Jot Down Cultural Magazine – Noventa mil toneladas de diplomacia: una breve introducción a los portaaviones del siglo XXI

Noventa mil toneladas de diplomacia: una breve introducción a los portaaviones del siglo XXI

Publicado por

Hace años me invitaron a un desfile de moda sobre la cubierta de un portaaviones americano atracado en la base naval de Coronado, en California. El desfile, coordinado por un diseñador de Los Angeles que insistía en llamarme «Cristina» en todos sus emails, formaba parte del programa de actividades que la Marina de los Estados Unidos organizó durante un fin de semana para las familias de los Navy Seal que viven en la base.

Este es uno de los muelles de la base naval de Coronado:

Imagen: DP. (Clic para ampliar)

Imagen: DP. (Clic para ampliar)

Nunca fui al desfile y no recuerdo el porqué, pero sí recuerdo el argumento con el que el diseñador me intentó convencer de que aceptara su oferta. «Los Navy Seal están muy fuertes y allí habrá muchos de ellos». A veces me imagino al hombre tirándole los tejos al Navy Seal equivocado y siendo lanzado a un kilómetro o dos de distancia con la catapulta de vapor de la cubierta del portaaviones. Si esas catapultas son capaces de lograr que un avión de combate de quince toneladas levante el vuelo en menos de cien metros de pista, es fácil imaginar lo que pueden hacer con un diseñador.

En realidad, mi fantasía es benevolente. Los nuevos portaaviones de la clase Gerald R. Ford, los más avanzados del mundo y cuya primera unidad entrará en servicio este mismo año, no están equipados con catapultas de vapor sino con las mucho más eficaces catapultas electromagnéticas (EMALS). Probablemente capaces de lograr que el diseñador catapultado aterrice en Papúa Nueva Guinea.

Esto es una EMALS. La EMALS crea una ola electromagnética que impulsa el gancho al que se ancla el avión de combate.

Imagen: DP. (Clic para ampliar)

Imagen: DP. (Clic para ampliar)

Y este es un vídeo que muestra una de las primeras pruebas de la catapulta sobre la pista de despegue de un portaaviones de la clase Ford. El proyectil de prueba es una vagoneta de dos mil kilos de peso en la que se ha montado una cámara GoPro.

A día de hoy, el diseñador sigue vivo, así que deduzco que a) tuvo ojo al escoger al Navy Seal adecuado o b) aterrizó de pie. Bien por él, en cualquier caso.

Por mi lado, eso es lo más cerca que he estado jamás de un portaaviones.

¿Cuántas Victorias de Samotracia hacen falta para hundir un portaaviones?

En 1908, el poeta italiano Filippo Tommaso Marinetti escribió uno de los poemas más bellos y extraños del siglo XX. Él lo llamó Manifiesto Futurista y con ese nombre ha pasado a la historia del arte.

En ese poema, Marinetti escribió cosas como:

Queremos glorificar la guerra —única higiene del mundo—, el militarismo, el patriotismo, el gesto destructor de los anarquistas.

Aunque el fragmento más conocido del Manifiesto Futurista es este:

Afirmamos que el esplendor del mundo se ha enriquecido con una belleza nueva: la belleza de la velocidad. Un coche de carreras con su capó adornado con grandes tubos parecidos a serpientes de aliento explosivo… un automóvil rugiente que parece que corre sobre la metralla es más bello que la Victoria de Samotracia.

Algunos han visto en el Manifiesto Futurista de Marinetti un precursor ideológico del fascismo cuando más bien lo es de Mad Max. En realidad, todas las vanguardias artísticas han sido totalitarias. Ni el cubismo ni el dadaísmo ni la música concreta fueron menos fascistas que el futurismo. ¿O acaso existe algo más fascista que la negación de la naturaleza humana? La misma palabra «vanguardia» proviene del lenguaje militar y un manifiesto no es más que una declaración de guerra.

Pero lo importante aquí es que en 1908 alguien pone por primera vez por escrito la idea de que esto:

Imagen: DP. (Clic para ampliar)

Imagen: DP. (Clic para ampliar)

… puede ser considerado «bello» en el mismo sentido en que es «bello» esto:

Imagen: DP. (Clic para ampliar)

Imagen: DP. (Clic para ampliar)

El 19 de febrero de 2016, ciento ocho años después de la redacción del Manifiesto Futurista, Tsevan Rabtan escribió esto:

En la cumbre de la civilización están esas máquinas perfectas, como el LHC o la Filarmónica de Berlín.

Dice Steven Pinker en La tabla rasa que el arte es el producto de tres adaptaciones evolutivas:

1. El ansia de estatus social.

2. El placer estético de experimentar objetos adaptativos.

3. La capacidad de diseñar artefactos para conseguir los fines deseados.

Según esta definición, el acelerador de partículas LHC y la Filarmónica de Berlín son, además de «máquinas perfectas y cumbre de la civilización», arte.

Esta última frase hay que entenderla bien. Lo que es arte no es solo lo que esas máquinas producen (ciencia en el caso del LHC y música en el de la Filarmónica de Berlín) sino también la máquina en sí misma, independientemente del fin para el que fue creada.

Y es en este sentido en el que también son arte los portaaviones. Esas obras maestras de la ingeniería naval tan merecedoras de figurar en la cumbre de la civilización humana como el LHC o la Filarmónica de Berlín.

Lo que diferencia al LHC o la Filarmónica de Berlín de un portaaviones es que lo que este produce (muerte) no suele ser considerado arte. Aunque nadie podrá negar que desde un punto de vista estrictamente estético, e incluso humanitario, hay maneras y maneras de morir. Solo hay que comparar la estilizada muerte del militante del DAESH que es volatilizado por el misil de un dron MQ-1 Predator estadounidense con la munición viva que los cruzados utilizaron en 1099 durante el asedio de Jerusalén (el procedimiento consistía en capturar a un musulmán y catapultarlo por encima de las murallas).

Durante la cruzada albigense, más de cien años después, las cosas se habían civilizado un poco: ya no se catapultaba a los prisioneros vivos por encima de la muralla sino solo sus cabezas. O sus cadáveres en el caso de que hubieran muerto de peste o de cualquier otra enfermedad altamente infecciosa: la guerra bacteriológica es más vieja de lo que solemos pensar.

Imagen: DP. (Clic para ampliar)

Imagen: DP. (Clic para ampliar)

(Sé lo que están pensando. Lanzar seres humanos vivos con una catapulta no es especialmente útil si lo que se pretende es derribar murallas o edificios de piedra. Pero pónganse en la piel de un sitiado que ve volar a su gimoteante primo hasta espachurrarse en el minarete de la mezquita. La estampa —y nunca mejor dicho— debía de resultar profundamente desmoralizadora. Y ese, el de la moral, es un detalle importante. De ahí la antigua costumbre de pintar de rojo las cubiertas de los navíos de la armada británica: para disimular la sangre de los caídos y no deprimir a los que aún continuaban en pie.)

Pero volviendo a los portaaviones

Los portaaviones no son ni por asomo los mayores barcos jamás construidos. Los de la clase Ford, que se bastarían por sí solos para arrasar sin excesivos problemas los ejércitos de la mayoría de los países de este planeta, miden un campo de fútbol menos que el Seawise Giant, el mayor petrolero jamás construido. Aunque lo que diferencia a ambos buques no es tanto su longitud como su desplazamiento en máxima carga (el peso del buque cargado hasta el límite de su capacidad): ciento diez mil toneladas para el Gerald R. Ford por las casi seiscientas cincuenta mil del Seawise Giant.

Este es el Seawise Giant (que fue rebautizado como Jahre Viking entre 1991 y 2004).

Imagen: DP. (Clic para ampliar)

Imagen: DP. (Clic para ampliar)

Y este es el USS Gerald R. Ford CVN-78.

Imagen: DP. (Clic para ampliar)

Imagen: DP. (Clic para ampliar)

Portaaviones son también, por ejemplo y sin ir más lejos, los Destructores Estelares de La guerra de las galaxias:

Imagen: DP. (Clic para ampliar)

Imagen: Lucasfilm. (Clic para ampliar)

O la Battlestar Galactica:

Imagen: SyFy. (Clic para ampliar)

Imagen: SyFy. (Clic para ampliar)

O el USS Flagg de la línea de juguetes GI JOE (cuyo diseño se basa en los portaaviones de la clase Nimitz):

Imagen: Mattel. (Clic para ampliar)

Imagen: Mattel. (Clic para ampliar)

O los Helitransportes de SHIELD de los cómics de la Marvel, que no pasarían de la fase de boceto previo en la escuela de ingenieros del ejército porque su cubierta de vuelo en ángulo, esa en la que se supone que aterrizan los aviones, empieza en una tobera y acaba en una gigantesca hélice. Un solo error en el ángulo de entrada en pista y acabas incrustado en la tobera. Un solo error en la maniobra de anclaje durante el aterrizaje y acabas triturado por la hélice. Y el Helitransporte, a pique en cualquiera de los dos casos.

Imagen: Marvel Studios. (Clic para ampliar)

Imagen: Marvel Studios. (Clic para ampliar)

En algo sí acierta el diseño del Helitransporte y es, precisamente, en su cubierta de vuelo en ángulo con respecto al eje central del navío. Su ventaja es doble. En primer lugar, la cubierta en ángulo permite operaciones simultáneas de despegue y aterrizaje (se aterriza en la pista en ángulo, entrando desde la popa, y se despega desde la pista de proa). Y, en segundo lugar, permite que los aviones que fallan en el anclaje aborten la operación y remonten de nuevo el vuelo sin poner en peligro el resto de aparatos estacionados sobre la cubierta.

Los portaaviones son los dinosaurios de las naves espaciales

Es posible que la civilización humana se extinga antes de que podamos construir naves espaciales como las de La guerra de las galaxias. Pero si esas máquinas llegan algún día a hacerse realidad, los portaaviones del siglo XX serán sin duda considerados como sus antepasados remotos.

La diferencia entre un Destructor Estelar y un portaaviones moderno es la potencia de fuego. Los portaaviones no están diseñados para arrasar ciudades o navíos enemigos a cañonazos sino como bases móviles. Un portaaviones proyecta fuerzas de combate aéreo a grandes distancias pero no ejerce esa fuerza por sí solo. De eliminar a cualquiera que intente acercarse al portaaviones se encarga su grupo de ataque, que normalmente está compuesto por el mismo portaaviones, un crucero de misiles, dos buques portahelicópteros especializados en guerra submarina, dos destructores o tres fragatas, un número indeterminado de submarinos nucleares y otros barcos de apoyo (como un buque cisterna).

Imagen: DP. (Clic para ampliar)

Imagen: DP. (Clic para ampliar)

Los primeros antepasados de los portaaviones modernos fueron los barcos portaglobos. Los portaglobos no eran navíos de ataque (aunque los austríacos intentaron bombardear Venecia con un globo lanzado desde uno de estos barcos). Su objetivo era ampliar al máximo el campo de visión de su ejército. Los buques portaglobos tuvieron una vida corta y desaparecieron a principios del siglo XX.

La de la imagen es una barcaza portaglobos primitiva utilizada durante la Guerra de Secesión estadounidense.

Imagen: DP. (Clic para ampliar)

Imagen: DP. (Clic para ampliar)

Pero los padres de los portaaviones modernos son sin lugar a dudas los portahidroaviones. El primer hidroavión fue construido en 1910 y apenas un año después apareció el primer barco capaz de transportarlos. Los hidroaviones eran depositados y retirados del agua con una grúa.

El primer barco de la historia que llevó a cabo un ataque con hidroaviones fue el japonés Wakamiya en 1914, durante la I Guerra Mundial. Pocos años después se inventó una catapulta capaz de lanzar el hidroavión desde la plataforma de despegue del barco. Muchos de esos portahidroaviones fueron reciclados como portaaviones durante la II Guerra Mundial.

Este era el portahidroaviones japonés Chitose.

Imagen: DP. (Clic para ampliar)

Imagen: DP. (Clic para ampliar)

La mayor batalla naval de la historia

La primera gran batalla naval protagonizada por portaaviones tuvo lugar entre el 4 y el 7 de junio de 1942 cerca de la isla de Midway, en el centro del océano Pacífico.

En junio de 1942, la flota japonesa, a las órdenes del almirante Isoroku Yamamoto, dominaba casi por completo el Pacífico. Seis meses antes, un ataque sorpresa contra la base de Pearl Harbor había hundido o inutilizado todos los acorazados estadounidenses allí atracados. Por suerte para los americanos, los tres portaaviones de su flota se encontraban lejos de Hawai en el momento del ataque. Si Japón los hubiera hundido habría ganado la II Guerra Mundial en el escenario del Pacífico. Aunque ahora pueda parecer ciencia ficción, la posibilidad de que el ejército japonés pusiera pie en tierra en Seattle o en las playas de California y conquistara EE. UU. era perfectamente imaginable en 1942.

Diez días después del ataque a Pearl Harbor, las autoridades estadounidenses pusieron al mando de toda la flota del Pacífico al almirante Chester Nimitz. Pocas semanas después, un mensaje interceptado por los americanos permitió averiguar que los japoneses se preparaban para atacar Midway. Yamamoto contaba con cuatro portaaviones para el ataque y doscientos cuarenta aviones. Los americanos solo contaban con dos portaaviones y medio. El medio era el Yorktown, que había resultado muy dañado tras un ataque reciente en el mar del Coral.

Conociendo que el objetivo japonés era Midway, Nimitz situó su flota a unos quinientos kilómetros al norte de la isla. Mientras esperaban la llegada de los navíos de Yamamoto, Nimitz y los almirantes Fletcher y Spruance recibieron el aviso de que otra flota japonesa se dirigía hacia las islas Aleutianas, dos mil kilómetros al norte de Midway. El dilema de Nimitz era evidente: si protegía las islas Aleutianas enviando hacia allí a su flota o parte de ella, los japoneses se harían fácilmente con Midway, que tenía un valor estratégico muy superior. Nimitz decidió no responder al obvio señuelo japonés y continuar con su plan inicial de esperar agazapado.

Ciento ocho aviones japoneses iniciaron la batalla atacando la isla de Midway, que apenas pudo defenderse. Yamamoto creía en ese momento, erróneamente, que la flota americana se encontraba en Pearl Harbor. Poco después, un avión de reconocimiento descubrió la flota americana a apenas trescientos kilómetros de la posición de la japonesa, lo que implicaba la pérdida del factor sorpresa para Nimitz.

Pero entonces la suerte se alió con los americanos. El almirante japonés Nagumo pecó de prudente (la cultura militar japonesa no estimula precisamente el riesgo y la iniciativa) y Fletcher, en cambio, ordenó atacar de inmediato con todos los aviones disponibles. El ataque americano fue caótico y tuvo un alto coste en aparatos derribados pero saturó las defensas del enemigo y permitió que los aviones llegaran a la flota japonesa en el peor momento posible para ella: justo en el preciso instante en que el personal de los cuatro portaaviones nipones retiraba las bombas destinadas al segundo y definitivo ataque sobre la isla de Midway para sustituirlas por los torpedos con los que pretendían hundir la flota enemiga. Bombas y torpedos se amontonaban en la cubierta de los portaaviones junto a los cazas cargados de combustible cuando los aviones americanos lanzaron sus propias bombas. El ataque provocó devastadoras explosiones en cadena.

Los cuatro portaaviones japoneses fueron hundidos por los norteamericanos. Tres de ellos en apenas seis minutos. El cuarto, el Hyryu, no lo hizo hasta el día siguiente, con más de cuatrocientos hombres a bordo y el contralmirante Yamaguchi atado al puente. Los japoneses perdieron más de tres mil hombres en la batalla. Los americanos, trescientos.

En la foto, la columna de humo provocada por el impacto de una bomba sobre la cubierta del portaaviones Yorktown, durante la batalla de Midway.

Imagen: DP. (Clic para ampliar)

Imagen: DP. (Clic para ampliar)

El portaaviones japonés Soryu navega en círculo para evitar los torpedos americanos mientras es bombardeado por los B-17.

Imagen: DP. (Clic para ampliar)

Imagen: DP. (Clic para ampliar)

Con la batalla decidida, un submarino japonés hundió el Yorktown, muy dañado tras el ataque de los aviones japoneses, y reventó el destructor Hamman, encargado de protegerlo durante su retirada. Fue un último arrebato de orgullo. En realidad, tras su victoria en Midway, EE. UU. era el virtual ganador de la II Guerra Mundial también en el escenario del Pacífico.

En la foto, el momento en que el portaaviones americano Yorktown es alcanzado por un torpedo lanzado por un avión japonés Nakajima B5N.

Imagen: DP. (Clic para ampliar)

Imagen: DP. (Clic para ampliar)

Construyeron una máquina de matar de cien mil toneladas y lo que pasó después te sorprenderá

No hay discusión posible. El mejor eslogan de la historia de la publicidad es el de la empresa aeroespacial y de defensa estadounidense Northrop Grumman: «Noventa mil toneladas de diplomacia».

Imagen: DP. (Clic para ampliar)

Imagen: DP. (Clic para ampliar)

Northrop Grumman es la empresa responsable del diseño de los nuevos portaaviones de la clase Gerald R. Ford. El primer navío de la clase Ford, el USS Gerald R. Ford (CVN 78), navegará este año los mares. El segundo, el USS John F. Kennedy (CVN 79) lo hará en 2020. Los Gerald R. Ford miden setenta y seis metros de alto por trescientos treinta siete de eslora, desplazan cien mil toneladas y transportan hasta noventa aviones de combate. Los Gerald R. Ford han sido diseñados para mantener un ritmo de ciento sesenta salidas de combate durante treinta días seguidos y un máximo de doscientas setenta en un solo día, aunque estimaciones más modestas sitúan esas cifras en ciento veinte y doscientas cuarenta.

En realidad, portaaviones, lo que se dice portaaviones, solo lo son los americanos de la clase Nimitz (y desde este año, los americanos de la clase Ford). Lo del resto del mundo son navíos de cubierta plana y tamaño medio, muchos de ellos reliquias de la Guerra Fría que en algunos casos ni siquiera abandonan el atracadero en el que languidecen desde hace años.

En la foto el portaaviones USS John C. Stennis (CVN 74) y un amigo estrecho de pecho, el británico HMS Illustrious (R06), fuera de servicio desde 2014.

Imagen: DP. (Clic para ampliar)

Imagen: DP. (Clic para ampliar)

Siendo generosos se pueden contar treinta y cinco portaaviones en activo en el mundo. Diecinueve de ellos son americanos (diez de la clase Nimitz).

China tiene uno, una reliquia rusa que fue comprada por un millonario chino con la intención de convertirlo en un casino. El portaaviones, llamado ahora Liaoning, acabó en las manos del Gobierno chino y desde 2012 es el estandarte de su pequeña flota. El Liaoning desplaza sesenta mil toneladas, aproximadamente la mitad que un portaaviones de la clase Nimitz. China construye en estos momentos su segundo portaaviones, de diseño cien por cien nativo, y aunque los detalles se mantienen en secreto es prácticamente seguro que su tamaño y capacidades serán muy inferiores a las de los portaaviones americanos.

Rusia tiene un portaaviones, el Kuztnesov, de sesenta y cinco mil toneladas. El Kuztnesov, hermano del Liaoning chino, es conocido por su tendencia a averiarse con asombrosa regularidad.

El Reino Unido no tiene ningún portaaviones en activo, pero sí dos en construcción: el Queen Elizabeth y el Prince of Wales. Se prevé que estén operativos en 2020 y 2022, respectivamente.

Francia tiene uno, el Charles de Gaulle. El Charles de Gaulle es pequeño (apenas cuarenta y tres mil toneladas) pero tiene la particularidad de ser el único portaaviones no americano del mundo propulsado con energía nuclear. Un detalle no precisamente menor: un portaaviones nuclear tiene una autonomía casi ilimitada. En teoría, un portaaviones de este tipo podría navegar durante veinticinco años sin tocar tierra en ningún momento. La vida útil de un portaaviones es de aproximadamente cincuenta años.

Imagen: DP. (Clic para ampliar)

Imagen: DP. (Clic para ampliar)

India tiene dos portaaviones pequeños heredados (uno de los británicos y otro de los rusos) y está construyendo el primero cien por cien nacional. Aunque su enemigo natural es Pakistán, es bastante más probable que la próxima gran guerra del futuro sea la que enfrente a la India (y sus aliados) con China (y los suyos).

Japón tiene tres portaaviones ligeros, aunque ellos no los llaman así sino «destructores de helicópteros» porque el artículo 9 de su Constitución prohíbe expresamente la resolución de disputas internacionales por medio de la guerra (aunque sí permite las operaciones y la construcción de maquinaria bélica con fines estrictamente defensivos).

Australia tiene dos pequeños portaaviones, el HMAS Canberra y el HMAS Adelaide, basados en el Juan Carlos I español y cuyos cascos han sido fabricados en nuestro país.

Italia tiene dos minúsculos portaaviones. El Cavour desplaza veintisiete mil toneladas y el Giuseppe Garibaldi, poco menos de catorce mil.

Corea del Sur, Brasil, España y Tailandia tienen uno cada uno. Son navíos que quizá habrían resultado amenazadores en 1940. En un hipotético conflicto bélico moderno contra una potencial militar seria, la principal preocupación de sus capitanes sería evitar que los hundieran.

Pero ¿tienen algún sentido los portaaviones en 2016?

Es el debate militar de moda. Un portaaviones es una máquina absurdamente cara. El coste aproximado de una unidad es de unos catorce mil millones de dólares y el del mantenimiento del grupo de ataque, de más seis millones de dólares diarios. Un portaaviones, además, alberga una población de entre tres y cinco mil almas con su propia economía interna. Desde todos los puntos de vista posibles, un portaaviones es una pequeña ciudad autónoma: un pedazo de soberanía nacional en mares ajenos.

Pero en el pecado va la penitencia. Un portaaviones americano hundido junto con alguno de sus buques escolta provocaría en un solo día el diez por ciento de las víctimas de la guerra de Vietnam. Al coste en vidas se añadiría uno aún más importante: el de la moral. Porque los portaaviones son tanto poder efectivo como emblemas de poder. Cinco mil soldados muertos en tierra son una columna en un gráfico pero un portaaviones hundido es un meme.

Los portaaviones, además, violan uno de los principios básicos de la guerra: nunca arriesgues un elemento que no puedas permitirte perder. La biblia de los antiportaaviones es este paper del excapitán de la Marina americana Henry J. Hendrix. Según Hendrix, los portaaviones modernos son una «fuerza evolucionada» pero no una «fuerza revolucionaria». Sus argumentos no son tanto militares como económicos porque en términos militares la efectividad y la eficacia de un determinado elemento de combate se mide en relación a su coste. ¿Qué puede causarle más daño al enemigo, veintiocho bombarderos invisibles de quinientos millones de dólares o un portaaviones de catorce mil millones?

Es prácticamente seguro que en una hipotética guerra naval entre los EE. UU. y una potencia militar como China los portaaviones americanos serían considerados un objetivo prioritario. Un solo portaaviones hundido supondría una pérdida del diez por ciento de la fuerza aérea naval de los EE. UU.: un auténtico desastre. Los americanos no pierden un portaaviones desde el hundimiento del Hornet en 1942 y los chinos están ampliando gradualmente el radio de alcance de sus misiles y mejorando sus sistemas de guiado para empujar a la Navy lejos de su zona de influencia. Alejar los portaaviones americanos de las costas chinas permitiría protegerlos de los misiles chinos pero también situaría al ejército de la República Popular fuera del radio de acción de los aviones estadounidenses. ¿Qué sentido tiene entonces una flota de portaaviones como la americana?

Hendrix propone una triple opción alternativa a los portaaviones: los drones, los submarinos y los misiles de precisión de largo alcance.

Pero ese punto de vista, el de Hendrix, es el de los llamados «futuristas tecnológicos». Los futuristas tecnológicos imaginan una superpotencia militar y económica capaz de responder a todas y cada de las capacidades del ejército americano con un arma tecnológicamente superior. Los futuristas, en resumen, atribuyen al enemigo toda la capacidad tecnológica «revolucionaria» que le niegan a los EE. UU. y especulan sobre armas que de momento son solo bocetos en el laboratorio de algunas empresas de defensa.

En realidad, un portaaviones es una máquina extraordinariamente difícil de hundir. La primera dificultad consiste en detectarlo. En los océanos hay mucha agua y encontrar un portaaviones no es tarea fácil ni siquiera para los satélites modernos. Para encontrar algo en este planeta hay que saber dónde mirar. Solo hace falta recordar que aún no se ha encontrado casi ningún resto del vuelo MH370 de Malaysia Airlines desaparecido en algún punto indeterminado entre Australia y África hace dos años. Añadamos a ello la dificultad de encontrar algo que no quiere ser encontrado, que no sigue patrones fijos de movimiento y que cuenta con recursos para pasar desapercibido.

La segunda dificultad consiste en superar el escudo de defensa del grupo de combate que acompaña al portaaviones. Los chinos no disponen todavía de la tecnología necesaria para evitar el sistema de defensa aérea Aegis que transportan los cruceros y los destructores americanos y el único país que cuenta de momento con misiles balísticos antibuque (jamás testados en combate) es Rusia. Para hundir un portaaviones, además, hay que situarlo en tu radio de alcance y eso te sitúa a ti mismo en su radio de alcance.

La tercera dificultad es la de la propia dureza de un portaaviones. No existe misil o torpedo capaz de hundir por sí solo un portaaviones. A lo máximo que puede aspirarse es a incapacitarlo temporalmente. Y eso contando con varios impactos simultáneos. Los navíos de guerra cuentan con compartimentos estancos que minimizan los daños provocados por los impactos de proyectiles y con blindajes capaces de resistir explosiones que partirían fácilmente en dos cualquier barco civil por grande y pesado que fuera este (los torpedos no alcanzan su máxima eficacia cuando impactan lateralmente contra el casco del barco sino cuando explotan bajo la quilla porque su onda expansiva levanta el navío y puede llegar a partirlo por la mitad).

El debate, en cualquier caso, está abierto. La probabilidad de que estalle una guerra naval entre dos potencias militares con una flota de portaaviones en nómina es muy baja y por ello no sería razonable apostar a favor de la obsolescencia a corto o medio plazo de este tipo de navíos de guerra. Algún día, eso sí, desaparecerán sustituidos por armas o buques más baratos, más pequeños, más rápidos y más letales. Es incluso probable que nunca se construya nada más grande que ellos. Como los dinosaurios del reino militar, los portaaviones serán las mayores máquinas de guerra jamás construidas por el hombre.

Hasta la construcción del primer Destructor Imperial, claro.

Imagen: DP. (Clic para ampliar)

Imagen: United Artists. (Clic para ampliar)

37 comentarios

  1. El conceto, el conceto, querída Cristina (jejeje), la primera gran batalla entre flotas con portaaviones fue la del Mar del Coral, un mes antes que Midway.

    El Juancar, el JCI no es un portaaviones, es un buque de asalto anfibio, técnicamente un LHD, ya que cuenta con un dique inundable, tiene capacidad de operar aeronaves y entre ellas aviones de despegue vertical, pero no es un portaaviones al uso.

    Y hombre por Dios que nosotros tuvimos el primer Dédalo en 1922, menudos servicios dio en Marruecos con hidroaviones, la Aeronautica Naval y el desembarco de Alhucemas.

    Y me vuelvo a trabajar que…

    • Mi padre sirvió en el Dédalo en la mili, también lo he echado de menos en el artículo.

  2. Pingback: Noventa mil toneladas de diplomacia: una breve introducción a los portaaviones del siglo XXI

  3. Buen artículo con un fallo. Si Japón hubiese hundido los tres portaaviones en Pearl Harbour o en Midway, incluso sin tener ni una sóla baja, habría pasado casi exactamente lo mismo (la diferencia hubieran sido un buen puñado de meses más de guerra). Victoria aplastante americana. Sabes con cuantos portaaviones acabó USA la guerra? 25, cada uno con un grupo aéreo mayor que sus equivalentes japoneses. Japón, no podía mantener el ritmo industrial americano de ninguna manera, y América no iba a rendirse por perder 3 portaaviones. Ni jartos de jumilla. Échele usted un vistazo a esto:

    http://www.combinedfleet.com/economic.htm

    • Lo cierto, como bien dice bshaftoe, es que las guerras desde el comienzo de la industrialización las gana quien es capaz de poner más medios sobre el terreno.

      • ¿Si?¿Como en Corea y Vietnam?

        • Al comentario de J.E le falta añadir que en los sistemas democráticos es necesaria también la favorable (o al menos no manifiestamente opuesta) opinión pública. Se puede iniciar una guerra sin ella, pero no mantenerla mucho tiempo. Y una guerra desgasta a la gente de casa: mamá y papá civiles ven que su hijo no vuelve, se destinan recursos que deberían ser usados para el bienestar de la población…

          Con esas variables, sí, el dinero gana guerras, no la valentía, la astucia o los cojones. Si EE.UU hubiese sido una dictadura absolutista, hubieran acabado arrasando Vietnam, no lo dudes.

          • Oh…¿Es que Vietnam no fue arrasado?

            • No, no lo fue. Todas las zonas a menos de 200 km de la frontera china estaban expresamente fuera de los límites de la zona de operaciones de EEUU para evitar incidentes, todas las zonas a menos de 300 metros de una batería antiaérea norvietnamita no podían ser bombardeados para evitar daños a los ciudadanos soviéticos que “asesoraban” a las dotaciones, etc.

              Estados Unidos impuso tantas limitaciones políticas a la campaña de Vietnam que su eficacia militar quedó anulada.

        • Como en Corea y Vietnam, cuando los coreanos (con ayuda) y los vietnamitas pusieron muchos más medios, sobre todo en forma de vidas sobre el terreno. También hay que tener en cuenta que cuando el terreno es tu país, sueles tener bastantes cosas allí puestas.
          En un Alemania-URSS en terreno polaco, por poner un ejemplo, los dos deberían hacer la misma inversión para llevar los mismos medios al campo de batalla

          • ¿Sabrías decirme cuántos miles de aeronaves de combate perdieron los norteamericanos debido a la acción enemiga durante los 8 años de guerra viernamita?. Si eso no es poner más medios que tu enemigo, que baje Dios y lo vea…
            En realidad es más simple, que no sencillo; como dijo Napoleón, “lo moral está en una proporción respecto a lo material de 3 a 1”.

        • Compara Vd. peras con manzanas. A la guerra convencional se le puede aplicar sin duda ese aserto.
          A la asimétrica, probablemente no.
          Aunque si los americanos hubieran ido con todo, Vietnam sería hoy un parking.
          Corea fue otra cosa.

          • El problema de “ir con todo” en Vietnam, era que los chinos irían también “con todo”…hasta los rusos se acercarían para ver si podían echar una mano…al cuello; se mire como se mire, Vietnam no había por dónde cogerlo.

    • Creo que Cristian se refiere más al efecto moral. Y de haberse dado el hipotético caso de la destrucción de los 3 portaaviones, no creo que los EUA hubieran construido ningún navío más en la costa del Pacífico dada la inminente invasión nipona (quizá más por miedo que por ser una realidad plausible), lo que obligaba a todos los grandes navíos americanos a dar la vuelta a América por el sur para llegar al Pacífico, dado que el Canal de Panamá no era tan grande (y probablemente hubiera sido uno de los siguientes objetivos japoneses).

      Además, luchar una guerra en tu territorio es mucho más desmoralizadora y cara que lucharla en territorio ajeno. ¿Cómo vas a invertir en otros proyectos militares (su ejército terrestre no era el mismo en 1942 que en 1944, por ejemplo) cuando te están invadiendo por la puerta de atrás y tienes que realojar y mantener millones de habitantes que huyen como pueden a través de las Rocosas y la gran planicie norteamericana? Eso además hubiera retrasado por mucho tiempo la futura invasión aliada europea, lo que provocaría que la URSS hubiera tenido tiempo de conquistar mucho más territorio europeo. Y seguirían muchas más elucubraciones, pero estoy seguro de que el mapa mundial sería muy diferente al actual.

      • A pesar de que se dieron ciertos episodios de pánico entre la población de la costa oeste de EE.UU., los japoneses jamás tuvieron los medios (ni de lejos) para intentar una invasión de los Estados Unidos continentales. Ni siquiera fueron capaces de lanzar ataques, más allá de unos cuantos efectuados desde submarinos, y el lanzamiento de globos incendiarios, de escaso efecto.

        Por cierto, todos los portaaviones (en realidad, todos los grandes navíos, también acorazados y cruceros de batalla) de los EE.UU. en la IIGM se construyeron en astilleros de la costa este, que eran los únicos que estaban capacitados para esos tamaños. Ninguno en la costa oeste.

      • Pero qué invasión nipona?
        Lo del El hombre en el castillo es una fantasía de Philip K Dick.
        Bastante tenían los malos con ocupar China. Como mucho habrían invadido Hawaii.
        El ataque a Pearl Harbor solo era para ganar tiempo.
        Por poner un ejemplo de la capacidad americana de construcción y reconstrucción, el USS California fue un acorazado hundido en Pearl Harbor y al poco fue reflotado y siguió en servicio hasta el final de la guerra.

        • Eso había leído yo también, que lo que más pilló desprevenido a los japoneses en los primeros meses de la Guerra del Pacífico es la velocidad con la que volvieron muchos buques americanos al servicio activo..

        • Pero como puede pensarse en una invasion japonesa de EEUU? Una cosa es invadir una isla o un archipielago a cientos de kilometros de distancia, y otra es hacerlo con un CONTINENTE a miles de kilometros de tus puntos de suministro. Como se va a llevar al ejercito hasta alli? Y una vez alli, como se le va a mantener? Delirante

      • Si los japoneses hubiesen tenido medios para atacar Estados Unidos habrían empezado por invadir Hawai tras Pearl Harbour para impedir que los americanos pudiesen volver. El ataque a EEUU fue una estupidez temeraria desde el principio, como se cansó de decirlo, por activa y por pasiva, el pobre de Yamamoto.

      • … la vergonzosa retirada raboentrepatera de EE.UU. oculta un dato capital: tras la ofensiva del Tet la guerra estaba ganada. ¡anatema! No se sorprendan: tanto el ejército norvietnamita como el Vietcong habían puesto toda la carne en el asador de aquella campaña y perdieron la batalla… pero ganaron la guerra.

    • Los portaaviones en fabricación no luchan ni dan superioridad aérea.

  4. Espero que los profesionales del Pentágono que se dedican a esta cuestión sean bastante menos autocomplacientes que uds; porque si no…

  5. Sólo un detalle Christian. El objetivo último de los portaaviones no es una batalla naval. Al final son una plataforma de proyección de la fuerza sobre terceros allí donde tu fuerza aérea no llega desde tus propias bases. Pero eso EEUU puede intervenir a nivel global y los demás pues no. Es más, la espina dorsal de la Navy son los destructores de la clase Arleigh Burke (los del AEGIS). Ellso son los que dan el paraguas a todos los demás (portaaviones incluidos) y permiten golpear dónde sea menester.
    Por otra parte dudo mucho que Japón hubiera podido invadir territorio continental aún habiendo hundido los portaaviones el 7 de diciembre del 41. El objetivo inicial parecía más bien neutralizar la flota y tener las manos libres en el Pacífico. Quizá los australianos se hubieran tenido que preocupar más……

  6. Por cierto, si quieren ver algo “divertido”, googleen “un piloto en el puente de los hermanos Marx”, ya verán, ya…

  7. El juan Carlos I es un portaaviones moderno y poderoso, dentro de que solo pueden operar en ellos aviones VSTOL. Depende de contra que “potencial” nos enfrentásemos (¿todas excepto el Top 5?) sería un arma decisiva.

  8. La misión básica de un portaaviones (incluido el español) es controlar una porción de océano que se considere de importancia estratégica. En el caso español la misión de nuestro portaaviones era mantener abierta la comunicación marítima entre la península y Canarias en caso de guerra, ya que las Canarias necesitan abastecerse por barco de muchas cosas. En el caso americano aparte de eso son capaces de atacar. Sobre el tema defensivo hay que hablar de la “burbuja”. En el caso americano, nada se mueve en un radio de 1000 millas sin permiso (bajo el agua menos, pero también).

  9. Pero, digo yo, ¿no era (creo que si no lo han retirado lo harán próximamente) el portaaviones español el Príncipe de Asturias?

    • El Principe de Asturias es tan caro de mantener, que aunque podría seguir algunos años más en servicio, lo han intentado subastar para chatarra.

      Digo que lo han intentado, porque ninguna empresa lo ha querido, y van a volver a subastarlo rebajándole el precio. (Esto sale en noticias estos días).

  10. Un par de puntualizaciones al artículo. En la frase tras su victoria en Midway, EE. UU. era el virtual ganador de la II Guerra Mundial también en el escenario del Pacífico” sobra el adverbio “también”.
    Y dudo mucho de la aseveración de que no existe arma capaz de destruir un portaaviones de un solo tiro. Aparte del hecho de que existen torpedos nucleares – aunque creo que no en servicio – es muy fácil presumir del blindaje de un vehículo que nunca ha sido puesto a prueba.
    Con toda seguridad un misil balístico antibuque puede reventar un portaaviones de un solo impacto. Se hundirá o no se hundirá, pero lo que está claro es que o se va al fondo o se va al desguace. Y muy probablemente lo mismo para un buen número de misiles antibuque. Quizá no tanto para misiles aire-tierra como el Exocet – aunque que se lo digan al HMS Sheffield – pero casi seguro para misiles lanzados desde tierra o una plataforma naval. Incluso si el explosivo de un Sunburn ruso no revienta medio barco en pedazos el incendio posterior va a elevar la temperatura lo suficiente como para reblandecer y deformar el acero, especialmente en unos barcos como los portaaviones, que van hasta arriba de bombas y combustible para los aviones. Eso si la sobrepresión no hace reventar la caldera de uno de los reactores nucleares de sala de máquinas, que te va a quedar el barco con un brillo radiactivo que ni la Joy Eslava en sus días de gloria.

  11. Que el Varyag/Liaoning iba destinado a casino flotante es un cuento chino, publicado en su día para eludir críticas de Estados Unidos. China siempre tiene una historia para la prensa que no se cree nadie (excepto tal vez usted), y ésta la destripó con detalles la prensa de Hong Kong.

    Que China es capaz de construir un portaviones (mejor que ‘portaaviones’, como en ‘aguardiente’ y en ‘paraguas’) con tecnología 100% propia es otro cuento chino, a no ser que se interprete ‘propia’ en el sentido de «asimilación de tecnologías importadas» (la definición es suya), es decir, plagio.

  12. No queria hacerme el listillo y paso por alto lo de cataculpar cuerpos en el sitio de Jerusalem,no se cual es tu fuente,o que la peste llego mas de un siglo despues de la cruzada de los Albigenses.
    Pero que la Midway fuera la primera batalla de portaaviones de la historia, ya me deja algo perplejo,mire ud algo sobre la batalla del mar del Coral y despues lo cuenta.

  13. El mero hecho de disponer de portaviones no asegura nada, como indican otros lectores. Qué escolta tiene? Que aviones embarca? Qué preparada está la tripulación? etc. Aunque lo bonito es hablar de portaviones, son más grandes, más caros, etc… Sin criticar el artículo, que a mí me ha gustado, pero se puede hablar de temas de defensa de otra forma.

    El JCI es un portaeronaves, que no un portaviones, porque como indica otro lector sólo puede embarcar aviones de despegue vertical. La plataforma es buena, pero tiene dos inconvenientes, uno técnico y uno político. El inconveniente técnico es que un barco no puede hacer dos cosas a la vez, innundar el dique para que salga la infantería de marina, y a la vez servir como plataforma de despegue. Lo cual inutiliza a la plataforma para desembarcos anfibios lejos de nuestras cosas ya que hacer un desembarco sin apoyo aéreo es un suicidio. El inconveniente político es que la mojigatería española (sobretodo la de izquierdas) ha impedido que España renovara el arma submarina, y seguimos con submarino y medio de los cuatro que había en los años 70. Como decían en Canción triste de Hill Street, “tengan cuidado ahí afuera”…

    El portaviones que posee Talandia es la misma plataforma que el Principe de Asturias, pero como era muy caro de mantener para un país de este tipo hace años que ya sólo lo utilizan para pasear a la familia Real, sin ningún uso operativo militar.

  14. Pingback: Cuestión de honor | Politica Aplicada

  15. Los Grupos de Batalla de portaaviones USA le permiten a los Norteamericanos proyectar su poder en cualquier lugar del mundo salvo en Rusia y quiza ya en China, contra estos son muy vulnerables, los pueden destruir con armas nucleares tacticas o con torpedos de supercavitacion, torpedos que se mueven a 500 kilometros por hora, los CV USA serian una trampa mortal para sus tripulaciones.

    https://es.wikipedia.org/wiki/VA-111_Shkval

  16. imagino que los b17 eran operados desde midway (henderson field), porque no acabo de ver yo a uno despegando desde el enterprise :) lo digo porque la unica vez que yo sepa que ha habido bombarderos embarcados en un portaaviones usano fue en la incursion doolittle y en ese caso fueron b25 mitchell que eran bastante mas pequeños que un b17…

  17. Me parece inaceptable que nadie haya comentado nada sobre el portaviones que quería comprar Jesús Gil para convertirlo en discoteca/puticlub flotante frente al puerto de Marbella. Por mi parte lo único que sé de portaviones es que cuando jugábamos a las cartas de barcos de guerra en EGB, el que sacaba el Nimitz ganaba la partida. Una forma de aleccionarnos tan eficaz como cualquier otra.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies