tener mucho cuidado con los gestos, pero también con el lenguaje. Es la cifra más baja, genial, pero no puedes decir «solo» y con una sonrisa. Tienes que decir que han muerto tantas personas, una tragedia, pero aun así es la cifra más baja y parece que nos concienciamos más y hay menos muertos en la carretera.

Cuando haces un informativo de fin de semana, que cuenta con menos medios humanos, como coincidan varias noticias importantes, se convierte en una locura.

Nos pasó el otro día con el «Madrid is eliminated» a las 21:02. Nosotros empezábamos a las 21:05. Teníamos una escaleta basada en que, en principio, hasta las 22:30 no se iba a saber quién iba a ganar. Todo era: «estamos esperando, la Puerta de Alcalá, en Tokio y Estambul también están esperando…». En televisión es muy complicado cambiar las cosas, pero mis compañeros tuvieron que cambiar el sentido a todos los vídeos. Uno detrás de otro. Todos se dejaron la piel, improvisamos, conseguimos abrir con el «Madrid is eliminated» que se había grabado dos minutos antes… Eso no lo hacemos Pepe Ribagorda y yo. Nosotros estamos ahí y hablamos, improvisamos, pero ese trabajo es obra de toda la maquinaria que hay detrás, desde los técnicos, realización, producción y redactores, y consiguió que no hiciéramos el ridículo empezando con «Madrid puede ganar». Había incluso un vídeo mostrando las inversiones que se iban a hacer en la capital…

Carme Chaparro para Jot Down 5

En una ocasión os coincidió la matanza de Breivik en Noruega, el estallido del escándalo de Murdoch y la muerte de Amy Winehouse ¿Qué tal se duerme tras un fin de semana así?

Fue un viernes por la tarde. Recuerdo la reunión con Piqueras a las cuatro. El jefe de Internacional habló de una explosión en Noruega, no se sabía si había muertos. Piqueras dijo «unas colitas», que es cuando habla el presentador y le tapan con unas imágenes. Después de los breves, es lo menos importante, no tiene ni categoría de vídeo. Pero claro, luego hubo otra explosión en el centro, y casi a las ocho o las nueve se supo lo de Breivik. A Pedro le dio tiempo a contar que había un tipo en una isla pegando tiros y poco más. Al día siguiente, cuando te levantas, ves la descomunal cifra de muertos que hubo. No fue un fin de semana especialmente caótico porque el sábado por la mañana ya manejábamos una cifra muy alta de víctimas, pero después de esos dos días de inmenso trabajo, en Twitter, donde yo llevaba poco, un editor de un periódico británico al que seguía puso «Ha muerto Amy Winehouse». Miré a Araceli Infante, que estaba en la edición conmigo, y grité: «¡Se ha muerto Amy Winehouse!». Y me dice: «Venga, no me jodas, vete a tomar…». Como siempre hacemos muchas bromas con teletipos falsos del estilo «Se ha muerto el papa», ella se pensó que estaba de cachondeo porque no salía en ningún lado. A este hombre debió de llamarlo alguna fuente, y por ese ego que tenemos los periodistas de querer ser los primeros en contar algo, antes de que a los de la web les diera tiempo a subirlo, él lo tuiteó y… vaya remate de fin de semana. A la corresponsal de Londres, Ainhoa Paredes, la habíamos mandado a Noruega. Al final nos llegaron buenas imágenes, cambiamos la escaleta e hicimos un vídeo explicándolo todo. A alguien como mi madre, por ejemplo, que no sabía quién es Amy Winehouse, le tienes que contar la muerte, pero luego tienes que hacer un vídeo explicando quién es y por qué revoluciona la música, más luego otro vídeo contando su decadencia personal…

En tu blog he visto que también le dejas recados a Rosell, el de la CEOE.

No soy economista y los periodistas tenemos que hacer una cura de humildad porque a veces opinamos de todo, pero en el blog cuento historias y reflejo cosas que me cuenta gente que conozco. Más que opinar, puedo decir si hay medidas que están perjudicando a la gente o no. Tengo amigos a los que contratan un lunes y despiden un viernes para no pagarles el fin de semana. Eso es legal, pero es discutible si es ético. O el marido de una amiga, que es cocinero, al que han hecho un contrato de cuatro horas y trabaja diez. Y si no, a la calle, todo por cuatrocientos euros al mes. ¿Qué hacemos con eso? ¿Quién lo para? ¿Llamas a una inspección de trabajo? ¿Cuánta gente hay así? Lo que hago es contar estas cosas. ¿Cuál es la receta del cambio? No lo sé, pero sé que estos abusos no deberían permitirse.

Fuiste becaria en la Cadena Ser y en TV3. ¿Qué te marcó de esta etapa, cuál fue la lección maestra?

Empecé en la Televisió de Les Corts. En Barcelona, en cada distrito, teníamos una televisión local que nacieron de los movimientos vecinales, no era nada de politiqueo. Se dividían los días de la semana y cada uno emitían dos distritos. Yo estaba los viernes, que salían Sants-Montjuïc y Les Corts. Nos daban un local y materiales, pero pagábamos una cuota mensual para la luz porque si no aquello no chutaba. Allí aprendí mucho, pero profesionalmente el irme a Tarragona y trabajar un verano con periodistas de radio me creó esa mirada crítica, de ir más allá de la rueda de prensa del alcalde. Me enseñaron a moverme por el ayuntamiento, con las empresas municipales. 

¿Es cierto que tuviste un programa de juegos de rol?

No tenía ni idea de juegos de rol, lo que quería era trabajar de periodista. Una compañera de la facultad, que es la que me metió en la tele de Les Corts, me pidió que fuera a ayudarlos en un programa de juegos de rol que habían montado. Luego tuve que ponerme las pilas e ir a hacer partidas de rol con ellos, que no me gustaba nada, pero nos lo pasamos muy bien. Teníamos una sección de un tío que pintaba figuritas de rol que era más aburrida… pero bueno. Lo positivo es que aprendes sin presión, no es como ser becario y de repente plantarte en Informativos Telecinco, sino que estás en tercero de Periodismo en una tele local que te deja hacer de todo porque sois cuatro pringados, y entonces experimentas.

Ahí presenté mis primeros informativos. A veces con gente enredando con los cables por debajo de la mesa mientras estábamos en directo. Informábamos sobre lo que pasaba en el barrio. Si la Asociación de Comerciantes había puesto flores en una calle, por ejemplo. Pero teníamos veinte años y nos gustaba pinchar. Cuando había pleno del distrito repartíamos palos a todos los políticos. De hecho, Joana Ortega, la vicepresidenta de Artur Mas, fue la regidora del distrito justo cuando yo me había marchado.

Luego estuve en TV3 y allí aprendí todavía más porque tuve la inmensa suerte de trabajar con uno de los mejores equipos de TV que ha habido en España, que es el tándem Joan Úbeda y Carlos Escribano. Son los que hicieron Ciutadans, por los que recibieron un Ondas. Por ejemplo, un capítulo de este programa se podía llamar «Infartados». Era media hora, sin la participación, ante la cámara o con su voz, del periodista, todo se hacía por detrás, con declaraciones pegadas magníficamente montadas con las que se iba haciendo un crescendo, como una serie de TV de la HBO, de gente que había sufrido un infarto.

Dejaste de ir a clase por la beca.

Dejé de ir a clase para estar con el equipo de Úbeda y Escribano. Me pasaba la semana allí. Me decían que me fuera a casa, pero yo me quedaba. ¿Un rodaje en los Pirineos tres días? Me daba igual. Lo hablé con los profesores y estuvieron de acuerdo. Me estudiaba la teoría y ya. El profesor de Redacción Periodística, que era el director del Magazine de La Vanguardia, Josep Carles Rius, me decía que, mientras tuviera compañeros que me dijeran lo que se hacía en clase, bien. Luego me presenté a los exámenes y lo aprobé todo.

Mucha gente dice que la carrera de Periodismo no sirve de mucho porque en realidad se aprende trabajando, que estaría bien como carrera complementaria, que es de las poco serias…

No sé cómo será ahora, porque ha cambiado. Sé que tienen más prácticas, pero cuando yo estudié, que entré en 1991, llevabas una cámara y el magnetófono con una cinta al lado, había pocos medios. No es como ahora, que puedes grabar casi una película con la cámara. Antes era una carrera muy teórica y poco práctica. Tan poco práctica que hacíamos la maquetación de los periódicos con tipómetros. Aunque la carrera sirve, igual habría que plantearla de otra manera, pero hay muchas deficiencias. Por ejemplo, antes no nos daban inglés, se supone que te lo tenías que buscar por otro lado. Un periodista es como un pato: anda, nada y vuela. Todo lo hace fatal, pero hace las tres cosas. Tienes que saber de todo. Pero es trabajando como aprendes.

Carme Chaparro para Jot Down 6

Fotografía: Guadalupe de la Vallina

(Gracias a Araceli Infante y Antonio Gil)

____________________________________________________________________________________________

(*) Jon Sistiaga ha contado recientemente en Acento Robinson de la Cadena Ser su versión de cómo fueron liberados del secuestro. 

146 comentarios

  • No tiene nada que ver ser catalana en Madrid, que es la ciudad mas abierta y cosmopolita del mundo, a ser madrileña en Cataluña (tambieen región abierta, pero con obsesiones identitarias incomprensibles en Madrid).

    Totalmente incomparable.

    • Madrid, la ciudad más abierta y cosmopolita del mundo…?
      Amos anda… no me jodas…
      Parafraseando al teniente Kurt en Apocalypse Now:
      “el cutrerío… el cutrerío…”

    • Que poco has viajado para decir esto….. un par de vueltas y vivir un poco fuera de tu sitio y ya verás…se te caerá el velo…Madrid no es ni mucho menos como la describes…yo vivo aquí y lo veo cada día….

    • Los de la Blanquerna, de que parte del cosmopolitismo son?

      • Del de los que usan niños para lanzar su mensaje político

        • En 5 días han aparecido un vídeo de menores españoles simulando matar a sangre fría a gibraltareños y otro de un Ayuntamiento de la provincia de Madrid en donde en un colegio público fomentaban el fascismo y el nazismo. Y luego hablas de TV3.

          • Me parece que es incomparable. Los de Blanquerna y los niños simulando matar a gibraltereños son hechos llevado a cabo por los propios protagonistas y donde la justicia ha actuado inmediatamente. Lo del ayuntamiento de Madrid que hacía unas jornadas militares y de historia en un colegio público donde se ensalzaba el franquismo, de traca. Criticado por el PP. Lo de la Genaralidad de Cataluña envolviendo a niños y mayores en banderas y enseñándoles en odio a España, una vergüenza absoluta, preparada con fondos públicos y abonada por el Gobierno catalán.

            • Sois muy pesados. La Generalitat no tuvo nada que ver con la cadena humana, nada. Invitó a salir a la gente a la calle, nada más. Ni bocatas, ni banderitas, ni subidas de nota, ni dinero público. Igual que harán ahora instituciones públicas de España con el 12-O.
              A ver si espavilamos un poco y empezamos a comprender que querer una cosa (Cataluña) no implica odiar a otra (España) ¿Tan difícil es? ¡¿En serio os cuesta tanto?!

        • Ah, quieres decir como los de esa escuela de la provincia de Madrid que vendian souvenirs de Franco y estanqueras con el aguilucho? Realmente terrible.

      • ¿Los que multan por rotular en español de que parte son exactamente? No entres en ese juego porque saldrías perdiendo amigo.

        Por cierto está gente que habla tan a la liguera de dar voz al pueblo, supongo que se la darian al Valle de Aran, o la misma a Barcelona, o a Tarragona. Por que supongamos que por un momento ese referendum diera el si a la independencia, pero mostrara que en Barcelona un 65% voto en contra, ¿que pasaría?

        • Podríamos arreglarlo como se arregló lo de Almeria cuando lo del proceso autonómico.

          • Ilustrame por favor, estoy deseoso.

            • Pues ese supuesto 65% de ciudadanos de Barcelona se tendrá que aguantar, si la mayoría vota otra cosa. Al igual que los ciudadanos que votaron en contra de la Constitución de 1978 la tuvieron que aceptar; o cualquiera, que no votó a nadie de los que están ocupando los escaños en el Parlament de Catalunya o en el Congreso, lo tiene que admitir. Creo que tu odio te nubla el raciocinio. ¡Vaya preguntas que haces!

              • Y con el Valle de Arán ¿que hacemos?¿Pueden convocar un referendum?

                • Por supuesto.

                  • ¿Pero entonces Barcelona en un futuro podría convocar un referendum? Mi pueblo, una preciosa localidad gallega, puede hacer referendum para escindirse del resto de Galicia y crear una autonomía propia o quien sabes un país?

                    • Si tiene los marcos político-jurídicos para ser un país y la mayoría de habitantes dice que sí, no veo por qué no.

    • Carmen, con tu comentario de “obsesiones identitarias incomprensibles en Madrid” define bien tu pobre opinión. Vamos, que no entiendes ni conoces nada de la “región” llamada Catalunya (y sospecho que no quieres ni llegar a entenderlo). De paso intenta conocer más Barcelona para ver lo cosmopolita que puede llegar a ser una ciudad.

      • Mi experiencia con Barcelona es la de una de las ciudades mas bonitas que he visto, con buen clima, buena comida, un plano urbano interesante, una remodelación a costa de los juegos olimpicos, impresionante, y un gusto por mirarte raro y hacerte sentir extranjero si hablas en castellano.
        Hubo de todo, pero gente hablandote en un idioma que se parece mucho, pero no es el tuyo, cuando les pedias algo en castellano, te la encontrabas, y en el ambito empresarial he oido mucho de lo poco que puedes evolucionar si no eres de Cataluña, seran casos, pero se dan.
        Madrid es la ciudad a la que va media españa, y que nadie es de alli, no sera la ciudad mas abierta del mundo, pero nadie te pregunta de donde vienes, porque ellos tambien son de fuera.
        Se que Barcelona y Cataluña son perfectas y no se les puede criticar, y como las admiro en muchas cosas procuro no hablar demasiado a ver si me van a llamar facha, franquista, retrogrado, nazi, nacionalista español, exaltado, o cualquier cosa de esas a la que recurres en cuanto dejas ver, que quiza, Cataluña, tiene un problema con el nacionalismo, bastante mas gordo que el del resto de España, donde, bajo mi experiencia, nacionalismo hay poco, porque somos muy poco chauvinistas.

        • El nacionalismo catalán es malo, el nacionalismo vasco es malo…¿el nacionalismo español?…ah, no, no, que eso no es nacionalismo, claro. ¿Los otros? unos son nazis y los norteños terroristas, ¿pero España ?, no hombre, España es una gran nación, que nunca falta al respeto integrador de sus “subculturas” y las trata con todo cariño entendedor, faltaría más !!. Por eso el pseudo ministro llamado Wert quiere “españolizar” a esos nacionalismos tan queridos, pero por el bien de ellos ¿eh?. Por cierto, en Barcelona te hablaron en catalán o en LAPAO. Venga…

          • En Cataluña es muy habitual que le preguntes algo a alguien en español y te respondan en catalán. Eso ya de por sí es de un provincianismo y de un pagado de sí mismo, que mejor dejarlo ahí. Cada uno elige su forma de hacer el ridículo.
            Ebola, dinos que instancia gubernamental o partido político nacional está pidiendo que en Cataluña sólo se hable español, sólo ondee la bandera española, se multe a quien rotule sus comercios en catalán o se inste a los niños en el recreo a hablar español. Todo eso sería nacionalismo español. Y dime un sólo partido político nacional que pida expulsar a Cataluña y a la gente que vive allí del resto de España. Eso también sería nacionalismo español. Cuéntanos.

            • Ningún partido catalán ha dicho en ningún momento que únicamente el catalán vaya a ser oficial, lo dijo Solidaritat y ya no está en el Parlament.
              ¿Hablar tu idioma es hacer el ridículo? Ser un fascista ignorante en pleno siglo XXI si que es hacer el ridículo.

              • No lo han dicho y ya lo es. Así que imagínate los planes futuros.

              • Pedro, hablar tu idioma es muy bonito. Lo que es ridículo es contestar en un idioma diferente del que han usado para interpelarte.

                Si no lo quieres ver, y te parece normal que hablando ambos (catalán y español), al preguntarte un foráneo en español tu respondas en el otro… pues hijo, tienes un problema grave, si os preguntan en inglés también hacéis el ridículo?

                • Es costumbre entra catalanes mezclar los idiomas en una conversacion. _Cosas del bilinguismo. Si te contestaron en catalan seguramente es porque creerian que lo entederías.

                • No te entiendo nada al3ajo. Creo que no te has dado cuenta de que estoy diciendo lo mismo que tú. Con el que se tiene al lado hay que hablar en una lengua que conozcan los dos. Y si los dos conocen dos lenguas pues en la que les de la gana.

        • Nada comparado con la clase de problemas que te puedes buscar hablando catalán en público en Madrid. Y eso que estoy de acuerdo en que los madrileños son gente muy maja.

          • Ahi entramos en el debate de, ¿en Cataluña no se sabe castellano de toda la vida?
            A mi juicio si, Fernando el Catolico, hablaba castellano, no porque fuese una imposición, sino porque era la lengua mas común y util.
            ¿Isabel la Catolica hablaba Catalan? Me sorprenderia.
            Tienes razón en lo que dices, pero si es un argumento tan demagogico que no se si eres consciente de ello.
            ¿Deberia yo, que vivo en Asturias aprender Catalan, Euskera, Valenciano, Balear, Aragones, Aranes, Galego y demás lenguas regionales para entenderme con el resto de pobladores de esta torre de Babel? ¿O acaso el Castellano va a ser util despues de todo?

            • Fernando I hablaba probablemente castellano, que para algo era de origen castellano (la casa de Trastámara) y supongo que al casarse con Isabel lo perfeccionó aún más. Felipe II sólo hablaba flamenco cuando llegó a España.
              La lengua que hablaban los reyes no siempre era la lengua que hablaban sus gentes, o todas sus gentes, y eso ha sido así para toda Europa.
              Respecto a las lenguas de España, veo poco práctico enseñar el catalán a los andaluces o los asturianos, pero por regla general cuando se va a vivir a un sitio (y no de turismo) se aprende la lengua del lugar y no al revés.
              El castellano es la lengua más útil porque desde las primeras leyes de educación universal en España se ha primado la enseñanza en castellano. Si inviertes más de cien años y miles de millones en asegurarte de que todos los ciudadanos de España saben castellano, el castellano se convierte en una lengua muy útil para moverse por España. Si se hiciera lo mismo con el catalán, el inglés o el japonés, pues pasaría lo mismo. Lo que no puede ser es invertir tanto tiempo y esfuerzo y después aparentar que el castellano tine esa posición “porque es así como son las cosas”. No, es así porque así se han hecho. No hubo ningún pentecostés místico en el que los distintos ciudadanos de España aprendieron el castellano de la noche a la mañana. Tampoco escogieron el castellano porque les pareciera la lengua más útil, porque en ese momento no lo era. El finlandés no será una lengua útil… excepto si vives en Finlandia.
              Las diferentes constituciones – incluyendo la actual – han hecho del castellano una herramienta útil para moverse por España. Eso no es malo en sí mismo, pero tiene consecuencias que deberían tratar de paliarse. Así lo reconce la propia constitución española cuando en el tercer artículo, nada más decir que el castellano es la lengua oficial de España dice que “la riqueza de las distintas modalidades lingüísticas de España es un patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección.”
              Cualquiera pensaría que eso quiere decir que, reconociendo el estado de inferioridad que el hacer una lengua obligatoria y el resto no (al menos no a los de fuera del territorio) este artículo debe interpretarse como una discriminación positiva a favor de las lenguas cooficiales en sus respectivos territorios, para compensar… pero claro, ya se sabe que la Constitución es sagrada para lo que interesa. O quizá es que el tratamiento especial quiere decir como el tratamiento “especial” que la guardia civil ofrece a los terroristas, o el que se dispensa a los pederastas en las cárceles, cualquiera sabe. El tribunal constitucional debería pronunciarse al respecto, que ya se sabe que las palabras jurídicas no siempre significan lo que parece, como el ensañamiento.
              Que el castellano sea la lengua común de todos los españoles no es malo, siempre que se tengan en cuenta los inconvenientes. El derecho de hablar tu propia lengua, en tu propia tierra, se va a tomar viento en cuanto te tropiezas con alguien que no la habla. Así que le hablas en la suya, el castellano. Todo normal, excepto que los inmigrantes toman ese gesto de educación como un derecho inalienable. Resulta chocante como inmigrantes latinoamericanos te llegan a mirar por encima del hombro, o hasta soltarte variantes del famoso “háblame en cristiano”, o que el tribunal superior de justicia de Cataluña determine que el derecho de un niño argentino a recibir la clase en castellano conculca el derecho de los otros treinta niños que la quieren en catalán. O sea, no es que haya españoles con más derechos que otros: es que hay ciertos extranjeros que tienen más derechos que según qué españoles.

              • Qué cacao tienes Rafa. A veces pienso que estás de broma. No puede ser que digas en serio las cosas que dices. El derecho de un catalán a hablar catalán y español existe y existirá. El derecho está absolutamente reconocido en las leyes y no se conculca cuando te encuentras con alguien que no habla catalán o español. En Cataluña tenemos dos lenguas y las dos son oficiales, podemos hablar en las dos. Pero si tienes delante a un senegalés, no te va a entender ni en catalán ni en español. Eso no significa que tu derecho a hablar catalán y español haya sido conculcado.

              • Fernando el católico era Fernando V de Castilla y II de Aragón.
                Felipe II llegó a España el día de su nacimiento en Valladolid en 1527. Su flamenco puede parecer precoz. Felipe I hablaba flamenco.
                Y no es casualidad que Alfonso X utilizase el gallego para que escribiese las Cantigas de Santa María. Ese idioma era habitual en la corte de Castilla.

          • Pero es que hablar catalán en Madrid no se puede comparar a hablar español en Cataluña. En Cataluña todo el mundo habla español y catalán y en Madrid el personal habla español, mayormente. En Madrid podrás hablar catalán con un catalán pero con el resto es complicado.
            El sinsentido gordo está claramente en lo que pase en Cataluña.

            • No, claro que no. :) Todos los casos que conozco de agresiones o similares a gente que hablaba en catalán en Madrid (u otras ciudades de la España castellanoparlante) era de gente que hablaba entre ellos, o por teléfono. No tiene sentido hablarle a un madrileño en catalán, por regla general. :D

              • En 27 años que vivo en Madrid jamás me ha pasado tal cosa. Dime esos casos que supuestamente conoces.

        • jimbojones…no aprendiste nada fuera de Madrid…ves a más lugares y una vez allí, si te interesa quedarte, intenta integrarte, sólo así conseguirás el 100% del lugar al que has decidido ir. Si no lo haces te pasará como en Barcelona, que no fuiste capaz de entenderla.

          • “Ve a más lugares”, no “ves a más lugares”. A ver si escribimos correctamente el castellano, por favor.

          • Criatura, no soy de Madrid, he vivido 28 años fuera de Madrid, he viajado poco, pero he conocido Moscu, Londres, Roma, Dublin, Nueva York, Washington, amen de casi toda España
            Acabo de llegar, hace 10 días a trabajar a Madrid, he conocido a unas 30 personas, hablo de memoria pero solo dos de ellas eran de aqui.
            Solo 10 de ellas eran de Madrid o provincias limítrofes.
            Paseo por Lavapies, centro-sur de Madrid, veo todo tipo de gentes.

            Aquí nadie te pregunta de donde vienes.

            No se que entiendes por integrarte, yo fui capaz de entender Barcelona, me encanto su puerto olimpico, y la zona de Montjuic, me encanta su plano urbano y ese ambiente tan jovial y alegre que la impregna, lo que no fui capaz de entender es que me pusieran morritos, por hablarles en una lengua en la que podían responder.
            Adoro Barcelona, adoro a sus gentes, no se equivoque, el discurso del odio a Cataluña no va conmigo, lo que si odio es sentirme extranjero, y me sentí mas aceptado en Nueva York y desde luego en Madrid que en ella.
            Gracias por la lección, pero una de mis grandes virtudes, es que nunca ensucio mi casa, y que prácticamente allá donde voy me siento cómodo (habría que mandarme al antártico por guapo, y que me perdonen los pingüinos)

      • “lo cosmopolita que puede llegar a ser una ciudad”. Impagable. Y te creerás mejor que Carmen, cuando es bastante probable que no hayas puesto un pie en Madrid más de tres días seguidos.

        • Error Selectvs, la he visitado muchísimas veces (por trabajo, por placer, para disfrutar de juergas nocturnas y porque tengo muchos amigos allí). No sé si mi comentario es impagable, pero un “Relaxing Cup café con leche in la Plaza Real” lo tienes pagado cuando vuelva porque has dado en el clavo !!.

          • Me alegro muchísimo por ti, ebola. Y me alegra equivocarme, pero eso me genera una duda. Explícame cómo, si has venido tantas veces por tantos motivos, aún puedes afirmar que el cosmopolitismo auténtico está en Barcelona cuando cualquier persona que conoce ambas ciudades sabe que son muy distintas por muchos motivos, pero desde luego no en ese “cosmopolitismo” que, por cierto, según quién lo diga significa una cosa o su contraria.

            Para mí ambas son igual de provincianas. La gente de Barcelona se queja de lo “pueblo” que es que todo el mundo acabe enterándose de todo, y de lo mucho, muchísimo, que cuesta moverse entre grupos de amigos. Y aquí tenemos a la Botella, que no es poco.
            Te acepto el café, aunque yo lo bebo solo.

    • No conozco Barcelona, pero después de haber vivido en Madrid durante unos años y haber vivido en otros dos países algún motivo tiene que haber para que no siga viviendo en “osimadroñilandia” y a la vez me venga un olor a rancio perfumado con naftalina cada vez que me la mientan. Así que ese cosmopolitanismo debe estar únicamente en su mente, señora Carmen.

      • A lo mejor es usted un poco rarito y no salía mucho de casa. La verdad, estos debates son estúpidos y muy garrulos, muy ibéricos (no digo español que alguno puede sentirse ofendido con los tiempos que corren). Es decir, seguimos erre que erre con el rollo de que “la iglesia de mi pueblo es la más bonita”.
        Señores, dejen ya de separar y sean un poco lógicos. El que ha viajado mínimamente sabe que Madrid es una ciudad, por lo general, abierta, cosmopolita y donde uno puede sentirse como en casa. En Barcelona lo mismo, con un círculo social a priori más reservado e inaccesible pero igual de interesante.
        En fin, dejemos a un lado el borreguismo ilustrado, por favor.

        • A pesar de ser “debates estúpidos y muy garrulos” y de un “borreguismo ilustrado” (me has impresionado con tu talla de erudito)… en algo si tienes razón, en nombrar “mi pueblo”. Tal vez tu pueblo no es el mio. Ni tú quieres ser del mio y yo tampoco del tuyo ¿no crees?. Pero deberia ser facil, en democrácia, debería poderse votar y que cada uno pueda escoger su iglesia (se acabaría eso de si la mia es más bonita que la tuya y ganaríamos en respeto mutuo). El conflicto dura ya demasiados siglos sin resolverse. Aunque para tí son debates estúpidos, claro…

    • Carmen, soy catalán y vivo en Madrid desde hace casi 4 años. Me gusta la ciudad y la defiendo a menudo de ciertas estupideces que se dicen. Creo además, haberme adaptado con éxito, pero desde luego no es Cataluña, al menos, la que yo he visto. Decir que Madrid es “la ciudad más abierta y cosmopolita del MUNDO” es una barbaridad. Madrid no puede competir con Barcelona, no tiene mar ni los millones de turistas y extranjeros residentes que tiene la ciudad condal y que son en parte responsables de lo que es hoy. Madrid tiene un potencial enorme pero que su tradición de políticos conservadores está arruinando, el mejor ejemplo, es el haber tenido a una señorona de ultraderechista como Aguirre de Pta. de la Comunidad o una alcaldesa tan esperpéntica como Ana Botella. Ojalá algún día Madrid despierte y pueda explotarse como es debido, sus residentes lo agradeceremos enormemente.

      • Bueno, conozco bien las dos ciudades y voy a terciar.

        Es evidente que tanto Madrid como Barcelona son dos ciudades suficientemente grandes como albergar contradicciones. Ambas son cosmopolitas y paletas de manera simultánea y complementaria. Cosmopaletas, digamos.

        Madrid es mi ciudad. Ha mejorado mucho, pero no tanto como la gente se cree. A mí mujer, que es de Barcelona, le gusta más que a mí. La mejora de Madrid se debe en parte a la atracción de talento catalán, el último Matabosch.

        Barcelona es una ciudad muy bonita. Pero millones de turistas no te hacen cosmopolita. Ni la playa ni la montaña. La Barcelona de hoy se ha dejado arrastrar al aldeanismo hortera. La agenda cultural es, hoy por hoy, más pobre que la madrileña. Desde muchos puntos de vista es más atractiva para vivir que Madrid, es innegable, pero en Madrid jamás veremos a miles de niños envueltos en banderas, ni la ciudad se dejará incrustar un altar a la xenofobia en pleno centro, como son las famosas ruinas del Born.

        Los asaltantes de Blanquerna, qué queréis que os diga. Esto: la culpa es de Barcelona, que es una fábrica de falangistas. ¿A que mola el argumento?

        En Madrid al resto de españoles no les llaman inmigrantes y si un día nos quitan la bandera de Colón la mayoría de madrileños estaremos felices.

        Pero el amor desmedido a una ciudad es una variante disimulada de nacionalismo.

        • Ambidiestro, sólo el hallazgo del palabro “cosmopaletas” ya me ha alegrado la mañana. Coindido además con el resto de lo que dices. Lo de Barcelona (y Cataluña en general) con las banderas (que cosa más fea la estelada, madre mía), los niños y demás, de psicólogo.

        • Cosmopaleto, jaja. Gracias Ambidiestro, ya tengo palabra para definirme.
          Mu güeno tó

        • Yo tambien vi a una multitud celebrando una victoria electoral coreando “Pujol enano aprende castellano”. Y hace muuuucho tiempo de aquello y entonces de independentismo nada de nada, ya ves.

      • Decir que Madrid es la ciudad más abierta y cosmopolita del mundo es una barbaridad, en eso estoy de acuerdo y además es evidente teniendo en cuenta las ciudades que hay por el mundo (desde luego no Barcelona, que debe de ser de las más cerradas de cuantas yo conozco, al menos). Pero decir que “Madrid no puede competir con Barcelona, no tiene mar ni millones de turistas…” es muy, muy paleto. Qué grande. Para ti la playa y los millones de turistas.

    • Madrid es un pueblo grande, capital de provincia sobredimensionada a lo sumo. Y te lo dice un madrileño.

    • Pues has de disculparme. Yo me pasé una temporada viviendo en Madrid y, aunque en general todo el mundo se portó bien y me sentí como en mi casa, sí hubo unos cuantos que me llamaban ‘provinciana’ y hasta llegaron a preguntarme “Por favor, ¿podrías hablar sin acento gallego?. Es que me resulta molesto”.

      Estoy harta de pasarme largas temporadas en BCN y jamás me han faltado al respeto de esa manera.

    • Levo 10 años viviendo en Madrid y decir que esta ciudad es cosmopolita y abierta, cuanto menos me causa hilaridad. Venga, hombre, no me jodas…

  • (The Newsroom) “Me da la sensación de que Aaron Sorkin quiere darnos lecciones incluso a los propios periodistas”

    Qué gran capacidad de deducción XDD

  • Es una opinión personal, pero me huele que está empezando a caer el nivel de las entrevistas, principalmente por el nivel del entrevistado. A mi esta no me interesa especialmente – aunque respeto que a la gente le pueda gustar- y tras leerla me he quedado con un poso de cierto vacío. En fin, será la edad de uno….

  • Fantástica entrevista, Álvaro, como siempre.

  • “Si tienes una pareja y no te quiere, déjala. ¿Por qué no se puede preguntar a determinada parte de la población si quiere o no seguir en este matrimonio?”

    Pues muy sencillo, amiga catalana; porque esa pareja que no te quiere pretende llevarse la casa, sin ser suya.

    Propongo que se haga la consulta y quien no esté de acuerdo con formar parte de España, que se vaya a otro país. Cataluña NO ES UN PAÍS, nunca lo ha sido y no es sólo de los catalanes. Cataluña es de todos los españoles, de todos, como el resto del territorio español.

    • Vamos, que los catalanes deben pleitesía eterna a los castellanos, ¿no?. Opiniones como la tuya es la que hacen daño y no aportan nada. Vienes a decir que hay que ser español por “cojones y punto” les guste o no… bien, bien por tí !!.

      • Vienes a entender eso, pero no es lo que vengo a decir. Los catalanes son españoles, no deben pleitesía a nadie. Pueden decidir ser españoles o no serlo, pueden renunciar a la nacionalidad española. Lo que no pueden es ser catalanes sin ser españoles inventándose un país, porque Cataluña es de España, y será inseparable hasta que todo el conjunto de españoles lo decida.

        Por otra parte, el sentimiento es libre. Pueden sentirse catalanes, no sentirse españoles… como si quieren sentirse perros. Eso ya es cosa de cada uno en su interior.

        • “Sentirse perros”… te vas superando. Que te mejores…

        • En este mismo sentido de su lógica, ningún país debería haber nacido jamás porque nunca había existido ningún país antes del primer país en existir.

          Mire usted: en la Carta de los Derechos Humanos está incluída la autodeterminación. Quien viva en un sitio que haga y decida lo que quiera.

          Saludos de un castellano-leonés emigrado a Chequia (ese país que se separó amistosamente de Eslovaquia en el 92).

        • Vamos, lo ya sabido: que la mayoría de los españoles considera que Cataluña no es España, pero es “de” España. Nos quedamos con el territorio y que la gente se largue a otra parte, que a nosotros nos da igual, en plan colonización israelí de Palestina.

        • Todos los países son inventados querido Vicewood, incluso el tuyo.

      • Pleitesia……..Lolazo, no tiene nada que ver con eso, mi amigo.
        Entonces los catalanes que quieran seguir siendo españoles ¿tienen que irse? ¿tienen que ser catalanes quieran o no?
        ¿Si dentro de 30 años los tarraconenses no quieren seguir siendo catalanes se les dejara dejar de serlo?
        ¿Si en Barcelona sale como mayoria el no a la independencia que hacemos? ¿convertimos a la ciudad condal en una isla, ahi en medio?
        ¿Si os vais y os va mal a quien vais a culpar? ¿Seguiremos siendo los malos hagamos lo que hagamos el resto de España?
        ¿Debe imponer las condiciones cataluña de la independencia para que la ruptura sea amistosa y no se nos tache de imperialistas?
        ¿de veras alguien se cree que lo de España con Cataluña ha sido alguna vez imperialismo?

        • De veras, de veras. Lo que es raro es encontrar a alguien como tú, que dice no creerlo. Otra cosa es que haya una mayoría de gente que incluso admitiéndolo ya le vaya bien así.

        • ¿Que no es Imperialista?… “A Cataluña hay que bombardearla cada 50 años” (Manuel Azaña, presidente de la segunda Republica. Y no hace tantos años el amigo Peces Barba la repitió y se quedo tan ancho). Por cierto, a casí todos los paises suramericanos que se emanciparon del Reino de las Españas no parece que echen mucho de menos su “madre patria”. Y para más información en los últimos 21 años se han creado 15 nuevos estados europeos, y tan ricamente, sin los problemas que tu planteas.

          • De vergüenza leer una y otra vez esa estupidez sobre Azaña, no hable de oídas hombre, lea usted sus memorias y no repita cual papagayo. Por si le da pereza, se lo resumo un poco: “Una persona de mi conocimiento asegura que es una ley de la historia de España la necesidad de bombardear Barcelona cada 50 años” […] “Esta boutade denota todo un programa político. De hecho, Barcelona ha sufrido más que ninguna otra capital española el rigor de las armas”.

            • Certament, no ho va dir Azaña. Ho va dir el general Espartero.

            • Creo que la frase es de Espartero. En cualquier caso, lo de los bombardeos se ha cumplido a rajatabla hasta el año 1939, supongo que los juegos olímpicos nos ahorraron la de los 90.

              Pero vamos, leyendo en este foro que los catalanes podemos “no sentirnos españoles o sentirnos perros”, pues nada, no descartemos una enmienda al plazo.

              • Lo que pasa es que las bombas del 39 las pagó el catalán Cambó, y en Madrid también cayeron.

                La imagen del divorcio es una estupidez, porque un Estado no es un matrimonio, sencillamente por eso.

      • NO hay que ser español ni catalán por cojones, eso son bobadas. Que cada uno sea lo que le de la gana. Nadie debe meterse en los sentimientos privados de nadie. La política es otra cosa. Se encarga de garantizar la libertad, la justicia y la igualdad ante la ley de todos los ciudadanos. Si alguien propone algo que rompe los ideales de justicia, democracia e igualdad y por tanto la comunidad de ciudadanos libres e iguales ante la ley, eso que propone no puede llevarse a cabo. Andalucía no es de los andaluces ni Cataluña de los catalanas. Todo es de todos y las cosas que afectan a todos se resuelven ENTRE TODOS. Esa es la superioridad de los actuales estados nación, donde la soberanía reside en el conjunto del pueblo, respecto a los nacionalismos, donde se quiere que la soberanía resida en una parte de los ciudadanos, que toma decisiones que incumben al resto. La comparación con la separación de una pareja que hace la entrevistada, propia de una adolescente.

      • No como tu opinión, que aporta muchísimo.

    • Vicewood

      Lo peor en esta vida es la ignorancia. Ha arrelado mucho eso de que Catalunya no fue independiente, lo cual es una barbaridad. Lee algo de historia que no esté en castellano, algo que se publique fuera de las fronteras, te quedarás de piedra de lo diferente que es la historia para el mundo.

      • Arrelar es un catalanismo en español. Por favor, podrías indicar las fuentes historiográficas donde se muestre tal “barbaridad”? Actualmente hay un consenso bastante generalizado entre los historiadores acerca de “la barbaridad”. Es más, no creo que haya nadie fuera del pesebre nacionalista catalán (sección académica incluida) o entre los “amigos” etnicistas de ultramar que piense de forma semejante.

      • Si Cataluña era independiente antes de 1714, qué sentido tuvo el episodio de 1640. ¿Y si antes de 1640 era independiente porque el edicto de expulsión de los judíos de 1492 lo firma un catalán, el secretari coloma, con calle en Gracia?

        Estoy de acuerdo contigo, lo peor es la ignorancia.

        • El sentido de la Guerra de Secesión de 1640 es muy simple. Los ejércitos castellanos no paraban de tocar los cojones a los ciudadanos catalanes y no paraban de violar las leyes catalanas y nos revelamos. Lo único que compartíamos era monarca y aquí en Catalunya tenía muy poco poder.

          Y qué tiene que ver el edicto de expulsión de los judíos? En esa época Fernando e Isabel eran los reyes de la corona de Aragón y Castilla respectivamente. Y el “Secretari Coloma” era de la cancellería real catalana, a lo que os tendrías que preguntar qué coño hacía un catalán firmando edictos para Castilla.
          Recordar que el “Secretari Coloma” fue uno de los financieros del viaje de Colom a América, eso que según la “historia oficial” fue pagado por las joyas de la reina Isabel.

          • Ya que veo que estas muy ilustrado en el tema, podrías hacer un breve apunte sobre Casanova. Gracias de antemano.

            • Sobre Rafael de Casanova?
              Pues nada, que hizo un papel muy digno en el sitio final de Barcelona, aunque él no estava de acuerdo en seguir la lucha acató la decisión de la Generalitat de seguir adelante hasta el final.
              El último día de asedio él estaba en primera fila junto con todos los ciudadanos de Barcelona.
              Luego al perder la guerra se retiró a sus labores profesionales sin más.

          • Ciudadanos había más bien pocos en esa época: en el sentido moderno (miembro de una democracia liberal) es un anacronismo; en el sentido literal (habitantes de ciudades) inexacto (aquello de los segadors y tal, le suena).

            De manera que “nos” revelamos, así que hay una continuidad, no ya histórica, sino orgánica entre vd y los actores de la revuelta medieval. Ya. Las revueltas del pueblo llano contra los monarcas/nobles cuando éstos “apretaban” son bastante frecuentes en Europa por aquellos años (comuneros etc.). Y también “el monarca tenía muy poco poder aquí” (como la “desafección” de hogaño, qué curioso!)

            “Colom”. Ya. La “historia oficial”. Podría indicar las fuentes de esa otra historia, la “no oficial” para ilustrarnos? Me sorpendería enormemente que fuera del ámbito “académico” catalán. Pero muchísimo.

            • Mira ésto, nada sospechoso de ser “nacionalista catalán”:
              http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/isabel-la-catlica-y-cristbal-coln-0/html/00abcd0c-82b2-11df-acc7-002185ce6064_2.html

              Y perdona, decir que la Guerra de Secesión es medieval es ser bastante ignorante.

              Aquí tienes los derechos adquiridos en muchos siglos por los catalanes, está en catalán pero supongo que sabes usar el traductor:
              http://www.devolucio.cat/constitucions/01.html

              • Está dicho con toda intención, pues incluso en la Cataluña oficial de hoy en día todo tiene un rancio olor medieval.

                En el link del Cervantes (otro “criptocatalán”, por cierto, según el gusto de algunos paladares medievales) nada se dice de “Cristòfor Colom” o de su origen no genovés, que es a lo que me refería yo. Lo de la financiación del viaje a las Indias es una cosa aceptada que no presenta mayor problema en el mundo académico “oficial” (léase, real).

                El otro link describe (con cierto sesgo, “devolució” ya anunacia algo sobre las intenciones) las normas legales de Cataluña antes y después de la unión de coronas: nada nuevo bajo el sol de la historia “oficial”.

                Vamos a cerrar con una fragmento del campeón de la defensa de Barcelona contra el opresor castellano, Rafael de Casanovas, al que también se ha citado:

                ” … Se hace también saber, que siendo la esclavitud cierta y forzosa, en obligación de sus cargos, explican, declaran y protestan a los presentes, y dan testimonio a los venideros, de que han ejecutado las últimas exhortaciones y esfuerzos, protestando de todos los males, ruinas y desolaciones que sobrevengan a nuestra común y afligida Patria, y exterminio todos los honores y privilegios, quedando esclavos con los demás españoles engañados y todos en esclavitud del dominio francés; pero se confía, que todos como verdaderos hijos de la Patria, amantes de la Libertad, acudirán a los lugares señalados a fin de derramar gloriosamente su sangre y vida por su Rey, por su honor, por la Patria y por la libertad de toda España, y finalmente dicen y hacen saber, que si después de una hora de publicado el pregón, no comparece gente suficiente para ejecutar la ideada empresa, es forzoso, preciso y necesario hacer llamada y pedir capitulación a los enemigos, antes de llegar la noche, para no exponer a la más lamentable ruina de la Ciudad, para no exponerla a un saqueo general, profanación de los Santos Templos, y sacrificio de niños, mujeres y personas religiosas.”

          • Sois muy graciosos, pero sabes cual es al final el resumen de todo esto sois España, formais parte de España desde hace mucho tiempo, y asi será por los siglos de los siglos.

  • Por otro lado me ha hecho mucha gracia poner a Telecinco como ejemplo de neutralidad a la hora de dar las noticias. Pero que mucha mucha gracia.

    Es igual o peor que el resto.

  • Por favor ¿cómo se puede decir que “hemos demostrado que nuestro producto son los mejores informativos del país”? Ah sí, es que trabaja en ellos.

    • El ego, que se los come. Pero no sólo a ella, a todos. Un día se lo escucharemos incluso a los de La Sexta Noticias o a los de Intereconomía.

    • Como cuando dice que tienen menos sucesos que el resto de informativos… Se nota que está trabajando y no ve los demás, porque lo de Telecinco con los sucesos es patológico.

  • ¿Madrid, la ciudad mas cosmopolita del mundo?jajajaja. Date una vuelta por Londres , Nueva York, LA, Paris, Amsterdam, incluso Barcelona. O no has viajado mucho, o nada, o erees excesivamente madrileña o española…yo lo soy pero de la periferia (no catalán) y siempre que he salido de España (menos de lo que me gustaría) si que he notado cosmopolitismo. Salud

    • Comparar a Madrid con Nueva York, es como comparar a Roma, con Moscu, poco tienen en común al margen de ser capitales de Estados (y bueno, centros religiosos de iglesias cristianas)
      Paris, que si que se acerca más, tiene un problema de racismo, que ojala nunca tengamos en España.
      Me temo que Londres lleva la misma tendencia, ojala no hablemos de esto dentro de un par de años en España.

    • Cuando vas de turisteo es fácil ver cosmopolitismo y sentirte cosmopolita, cualquier cosa distinta al pueblo es cosmopolita y espectacular. Prueba a vivir una temporada, es una experiencia muy recomendable.

      Y no, Madrid no es ni de cerca cosmopolita. Ni del todo abierta. Como no lo son ninguna de las que has nombrado. “incluso Barcelona”. Seguro. Igualita que París, dos de las ciudades más cerradas y endogámicas que he conocido. Y la adoro, vuelvo siempre que me dejan, pero no por eso voy a dejar de ver todo lo imperfecta que es, Barcelona y Madrid con sus contrastes.

      Para cosmopolitismo, las ciudades universitarias. Salamanca, Lovaina, Livorno, hasta Copenhage.

      • sí, sí, Salamanca sobre todo, con todos los paisanos haciéndole palmas a Don Torrente, en la mani antiregreso de los papeles decomisados a la Generalitat, con su mítico “es vuestro por derecho de conquista” y la plaza entera compartiendo orgasmo.

        No sé qué se entiende por cosmopolitismo, desde luego creo que no es sinónimo de españolismo o españolidad.

        • Bueno, tampoco nos pasemos, que en Salamanca hay de todo; cierto que existe mucho fachoso, cierto que la manifestación tuvo su repercusión y que dió bastante penita, pero no es menos cierto que no somos pocos los salmantinos que estábamos de acuerdo (en mi caso sigo estándolo) en que se devolvieran los papeles del Archivo a Cataluña. De hecho desde la Asociación de Archiveros de Castilla y León se apoyó la entrega de documentación a la Generalitat. Salud.

          • Po supuesto, hay de todo, y ni siquiera creo que la gran mayoría de los que alló comparecieron sean fachas, hubo y hay una propaganda masiva en una dirección y hace inevitable muchas cosas.
            Dicho lo cual, Usted se imagina algo parecido en Londres, en Berlín, en Amsterdam, en Singapur, etc etc??
            Salamanca es una ciudad preciosa y sus gentes muy simpáticas, pero no es una ciudad cosmopolita y, sin ánimo de polemizar, fuera de nuestras fronteras ni siquiera sería considerada una ciudad, aún teniendo dos catedrales.

            • Su memoria es prodigiosa, es admirable. En Berlín hubo algo peor que parecido durante unos cuántos años. En Ámsterdam paseaban a las mujeres que habían tenido relaciones con los nazis rapándoles el pelo y degollándolas en la calle. En Singapur tuvieron una pedazo dictadura hasta anteayer. Y Londres… bueno, es donde los hoolingans de los nosécuantos equipos de la Premier que tiene Londres, que se odian a muerte en cada esquina.

              Sé que es terrible el y tú más, pero me pregunto si su memoria será igual de buena para decirme en qué cosmopolita ciudad se quemaban banderas y fotos de reyes (hasta aquí un pase con matices) y dónde se instalaron tenderetes para arrancar páginas de la Constitución.

            • Totalmente de acuerdo, Salamanca es bastante provinciana, con algunos oasis y multitud de estudiantes, pero provinciana. Lo malo no es la propaganda, lo malo es dejarse llevar por ella cual borrego. No pocos charros se enteraron de la existencia del dichoso archivo gracias a la polemica con su devolucion a la Generalitat, eso ya se lo deberia decir todo. Salud 83banned.

          • Se agradeceria bastante que no utilizartias terminos como fachoso para describir a todo aquel que no piensa como Uds y/o que lleva un polo con la bandera de España.

            En cuanto al archivo de Salamanca estaba Ud de acuerdo en que se ¿delvovieran?, pero como se iban a devolver documentos que jamas habían estado allí. Por poner un ejemplo habia documentos fechados y sellados en Madrid que fueron a parar a Cataluña, pq? En eso tambien estaba de acuerdo y sigue estandolo.

        • Todo lo que usted quiera, pero, ¿ha estado en Salamanca alguna vez? ¿La conoce como para saber de qué hablar o se limita a repetir lo que ha oído?

          • No sé si ha estado, pero tú si que parece que has viajado más que Marco Polo. Todos tus comentarios se reducen a preguntar si este o aquel ha estado en… ¿eres piloto de British Airways?.

            • Oh venga, ebola, puedes hacerlo mejor. Ojalá tuviera más millas de vuelo y menos kilómetros de coche.

              Qué puedo decir, algunos ahorran para caprichos y el mío es conocer sitios. Entiendo que para alguien como tú, yo debería vivir encerrado en mi caverna y bien concentrado en mis toros, mi charanga y mi Real Madrid, en lugar de empeñarme en patearme el mundo para comprender qué demonios pintamos en él.

              Lamento decepcionar tus expectativas, aunque no lo mucho que he visto y aprendido. Y qué demonios, tampoco me apetece ponerte los dientes largos. Ya me lo cobraré con ese relaxing café.

  • Una pregunta al estilo Tele5: ¿está embarazada esta buena mujer? No sé, lo digo por alguna foto que lo parece…

    • Lo comenta en la entrevista. Ha tenido su segundo hijo hace poco.

    • ¡Ya estamos! ¿Es que a las que no aparentan ser modelos no se les puede entrevistar? ¡Estoy hasta el coño ya!

  • Demasiado benevolente, no podía decir otra cosa, con Chucky. Porque meter ésto: http://youtu.be/ZBGN7bTTvP4 en un noticiario de noche es de vergüenza ajena. Tele5 tuvo un papel muy importante como contrapoder con el gobierno, como debe ser, en la época de Ansar. Ahora en un país cada día más estúpido pues lo que se lleva es a Chucky mojando pan cada noche con lo que salpica. La opción es ver a Matías pasando de la noticia, que no lo es, más pueril a Siria para continuar con la última moda en Moscú.

    ¿Otra vez el tema catalán? Menudo aburrimiento.

    • Buenooooo… algún insulto a Cataluña y/o los catalanes siempre habría caído en los comentarios de cualquier artículo, y si encima le preguntan algo sobre el tema a la entrevistada ya es directamente inevitable.

      • Por favor Rafa, senálame el insulto a Cataluña y/o los catalanes que hayas visto en los comentarios.

  • Me parece muy fuerte que esta mujer hable de Telecinco como un telediario modelo. Son unos informativos vergonzosos, que copian el modus operandi de Telecinco: sucesos, morbo y estupidez, todo en una.

  • Aaron Sorkin pretende dar lecciones a los periodistas y Carme Chaparro intenta hacernos comulgar con ruedas de molino al hablar de la calidad de sus informativos, donde el morbo y los sucesos ocupan más de un tercio de su duración.

    Eso sí, tiene buena cintura para escaquearse de la pregunta sobre la calidad general del resto de Telecinco, aunque lo de “ponemos lo que la gente quiere ver” está muy manoseado ya. Decía Camus que la gente consume lo que le dan. Si le echas basura todos los días, consumirán basura, si les das calidad, consumirán calidad.

  • ¿Ni una pregunta sobre Mr. Bunga Bunga? Significativo, tanto como que en los informativos de Tele 5 no se informe practicamente sobre este señor, ¿algo que ver con eso de los perros, las manos, los amos y el comer…?

  • O sea, que para analizar la complejidad del conflicto sirio hay que contrastar, conocer, ser críticos y leer un libro de 1500 págs, pero para los Juegos de Madrid y la propaganda del 93% de aceptación popular “era una manera de meter una sonrisa, una alegría.”.

    Anda, tira, periodista…

    • Periodismo en estado puro:1.Admite que no se informaron debidamente. 2.Admite que dieron como noticia lo que les mandaban los politicos (vamos, los que les pagan el sueldo) 3.Admite que no dejaron que la realidad les estropeara una buena noticia
      Y luego se le llena la boca con la honestidad, el rigor…para cortarse las venas

  • Sra.Chaparro, no es lo mismo preguntar a la población si quiere recoger la caca del perro que cómo quiere organizar un estado. Y si todavía no lo tiene claro, pregúntese porqué la constitución alemana prohíbe los referéndums. Gracias a ese instrumento tan fácilmente manipulable se le pegó el tiro de gracia a la República de Weimar. Lo que vino después imagino que lo sabe. Nota aclaratoria: y no digo que no pueda preguntarse a la población de cómo quiere organizarse, pero el ejemplo sacado por la Sra. Chaparro me deja de piedra.

    • ¿Qué tontería es esa de que la “Constitución” alemana prohíbe los referéndums?
      Capítulo II, artículo 29.2:
      “Las medidas de reorganización del territorio federal deberán adoptarse mediante ley federal que requiere la ratificación por referéndum. Deberá darse audiencia a los Länder afectados.” Su Ley Fundamental prevee hasta el caso de división de un Land, así que antes de hablar infórmese un poco.
      Y planteo una pregunta: ¿cómo puede alguien ser demócrata -supongo que usted lo es- y estar en contra de un referéndum? Puede gustarle o no lo que salga, pero es la voluntad de los votantes ¿no?

      • Así que ahora el baremo de la democracia va en función de cuánto nos gustan los referenda y nada más. Ajá.

        ¿Ha leído bien el artículo que ha puesto? “Mediante ley federal que requiere…” implica la participación de todos los Länder, no sólo del que propone o se vea afectado, al que “se le dará audiencia” (si sabe algo de leyes, esto no significa más que lo que dice).

        Ya que se ha puesto a bucear en Alemania, cuéntenos, ¿cómo está previsto el caso de división de un Land? ¿La parte a dividir es la única que tiene poder de decisión, o también la otra puede opinar?

        Pero sea, yo soy superdemócrata. Tanto derecho tiene usted a decidir si quiere irse como yo lo tengo a decidir si quiero que se vaya. Porque no me dirá que usted es el único con derecho a decidir, ¿verdad, señor demócrata?

      • Jajajaja. Esa es la constitución de 1949. Fue enmendada en 1976 y a partir de la cual no se permiten referéndums. Y la del 49 se permitían para hacer reajustes a medida que los aliados iban dejando los landers. Por supuesto, todo controlado por los americanos. Bromas las justas.

      • Te contesto la pregunta. Hitler, Mussolini, Castro, Franco, se inflaron a hacer referéndums (no es un invento catalán) (Hitler tuvo manos libres para hacer lo que quiso cuando más del 90 % de la población votó por darle el poder total….por supuesto en un Referéndum). Y sabemos que todos esos fueron grandes demócratas. El problema del referéndum es que es fácilmente manipulable. Sólo con elegir la pregunta que te interese ya tienes mucho hecho, el resto con un par de campañas y hecho. En el caso catalán no es lo mismo preguntar: ¿Dentro de España o Fuera España con todas las consecuencias? que ¿quiere ser un nuevo estado en la Unión Europea?. La primera pregunta implica ruptura, la segunda implica ya colaborar. La percepción es completamente diferente por parte del electorado.

  • de momento no alcanzo comprender cómo se puede hablar, opinar de tantas cosas. Mis respetos pero me siento poca cosa. cordialmente mateo.

    • Tranquilo mateo, que su intervención se eleva muy por encima de todas las demás. Sin ironías…

    • Hay mil motivos para estar en contra de los referenda. Desde que las preguntas se hacen a beneficio de inventario de quien las establece (ver referendum de la OTAN), hasta que el cuidadano puede que no tenga ni idea del problema que se le plantea (ver referendum de la OTAN). Los que piden referenda donde normalmente no los hay es porque no han conseguido con los medios habituales lo que pretenden y buscan conseguirlo de otra manera; por eso, si no obtienen el resultado deseado, vuelven a pedirlo, y así sucesivamente hasta que lo consiguen.
      Por eso la democracias modernas son sistemas representativos y no plebiscitarios.
      Un saludo.

  • ¿El mosmo Aznar que nos metió en una guerra? ¿El chulo prepotente ese?

  • ¿Opinará lo mismo de su tierra natal, la leonesa ciudad de Salamanca? ¿O de eso ya no se puede hablar? Porque si mal están los catalanes, los leoneses ya ni te cuento: por tener, ni siquiera tenemos autonomía.

    • Ya estamos con los nacionalismos victimistas. Los complejos mitológicos identitarios de los leoneses no los tenemos en Salamanca, por suerte. Vea usted los votos que sacan por aquí los del PREPAL (399 en las elecciones de 2011). Esto de la vuelta al romanticismo nacionalista empieza a ser enfermizo. ¿Acaso no han aprendido nada de la historia?

  • Un pequeño dato que no me cuadra es que su padre sea catalán apellidándose ella Chaparro que es claramente de origen extremeño. ¿No será que lo habéis transcrito al revés y la catalana es su madre?

    • El padre tendrá ancestros de fuera de Cataluña. Hay miles de Puig (o Puch), Capmany (o Capmani), Pujol (o Puyol) nacidos en cualquier otra parte del mundo.

    • Además, pone que nació en Salamanca (1973) y dice que es catalana. Toda la entrevista es un despropósito. Por cierto, llevamos no sé cuántas entrevistas a periodistas. ¿No hay más gente interesante por ahí?

  • la recurrencia de Jotdown con el periodismo, sus protagonistas y sus diversas miserias empieza a ser preocupante… yo creía que los periodistas informaban, no que se olían el culo unos a otros… en fin, esperemos nuevos entrevistados ajenos a los medios y que los periodistas se limiten a preguntar, que es para lo que les pagan

  • ‘Tienes que saber de todo. Pero es trabajando como aprendes.’

    ¿Y si nadie te da trabajo, qué? ¿Te haces del PP?

  • Ebola hijo eres un chapas y un resentido. Prueba a hacer otra cosa que contestar todo el rato a los comentarios. pesadazo.

  • Sólo he tenido ocasión de leer tres líneas pero… rozar el pleno empleo y tener un paro estructural de casi dos millones de personas no creo que casen mucho.

  • No sé si es una percepción distorsionada mía, pero tengo la sensación de que se entrevista en jotdown 1 mujer por cada 4 hombres.

    Y no me gusta.

    • De igual modo que se entrevista a 1 catalán de nacimiento y/o vecindad por cada 2 que no lo son. Y a ese 1 se le pregunta invariablemente por la “cuestión catalana”; y luego somos los demás los que, según dicen, nos lanzamos a hablar de un tema que nos meten con calzador queramos o no.

      Cada revista habla de los temas que tiene más arraigados en sus genes. Está se radica en Barcelona, la conforman en su inmensa mayoría hombres… el resultado es casi inevitable.

    • Tiene usted mucha razon, eso es lo que hace falta en este pais, su gran problema, y la solucion es ampliar la ley de igualdad a las entrevistas realizadas en revistas culturales online
      No tengo tiempo para hacerlo, ¿pero podria usted hacerme el favor de analizar distintas situaciones:1.Entrevistada mujer 2.Entrevistado hombre 3.Entrevistado sexo indefinido 4.Entrevistadora mujer
      5.Entrevistador hombre 6.Entrevistador sexo indefinido 7.Entrevistada mujer/Entrevistador hombre 8.Entrevistada mujer/Entrevistadora mujer 9.Entrevistada mujer/Entrevistador sexo indefinido
      y asi sucesivamente. Estoy seguro de que sacaremos un patron que demuestre el galopante machismo de esta misogina revista

    • Que establezcan una cuota.

  • Puedo llegar a entender que no admita públicamente que los informativos de Tele 5 son telebasura en estado puro, al fin y al cabo si lo dijera la echarían al día siguiente. Pero ¿cómo puede esta mujer vivir tan alejada de la realidad como para afirmar que los de Tele 5 son “los mejores informativos que se están haciendo en televisión en este país”?
    Mucho Twitter y muchas pantallas en su casa pero me parece a mí que sentido común más bien poquito.

  • Parece que de toda la entrevista las dos conclusiones que saca la mayoria de la gente que la ha leído es; que ciudad entre Madrid y Barcelona mola más y que los informativos de Tele 5 son una mierda, (no están politizados, ni por PP, ni por PSOE, pero son una mierda) y Carme no lo sabe.

    Entre los comentarios me quedo con lo de cosmopaletos, y me incluyo en ellos.

    Yo de la entrevista me pregunto por que los periodistas en general se ven a si mismos independientes, trabajen en la cadena que trabajen y luego se planteen que los de la competencia no lo son, por esto o por lo otro. Tampoco entiendo que sigan permitiendo las ruedas de prensa sin preguntas de los políticos españoles.
    Y lo de Aznar llamando por lo del 11 M, de traca como ética periodística.

  • Demasiados ‘lugares comunes’ en una entrevista muy extensa. No da para tanto.

  • Muy buena entrevista, aun estoy alucinando con los comentarios, que penita de país/paises señores…

  • Aún seguimos comparando Madrid y Barcelona???

    Yo me quedo con las dos, se complementan de puta madre.

    Un beso a todos.

    Y a los que le sube la bilis, que viajen un poco.

    Bona nit desde Madrid

  • Creo que Ana tiene razón, se entrevistan a muchos más hombres. Y ahora sacad toda la bilis que aflora en cuanto se pretende dar medio pasito hacia la igualdad.

  • Un detalle que me ha parecido curioso (amén de los que ya habéis comentado): se echa las manos a la cabeza cuando asegura que no se pueden dar tan a la ligera noticias sobre muertos, “una muerte es ya una desgracia”, pero un poco más adelante asegura que suele hacer bromas con sus compañeros al estilo “se ha muerto el Papa”…

    En fin, una tontería en la que me he fijado

  • Señores de JotDown,

    Me encanta su revista y las entrevistas que hacen. Pero creo que ésta en concreto es muy mala. No por el periodista, sino por el entrevistado: plano, lleno de lugares comunes y con respuestas que dejan atónito:

    Sobre el problema de Cataluña

    “Este caso lo traslado al ejemplo de una pareja. Si tienes una pareja y no te quiere, déjala. En Europa hay democracias mucho más participativas que la nuestra, como la Suiza, donde hacen referéndums hasta para preguntar si se puede recoger la caca del perro de un parque.” Mala elección de la metáfora. Cataluña no es “sujeto político”, España, sí.

    “Quizá aquí nos haría falta ser un poco más participativos democráticamente. ¿Por qué no se puede preguntar a determinada parte de la población si quiere o no seguir en este matrimonio? Es solo una pregunta. Luego lo que venga a partir de ahí será fruto de negociaciones políticas y ciudadanas, pero no debemos tener miedo a preguntar.” Señorita, o señora, Chaparro. Léase la Constitución.

    Y la siguiente es de traca. Sobre los Juegos Olímpicos.
    “Yo era de las pocas que pensaba que no estaba tan claro, y estuve todo el rato diciendo que necesitábamos un plan B en el informativo por si no se lo daban a Madrid, pero tampoco podía hablar muy alto, porque como soy catalana, te pueden decir: «¡Claro, como tú ya tuviste las tuyas!»”.

    Como periodista, siento verguenza ajena que diga ésto. Deja ver un criterio periodístico de hoja parroqial. Pero bueno, es lo que es, un rostro bonito sin nada que decir, como demuestra en la entrevista.

  • Chaparro define muy bien con esta entrevista lo que es el periodismo actual: un negocio. Por eso es incapaz de ser un poco crítica con sus informativos (de una calidad despreciable y plagados de sucesos) y con su cadena que embrutece y aliena a la población española 24 horas al día.

    Pero claro, no todo el mundo tiene la homestidad como principio y no todo el mundo decide poner la honestidad por delante del sueldo.

    También me parece importante señalar que muchos de los periodistas importantes actuales se acomodan con los años y apenas conocen la realidad social porque van del taxi a la redacción y de la redacción a su casa. Los periodistas que realmente son periodistas son los que trabajan en el terreno, paraa mi ella es una presentadora, por cierto muy guapa y, por cierto, no por casualidad.

    Me hace gracia que hable tanto de literatura porque, curiosamente, no he encontrado muy elaborados sus razonamientos.

    En última instancia creo que es una pieza más en esta sociedad alienante que no ayuda a que percibamos mejor la realidad como debería ser su obligación.

    Siento haber sido tan crítico con ella porque en realidad no parece mala persona pero en ocasiones hay que saber que se ocupa un puesto muy importante en la sociedad como presentador y hay que actuar en consecuencia.

Responder

— required *

— required *