Cómo crear el político perfecto con Baltasar Gracián

Publicado por
Parlamento de Ucrania. Foto: Getty.
Parlamento de Ucrania. Foto: Getty.

«Son las paradoxas monstros de la verdad», decía el ilustre jesuita aragonés Baltasar Gracián, y si a un político cualquiera —que ya de por sí tiene algo de mostrenco— le añadimos el adjetivo «perfecto», se nos queda más bien en criatura mitológica. Sus defectos nos resultan evidentes entre otras cosas porque nos asaltan constantemente desde todos los medios, sermoneándonos sin descanso un día tras otro en una campaña electoral más insistente que el día de la marmota. La imposibilidad de responder directamente a sus falacias lógicas, a su tergiversación de los hechos y, en definitiva, a su empeño en tomarnos por tontos, hace que aumente la frustración: de ella surgen los ríos de bilis que pueden ver contra uno u otro en las redes sociales y en los comentarios de noticias y artículos. Y sin embargo puede que la expresión «político perfecto» contenga, pese a todo, su fondo de verdad. Para Gracián desde luego lo tenía, pues en su obra titulada precisamente El Político supo a quién colgarle la etiqueta: «El claro sol que entre todos ellos brilla es el Católico Fernando, en quien depositaron, la naturaleza prendas, la fortuna favores y la fama aplausos. Copió el Cielo en él todas las mejores prendas de todos los fundadores monarcas, para componer un imperio de todo lo mejor de las monarquías».

Pero no hemos venido aquí a ensalzar o cuestionar a este mandatario en concreto sino a describir cómo debería ser uno ideal. Para ello nos ofrece muchas pistas la obra de este astuto jesuita nacido a comienzos del siglo XVII, maestro de Schopenhauer y Nietzsche, pues además del libro citado, encontraremos en El Héroe, El Discreto, El oráculo manual y en Arte de ingenio una larga lista de consejos en torno a la vida en la corte, la mejor manera de medrar en política y, en un sentido amplio, a manejarse en eso tan complicado que son las relaciones sociales. Juntando todas las piezas lograremos montar nuestro particular Frankenstein tan amoral como efectivo, aunque también resultará interesante ver como cada una de ellas por separado nos recordarán a determinados políticos…

Comenzaremos por el discurso XIII del Arte de ingenio; nos habla de la importancia de repartir apodos: «Unas semejanças breves y prontas: relámpagos del ingenio, que en una palabra encierran mucha sutileza». Precisamente una de las novedades que ha traído el arrollador éxito de Donald Trump es su afición a colgar motes a aquel que se cruce en su camino. Pocas veces un candidato ha insultado tanto y tan bien a sus adversarios, tiene para todos al mejor estilo losantiano: Low Energy Bush, Little Marco, Lying Ted, Crooked Hillary, Crazy Bernie, Goofy Elizabeth… Los bautiza atribuyéndoles un término poco usado en el discurso político convencional que llama la atención y que generalmente alude a un defecto físico o psicológico del sujeto, de esa manera se fija en la memoria de la audiencia y a continuación los millones de seguidores de Trump lo repiten sin cesar… y a los aludidos desde luego les escuece. La periodista Megyn Kelly fue etiquetada por él como Bimbo (que en la jerga urbana alude a una rubia atractiva pero sin cerebro) y poco después cambió apreciablemente su aspecto quizá queriendo espantar ese mote, mientras que el supuestamente favorito Jeb Bush se disolvió en el aire tras su choque con Trump en el primer debate republicano. Desde entonces era oírle hablar con su tono desganado e inevitablemente recordar aquello de «Low Energy». Estaba condenado.

Marco «Little» Rubio y Donald J. Trump. Imagen de CNN.
Marco «Little» Rubio y Donald J. Trump. Imagen de CNN.

No obstante, algún político podría pensar que es buena idea imitarle. Craso error. El libro El Héroe está dividido en veinte capítulos, llamados cada uno «Primor». Pues bien, el séptimo se titula «Excelencia de primero» y en él nos explica: «Hubieran sido algunos fénix en los empleos, a no irles otros delante. Gran ventaja el ser primero; y, si con eminencia, doblada. Gana, en igualdad, el que ganó de mano. Son tenidos por imitadores de los pasados los que les siguen; y, por más que suden, no pueden purgar la presunción de imitación». Algo así le pasó a Marcos Rubio cuando intentó seguir su estilo mencionando el, en su opinión, pequeño tamaño de las manos de Trump para a continuación preguntarle con malicia: «¿Sabes lo que dicen de los hombres con las manos pequeñas?». El comentario no le dejó en muy buen lugar y tenía algo de intento desesperado por imitar la genuina vulgaridad de su rival. Otro ejemplo más cercano podría ser la plataforma del Partido Popular «Qveremos», mejor que busquen otro nombre porque solo suena a triste copia…

Gracián es a su vez buen político y lo mismo que dice una cosa, a continuación defiende otra que podría parecer opuesta. En el Primor XVIII, titulado «Emulación de ideas», nos cuenta: «Carecieron por la mayor parte los Héroes, ya de hijos, ya de hijos Héroes; pero no de imitadores: que parece los expuso el cielo más para ejemplares del valor, que para propagadores de la naturaleza. Son los varones eminentes, textos animados de la reputación, de quienes debe el varón culto tomar lecciones de grandeza, repitiendo sus hechos y construyendo sus hazañas». ¿Les suena? Yo al menos veo a Rivera intentando tomar de ejemplo a Suárez.

«Que el Héroe platique incomprehensibilidades de caudal». Así se titula otro primor, que detalla cómo «gran treta es ostentarse al conocimiento, pero no a la comprehensión; cebar la expectación, pero nunca desengañarla del todo (…) Excuse a todos el varón culto sondarle el fondo a su caudal, si quiere que le veneren todos. Formidable fue un río hasta que se le halló vado». Es decir, no ser del todo claro, mantener cierto enigma, quizá recurrir a cierta pedantería como el pulpo a la tinta. No se me ocurre ahora mismo un ejemplo concreto de político cuyo núcleo pueda irradiar palabrería abstrusa con la que pretendiendo revelar mucho no acabe diciendo nada. Pero alguno habrá.

El número XVI tiene por nombre «Renovación de grandeza» y dice así: «Amanezca un Héroe con esplendores del sol. Siempre ha de afectar grandes empresas; pero en los principios, máximas. Ordinario asunto no puede conducir extravagante crédito, ni la empresa pigmea puede acreditar de jayán. (…) Alterna el sol horizontes al resplandor, varía teatros al lucimiento; para que en el uno la privación, y en el otro la novedad, sustenten la admiración y el deseo. La mayor perfección pierde por cotidiana, y los hartazgos della enfadan la estimación». Este diría que es el punto más frecuente en la clase política, pues hace falta tener una magnífica opinión de uno mismo para considerarse la persona más apta en dirigir un país. Basta que le pongan un micrófono delante a uno para que proceda a jactarse de su desbordante potencia mental y física, bien aludiendo a sus matrículas de honor, a su capacidad de correr diez kilómetros en cinco minutos y veinte segundos, a creer a la manera de Saparmurat Niyazov que el libro que ha escrito garantiza el ingreso al paraíso si se lee tres veces o bien destacarse no por la calidad sino por la cantidad de la obra, como el difunto líder norcoreano que afirmaba ser el autor de dieciocho mil libros, entre otras increíbles proezas. Pero, como bien dice Gracián, los hartazgos enfadan la estimación, así que entre un ser humano y Kim Jon Il hay un término medio virtuoso, que es Putin.

Concluiremos este breve repaso a El Héroe precisamente por la manera que propone de retirarse de la vida pública. «Que el Héroe sepa dejarse, ganando con la fortuna» es el primor X: «Gran providencia es saber prevenir la infalible declinación de una inquieta rueda. Sutileza de tahúr, saberse dejar con ganancia, donde la prosperidad es de juego, y la desdicha tan de veras (…) porque tan gloriosa es una bella retirada como una gallarda acometida». Lamentablemente muy pocos saben irse en el momento justo, cuando están en la cresta de la ola. Y menos aún saben ser discretos como expresidentes.

Foto: Cordon Press.
Foto: Cordon Press.

Pasaremos ahora a tratar El Oráculo manual, el arte de la prudencia. Un brillante compendio de trescientos aforismos que escribió años después de las anteriores, recogiendo y ampliando la sabiduría de tantos años de estudio y de su propia experiencia como cortesano. Todo en ellos es cálculo, autocontrol, apariencia y manipulación: es el manual del perfecto psicópata. Leyéndolo la imagen que uno se monta es la de que hay que ir siempre con segundas y hasta terceras intenciones en un mundo que tiene algo de partida de póquer en la que calcular la jugada propia en función de las rivales, de representación teatral en la que fingir siempre un papel y de selva en la que no puede esperarse piedad, lealtad o franqueza. Parece que así es la vida y así es la política.

«Conocer a los afortunados para escogerlos, y a los desdichados, para rechazarlos». He ahí la primera regla para trepar en cualquier jerarquía y que no le pase a nuestro político modélico como a aquella actriz tan tonta que para conseguir un papel se acostó con el guionista. «Conocer las insinuaciones y saber usarlas» es otro de los aforismos, que encuentra su justo complemento en «ser un buen entendedor». Muy razonables, aunque más fáciles de enunciar que de poner en práctica. A diferencia del más concreto «no compartir secretos con el superior», dado que quien cuenta a otros una confidencia se hace su esclavo. Por ello otro similar es «no confiar a otro la reputación sin tener la suya como garantía», pues si todo el mundo recibe su sobre nadie destapará la liebre. «No es necio el que hace la necedad, sino el que, una vez hecha, no la sabe encubrir». Este es bueno, no olvidemos que el llamado efecto Streisand recoge aquellos ejemplos de ocultación frustrados, pero no aquellos que tuvieron éxito… «Actuar siempre como si nos vieran» parece particularmente valioso para estos tiempos en los que de todo queda constancia grabada y una y otra vez acaban siendo noticia conductas que se creían privadas.

En línea con ese constante disimulo tenemos también el de «no descubrir el dedo malo», reverso a su vez de «encontrar el punto débil de cada uno». El cual puede reformularse en otro aforismo: «Convertir los premios en deudas de gratitud». Para lo que el erario público resulta servir siempre de caja sin fondo. Y hablando de corrupción y enchufismo, si tuviéramos que explicar los motivos del deterioro institucional que hemos vivido en los últimos años y de la profunda mediocridad de las cúspides de tantos partidos políticos, tal vez no encontremos mejor respuesta que: «No acompañarse nunca de alguien que le pueda deslucir». Una estrategia eficaz para la supervivencia individual, que en nuestro país se ha utilizado muchísimo, pero que colectivamente termina provocando el colapso.

«Hacer y aparentar. Las cosas no pasan por lo que son, sino por lo que parecen. Valer y saberlo mostrar es valer dos veces». Nunca tan pocas palabras han definido mejor la función política que esta. Proponer pactos de Estado, campañas de sensibilización, observatorios, instar mociones de condena de acontecimientos ocurridos en otros países o épocas… Casi nada de ello termina teniendo el más mínimo impacto en la realidad, pero aparenta resolver algo y eso vale. Otra forma de aparentar es «saber desviar a otro los males». Ya saben, la herencia recibida, el contexto internacional, la Merkel y Madrit.

Aunque Gracián no pensaba en el político de una democracia que tuviera que manejarse con la opinión pública, varios de sus consejos parece que tuvieran esto en cuenta, como «divulgar algunas cosas: para valorar su aceptación, para ver cómo se reciben, especialmente cuando se duda de su acierto o agrado», es decir, la clásica estrategia del globo-sonda. También tenía presente la dictadura de las mayorías cuando recomendaba «antes loco con todos que cuerdo a solas», que tantas veces nos hace sospechar del oportunismo con el que surfean olas de indignación ciudadana sin que realmente se crean lo que están diciendo y asumiendo en su fuero interno que es, simplemente, lo que toca decir para llegar al poder o mantenerse en él. Un cinismo —o realismo, según se mire— que encuentra su colofón en una enseñanza de enorme sabiduría con la que concluimos y que debería ser escrita en el BOE, en el Título Preliminar de la Constitución y esculpido con grandes letras en el frontispicio del Congreso de los Diputados: «Tontos son todos los que lo parecen y la mitad de los que no lo parecen».

Béla Kun dando un mitin en 1919 (DP).
Béla Kun dando un mitin en 1919 (DP).

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

FOR EVER

120Para siempre
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
PARA SIEMPRE (en un solo pago)
 

1 comentario

  1. Muy bien traído.
    Siempre grande Gracián.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.