Televisión en alta alucinación - Jot Down Cultural Magazine

Televisión en alta alucinación

Publicado por

(Este artículo no contiene spoilers de la trama)

El glorioso regreso de HBO

La anécdota es conocida: Piccaso sentado en un café de París. Un tipo se acerca y le pide que le dibuje algo en una servilleta. El maestro lo hace y antes de entregársela le exige al desconocido una —gran— cantidad de dinero. El tipo se indigna: «Ha tardado usted solo un minuto en hacerlo, ¿cómo puede pedirme tanto dinero?». «No he tardado un minuto, he tardado cuarenta años», replica Picasso.

La televisión moderna podría contestar lo mismo si alguien le preguntara a qué viene tanto jaleo con True detective: «Me ha llevado dos décadas llegar hasta aquí».

Veinticuatro años exactamente, los que van de Twin Peaks hasta esta serie de HBO, seguramente lo más cerca que ha estado el universo catódico de sintetizar una droga visual desde aquella maravilla de David Lynch en 1990. Porque eso es True detective, una metanfetamina que haría sonreír a Heisenberg, administrada al televidente por vía ocular, y severamente adictiva.

Cuando HBO cerró su edad de oro (que siempre fue de HBO y no de la televisión, por mucho que algunos se empeñen en subir títulos al carro) las parrillas estadounidenses se llenaron de productos supuestamente revolucionarios, con más sangre, más sexo y —a veces— más charleta. Sin embargo (dejemos Breaking bad aparte y hagamos lo propio con el Reino Unido y su microclima televisivo) pocas series han trascendido el propio elemento donde han sido creadas. Algunos han visto el espejismo en Mad men o Masters of sex, espléndidas series que no serán recordadas como ejemplo de nada dentro de una década. Nada comparado al efecto de The wire, Los Soprano o A dos metros bajo tierra, por hablar en plata.

True detective devuelve a la cadena americana a los territorios de culto donde tan bien supo moverse a principios del siglo XXI y lo hace con la fórmula de la excelencia que tan bien les funcionó con David Simon, Alan Ball o David Chase: el creador es Dios.

(Algunos argumentarán que eso mismo intentó con The Newsroom o Juego de tronos, pero en ambos casos los productores han tenido muchísimo que decir, y no siempre para bien —sobre todo con Aaron Sorkin y su socio Scott Rudin—).

Esa libertad creativa cercana al paroxismo ha resultado ser mano de santo con esta serie de Nic Pizzolato y Cary Fukunaga, guionista y director respectivamente. El hecho de que todos los episodios provengan de la misma pluma y sean ejecutados por el mismo realizador le dan a la serie una continuidad narrativa y estética pocas veces vista por aquello tan americano de darle una pieza del puzle un día a un director y otro día a otro.

El puzle (palabra que parece cincelada para True detective) es en esta ocasión de aúpa. Un viaje que va arriba y abajo a lo largo de diecisiete años (el arco temporal de la serie) con la excusa de una investigación para atrapar a un asesino en serie que bascula entre el sadismo, el satanismo y el simple impulso criminal. Si el inicio de la serie es francamente inquietante (el hallazgo del primer cadáver, narrado con una parsimonia escalofriante), la segunda y tercera entrega confirman la sospecha de que nos encontramos ante una criatura que cambia de piel continuamente, del drama al thriller y de ahí al horror, pasito a pasito.

Dos detectives se encargan de la misión: uno de ellos es un hijo de puta con hechuras de ser humano, cara de no haber roto nunca un plato y de vida emocional cargante; el otro es un yonqui (de la adrenalina, del alcohol, de las drogas y de todo lo demás) disfrazado de filósofo, un cínico que ve en cada hombre un potencial enemigo, una bomba de relojería con el contador a cero: un loco sin espoleta. El primero es un fenomenal Woody Harrelson, un actor que lleva años en la élite: no es de los que cobra más, no sale en la tele, no le persiguen los paparazzi y no tiene más intereses (conocidos) que fumar marihuana junto a su amigote Bill Maher; el segundo se llama Matthew McConaughey y va dando bofetones como panes a los incrédulos desde hace un par de años. Primero fue Mud, luego Dallas buyer’s club y luego True detective. Y ahora es cuando aquellos que le llamaron Cary Grant de baratillo y cosas peores, tienen que comerse sus palabras porque si lo de Harrelson en True detective es de traca, lo de McConaughey es el jodido Hiroshima.

Enjuto, seco, arrastrando los pies como el superviviente de un naufragio que piensa continuamente en volver y hundirse con su barco, McConaughey no interpreta al detective Rust Cohle, es el detective Rust Cohle: el borracho organizado que sabe qué días puede beber, el drogadicto funcional que actúa como una máquina programada para ejecutar sus propias ordenes, sin importar el qué, el cuándo o el dónde, y —por supuesto— sin importarle el cómo. Ese personaje, que parece haber sido modelado con un soplete, se adueña de la serie como si le cupiera en los bolsillos y sobrara sitio. En cierto modo, y con esa bisagra llamada autodestrucción como toda conexión (más como camino que como objetivo) cuesta no pensar en Tyler Durden cuando uno le pone la vista encima a Rust Cohle. Esa idea, terrorífica en su pureza, de que la nada es la auténtica fuente de la felicidad y que cuanto más se acerca uno al nihilismo que marca la (verdadera) anarquía, mejor se respira. Como una especie de versión bélica del budismo, donde el rechazo al materialismo se concreta con un buen arsenal, un montón de drogas y el convencimiento de que cuanto mayor el sacrificio en el altar de la justicia, más alta la recompensa en forma de alivio (temporal) del soldado.   

true-detective

El destino, la idea de que el mal puede ser un lugar o un paisaje, y ese trasfondo religioso que destila la serie, ayudan a sembrar en el hipotálamo del espectador una idea que hace las veces de contexto: el infierno persigue a estos tipos y a uno de ellos le gusta el fuego. Que el rol de macho alfa (Martin Hart, el personaje de Harrelson) bascule del policía sensato (y más socialmente aceptable) al kamikaze sin filtros cuando el primero pierde el norte, es otro de esos momentos donde el recuerdo de El club de la lucha saca la cabeza: en la película el protagonista pierde la cabeza por culpa del insomnio y trata de escabullirse de la desesperación a través del sufrimiento ajeno. En True detective, el descarrilamiento del matrimonio del protagonista «normal» provoca la aparición de un personaje que hasta ese momento ha permanecido agazapado, escondido en una aparente normalidad que solo se rompe por algunas frases soltadas al azar en momentos de transición («¿Alguna vez te preguntas si eres una mala persona?» le dice Hart a Cohle. «No, no me lo pregunto. El mundo necesita malas personas. Nosotros evitamos que otras malas personas entren por la puerta») pero que acaba en el camino de baldosas amarillas que lleva al purgatorio. El Durden de Hart tiene su propio proyecto Mayhem, que es menos ambicioso que el original pero igualmente relevante en términos narrativos y —definitivamente— más personal.

Con ese traje de filósofo loco que le hubiera hecho tilín a Thomas de Quincey, Hart lleva su obsesión por un caso (podría ser este o cualquier otro) a los territorios de la oscuridad más espesa. Sí, el plano-secuencia de seis minutos que contiene el cuarto episodio de la serie es prodigioso, pero aún lo es más la escena que lo precede y donde se establece el cambio de roles que comentábamos antes y empieza una nueva serie que coincide con el ecuador de la misma. «Tengo que volver con mi mujer, tengo que arreglarlo», dice Hart. «Me importan una mierda tus problemas», contesta Cohle.

Luego llega el recuento de armas, la construcción de la coartada y la aplastante lógica del absurdo: «Esto es necesario, hay que hacerlo» repite Hart, metiendo balas en cargadores y sacando armas hasta de la nevera.

Ese plano magistral de McConaughey adentrándose en las sombras en una lancha (que algunos han corrido a comparar con el coronel Kurtz en Apocalypse now) desencadena lo que venía masticándose desde el inicio de la serie: el helter skelter, en versión sureña.

Mucho se podría hablar —también— del rol de las mujeres (inmensas Michelle Monaghan y Alexandra Daddario) en la serie y del elemento racial (el clásico elemento que genera polémica y que ya ha llevado a algunos a calificar la serie de «gasolina para gallitos blancos») prueba evidente de que la serie tiene más capas que el infierno de Dante. También podría hablarse del apabullante envoltorio escénico de Adam Arkapaw, ese gris amarillento de toques pesadillescos que le da a la serie una terrible sensación de asfixia, o la brillantez del diseño de producción de Alex DiGerlando (responsable de The East o Bestias del sur salvaje). De hecho, podríamos estar hablando de True detective durante una semana y siempre quedarían cosas que decir. Un millón de cosas que decir.

Según sus responsables, la segunda temporada de la serie se ocupará de otro caso, con distintos protagonistas. Algo que da idea de la ambición de sus creadores, dos tipos tan locos como los protagonistas de su invención. True detective ya es historia de la tele, moleste o no, y lo es por méritos propios. Hacía mucho que no veíamos algo tan atrevido, brutal y descarnado en la caja tonta. Desde luego, y como se acostumbra a decir, no es para todos los públicos, pero para aquellos que tengan el paladar acostumbrado a los brebajes de alta graduación, esta va ser la borrachera de su vida.

84 comentarios

  1. Con “echuras”? Ay.

    • DISCULPEN, PERO EN ESTE ARTÍCULO HAY UN ERROR NADA MÁS COMENZAR. NO FUE PICASSO QUIEN DIJO LO DE 40 AÑOS DE PINTURA, SINO WHISTLER, AL QUE ENVIARON ANTE EL JUEZ UN CLIENTE INSATISFECHO POR HABERLE PINTADO UN RETRATO EN TAN SOLO 3 HORAS Y COBRARLE UNA PASTA. EL JUEZ PREGUNTÓ SI ERA CIERTO, SEÑOR WHISTLER, QUE HA PINTADO EL RETRATO DEL SEÑOR TAL EN TRES HORAS, A LO QUE WHISTLER RESPONDIÓ QUE SÍ, EN 3 HORAS Y MÁS DE TREINTA AÑOS DE CARRERA. WHISTLER FUE ABSUELTO. LO DIGO PORQUE ME APOSTÉ CON UN AMIGO UNA CENA EN MAXIMŚ DE PARIS QUE LA ANÉCDORA NO ERA DE PICASSO Y LA HE GANADO. ESPERO TENGAN MÁS CUIDADO A LA HORA DE ELEGIR A QUIENES ESCRIBEN DE ARTE EN SU MAGAZINE LOS ARTÍCULOS DE ARTE. POR CIERTO, QUE EN SU MISMA REVISTA, YA PUBLICÓ ESA ANÉCDOTA, PERO DADA A WHISTLER, UN ARTICULISTA QUE HABLABA DE ELMYR DE HORY. BUENA SUERTE. JOSÉ ARANDA. PINTOR. PALAMA DE MALLORCA

  2. Amén.

    La droga de cada lunes. 3 semanas para que comience el periodo de abstinencia.

    • Poco que añadir.

      Llevo dos lunes despertándome, sin querer, a eso de las 06:00 y empiezo a descartar que sea casualidad.

  3. Impresionante serie, y qué ganas de saber cómo continúa. El quinto episodio apunta sobremanera.

    En cuanto al genial plano secuencia (el mal llamado ‘tracking shot’) del cuarto episodio, poco más se puede decir. Eso sí, algunos de eso críticos a los que por naturaleza les encanta llevar la contraria no han tardado en escribir acerca de él como algo superfluo y exhibicionista, despojándole de toda función puramente narrativa:

    http://blogs.indiewire.com/criticwire/true-detective-tracking-shot-who-goes-there

    Saludos

    • Genial. ¿Puede haber un corte cuando enfoca hacia el helicóptero C.G.I.(min.2:53)? Aunque así fuera, la secuencia es extraordinaria, pero sí que podría disimularse un corte ahí.

      • Según Cary Fukunaga está sin ningún corte y lo hicieron en 7 tomas, simplemente buscaron varios momentos de la secuencia específicos por si tenían que hacer un montaje en edición (por ejemplo las sabanas o el mismo helicóptero) que al final no les hizo falta

        • Pues qué artistas. Les quedó estupendamente.

          • Para mí al menos hay dos cortes. De hecho, cuando abre la puerta, yo veo claramente un corte, me da que saltan fotogramas. Y bueno, el helicóptero es evidente.

            Genial escena en cualquier caso, por imposible que sea de rodar del tirón. Lo importante no es rodarla del tirón, si no que no veas los cortes o -mejor y más difícil aún- que no importen. Premio para los caballeros.

  4. Qué desesperados estáis los seriéfilos por encontrar el nuevo Los Soprano.

    • Mucho me temo que “Los Soprano” y “The wire” sean insuperables, pero hay series estupendas, desde luego. Aún no he visto “Breaking bad”. No me extrañaría tragármela en un par de semanas.

  5. Buen artículo sobre una gran serie, o al menos lo que hasta ahora nos han enseñado. Por cierto, algo que no se toca en esta pieza es las referencias a “The Yellow King”. No he tenido aún el gusto de leerlo (al menos, desde todas partes se lo pinta como una serie de interesantes relatos), pero me da que va a ser clave en la trama y no quiero autoespoilearme leyendo el libro y viendo la serie.

  6. Joder, felicidades por el artículo. Qué gustazo coincidir en forma y fondo con el periodista:

    “Algunos han visto el espejismo en Mad men o Masters of sex, espléndidas series que no serán recordadas como ejemplo de nada dentro de una década. Nada comparado al efecto de The wire, Los Soprano o A dos metros bajo tierra, por hablar en plata.”

    “… el segundo se llama Matthew McConaughey y va dando bofetones como panes a los incrédulos desde hace un par de años. Primero fue Mud, luego Dallas buyer’s club y luego True detective. Y ahora es cuando aquellos que le llamaron Cary Grant de baratillo y cosas peores, tienen que comerse sus palabras porque si lo de Harrelson en True detective es de traca, lo de McConaughey es el jodido Hiroshima.”

  7. Estupendo artículo, y grandísima serie. Me ha encantado al descripción y el punto de vista con el que has tratado a los personajes principales.

    Una duda sobre este extracto:

    “Con ese traje de filósofo loco que le hubiera hecho tilín a Thomas de Quincey, Hart lleva su obsesión por un caso (podría ser este o cualquier otro) a los territorios de la oscuridad más espesa.”

    ¿Te refieres a Hart o a Cohle?

  8. En lo único que no estoy de acuerdo es en la afirmación de que “Cuando HBO cerró su edad de oro (que siempre fue de HBO y no de la televisión, por mucho que algunos se empeñen en subir títulos al carro)”. Las televisiones europeas han contribuido, y mucho, a esta época dorada, que sí es de la televisión, y que sí procede de televisiones, la europeas (británicas y escandinavas, principalmente). Tanto en historias como en técnicos (directores, directores e foto, etc). La propia ‘The wire’ está repleta de técnicos europeos. Y las televisiones americanas tienen bastantes casos de series basadas en series escandinavas o de países como Israel. Pese a que adoro HBO, no todo es HBO.

  9. HBO ha vuelto ha saltar la banca… conocíamos los ingredientes y estaba claro que iba a estar bien, pero es que esta a un nivel que no esperaba volver a ver en TV.

    El mexicano Gary Fukunaga en su momento me dejo patidifuso con su hipnótica adaptación de “Jane Eyre” y aquí se confirma como un realizador visualmente magistral.

    La pega es que, sabiendo como va a plantear HBO la serie (el plan inicial era temporadas independientes cambiando actores y director) 8 capítulos se van a quedar muy cortos… y ademas dejan una papeleta importante para los que se encarguen de la segunda temporada.

  10. No se si el autor de este artículo incluye Boardwalk Empire en “la época dorada de HBO” pero este True Detective necesita ser muy muy buena para hacerle sombra

    • Antippasti, he visto la primera temporada de Boardwalk Empire, y gustandome mucho, te puedo decir que True Detective esta a otro nivel. No puedes compararlas. Recuerdo que se hablo de la mucha pasta que se gastaron para hacer el Atlantic City de los anyos 20 y reconstruir la atmosfera, y como muchas criticas alababan la produccion pero criticaban la poca vida de la atmosfera. Para mi, True Detective es lo contrario. Probablemente mucha menos pasta en produccion, pero la atmosfera de la serie es tan densa y tan asfixiante que si te descuidas te quedas sin respiracion. En mi opinion, of course.

      • Las críticas sirven para atraer o para repeler, pero el criterio debe formárselo uno mismo. Yo, por ejemplo, he tardado tiempo en ver The Wire porque le leí a Carlos Boyero que era la mejor serie de la historia y superior a Breaking Bad. Es muy buena desde luego, no digo que no sea la mejor serie de la historia, pero NO es mejor que Breaking Bad. Por otro lado esas críticas al presupuesto de Boardwalk Empire también las leí y me hacen gracia. No veo el delito en meter dinero en un producto de calidad desde el principio y más tratándose de una serie que pretende recrear los años de la Ley Seca. Igual los que critican eso prefieren que las cadenas de Tv se gasten la pasta en concursos. Respecto a que no llega a recrear el ambiente, lo dudo. Son una contelación de personajes, varias historias paralelas con varios protagonistas disimulados y en el centro un Steve Buscemi magistral. Pero en efecto es cuestión de gustos: a mí la referencia a David Lynch me repele más que atraerme, con lo que acabaré viendo True Detective, pero dentro de 2 años

    • A Boardwalk Empire no es que le hagan sombra Los Soprano, The Wire y True Detective, sino que las superan con bastante facilidad, pero bueno, es una cuestion de gustos. Me gusta la serie, pero se queda por detras de estas 3 y para mi con diferencia.

      • A falta de ver “True detective”-repaso en you tube los adelantos y reportajes de HBO acerca de cada capítulo y la serie parece tremenda- y “Breaking bad”, creo que “Los Soprano”, “The wire” y “A dos metros bajo tierra” no han sido ni siquiera igualadas. Y hay mucha calidad por ahí, pero estas tres son difícilmente superables.

  11. Sí, se compara mucho esta serie con los ambientes que crea David Lynch, pero yo veo una gran diferencia. En Lynch, suele haber dos planos: el plano de la “beautiful America” (con sus casitas, sus jardines, las vallas pintadas de blanco, Hollywood, etc.) y, por debajo, el plano de lo siniestro, donde se mueven personajes como Frank (Terciopelo Azul) o los monstruos de Mullholand Drive. Pues aquí no, en “True Detective” se saltan el plano optimista, van a saco al otro, sin piedad.

  12. “Nada comparado al efecto de The wire, Los Soprano o A dos metros bajo tierra, por hablar en plata”.

    Amigo, acaba usted de escribir mi epitafio.

    En cuanto a True Detective, tengo a alguien que se está bajando los episodios y me los quiere pasar ya, pero prefiero esperar a que acaben y entonces verlos de corrido. Todo apunta a que en lo que el Sr. García Ramón escribe, no se exagera ni un ápice. Parece ser que por fín, estamos ante algo digno de las tres series apuntadas más arriba.
    Fastuoso.

    • ¿Qué tal comprársela en dvd? Cuando esté en oferta,claro, que con el IVAzo de Montoro y cía menudos precios se ven. A 40 euracos la temporada, oiga. Lo comento porque si queremos ver trabajos de esta calidad, hay que pagar por ellos. Con la música, lo mismo. Si un grupo te gusta, cómprate su música o véte a verlos en directo si puedes. Así lo veo yo. Hay mucha gente involucrada en esos trabajos y deben cobrar.

      • Servidor se lo compra TODO desde el principio de los tiempos. Jamás me he preocupado por investigar la forma de “bajarse” el material desde la red. Me parece lo más lógico del mundo pagar por eso. Quizá no tan lógico el precio abusivo que desde siempre se han cobrado los que nos vendían los CD y los DVD, pero el caso es que lo he pagado y lo sigo haciendo porque yo soy afortunado y me lo puedo permitir. Lo que ocurre es que ver con mucha antelación las series antes de que salgan a la venta dentro de un año, me sirve de orientación para su futura compra. He visto recientemente “Hannibal”, “The Fall” y “Utopia” y todas ellas caerán en mi zurrón previo pago de euros de curso legal.

        • Mis más sinceras disculpas. Como has comentado lo de bajarse esta maravilla de serie he presupuesto que bajas estas series y luego no te las compras. Por desgracia no conozco a nadie que haga eso, normalmente el que se las baja jamás las compra y además de series también bajan discografías enteras y libros. Es un pirateo sin medida y encima se jactan de ello y es algo que me cabrea mucho cuando se lo oigo, porque normalmente es gente con dinero para comprar todos esos productos.

          • No es el único. También hago eso, me bajo un montón de series para ver, pero me compro después todas las que me gustan, como he hecho siempre con la TV, solo que ahora no aguanto anuncios, pero mis hábitos de consumo no han variado, lo que me gusta lo compro. Hannibal sin duda caerá en cuanto salga en dvd (o me iré a la edición inglesa de amazon como tarden mucho), y True Detective ha empezado lo suficientemente bien para estar bastante segura de que acabaré adquiriéndola también. Y me cuesta comprarlas con los abusivos precios que tienen en este pais pero si una cosa está bien hecha, hay que pagarla. (aunque no pago por la basura, esa es mi política personal)

            • Me parece un robo que cobren más de 30 euros por una temporada. Y tampoco miran el número de capítulos. Con “Juego de tronos”, que suele tener 10 capítulos por temporada, meten un auténtico sablazo. Con la fama de serie de culto que está cogiendo, me temo que “True detective” también saldrá a un precio exagerado.

    • Ver una serie como ésta de corrido es tirarla a la basura. En este caso claramente los tiempos son parte de la creación.

  13. “Algunos han visto el espejismo en Mad men o Masters of sex, espléndidas series que no serán recordadas como ejemplo de nada dentro de una década.”

    Que Mad men no será recordada como ejemplo de nada?! Mad men es la sutileza hecha serie, algo que no se puede decir exactamente de True detective. De hecho considero que Mad men es mejor, más diferente. Digo lo de diferente porque se está flipando mucho con True detective cuando no hay ni un solo elemento original en ella, absolutamente ninguno. Puede que para la televisión sí que sea algo nuevo pero en el cine hay un señor llamado David Fincher que lleva haciendo todo lo presuntamente innovador de esta serie desde los 90. Director y guionista copian elemente a elemento todo lo que constituye el estilo de las películas de Fincher, sobretodo de El club de la lucha, Seven y, especialmente, Zodiac. Quería recalcar ese hecho porque no se ha hecho apenas referencia a ello y me parece algo primordial a la hora de analizar la serie.

    Dicho esto, True Detective es una gran serie con una gran atmósfera. El fallo que veo es que se está sobredimensionando todo lo referente a ella, un problema común en la actualidad, cuando no es tan innovadora como parece. Repito, ‘tan solo’ es una buena copia del estilo de Fincher, pero copia al fin y al cabo.

    La seguiré viendo y disfrutando pero cuando quiera ver al original, al maestro iré al cine, a la pantalla grande, a ver la próxima de Fincher que por cierto tiene una buenísima pinta.

  14. Matthew McConaughey, Woody Harrelson, Nic Pizzolato, Cary Fukunaga, Michelle Monaghan, Alexandra Daddario y Adam Arkapaw (en su labor de asfixiar al espectador) no lo pueden hacer mejor porque es imposible. Abosulatamente redonda y acojonante.

    Dicho lo de los actores, director, guionista y ambientación, no estaría nada mal anotar que el culpable del “score” de esta True Detective, debe sumarse a esa lista, porque es el punto que hace que la serie esté camino de ser lo que va a ser. ¡Culto!

    P.D: la interpretación de McConaughey es para correrse.

  15. MAD MEN es una obra maestra, lo ha demostrado temporada tras temporada (ya van cinco lo cual sospecho que ni sabe) y como tal trascenderá, no se puede comparar con Master of sex que aún le queda recorrido y acaba de empezar. Además no puede hablar de la HBO actual y no mencionar GIRLS.

  16. Jorge, ¿Has leído “Perdida”, la novela que está adaptando Fincher? Es muy buena, una vuelta de tuerca al tema psicopático. La escribió Gillian Flynn. Otra de sus novelas, “La llamada del Kill club” también la están llevando al cine, con Charlize Theron de protagonista. “Heridas abiertas” es la otra gran novela que ha escrito. Todas dentro del género negro, pero dándoles un toque fresco. Son muy recomendables las tres y tengo ganas de ver lo que ha hecho Fincher con “Perdida”, porque no es nada fácil de adaptar, aunque ya ha adelantado que el final será diferente.

  17. Decir que Mad Men no será recordada es la misma aberración que haber dicho hace 10 años que The Wire no iba a ser recordada en 10 años. Mad Men ya es un clásico y no hay nada ahora mismo que lleve 6 temporadas y mantenga el nivel de Mad Men. Matthew Weiner está ya a la altura de David Chase y otros dioses del Olimpo de las series dramáticas.

    • ¿Qué destacarías de “Mad men”? Vi un par de capítulos pero no me enganchó. Era como la historia de un tío sin escrúpulos al que todo le salía bien, en un ambiente competitivo, clasista machista y materialista. Me imagino que no todo le saldrá bien, en ese caso no habría llegado a las seis temporadas.

  18. En contestacion a rid yo tambien soy un fan de los planos cenitales de situación ¿Helicoptero? no lo tengo muy claro, yo creo que es un dron de los que hay ahora que se utilizan tanto en cine, como en televisión, y son mucho mas baratos.
    La serie es muy muy buena… los dialogos son de lo mejor, y los actores están de globos.. (al tiempo) gracias HBO

    • Ya los trailers prometían algo diferente y con empaque. Parece que la serie cumple las expectativas más optimistas.

  19. Rid y demas amigos… aquí dejo un enlace a un video de los drones que se utilizan en cine… un saludo…

    http://www.antena3.com/videos-online/noticias/sociedad/drones-revolucionan-industria-cine_2014013100171.html

    • Muy curioso, Juan. Me ha hecho recordar el nuevo Robocop, donde salen los drones de marras. Una película fallida, la de Verhoeven le da mil vueltas en todo.

  20. No empecemos a chuparnos las pollas todavía, esperemos a que termine la tempora, por favor.

  21. Algunas preguntas: ¿Hemos dicho que “True Detective” lleva cinco capítulos (espléndidos, sin duda) y que todavía puede cagarla en lo que queda? ¿Que su mezcla de “trash”, pretencioso y sublime necesita un pulso exquisito para que el equilibrio formal y conceptual en el que hasta ahora se ha movido no descarrile y termine en una sonora decepción? ¿Por qué atacar una serie como “Mad Men” que durante seis -¡seis!- temporadas ha mantenido una altura dificilmente sostenible en la ficción televisiva? ¿Comparamos cinco capítulos con seis temporadas? Seamos, por favor, un poco más comedidos.

    • El autor del artículo deja claro que “Mad Men” es una serie espléndida -sensacional añadiría yo- pero deja entrever que está en la cúspide de la corteza terrestre, mientras que “Six Feet Under”, “The Wire” y “The Sopranos” habitan en la estratosfera. Opinión que comparto sin reservas.

      • Es que esas tres series son canela fina. Sobre todo me impactó “Six feet under” y su capítulo final. Los Fisher, la futilidad de la vida…ay, que se me escapa una lágrima.

  22. Alucinante la serie y alucinante el artículo. Soy cinéfilo y escritor de género negro y, naturalmente, estoy extasiado con True detective. Siendo sincero, me he asustado al leer este artículo, porque no solo comparto cada una de las palabras (por haberlas pensado con anterioridad) sino que además las habría colocado en un orden muy similar. Es decir, en el estilo del autor del artículo he reconocido muchas pinceladas de mi propio estilo. Aunque debido a ello no deje de ser también un autopiropo velado, tengo que insistir: maravilloso texto crítico. Yo ya llevo varios comentarios extensos en el facebook (Parábola Durden, perfil abierto) acerca de True Detective. Incluso me adelanté a alabarla y recomendarla argumentadamente antes de su estreno, por lo que tampoco pido una medalla al mérito; como recuerda el autor de este artículo, la HBO ya tenía desde hace tiempo toda nuestra confianza.
    Felicidades de nuevo por el artículo, Toni. La desacostumbrada agonía de esperar un lunes se hace más llevadera con textos así.
    (Por cierto, la comparación con Tyler Durden y El club de la lucha me ha ayudado a rastrear un motivo más de mi auténtica pleitesía a True Detective. Sí, mi seudónimo no es casual)

  23. COMPRO. Ya mismo voy a ver el primer episodio ….

  24. Yo, esperando con ansiedad ver los siguientes capítulos de una serie protagonizada por… ¡Matthew McConaughey y Woody Harrelson!. Resulta que eran actores. Eso es True Detective.

    • Bueno, Woody Harrelson tenía mi simpatía porque es feo y con cara de golfo. Pero de Mc nunca me habría esperado que fuera un actorazo, él siempre tan bronceado, rubio y descamisado, paseando su sonrisa profidén en empalagosas comedietas.

  25. He entrado a leer este articulo porque True Detective me parece que será la siguiente gran obra maestra de la televisión, y seguramente es lo que pone en el artículo, pero he dejado de leer, por principios, en el momento que he leído que Mad Men no será recordada por nada dentro de diez años.

    • ¡No sea tan puntilloso, Julián! Y si no le gusta el artículo en sí, disfrute de los agudísimos comentarios de todos nosotros. Bueno, de la mayoría…

  26. HBO acierta en el centro de nuestra diana con otra nueva propuesta magnífica.

    True Detective se convertirá en un clásico, seguramente menos trascendente que Los Soprano o Six Feet Under.

    No obstante, no todo es HBO… Ahí están Sherlock, Black Mirror o Mad Men. No tendrán tan ponderadas críticas pero se disfrutan y te enriquecen tanto como las anteriores.

  27. True detective es sin duda una serie que brilla bastante por encima de Mad Men, House, anatomia de Grey o cualquier otra entretenida , True Detective esta en otra liga muchachos

  28. Pingback: HBO True Detective 1×04 Final Shot | Víctor Raventós

  29. Rust Cohle, gran personaje.

  30. Es curioso como un actor como M McC que sus 5 últimas películas son, a nivel interpretativo, mas sofisticadas que a lo que nos tenia acostumbrado tiene que perder 20 kg o los que sean, para darnos cuenta de que es un GRAN actor, pues a mi me ha sorprendido y mucho. Y aun no he visto su actuación en ¨Dallas Buyers Club¨ que tengo entendido que no esta nada mal.

    Yo cada vez que pienso que es la misma persona que hizo una ¨película” llamada Sahara me planteo una duda existencial:
    – si este hombre puede hacer este papelón todo es posible, quien sabe igual Charlie Sheen deja las drogas yo ya no se… yo… bueno es igual.

    En fin una gran serie con grandes actuaciones gran gran guión y una gran dirección (that 6 minutes….). Queda aún mucha serie pero quien sabe igual acaba destronando a Seven yo ya no se… no… se que esperar.

    PD. No me dejo a nuestro coprotagonista W.Harrelson, que también me ha sorprendido, pero en menor medida ya que tiene títulos de buen ver en su carrera.

    • Ay, Charlie Sheen, caso perdido. Con las risas que me echaba con “Dos hombres y medio” y tuvo que autoexpulsarse…

  31. Pingback: Freakasados

  32. Pingback: TRUE DETECTIVE: El infierno son los otros | Freakasados

  33. Pingback: Anónimo

  34. la secretaria del juzgado a la que se tira el poli convencional es la tía más buena que he visto en mi vida. Eso es magia y no los planos secuencias de los que hablan por ahí arriba.

  35. Drogas, religiones salvadoras, familia, amor, sexo…los subterfugios para huir de la pesadilla de estar vivo (en el último nanosegundo las víctimas asesinadas se dejan ir hacia la muerte con un agradecimiento infinito a su asesino reflejado en sus ojos) no dejan de presentar grietas inquietantes por donde afloran los más reprimidos impulsos, atávicos, oscuros, malignos, flores del mal de la conciencia, aberración, equivocación en las simples máquinas biológicas, ciegas, amorales que deberíamos haber sido por nuestro bien. Porque con la conciencia irrumpe la muerte y con ella todos los subterfugios con los que complicamos la existencia para no mirarla cara a cara. Creerse único, especial, digno de atención, merecedor de que el universo todo fije en uno sus expectativas, su atención…materia consciente del propio fin y rebelde al mismo. Rush Cole mira cara a cara a la muerte desde un trágico suceso que le marcó. Cada mañana la interroga en un diminuto espejo circular en que sólo se refleja su ojo, cada mañana en su monacal apartamento atisba a través del azogue su latente presencia…y como las victimas de los asesinatos el se deja ir, esperándola, con el sólo temor al dolor, liberado al fin de todas las mentiras y trampas que nos construimos para no pensar en ella, apartarla de nuestra existencia con mil artimañas que hacen agua por todos lados.

  36. Gusta tanto, que es muy difícil asimilar que el personaje de Rust (McConaughey) solo vaya a estar una breve temporada de 8 capítulos. Se podría y debería hacer una serie solo con el pasado de ese crack policíaco. Esperemos a ver la segunda temporada, pero se puede dar una hostia de audiencia dado el altísimo nivel de ésta primera y genial “season”.

    • Ya tendrán pensado algo para mantener el interés. McConaughey tendrá la agenda a rebosar, no podrá comprometerse para varias temporadas. A lo sumo algún cameo.

  37. La segunda temporada tendrá un caso diferente, con reparto diferente.

    El final, algo complaciente para mi gusto.

  38. “De hecho, podríamos estar hablando de True detective durante una semana y siempre quedarían cosas que decir. Un millón de cosas que decir.”

    Y así me marco un artículo sin matarme demasiado y soltando pedradas. ¿El club de la lucha? ¿En serio? Referencias a H. P. Lovecraft: no, gracias.

    Ah, sí, y el director ni es creador ni repite.

    Articulazo.

  39. Creo que otra referencia clara de la “True detective” puede ser la miniserie Red riding, que cuenta con tres entregas tituladas “1974”, “1980” y “1983”, a su vez basadas en las cuatro novelas de David Peace, The red riding quartet: “1974”,”1977″,”1980″ y “1983”. Me recordó a esa serie por la tremebunda trama con niños, la denuncia de la corrupción policial y la entrevista de Rust con el travesti. Había un personaje parecido en esa serie, que también había sido víctima de unos malnacidos similares a los del vídeo que guarda Rust. La miniserie “Red riding” también es muy recomendable, en la primera entrega se puede ver a Sean Bean y al actual Spiderman, Andrew Garfield, junto a Rebecca Hall y Peter Mullan.

  40. Pingback: La estrella errante

  41. Pingback: TRUE DETECTIVE | Balasdefogueo2

  42. Por supuesto que el famoso plano secuencia tiene su valor narrativo: es el momento en que vemos actuar a Cohle sin que pese sobre él su gran handicap: la tensión social. Además no es de extrañar que la serie haga hincapié en ese momento precisamente, pues la forma en que está actuando Cohle es un resumen de su papel como policía, trabajando a escondidas de otros policías, en contra incluso de los intereses de la policía. Y además, ese plano hace suyas las principales virtudes de Cohle: control, intuición, precisión. En resumen, yo diría que es uno de esos planos secuencia que sí tienen una justificación narrativa perfectamente sólida.

  43. Pingback: Clásicos que deberías leer aunque te digan que deberías leerlos: Orgullo y prejuicio

  44. Pingback: ¿Cuál es la mejor novela o cuento de terror?

  45. Pingback: Imprescindibles: Broadchurch

  46. Pingback: Terror escrito: Los mejores libros - DesdeelTejado

  47. Pingback: Televisión en alta alucinación. | Desculturíza-T

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Store Libros

Jot Down 100:Series juveniles
24.00
Jot Down 100:SCI-FI
24.00
Jot Down 100:CÓMICS
24.00
A Marte
13.50

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR