Jot Down Cultural Magazine – Cayetana Álvarez de Toledo: «El PP necesita nuevos equipos y nuevo liderazgo»

Cayetana Álvarez de Toledo: «El PP necesita nuevos equipos y nuevo liderazgo»

Publicado por

Cayetana Álvarez de Toledo para JD 0

«Si se abriera un proceso de renovación me encantaría participar con magníficas personas que hay en este partido»

Cayetana Álvarez de Toledo habla casi en susurros. Cuesta imaginarla en aquella junta nacional del PP de hace un mes en la que dice que intentó solicitar la palabra para pedir autocrítica a los suyos y su voz fue sepultada por un estruendoso aplauso al presidente Rajoy. Algunos de los más cercanos le reprocharon no haber dimitido al día siguiente tras quejarse de la falta de democracia interna que hay en el PP. Una idea que lanzó aquella mañana de abril en Onda Cero a preguntas del periodista Carlos Alsina. Aún no se habían celebrado las elecciones del 24M y, por tanto, no se había certificado la pérdida de decenas de miles de votos del PP. Cuatro días después de la cita con las urnas, nos recibe en su despacho del Congreso de los Diputados cuya única pista para saber que es el suyo es el nombre en la puerta y las dos fotos de sus hijas. Sin marco y apoyando sobre algunos de los libros que citará durante la entrevista. Cayetana Álvarez de Toledo mira el móvil cuando entramos porque no paran de entrarle mensajes por el artículo que ha publicado en ABC en el que dice que la renovación pasa por la marcha de Rajoy. Y por ahí comienza esta conversación en la que critica las amenazas de Montoro y cuestiona la campaña del PP contra Manuela Carmena. Una entrevista en la que dice que Zapatero es el padre del populismo y en la que asegura que si Ciudadanos hubiera dicho claramente que quiere sustituir al PP habría tenido más éxito electoral.

El artículo en ABC y antes además tres tuits demoledores. ¿Cuántas llamadas ha recibido Cayetana Álvarez de Toledo hoy?

Algunas, pero todavía es por la mañana temprano, espero recibir alguna más a lo largo del día.

¿Desde las elecciones del domingo ha notado que había más ruido interno?

Desde las elecciones del domingo ha habido mucho comentario, mucho debate, mucha reflexión y muchas conversaciones dentro del PP.

En privado casi todas...

Bueno, ha habido en privado y por primera vez han empezado a expresarse voces en público, voces con mucho peso en el partido.

¿Cómo interpreta la cascada de declaraciones? Empiezo por el presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, que quizá es la más curiosa porque siempre le hemos visto apoyando al partido y de repente estalla en Onda Cero con Alsina.

Bueno, porque la derrota electoral ha provocado que mucha gente que hasta ahora se había mantenido en silencio se haya decidido a alzar la voz. En eso las elecciones tienen un efecto de catarsis, y eso es lo que está ocurriendo en el Partido Popular.

¿Deberían haberlo hecho antes, sabiendo que algunos auguraban lo que iba a pasar?

Probablemente. Yo creo que sí.

¿Y por qué cree que no lo hacen?

Cada uno tiene su manera de entender la disciplina y los intereses del partido. Hay gente que probablemente creía que era mejor no expresar críticas en público porque eso protegía al partido de cara a unas elecciones. Yo siempre he pensado que era más eficaz hablar y debatir democráticamente, abiertamente, lealmente, constructivamente dentro del partido, pero que ese debate pudiera ser público, eso sería más útil y mejor para el partido. Y bueno, los resultados están ahí.

Hay una especie de hilo conductor, de denominador común, en todas las declaraciones, incluidas las suyas, que es la palabra renovación. Suena muy bien pero concretemos, bajemos al balón: ¿qué es la renovación?

Para mí la renovación consiste en un nuevo proyecto político para España. Lo más importante para la renovación del Partido Popular es el proyecto político, luego vienen las caras que tienen que acompañar a ese proyecto político, pero de nada va a servir cambiar caras si no hay un proyecto político nuevo.

¿Y al revés? ¿El nuevo proyecto político lo puede encabezar la actual dirección?

Bueno, eso es interesante. Es una reflexión que yo hago en mi artículo de hoy en el ABC. Lo más importante de una renovación es el proyecto y ese proyecto tiene que ser creíble. La credibilidad del proyecto es esencial y ¿para que ese proyecto sea creíble se pueden mantener las actuales caras, los actuales portavoces y sobre todo a los actuales no ideólogos, pero sí personas que han estado tomando las decisiones respecto a la dirección del partido y del Gobierno? Pues en mi opinión la respuesta es no.

Cayetana Álvarez de Toledo para JD 1

¿La renovación de equipos cómo se produce en un partido como el PP? ¿Saliendo en Onda Cero? ¿Escribiendo un artículo en el ABC? ¿A base de tuits? ¿Gritando? ¿Pataleando?¿Cómo se hace eso?

Los cambios en los equipos se pueden producir de distintas maneras. La más fácil, la menos traumática, por decirlo de alguna manera, es que el presidente haga cambios en la dirección del partido y cambios en el Gobierno. Y eso es lo que se está barajando ahora.

Pero que los decida él. Él solo…

Que los decida él, pero en un clima muy distinto al de hace un tiempo. El clima de hoy es un clima que le exige al presidente Rajoy unos determinados cambios y que no acepta cambios cosméticos. El ambiente que hay hoy es un ambiente de exigencia al presidente que no era el mismo, desde luego, al principio de la legislatura ni a lo largo de estos tres años en los que el presidente ha tenido mucho más margen de maniobra porque no había una presión, ni de la opinión pública ni dentro de su propio partido, para hacer determinados cambios. Esa es la opción que se está barajando de manera muy general en los medios, en un debate…

¿Dedazo, y que luego guste o no? ¿Esa es la única opción que hay?

No, no. No estoy hablando de dedazo. Aunque más que dedazo es un método aceptado por todo el mundo; cuando un presidente llega al frente del Gobierno, vamos a hablar primero del Gobierno y luego del partido, elige a sus ministros y es razonable. Eliges a tu equipo y puedes acertar, puedes no acertar, en parte acertar y en parte equivocarte. Eso se va viendo a lo largo de una tarea legislativa, de una tarea de gobierno.

Hablo del partido…

En el caso del equipo del presidente también es natural. A través de un congreso un presidente también elige parte de su equipo, propone un secretario general, unos secretarios ejecutivos, se vota esa lista… Los procesos no son solo dedazos. Pero lo que yo digo es que ahora, efectivamente, una vez transcurrido este tiempo de experiencia de gobierno y de experiencia al frente del partido, tenemos unos resultados, y estos resultados son muy malos, en mi opinión, y exigen cambios. Exigen cambios porque es muy importante en España un Partido Popular fuerte, moderno, unido, compasivo, valiente y muchas otras cosas. Y para hacer eso, insisto, es fundamental el proyecto y que se hagan cambios en esas personas.

¿Convocar un congreso extraordinario, se presenta una lista y el partido la vota?

Esa es una opción pero no es la única.

¿Cuál más hay en el PP? No se me ocurre ninguna más, y tiene que querer el presidente.

Por supuesto, ese es un factor muy importante que ya algún barón autonómico o algún dirigente político ha dicho en el PP. Al final, es una reflexión que el presidente tiene que hacer sobre su propia situación, sobre si él es la persona más adecuada, más indicada, para iniciar el liderazgo en un proceso de renovación en el partido. Los estatutos, modificados en el congreso de Valencia de 2008, prácticamente blindan al presidente como candidato. Solo para pedir la convocatoria de un congreso extraordinario hay que reunir la firma de más de trescientos sesenta miembros de la junta directiva nacional. La responsabilidad, por tanto, es del presidente Rajoy. Yo creo que Rajoy debe tomar, valientemente, la iniciativa. Se acabó el tiempo de los blindajes, los dedazos y los candidatos por aclamación. Hay que debatir, comparar y competir. Tenemos que iniciar cuanto antes un proceso abierto, masivo, transparente y democrático de designación del candidato a las elecciones generales. Para el presidente Rajoy sería una excelente oportunidad de explicar su gestión y sus propuestas. Y para todo el partido, la mejor prueba de nuestra voluntad de renovación y victoria. Solo este proceso, unido a un proyecto político renovado, puede devolver a los ciudadanos las ganas de votar al PP.

Pero no puede ser secundario el debate de los nombres si tenemos en cuenta que los que están no manejan esa tesis.

No. Secundario en el siguiente sentido: imagínese, o imagínate, que quitamos al presidente Rajoy con una varita mágica o el señor Rajoy decide marcharse, se quitan también algunas caras que están ahí, y sin embargo seguimos sin proyecto político; es una opción, nombramos caras nuevas, simpáticas, amables, jóvenes, que sean atractivos y todo lo que piden los medios…

Algunos medios pero sobre todo dirigentes como Aznar o Herrera han hablado de Pablo Casado…

Si atendemos a esos criterios de que queremos a alguien joven, nuevo, etcétera y sin embargo no resolvemos el problema del proyecto, habremos generado una crisis. No una crisis sino una división, probablemente, o un escenario traumático en el partido sin resolver lo esencial. Por eso creo que la reflexión en este momento es esencial y tiene que centrarse sobre el proyecto del PP para la próxima década en España. Y evidentemente en esa renovación del proyecto, como digo en la introducción del artículo, un nuevo PP necesita nuevos equipos y nuevo liderazgo, porque eso sería lo coherente. Porque yo creo que las personas y los ciudadanos no se acabarían de creer un proyecto nuevo con las mismas personas. Es una cuestión, en mi opinión, de credibilidad. Y la credibilidad, en estos momentos en España, me parece de los valores políticos más importantes.

¿Quién tiene esa credibilidad ahora mismo en España? Porque muchos de los nombres, como Pablo Casado o Borja Sémper pertenecen de alguna manera al actual PP. ¿Hay que encabezar la renovación con gente que está nombrada por la actual dirección?

No voy a darle nombres. Lo que sí es verdad, y es una reflexión interesante a hacer sobre las elecciones, es que estas elecciones han sido transversalmente devastadoras. Se han llevado por delante a personas que son activos importantes electoralmente, si valoramos las carreras políticas de cada uno; que son, si acudimos a categorías un poco simplistas, de la vieja guardia y los recién llegados, los duros y los blandos, los del rap desideologizado y los que defienden los principios y las convicciones de siempre, o sea que ha sido transversal. Lo cual lleva a una reflexión importante que es: no es tanto el perfil de cada uno de esos candidatos lo que ha sido decisivo y determinante en estas elecciones sino algo superior, es decir la política nacional.

Muchas de esas personas, de esos barones autonómicos y de personas que están en la dirección y que han participado colectivamente en la toma de decisiones durante los últimos años por supuesto que son perfectamente válidas y deberían participar en ese nuevo PP, pero probablemente haya otras que sea más difícil, y no voy a entrar en nombres.

Cayetana Álvarez de Toledo para JD 2

¿Apoyaría Cayetana Álvarez de Toledo una candidatura de Pablo Casado en un supuesto congreso extraordinario?

No voy a entrar en ninguna valoración sobre nombres.

Lo menciono porque Aznar y Herrera lo han puesto sobre la mesa, no porque los medios lo hayamos señalado.

Sé que Aznar y Herrera lo han dicho pero yo no voy a decir nada al respecto.

¿Pero le suena bien?

Me suena bien una renovación del proyecto político.

¿Pablo Casado es una renovación, no solo de cara sino también de proyecto político?

Creo que todavía no hemos empezado a debatir sobre el proyecto, ese debate no está sobre la mesa de momento y pienso que debe estarlo. Nos hemos centrado en estos tiempos en las caras, que es lo más normal, pero no debería serlo.

Bueno, pero son quienes toman las decisiones de un cambio de proyecto, no son solo caras.

Sí, pero se ha centrado un poco el debate en si nos gusta más esta candidata o la otra, o si la una o la otra… y en esos debates sobre unos y otros, que son debates nominalistas, está quedando aparcado, relegado, el debate de fondo, que es esencialmente: ¿el PP qué es lo que va a representar? ¿Qué es lo que va a ofrecer? ¿Para qué va a convocar a los ciudadanos en los próximos años?

Ese debate en parte sí ha estado. Usted utiliza la expresión «compasivo». Es muy parecida a la tesis de «Nos ha faltado piel», y se viene haciendo desde antes de la campaña.

No. Nos ha faltado hacer política, por supuesto, y hacer política incluye muchas cosas. Mi diagnóstico, lo intento explicar hoy en el artículo, es que es verdad que hemos evitado un rescate, pero hemos despreciado la política. Hacer política son cosas muy concretas. ¿Qué es la política de calidad? Vamos a tratar de definir las cosas. Yo quiero una política de calidad, y una política de calidad, en mi opinión, son convicciones, coraje, capacidad de desafío, tratar a los ciudadanos como adultos y decirles la verdad. La política de calidad está basada en ideas y es idealista. Esto puede parecer muy abstracto, pero si lo llevamos al terreno de lo concreto hacer política es amparar y expresar empatía con millones de personas que han sufrido la crisis y no sepultarles bajo una avalancha de datos y de vez en cuando alguna lágrima socialdemócrata, que hemos tenido. Hacer política es defender con firmeza y energía la legalidad constitucional y democrática en Cataluña para que los ciudadanos se sientan amparados en su libertad y en su derechos y no facilitar un repliegue táctico y alguna vez humillante del Estado. Hacer política es luchar de manera implacable contra la corrupción sin caer ni en la demagogia ni en las amenazas indiscriminadas a todos los ciudadanos.

Todo eso el Partido Popular cree que lo ha hecho.

Pero es que no lo ha hecho.

Por ejemplo, respecto a las amenazas a los ciudadanos… ¿está pensando en Montoro?

No, yo no estoy pensando ahora mismo en nadie.

¿Quién ha amenazado desde el PP o desde el Gobierno a los ciudadanos?

Creo que la actitud de algún ministro y, se lo puedo decir, del señor Montoro respecto a la lucha contra la corrupción no ha sido especialmente acertada y beneficiosa. No en la parte que pueda haber de persecución del fraude y de lucha contra la corrupción, sino en la manera en que eso se ha expresado, visualizado y manifestado en algunos aspectos. Como digo, de la sensación de amenaza indiscriminada. Yo creo que hay que distinguir muy bien entre la lucha implacable, y ser implacable de verdad, y no hacer demagogia y populismo con esos asuntos. ¿Qué creo que nos ha pasado? Hemos hecho algo de demagogia y ha habido esta especie de actitud con cierta soberbia o de amenaza al conjunto de los ciudadanos, o a un amplio sector de los ciudadanos, con motivo de la corrupción, y sin embargo los ciudadanos no han percibido que somos implacables contra la corrupción.

Era difícil hacerlo todo tan mal.

No sé, tampoco es fácil hacerlo bien. Pero creo que ese es uno de los asuntos en los que hemos cometido errores.

Las tres patas de proyecto de cambio estamos diciendo que son: corrupción, el tema de Cataluña y economía. En la parte económica es sorprendente porque, insisto, ser compasivo suena a la «piel». ¿Está pidiendo que no se hubieran hecho recortes? ¿Está pidiendo que los recortes se hagan pero que se expliquen de otra manera volviendo otra vez a lo de que el PP tiene un problema de comunicación pero no de política? ¿Cómo se entiende eso?

Yo creo que se tienen que hacer reformas profundas porque probablemente la percepción es que ha habido más recorte que reforma. Y creo que nos ha pasado algo que de alguna manera le pasó al Partido Socialista, que la gente pueda percibir, cosa que no es exactamente así, que en lugar de haber un sacrificio útil hay un sufrimiento inútil para mucha gente, y eso es lo que nosotros tenemos que evitar.

¿Cómo lo habría hecho usted? ¿Cómo hubiera sacado al país de la situación de la que venía?

Ha habido una enorme distancia entre la gestión, es decir la toma de decisiones, y su exhibición, es decir lo que la gente en la calle percibía que estaba ocurriendo. Y la obligación de los políticos, y eso es hacer política, es reducir esa distancia lo máximo posible. Es decir, tú estás tomando decisiones difíciles y debes asegurarte de que la gente entiende por qué lo haces, que merece la pena hacerlo, que va a haber un beneficio claro del hecho de hacerlo, que tiene sentido su sacrificio. Hay que dar sentido a su sacrificio.

Política de comunicación.

No solo. También hay reformas, hay cosas que no se han hecho, cosas que se deberían hacer mejor… Son muchas, tampoco vamos a entrar en el programa electoral, pero creo que ese esencialmente el asunto. Escribió Michael Ignatieff un libro maravilloso que se llama Fuego y cenizas, que te lo recomiendo de verdad, donde cuenta su fracaso en política. Es un libro maravilloso, escrito por alguien con gran convicción y fe en la política, pero que reconoce su propio fracaso y cuenta la historia de por qué fracasa y habla de esa necesidad de reducir la distancia entre el que toma la decisión y el que digamos es afectado por la decisión que se toma. Y eso es comunicación en parte, pero eso es política.

Estamos hablando de proyecto y de quién lo encabeza y le insisto en el detonante. Tiene que haber algo que rompa ese tapón, tanto para proyecto como para caras, y cuesta visualizarlo desde fuera en un partido que es tan cerrado, en el que una diputada intenta hablar y la tapan con aplausos, en el que un presidente como Herrera ni se molesta en ir al Comité Ejecutivo Nacional porque piensa que no va a ser escuchado el lunes. Cuesta ver que se vaya a producir algún tipo de cambio.

Creo que se van a producir muchísimos cambios en el Partido Popular.

¿En qué dirección, en qué sentido?

Se van a producir cambios. Estamos asistiendo, en mi opinión, al final de una etapa del Partido Popular y la dificultad es construir la próxima. Eso es mucho más difícil.

Cayetana Álvarez de Toledo para JD 3

El final de una etapa que puede llegar antes de las elecciones. En el artículo de ABC usted dice «no podemos poner la excusa del tiempo»… pero las elecciones generales están a la vuelta de la esquina. ¿Cómo se gestiona eso?

Ese ese el gran debate que se está produciendo ahora mismo en el PP. Lo que yo he percibido en mis conversaciones con muchos de los diputados y otras personas del partido es que la inmensa mayoría coincide en la necesidad de una renovación drástica, profunda, del partido en sus ideas y en sus personas, y lo que pasa es que muchas personas creen que no hay tiempo de aquí a las generales para hacerlo. Y lo que digo en mi artículo, porque lo creo profundamente, porque lo he pensado, lo he valorado y he intentado mantener los pies sobre la tierra, porque el principio de realidad es esencial en política, es porque creo que sí hay tiempo y creo que el tiempo es un aliado de la ruina. Esperar es solamente agravar una situación. Dejar todo igual es hoy peor.

O sea, que pide que Rajoy se marche ya y que dé tiempo a que se produzca el cambio.

Me gustaría que el PP tuviese cuanto antes un proyecto político nuevo y pienso que es muy difícil que ese proyecto político nuevo resulte creíble a ojos de los electores, de los ciudadanos, de los españoles, en las próximas elecciones nacionales si las mismas personas siguen al frente.

¿Las mismas personas incluyen a Rajoy y a Sáenz de Santamaría?

Me he referido al presidente Rajoy…

¿Tiene que marcharse de manera inapelable para que la ruina no sea más intensa?

Lo que ocurre es que sus preguntas las expresa de una forma que son más brutales de lo que a mí me gustaría y yo intento ser…

Bueno, el artículo dice eso.

Mi artículo dice muchas cosas, e intento decirlas de la manera más razonada y más humana posible y además sincera, realmente sincera. Lo digo desde el respeto personal, desde el reconocimiento a una trayectoria política extraordinaria y también a la determinación que él ha demostrado a la hora de evitar un rescate en España; pero también desde la convicción de que el PP no está condenado ni a la fragmentación ni a la irrelevancia y desde la certeza, pero aquí estoy creo en minoría de momento, de que hay tiempo suficiente para hacer esos cambios y pienso que el PP necesita nuevos equipos y un nuevo liderazgo para un nuevo proyecto político porque eso es lo que le daría credibilidad.

A tres o cuatro meses de unas elecciones generales.

Estamos a seis meses de unas elecciones generales según las fechas que se filtraron, que son a finales de noviembre, y no veo por qué el Partido Popular tenga que esperar para iniciar su proceso de renovación y recuperación con lo rápido que van los tiempos hoy en día, con la efervescencia mediática de redes sociales y de mecanismos de comunicación que hay.

Entre otras cosas acaba de decir que está en minoría. Quizás no va a suceder porque hay mucha gente en el partido que piensa que no se tiene que hacer ahora.

Espero que suceda por el bien del partido y, no quiero sonar para nada solemne, por el bien del país. Porque considero que un Partido Popular sólido en estos momentos, capaz de reagrupar un espacio político amplio, es especialmente necesario. O sea, siempre es necesario que haya dos grandes fuerzas políticas, como mínimo dos fuerzas sólidas. Creo que en estos momentos con los desafíos que hay sobre la mesa y los que están planteados para los próximos años es especialmente importante.

En el artículo es muy dura, crítica o como lo queramos decir, con los partidos de izquierdas que puedan volver a crear problemas económicos y financieros.

Izquierda radicalizada digo. Me refiero al PSOE con Podemos. Yo creo que esa alianza puede crear graves problemas en terrenos económicos y financieros.

¿Le da miedo Podemos?

No. Como ya dije el otro día a mí nada me da miedo. Eso suena un poco… Miedo no, me parece que pone en grave riesgo el bienestar de muchos españoles que haya gobiernos que ahora puedan empezar a acabar con cualquier política de un cierto orden fiscal, de intentar poner otra vez unas ciertas bases de recuperación.

Eso no lo ha planteado nadie de momento.

Digamos que Podemos en sus programas electorales y en su ideario político esencial y básico recoge algunas ideas que, en mi opinión, económicamente serían muy perjudiciales. El hecho de que haya alianzas del PSOE y Podemos o que pueda haberlas en tantos gobiernos autonómicos creo que es un riesgo serio para una vuelta a una crisis financiera, y por tanto económica, para millones de españoles.

Hay quien dice que desde el Partido Popular siempre se apunta a esa preocupación de una alianza de PSOE y Podemos en las comunidades autónomas por el riesgo económico que pueda producir. En la Comunidad Valenciana no parece que hubiera hasta ahora ningún bolchevique, ningún sóviet que diría Aguirre, y la situación económica y financiera de la comunidad es absolutamente desastrosa y va a ser una herencia para los siguientes, ¿no?

El hecho de que gobierne un partido, unas siglas, no te garantiza la eficacia, ni el bienestar, ni la libertad, ni muchas cosas. Ahora, hay determinadas ideas que sí te aseguran, conducen. Hay que tener las ideas adecuadas y luego los equipos gestores que lo hagan bien.

Y eso puede incluir que se haga bien o mal en cualquier partido, incluido Podemos.

Lo que yo digo es que las ideas que defiende Podemos son, en principio, y en mi opinión prácticamente en su totalidad, perjudiciales para las libertades y perjudiciales para el bienestar económico.

¿Eso es lo mismo que decir que «ponen en peligro el sistema democrático occidental» que ha dicho Aguirre? ¿Lo ponen en peligro?

Soy radicalmente contraria a los populismos. Hay distintos tipos de populismos. Por ejemplo, el nacionalismo es un populismo y Podemos es un partido también populista. Y el populismo creo que pone en peligro muchas cosas esenciales, derechos, libertades y bienestar económico.

Pero es que no sé muy bien qué es el sistema democrático occidental. Probablemente lo que quiere decir Esperanza Aguirre, y en eso yo coincidiría, es que son perjudiciales para los derechos y las libertades de las personas.

¿Qué tiene el PP de populista? Ese PP al que usted critica por haber fallado en varias cosas.

De populista nada, su problema es que no hace política ni ha hecho política estos años.

¿No ha hecho populismo? Se me vienen a la cabeza varias imágenes, entre otras prometer bajada de impuestos, recoger firmas contra la subida del IVA de un gobierno y dos minutos después hacerla…

Vamos a distinguir lo que es verdaderamente el populismo. Es muy importante definirlo porque si no las palabras acaban no significando nada, que es uno de los problemas que hemos tenido. El populismo, por ejemplo, tiene dos elementos: uno es la irresponsabilidad absoluta y otro es la irracionalidad. Es decir, hacer creer a la gente que carece de toda responsabilidad: la responsabilidad es de otros y por tanto prometer ellos por su parte todo lo imposible. O sea, hacer un programa de absurdos/absolutos máximos, una carta a los Reyes Magos, cosa que después la realidad viene a desmentir. ¿Y qué pasa cuando viene a desmentir la realidad? Viene la ola de frustración y la ola de desafecto profundo.

¿No es exactamente lo que le ha pasado al PP? Prometer un programa que luego no cumple.

¿Sabes quién fue, según mi opinión, y de alguna manera es, aunque todo es cuestión de grados, el padre del populismo aquí en España? Zapatero. Zapatero fue el padre del populismo en España en muchos sentidos.

Cayetana Álvarez de Toledo para JD 4

Todos son populistas menos el PP. Los de Podemos, Zapatero… Lo digo porque esa secuencia que acaba de describir es exactamente el PP.

El populismo es crear enemigos comunes, es crear enemigos externos con los que justificar, digamos, agravios inventados. Buscar un enemigo exterior que es responsable de todos los males del individuo; es decir, la casta. Ahí tienes un ejemplo y los nacionalistas lo hacen con Madrid. Los nacionalistas son populistas también. Es ofrecer soluciones simples, sencillas, a problemas que son complejos, la realidad es compleja. Yo te ofrezco una solución falazmente sencilla a un problema complejo.

Me sigue sonando a PP y no excluye a los demás, ¿eh? Me sigue sonando, insisto, a «voy a bajar los impuestos, enemigos comunes». Vamos, el enemigo común para el PP es el populismo que además acaba convirtiéndose en ETA.

Y luego es erigirse en la voz del pueblo por encima de cualquier instrumento intermediario de delegación, y la democracia es delegación. Es decir, un populista habla en nombre del pueblo, tenemos cantidad de ejemplos históricos y también contemporáneos de populistas, se erige en representante legítimo del pueblo. Sin haber sido elegido o a veces siendo elegido por métodos dudosos y a veces por métodos legales. Pero se erige en la voz autorizada y representante del pueblo y acaba erosionando las instituciones esenciales democráticas de delegación intermedias. Por ejemplo, cuando el señor Artur Mas habla en nombre de Cataluña, eso es populismo. El señor Pujol, cuando decía «si me atacan a mí, atacan a Cataluña», eso es populismo. Lo dijo Mario Vargas Llosa; hicimos un acto la semana pasada justo antes de las elecciones en Cataluña, hizo un discurso largo donde empezó desde lo más alto como en una especie de nube sobre la globalización y empezó a bajar, a bajar lentamente, con una prosa pedagógica, clara, limpia, siempre valiente, como es él, y empezó hablar de los nacionalismos como la forma más nociva de los populismos porque tienen el elemento añadido de la nación como elemento aglutinador y por tanto, a su vez, excluyente del otro, y eso es el populismo.

Pienso que uno de los problemas a los que tenemos que hacer frente ahora mismo en España, uno de los problemas más graves, es el auge del populismo.

¿Qué piensa usted de estas dos semanas de declaraciones de Esperanza Aguirre, a la que sé que conoce bien? Hay un montón de gente en el PP sorprendida, nada entusiasmada y un poco preocupada por la deriva que ella misma ha tomado en sus declaraciones, corrigiéndose incluso. Lo expresan públicamente pero sobre todo en privado.

A ver, vamos a distinguir. Yo creo que hay ahí dos elementos: el primero es la derrota electoral, que si el mapa del PP hubiera sido un mapa de triunfo generalizado y un par de derrotas, y las derrotas gordas hubieran sido la de X y la de Aguirre, yo podría decir: «Aguirre lo ha hecho especialmente mal, ¿qué ha pasado?». Bien, esa es una primera reflexión a hacer. Como decía antes, aquí han perdido las Aguirres y los Monagos, los Bauzás y los Fabra, Rudi, y Feijóo no se presentaba pero el resultado en Galicia ha sido malo. Es decir, aquí ha habido un efecto de devastación transversal.

Sí, pero todos han dado un medio paso, una dimisión en diferido, digamos, salvo ella.

Aguirre ha hecho una cosa que veo como un primer gesto importante, que me parece que estaba bien, plantear: yo le ofrezco la alcaldía a un señor que dijo en campaña electoral que no iba a pactar con Podemos, lo dijo abiertamente en un programa en Telecinco creo, y probablemente en otros sitios pero hay cortes, etc. El señor Carmona dijo en campaña electoral «yo no voy a pactar con este partido porque es un partido con cuyo ideario tengo una radical discrepancia, por populista», y entonces Aguirre lo que ha dicho es: bien, yo te ofrezco mis concejales para que tú seas alcalde.

¿Le parece coherente, teniendo en cuenta todo lo que ha dicho Aguirre del propio Carmona?

Me parece bien pactar con el Partido Socialista si es para frenar a Podemos. Lo que sí me parece es que no ha estado del todo acertado el partido, y lo digo en el artículo también, en esta sensación de bandazos y de falta de previsión respecto a qué pacto podríamos tener y con quién. Unos criterios claros. Entre otras cosas, porque sí que es verdad que llevamos varios meses anticipando quizás no una derrota de este calibre, pero desde luego una derrota o la necesidad de pactar. Y lo que estamos viendo es que primero hubo un poco un «sálvese quien pueda» y una cierta desbandada de barones, y luego un cierto caos en la política de pactos sin ningún criterio ni ninguna dirección central sobre lo que habría que hacer o convendría hacer. Ejemplo: Cataluña, Barcelona.

¿El criterio debe ser frenar a Podemos? ¿Una especie de concentración anti Podemos y que en la medida de lo posible no estén en las instituciones?

Intentar impedir que los populistas gobiernen es una magnífica idea.

Populistas: Podemos, Ahora Madrid…

Populistas son Podemos pero también los nacionalistas en Cataluña, y me refiero al caso de Trias en Barcelona. ¿El problema que tiene en Barcelona cuál es? La describí el otro día como la zona cero del populismo porque ahí tienes que Gobierno y oposición son dos grandes fuerzas populistas. O sea, un partido que está claramente en un proceso de secesión ilegal con el señor Trias, que a lo largo de su carrera política ha ido vacilando sobre este asunto e intentando no mojarse. Finalmente en campaña se moja y dice: vale, yo voy a firmar junto a la Asamblea Nacional de Cataluña, me sumo al proyecto de adhesión de una independencia inmoral. Y le sale mal. Y lo otro es el proyecto de Ada Colau, que me parece claramente de libro dentro de la definición del populismo y la mala calidad política.

¿Por qué es populismo Ada Colau y mala calidad política?

Porque no me parece que sean serios ni que hablen con verdad a la gente.

Cayetana Álvarez de Toledo para JD 5

¿En qué sentido? Póngame algún ejemplo: decir que quiere rescatar a las familias, decir que quiere que se vote en el Ayuntamiento… Pobreza energética, por ejemplo, que es una de las medidas estrella del programa de Colau.

Todos queremos rescatar a las familias.

No, todos no. Cuando se vota la pobreza energética la mitad del Congreso vota en contra.

Podemos definir lo que significa rescatar a las familias: intentar que los ciudadanos sufran la crisis lo mínimo posible, intentar ampararles, intentar ayudarles a salir, no dejarles colgados. Yo creo que los partidos políticos en España, por suerte, prácticamente todos lo desean. El problema es que algunos tienen medidas que, en mi opinión, van contrarias a esos objetivos. La propia actitud del todo es posible, vamos a darle todo a todo el mundo, todo es gratis total, el dinero público no es de nadie…

Nadie dice eso. El dinero público es de todos.

Hay un elemento de irresponsabilidad e irracionalidad en eso que habría que intentar evitar.

Le insisto en que no lo dicen. La crítica política es necesaria pero no sobre una cosa que no es cierta.

Ayer pusieron un ejemplo: ¿cuatro millones a la Fórmula 1 en Barcelona o cuatro millones a las becas comedor porque hay un montón de niños que no tienen acceso al comedor? Le pongo ese ejemplo muy claro porque es la última declaración que ha dado Ada Colau. ¿Es populismo? ¿O eso es rescatar a las familias? ¿Tú crees que de verdad la disyuntiva está entre poner un dinero de cuatro millones en un sitio u en otro?

Supongamos que sí.

Es que ese no es el debate.

Cuando te sientas a gestionar un presupuesto en un ayuntamiento, ese es el debate. Tienes que decidir en qué pones el dinero.

Si lo presenta así la respuesta es evidente. Si dice: quiero el dinero para hacer un monumento estéril e inútil a no sé quién, como pasa en Argentina, por irnos a otro sitio, «¿Vamos a hacer el gran monumento a Kirchner o vamos a darles de comer a todos los niños que están muertos de hambre en todos los suburbios de Buenos Aires?». La respuesta es evidente. Entonces colocas a quien defiende que haya un monumento —en este caso es absurdo— o que haya algo como la Fórmula 1 que puede generar empleo en el papel de ser el malo que quiere castigar a los pobres niños que no pueden comer. Esa simplificación en los debates es parte de una actitud populista.

¿Es simplificación? ¿No es la realidad?

Eso hay que verlo. Yo no estoy en las cuentas de Barcelona, con lo cual no sé exactamente cuáles son las cuentas a repartir, pero lo que digo es que la simplificación de la realidad, la presentación de esta como una disyuntiva entre buenos y malos y entre quienes quieren castigar a los pobres y quienes quieren protegerlos porque el dinero público no es de nadie, eso es una simplificación irresponsable, banal y de mala calidad. Y la calidad es, en mi opinión, tratar a los ciudadanos como adultos y asumir a veces decisiones complicadas y difíciles, amparar a la gente, empatizar con ella, ser sensible a sus problemas y buscar las mejores soluciones pero desde el realismo y la responsabilidad, no apelando a los sentimientos. El tema de la sentimentalización de la política es uno de los grandes asuntos de este tiempo y tiene que ver con el nacionalismo y con el populismo, por eso yo te hablaba de lo de la racionalidad. Eso pasa mucho con los grandes maestros que han sido siempre nacionalistas, pero pasa igual con el populismo; es convertir los sentimientos en fuente de derecho. Como yo me siento de tal manera, apelo a tus sentimientos y te inyecto en vena sentimientos: de agravio, de victimismo, de que hay otro que está intentando perjudicarte de alguna manera… Convertir esa base sentimental e irracional en fuente de derecho y en fuente de acción política. El nacionalismo es clarísimo en eso.

Pero estamos hablando de otra cosa.

Cuando yo hablo de la calidad insisto en tratar a la gente como adultos. Me parece esencial que empecemos a tratar a los ciudadanos como adultos.

¿Por qué cree que eso no sucede? Sus hijas y los míos por suerte no tienen esa disyuntiva, pero mucha gente sí. La disyuntiva de tener que forzar el discurso que, según usted, es de buenos y malos. Pero hay un presupuesto que se puede dedicar a que, por ejemplo, los libros de texto vuelvan a ser gratuitos, porque insisto en que sus hijas y los míos no lo necesitan, pero la inmensa mayoría de la gente quizá sí.

El caso concreto de los libros de texto gratuitos. Mirémoslo y si hay dinero suficiente, por supuesto. Todos queremos intentar que la gente que tiene menos oportunidades tenga las máximas posibles.

¿Cree que todo el mundo, incluido el PP? ¿Y por qué no se hace?

Sí, claro que sí. La voluntad, por supuesto que sí.

¿Por qué cree que la gente percibe lo contrario?

Bueno, ahí es donde te hablo de muchos asuntos y uno que tiene que ver con hacer política. Es difícil tomar decisiones desde el realismo y la responsabilidad. Siempre es más difícil. Ser irresponsable y, digamos, prometerlo todo es muy fácil: eso es gratis total y prometes hasta que te toca gestionar. A la señora Colau dentro de cuatro años la veremos. Bueno, vamos a ver a lo largo de cada decisión que vaya tomando cómo hace compatible un discurso populista con la realidad. Y le hablo sobre gestión, que es una palabra que a mí me genera una frialdad inmediata, con la realidad. Con la realidad y con la acción política. O sea, que la voluntad de hacer las cosas bien la tenemos todos los partidos políticos, creo. Cada uno con sus ideas muy distintas unos de otros. Luego, en mi opinión, hay ideas y no solo ideas, sino maneras de abordar la política que son profundamente irresponsables y que apelan a la irracionalidad y a los sentimientos y, por tanto, profundamente perjudiciales para los ciudadanos.

Cayetana Álvarez de Toledo para JD 6

Manuela Carmena: ¿qué le sugiere a Cayetana Álvarez de Toledo? ¿Qué tiene de bueno y de malo? ¿Cómo me la describiría?

Para mí, como no viví aquí los años de la Transición por una cuestión generacional, no me evoca lo que para alguna gente. Para mí, personalmente, Manuela Carmena no era una absoluta desconocida, pero casi. Yo soy de esas personas que ha descubierto que existe Manuela Carmena en una dimensión, digamos, más concreta, en esta campaña electoral. Lo cual también lleva a una cierta reflexión sobre, primero, la posibilidad de personajes que no existían hace poco políticamente y que de pronto existen, aunque es verdad que ella tiene una cierta carrera reconocida por algunos sectores sociales; y segundo, también probablemente de la propia campaña electoral que se hizo. La decisión de hacer una confrontación directa con ella.

¿Se refiere a por parte del PP?

Sí. Que le ha podido ayudar la confrontación directa que ha marcado el PP, Aguirre. Con ella personalmente. Yo creo que la confrontación con las ideas populistas está bien, pero probablemente al hacer una confrontación directa con ella hemos contribuido todos a convertirla en una figura aglutinante y movilizadora de un espacio político, que es el sueño de la izquierda.

¿Se ha pasado el PP de frenada con Carmena?

No diría pasar de frenada. No sé, son expresiones que no utilizo. Le vuelvo a repetir lo que he dicho: creo que era menos conocida que lo que acabó siendo. En fin, quizá por méritos propios, pero también por ajenos.

Pongamos que no da tiempo y usted, en minoría, no consigue que haya una renovación de ideas, de proyecto, de caras, de lo que sea, en el PP. Las elecciones están aquí al lado, dentro de cinco o seis meses. No se produce esta renovación antes de las generales y se llega a las elecciones en las mismas circunstancias, ¿qué hace Cayetana Álvarez de Toledo?

No sé. De hecho, yo estoy en política, creo en la política y creo que soy más necesaria en política que nunca. Y eso es lo que le puedo decir.

Bien, pero dentro de seis meses imagino que seguirá creyendo en la política.

Seguiré creyendo en la política.

¿Y en el PP?

Seguiré creyendo que el PP necesita política y que España necesita un PP que haga política.

¿Lo creerá desde dentro?

Es una decisión mía.

Usted tendrá dos opciones: quedarse o irse.

Yo estoy para quedarme. Yo quiero seguir en política, por supuesto.

En estos días de tsunami, ¿Ciudadanos se le ha acercado?

No.

¿Y usted a Ciudadanos?

No, no.

¿Cómo ve los resultados, la campaña, todo lo que ha pasado con Ciudadanos?

Yo creo que Ciudadanos se ha equivocado de estrategia.

¿Qué tendrían que haber hecho?

Creo que toda la valentía y la claridad de ideas que han demostrado en Cataluña no la han demostrado a lo largo de esta campaña electoral y se han instalado en una cierta indefinición y en un cierto tacticismo que me parece que ha recortado sus posibilidades electorales.

¿Populismo también?

No, no.

¿Complejo?

Eso es otra cosa. Un cierto complejo y una cierta indefinición y un cierto tacticismo. Creo que ha habido eso de «soy el centro pero no soy nada», que es un territorio difícil en el que situarse. Yo he escuchado alguna vez a Albert Rivera decir que sus referentes, no ideológicos pero si en cuanto a aspiraciones políticas, eran Nick Clegg y François Bayrou, que son dos políticos perfectamente respetables y con ideas, algunas de ellas muy sensatas y defendibles, pero que no son los grandes partidos que deciden en sus países. Y yo creo que si Ciudadanos hubiera tomado la decisión de —claramente, a nivel nacional— sustituir al PP y ser un PP moderno y renovado hubiera tenido mucho más éxito en las urnas del que ha tenido.

17725865373_3b4586eaa2_c

¿Es la derecha moderna, como dicen algunos? Incluso lo critican así desde el PSOE.

No han querido hacerlo. No están queriendo hacerlo.

¿Parte de sus votantes son esos?

Hay parte de sus votantes que son votantes del PP jóvenes. Y luego creo que ha habido gente que les iba a votar antes de la campaña, al principio de la campaña, pero que a lo largo de la campaña decidieron no hacerlo. Algunos habrán vuelto al PP y otros a la abstención. Esa es mi percepción. No soy experta en demoscopia, pero mi percepción es esa, por lo que he visto en gente con la que hablo. Es más, creo que tenían la posibilidad, insisto, de haber crecido mucho más a costa del PP presentándose con toda claridad y con toda nitidez como una versión mucho más moderna, nueva, joven, fresca del Partido Popular y con ideas definidas, claras, valientes. Creo, insisto, que han preferido jugar a una bisagra táctica y se han quedado en una relevancia más limitada. Es decir, en Madrid tienen evidentemente una posición de relevancia en la medida en que podrían pactar un gobierno con Cifuentes, y también en Andalucía; pero respecto a las posibilidades que parecían tener al principio de la campaña, son mucho menores. Y creo que es una reflexión que ellos tendrían que hacer y bueno, yo no tengo por qué meterme en lo que ellos hagan.

¿Lo ha hablado con Albert Rivera?

No, no lo he hablado. Esta es la primera vez que expreso públicamente esta opinión, o sea que no.

¿Eso la aleja de Ciudadanos?

He observado con mucho interés el fenómeno de Ciudadanos, como mucha gente que estamos en el PP y casi todo el mundo, creo. Insisto, yo tengo mucha admiración por lo que han hecho en Cataluña. Creo que, de hecho, en Cataluña sí han conseguido su objetivo electoral, que no es una total sustitución del PP pero sí se han comido un espacio del PP impresionante. Mucho más que el PSC, si no me equivoco. Creo que el PP tiene que hacer en Cataluña una reflexión respecto a eso muy importante. El PP de Cataluña se ha convertido en una fuerza muy muy reducida, no voy a decir residual, pero en un partido muy reducido. Y lo mismo en el País Vasco y lo mismo en Navarra. Nosotros tenemos que hacer una reflexión muy seria sobre nuestra posición en el País Vasco, Cataluña y Navarra. Respecto a Ciudadanos, en el fondo, todo lo valiente y lo clara que ha sido su política de sustitución del constitucionalismo más vinculado al PP en Cataluña, la han abandonado al dar el paso nacional. Creo que no ha sido un acierto total.

Hemos hablado de lo que puede pasar dentro de seis meses, si sigue o no en política. ¿Liderará algún tipo de candidatura al proyecto o a usted no le interesa? Digo en primera línea, no como una diputada más.

Insisto en la necesidad de proyecto e insisto en la necesidad de cambios profundos.

¿Estando en una candidatura, sí o no?

Si se abriera un proceso de renovación me encantaría participar con magnificas personas que hay en este partido. Por supuesto.

¿Por qué siempre tienen tanto miedo a decir nombres? ¿Por qué no se puede decir, como ha dicho Herrera o el propio Aznar: «A mí me gusta Pablo Casado», o «Yo soy más de Soraya Sáez de Santamaría o de Borja Sémper»? ¿Por qué les da tanto miedo decir nombres? Eso no significa que eso vaya a inhabilitar a los demás.

Es que yo tampoco tendría clarísima la persona que tendría que liderar eso. Creo que eso también es parte de la tarea que hay que hacer ahora. Hay mucha gente, insisto. Es muy difícil ver ahora, digamos, liderazgos. El debate nominalista siempre me ha parecido un problema imprescindible. Necesario pero problemático. De hecho, fíjese lo que le voy a decir: es posible que aquí haya dos elementos que están frenando la renovación, creo. Uno es este asunto de los tiempos, el temor a que el tiempo no sea suficiente para renovar, cosa que to creo que sí es suficiente; y luego la falta de consenso respecto a la alternativa. Creo que la mejor manera de resolverlo es que empiecen a surgir personas dispuestas.

A confrontar candidaturas.

A confrontar candidaturas, confrontar proyectos, confrontar ideas. A debatir.

¿Y eso puede ocurrir en un partido tan cerrado como lo decía antes?

Ojalá.

¿Qué le dice la intuición?

Ojalá que pueda ocurrir. Yo no descarto nada, lo digo sinceramente. No descarto nada porque creo, como decía antes, que estamos cerrando una etapa. Creo que estamos terminando una etapa que quizás puede ser más larga, quizás se vaya hasta después de las elecciones generales. En mi opinión, cuanto antes mejor se debería empezar una nueva etapa. Y en ese fin de una etapa y el inicio de otra pienso que vamos a ver muchas cosas que hasta ahora no hemos visto en el PP, y creo que deberíamos verlas. Y una de esas probablemente sea que haya debates más abiertos sobre proyectos y por tanto también, inevitablemente, sobre liderazgos y personas.

¿La edad influye? ¿Es un factor a favor para la generación a la que usted pertenece? También se ha hablado mucho de eso y se ha criticado a Rivera. El propio Herrera lo dijo el otro día mencionando a Pablo Casado.

A Rivera se le criticó otra cosa. No se le criticó el promover que haya gente joven. La frase fue desafortunada, aunque fue una ocurrencia en el fondo. Y lo dijo, luego lo intentó matizar, pero lo había dicho; él volvía a reproducir lo que había dicho y había dicho lo que se decía que había dicho, que era que la regeneración de la democracia tiene que venir por quienes han nacido en democracia. Yo eso no lo comparto.

¿No? ¿La regeneración puede venir por la generación que está en el poder?

Por una mezcla de generaciones. Para mí, la edad no es un criterio. Pero los proyectos los encabeza una persona que, evidentemente, puede consensuar unas decisiones con su equipo, pero las encabeza esa sola persona. El presidente del Gobierno es una, el líder de la oposición es otra. En general, una renovación viene acompañada de un cambio generacional, porque es natural. Porque la gente que ha estado muchos años en política ya las has visto, ya han participado en proyectos.

En parte, lo que dijo Rivera.

Es lógico que tiene que venir acompañado de un cambio generacional y natural, digamos. Hay mucha gente en política entre treinta y cuarenta y cinco años que ya es hora de que empiecen a salir, que se les vea. Pero no establezco para nada el límite de edad o la edad como criterio esencial. Realmente no lo establezco, entre otras cosas por mi brevísima experiencia en un ámbito que es el político pero que no es el político de partido, sino el de Libres e Iguales. Y la gente que he convocado en torno a ese proyecto forma parte, en mi opinión, de lo mejor que tenemos en España. Mucha de ella de distinta sensibilidad ideológica, pero de edades muy diferentes. Ahí tienes a Nicolás Redondo, tienes a Paco Sosa Wagner, a Mario Vargas Llosa, Fernando Savater, Santiago González, Arcadi Espada, lix de Azúa… Toda esa gente tiene que opinar del futuro de España, me parece. Tiene que participar.

Sí, pero no es opinar, es tomar las decisiones como número uno, insisto.

Pero ¿por qué el hecho de ser más joven es una garantía de mayor eficacia? No necesariamente.

En la tesis de Ciudadanos, es garantía de cambio.

Y el cambio está bien si está acompañado de las buenas ideas y de un proyecto sólido. De una mejora. Cambiar por cambiar y tener más jóvenes en lugar de gente de otra generación al final solo es un cambio cosmético.

Cayetana Álvarez de Toledo para JD 8

Terminamos en el mismo punto que comenzamos: de todas las llamadas, ¿cuál le ha sorprendido más? Por inesperada, porque no es de la tesis que usted defiende, porque es alguien que no había dado ese paso, porque le transmite un mensaje que le hace pensar: «Madre mía, cómo estará el partido para que esta persona se haya puesto en contacto conmigo».

No, no.

¿No ha habido ninguna?

No voy contar ninguna llamada privada ni ninguna conversación privada.

No digo que me diga el nombre, digo que si ha habido alguna llamada o mensaje que le haya sorprendido en ese sentido. De alguien que hasta ahora estaba más en otra tesis y ha dado el paso hacia usted.

Es que las llamadas que se han producido son ya una eclosión de reflexiones y comentarios públicos. Casi no hace falta saber más.

¿Lo mismo ha sido en privado?

Hasta ahora se podía producir alguna llamada furtiva, algún comentario de tipo: «Cayetana ha dicho esto». Conversaciones más privadas. Pero ahora la gente está hablando mucho más en público.

¿Se ha perdido el miedo?

Es que el miedo es una palabra que colocaría al resto de la gente que no ha hablado hasta ahora en una situación que no creo que sea justa, como si hubiera sido gente que ha tenido miedo de hablar. La gente no hablaba por muchos motivos; algunos quizá por miedo, muchos por su manera de entender la responsabilidad ante su partido. Y eso es muy válido.

¿Por lealtad?

Por lealtad, por responsabilidad. Hay gente que cree que no conviene hablar porque nos perjudica electoralmente. Y eso es perfectamente legítimo. Lo que ha pasado es que la derrota produce la sensación de que tenemos que intentar todos contribuir a arreglar esto. Y probablemente sea la hora de expresarnos públicamente sobre cómo tenemos que arreglar esto. Creo que la rueda del presidente comentando los resultados electorales ha contribuido a que mucha gente, que en otras circunstancias no habría hablado, haya decidido hacerlo.

¿Por decepcionante?

Sí, creo que sí.

¿Por qué? ¿Porque no hizo autocrítica?

Por la ausencia de autocrítica y por la sensación de que no iba a cambiar absolutamente nada y que todo seguiría igual. Y la derrota ha convencido a mucha gente de la necesidad profunda de cambios, y la sensación de que el presidente estaba diciendo «aquí no va a cambiar nada» ha motivado a la gente a decir: «Tenemos que cambiar». Y el cambio empieza por expresar nuestra opinión sobre esa necesidad.

Voy a insistir: ¿alguna llamada sorprendente? Simplemente, alguien que no esperaba que diera ese paso.

¿Qué puede haber más sorprendente que el presidente de una Comunidad Autónoma diciéndole al presidente del Gobierno que se mire ante el espejo? Contésteme a esa pregunta.

En el PP, porque los barones del PSOE se disparaban de una manera tremenda, no solo en la última etapa.

A Zapatero nunca le dijeron que se mirase en el espejo.

¿Y a Felipe González?

Igual. Por eso lo digo. ¿Qué puede haber más sorprendente que eso? ¿Qué puede haber más sorprendente que el Gobierno de una Comunidad Autónoma pida la dimisión de un ministro? Estamos asistiendo a cosas muy sorprendentes. Cualquier llamada que yo haya podido recibir no supera en contenido sorprendente a ninguno de estos hechos.

Cayetana Álvarez de Toledo para JD 9

Fotografía: Guadalupe de la Vallina

73 comentarios

  1. Pingback: Cayetana Álvarez de Toledo: «El PP necesita nuevos equipos y nuevo liderazgo»

  2. Si, si, magníficas personas.

  3. Varias reflexiones:
    – En primer lugar, se trata de tirar la piedra y esconder la mano, se dicen cosas globales y teóricas sin decir nombres aparte de Rajoy y la alusión al rapero Monago. Si fuese consecuente con lo que dice tendría que haberse marchado del PP hace tiempo.
    – En segundo lugar, todos son populistas menos el PP: Aquí podríamos citar varios ejemplos de frases míticas como: “Que vienen los soviets” o “el IVA de los chuches”.
    – Por último tema Cataluña: La contribución más destacada del PP catalán en los últimos años ha sido colocarle micrófonos a la ex amante de Jordi Pujol Jr. Gracias a la política del PP consistente en decir a todo que no sin dar una sola razón, el independentismo sigue creciendo.

    • Me fascina la buena consideración de la que al parecer goza Borja Sémper, responsable de hacer desaparecer a su partido en su provincia. Un escaño en las elecciones forales (de cincuenta y uno) y la irrisoria cifra de 7 concejales en toda Gipuzkoa (por los cuatrocientos de EH Bildu, por ejemplo) son el ridículo poder institucional obtenido por el partido que dirige Sémper en el territorio. Sin embargo para algunos parece ser la gran esperanza blanca del partido a nivel nacional y no para de salir en los medios. Que alguien me lo explique, por favor.

      • Perdón, no era una respuesta al comentario de Manolinho ni a ningún otro. Me he colado :S

        • fàcil, es joven, guapo, hace surf y escribe poesìa… que no haya dado un palo al agua en su vida, que haya vivido (muy bien) al calor del PP y que le sacara buen partido a esa concejalìa de urbanismo que tuvo, no tiene mucha importancia…

  4. Habla de Trías cuando el hermano del numerario le ha ofrecido los concejales del PP para que no gobierne la Colau.

    En mi opinión es otra de tantas, o tantos, que se autodenominan liberales pero luego ves de quién se rodean y la subvención o el contrato público más que discutible, sólo hay que ver la publicidad institucional que ha recibido la emisora en la que ha colaborado, no sé si lo sigue haciendo, y que no tiene justificación alguna con los índices de audiencia, están presentes a la orden del día.

  5. Una de dos: o te sale bien y subes como la espuma o Mariano tiene tu cabeza mañana en una bandeja de plata antes de comer.

  6. El PP lucha sobre todo y cueste lo que cueste contra el populismo. El PP encabezados por los nacionalismos y los partidos emergentes en la izquierda. Según dice, el nacionalismo es la cara más evidente del populismo. Y otras prácticas del populismo son crear enemigos comunes y externos, en ofrecer soluciones falazmente sencillas. Pero el PP no cae en populismos, claro. Porque el PP no el mayor ejemplo de nacionalismo de este país. Porque el PP no se acaba de meter en una lucha por legislar sobre las actitudes ante el himno patrio antes de meter mano a otros muchos problemas que le atañen directamente, como la corrupción. Eso no es un ejemplo de nacionalismo, o en todo caso sería de nacionalismo justificado, no? Porque el PP no legisla contra los nacionalismos legales de un lado pero hace la vista gorda con los nacionalismos ilegales del suyo.

    Claro, y el PP tampoco se inventa enemigos comunes y externos, como es criminalizar los propios nacionalismos en Cataluña y el País Vasco, como es hacer pasar a todo contrincante político como simpatizante, aliado o incluso activista de ETA. Porque el PP no habla más de Venezuela que la propia Venezuela. Porque el PP no tiene en su argumentario una larga lista de enemigos predefinidos como son Cuba, Venezuela, el Comunismo, los nacionalismos, los pobres, la izquierda radical, incluso ISIS.

    Me puede causar hasta cierta simpatía la sinceridad con la que habla esta mujer, pero sigue representando el mal endémico del PP, que es no ser consciente de las mentiras y las falacias de su propia ideología, no ser consciente ni tras plantearlas ella misma y ponerlas sobre la mesa, no es capaz de comprender que las mentiras que les atribuyen a los demás no hacen más que definirlos a ellos mejor que a cualquier otro.

  7. Compartiendo buena parte del fondo que transmite Álvarez de Toledo (¿tendrá que ver con el viejo duque de Alba?), me parece que adolece de ciertas cosas necesarias para erigirse en el Pepito Grillo del partido en el que milito críticamente desde hace ya largos años (mucho más que ella, que encima es cargo público).

    Las críticas que le hace a PODEMOS son vagas y cobardes. Amaga, da vueltas una y otra vez con lo del populismo, pero no aporta ejemplos concretos de políticas peligrosas (y lo tenía a huevo con las recientes declaraciones de Colau diciendo que las leyes que le parezcan injustas pueden incumplirse), cuando las hay a borbotones:

    – subida IRPF, Sucesiones y restauración del Impuesto sobre el Patrimonio (impuesto confiscatorio de pleno derecho si se me permite). O sea, las clases medias, media-altas aún más exprimidas. Medida de ingreso, pero mala (no crea ninguna riqueza).
    -paralizar desahucios de deudores de buena fe (¿¿??). Ipso facto, subida de alquileres y exigencia de mayores garantías. Medida de gasto.
    – la implantación del procedimiento judicial simplificado para la reestructuración y cancelación de deudas: o sea, perjudicar los ya de por si perjudicados balances bancarios españoles (con el riesgo de volver a andar con problemas de deuda financiera soberana y sectorial), y aplicar quitas a toda la cadena de valor económica. Porque cuando una persona se aplica una quita está perjudicando a todo aquel que de buena fe era acreedora de dicha persona. Medida que favorece a uno pero perjudica a otros.
    – Aproximar las RMI, de forma gradual y en virtud de las posibilidades,
    al Salario Mínimo Interprofesional (SMI) anual. Eso supone un déficit público de, como poco, algunos miles de millones de euros (extracción de rentas del futuro al presente. Un logro económico a todas luces). Medida de gasto.
    – Revisión de los procesos privatizadores del sistema
    público de salud emprendidos a nivel autonómico para revertir
    dichos procesos en la medida de lo posible. Inseguridad jurídica tremenda. Posible medida de gasto.
    – Elaboración del PIA (Plan Individualizado de Atención), en un plazo
    máximo de tres meses: medida de gasto.
    – Terminar con la austeridad fiscal, empezando por el ámbito competencial
    de las comunidades autónomas. Medida de gasto.
    – Las comunidades autónomas aplicarán una
    política salarial para sus trabajadores que, de igual forma, les permita
    mantener el poder adquisitivo y recuperar el perdido durante la
    crisis. Medida de gasto
    – Recuperación de los recursos humanos para potenciar las acciones
    de orientación, formación y colocación de los servicios públicos
    de empleo. Medida de gasto.

    Y así pueden señalarse decenas de MEDIDAS DE GASTO más (derogación de bonificaciones, impuestos ambientales, nuevos planes de inversión en I+D+i, planes de estímulo verdes, plan de ayudas a la economía social, ecotasa, Plan Especial de Promoción de las Actividades Culturales, renegación del pago de la deuda autonómica, revisión a la baja de las tasas universitarias…)

    En actuales ejercicios donde acumulamos déficits anuales cercanos al 5% anual, con estas medidas nos iríamos a entornos del 10-12%, esto es, entre 100.000 y 125.000 millones anuales de déficit. En 3-5 años, sólo los intereses de la deuda de España se comerían el 8-10% del PIB, que unidos a las pensiones, al desempleo (en 4 años seguiría muy por encima del 15%), nos conducirían al default financiero. En 5 años España podría superar un déficit público del 150%. Rescate por parte de la UE, si es que nos quiere rescatar entonces.

    De las 215 propuestas del programa autonómico de PODEMOS, el 95% son de gasto. En el 5% restante, abundan las de cancelación o quita de deuda, que no son de estimulo en realidad sino de transferencia de perdida económica.

    UN PREVISIBLE DESASTRE ECONÓMICO.

    • No robar. No privatizar empresas públicas y regalarlas a sus compañeros de pupitre. No permitir estafas varias como las “subastas” del mercado eléctrico o nuestro glorioso impuesto al sol. Que la política municipal no venga dictada por los caciques del ladrillo. Apoyar la sanidad y educación pública porque, objetivamente, es mucho más barata. No construir aeropuertos sin aviones ni AVES a Almendralejo de Abajo. No llenar las administraciones públicas de enchufados a dedo… ¿ha visto como no es tan difícil ahorrar?

    • “-paralizar desahucios de deudores de buena fe (¿¿??). Ipso facto, subida de alquileres y exigencia de mayores garantías. Medida de gasto.”

      A: cuando usted habla de medidas de gasto, supongo que se refiere al incalculable coste de enviar familias a la calle. . .En fin, entiendo que a usted eso le da igual, pero entonces hablemos en términos de dinero : al país le conviene gastar tanto dinero en funcionarios para ejecutar desahucios? Es más : si llenamos las calles de familias pobres, seguirán viniendo tantos turistas? Al fin y al cabo, como usted viene a decir, esos gastos (subida de alquileres) los asumirán las familias que puedan pagar su alquiler, y en todo caso aumentará la recaudación estatal. Tal vez su oposición radique en que si ya es imposible pagar los alquileres actuales, sabe tan bien como yo que los bondadosos propietarios de pisos que los alquilan a 800 y pasarían a alquilarlos a 900 acabarían ingresando menos que antes? Y siendo así, no le parece que esas pataletas de que el mercado no soportaría el cese de los desahucios no es más que el intento de esos propietarios de mantener ese chollo que supone vivir de que la gente viva bajo un techo? Y por penúltimo, no cree que al Estado le saldría más a cuenta que la mayoría de personas pagaran menos alquiler, y destinaran el dinero restante/sobrante a intereses variados, en lugar de destinar entre el 30 y el 60% de los ingresos a alimentar los ahorros de un colectivo mayoritariamente anquilosado y anquilosador como el de los propietarios de múltiples pisos? Que al final tal vez habrá que desamortizarles sus inmuebles, tanto por nuestro bien como por el suyo : hay que ver lo que sufren los pobres cuando ven peligrar un solo céntimo ; yo esa vida tan dura no se la deseo a nadie. Y como sé que son sacrificados y no renunciarán, creo que al final les tendremos que empujar a que lo hagan. Que además no paramos, oye, que una vez incluso insinuamos que les haríamos pagar un cánon por no alquilar sus inmuebles. Y eso que ellos solo los tienen vacíos para que no baje el precio, y con ello se hunda este bendito país.

    • Bien dicho.

  8. Hay que ser más hábil para tomarle el pelo a la gente señora marquesa. Saludos Cayetana.

  9. El PP necesita autodisolverse o ser ilegalizado
    Su origen, trayectoria, corrupción, ideología y radicalismo, junto a su incompetencia, no lo hacen apto para participar de la vida democrática del país.
    Todo ello, sin nombrar el enorme daño que le está haciendo a la gente, ala democracia y al país.

    • Totalmente de acuerdo.

    • Muy bien, así se soluciona todo. Luego algunos se quejan de que hablemos de “fachas de izquierda” y es usted un claro ejemplo. Tenemos una derecha folclórica y anacrónica y luego una izquierda sectaria y con la virtud de poseer la verdad absoluta (y si no eres un reaccionario). Así nos va.

      • Su juicio sobre mi persona carece de valor. Haga un contra argumento que rebata, objetivamente, lo que es el PP. Si puede.

        • Representa a unos cuantos millones de votantes que no están del todo de acuerdo con la corrupción, pero que creen (erroneamente?) que las otras opciones son peores…

          He ahí el porque no tiene sentido ilegalizarlo como partido… Y decir que necesita autodisolverse es tan absurdo como decir que usted necesita suicidarse… ¡Impensable! Hace más daño que su intervención, por muy lesiva que se pueda considerar.

          El daño a la democracia se hace también insultando y menospreciando, y no respetando la legalidad vigente.

          El PP ha hecho mucho daño a mucha gente con sus políticas de ayudar a a los ricos para quizás en un futuro (preferiblemente lejano) salvar a los pobres (Ella también quiere que no haya pobres, pero primero defender los privelegios de los ricos que para eso se lo merecen más… JA!). Pero “matar” al PP es conseguir que se mantenga con un nuevo nombre… o peor que la extrema derecha recupere a sus votantes naturales… esa que sí ilegaliza el aborto o Podemos y clama por un líder que vuelva a “poner orden” (me pregunto si son conscientes los que dicen eso del horror que representa).

    • Enhorabuena.
      Este es el comentario más tonto y sectario de todo los que he visto en una entrevista en jotdown, y mira que la competencia era grande.
      Muchas felicidades.
      Por cierto, lo que sería bueno que se disolviese sería ese pensamiento cainita del “enemigo” que me atrevería a decir que roza lo fascistoide.
      Enhorabuena también a jotdown por la entrevista, esta tal Cayetana dice muchas verdades. Y ya se sabe lo que pasa con la verdad: que a veces duele.

  10. El mensaje del tal Pedo, que me antecede, es de órdago xD. Supongo que es la pulsión totalitaria que según Revel anida en todos los seres humanos.
    Me voy a mojar con un pronóstico arriesgado: creo que el próximo presidente del gobierno será Pedro Sánchez, aupado por Pablo Iglesias. Pero durarán poco, me temo. Le sustituirá Cayetana Álvarez de Toledo, aupada por Albert Rivera. La única duda que tengo es si ser aristócrata le puede pasar factura. Al fin y al cabo la envidia campa a sus anchas por España, as ever.

    • Quise decir Pedro, no Pedo. Aunque alguno piense que el error está bien traído.

    • Toda una paradoja, calificar de “pulsión totalitaria” la opinión de otros, para ¡¡defender al PP!! Un ejemplo de apertura democrática ellos.
      Máxime cuando ni un solo argumento puede ser refutado, para defenderlos.
      El PP es un peso muerto insufrible, para este país. Y su subsistencia política no puede ser remitida a una simple cuestión de tolerancia hacia las aberraciones de ese “partido”. Los que defienden a algo como “el PP”, no han entendido nada, porque parte del drama de ese partido, no es precisamente atribuible al totalitarismo de los demás.
      Su drama, está dentro de ellos. No en resto de las personas. Pobre gente.

      • Decir que quieres silenciar a una organización por el daño difícil de cuantificar que hace… es similar a los que abogan por ilegalizar a Podemos por el daño que pueden causar… O que el PSOE entero debiera estar en la cárcel por los ERE de Andalucía.
        Pocos aquí votarán al PP, pero como Voltaire, están en completo desacuerdo, y aún así defienden el derecho del adversario a expresar su opinión… cosa que tú le niegas al PP, o las miles de personas que lo conforman y a los votantes que lo eligen.

  11. “Al fin y al cabo la envidia campa a sus anchas por España, as ever.”
    Querrás decir la corrupción, so “demócrata”.
    (Lo de la caja B del partido podrido, seguro que son infundios, a que sí?)

    • ¿qué partido, qué empresa, y si me apuras, qué ciudadano -con posibles, evidentemente- no tiene caja B?

    • No, la corrupción sólo campa a sus anchas en épocas de vacas gordas, y se destapa en época de vacas flacas.
      Y sí, lo de la caja B es cierto y es una corruptela gordísima de tomo y lomo. Es lo que va a permitir a Cayetana hacerse con el PP, sino tendría cero posibilidades.
      Un consejo: aparque sus prejuicios al opinar. Soy un abstencionista desde hace muchos años.

      • “Es lo que va a permitir a Cayetana hacerse con el PP, sino tendría cero posibilidades.”
        El que tiene 0 posibilidades como adivino … eres tú.
        (O es que tienes contactos en las más altas esferas? -entre los jefes de verdad, los que les dicen a los capataces lo que tienen que hacer-)
        Y no entiendo lo de los prejuicios .. no eres “demócrata” entonces? Ningún partido está a tu nivel, y por eso no votas? Preferirías que no hubiera elecciones?

  12. Creo que la Sra. Pastor debería haber mencionado alguna vez más a Pablo Casado. Setecientas veces es poco.

    • Sí, y parecía muy sorprendida porque se denomine populista a Podemos. Casi parecía enfadada. Cómo se le habrá ocurrido decir tal cosa a Álvarez de Toledo …

  13. Ana Pastor, con su estilo habitual, quiere respuestas para sus preguntas de SÍ ó NO.

    Esto no es una entrevista, es un interrogatorio y os digo que no veo a Álvarez de Toledo en posición de hacer nada por este país pero es que, coño, esta señora cuasiperiodista me hace sentir más simpatía por los interrogados del PP de lo que cabría esperar.

    Por cierto, Cayetana, no sé si eres ambiciosa, trepa o renovadora pero saliendo del tiesto abiertamente no te veo ni con el PP ni con Ciudadanos ya que dejas de parecer confiable. Suerte.

    Enhorabuena por las fotografías.

    • Ana Pastor no quiere respuestas de Sí o No… quiere que sus entrevistados no eviten temas peligrosos con evasivas generales, o si lo hacen que quede claro que lo están haciendo. Le gusta intentar buscar contradicciones en lo que postulan, porque es muy fácil construir un discurso aparentemente coherente si evitas mirar las incoherencias.

  14. Vista la entrevista, la única renovación posible del PP sería de caras. Una aristócrata que acusa de populismo a todos los demás, defiende la economía neoliberal y que está dispuesta a apalear a todos los catalanes y vascos hasta que aprendan cuánto los quiere España. Pues vamos, lo que viene siendo el PP desde antes que lo fundaran y todo.

  15. es una entrevista interesante, y la entrevistada tiene capacidad de análisis.
    espero que los rojeras de turno no la desechen inmediatamente por el simple hecho de ser una diputada del PP.

    Su análisis de los nuevos partidos, del populismo y de Ciudadanos me gusta.
    Hay una cosa que ella creo que no tiene en cuenta. Al PP le falta quitar la distancia con mucha gente que no tiene nada, y también tiene derecho a voto.
    Pablo iglesias lo dijo de forma magistral en la entrevista que le hizo Risto:
    “Es que no puede ser que yo hable de los pobres, y lo llaméis demagogia”
    Sí, la izquierda hace demagogia, pero la derecha vende pisos de Madrid a fondos buitre y deja niños en la calle.
    Hasta que no entendáis éso PP, no os sorprendáis de que os lluevan las tortas.

    Ahora bien, no dudo de que en el PP hay gente honrada, responsable y con capacidad de autocrítica.
    La maquinaria propagandística los ha erigido como malos de cómic, pero no hay mucha reflexión detrás de éso. Sí que hay mucha campaña electoral.

    Como última reflexión de un ex votante del PP que se ha pasado a Ciudadanos (y lee Jotdown asiduamente) Pablo Casado no, por favor. Gente con ese corte de pelo no.
    A Rivera e Iglesias no les va a dar ni para un diente. Como sucesores veo a Cristina Cifuentes y a Feijoo.

    • Una conjetura curiosa esa de que en el PP hay personas capaces de hacer autocrítica. Si las hay ¿por qué no han pedido la baja en el partido? ¿por qué apoyan a un partido que se financia con la corrupción? ¿Por qué a un partido que ampara a sus corruptos para que no tiren de la manta?¿por qué apoyan esos con capacidad crítica a quienes niegan el hambre infantil y dice que los niños españoles están obesos? ¿por qué apoya a un partido en el gobierno que mantiene una ley de deshaucios que sería impensable en Suecia, Holanda, USA, Alemania…? Realmente curiosa la conjetura, pedro. Un saludo

      • “me condenaron a 20 años de hastío por intentar cambiar el sistema desde dentro”
        a veces puedes irte, a veces puedes quedarte para cambiar las cosas.
        hay un sector que no está interesado en la regeneración del PP, sino en su aniquilación, y utilizan ese argumento.
        PSOE tuvo un problema gordísimo de corrupción hace 20 años, (Filesa y todo lo demás),y se renovó. Siguen vinculados a la corrupción (Andalucía) pero no se les ha ido de las manos como en la última etapa de Felipe González y ahora el PP.
        Comprendo que esta señora u otros se queden en el PP, quieren la regeneración del partido, no su aniquilación (lo que sospecho que sí querrías tú)

        • “y se renovó”
          eim????
          Te refieres a cuando se puso Rubalcaba? A eso lo llamas renovación????
          “pero no se les ha ido de las manos como en la última etapa de Felipe González y ahora el PP.”
          Nos ha “fastidiao”! Como que ahora no gobiernan!
          Qué pais, de verdad.

          • hablo de la última etapa de Felipe González.
            los escándalos eran diarios, y era un desfile similar al de ahora del PP.
            El PSOE no está exento de corrupción, soy de los que piensan que su corrupción es endémica.
            Pero ahora mismo, salvo Andalucía, la corrupción no está extendida, como en el PP.
            Regeneración hasta cierto punto, sí que hubo.

        • ¿Hace 20 años?

  16. Otra cosa que me parece muy curiosa es como los del PP en general y en este caso Cayetana Álvarez de Toledo en particular hablas sobre los nacionalismos a los que relacionan con el populismo e incluso con el nazismo.
    Pues bien, al final todos ellos son igual de nacionalistas que Artur Mas o Iñigo Urkullu (por poner dos ejemplos), la única diferencia es la bandera y el himno que los representa.

  17. Buena entrevista en la que Pastor consigue, con talento, mostrar la profundidad del pensamiento político de Cayetana Álvarez de Toledo que se puede resumir en: “¿el PP populista? no, no. Te lo juro”, Podemos es la reencarnación del maligno y el nacionalismo catalán ya… para qué te cuento.
    Eso sí, da muchas vueltas y se automatiza lo que haga falta.
    Menos mal que, aunque no sabe muy bien que ha hecho mal su partido, ni aclara en que consiste la renovación que exige con todo menos ímpetu, si sabe perfectamente lo que han hecho muy mal los otros: “Yo creo que Ciudadanos se ha equivocado de estrategia.”

    Pero mi escena favorita es cuando ya se ha enredado tanto en lo del populismo que estalla (es un decir)
    P. “¿No es exactamente lo que le ha pasado al PP? Prometer un programa que luego no cumple.
    R .¿Sabes quién fue, según mi opinión, y de alguna manera es, aunque todo es cuestión de grados, el padre del populismo aquí en España? Zapatero. Zapatero fue el padre del populismo en España en muchos sentidos.”
    Puro PP renovado.

  18. LAMPEDUSA

    • Supongo que eres joven… El lider del populismo y sus descamisados y la pana(que duró un mes escaso cuando llegaron al poder),fué el ínclito Felipe González, el del GAL.

  19. Comparado con la entrevista que.le hiciste a Pablo Iglesias..¡ que suavecita has estado aqui !. A esta no le dices “no me salen las cuentas” cuando habla de “un.PP fuerte, moderno, unido, COMPASIVO… (Compasivo !!! Quien ha estado abusando de la mayoria absoluta y todos los diputados felices aplaudiendo esos abusos durante 4 años). Por cierto, que se despacha agusto la chica echando balones fuera… no le apretas nada cuando dice que ZP es el padre del populismo ,sin embargo el PP lo ha hecho en su campaña y tu no le preguntas por que lo han practicado ellos.Tampoco le has insistido en que consiste ese “nuevo proyecto político” del que tanto habla… al contrario de como apretabas a Pablo con el.programa de Podemos, el cual pedías detalles precisos y concretos. Supongo que ya os.mandan.unas directrices de a quien apretar y a quien no.

  20. Solo una sugerencia, acaso útil para esa idea de la renovación del PP y bla bla bla y que constituye una cuenta pendiente que se empeñan en no saldar, comprensible por su endogámica constitución desde siempre: es mi opinión que deberían ustedes remontarse en el tiempo, asumir su pasado, reconocer sus orígenes franquistas y condenar (tal vez incluso pedir perdón por) aquel tiempo, y una vez realizado ese acto de contrición, podrían pasar ustedes a la filas de la derecha europea homologada y democrática. A partir de ahí, adelante. Ya, ya se supone que hay que dejar un buen puñado de cadáveres en el camino, los mismo que llevan colgados de la carreta, que les minan la credibilidad y cuyas caras sabemos de memoria.

  21. Excelente entrevista de una periodista comprometida con su oficio, que no es sino el de informar verazmente a los ciudadanos. Por lo demás, la Sra. Álvarez de Toledo, que ahora -las últimas semanas- propone un nuevo programa político, un nuevo dliderazgo, un nuevo equipo, se ocupa en ella de defender el programa anterior y no criticar al euipo anterior. Es la vieja forma de hacer política: hablo cuando las cosas se descomponen, no antes; hablo para reclamar la atención sobre mí, pero no digo nada que me pueda perjudicar ante los que todavía mandan en el partido. En definitiva, quítate tú para que me ponga yo, ¿para hacer qué? Pues más de lo mismo: pretender dar respuesta a los deshausios es populismo; la corrupción no afecta a la economía, lo malo es el populismo; a los que hay que rescatar/ favorecer es a la banca… La visión política de esta señora es tan simple como la de un cabrero de mi pueblo, pero diametralmente opuesta.

  22. Es porpulista porque me parece que… Y ya no he seguido leyendo

  23. Primer aserto: la corrupción es vomitiva.

    Segundo: Venga, hombre… se lo digo a Mr. X, por ejemplo. No robar, el mantra de no robar. La casta política española asciende a unas 150.000 personas, más o menos. De esas, pongamos que la mitad (yo diría que más, pero me quedo con la mitad), son del PP. Entonces, tenemos que hasta estas pasadas elecciones, había unos 75.000 cargos políticos del PP. A finales de 2014 había unos 400 políticos imputados (200 de los mismos del PP). Pongamos que tengamos ahora, tirando para arriba, 250 imputados del PP a junio de 2015.

    Y el PP tiene unos 75.000 cargos públicos (unos con más importancia que otros, claro). O sea, el PP tiene el ,33% de sus cargos imputados por corrupción. La media de las condenas sobre imputados en temas de “corrupción política” es de uno de cada cinco. O sea, que de esos 250 miembros imputados, recibirán condena alrededor de 50 personas. O sea, que tenemos que el 0,75 por mil de los cargos del PP serán condenados judicialmente por corrupción.

    Bien, pongamos que estos datos, que son aproximaciones más o menos ajustadas, se quedan en una cuarta parte, y que los roban en el PP son cuatro veces más. Pues no salen 200 condenados por corrupción.

    Y con esos 200 condenados por corrupción pretenden los podemitas obtener… ¿cuántos miles de millones de euros?

    La corrupción, repito, es vomitiva. Pero pretender pasarnos a los demás ciertas cosas por verdaderas es aún peor.

    Por cierto, ¿señáleme alguno de los abundantes podemitas que frecuentan estos lares un estudio serio que diga que la sanidad y la educación públicas son objetivamente más baratas que la privada? Los estudios más rigurosos publicados hasta la fecha dicen que esa conclusión no está ni mucho menos resuelta.

    Aquí, por soltar chorradas, que no quede. Y se queja usted del impuesto al sol, proponiendo que vengan los neocomunistas (sí, la extracción ideológica del 80% de los líderes de PODEMOS (Izquierda Anticapitalista) es esa), que por su perfil político no van a meternos más impuestos, qué va…

    No sé, yo encantado de renovar y cambiar muchas cosas de España (no al modo Ciudadanos, a los que les tengo también cierta prevención), pero veo un cacao en la izquierda muy serio, y eso me preocupa bastante, porque hay muchas posibilidades de que el próximo gobierno de España sea PSOE-PODEMOS (debe de ser porque el PSOE ya no es casta, claro).

    PODEMOS quiere que seamos como Dinamarca o Suecia, pero sin aplicar el 95% de las medidas que se aplican allí. Un día les discutiré como es el sistema fiscal escandinavo, cómo tratan el tema de la unidad de mercado empresarial, las facilidades que dan a las sociedades mercantiles, el ratio de funcionarios por trabajador que tienen allí y todos esos pequeños detalles que hacen que sea imposible encontrarnos en su situación aplicando propuestas diametralmente opuestas.

    Un detalle para los más avispados sobre la fiscalidad danesa. Según el estudio Doing Business, uno de los más reputados del sector; los beneficios empresariales en Dinamarca se ven gravados de media en un 27,7% (Estados Unidos y Alemania, con gobiernos conservadores, un 46% en ambos casos). El IVA es del 25% (SIN TIPOS REDUCIDOS), En materia de IRPF, sin entrar en bonificaciones ni deducciones, Dinamarca si es más exigente fiscalmente que España, a partir de 45000 euros, tributas al 59%. Pero curiosamente tienen establecido que ese, el 59%, ha de ser el tope de pagos por impuesto directo. En España, algunos “ricos” pagan más que ese 59% si suman IRPF y Patrimonio.

    Claro que habría que contar que el salario minimo profesional danés ronda los 2.000 euros mensuales (en España es casi tres veces menos).

    • Vaya piltrafa de post, y encima te crees que lo razonas. Tu estimación, muy bonitos los cálculos, los doscientos implicados, jajaja, y te quedas ahí. Parece que no sepas los miles de millones de euros que sí que se han estafado con Guertel, Púnica, Bankia, etc, etc, etc. Luego nos dices que los estudios más rigurosos no avalan la tesis de que la sanidad pública es más barata que la privada. Eso sí, te abstienes de mencionar cuáles son esos estudios. Y ya la traca viene con el tema danés. O sea, Podemos quiere que seamos como Dinamarca, pero sin aplicar gran parte de sus políticas. Es imposible. Pero lo que se te pasa por alto es que el PP lo que quiere es cuatro, entre los que se cuentan ellos mismos, vivan como daneses, y los cuarenta y pico millones restantes vivamos con una mano delante y otra detrás, para pagarles a ellos su vidorra. Las políticas del PP durante toda su historia y más aún durante esta legislatura han sido ideadas para favorecer a una élite económica y sumir a la gran masa trabajadora en la pobreza. Y eso es real, es su ideología. No me vengas con cálculos de chichinabo y estudios fantasma intentanto justificar lo contrario.

  24. Con personal como este, tendrían que estar contentos de que aún les vote tanta gente. Menuda vergüenza de personaje. Y mira que es fácil reconocer “El PP es populista, como todos los demás” pues ni eso. Ojalá hagan la renovación y no les vote ni la familia. Chorizos, eso es lo que son.

  25. Lo único que necesita el PP es disolverse como partido y perseguir judicialmente a todos lo que lo han hecho mal. No tiene otra salida.
    Y menos cuando se empieza a hablar de equipos y liderazgo, como si el planteamiento inicial, la ideología del partido, fuera la correcta.

  26. Madre mía , qué comentarios, esto parece un foro del “público” o “diario.es”.
    Aquí se quedan con el juguetito, tengo cosas mucho más importantes que hacer.

  27. Una entrevista muy pesada y redundante. Tanto por parte de las preguntas como de las respuestas.

    Pastor desea apretarle un poco las tuercas porque al fin y al cabo que un actor político se moje es lo que crea interés en cualquier entrevista política. Pero siempre pulsa las mismas teclas y de la misma manera. Debió pensar en alternativas.

    Si uno lee la respuesta que comenta “he pensado que era más eficaz hablar y debatir democráticamente, abiertamente, lealmente, constructivamente dentro del partido, pero que ese debate pudiera ser público, eso sería más útil y mejor para el partido.” puede decir que ha leído el 75% de la entrevista. Porque el resto es un redundar en las mismas generalidades y enunciados. Sí, sí, regeneración, hacer política, que los otros no habla con verdad. Hablar sin decir nada. Si no entra en cuestiones concretas y en ejemplos que expresen la raíz de sus ideas, es lo mismo que si hubiera contestado haciendo señas.

  28. Pingback: Mariano Rajoy obliga al Partido Popular de Galicia a una renovación de caras | PODEMOS ARRUINARTE LA VIDA

  29. aristocrata y politicas neo liberales en lo economico, lo que viene a ser un negro miembro del KKK. Igual lo que defiende es lo que entienden estos hijos de puta como liberalismo economico, coger recursos publicos y repartirselos entre la cuadrilla de ladrones que son. Si esta es la renovacion del pp se pueden ahorrar el viaje y el probable congreso extraordinario, que se queden como estan que viene a ser lo mismo.

  30. No acabo de comprender el enorme interés que los entrevistados “políticos” suscitan en la parroquia de Jot Down. Creo sobre todo que la explicación está, como casi siempre y en todos los ámbitos, en la fascinación que ejerce sobre la inmensa mayoría, la ensoñación acerca de acceder a ese poder al que tanto critican, meter las dos manos para robar a destajo como lo hacen sus ídolos, en definitiva ver colmadas sus bajas pasiones y esfumada la frustración de no poder nunca estar ahí, “en la pomada” para ser protagonistas al menos una vez, de ese privilegio que consiste en anular al prójimo sacando tajada desde una posición ventajosa. Como nunca he padecido ese tipo de comezón, las entrevistas a estos ejemplares me aburren lo indecible y me llevarian hasta el vómito si fuera capaz de finalizarlas.

    • Es decir, que los que leemos este tipo de entrevistas es porque deseamos ser políticos y robar todo lo que podamos pero no lo hemos conseguido.

      Con esas agudas e irrefutables reflexiones no sé que haces escribiendo en un foro de perdedores.

      Por cierto, que te gusta tanto sacar conclusiones sobre los demás, a primera vista lo que tú pareces es un acomplejado, si amigos, sin novia, que tienes una porquería de trabajo, que vive con su madre y se pasa el fin de semana masturbándose y jugando a la playstation.

      • ¿Y qué pasa? ¡Como en casa con la familia, masturbándose y con la playstation no se está en ningún sitio! ¡Si yo no te pido que me lo mejores, con que me lo iguales, tienes adversario tertuliano pa toa la vida! ¡Tábano!

        ¡

        • ¡Esto si es felicidad del trabajo ni hablar, ole ole, esto si es fenomenal vaya forma de volar ole ole …!

  31. Una entrevista demasiado larga con alguien que no tiene gana de contestar nada. Un personaje irrelevante.Políticos escurridizos ya tenemos demasiados.

  32. Las fotos son también la entrevista al personaje. Y capturan a esta mujer como una persona liviana en la explicación de los problemas de las personas, la típica que tuerce el gesto cuando se pone un ejemplo que no le gusta.

    Su concepto de lo populista es muy bonito hasta que le citan pobreza energética.. y ella habla de responsabilidad política. Si ésta es la renovación del PP…

  33. Dos horas contándos lo que debería hacer su propio partido. Bien, bien.

  34. Creo que hoy por hoy, Jot Down pertenece a la flor y nata de lo que se puede encontrar en la red y la prueba irrefutable es que incluso sus trolls, como los de algo más arriba, son de una categoria fuera de serie. Por favor, ¡no cambien!

  35. Esta señora, me he leído el texto entero, repite lo que dice siempre un político que està en la situación en la que se encuentra su partido, y que es lo mismo que decía hace treinta años, y supongo lo dirà dentro de otros 30. Más de lo mismo, siempre igual, pèrdida de tiempo, absoluta inutilidad, repetitiva hasta la saciedad en su nada, como lo del populismo, populismo, populismo. Salgo sintiendo que también yo no tengo otra opción: soy populista, bueno quizás mejor dicho populisto, pues con esta clase de gente pasan esas cosas.

  36. Pfff no sabía que Ana Pastor hacía entrevistas para Jot Down, qué pereza.
    Una entrevista de pura actualidad política, para eso ya están otros medios en los que tarabaja esa periodista, muy alejado de lo que espero de Jot Down la verdad…

  37. Pues me resulta curioso que se entreviste a una representate política que podría simbolizar, por su juventud y su actitud crítica, la renovación del PP y que cuando se rasca un poco en esa superficie encontremos más de lo mismo.

  38. No sabemos qué méritos, más allá de los conyugales, ha demostrado esta señora para estar en la posición en la que está. Sin embargo creo que su participación es muy positiva para nuestro país; con ella y similares quizá se pueda reducir por fin a la irrelevancia al partido político heredero ya no del franquismo sino de una tradición política de mayor raigambre, el feudalismo.

  39. Esta me recuerda, no sé por qué, a una secretaria recién despedida. Con ganas de aguarle la fiesta al jefe con barbita y cara de registrador de Lugo. Y no sabe cómo, claro. Yo me apuntaba al Opus. A ver si el Fdez me enchufa en Abengoa …

  40. Desde algunos circulos de simpatizantes del PP os decimos , con la situacion que tenemos con los corruptos y ladrones y los que puede que salgan todavia , mejor hoy que mañana cambiar nuevos equipos, nuevo liderazgo, despues hacer auditoria economica de patrimonio por consultoria externa ,a los mandos del partido PRINCIPALMENTE DESDE ALCALDES PARA ARRIBA ( incluido bienes en extranjero) y lo mas importante potenciar leyes que al aplicarlas todo el que meta la mano indebidamente en la caja del estado se le guillotine , si hay miedo a las penas por los delitos de corrupción que existe seguro que los que vengan pensando en hacer lo mismo , sean del partido que sean , se lo pensaran dos veces, recordar falla el sistema y la solución es mejorarlo pero para que no se de un caso mas de corrupción( todo implicado en corrupción mínimo 50 años en cárcel cumplimiento real para que no de tiempo a salir y gastar lo robado y no devuelto)–>> eliminación total de corrupción , si es posible.Saludos coordiales de un ciudadano que cree que si es posible,si se ponen los medios reales y adecuados ,eliminar esta lacra llamada corrupción . Isidro José ( en representación de Grupo Simpatizantes de Castellar de Santiago).
    Haria bien nuestro presidente de gobierno en pedir perdón a los españoles públicamente por el espectáculo y la imagen de nación que estamos dando en España y en el extranjero, es hora de arrimar el hombro los simpatizantes y militantes del PP principalmente y tomar decisiones importantes Arriba España

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies